Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Revista Colombiana de Reumatología
Toda la web
Inicio Revista Colombiana de Reumatología Daño de órgano en una cohorte de pacientes colombianos con lupus eritematoso s...
Información de la revista
Vol. 25. Núm. 2.Abril - Junio 2018
Páginas e1-e4Páginas 75-148
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
172
Vol. 25. Núm. 2.Abril - Junio 2018
Páginas e1-e4Páginas 75-148
Investigación original
DOI: 10.1016/j.rcreu.2018.03.003
Acceso a texto completo
Daño de órgano en una cohorte de pacientes colombianos con lupus eritematoso sistémico: caracterización y factores asociados
Organ damage in a cohort of Colombian patients with systemic lupus erythematosus: Characterisation and associated factors
Visitas
172
Luis Fernando Pinto-Peñarandaa,
Autor para correspondencia
lfpreumatologo@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Andrés Felipe Echeverri-Garcíaa, Carlos Jaime Velásquez-Francob, Miguel Antonio Mesa-Navasb, Carolina Muñoz-Grajalesa, Mónica Zuluaga-Quinteroc, Sebastián Herrera-Uribed, Javier Darío Márquez-Hernándeza
a Reumatología, Hospital Pablo Tobón Uribe, Medellín, Colombia
b Reumatología, Clínica Universitaria Bolivariana, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, Colombia
c Medicina Interna, Hospital Pablo Tobón Uribe, Medellín, Colombia
d Reumatología, Hospital General, ART-Médica, Medellín, Colombia
Este artículo ha recibido
172
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Características clínicas basales de la población
Tabla 2. Caracterización del daño orgánico en una población de pacientes colombianos con LES
Tabla 3. Variables que explican el daño orgánico en la población
Tabla 4. Comparación de los principales dominios de daño orgánico comprometidos en varias cohortes
Mostrar másMostrar menos
Resumen

El daño irreversible de órgano es predictor de morbilidad, mortalidad, mayor acúmulo de daño y mala calidad de vida en los pacientes con lupus eritematoso sistémico.

Objetivos

Caracterizar el daño y los factores que mejor lo explican, en una población de pacientes colombianos con lupus eritematoso sistémico.

Métodos

Estudio retrospectivo de seguimiento a una cohorte. El daño se midió con el SLICC/ACR (índice de Systemic Lupus International Collaborating Clinics y del American College of Rheumatology) y la actividad de la enfermedad por SELENA SLEDAI. La caracterización del daño se hizo mediante estadística descriptiva, los factores asociados con el desenlace se evaluaron con Chi2 de Pearson o Fisher, t de Student o U de Mann-Whitney; la proporción de pacientes que acumularon daño se evaluó con el test de Friedman y el puntaje acumulado con el test de Wilcoxon. La determinación de los factores asociados independientemente con el desenlace se hizo con una regresión logística.

Resultados

Se incluyeron 161 pacientes con diagnóstico de novo y seguimiento mínimo de un año; el 28,9% sufrió daño. Los dominios más representados fueron el neuropsiquiátrico, renal y vascular. Los anticuerpos antifosfolípido, las dosis promedio de prednisolona mayores a 12,5mg/día y presentar 2 o más recaídas se asociaron independientemente al daño orgánico.

Conclusiones

Los anticuerpos antifosfolípido, la dosis de esteroides y la frecuencia de recaídas se asocian al daño orgánico en una población colombiana de pacientes con lupus eritematoso sistémico.

Palabras clave:
Lupus eritematoso sistémico
Daño orgánico
SLICC/ACR SDI
Abstract

Irreversible organ damage is a predictive factor of morbidity, mortality, increased accumulation of damage, and poor quality of life in patients with systemic lupus erythematosus.

Objectives

To describe the damage, and the factors that best explain it, in a population of Colombian patients.

Methods

A retrospective follow-up study of a patient cohort. The damage was measured using the Systemic Lupus International Collaborating Clinics (SLICC) and the American College of Rheumatology (ACR) index, and disease activity by SELENA SLEDAI. Descriptive statistics were used to describe the damage. The factors associated with the outcome were evaluated with Pearson's or Fisher's Chi2, Student's t or Mann-Whitney's U. The proportion of patients that accumulated damage was evaluated with the Friedman test, and the cumulative score with the Wilcoxon test. The determination of the factors independently associated with the outcome was performed using logistic regression.

Results

A total of 161 patients with recent diagnosis, and followed for one year or more, were included, 28.9% of whom had suffered damage. The most represented domains were neuropsychiatric, renal and vascular. Anti-phospholipid antibodies, mean doses of prednisolone greater than 12.5mg/day, and suffering 2or more relapses were independently associated with organ damage.

Conclusions

Anti-phospholipid antibodies, steroid doses and frequency of relapses are associated with organ damage in a Colombian population of patients with systemic lupus erythematosus.

