x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus, IBECS

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,11
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,087
Rev Esp Patol 2017;50:253-6 - DOI: 10.1016/j.patol.2016.05.001
Artículo breve
Dermatofibroadenoma apocrino hemosiderótico/quiste glandular apocrino con estroma similar al dermatofibroma hemosiderótico
Apocrine hemosiderotic dermatofibroadenoma/apocrine glandular cyst with hemosiderotic dermatofibroma-like stroma
Juan Segura-Sánchez, , Carmen Eloy García-Carrasco, Carlos Escudero-Severín
Sección de Anatomía Patológica, Servicio de Laboratorio, Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, Bormujos, Sevilla, España
Recibido 21 febrero 2016, Aceptado 02 mayo 2016
Resumen

Presentamos un nuevo caso de una infrecuente lesión cutánea caracterizada por un quiste glandular apocrino rodeado por un estroma similar al dermatofibroma hemosiderótico. Revisamos la literatura, en particular con respecto a las características morfológicas, patogénicas y terminológicas de esta curiosa lesión.

Abstract

A new case of an unusual cutaneous lesion characterized by an apocrine gland cyst surrounded by a hemosiderotic dermatofibroma-like proliferating stroma is reported. We review the literature, especially with regard to the morphology, pathogenesis and terminology of this curious lesion.

Palabras clave
Dermatofibroma, Glándula apocrina, Dermatofibroma hemosiderótico
Keywords
Dermatofibroma, Apocrine glands, Hemosiderotic dermatofibroma
Introducción

El dermatofibroadenoma hemosiderótico apocrino o quiste glandular apocrino con estroma similar al dermatofibroma hemosiderótico es un infrecuente tumor originariamente descrito por González, en el año 2005, a propósito de 2 casos1; desde entonces solo se han publicado 3 más2,3.

Nosotros presentamos el caso de un varón de 39 años y revisamos la literatura, particularmente con respecto a su morfología, patogenia y nomenclatura.

Presentación del caso

Varón de 39 años sin antecedentes clínicos de interés, que consulta por tumoración cutánea no dolorosa de meses evolución en cara anterior de muslo izquierdo con diagnóstico clínico de lipoma.

El espécimen estudiado consiste en una tumoración quística de contenido seroso cubierta por piel y que mide 3,5cm de dimensión máxima. Los márgenes tisulares de dicha cavidad quística presentan consistencia firme y anaranjada.

El examen microscópico muestra una lesión dérmica mixta epitelial y mesenquimal (fig. 1). El componente epitelial está constituido por un área quística central de contenido proteinaceo, sin conexión con epidermis, la cual está ligeramente hiperplásica con hiperpigmentación basal similar a la observada en dermatofibromas, y revestida por epitelio escamoso no queratinizado, que en focos presenta secreción por decapitación (figs. 2A y B), así como expresión para citoqueratina 7 (figs. 3A y B). Por su parte, el componente mesenquimal muestra una proliferación fusocelular de apariencia fibroblástica con ligero patrón de crecimiento estoriforme, áreas de hemorragia, abundantes histiocitos conteniendo hemosiderina, y presencia de vasos capilares dilatados y vénulas con capa muscular engrosada (figs. 4A y B). Ambos componentes están íntimamente relacionados. No se objetiva atipia, mitosis ni necrosis.

Figura 1.
(0.11MB).

Panorámica donde se advierte una lesión quística con 2 componentes, uno epitelial y otro mesenquimal (H&E ×100).

Figura 2.
(0.27MB).

A) Componente epitelial escamoso no queratinizante (H&E ×400). B) Obsérvese un área de secreción por decapitación del componente epitelial (H&E ×400).

Figura 3.
(0.22MB).

A) Obsérvese expresión inmunohistoquímica para citoqueratina 7 en el componente epitelial (×100). B) Detalle de la positividad para citoqueratina 7 en células con decapitación luminal (×200).

Figura 4.
(0.57MB).

A) Proliferación fibrohistiocítica; obsérvese la presencia de hemosiderina en el interior de las células (H&E ×400). B) Detalle de la presencia de vénulas con capa muscular engrosada en el componente fibrohistiocítico del tumor.

