Buscar en
Educación Médica
Toda la web
Inicio Educación Médica ¿Soy parte del equipo?: transformando las percepciones estudiantiles en un inst...
Información de la revista
Vol. 20. Núm. 4.
Páginas 213-220 (Julio - Agosto 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1599
Vol. 20. Núm. 4.
Páginas 213-220 (Julio - Agosto 2019)
ORIGINAL
Open Access
¿Soy parte del equipo?: transformando las percepciones estudiantiles en un instrumento para evaluar el trabajo en equipo en cirugía
Am I part of the team? Transforming student perceptions into a tool to evaluate teamwork in surgery
Visitas
...
Luis Carlos Domíngueza,
Autor para correspondencia
carlosdot@unisabana.edu.co

Autor para correspondencia.
, Diego Sierraa, Álvaro Sanabriaa, Jorge Restrepob
a Departamento de Cirugía, Universidad de la Sabana, Chía, Colombia
b Departamento de Educación Médica, Universidad de la Sabana, Chía, Colombia
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Condiciones del contexto y del estudiante que favorecen y limitan el trabajo en equipo en cirugía
Tabla 2. Ítems incluidos en el cuestionario final
Mostrar másMostrar menos
Material adicional (1)
Resumen
Introducción y objetivos

El trabajo en equipo en cirugía es imprescindible para el cuidado de la salud, la seguridad del paciente y el desempeño académico de los estudiantes de medicina. La disponibilidad de instrumentos (cuestionarios) en el idioma español diseñados para evaluar las percepciones estudiantiles sobre el trabajo en equipo en cirugía es limitada. El objetivo de este estudio es desarrollar un instrumento que responda a esta necesidad y validar su contenido.

Métodos

Es un estudio de métodos mixtos. El cuestionario fue derivado partir del análisis cualitativo de las percepciones estudiantiles sobre el trabajo en equipo en cirugía, exploradas a la luz de fundamentos teóricos y de la literatura. Cuatro grupos de interés evaluaron cuantitativamente la relevancia de los ítems del cuestionario.

Resultados

El análisis cualitativo permitió identificar factores del contexto y factores del estudiante que limitan y favorecen el trabajo en equipo en cirugía. Estos factores permitieron diseñar un cuestionario, que incluye una escala de Likert, que involucró todos los conceptos relevantes y dominios del constructo. Los ítems del cuestionario fueron evaluados por 25 cirujanos, 36 estudiantes de medicina, 20 internos y 22 residentes de cirugía. El análisis final identificó 33 ítems altamente relevantes.

Conclusiones

Los estudiantes de medicina tienen autopercepciones y percepciones sobre el contexto que favorecen y limitan el trabajo en equipo en cirugía, las cuales pueden ser evaluadas objetivamente mediante el cuestionario desarrollado. Se requieren nuevos estudios que exploren la validez de constructo del instrumento, así como su correlación con desenlaces clínicos y académicos.

Palabras clave:
Trabajo en equipo
Cirugía
Colombia
Validación
Estudiantes de medicina
Abstract
Introduction and objectives

Teamwork in surgery is essential for patient care and student performance. The availability of tools (questionnaires) designed to assess the students’ perceptions of teamwork in surgery in the Spanish language is limited. The objective of this study is to develop a tool in response to this call, and to validate its content.

Methods

This is a mixed methods study. The present questionnaire was developed from the qualitative analysis of student perceptions about teamwork in surgery, explored through theoretical foundations and the literature. Four groups of stakeholders assessed the relevance of the items included in the questionnaire, by using quantitative methods.

Results

The qualitative analysis allowed context and student factors, to be identified, as well as hindering and strengthening teamwork in surgery. By using these factors a questionnaire with a Likert scale, including all relevant concepts and construct domains, was developed. The items included in the questionnaire were evaluated by 25 surgeons, 36 medical students, 20 interns, and 22 surgical residents. The final analysis identified 33 highly relevant items.

Conclusions

Medical students have self-perceptions and context perceptions about teamwork in surgery, which can be objectively assessed by the tool developed. Further studies are required to explore the construct validity of this questionnaire, as well as its correlation with clinical and academic outcomes.