Keywords:
Systemic lupus erythematosus
Organ damage
SLICC/ACR SDI
Texto Completo
Introducción

Aunque la supervivencia de los pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) ha mejorado de forma significativa, la mortalidad sigue siendo alta1 y el daño irreversible de órgano, especialmente renal2,3 y neurológico4,5, afecta este desenlace.

El acúmulo de daño determina mayor morbilidad, mortalidad6,7, daño, mala calidad de vida8-10, hospitalizaciones, requerimiento de diálisis y trasplante renal, y costos para los sistemas de salud11,12.

Los factores que se han asociado al acúmulo de daño de órgano en los pacientes con LES son la raza13, edad de inicio14,15, sexo masculino16,17, diagnóstico después de los 50 años18, duración13 y actividad de la enfermedad8,19, recaídas20, dosis de esteroides21,22, anticuerpos antifosfolípido (APL), anti-ADN y anti-Ro23,24 y uso de inmunosupresores25,26. Los antimaláricos son factores protectores para este desenlace27,28.

El propósito del estudio fue reconocer cuáles son los dominios y manifestaciones específicas que caracterizan el daño de órgano en una población de pacientes colombianos con LES y determinar los factores que mejor lo explican.

Pacientes y métodos

Se hizo un estudio de cohorte retrospectivo, que incluyó a todos los pacientes mayores de 16 años que cumplieron al menos 4 criterios de clasificación ACR (American College of Rheumatology) al momento del diagnóstico de LES y que fueron seguidos por más de un año en un hospital de alta complejidad de la ciudad de Medellín (Colombia). Solo se incluyeron aquellos con diagnóstico nuevo en la institución para asignar adecuadamente el daño de órgano; se excluyeron aquellos con lupus inducido por medicamentos y a los que tenían síndromes de superposición con esclerosis sistémica o dermatomiositis.

La actividad lúpica se midió con SELENA SLEDAI29 y el daño de órgano con el índice de Systemic Lupus International Collaborating Clinics (SLICC)/ACR SDI30. Se definió recaída del LES por el aumento mínimo de 3 puntos en SELENA SLEDAI, por la necesidad de incremento de la dosis de esteroides o de iniciar un nuevo inmunosupresor o por la hospitalización por lupus20.

Las variables estudiadas fueron sexo, edad al diagnóstico, tiempo de seguimiento, nefritis lúpica, hipertensión arterial, puntaje de SELENA SLEDAI al diagnóstico y durante el seguimiento, número de recaídas, APL (anticardiolipinas IgG e IgM, anti-β2 glicoproteína 1 IgG e IgM y anticoagulante lúpico), anti-Ro y anti-ADN, dosis diaria y acumulada de prednisolona y uso de pulsos de metilprednisolona, ciclofosfamida, antimaláricos, azatioprina y micofenolato.

Análisis estadístico

La población se caracterizó con estadística descriptiva. La asociación entre los factores de riesgo y el daño de órgano se evaluó con las pruebas exacta de Fisher o Pearson y t de Student o U de Mann-Whitney, de acuerdo con el caso; para evaluar la proporción de pacientes con acúmulo de daño se utilizó el test de Friedman y para la acumulación de daño durante el seguimiento, el test de Wilcoxon. En el análisis multivariado de regresión logística se incluyeron las variables con p < 0,25 que tuvieron OR brutos significativos en el análisis univariado. La colinealidad se determinó por criterios clínicos; las variables consideradas colineales fueron excluidas del modelo estadístico final.

El daño de órgano se categorizó como leve (1-2 puntos) y grave (≥3 puntos)29, el puntaje de SELENA SLEDAI en ≤10 y mayor de 10 puntos al inicio de la enfermedad y en 3-8 y ≥9 puntos durante el seguimiento. La dosis diaria de prednisolona se categorizó en ≤7,5; 7,6-12,5 y superior a 12,5 mg. No se hizo imputación de los datos perdidos de los autoanticuerpos.

Para el análisis se utilizó el software SPSS versión 21, licencia Universidad CES.

La investigación fue aprobada por los Comités de Ética del Hospital Pablo Tobón Uribe y de la Universidad CES.

Resultados

La población está constituida por 161 pacientes con diagnóstico de novo de LES, el 93,7% mujeres, seguidos durante 31,5 meses (RIC 30, de 12 a 84 meses) (tabla 1). El diagnóstico se hizo entre los 16 y los 25 años en el 46% de los casos, entre los 26 y los 50 años en el 39,8%, después de los 50 años en el 14,2% de ellos. El 44% de los sujetos presentaron nefritis lúpica, el 26,1% hipertensión arterial y el 5% fallecieron.

Tabla 1.

