Regístrese
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Mielopatía cervical como forma de presentación de un os odontoideo
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 4.
Páginas 278-279 (Mayo 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2645
Vol. 31. Núm. 4.
Páginas 278-279 (Mayo 2016)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.nrl.2014.06.006
Acceso a texto completo
Mielopatía cervical como forma de presentación de un os odontoideo
Cervical myelopathy as the initial manifestation of os odontoideum
Visitas
2645
H. Tejada Meza
Autor para correspondencia
htmeza@gmail.com

Autor para correspondencia.
, P. Modrego Pardo, J. Gazulla Abio
Departamento de Neurología, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
Este artículo ha recibido
2645
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La presencia de un os odontoideo se debe a la separación entre la apófisis odontoides y el cuerpo de la segunda vértebra cervical (C2); puede ser clínicamente grave cuando causa dislocación atlanto-axial, lo que puede producir dolor cervical, tortícolis, cefalea, síntomas neurológicos debidos a compresión medular o de las arterias vertebrales, e incluso muerte súbita.

En la actualidad, es necesario concretar de manera más precisa la etiología y el tratamiento de esta enfermedad; también se precisan estudios poblacionales que permitan determinar su prevalencia.

Se presenta el caso de una paciente con una mielopatía compresiva debida a una luxación atlanto-axoidea, en relación a la presencia de un os odontoideo.

Caso clínico

Mujer de 25 años, sin antecedentes patológicos de interés, ni de traumatismo craneocervical o desempeño laboral de riesgo, con dificultad progresiva en la marcha por debilidad subjetiva del hemicuerpo izquierdo, de 3 años de evolución, sin disfagia ni otros síntomas. En la exploración física se objetivaron reflejos osteotendinosos vivos, clonus aquíleo y respuesta cutáneo-plantar extensora en el hemicuerpo izquierdo. No se hallaron alteraciones en la sensibilidad termoalgésica, hiperlaxitud cutánea ni hipermovilidad articular.

Entre las pruebas complementarias, no hubo hallazgos sugestivos de enfermedad reumática ni de trastornos del metabolismo fosfo-cálcico. Una RM cervical mostró una luxación atlanto-axoidea anterior, que producía una compresión medular en la unión bulboespinal (fig. 1); este hallazgo se complementó mediante una TC de columna cervical, que mostró la presencia de un os odontoideo (fig. 2). En esas imágenes, puede apreciarse que el os odontoideo rebasa la línea de Chamberlain (que une el borde posterior del paladar duro con la rebaba posterior del agujero occipital) en ausencia de otras lesiones óseas, indicando la presencia de una impresión basilar.

Figura 1.

RM cervical, que muestra una compresión de la médula espinal en la unión bulbomedular.

(0,1MB).
Figura 2.

TC cervical: presencia de un os odontoideo con luxación atlanto-axoidea anterior. La porción superior del os odontoideo rebasa la línea de Chamberlain (borde posterior del paladar duro-rebaba posterior del agujero magno), señalando la presencia de una impresión basilar.

(0,17MB).

Se realizó una artrodesis occipitocervical y una laminectomía C1 bilateral, remitiendo la debilidad hemicorporal izquierda.

Discusión

Las hipótesis más aceptadas sobre la etiología del os odontoideo son: 1) secundaria a una fractura de la sincondrosis odontoidea antes de que esta cierre (entre los 5 y 6 años de edad)1, en la que el fragmento craneal, traccionado progresivamente por los ligamentos alares durante el crecimiento, se separa de la base del axis y persiste gracias al aporte sanguíneo recibido desde la arcada vascular apical (en algunas series, la etiología traumática llega al 56% de los casos)2; y 2) de origen congénito, como puede ser este caso, en que la TC cervical detectó la presencia de una impresión basilar. Se han descrito casos de os odontoideo en gemelos monocigotos3 y en familias, con un patrón hereditario dominante4,5; también se han hallado genes asociados a esta enfermedad, algunos de ellos asociados a la morfogénesis y mantenimiento óseo. Así, Straus et al. identificaron un incremento en la expresión de hasta 213 genes en gemelos con os odontoideo en comparación a su grupo control, y tendencia a una mayor expresión de los genes MMP8, KIT, HIF1A, CREB3, PWHAZ, TGFBR1, NFKB2, FGFR1, IPO8, STAT1, COL1A1, y BMP3 en un grupo de pacientes con os odontoideo6.

Según la posición del fragmento de la apófisis odontoides, el os odontoideo puede ser ortotópico, cuando dicho fragmento permanece en su posición anatómica o distópico (como en este caso), cuando se encuentra en otra distinta (que comúnmente conlleva estrechamiento de la unión craneocervical), siendo este el tipo más frecuentemente asociado a una dislocación de la articulación atlanto-axial.

