Buscar en
Educación Médica
Toda la web
Inicio Educación Médica Inclusión de salud basada en evidencia en carreras de la salud en Chile y el mo...
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
193
Original
DOI: 10.1016/j.edumed.2019.11.002
Open Access
Disponible online el 24 de Diciembre de 2019
Inclusión de salud basada en evidencia en carreras de la salud en Chile y el modelo integrado Metodología de la Investigación Científica-Medicina Basada en Evidencia en la Universidad de Valparaíso
Inclusion of evidence-based health in undergraduate programs in Chile and the integrated model Scientific Research Methodology-Evidence-Based Medicine at the University of Valparaíso
Visitas
...
Cristian Papuzinskia,b,c, Cristóbal Loézara,b,c, Natalia Carvajalb, Manuel Vargasa,b,c, Marjorie Borgeatc,d, Eva Madrida,b,c, Javier Pérez-Bracchiglionea,b,c, Marcelo Arancibiaa,b,c,
Autor para correspondencia
marcelo.arancibiame@uv.cl

Autor para correspondencia.
a Cátedra de Metodología de la Investigación Científica, Escuela de Medicina, Universidad de Valparaíso, Viña del Mar, Chile
b Cátedra de Medicina Basada en la Evidencia, Escuela de Medicina, Universidad de Valparaíso, Viña del Mar, Chile
c Centro Interdisciplinario de Estudios en Salud (CIESAL), Universidad de Valparaíso, Valparaíso, Chile
d Escuela de Odontología, Universidad de Valparaíso, Valparaíso, Chile
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Características de las carreras que imparten SBE
Tabla 2. Descripción de los contenidos impartidos en MIC y MBE
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La salud basada en evidencia (SBE) integra el uso de la mejor evidencia, la experiencia clínica y los valores y preferencias del paciente para la toma de decisiones. Su incorporación en las carreras sanitarias de Chile es desconocida.

Métodos

Se realizó un estudio de corte transversal para evaluar la incorporación de SBE en los programas de las carreras sanitarias en Chile hasta 2019. Se describe la integración del modelo Metodología de la Investigación Científica (MIC)-Medicina Basada en la Evidencia (MBE) en la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso.

Resultados

Un total de 49 universidades imparten carreras sanitarias. Un 8,13% incorpora SBE como asignatura explícitamente. Todas incorporan asignaturas que potencialmente incluyen contenidos de SBE. Las carreras de Medicina y Enfermería son las que más incorporan SBE, pero solo una carrera de Medicina incluye SBE como asignatura por más de un semestre. El modelo integrado MIC/MBE (4 semestres), orientado en competencias y centrado en el alumno, involucra el diseño y ejecución de un protocolo de investigación, así como el análisis crítico de la mejor evidencia, integrado con los valores de los pacientes.

Conclusión

La incorporación de SBE como asignatura es muy infrecuente en carreras sanitarias chilenas. Se enfatiza su inclusión transdisciplinaria como asignatura individual desde un modelo que integre la enseñanza de MIC, sobre todo en universidades estatales.

Palabras clave:
Educación en salud
Práctica basada en la evidencia
Investigación
Abstract
Introduction

Evidence-Based Health (EBH) integrates the use of the best evidence, the clinical experience and the patients’ values and preferences in decision-making. Its incorporation in health undergraduate programs in Chile is unknown.

Methods

A cross-sectional study was carried out in order to appraise the offer of EBH in the curricula of health undergraduate programs in Chile up to 2019. The integrated model Scientific Research Methodology (SRM)-Evidenced-based Medicine (EBM) in the School of Medicine at the University of Valparaíso was described.

Results

49 universities have health undergraduate programs and 8.13% incorporated EBH as a course, although all incorporated subjects that potentially include EBH contents. Medicine and nursing are the programs that most included EBH, but only one medicine program incorporate EBH for more than one semester. The SRM-EBM model (four semesters), competency-oriented and student-centred, involves designing and executing a research protocol, and the critical analysis of the best evidence integrated with the patients’ values.

Conclusion

EBH integration as a specific subject is very infrequent in Chilean health undergraduate programs. We emphasise its transdisciplinary inclusion as an individual subject from a model which integrates the SRM teaching, especially in state universities.