Características clínicas basales de la población

Variables  Frecuencia 
Daño orgánico  29,8% (n 48) 
Puntaje de daño
1-2 

25,5% (n 41) 
≤ 3  4,5% (n 7) 
Edad al diagnóstico  27 años (RIC 24); 16-78 
Seguimiento  31,5 meses (RIC 30); 12-84 
SELENA SLEDAI basal  11 puntos (RIC 8); 3-32 
SELENA SLEDAI (evolución)  5,7 puntos (RIC 4,6); 1-17,6 
Número de recaídas  1 (RIC 1); 0-12 
Nefritis lúpica  46% (n 74) 
Síndrome antifosfolípido  12,4% (n 20) 
Dosis diaria de prednisolona  10,4mg (RIC 7,51 mg); 0-44 
Anticuerpos antifosfolípido  44% (60/136) 
Anticuerpos anti-ADN  72% (112/156) 
Anticuerpos anti-Ro  37,5% (56/149) 

El 53,4% de los pacientes tuvieron puntaje basal de SELENA SLEDAI mayor a 10 puntos y el 18%, puntaje mayor a 9 puntos durante el seguimiento. El 99,4% de los pacientes recibieron prednisolona, el 31,7% ciclofosfamida, el 28,6% pulsos de metilprednisolona, el 89,4% antimaláricos (69,6% cloroquina y 21,1% hidroxicloroquina), el 25,5% azatioprina y el 32,9% micofenolato.

El daño de órgano se presentó en el 29,8% de los pacientes, con una tasa de incidencia de 1/10 pacientes/año y fue grave en el 14,5% de los casos. Se observó un aumento de la proporción de pacientes con daño entre el primero y el quinto año (p = 0,03), especialmente a los 12, 36 y 48 meses (p = 0,000, 0,005 y 0,011).

El dominio más comprometido fue el neuropsiquiátrico (13%), seguido del renal (6,8%), vascular (5,6%) y pulmonar (4,3%). Las manifestaciones más frecuentes en cada uno de ellos fueron la enfermedad cerebrovascular (6,8%), falla renal crónica terminal (4,3%), trombosis venosa profunda con edema residual (4,9%) e hipertensión pulmonar (1,8%), respectivamente (tabla 2).

Tabla 2.

Caracterización del daño orgánico en una población de pacientes colombianos con LES

Dominios  Ítems         
Neuropsiquiátrico  13  ACV 6,8%  Convulsiones 2,5%  Neuropatía periférica 2,5%  Mielitis transversa 1,9%  Disfunción cognitiva 1,6% 
Renal  6,8  IRCT 4,3%  Proteinuria > 3,5 g 1,9%  TFG < 50% 1,2%     
Vascular  5,6  TVP con edema 4,9%  Úlcera o estasis 1,06%       
Pulmonar  4,3  Hipertensión pulmonar 1,9%  Fibrosis pulmonar 1,2%  Infarto pulmonar 0,6%  Pulmón encogido 0,6%   
Musculoesquelético  3,7  Osteonecrosis 2,5%  Osteoporosis con fractura 0,6%  Osteomielitis 0,6%     
Cardiovascular  3,1  Miocardiopatía dilatada 2,5%  Pericarditis crónica 0,6%       
Gastrointestinal  1,9  Infarto 1,2%  Peritonitis crónica 0,6%       
Ocular  0,6  Infarto retiniano 0,6%         

ACV: accidente cerebrovascular; IRCT: insuficiencia renal crónica terminal; TVP: trombosis venosa profunda.

El sexo masculino, nefritis lúpica, hipertensión arterial, SELENA SLEDAI basal y durante la evolución, APL, número de criterios ACR y de recaídas, uso de azatioprina y ciclofosfamida y dosis diarias de prednisolona y acumuladas de metilprednisolona se asociaron al daño en el análisis univariado y se incluyeron en el modelo de regresión logística.

Presentar 2 o más recaídas durante la evolución (OR ajustado: 2,72; IC 95%: 1,19-6,23), haber recibido una dosis promedio de prednisolona mayor a 12,5mg/día en el curso de la enfermedad (OR ajustado: 5,15; IC 95%: 1,5-17,65) y la presencia de APL (OR ajustado: 10,9; IC 95%: 1,23-96,88) fueron los determinantes independientes de daño irreversible de órgano en la población (tabla 3).

Tabla 3.

Variables que explican el daño orgánico en la población

  OR brutos IC 95%  OR ajustados IC 95% 
Número de recaídas
0-1 


≥ 2  4,67 (2,25-9,57)  2,72 (1,19-6,23) 
Dosis diaria de prednisolona
<7,5 mg 


7,6-12,5 mg  2,28 (0,81-6,42)  1,71 (0,54-5,39) 
>12,5 mg  7,56 (2,74-20,83)  5,15 (1,5-17,65) 
Anticuerpos antifosfolípido  13,9 (1,75-109,9)  10,9 (1,23-96,88) 
Nefritis  2,61 (1,3-5,24)  1,27 (0,46-3,51) 
Uso de ciclofosfamida  2,79 (1,47-5,67)  1,07 (0,39-2,98) 
Dosis acumulada de metil-PDN
500-1.500 mg 

 
>1.500 mg  2,48 (1,17-5,24)  0,69 (0,25-1,91) 
Discusión

El 29,8% de los pacientes sufrió daño, con una tasa de incidencia de 1 por cada 10 pacientes/año; en el 15% de los casos el daño fue grave. Los dominios más afectados fueron el neuropsiquiátrico, renal y vascular periférico. Los APL, dosis promedio de prednisolona mayores a 12,5mg/día y el número de recaídas fueron las variables explicativas del desenlace. El amplio intervalo de confianza del OR para los APL se atribuye al tamaño de la muestra.