La expresión clínica de esta enfermedad es variable, y se podría dividir en 4 categorías: 1) pacientes asintomáticos (incluso con dislocación atlanto-axial demostrada mediante pruebas radiológicas); 2) síntomas locales como dolor cervical, tortícolis o cefalea; 3) presencia de síntomas debidos a mielopatía cervical compresiva (que pueden ser transitorios, estáticos o progresivos)7; y 4) portadores de síntomas secundarios a isquemia vertebrobasilar8,9. También se han descrito casos de muerte súbita.

Para el diagnóstico son necesarias pruebas de imagen, pudiendo bastar con una radiografía simple de columna cervical9; sin embargo, imágenes de TC o RM son más precisas, pudiendo verse en esta el compromiso medular. En este caso, no se tomaron imágenes en flexo-extensión cervical por la posibilidad de deterioro clínico, a pesar de su potencial capacidad diagnóstica.

En la actualidad, los tratamientos recomendados solo cuentan con un nivel de evidencia tipo III9. Los pacientes asintomáticos, sin dislocación atlanto-axial, pueden tratarse de forma conservadora realizando un seguimiento clínico-radiológico, ya que, si bien la mayoría de las series describen una historia natural sin progresión, algunos desarrollan una dislocación atlanto-axial10,11. En aquellos con síntomas neurológicos y dislocación atlanto-axoidea, se recomienda tratamiento quirúrgico, prefiriéndose una fijación posterior y artrodesis C1-C29,12. En pacientes asintomáticos con dislocación atlanto-axial, se recomienda cirugía por un posible daño medular ante traumatismos cervicales menores2,9,10, si bien algunos autores no han hallado síntomas durante el seguimiento de pacientes no intervenidos1,13.

En esta paciente, la presencia de un os odontoideo congénito, sugerido por la coexistencia de impresión basilar, se manifestó mediante debilidad y piramidalismo en el hemicuerpo izquierdo, secundarios a compresión medular producida por una luxación atlanto-axoidea anterior.

Conflicto de intereses

Ninguno de los autores tiene conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J.W. Fielding, R.N. Hensinger, R.J. Hawkins.
Os Odontoideum.
J Bone Joint Surg Am, 62 (1980), pp. 376-383
[2]
P. Klimo Jr., P. Kan, G. Rao, R. Apfelbaum, D. Brockmeyer.
Os odontoideum: Presentation, diagnosis, and treatment in a series of 78 patients.
J Neurosurg Spine, 9 (2008), pp. 332-342
[3]
K.A. Kirlew, G.M. Hathout, S.D. Reiter, R.H. Gold.
Os odontoideum in identical twins: Perspectives on etiology.
Skeletal Radiol, 22 (1993), pp. 525-527
[4]
M.K. Morgan, B.M. Onofrio, C.E. Bender.
Familial os odontoideum. Case report.
J Neurosurg, 70 (1989), pp. 636-639
[5]
S. Wang, C. Wang.
Familial dystopic os odontoideum: A report of three cases.
J Bone Joint Surg Am, 93 (2011), pp. e44
[6]
D. Straus, S. Xu, V. Traynelis.
Os odontoideum in identical twins: Comparative gene expression analysis.
Surg Neurol Int, 5 (2014), pp. 37
[7]
J.M. McGoldrick, J.A. Marx.
Traumatic central cord syndrome in a patient with os odontoideum.
Ann Emerg Med, 18 (1989), pp. 1358-1361
[8]
H. Sasaki, T. Itoh, H. Takei, M. Hayashi.
Os odontoideum with cerebellar infarction: A case report.
Spine, 25 (2000), pp. 1178-1181
[9]
C. Rozzelle, B. Aarabi, S. Dhall, D. Gelb, R. Hurlbert, T. Ryken, et al.
Os Odontoideum.
Neurosurgery, 72 (2013), pp. 159-169
[10]
A.H. Menezes, T.C. Ryken.
Craniovertebral abnormalities in Down's syndrome.
Pediatr Neurosurg, 18 (1992), pp. 24-33
[11]
W.D. Clements, W. Mezue, B. Mathew.
Os odontoideum: Congenital or acquired? That's not the question.
Injury, 26 (1995), pp. 640-642
[12]
Z. Zhang, Y. Zhou, J. Wang, T. Chu, C. Li, X. Ren, et al.
Acute traumatic cervical cord injury in patients with os odontoideum.
J Clin Neurosci, 17 (2010), pp. 1289-1293
[13]
E.L. Spierings, R. Braakman.
The management of os odontoideum. Analysis of 37 cases.
J Bone Joint Surg Br, 64 (1982), pp. 422-428
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.