Keywords:
Teamwork
Surgery
Colombia
Validity
Medical students
Texto completo
Introducción

El trabajo en equipo (TE) en cirugía es fundamental para el cuidado de la salud. Frente a los desafíos de la transición epidemiológica, demográfica y de los sistemas de salud, las fallas en el TE representan una amenaza para la seguridad del paciente1-6 y una barrera para el aprendizaje situado en el sitio de trabajo7-9. Los estudiantes de medicina son parte fundamental de los equipos de trabajo10-12. Estudios preliminares informan sobre las actitudes individuales, el contexto y la cultura organizacional que favorece el TE en los estudiantes y sobre sus efectos11,12. En particular, resaltan la importancia para el aprendizaje en el contexto clínico, la educación interprofesional, el clima de aprendizaje, el cuidado en la atención del paciente y la identidad profesional9-16. No obstante, estos estudios advierten sobre la necesidad de realizar mediciones objetivas del TE y correlacionarlas con el aprendizaje, la preparación estudiantil para la futura práctica independiente13,15,17,18. La educación quirúrgica no es ajena a estos desafíos19,20.

Como parte del fortalecimiento de la calidad de la enseñanza, varios instrumentos (cuestionarios) han sido diseñados para evaluar el TE en estudiantes de medicina. La mayoría han sido desarrollados para evaluar escenarios de clase y simulación13, y un número menor para el ambiente clínico21-30. Estos últimos exploran principalmente las actitudes y los comportamientos de los estudiantes en escenarios no quirúrgicos. Los primeros están dirigidos hacia la evaluación de las autopercepciones de competencia y disposición hacia el TE, y los restantes hacia la evaluación de competencias no técnicas del estudiante como parte de la evaluación de su comportamiento profesional27-30. Sin embargo, los instrumentos para el ambiente clínico tienen un alcance limitado para evaluar los factores del contexto y requieren de evidencia sobre su validez predictiva en relación con la seguridad del paciente y el aprendizaje31. También requieren adaptaciones en idiomas diferentes al inglés.

Considerando estas limitaciones, así como la falta de especificidad de estos instrumentos para el ambiente quirúrgico y la necesidad de evaluar el TE en relación con el contexto de aprendizaje, desarrollamos un instrumento basado en perspectivas teóricas del Modelo de Desarrollo de Equipos32. Este instrumento busca obtener evaluaciones de los estudiantes sobre el TE en cirugía, que se utilizarán para la retroalimentación y, finalmente, para mejorar la enseñanza clínica y el cuidado del paciente. En el centro de estos planteamientos teóricos se encuentra la idea de que los grupos de trabajo cambian y se desarrollan con el tiempo en un contexto específico, e involucran contenidos, procesos y sentimientos. El contenido se relaciona con lo que hace el equipo; el proceso, con la forma en que el equipo trabaja para alcanzar sus objetivos y los sentimientos, con la forma en la que los miembros del equipo se relacionan entre sí32. Para determinar la validez del contenido del instrumento, convocamos a diferentes grupos de interés para que juzgaran la relevancia de sus ítems. Esta evaluación participativa garantiza que el instrumento sea aceptado más fácilmente por la audiencia una vez se implemente33. El objetivo de este estudio fue investigar y mejorar la validez del instrumento en búsqueda de resolver la siguiente pregunta de investigación: ¿Cómo es calificada la relevancia de los ítems de un instrumento para la evaluación de las percepciones estudiantiles sobre el TE en cirugía por diferentes grupos de interés?

MétodosFundamentos conceptuales de la validación de contenido

Un instrumento válido mide lo que dice medir y es confiable cuando permite obtener resultados consistentes a partir de muestras repetidas y de diferentes investigadores a lo largo del tiempo34. La validación de contenido es el primer paso en el desarrollo de un instrumento de alta calidad en educación médica35 y sirve para otros tipos de validación subsecuentes (constructo, predictiva, convergente, discriminante) y para los análisis de confiabilidad36. Esta validez determina si un instrumento muestrea todos los conceptos relevantes, importantes o los dominios del constructo teórico subyacente36. Las fuentes de validez están constituidas por grupos focales, entrevistas individuales a profundidad, teoría, investigación, revisión de la literatura y opiniones de expertos, entre otros. La síntesis de estas fuentes de información se utiliza para desarrollar los ítems que constituyen el cuestionario. Posteriormente, uno de los pasos fundamentales es recolectar retroalimentación de la audiencia y de expertos sobre la relevancia y claridad de estos ítems33,35,36. Por último, este proceso permite realizar la prueba piloto del instrumento e iniciar otros tipos de análisis.