La tasa de acúmulo de daño y los dominios afectados en la población son diferentes a los observados en otras cohortes en las que el sistema musculoesquelético es el más comprometido31-33, seguido por piel, riñones y sistema nervioso central34-36. En la tabla 4 se comparan los hallazgos del daño orgánico en la población estudiada con otras cohortes.

Tabla 4.

Comparación de los principales dominios de daño orgánico comprometidos en varias cohortes

EE. UU.
Petri22 
Portugal (Goncalves et al.)44  Inglaterra (Chambreset al.)43  Argentina (Cassano et al.)41  Cuba (Estévez et al.)40  Brasil (Guarize et al.)39  Brasil (Soareset al.)38  Colombia (Medina et al.)37  Colombia
Pinto et al. 
60  37  33  64  48,8  68,3  81-9  45,9  29,8 
MSQ 22  MSQ 24,4  NPS 12,5  Renal 23,4  MSQ 19  Piel 35  Piel 50  NPS 20,2  NPS 23 
NPS 20  NPS 24,1  Renal 24  NPS 14,3  NPS 16,6  Renal 23  MSQ 32  Renal 11  Renal 6,8 
Renal 15  Ocular 17,2  MSQ 21,7  Vascular 14,8  Piel 16,3  NPS 22,9  NPS 22,9  Vascular 11  Vascular 5,6 

Datos en porcentaje.

MSQ: musculoesquelético; NPS: neuropsiquiátrico.

Medina et al.37 encuentran daño en el 45,9% de los casos en una cohorte de pacientes colombianos; los dominios más comprometidos fueron: neuropsiquiátrico (20,2%), renal (11%), vascular periférico (11%), pulmonar (9,2%) y musculoesquelético (6,4%), similar a lo observado por nosotros. Además, encuentran correlación entre el nivel educativo, estrato socio-económico y componente físico de SF-36, con el puntaje de SLICC-ACR SDI, pero no evalúan los factores independientemente asociados al daño orgánico.

En pacientes brasileros, el cutáneo es el dominio más comprometido. Soares et al.38 encuentran asociación entre daño y número de criterios ACR, APL, edad, metilprednisolona y duración del uso de esteroides. Los dominios más afectados fueron piel, musculoesquelético y neuropsiquiátrico. Guarize et al.39 observan que el daño fue principalmente cutáneo, seguido por el renal y el neuropsiquiátrico.

En una serie de pacientes cubanos40 el 48,8% presentó daño, principalmente musculoesquelético, neuropsiquiátrico y cutáneo, y los factores asociados fueron dosis altas de prednisolona, leucocitopenia y duración de la enfermedad.

El 36% de una población de pacientes argentinos41 presentó daño al año del diagnóstico de LES, el 46% a los 2 años, el 64% a los 5 y el 81% a los 10 años. Los dominios más afectados fueron el renal, neuropsiquiátrico, cardiovascular y musculoesquelético, mientras que en una cohorte de pacientes mejicanos con LES grave, el 73% tenía daño y los sistemas más comprometidos fueron neuropsiquiátrico, renal, cutáneo y musculoesquelético42.

En el Reino Unido43 se encuentra una incidencia de daño del 10% en el primer año de enfermedad, del 33% a los 5 y del 50% a los 10 años; los dominios más comprometidos son neuropsiquiátrico, renal y musculoesquelético. En una cohorte nacional de Portugal44 se observa daño en el 37% de los pacientes, principalmente musculoesquelético, neuropsiquiátrico y ocular. La edad avanzada, duración de la enfermedad, nefritis, APL y uso de esteroides se asocian al daño.

Se ha encontrado asociación entre el sexo masculino y la acumulación y gravedad del daño de órgano en los pacientes con LES16,38,45,46. Sin embargo, Yee et al.23 no observan más daño en los hombres, similar a lo presentado en la cohorte estudiada por nosotros, aunque este hallazgo pudo estar influido por la pequeña representación de hombres en la población.

En la cohorte GLADEL14 los pacientes con LES de inicio tardío presentan más daño ocular, pulmonar y cardiovascular, y mayor mortalidad, pero menos daño cutáneo que los diagnosticados antes de los 50 años. En la cohorte LUMINA15 estos cursan con menos actividad, pero con mayor mortalidad y acúmulo de daño, especialmente ECV, cataratas y fibrosis pulmonar.

Los pacientes brasileros47 con LES de inicio tardío cursan con menor actividad, pero con mayor daño ocular, renal, musculoesquelético, vascular periférico y cardiovascular, diabetes y neoplasia que los diagnosticados antes de los 50 años.