Keywords:
Health education
Evidence-based practice
Research
Texto completo
Introducción

La salud basada en evidencia (SBE) corresponde al uso reflexivo, explícito, criterioso y razonable de la mejor evidencia disponible, integrándola con la experiencia clínica y los valores y preferencias de los pacientes para la toma de decisiones sanitarias1. Involucra el pensamiento crítico y la lectura analítica de la evidencia, dos aspectos que mejoran el aprendizaje de las ciencias de la salud y fomentan una postura reflexiva2. Por tanto, el aprendizaje de la SBE es un objetivo deseable en todas las carreras sanitarias3,4.

En Chile, la Reforma de Salud contempla la atención garantizada de 80 condiciones de salud5, cada una con una guía de práctica clínica, que corresponden a documentos de recomendaciones basadas en evidencia que homogeneizan las decisiones en salud y mejoran su calidad6,7. En este contexto, la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso (UV) implementó en 2005 su nuevo currículum, iniciando la enseñanza de las asignaturas Metodología de la Investigación Científica (MIC) y Medicina Basada en la Evidencia (MBE), convirtiéndose en la primera escuela de medicina chilena que incluyó formalmente a esta última8. No obstante, a nivel nacional e internacional, la enseñanza de la SBE permanece como un desafío mayor e inmediato que se ha implementado irregularmente9. Actualmente, gran parte de la investigación en educación en SBE se ha fundamentado en la Declaración de Sicilia10,11, donde se señalan los requerimientos teóricos y prácticos mínimos para la educación de profesionales de la salud en SBE.

Aunque la incorporación de la SBE es deseable en todo modelo curricular9,12, su inclusión en las carreras sanitarias chilenas es desconocida. Por tanto, el objetivo de esta investigación es explorar la incorporación de SBE en todas las carreras sanitarias impartidas en Chile y describir la implementación del modelo integrado MIC/MBE en la formación médica de la UV.

Material y métodos

Se realizó un estudio de corte transversal. Para el primer objetivo, se identificaron todas las carreras profesionales sanitarias impartidas en Chile hasta 2019, mediante el sitio web http://www.mifuturo.cl del Ministerio de Educación. Se caracterizaron las mallas curriculares disponibles en el sitio web de cada universidad según: 1) carreras que incorporaran asignaturas cuyo nombre incluyera explícitamente «SBE» o derivados (e.g. «MBE», «cuidados de salud basados en evidencia», «atención basada en evidencia», entre otros) y 2) carreras que incorporaran asignaturas con potenciales contenidos de SBE (e.g. «epidemiología clínica», «investigación clínica», entre otros). Se describió el semestre en que se impartían, su duración y características de la universidad. La información se analizó mediante el programa computacional Stata 15 (StataCorp, Texas, Estados Unidos).

Para el segundo objetivo, se sintetizaron los contenidos y la metodología de enseñanza del modelo integrado MIC/MBE de la Escuela de Medicina de la UV en función de sus programas de estudio.

Resultados

En Chile, 49 universidades imparten carreras sanitarias y el 35% son estatales (n=17), contemplándose Enfermería, Fonoaudiología, Kinesiología, Nutrición y Dietética, Medicina, Obstetricia, Odontología, Química y Farmacia, Tecnología Médica y Terapia Ocupacional. El título profesional más ofrecido fue Enfermería (41 universidades). Considerando el total de carreras sanitarias impartidas, el 8,13% (n=23) informa explícitamente en su currículum SBE (8 estatales). Las carreras que más incluyeron SBE fueron Medicina (5/24) y Enfermería (5/41). La única que incluyó SBE durante más de un semestre fue Medicina en la UV (tabla 1). Todas incluyeron alguna asignatura con potenciales contenidos de SBE, mayoritariamente en los primeros 4 semestres, i.e. «epidemiología», «MIC», «unidad de investigación», «investigación en salud», «herramientas y métodos del trabajo científico», «salud pública», entre otras.

Tabla 1.