Desarrollo del instrumento

La construcción del instrumento y su validación de contenido se desarrolló mediante un diseño de investigación de métodos mixtos. Los ítems del instrumento fueron derivados a partir del análisis cualitativo de las percepciones estudiantiles sobre el trabajo en equipo en el contexto quirúrgico, exploradas a la luz de los fundamentos teóricos mencionados32 y de la revisión de la literatura. Para conocer las percepciones, invitamos a participar en talleres de discusión a 60 estudiantes de cuarto año de medicina de la Universidad de la Sabana (Colombia). La participación fue anónima, voluntaria y confidencial. Los investigadores principales describieron verbalmente el alcance de los talleres y el uso posterior de la información. No se entregó ningún tipo de incentivo a los participantes.

En agosto de 2017, se realizaron un total de 8talleres de 60 min de duración. En cada uno, mediante metodologías interactivas, se exploraron las percepciones estudiantiles sobre las condiciones del contexto en el ambiente clínico y sobre sus propias condiciones que favorecen y limitan la participación en equipos de trabajo quirúrgico. Previamente los estudiantes completaron su rotación en instituciones de diversos niveles de complejidad, públicas y privadas. Las discusiones fueron facilitadas por LCD y DS, ambos cirujanos con experiencia en procesos de educación médica en el sitio de trabajo, quienes sintetizaron por escrito los aspectos centrales de las discusiones. Percibimos saturación de la información luego del quinto taller. No se realizaron grabaciones de audio ni video. Posteriormente los autores LCD y DS crearon una matriz general sobre las condiciones del contexto y del estudiante que favorecen y limitan el TE en cirugía (tabla 1). Esta matriz permitió diseñar un listado preliminar de 70 ítems. En una primera fase, los autores LCD, DS, AS y JR revisaron este listado de manera independiente, y posteriormente compartieron sus percepciones hasta lograr un consenso sobre el contenido y aspectos formales de los ítems (por ejemplo, redacción, claridad, repetición). Este proceso permitió eliminar 15 ítems.

Tabla 1.

Condiciones del contexto y del estudiante que favorecen y limitan el trabajo en equipo en cirugía

Condiciones del contextoCondiciones del estudiante
Favorecen el trabajo en equipo  Limitan el trabajo en equipo  Favorecen el trabajo en equipo  Limitan el trabajo en equipo 
Vocación de los cirujanos y de los residentes hacia la enseñanza  Estructura organizacional jerárquica en cirugía  Disposición a aprender, motivación  Falta de habilidades clínicas y conocimiento 
Actitud positiva de los cirujanos  Cantidad de estudiantes rotantes  Disciplina y responsabilidad  Miedo 
Liderazgo de los cirujanos  Falta de recursos organizacionales  Comunicación  Pobres habilidades de comunicación 
Estructura organizacional horizontal en cirugía  Contradicciones entre los miembros del equipo  Estudio y conocimiento  Desinterés 
Respeto hacia los estudiantes  Instituciones públicas  Adecuada tolerancia a la frustración  Incumplimiento 
Orden organizacional  Cultura de pobre tolerancia a los errores y resolución de conflictos entre los miembros del equipo  Actitud proactiva  Inseguridad 
Existencia de protocolos de seguridad y guías de práctica clínica a nivel institucional  Equipos de trabajo en los que se subestiman y sobreestiman las capacidades académicas y clínicas de los estudiantes  Confianza en el trabajo de los demás  Falta de compañerismo 
Disponibilidad de recursos y tecnología a nivel organizacional  Equipos de trabajo en los que se asignan tareas inapropiadas a los estudiantes (excesiva carga administrativa)  Conocimiento del paciente  Pobre disposición hacia el aprendizaje 
Roles previamente establecidos sobre la participación de los miembros en equipo de trabajo  Equipos que ignoran a los estudiantes  Actitud hacia el trabajo en equipo  Falta de seguimiento de instrucciones y normas 
Cultura institucional académica  Mal trato y discriminación hacia los estudiantes  Conocimiento de las tareas y rol en el equipo  Pobre receptividad a la retroalimentación 
Buena comunicación  Cirujanos que abandonan el seguimiento de sus pacientes  Seguimiento de instrucciones  Falta de conocimiento y habilidades prácticas 
Inducciones apropiadas en los sitios de rotación  Pobre comunicación  Cumplimiento de objetivos asignados  Mal trato hacia otros miembros del equipo (cirujanos, residentes y estudiantes) 
Presencia de líderes visibles en los equipos durante los turnos de trabajo  Falta de disposición de los cirujanos y los residentes hacia la enseñanza  Buen trato hacia los demás miembros del equipo   
Cirujanos integrales y responsables de sus pacientes  Inducciones inefectivas en los escenarios de práctica clínica  Capacidad de adaptación al ambiente de trabajo   
Retroalimentación hacia el trabajo de los estudiantes  Restricción en el acceso a zonas hospitalarias y presiones por eficiencia administrativa  Honestidad y transparenciaPuntualidadInterésDelegación efectiva en otros miembros del equipo   
  Falta de objetivos, normas y roles en los equipos de trabajoDistracciones para los miembros del equipo (teléfono móvil, llamadas excesivas)     
Evaluación cuantitativa de la relevancia del contenido de los ítems del instrumento