Por el contrario, en una cohorte canadiense48 los pacientes con LES de inicio tardío no acumulan más daño de órgano, similar a lo observado en la población de estudio en la que este subgrupo no mostró mayor frecuencia de daño ni mayor puntaje de SDI. La pequeña proporción de pacientes con LES de inicio después de los 50 años de edad incluidos en la serie y el corto tiempo de seguimiento pudieron influir en este hallazgo.

El número de criterios ACR49 se ha asociado a la frecuencia de daño orgánico. En nuestra población se observó menor daño en los pacientes con 4 a 6 criterios que en aquellos con 7 o más, pero la diferencia no fue significativa.

Se encuentra relación entre nefritis y daño irreversible en pacientes asiáticos2,50, hispanos51, caucásicos10,52 y afrocaribeños53 con LES. En la población de estudio el análisis univariado mostró que los pacientes con nefritis tuvieron más riesgo de daño orgánico, pero no se asociaron a este desenlace en el análisis multivariado. Probablemente el corto tiempo de seguimiento explique este hallazgo, ya que el dominio renal fue el segundo más comprometido en la cohorte.

El uso de azatioprina, ciclofosfamida4,5,11,12 y corticosteroides21,22,31,33 se asocia al daño; los antimaláricos son factores protectores5,28 al mostrar que disminuyen el riesgo de daño, la trombosis, la insuficiencia renal crónica terminal y la muerte5,27,28. En la población de estudio, la dosis promedio de prednisolona mayor a 12,5 mg/día fue un factor de riesgo independiente para sufrir daño orgánico. Los antimaláricos no se mostraron como protectores, probablemente porque la mayoría de los pacientes fueron tratados con estos medicamentos. Azatioprina, ciclofosfamida y micofenolato no se comportaron como factores de riesgo.

Los APL predicen daño de órgano, especialmente neuropsiquiátrico54. En una población de pacientes caucásicos24 el 54% acumula daño a los 5 años; los APL son los únicos anticuerpos asociados a este desenlace y el síndrome antifosfolípido es el principal predictor de daño y muerte28. De manera similar, la presencia de APL fue el principal factor que explicó la presentación de daño de órgano en la población estudiada por nosotros. Probablemente esta asociación explique por qué el dominio neuropsiquiátrico fue el más comprometido y la ECV su manifestación más frecuente. Los casos de ECV, infarto pulmonar, trombosis venosa profunda, mielitis transversa, infarto retiniano e infarto de tracto gastrointestinal podrían estar relacionados con estados de hipercoagulabilidad mediada por anticuerpos diferentes a los APL.

Varios autoanticuerpos se han asociado a daño de órgano7,15. Yee et al.23 encuentran asociación entre anticuerpos anti-Ro y daño ocular; otros encuentran asociación entre anti-ADN, anti-Sm y anti-Ro y el puntaje de daño55, algo no observado en la población estudiada por nosotros.

La actividad y las recaídas del LES se asocian con mortalidad y daño de órgano20,32. En nuestra población tener 2 o más recaídas se asoció independientemente a la presencia de daño.

Las limitaciones de la investigación son incluir pacientes de un solo centro y el carácter obervacional retrospectivo, que implica sesgos de información que no permiten que los resultados sean generalizados. El hecho de no contar uniformemente con todos los autoanticuerpos agrega una limitación importante. Se decidió no hacer imputación de los datos faltantes y asumimos la pérdida de potencia estadística que esto implica. El tamaño de la población y el corto tiempo de seguimiento no permitieron detectar las manifestaciones tardías del daño de órgano, especialmente los cardiovasculares y otros posibles factores asociados.

Conclusiones

El 29,8% de los pacientes sufrió daño de órgano, principalmente neuropsiquiátrico, renal y vascular. Los APL, dosis de prednisolona mayores a 12,5mg/día y sufrir 2 o más recaídas explicaron la presentación de daño de órgano. Se requieren estudios prospectivos, con mayor número de sujetos y tiempo de seguimiento más largo para caracterizar mejor el acúmulo de daño a largo plazo y sus factores predictores.

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no tienen ningún conflicto de interés.