Características de las carreras que imparten SBE

Carrera  Nombre de la asignatura  Semestre  Duración de la carrera (semestres)  Universidad  Naturaleza de la universidad 
Enfermería  Enfermería Basada en Evidencia  10  Universidad de Concepción  Privada 
Enfermería  Metodología de la Investigación y Medicina Basada en Evidencia  10  Universidad de Los Lagos  Estatal 
Enfermería  Enfermería Basada en Evidencia  10  Universidad Diego Portales  Privada 
Enfermería  Enfermería Basada en Evidencia  10  Universidad Autónoma de Chile  Privada 
Enfermería  Enfermería Basada en Evidencia  10  Universidad del Pacífico  Privada 
Fonoaudiología  Epidemiología y Salud Basada en Evidencia  10  Universidad Católica de Temuco  Privada 
Kinesiología  Epidemiología y Salud Basada en Evidencia  10  Universidad Católica de Temuco  Privada 
Kinesiología  Kinesiología Basada en la Evidencia  10  Instituto Profesional de Chile  Privada 
Medicina  Medicina Basada en Evidencia  14  Universidad de Santiago de Chile  Estatal 
Medicina  Medicina Basada en la Evidencia  7 y 8  14  Universidad de Valparaíso  Estatal 
Medicina  Medicina Basada en la Evidencia  14  Universidad de La Frontera  Estatal 
Medicina  Lectura Crítica y Medicina Basada en la Evidencia  14  Universidad de Magallanes  Estatal 
Medicina  Medicina Basada en Evidencia  14  Universidad de Talca  Estatal 
Nutrición y Dietética  Salud Basada en Evidencia  10  Universidad Católica de Temuco  Privada 
Obstetricia  Atención de Salud Basada en Evidencia  10  Universidad San Sebastián  Privada 
Obstetricia y Puericultura  Medicina Basada en la Evidencia  10  Universidad Autónoma de Chile  Privada 
Obstetricia y Puericultura  Práctica Basada en la Evidencia  10  Universidad de Los Andes  Privada 
Odontología  Odontología Basada en Evidencia y Manejo de Información Científica  12  Universidad de Valparaíso  Estatal 
Odontología  Odontología Basada en Evidencia  12  Universidad de Chile  Estatal 
Odontología  Odontología Basada en la Evidencia  12  Universidad Austral de Chile  Privada 
Química y Farmacia  Análisis de la Evidencia Científica  10  Universidad San Sebastián  Privada 
Tecnología Médica  Epidemiología y Salud Basada en la Evidencia  10  Universidad Católica de Temuco  Privada 
Terapia Ocupacional  Epidemiología y Salud Basada en la Evidencia  10  Universidad Católica de Temuco  Privada 

Desde 2017, la Escuela de Medicina UV presenta el modelo integrado MIC/MBE en el contexto de una malla curricular orientada en competencias. Las asignaturas se imparten en los semestres 5.o, 6.o, 7.o y 8.o, con 6 horas semanales: 3 presenciales (clases expositivas y talleres grupales con metodologías basadas en problemas y casos) y 3 de trabajo autónomo (individual y grupal). Las unidades temáticas de MIC (semestres 5.o y 6.o) son: 1) Epidemiología básica, 2) Bioestadística esencial y 3) Investigación aplicada, en tanto que MBE (semestres 7.o y 8.o) considera: 1) Introducción a la MBE, 2) Análisis crítico y 3) MBE aplicada. En cuanto a los resultados de aprendizaje, en MIC debe elaborarse un protocolo de investigación en la línea de trabajo de un tutor responsable (i.e. epidemiología clínica, salud pública, ciencias básicas, investigación secundaria, investigación cualitativa y educación médica) en grupos de 2-3 alumnos. Al concluir el 6.o semestre, si procede, los estudiantes someten a evaluación su protocolo de investigación en un comité ético-científico de investigación en seres humanos o animales. La ejecución del protocolo se efectúa durante los semestres 7.o y 8.o en espacio académico de MBE, así como la presentación de sus resultados. En MBE, los estudiantes formulan un análisis crítico de la mejor evidencia a partir de una pregunta clínica (tabla 2).

Tabla 2.

Descripción de los contenidos impartidos en MIC y MBE

Asignatura  Unidad temática  Objetivos 
Metodología de la Investigación CientíficaEpidemiología básica  Conocer los diseños metodológicos más importantes en investigación cuantitativa y cualitativa 
Bioestadística esencial  Conocer y aplicar las herramientas estadísticas más utilizadas en la investigación biomédica mediante un programa computacional 
Investigación aplicada  Aprender a escribir manuscritos de investigación cuantitativa y cualitativa y a conducir éticamente un proyecto de investigación 
Medicina Basada en la EvidenciaIntroducción a la medicina basada en evidencia  Identificar los tipos y formular preguntas clínicasRealizar búsquedas electrónicas en las bases de datos más comunes 
Análisis crítico  Evaluar el riesgo de sesgo y el error en estudios publicados, interpretar sus resultados y describirlos usando la metodología GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation
Medicina basada en evidencia aplicada  Reconocer la aplicabilidad local de la evidencia (guías de práctica clínica) e interactuar en el aula con diferentes tomadores de decisiones en salud y pacientes 
Discusión