Cuatro grupos de interés, cada uno de 25 participantes, fueron convocados para este propósito. Invitamos a cirujanos, estudiantes de medicina, internos y residentes de cirugía. Escogimos estos grupos porque podían ofrecer diferentes perspectivas, al combinar su experiencia práctica y conocimiento sobre el TE en el ambiente quirúrgico. Los estudiantes de quinto año de carrera y los internos provinieron de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Sabana (Colombia) y fueron invitados tras haber finalizado el curso de cirugía general. Los residentes provinieron de 3programas de residencia en Colombia (uno público y 2privados) localizados en 2ciudades principales. Finalmente, los cirujanos fueron seleccionados por su experiencia en el campo de la educación quirúrgica y supervisión de estudiantes en 8facultades de medicina en Colombia, distribuidas en 4ciudades principales. La participación de estos grupos de interés fue voluntaria, confidencial y anónima. Dado que se trató de una evaluación técnica, no se obtuvo consentimiento informado de los participantes. Tampoco se entregaron incentivos.

Para evaluar de forma cuantitativa la relevancia de 55 ítems del instrumento para estos grupos de interés, desarrollamos un cuestionario en línea. Para tal fin utilizamos una escala de Likert de 5 puntos (1: altamente irrelevante; 5: altamente relevante). Antes, los investigadores principales contactaron a los participantes de cada uno de estos grupos y les explicaron el propósito de la evaluación y el alcance de la investigación. Este proceso fue desarrollado durante el mes de octubre de 2017. La información resultante fue almacenada y organizada en una base de datos.

Análisis estadístico

Utilizamos el programa STATA-14 para el análisis. Empezamos calculando los promedios y desviaciones estándar (DE) de las calificaciones sobre la relevancia por cada ítem y por grupo de interés. Debido a que los datos demostraron una distribución anormal, realizamos un análisis no paramétrico para examinar las diferencias entre los grupos mediante la prueba de Kruskal-Wallis, la cual es una extensión de la prueba de hipótesis de Mann-Whitney para 3o más grupos37. Para este cálculo de las diferencias reportamos los valores de Chi-cuadrado y el valor p (significativo < 0,05). Finalmente, eliminamos del cuestionario todos los ítems cuyo promedio de relevancia entre los 4grupos de interés estuvo por debajo de 4,0. Este punto de corte fue definido mediante consenso por los autores principales.

ResultadosTasa de respuesta

Luego de construir el cuestionario, un total de 25 cirujanos (100%), 36 estudiantes de medicina (100%), 20 internos (80%) y 22 residentes de cirugía (88%) aceptaron la invitación y realizaron la evaluación de la relevancia de los ítems.

Estadísticas descriptivas

En general, el promedio de relevancia valorada por los 4grupos para cada uno de los ítems varió entre 2,80 y 4,50 (ver Anexo 1 en material suplementario). Los promedios y las deviaciones estándar de cada uno de los ítems se encuentran en el Anexo 1. Se encontraron diferencias significativas (p < 0,05) en el puntaje de 10 ítems.