Bibliografía
[1]
R. Cervera,M.A. Khamashta,J. Font,G.D. Sebastiani,A. Gil,P. la Villa
Morbidity and mortality in systemic lupus erythematosus during 10-year period: A comparisson of early and late manifestations in a cohort of 1000 patients
[2]
H. Al Durahim,G. Al Ghamdi,A. Al Seraya,R. Alkhiari,A. Al Sayyari
Predictors of mortality and end stage renal disease in Saudi patients with lupus nephritis
Lupus., 20 (2011), pp. 1329-1335 http://dx.doi.org/10.1177/0961203311415560
[3]
G. Contreras,O. Lenz,V. Pardo,E. Borja,C. Cely,K. Iqbal
Outcomes in African Americans and Hispanics with lupus nephritis
Kidney Int., 69 (2006), pp. 1846-1851 http://dx.doi.org/10.1038/sj.ki.5000243
[4]
K.E. Moss,Y. Ioannaou,S.M. Sultan,D. Isenberg,I. HAQ
Outcome in a cohort of 300 patients with systemic lupus erythematosus attending a dedicate clinic for ever two decades
Ann Rheum Dis., 61 (2002), pp. 409-413
[5]
A. Uribe,G. McGwin Jr.,J. Reveille,G.S. Alarcón
What have we learned from a 10-year experience with LUMINA (Lupus in Minories Nature versus Nurture) cohort?
Autoimmun Rev., 3 (2004), pp. 321-329 http://dx.doi.org/10.1016/j.autrev.2003.11.005
[6]
M. Danila,G. Pons-Estel,J. Zhang,L. Vilá,J. Reveille,G.S. Alarcón
Renal damage is the most important predictor of mortality within the damage index: Data from LUMINA LXIV, a multiethnic US cohort
Rheumatology., 48 (2009), pp. 542-545 http://dx.doi.org/10.1093/rheumatology/kep012
[7]
A. Zonana-Nacach,P. Yañez,F.J. Jiménez-Balderas,A. Camargo-Coronel
Disease activity, damage, survival in Mexican patients with acute severe systemic lupus erythematosus
[8]
P.R. Fortin,M. Abramowicz,C. Neville,R. de Berguer,L. Fraenkel,A.E. Clarke
Impact of disease activity and cumulative damage on the health of lupus patients
[9]
C. Wang,N.E. Mayo,P.R. Fortin
The ralationship betwen health related quality of life and disease activity and damage in sistemkic lupus erythematosus
J Rheumatol., 28 (2001), pp. 525-532
[10]
J.G. Hanly
Disease activity, cumulative damage and quality of life in systemic lupus derythematosus: Result of a cross-sectional study
[11]
S. Sule,B. Fivush,A. Neu,S. Furth
Increased hospitalizations and death in patients with ESRD seconday to lupus
Lupus., 21 (2012), pp. 1208-1213 http://dx.doi.org/10.1177/0961203312451506
[12]
C.C. Mok,R.C.L. Kwok,P.S.F. Yip
Effect of renal disease on the standardized mortality ratio and life expectancy of patients with systemic lupus erythematosus
Arthritis Rheum., 65 (2013), pp. 2154-2160 http://dx.doi.org/10.1002/art.38006
[13]
E. Sutton,J. Davidson,I. Bruce
The Systemic Lupus Erythematosus International Collaborating Clinics (SLICC) damage index: A systematic literature review
Sem Arthritis Rheum., 43 (2013), pp. 352-361
[14]
L.J. Catoggio,E.R. Soriano,P.M. Imamura,D. Wojdyla,S. Jacobelli,L. Massardo
Late-onset systemic lupus erythematosus in Latin-Americans: A distinct subgroup?
[15]
A.M. Bertoli,G.S. Alarcón,J. Calvo-Alén,M. Fernández,L.M. Vilá,J.D. Reveille,LUMINA study group
Arthritis Rheum, 54 (2006), pp. 1580-1587 http://dx.doi.org/10.1002/art.21765
[16]
J.F. Molina,C. Drenkard,J. Molina,M.H. Cardiel,O. Uribe,J.M. Anaya
Systemic lupus erythematosus in males. A study of 107 Latin American patients
Medicine (Baltimore)., 75 (1976), pp. 124-130
[17]
R.M. Andrade,G.S. Alarcón,M. Fernández,A. Mandar,L. Vila,J. Reveille
Accelerated damage accrual among men with systemic lupus erythematosus: XLIV results from a multiethnic US cohort
Arthritis Rheum., 56 (2007), pp. 622-630 http://dx.doi.org/10.1002/art.22375
[18]
M. Faurschou,H. Starklint,P. Halberg,S. Jacobsen
Prognostic factors in lupus nephritis: Diagnostic and therapeutic delay increases the risk of terminal renal failure
J Rheumatol., 33 (2006), pp. 1563-1569
[19]
C.C. Mok,Ho Ly,M.Y. Cheung,K.L. Yu,To. Ch
Effect of diseases activity abd damage on quality of life in patients with systemic lupus erythematosus; a 2-year prospective study
Scand J Rheumatol., 38 (2009), pp. 121-127 http://dx.doi.org/10.1080/03009740802415527
[20]
M. Bandeira,S. Buratti,M. Bartoli,C. Gasparini,L. Breda,A. Pistorio