La incorporación explícita de la SBE en carreras sanitarias chilenas es infrecuente, pues solo el 8,13% del total de programas disponibles la incorporan. La carrera que proporcionalmente más incluyó SBE fue Medicina, donde 5/24 programas contaron con ella. Sin embargo, los contenidos de SBE probablemente son estudiados en asignaturas como Epidemiología, Bioestadística y Salud Pública, lo que no reemplazaría a un curso de SBE, el cual implica una perspectiva propia e integradora de visiones a veces disímiles como la evidencia científica y la visión subjetiva de los pacientes. Aunque se ha argumentado que la SBE puede afectar el cuidado de los pacientes cuando se devalúan aspectos no relacionados con la evidencia (i.e. juicio clínico, opinión experta)13, la llamada «práctica clínica sabia» debe complementarse con la salud empíricamente validada, lo que impactaría positivamente en la práctica clínica, la educación médica e incluso las políticas sanitarias2,14. Sobre esto, la Reforma Sanitaria en Chile contempla el uso de guías clínicas basadas en la evidencia, por lo que sorprende que solo 8 de 23 universidades que incluyeron SBE fueran estatales, lo que denotaría una incorporación deficiente de las políticas en salud pública en la educación sanitaria estatal.

La falta de estandarización temporal de la SBE ha sido discutida en la literatura publicada3,15, pues puede dictarse durante el primer año o en las últimas semanas previas al egreso3. En Chile, la mayoría de los programas imparten SBE durante la mitad de la carrera. No obstante, las asignaturas que probablemente incorporan SBE se dictan mayoritariamente durante los primeros 4 semestres. A propósito, algunos estudios verifican que tener un entrenamiento en SBE durante el primer año aumenta los niveles de autoeficacia y la probabilidad de continuar aplicando su metodología16. Por otra parte, el nivel de madurez de los estudiantes afecta la importancia asignada, por lo que estudiantes de primer año no expuestos a ambientes clínicos perciben la SBE como una disciplina estática y poco relevante17. Las habilidades entrenadas durante los primeros años pueden decrecer significativamente cuando los estudiantes alcanzan sus prácticas clínicas, por tanto, se ha sugerido que aunque las bases teóricas sean entregadas prematuramente, estas deben aplicarse en la práctica clínica durante los años finales de cada carrera, cuando los estudiantes formulan preguntas clínicas desde el enfrentamiento de pacientes particulares18. Nuestra propuesta es incluir en los programas un modelo integrado de enseñanza de aspectos investigativos y lectura crítica de evidencia para la toma de decisiones sanitarias, que en nuestro caso se presenta en los semestres 5.o, 6.o, 7.o y 8.o, mientras que la gran mayoría de las experiencias académicas publicadas solo cuentan con periodos de tiempo breves e intensivos19, que no son el mejor escenario para el proceso reflexivo involucrado.

La malla curricular de la Escuela de Medicina UV considera la enseñanza integrada y progresiva de MIC y MBE, centrada en el estudiante y orientada en competencias, esto es, en «el hacer». Esta perspectiva, que estriba aprendizaje basado en proyectos y casos, facilitaría las habilidades y las estrategias de aprendizaje independientes y autodireccionadas, promoviendo cualidades como la curiosidad y la evaluación crítica20,21. El modelo involucra aspectos teóricos investigativos y la elaboración y ejecución de protocolos de investigación, en donde se desarrollan habilidades y actitudes como pensamiento crítico, trabajo en equipo, análisis y elaboración de documentos en formato de manuscritos publicables. Esto responde a la preocupación existente por la falta de médicos clínicos, aun académicos, capaces de conducir una investigación clínica22,23. Paralelamente, los alumnos desarrollan los fundamentos de la búsqueda y lectura crítica de literatura para mejorar el proceso de toma de decisiones sanitarias. De acuerdo a las actuales tendencias educativas en SBE, las principales aristas de su enseñanza (i.e. formulación de preguntas clínicas, búsqueda de literatura y análisis crítico de la evidencia) estarían cubiertas por el modelo presentado, pero sería necesario reforzar dimensiones deficitarias como el reconocer brechas entre la evidencia científica y la práctica clínica y el evaluar cambios en ella19. No obstante, otras temáticas menos exploradas por la literatura, como los aspectos éticos asociados a la conducción y a la evaluación de la actividad científica y los valores y preferencias de los pacientes, son abordados enfáticamente en el modelo.