Modificaciones finales al cuestionario (exclusión de ítems)

Un total de 22 ítems fueron eliminados por una puntuación global menor a 4,0. Los ítems 3, 12, 14, 30, 36, 38 y 52 presentaron diferencias significativas en la prueba de Kruskal-Wallis (p < 0,05), con variaciones sustanciales en las percepciones de relevancia entre los grupos de interés. A partir de este resultado, los investigadores principales revisaron nuevamente el contenido de estos 7 ítems, los cuales se eliminaron al verificar que su contenido podía estar incluido en otros (ítems 14, 36, 38 y 52), por su relevancia práctica (ítems 3 y 12) y por su bajo puntaje global (ítem 30). La tabla 2 muestra los ítems incluidos en el cuestionario final.

Tabla 2.

Ítems incluidos en el cuestionario final

Existe un ambiente seguro para expresar mis opiniones respecto al cuidado del paciente y desempeño del equipo de trabajo 
Las discusiones entre cirujanos relacionadas con el cuidado del paciente son respetuosas y constructivas para los demás miembros del equipo 
Los cirujanos, residentes de cirugía y el personal del quirófano (anestesiólogo, instrumentadora, enfermería) trabajan en equipo 
Las órdenes del líder del equipo son claras en su contenido y son comunicadas de forma adecuada 
Entiendo mi rol de estudiante en el equipo de trabajo y soy receptivo a las órdenes que recibo 
Reviso la información relevante del paciente (historia clínica, examen físico y estudios diagnósticos), así como los protocolos de manejo antes de participar en un procedimiento específico 
El líder del equipo de trabajo es respetuoso y me transmite confianza y seguridad 
El líder del equipo me explica cuál es mi rol y responsabilidad en el equipo de trabajo 
La carga de trabajo es adecuadamente distribuida entre los miembros del equipo 
10  Los miembros del equipo tienen una actitud positiva hacia el trabajo en equipo y están dispuestos a enseñarme 
11  El departamento en donde realizo mi rotación cuenta con protocolos, guías de manejo y procesos asistenciales ordenados 
12  Los miembros del equipo de trabajo reconocen cuál es su función 
13  La seguridad del paciente es una prioridad para el equipo de trabajo 
14  La comunicación entre los miembros del equipo de trabajo es adecuada 
15  Los objetivos del equipo de trabajo son fácilmente identificables y están al alcance de todos sus miembros 
16  Los miembros del equipo conocen el plan de manejo del paciente y discuten sus posibles cambios 
17  Demuestro motivación y disposición de aprender durante la rotación 
18  Tengo el control de mi propio trabajo y soy proactivo 
19  Aprendo de los errores que se cometen en el equipo de trabajo 
20  Cuando no entiendo una orden, solicito aclaraciones para ejecutarla adecuadamente 
21  Cuando encuentro una situación anormal en el cuidado o evolución del paciente, tomo la iniciativa para alertar al equipo de trabajo 
22  Me adapto fácilmente al equipo de trabajo que se me asigna 
23  Demuestro interés en ayudar a mis compañeros cuando tienen dificultades de adaptación o desempeño en el equipo de trabajo 
24  Me preocupo por mejorar mis conocimientos y habilidades para participar activamente en el equipo de trabajo 
25  Soy puntual y cumplo con las actividades que se me asignan 
26  Me siento seguro y tengo confianza para participar en el equipo de trabajo 
27  Establezco buenas relaciones con otros miembros del equipo de trabajo (cirujanos a cargo, residentes, estudiantes, personal médico y paramédico) 
28  Recibo retroalimentación sobre mi desempeño en el equipo de trabajo 
29  Soy receptivo y escucho con atención la retroalimentación sobre mi desempeño en el equipo de trabajo 
30  Cuando tengo un conflicto en el equipo busco solucionarlo adecuadamente 
31  Reconozco los logros de los demás en el equipo de trabajo 
32  Cuando requiero asistencia, los miembros del equipo están dispuestos a ayudarme 
33  El líder del equipo de trabajo es un modelo para mí 
Discusión

El aprendizaje estudiantil, mientras se mantiene la seguridad del paciente, está intrínsecamente relacionado con el TE1-9. Es fundamental contar con evaluaciones objetivas que den cuenta de la participación del estudiante en estos equipos, con el fin de correlacionar estas mediciones con desenlaces clínicos y académicos. Como parte de la validación de contenido de un instrumento diseñado para evaluar las percepciones de los estudiantes sobre el TE en cirugía, invitamos a 4grupos de interés a que evaluaran la relevancia de sus ítems.