Relationship between damage accrual, disease flares and cumulative drug therapies in juvenile-onset systemic lupus erythematosus
[21]
I. Ruiz-Arruza,A. Ugarte,I. Cabezas-Rodríguez,J. Medina,M. Moran,G. Ruiz-Irastorza
Glucocorticoids and irreversible damage in systemic lupus erythematosus
Rheumatology., 53 (2014), pp. 1470-1476 http://dx.doi.org/10.1093/rheumatology/keu148
[22]
M. Petri
Musculoskeletal complications of systemic lupus erythematosus in the John Hopkins lupus cohort: An update
Arthritis Care Res., 8 (1995), pp. 137-145
[23]
C.S. Yee,H. Hussein,J. Skan,S. Bowman,D. Situnsayake,C. Gordon
Association of damage with antibody profile, age, race, sex and disease duration in systemic lupus erythematosus
Rheumatology., 42 (2003), pp. 276-279
[24]
G. Ruiz-Irastroza,M.-V. Egurvide,A. Martínez Berriotxoa,J. Ugalde,C. Aguirre
Antiphospholipid antibodies predict early damage in patients with systemic lupus erythematosus
[25]
I. Bruce,A. O’Keeffe,V. Farewell,J.G. Hanly,S. Manzi,L. Su
Factors associated with damage accrual in patients with systemic lupus erythematosus: Results from the Systemic Lupus International Collaborating Clinics (SLICC) inception cohort
Ann Rheum Dis., 74 (2015), pp. 1706-1713 http://dx.doi.org/10.1136/annrheumdis-2013-205171
[26]
L.A. González,G.J. Pons-Estel,J.S. Zhang,G. McGwin Jr.,J. Roseman,J. Reveille
Effect of age, menopause and cyclophosphamide use on damage accrual in systemic lupus erythematosus patients from LUMINA a multiethnic US coupushort
[27]
G.S. Alarcón,G. McGwin,A.M. Bertoli,B.J. Fessler,J. Calvo-Alen,H.M. Bastian,LUMINA Study Group
Effect of hydroxychloroquine on the survival of patients with systemic lupus erythematosus: Data from LUMINA, a multiethnic US cohort (LUMINA L)
Ann Rheum Dis., 66 (2007), pp. 1168-1172 http://dx.doi.org/10.1136/ard.2006.068676
[28]
G. Ruiz-Irastorza,M.V. Egurbide,J.I. Pijoan,M. Garmendia,I. Villar,A. Martínez-Berriotxa
Effect of antimalarials on thrombosis and survival in patients with systemic lupus erythematosus
[29]
C. Bombardier,D.D. Gladman,M.B. Urowitz,D. Caron,C.H. Chang,A. Austin
Derivation of the SLEDAI. A disease activity index for lupus patients. The Committee on Prognosis Studies in SLE
Arthritis Rheum., 35 (1992), pp. 630-640
[30]
D. Gladman,E. Ginzler,C. Goldsmith,P. Fortin,M. Liang,M. Urowitz
Systemic lupus international collaborative clinics: Development of a damage index in systemic lupus erythematosus
J Rheumatol., 19 (1992), pp. 1820-1821
[31]
J.C. Nossent
SLICC/ACR Damage Index in Afro-Caribbean patients with systemic lupus erythematosus: Changes and relationship to disease activity, corticosteroid therapy and prognosis
J Rheumatol., 25 (1998), pp. 654-659
[32]
T. Stoll,B. Seifert,D.A. Isenberg
SLICC/ACR damage index is valid and renal and pulmonary organ score are predictors of severe outcome in patients with systemic lupus erythematosus
Br J Rheumatol., 35 (1996), pp. 248-254
[33]
F. Sekiya,K. Yamaji,K. Yang,H. Tsuda,Y. Takasaki
Investigation of occurrence of osteonecrosis of the femoral head after increasing corticosteroids in patients with recurring systemic lupus erythematosus
Rheumatol Int., 30 (2010), pp. 1587-1593 http://dx.doi.org/10.1007/s00296-009-1194-y
[34]
K.E. Moss,Y. Ioannaou,S.M. Sultan,I. HAQ,D. Isenberg
Outcome in a cohort of 300 patients with systemic lupus erythematosus attending a dedicate clinic for ever two decades
Ann Rheum Dis., 61 (2002), pp. 409-413
[35]
B. Pons-Estel,L. Catoggio,M. Cardiel,E. Soriano,S. Gentiletti,A. Villa
The GLADEL Multinational Latinamerican prospective inception cohort of 1214 patients with systemic lupus erythematosus. Ethnic and disease heterogeneity among «Hispanics»
Medicine (Baltimore)., 83 (2004), pp. 1-17 http://dx.doi.org/10.5301/uro.5000163
[36]
A. Uribe,G. McGwin Jr.,J. Reveille,G.S. Alarcón
What have we learned from a 10-year experience with LUMINA (Lupus in Minories Nature versus Nurture) cohort
Autoimmun Rev., 3 (2004), pp. 321-329 http://dx.doi.org/10.1016/j.autrev.2003.11.005
[37]
J.E. Medina,C. Mora,D.A. Jaimes,A.M. Arbeláez,P.A. Valencia,R. Salazar
Valoración de la actividad, del daño crónico y alteración de la calidad de vida en una cohorte de pacientes colombianos con lupus eritematoso sistémico por medio de SELENA-SLEDAI, BILAG 2004, SLICC/ACR y SF36