Aunque existen pocas experiencias publicadas de integración longitudinal24 mayores de 2 semestres académicos19, el ideal sería una enseñanza de SBE que incluyera los ciclos preclínicos y clínicos. Esto se ha conceptualizado en el currículum en espiral, donde los alumnos se enfrentan a sucesivas exposiciones a los conceptos en diferentes niveles de su desarrollo académico: cada enfrentamiento se ha construido en parte por el enfrentamiento previo25. Este modelo ha sido evaluado positivamente por investigaciones en estudiantes26, pero no ha podido verificarse en las mallas curriculares examinadas, pues su evaluación requiere de un análisis conceptual más profundo.

La principal limitación de este estudio se asocia al análisis descriptivo de los contenidos de SBE, pues al contar solo con las mallas curriculares, la identificación y exploración en profundidad de los contenidos y metodologías de enseñanza de SBE se vio dificultada.

La SBE debe incorporarse transversalmente en los programas de estudios de las carreras de la salud, puesto que es una herramienta fundamental para la práctica clínica al homogeneizarla y conducir a la mejor decisión clínica, ya que abarca los principales elementos a considerar: la perspectiva del clínico, la perspectiva del paciente y la mejor evidencia presente. De esta manera, el Instituto de Medicina27 ha dispuesto como un objetivo para 2020 que el 90% de las decisiones clínicas sean apoyadas por información clínica precisa y actualizada, a fin de reflejar la mejor evidencia disponible para lograr los mejores desenlaces en el paciente. Sugerimos que esta inclusión se integre con los contenidos de MIC, que son los fundamentos para la comprensión de la SBE, de manera articulada y lógica, permitiendo al estudiante desarrollar finalmente el pensamiento crítico y metacognitivo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
D.L. Sackett, W.M.C. Rosenberg, J.A.M. Gray, R.B. Haynes, W.S. Richardson.
Evidence based medicine: what it is and what it isn’t.
BMJ [Internet]., 312 (1996), pp. 71-72
[2]
P.F. Kotur.
Introduction of evidence-based medicine in undergraduate medical curriculum for development of professional competencies in medical students.
Curr Opin Anaesthesiol [Internet]., 25 (2012), pp. 719-1723
[3]
S.C. Aronoff, B. Evans, D. Fleece, P. Lyons, L. Kaplan, R. Rojas.
Integrating evidence based medicine into undergraduate medical education: combining online instruction with clinical clerkships.
Teach Learn Med [Internet]., 22 (2010), pp. 219-223
[4]
P. Vira, L. Nazer, O. Phung, C.A. Jackevicius.
A longitudinal evidence-based medicine curriculum and its impact on the attitudes and perceptions of student pharmacists.
Am J Pharm Educ [Internet]., 83 (2019), pp. 6510
[5]
L.M. Letelier, P. Moore.
[Evidence based medicine: a view after a decade].
Rev Med Chil [Internet]., 131 (2003), pp. 939-946
[6]
P. Alonso-Coello, A. Irfan, I. Sola, I. Gich, M. Delgado-Noguera, D. Rigau, et al.
The quality of clinical practice guidelines over the last two decades: a systematic review of guideline appraisal studies.
BMJ Qual Saf [Internet]., 19 (2010), pp. e58
[7]
A. Johnston, S.E. Kelly, S.-C. Hsieh, B. Skidmore, G.A. Wells.
Systematic reviews of clinical practice guidelines: a methodological guide.
J Clin Epidemiol [Internet]., 108 (2019), pp. 64-76
[8]
E. Madrid, M. Barros, M. Parada, J.V. Lafuente.
Innovando en la enseñanza de la medicina para formar a los profesionales del futuro.
Experiencias en educación superior. La innovación curricular, pp. 14-38
[9]
E. Lehane, P. Leahy-Warren, E. Savage, J. Drennan, M. Corrigan, F. Burke, et al.