El desarrollo de nuestro instrumento combinó perspectivas teóricas32 y metodologías participativas previamente aceptadas para el desarrollo de cuestionarios en educación médica35. Una evidencia preliminar indica que la mayoría de los equipos se concentran casi exclusivamente en aspectos de forma, en tanto el proceso y los sentimientos de los participantes pasan a un segundo plano, lo que explica por qué los equipos que parecen ser muy fuertes en su conformación inicial pueden tener un rendimiento inferior cuando se desempeñan en la práctica32. Por tal motivo, utilizamos un marco teórico sólido que ha permitido establecer una conversación en educación médica al unir elementos propios del individuo con el ambiente38,39. A través de los lentes de este modelo conceptual, exploramos cualitativamente las percepciones de los estudiantes sobre sí mismos y sobre el contexto de trabajo, e identificamos los aspectos relacionados con su motivación, expectativas y emociones que conlleva la participación en escenarios clínicos reales. En particular, nos concentramos en el contexto por su importancia para el aprendizaje, la identidad profesional y la autodeterminación estudiantil40. Como resultado de este proceso y de la revisión de la literatura, desarrollamos una lista preliminar de ítems que sometimos a una evaluación de relevancia por diferentes grupos de interés. El objetivo de esta evaluación fue obtener retroalimentación y mejorar la futura receptividad durante la administración del cuestionario33. Nuestro criterio, ajustado por consenso, permitió retener ítems altamente relevantes y, al final del proceso, obtuvimos un grupo relacionado con el rol proactivo del estudiante en el equipo y otro con las condiciones del ambiente quirúrgico. Estas 2perspectivas permiten definir la utilidad y alcance práctico del instrumento de arriba hacia abajo (influencia del contexto en la participación del estudiante) y viceversa (influencia del estudiante en el equipo).

Considerando las limitaciones de los instrumentos disponibles, en especial de aquellos que se concentran en la medición de competencias profesionales del TE estudiantil por parte de los profesores, nuestro instrumento proporciona evidencia sobre la medición objetiva del constructo en cirugía21-30. Este estudio cuenta con un riguroso proceso de validación, enriquecido por perspectivas teóricas, opiniones de estudiantes y valoraciones de relevancia. Igualmente, contribuye al desarrollo de instrumentos para la evaluación del entorno clínico en idioma español. Nuestra perspectiva como supervisores clínicos e investigadores en educación médica fortaleció los resultados.

El estudio también cuenta con limitaciones. Por ejemplo, no se consideraron las percepciones de miembros de otras profesiones de la salud (enfermería, instrumentación quirúrgica). Esta limitación puede impactar en la triangulación de fuentes de información desde una mirada cualitativa. Por último, carece de validez de constructo y predictiva, lo cual limita, para este momento de la investigación, la disponibilidad de información sobre la estructura factorial y el ajuste de este a los datos empíricos.

Este estudio ofrece oportunidades para la práctica y la investigación futura. Consideramos que abre la puerta para evaluar objetivamente las percepciones de los estudiantes sobre la calidad del TE en cirugía y para correlacionarlas con desenlaces clínicos y académicos. Esta evaluación puede ofrecer retroalimentación para los estudiantes y los departamentos quirúrgicos y, en especial, puede contribuir a la autoevaluación estudiantil y al mejoramiento de la enseñanza en el entorno clínico. Como primer paso de un proyecto de mayor envergadura, que evalúa diferentes dimensiones del ambiente de aprendizaje, el instrumento debe contar con una validación de constructo. En respuesta, se deben realizar nuevos estudios que evalúen la estructura factorial y la bondad de ajuste del instrumento mediante un análisis factorial confirmatorio. También debe evaluarse la confiabilidad del cuestionario.

En conclusión, hemos desarrollado un instrumento para la evaluación del TE en estudiantes de medicina en el entorno clínico. Este instrumento se diseñó para el ambiente quirúrgico mediante un proceso de validación de contenido que permitió, tras un análisis de relevancia, ser retroalimentado por diferentes grupos de interés. El estudio ofrece oportunidades para la práctica, y abre la puerta para futuras investigaciones centradas en otros tipos de validación y correlaciones con desenlaces clínicos y académicos.

Financiación

Facultad de Medicina, Universidad de la Sabana (Colombia).

Conflicto de intereses

Ninguno reportado.

