x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Universidad Nacional Autónoma de México

Indexada en:

Imbiomed, Periódica, SciELO, Latindex, ScienceDirect, Redalyc e Iresie.
Inv Ed Med 2017;6:e9-e10 - DOI: 10.1016/j.riem.2017.01.026
Implementación del descanso post guardia en la residencia de medicina interna: percepción de residentes y docentes
Roberta Ladenheim, Lucila Ledesma, Ricardo Valentini, Ana Cusumano
Instituto Universitario CEMIC

Introducción: De acuerdo con la tendencia mundial y las recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación Argentina, se implementó en 2015 el descanso post guardia en la residencia de medicina interna de CEMIC. Este proceso tiene implicancias sobre el aprendizaje y la calidad de vida de los residentes y la continuidad y seguridad en la atención. Al no existir indicadores claros que las midan, cobran relevancia las percepciones de sus participantes.

Objetivos: Describir la jornada laboral, el tiempo de sueño y de estudio y las actividades del tiempo libre tras la implementación. Describir y comparar la percepción de residentes y docentes sobre sus implicancias en el aprendizaje y la calidad de vida de los residentes, y la continuidad y la seguridad en la atención.

Métodos: Cuatro meses tras la implementación se envió por mail a residentes y docentes una encuesta anónima, diseñada a partir de la bibliografía y con prueba piloto, evaluando las dimensiones exploradas.

Resultados: 9/28 (32%) residentes refieren 85h o más de trabajo y 26/28 (93%), 50h o menos de sueño semanales. La actividad principal post guardia es dormir, seguida de actividades sociales/recreativas, preparar clases/ateneos y, por último, estudiar. 20/28 (71%) declaran 4h o menos de lectura semanales y ninguna de investigación. 8/14 (57%) docentes, y solo 3/20 (15%) residentes, perciben menos tiempo para la enseñanza; 10/14 (71%) docentes, y solamente 7/28 (25%) residentes, critican el ver menor número de pacientes (p=0.013). 9/28 (32%) residentes y 4/14 (29%) docentes creen que el entrenamiento empeoró. 4/28 (14%) residentes y 5/14 (36%) docentes observan pérdida de información, y 1/28 (4%) residentes y ningún docente, menor calidad de atención. Los residentes se sienten a cargo de sus pacientes (23/28-82%) y manifiestan conocerlos en detalle (24/28-86%), no compartido por docentes (4/14-29 y 3/14-21%, respectivamente; p=0.001). 18/24 (64%) residentes y solo 1/14 (7%) docentes manifiestan que la extensa jornada atenta contra la seguridad (p=0.001). 20/28 (82%) residentes, y solo 3/14 (21%) docentes, perciben el «modo crisis»: demasiado trabajo en demasiado poco tiempo (p=0.001). 25/28 (89%) residentes y 12/14 (86%) docentes están de acuerdo con el descanso post guardia.

Conclusiones: Aun tras la implementación persiste la alta carga horaria de los residentes. No se observa mayor dedicación a actividades académicas, sino más descanso. Ninguno de los grupos manifiesta claramente peor entrenamiento; sin embargo, los médicos de planta critican menor exposición a pacientes y docentes. No se percibe, contrario a lo previsto, problemas en la continuidad, mientras que solo los residentes declaran compromiso de la seguridad. A pesar de las discrepancias, ambos grupos manifiestan su acuerdo con el descanso post guardia.

Copyright © 2017