Evidence-based practice education for healthcare professions: an expert view.
BMJ [Internet]., 24 (2019),
[10]
M. Dawes, W. Summerskill, P. Glasziou, A. Cartabellotta, J. Martin, K. Hopayian, et al.
Sicily statement on evidence-based practice.
BMC Med Educ [Internet]., 5 (2005), pp. 1
[11]
C.M. Larsen, A.S. Terkelsen, Carlsen A-MF, H.K. Kristensen.
Methods for teaching evidence-based practice: a scoping review.
BMC Med Educ [Internet]., 19 (2019), pp. 259
[12]
A.W.M.R. Schwarz.
Minimum essential requirements and standards in medical education.
Med Teach [Internet]., 22 (2000), pp. 555-559
[13]
M.R. Tonelli.
The philosophical limits of evidence-based medicine.
Acad Med [Internet]., 73 (1998), pp. 1234-1240
[14]
J. De Freitas, O.S. Haque, A.A. Gopal, H.J. Bursztajn.
Response: clinical wisdom and evidence-based medicine are complementary.
J Clin Ethics [Internet]., 23 (2012), pp. 28-36
[15]
J.M. Johnston, C.M. Schooling, G.M. Leung.
A randomised-controlled trial of two educational modes for undergraduate evidence-based medicine learning in Asia.
BMC Med Educ [Internet]., 9 (2009), pp. 63
[16]
L.Z. Nieman, L. Cheng, L.E. Foxhall.
Teaching first-year medical students to apply evidence-based practices to patient care.
Fam Med [Internet]., 41 (2009), pp. 332-336
[17]
J. Astin, T. Jenkins, L. Moore.
Medical students’ perspective on the teaching of medical statistics in the undergraduate medical curriculum.
Stat Med [Internet]., 21 (2002), pp. 1003-1006
[18]
Wadland W.C. Barry H.C. Farquhar L. Holzman C. White A. Training medical students in evidence-based medicine: a community campus approach. Fam Med [Internet]. 31: 703-708. [consultado 30 Jun 2019]. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10572766
[19]
L.A. Maggio, N.H. Tannery, H.C. Chen, O. ten Cate, B. O’Brien.
Evidence-based medicine training in undergraduate medical education: a review and critique of the literature published 2006-2011.
Acad Med [Internet]., 88 (2013), pp. 1022-1028
[20]
A. Laidlaw, J. Aiton, J. Struthers, S. Guild.
Developing research skills in medical students: AMEE Guide No 69.
Med Teach [Internet]., 34 (2012), pp. e754-e771
[21]
L. Albarqouni, T. Hoffmann, S. Straus, N.R. Olsen, T. Young, D. Ilic, et al.
Core competencies in evidence-based practice for health professionals: Consensus statement based on a systematic review and Delphi survey.
JAMA Netw Open [Internet]., 1 (2018), pp. e180281
[22]
AAMC. Report IV. Contemporary issues in medicine: basic science and clinical research. Washington; 2001.
[23]
A.J. Khalaf, A.I. Aljowder, M.J. Buhamaid, M.F. Alansari, G.A. Jassim.
Attitudes and barriers towards conducting research amongst primary care physicians in Bahrain: a cross-sectional study.
BMC Fam Pract [Internet]., 20 (2019), pp. 20
[24]
M.T. Horntvedt, A. Nordsteien, T. Fermann, E. Severinsson.
Strategies for teaching evidence-based practice in nursing education: a thematic literature review.
BMC Med Educ [Internet]., 18 (2018), pp. 172
[25]
R.M. Harden.
What is a spiral curriculum?.
Med Teach [Internet]., 21 (1999), pp. 141-143
[26]
C.S. Coelho, D.R. Moles.
Student perceptions of a spiral curriculum.
Eur J Dent Educ [Internet]., 20 (2016), pp. 161-166
[27]
Institute of Medicine US. Intitute of Medicine (IOM) (US) Roundtable on Evidence-Based Medicine. Leadership Commitments to Improve Value in Healthcare: Finding Common Ground: Workshop Summary. Washington DC: Academies Press; 2009.

Este trabajo fue presentado en el 25th Cochrane Colloquium celebrado en Edimburgo, Escocia, Reino Unido, del 16 al 18 de septiembre de 2018.

Copyright © 2019. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.