Bibliografía
[1]
Baker DP, Gustafson S, Beaubien JM, Salas E, Barach P. Medical team training programs in health care. Advances in patient safety: From research to implementation. Programs, tools, and products vol 4. 2005.
[2]
J. Weller, M. Boyd, D. Cumin.
Teams, tribes and patient safety: Overcoming barriers to effective teamwork in healthcare.
Postgrad Med J., 90 (2014), pp. 149-154
[3]
S. Mujumdar, D. Santos.
Teamwork and communication: An effective approach to patient safety.
World Hosp Health Serv., 50 (2014), pp. 19-22
[4]
D. Shouhed, B. Gewertz, D. Wiegmann, K. Catchpole.
Integrating human factors research and surgery.
Arch Surg [Internet]., 147 (2012 Dec 1), pp. 1141
[5]
S. Russ, S. Rout, N. Sevdalis, K. Moorthy, A. Darzi, C. Vincent.
Do safety checklists improve teamwork and communication in the operating room? A systematic review.
Ann Surg., 258 (2013), pp. 856-871
[6]
K. Gjeraa, L. Spanager, L. Konge, R.H. Petersen, D. Østergaard.
Non-technical skills in minimally invasive surgery teams: A systematic review.
Surg Endosc., 30 (2016), pp. 5185-5199
[7]
M. Gordon, D. Darbyshire, P. Baker.
Non-technical skills training to enhance patient safety: A systematic review.
Med Educ [Internet]., 46 (2012), pp. 1042-1054
[8]
K. Eddy, Z. Jordan, M. Stephenson.
Health professionals’ experience of teamwork education in acute hospital settings.
JBI Database Syst Rev Implement Rep [Internet]., 14 (2016), pp. 96-137
[9]
S.R. Hilton, H.B. Slotnick.
Proto-professionalism: How professionalisation occurs across the continuum of medical education.
Med Educ., 39 (2005), pp. 58-65
[10]
L.C. Domínguez, E.L. Espitia, N.V. Vega, Á.E. Sanabria.
Teamwork attitude: Not just a student issue.
Med Educ., 49 (2015), pp. 1154-1155
[11]
S. Reeves, S. Fletcher, H. Barr, I. Birch, S. Boet, N. Davies, et al.
A BEME systematic review of the effects of interprofessional education: BEME Guide No. 39.
Med Teach., 38 (2016), pp. 656-668
[12]
F. Kent, J.L. Keating.
Interprofessional education in primary health care for entry level students. A systematic literature review.
Nurse Educ Today., 35 (2015), pp. 1221-1231
[13]
R.D. Havyer, D.R. Nelson, M.T. Wingo, N.I. Comfere, A.J. Halvorsen, F.S. McDonald, Addressing the interprofessional collaboration competencies of the Association of American Medical Colleges, et al.
Acad Med, 91 (2016), pp. 865-888
[14]
L.C. Domínguez.
Instrumentos para la evaluación del clima de aprendizaje en residencias médicas: Síntesis de la evidencia a la luz de las definiciones psicométricas.
Educ Médica [Internet]., (2018),
[15]
M. Gordon, D. Darbyshire, P. Baker.
Non-technical skills training to enhance patient safety: A systematic review.
Med Educ., 46 (2012), pp. 1042-1054
[16]
K. Eddy, Z. Jordan, M. Stephenson.
Health professionals’ experience of teamwork education in acute hospital settings.
JBI Database Syst Rev Implement Rep, 14 (2016), pp. 96-137
[17]
S. Lerner, D. Magrane, E. Friedman.
Teaching teamwork in medical education.
Mt Sinai J Med., 76 (2009), pp. 318-329
[18]
M. Gordon, R. Findley.
Educational interventions to improve handover in health care: A systematic review.
Med Educ., 45 (2011), pp. 1081-1089
[19]
L. Hull, N. Sevdalis.
Advances in teaching and assessing nontechnical skills.
Surg Clin North Am., 95 (2015), pp. 869-884
[20]
I. Mete, M.T. Brannick.
Estimating the reliability of nontechnical skills in medical teams.
J Surg Educ., 74 (2017), pp. 596-611
[21]
C.E. Faulk, J. Mali, P.M. Mendoza, D. Musick, R. Sembrano.
Impact of a required fourth-year medical student rotation in physical medicine and rehabilitation.
Am J Phys Med Rehabil [Internet]., 91 (2012), pp. 442-448