Desde el punto de vista evolutivo y transcurridos 2 años hasta la fecha, no ha existido recidiva tras la extirpación completa.

Discusión

Presentamos un infrecuente tumor, del cual solo hemos encontrado 5 casos similares previamente descritos; 3 iguales a este1,2 y otros 2, más recientes, en el que el componente de dermatofibroma no tiene características hemosideróticas3.

En nuestro caso, el componente epitelial corresponde a epitelio escamoso no queratinizado, que en áreas muestra secreción por decapitación y expresión de citoqueratina 7 apoyando una naturaleza apocrina. Por su parte, el estromal muestra aspecto similar al histiocitoma fibroso aneurismático/hemosiderótico.

Desde el punto de vista patogénico se discute si esta lesión es una neoplasia híbrida o si solo un componente es neoplásico y este induciría la presencia del otro1. Así, podría corresponderse con un dermatofibroma hemosiderótico que indujese un cambio epitelial quístico por obstrucción ductal o por inducción epitelial; similar a las estructuras foliculares que se observan en algunos dermatofibromas. Alternativamente, la lesión epitelial quística podría ser la que provocaría un estroma reactivo similar al histiocitoma fibroso hemosiderótico. Por último, y como sugiere Gonzalez4, la presencia de ambos componentes por igual junto a la distribución corporal en los casos descritos, donde frecuentemente no existen glándulas apocrinas, favorecería que se tratara de una neoplasia mixta en el que ambas partes tienen un origen neoplásico más que reactivo.

Otra opción patogénica que se ha barajado es la posibilidad de un «tumor de colisión», sin embargo, la íntima relación entre ambos componentes parece excluir esta posibilidad1,4.

A nivel terminológico los 3 primeros casos fueron denominados de forma descriptiva bajo el nombre de quiste glandular apocrino con estroma similar al dermatofibroma hemosiderótico; no obstante es el propio González el primero en mostrar que el término dermatofibroadenoma hemosiderótico apocrino sea quizás más adecuado4,5. Posteriormente se han descrito casos en los que no muestran características hemosideróticas3 o apocrinas6,7, por lo que adenodermatofibroma o dermatofibroadenoma pueden ser términos definitivos para este tumor.

En conclusión, presentamos un nuevo caso de esta infrecuente y curiosa lesión, centrándonos en sus aspectos morfológicos, patogénicos y terminológicos.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
S. González
Apocrine gland cyst with hemosiderotic dermatofibroma-like stroma: Report of two cases
Am J Dermatopathol, 27 (2005), pp. 36-38
2
P.W. Allen
Selected case from the Arkadi M. Rywlin international pathology slide seminar: Apocrine gland cysts with hemosiderotic dermatofibromalike stroma
Adv Anat Pathol, 15 (2008), pp. 172-176 http://dx.doi.org/10.1097/PAP.0b013e3181709fa7
3
A. Santos-Briz,M. Llamas-Velasco,L. Arango,M. Yuste,B.E. Paredes,H. Kutzner
Cutaneous adenodermatofibroma: Report of 2 cases
Am J Dermatopathol, 35 (2013), pp. 103-105
4
S. González
Regarding the case report of Dr Phillip W. Allen on apocrine gland cyst with hemosiderotic dermatofibroma
Adv Anat Pathol, 15 (2008), pp. 376 http://dx.doi.org/10.1097/PAP.0b013e31818b2076
5
S. González
Comments to cutaneous adenodermatofibroma by Santos-Briz et al.
Am J Dermatopathol, 37 (2015), pp. 734 http://dx.doi.org/10.1097/DAD.0000000000000223
6
Y.S. Song,C.K. Park
Squamous epithelial-lined cyst occurring in an aneurysmal fibrous histiocytoma
Am J Dermatopathol, 29 (2007), pp. 309-310 http://dx.doi.org/10.1097/DAD.0b013e31805772bc
7
M. Makhija
Epidermal inclusion cyst embedded in a recurrent benign fibrous histiocytoma
Indian J Dermatol, 59 (2014), pp. 490-491 http://dx.doi.org/10.4103/0019-5154.139897
Autor para correspondencia. (Juan Segura-Sánchez jsegurasanchez@yahoo.es)
Copyright © 2016. Sociedad Española de Anatomía Patológica