Rev Colom Reumatol., 20 (2013), pp. 211-217
[38]
M. Soares,L. Reis,J.A.S. Papi,C.R.L. Cardoso
Rate, pattern and factors related to damage in Brazilian systemic lupus erythematosus patients
[39]
J. Guarize,S. Appenzeller,L. Lavras
Skin damage occurs early in systemic lupus erythematosus an independently of disease duration in Brazilian patients
Rheumatol Int., 27 (2007), pp. 483-487 http://dx.doi.org/10.1007/s00296-006-0240-2
[40]
M. Estévez del Toro,A. Chico-Capote,R. Hechavarría,R. Jimènez-Paveque,E. Kokuina
Daño en pacientes cubanos con lupus eritematoso sistémico. Relación con características de la enfermedad
[41]
G. Cassano,S. Roverano,S. Pairas,V. Bellomio,E. Lucero,A. Berman
Accrual of organ damage over time in Argentina patients with systemic lupus erythematosus: A multi-centre study
Clin Rheum., 26 (2007), pp. 2017-2022
[42]
A. Zonana-Nacach,P. Yañez,F.J. Jiménez-Balderas,A. Camargo-Coronel
Disease activity, damage, survival in Mexican patients with acute severe systemic lupus erythematosus
[43]
S.I. Chambers,E. Allen,A. Rhaman,D. Isenberg
Damage and mortality in a group of British patients with systemic lupus erythematosus followed up to ten years
Rheumatology., 48 (2009), pp. 673-675 http://dx.doi.org/10.1093/rheumatology/kep062
[44]
M.J. Goncalves,S. Sousa,L. Inés,C. Duarte,J. Borges,C. Silva
Characterization of damage in Portuguese lupus patients: Analysis of a national lupus registry
[45]
A. Sisó,M. Ramos-Casals,A. Bové,P. Brito-Zerón,N. Soria,N. Nardi
Outcomes in biopsy-proven lupus nephritis evaluation of 190 white patients from a single center
[46]
R.M. Andrade,G.S. Alarcón,M. Fernández,A. Mandar,L. Vila,J. Reveille
Accelerated damage accrual among men with systemic lupus erythematosus: XLIV results from a multiethnic US cohort
Arthritis Rheum., 56 (2007), pp. 622-630 http://dx.doi.org/10.1002/art.22375
[47]
S. Appenzeller,D.A. Pereira,L.T. Costallat
Greater accrual damage in late-onset systemic lupus erythematosus: A long-term follow-up study
[48]
S. Lalani,J. Pope,F. de León,C. Peschken,and the members of CANIOS/1000 faces of lupus
Clinical features and prognosis of late-onset systemic lupus erythematosus: Results from the 1000 faces of lupus study
J Rheumatol., 37 (2010), pp. 38-44 http://dx.doi.org/10.3899/jrheum.080957
[49]
N.J. Olsen,M. Yousif,A. Mutwally,M. Cory,N. Elmagboul,D.R. Karp
Organ damage in high-risk patients with systemic and incomplete lupus syndroms
Rheumatol Int., 33 (2013), pp. 2585-2590 http://dx.doi.org/10.1007/s00296-013-2783-3
[50]
J. Yang,D. Liang,H. Zhang,Z. Liu,W. Le,M. Zhou
Long-term renal outcomes in a cohort of 1814 Chinese patients with biopsy-proven lupus nephritis
Lupus., 24 (2015), pp. 1468-1478 http://dx.doi.org/10.1177/0961203315593166
[51]
G. Contreras,O. Lenz,V. Pardo,E. Borja,C. Cely,K. Iqbal
Outcomes in African Americans and Hispanics with lupus nephritis
Kidney Int., 69 (2006), pp. 1846-1851 http://dx.doi.org/10.1038/sj.ki.5000243
[52]
F.A. Houssiau,C. Vasconcelos,D. D‘Cruz,G.D. Sebastiani,E. de Ramon Garrido,M.G. Danieli
Early response to immunosuppressive therapy predicts good renal outcome in lupus nephritis: Lessons from the long-term follow-up of the Euro-Lupus Nephritis Trial
Arthritis Rheum., 50 (2004), pp. 3934-3940 http://dx.doi.org/10.1002/art.20666
[53]
R.G. Barr,S. Selinger,G.B. Appel,R. Zuniga,V. D’Agati,J. Salmon
Prognosis in proliferative lupus nephritis: The role of socio-economic status and race/ethnicity
Nephrol Dial Transplant., 18 (2003), pp. 2039-2046 http://dx.doi.org/10.1093/ndt/gfg345
[54]
J. Mikdashi,B. Handwerger
Predictors of neuropsychiatric damage in systemic lupus erythematosus: Data from the Maryland lupus cohort
Rheumatology., 43 (2004), pp. 1555-1560 http://dx.doi.org/10.1093/rheumatology/keh384
[55]
L.M. Vilá,M.J. Molina,A.M. Mayor,R.A. Peredo,M.L. Santella,S. Vilá
Clinical and prognostic value of autoantibodies in Puerto Ricans with systemic lupus erythematosus
Copyright © 2018. Asociación Colombiana de Reumatología
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.