[22]
N. Dando, L. d’Avray, J. Colman, A. Hoy, J. Todd.
Evaluation of an interprofessional practice placement in a UK in-patient palliative care unit.
Palliat Med., 26 (2012), pp. 178-184
[23]
E. Wittenberg-Lyles, D. Parker Oliver, G. Demiris, K. Regehr, Interdisciplinary collaboration in hospice team meetings.
J Interprof Care., 24 (2010), pp. 264-273
[24]
A. Ericson, I. Masiello, G. Bolinder.
Interprofessional clinical training for undergraduate students in an emergency department setting.
J Interprof Care., 26 (2012), pp. 319-325
[25]
G.J. Nadolski, M.A. Bell, B.B. Brewer, R.M. Frankel, H.E. Cushing, J.J. Brokaw.
Evaluating the quality of interaction between medical students and nurses in a large teaching hospital.
BMC Med Educ., 6 (2006), pp. 23
[26]
B. Nørgaard, E. Draborg, E. Vestergaard, E. Odgaard, D.C. Jensen, J. Sørensen.
Interprofessional clinical training improves self-efficacy of health care students.
Med Teach., 35 (2013), pp. e1235-e1242
[27]
A.M. Olupeliyawa, A.J. O'Sullivan, C. Hughes, C.D. Balasooriya.
The Teamwork Mini-Clinical Evaluation Exercise (T-MEX).
Acad Med., 89 (2014), pp. 359-365
[28]
R. Cruess, J.H. McIlroy, S. Cruess, S. Ginsburg, Y. Steinert.
The professionalism mini-evaluation exercise: A preliminary investigation.
Acad Med., 81 (2006), pp. S74-S78
[29]
M. Karukivi, O. Kortekangas-Savolainen, U. Saxén, K-M. Haapasalo-Pesu.
Professionalism Mini-Evaluation Exercise in Finland: A preliminary investigation introducing the Finnish version of the P-MEX instrument.
J Adv Med Educ Prof, 3 (2015), pp. 154-158
[30]
A. Whitehouse, A. Hassell, A. Bullock, L.W. Wood.
All D 360 degree assessment (multisource feedback) of UK trainee doctors: Field testing of team assessment of behaviours (TAB).
Med Teach., 29 (2007), pp. 171-176
[31]
M. Chaneliere, F. Jacquet, P. Occelli, S. Touzet, V. Siranyan, C. Colin.
Assessment of patient safety culture: What tools for medical students?.
BMC Med Educ., 16 (2016), pp. 255
[32]
B.W. Tuckman, M. Ann, C. Jensen.
Stages of small-group development revisited.
Gr Organ Stud [Internet], 2 (1977), pp. 419-427
[33]
E.G. Guba, Y.S. Lincoln.
Fourth generation evaluation.
Sage Publications, (1989), pp. p. 294
[34]
P.M. Boynton, T. Greenhalgh.
Selecting, designing, and developing your questionnaire.
BMJ [Internet]., 328 (2004), pp. 1312-1315
[35]
A.R. Artino, J.S. la Rochelle, K.J. Dezee, H. Gehlbach, H. Gehlbach.
Developing questionnaires for educational research: AMEE Guide No 87.
Med Teach [Internet]., 36 (2014), pp. 463-474
[36]
D.L. Streiner, G.R. Norman.
Health measurement scales: A practical guide to their development and use [Internet].
4th ed., Oxford University Press, (2008), pp. p. 452
[37]
R.L. Iman, J.M. Davenport.
New approximations to the exact distribution of the kruskal-wallis test statistic.
Commun Stat Theory Methods [Internet]., 5 (1976), pp. 1335-1348
[38]
M.D. Weber, T.A. Karman.
Student group approach to teaching using Tuckman model of group development.
Am J Physiol [Internet]., 261 (1991), pp. S12-S16
[39]
J.M. Hope, D. Lugassy, R. Meyer, F. Jeanty, S. Myers, S. Jones, et al.
Bringing interdisciplinary and multicultural team building to health care education: The downstate team-building initiative.
Acad Med [Internet]., 80 (2005), pp. 74-83
[40]
J.J. Berkhout, E. Helmich, P.W. Teunissen, C.P. van der Vleuten, A.D. Jaarsma.
Context matters when striving to promote active and lifelong learning in medical education.
Med Educ [Internet]., 52 (2018), pp. 34-44
Copyright © 2018. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
Material suplementario
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos