Buscar en
Revista Colombiana de Psiquiatría
Toda la web
Inicio Revista Colombiana de Psiquiatría Teoría fundamentada
Información de la revista
Vol. 49. Núm. 2.
Páginas 127-133 (Abril - Junio 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
106
Vol. 49. Núm. 2.
Páginas 127-133 (Abril - Junio 2020)
Metodología de investigación y lectura crítica de estudios
DOI: 10.1016/j.rcp.2018.08.002
Acceso a texto completo
Teoría fundamentada
Grounded theory
Visitas
...
Ricardo de la Espriella
Autor para correspondencia
rde@javeriana.edu.co

Autor para correspondencia.
, Carlos Gómez Restrepo
Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Componentes fundamentales de una teoría fundamentada
Resumen

La teoría fundamentada es un método cualitativo que enfatiza la inducción o emergencia de información de los datos para establecer una teoría o modelo. Desde la descripción clásica de Strauss y Glaser, se reconocen desarrollos o escuelas y se discuten algunas de las particularidades y diferencias entre ellos. La teoría fundamentada es un método versátil, organizado y riguroso, cuya aplicación en salud incluye campos diversos como la salud pública, la clínica y la educación.

Palabras clave:
Investigación cualitativa
Teoría fundamentada
Métodos
Constuctivismo
Abstract

Grounded theory is a qualitative method that emphasises the induction or emergence of information from data, in order to establish a theory or model. From the classic description by Strauss and Glaser, different developments or schools are recognised, and some of the peculiarities and differences among them are discussed. Grounded theory is a versatile, organised and rigorous method, the application of which in health includes diverse fields such as public health, clinics and education.

Keywords:
Qualitative research
Grounded theory
Methods
Constructivism
Texto completo
Introducción

La teoría fundamentada (TF) es un método de investigación cualitativa que busca en los datos conceptualizaciones emergentes en patrones integrados y categorizados analizando, a través de pasos rigurosos, en un proceso de constante comparación. Este método está diseñado para generar conceptos y teorías que se fundamentan en los datos1, de ahí su nombre. La TF es tanto un método para estudiar procesos como un método en proceso2. El descubrimiento de la TF es la referencia de investigación cualitativa más citada3.

Según Glaser, «la TF es lo que es, no lo que debiera o pudiera ser»4, mantiene una orientación libre de prejuicios y preconceptos y produce el conocimiento que radica en los datos y emerge de ellos. El investigador actúa como testigo, al margen de sus supuestos previos o sus expectativas con respecto al análisis; si bien en una de las corrientes con visión construccionista social de la TF se establece que el rol del investigador no se limita a ser testigo, ya que se construye una comprensión particular del fenómeno en investigación, de modo que para esta corriente es imposible capturar «la realidad» social, puesto que es en sí una construcción social de la realidad2,5.

La TF permite usar datos provenientes de cualesquiera método y fuente de investigación, ya sea experimento clínico, encuesta o análisis de contenido, etc., sin estar ligado a ellos; trasciende los métodos descriptivos y sus limitaciones, como son la búsqueda de datos precisos, la interpretación y el modo de construir los datos1.

La TF es un método de recolección y análisis de datos para desarrollar teorías de rango medio. El método inicia, aunque no termina, con una indagación inductiva; es un método comparativo, iterativo e interactivo2. También se considera a la TF una forma de análisis de estructura latente que revela los patrones fundamentales en un área1.

La propiedad más importante de la conceptualización en TF es su abstracción de tiempo, lugar y persona, por lo cual transciende; sin esta consideración, no puede haber una teoría integrada basada en relaciones conceptuales e hipotéticas1.

La TF, como teoría, lleva a un producto final (explicación o teoría) con un marco explicativo para entender el fenómeno estudiado, en un proceso ordenado y constante de comparación, análisis y codificación5.

Al revisar publicaciones en campo médico usando el buscador PubMed, resulta que hay escasa literatura sobre uso de este método, pese a que surgió de la sociología médica, lleva tiempo disponible y se han evidenciado desarrollos desde su inicio; por ejemplo, en diabetes solo se encontraron 9 artículos; en depresión, 5; en esquizofrenia, 8; en demencia, 7 y ninguno sobre eutanasia (PubMed).

La investigación cualitativa en epidemiología

El modelo tradicional de medicina basada en la evidencia (MBE) promueve el uso de investigación cuantitativa y ha enfatizado que las pruebas tienen una jerarquía en la cual no se considera la investigación cualitativa o de métodos mixtos; la MBE pone el énfasis en lo mensurable, la cantidad y la validez externa, entre otras características. La investigación cualitativa, TF incluida, se ha devaluado en el modelo más conservador de la MBE6; pese a lo anterior, la investigación cualitativa ha ido ganando mayor aceptación e influencia en la investigación en salud, pero su potencial no se ha aprovechado suficientemente, en parte por la mayor dificultad en conseguir fondos para investigación7,8, para generar evidencia, así como la dificultad de entender los argumentos cualitativos y la mayor facilidad de integrar argumentos de tipo numérico.

La investigación cuantitativa tiene un inobjetable éxito, ofrece seguridad y tranquilidad en un mundo de incertidumbre9; pese a ello, el aprovechamiento de sus resultados tiene muchas barreras, cada vez más reconocidas; de ahí que el uso de investigación cualitativa sola o en métodos mixtos para la generación, el análisis y la aplicación de la información tenga un lugar en la investigación en salud10.

Historia

La TF fue desarrollada por los sociólogos Barney Glaser y Anselm Strauss, quienes en 1965 publicaron Awareness of dying tras haber estudiado a moribundos en hospitales; en esa obra se establecieron las bases de la TF y presentaron este abordaje de investigación como alternativa. Dado su origen en la sociología médica, la TF hace énfasis en desarrollar una comprensión del comportamiento por medio del descubrimiento y la inducción, más que en el proceso tradicional de deducción y prueba de hipótesis propios de la medicina; de ahí que la teoría esté fundamentada en la práctica clínica cotidiana11,12.

Del modelo inicial de «teoría fundamentada clásica» de Glaser y Strauss, debido a desacuerdo entre ellos, se identifican 2 procesos diferenciados que dan lugar a las 2 escuelas de TF más conocidas: glaseriana y straussiana, con otras escuelas emergentes:

  • Diseño emergente, descrito por Glaser. En este abordaje la teoría se fundamenta en los datos y no se encasilla en categorías previas, el análisis está menos centrado en la caracterización basada en tales categorías (deductivas). Este diseño se ha utilizado principalmente en antropología y sociología, intenta extraer la mayor información de los datos y está libre de preconceptos, tal como en los métodos de la antropología13.

  • Diseño constructivista, desarrollado por Charmaz. Se basa en el constructivismo y en el construccionismo social. En este diseño, el investigador interpreta los datos como un constructo, es decir, como interpretaciones o visiones de la realidad válidas y contextualizadas. Este diseño se centró inicialmente en el estudio de las enfermedades crónicas. Por ejemplo, el concepto de VIH ha cambiado con el paso del tiempo, de ser una enfermedad mortal a una enfermedad crónica, pero también su significado es variable entre individuos, ya que para unos es un castigo, para otros es algo inevitable, etc. Estas construcciones determinan cómo uno enfrenta (de diversas maneras) o no una condición2. En el constructivismo se niega la objetividad y la realidad única, ya que hay tantas construcciones como individuos, si bien algunas construcciones deben ser compartidas o comunes12. Desde el punto de vista del constructivismo, son las personas, también los investigadores, quienes construyen la realidad; en la corriente constructivista de la TF se establece el énfasis en la construcción de teorías en el proceso de investigación e interacción entre investigador e informante14.

  • Diseño sistemático, desarrollado por Strauss y Corbin. Este diseño se considera más abierto y más estructurado, y actualmente es el más utilizado debido a su mayor estructura y un proceso que incluye explícitamente la codificación, la categorización y el análisis más en profundidad12.

Además de los modelos citados, algunos autores consideran 2 más: el análisis situacional posmoderno (Adele Clarke) y el análisis dimensional16.

Aunque algunos se han referido como TF únicamente a la descrita inicialmente por Glaser y Strauss y que los demás desarrollos deberían utilizar otro nombre, se puede afirmar que existen diferentes métodos y desarrollos que han ampliado sus posibilidades y adaptaciones15.

Strauss y Corbin escribieron Basics of Qualitative Research: Grounded Theory Procedures and Techniques, que presentaba una visión más descriptiva de la TF; en respuesta, Glaser4 escribió Emergence vs Forcing: Basics of Grounded Theory Analysis donde criticaba esa visión afirmando que se trataba de un método diferente. Otra crítica de Strauss a Glaser manifiesta que el conocimiento está ligado a un tiempo, una persona y un lugar específicos; la TF nos fuerza a preguntarnos, por ejemplo, ¿qué poder está en esta situación y condiciones específicas?, ¿cómo se manifiesta, por quién o qué? No estar abierto a esta gama de preguntas tendría como resultado impedir el descubrimiento de hallazgos importantes y precluir el desarrollo de la conceptualización posterior1.

Está en discusión qué debe contener la TF, como se muestra en la tabla, si bien estos componentes pueden aparecer en otros métodos cualitativos, el proceso es sistemático en la TF; aunque no hay una guía sencilla para desarrollarla, los investigadores deben estar familiarizados con el método para ser capaces de adaptar su uso12,15.

Tabla 1.

Componentes fundamentales de una teoría fundamentada

Componente  Estadio  Descripción 
Apertura  Todo el estudio  Énfasis en análisis inductivo, de lo particular a lo general 
Analizar inmediatamente  Recolección y análisis de datos  El análisis comienza tan pronto sea posible y continúa en paralelo con la recolección de datos 
Codificación y comparación  Análisis  Proceso de fraccionar los datos en componentes menores y etiquetarlos, compararlos. Se refiere a categorías o conceptos 
Escritura de memorandos, a veces también diagramas  Análisis  Memorandos acerca de eventos, casos, categoría o relaciones entre categorías estimulan el pensamiento y el análisis 
Muestreo teórico  Muestreo y recolección de datos  El muestreo teórico es central, mediante la codificación, comparación y escritura de memorandos; está diseñado para el desarrollo de teoría 
Saturación teórica  Muestreo, recolección de datos y análisis  Se busca alcanzar la «saturación», todos los conceptos en la teoría en desarrollo se comprenden bien y se obtienen de los datos 
Producción de una teoría sustantiva  Análisis e interpretación  Los resultados se expresan como teoría sustantiva, un conjunto de conceptos que se relacionan entre sí de manera coherente como un todo. Esta teoría se considera falible, dependiente del contexto, y nunca algo final 

Adaptado de Sbaraini et al.15.

Los principios básicos de la TF se pueden describir así4:

  • Análisis comparativo constante: se revisa la emergencia de subcategorías; por ejemplo, de la categoría emoción pueden surgir subcategorías: alegría, celos, ira…; de ellas pueden surgir subcategorías diferenciales, como serían emociones que requieren objeto (odio y celos) y otras que no (alegría y ansiedad); de esta forma se reconocen la complejidad y la diversidad de los datos.

  • Análisis de casos negativos: asegura que el investigador desarrolle la teoría emergente a la luz de la evidencia, buscando casos negativos.

  • Sensibilidad teórica: el investigador se ubica en un nivel analítico, hace preguntas, lo cual supone volver a la fuente para recolectar datos.

  • Muestreo teórico: se recogen datos a la luz de categorías que han emergido en etapas de análisis previas.

  • Saturación teórica: idealmente, el proceso de recolección de datos continúa hasta que cesan de surgir categorías.

  • Escritura de memorandos: se mantiene registro escrito del desarrollo de la teoría.

Proceso

El proceso de la TF va desde los datos, que se transcriben; se escriben memorandos y se realiza una codificación abierta; de los códigos surgen categorías y de estas, temas que finalmente desembocan en una teoría o modelo explicativo.

De las categorías deductivas iniciales (cuando las haya según el modelo), mediante la revisión de los datos emergen categorías inductivas, y de este proceso surgen nuevas categorías deductivas, se revisan los datos y se analizan categorías inductivas hasta que finalmente se puede establecer una teoría (fig. 1).

Figura 1.

Recolección y análisis de datos en teoría fundamentada. Adaptado de Corbin y Strauss, citados por Dunn16.

(0,11MB).

La meta en TF es llegar al menos al tercer nivel de análisis conceptual; el primer nivel es la recolección de datos; el segundo, la generación de categorías; el tercer nivel es descubrir la categoría nuclear que organiza las otras categorías, y de allí se puede ir a un nivel más alto, llamado teoría formal1.

La codificación es básica en el proceso, supone una lectura exhaustiva y la identificación de temas, clases y categorías para poder identificar subtemas importantes. Es necesario asegurar coherencia y profundidad en los temas mediante un proceso de codificación de estos. En la codificación se puede encontrar las siguientes etapas:

  • Abierta: busca encontrar categorías conceptuales en los datos.

  • Axial: cuyo objetivo es encontrar relaciones entre categorías.

  • Selectiva: da cuenta de relaciones y encuentra categorías centrales.

Glaser describió algunos requisitos para ser un buen investigador en TF que son propios de la investigación cualitativa, como tener capacidad para tolerar la confusión y la regresión, confiar en los datos emergentes sin temer justificarse, tener con quién hablar, estar abierto a la evidencia emergente, ser capaz de conceptualizar para derivar teoría de los datos y ser creativo2.

Calidad en teoría fundamentada

La calidad en métodos cualitativos se puede abordar con los siguientes criterios16:

  • Credibilidad: la verdad de los hallazgos a través de los ojos del investigado o entrevistado y en el contexto en que se desarrolla la investigación.

  • Transferibilidad: punto hasta el que los hallazgos pueden transferirse a otros contextos.

  • Confiabilidad (dependability): grado en que la investigación produciría hallazgos similares y coincidentes si se llevara a cabo como está descrito.

  • Confirmabilidad: evidencia que corrobore los hallazgos, proveniente de los sujetos y el contexto de investigación17.

La calidad en la TF, según Glaser y Strauss (1967) radica en la adaptabilidad (fit), el trabajo, la relevancia y la modificabilidad; en tanto que para Strauss y Corbin (1990) existen 2 conjuntos de criterios: de proceso de investigación y de fundamentación empírica de los hallazgos11.

Debido al ciclo continuo de recolección y análisis riguroso de los datos propios de la TF, que incluye el uso de recolección concurrente de datos, el análisis comparativo constante, el muestreo teórico y los memorandos como parte integral y no optativa de su método, se puede afirmar que la TF promueve la investigación de calidad11.

Para evaluar un diseño de TF se pueden hacer las siguientes preguntas18:

  • ¿Las categorías se basan en los datos?

  • ¿Se han recolectado suficientes datos para que emerjan las dimensiones y se produzca la saturación?

  • ¿La teoría emerge de los datos?

  • ¿La teoría provee una explicación del proceso?

  • ¿La teoría se puede modificar por cambios en las condiciones?

  • ¿La teoría ha sido validada?

Aplicaciones

Debido a su origen en la sociología médica, la TF tiene un campo importante en la investigación en salud, pues permite un análisis de problemas desde una perspectiva social y cultural, enfatizar en las formas de comunicación y el lenguaje y elaborar propuestas teóricas19; sin embargo, sus aplicaciones han trascendido el campo de la salud a la política, la economía, las empresas, etc.2.

Existen múltiples aplicaciones de la TF en el campo de la salud y en la medicina en particular20. Por ejemplo, para estudiar cómo los médicos generales dan sentido a síntomas sin explicación clínica, se llevó a cabo un estudio sobre el abordaje y el tratamiento en el que los médicos evitaban etiquetar al paciente con diagnósticos tales como «trastorno límite de la personalidad», temían pasar por alto quejas serias, se centraban en los hallazgos físicos y referían al paciente a otras consultas buscando cuidado coordinado. Esto demuestra la importancia ética de los diagnósticos psiquiátricos y los intentos de los médicos de proteger a los pacientes del estigma y la recolección cuidadosa de las narrativas de los pacientes sobre el padecimiento ante síntomas sin explicación clínica21.

En cuanto a su aplicabilidad a la investigación médica, si bien su origen era el estudio de procesos sociales y de sociología médica, se puede usar en diferentes ámbitos. En psiquiatría puede criticarse que el método puede reducirse a técnica para la categorización sistemática que, si bien ayuda a entender la estructura de la experiencia de los participantes, no constituye una teoría, y es más descriptiva que explicativa4.

Ejemplos

Una de las disciplinas de la salud que más ha desarrollado la investigación utilizando TF es la enfermería. En investigación, se planteó la pregunta así: «¿cuál es el papel de los regalos en la relación paciente-enfermero?», al observarse que con frecuencia los pacientes dan regalos a los enfermeros en respuesta al cuidado recibido. En el transcurso de la investigación fue claro que el tema fundamental era la relación específica, lo que llevó a replantear la pregunta a «¿cómo se desarrolla la relación paciente-enfermero/enfermero-paciente?». En la transcripción y codificación emergieron los términos de proceso y cambio y la negociación de la relación como la categoría nuclear y los tipos de relación, que se dividieron en mutua y unilateral con subcategorías22.

Para afrentar los requisitos de CGME (Accreditation Council for Graduate Medical Education) acerca de las competencias de conocimiento a través de conferencias por parte de residentes de medicina interna de una institución, se realizaron grupos focales con especialistas y subespecialistas acerca de las barreras y las preferencias en aprendizaje en las conferencias, se determinaron barreras del entorno, del personal del departamento y las propias de los residentes, y finalmente se establecieron las diferencias y similitudes con respecto a los miembros de la facultad. Los resultados pueden ser vistos como recomendaciones surgidas de la experiencia de aprendizaje a través de conferencias que pueden transformar, lo que hace de los residentes verdaderos aprendices23 (fig. 2).

Figura 2.

Similitudes y diferencias en las preferencias de aprendizaje entre residentes y miembros de la facultad. Adaptado de Sawatsky et al.23.

(0,27MB).
Ventajas

Entre las ventajas de la TF están que este método permite interpretar fenómenos complejos, tales como los que son propios del campo de la salud; la adaptabilidad de la TF a múltiples escenarios, investigadores y propósitos la hace una herramienta versátil, y es un método apropiado para experiencias socialmente construidas, como la enfermedad y la salud, el acceso y el uso de servicios y tecnologías y la adherencia terapéutica, por nombrar algunos. La TF permite la emergencia de nuevas explicaciones y no se limita a datos que se pretende confirmar de antemano; no está limitado por el conocimiento a priori; además puede resultar en conceptos y teorías poderosas y es útil cuando hay vacíos en la literatura. En este método se pueden integrar datos cualitativos y cuantitativos2.

Debido a su metodología y sus estrategias, la TF provee instrumentos y guías analíticas estructuradas y explícitas para estudiar procesos y permitir la apertura para todos los posibles entendimientos teóricos engranando las interpretaciones alternativas de los datos mediante la codificación y categorización y construye verificaciones sistemáticas refinando las categorías mayores del investigador2.

Una de las mayores ventajas de la TF es que pueden adoptarla investigadores con perspectivas teóricas diferentes, con objetivos diversos, en campos tan diferentes como la investigación en justicia social, el análisis de políticas, los estudios organizacionales, sociales y psicológicos y en salud en clínica, medicina preventiva, enfermería, etc.2.

Limitaciones

Como limitaciones al método de TF, se puede establecer que es dispendioso, dados la estructura y los pasos que incluyen la revisión de los datos sucesivamente en el intento de sacar mayor provecho y una descripción que lleve a una teoría o explicación; si bien esta es una limitación, gran parte de los resultados de la investigación dependen de un análisis riguroso que requiere tiempo y esfuerzo24.

La emergencia de muchas categorías inductivas puede complicar el análisis, pues no se puede ni se debe controlar su emergencia.

Puede resultar difícil llegar a construir una teoría cuando hay pocos datos o categorías infrecuentes, para lo cual se requiere analizar los datos extremos (outliers).

Este método requiere experiencia y habilidad en métodos cualitativos y una postura permanente de dejar los prejuicios colgados fuera25, ya que el análisis podría estar sesgado por «ceguera» del investigador; una forma de combatirlo es revisando los datos y triangulando información, ya que, como decía von Foerster en la metáfora del punto ciego, «uno no ve que no ve»26.

En muchas ocasiones no se logra el desarrollo de una teoría, simplemente descripciones, lo cual dejaría inacabada su pretensión inicial.

El uso de un lenguaje propio en la TF hace que sea difícil de entender inicialmente para el investigador acostumbrado a otros métodos, así como para el lector; si bien es necesario para el proceso, ha sido vista como «retórica metodológica y autoafirmadora»4.

Futuro

Se pueden reconocer 3 direcciones adonde se mueve la TF: la primera es que se está volviendo más internacional y multidisciplinaria en todas sus formas; la segunda es el campo de la investigación en justicia social y áreas de política social, y tercera, que los investigadores de métodos mixtos la están utilizando como método cualitativo útil2.

Debido a su poder explicativo, la TF tiene un gran atractivo para diversas disciplinas y permite que las personas se identifiquen con la teoría y la utilicen en sus vidas12. Con los movimientos de participación de usuarios y de minorías, la TF tiene un campo fértil para el desarrollo de investigación en salud.

Dado que en TF clásica los investigadores identifican su postura ontológica y epistemológica, lo cual de paso facilita dejar de lado sus creencias12, mantiene una objetividad que concuerda con el paradigma positivista de la ciencia y puede lograr aceptación en métodos mixtos de investigación en salud.

El constructivismo, que enfatiza la interrelación subjetiva entre el investigador y el participante, y la construcción conjunta de significado (coconstrucción)27,28, es un campo que ha desarrollado también la TF y en el que se aprecian retos. Dado que en esta visión los investigadores son parte de la investigación, más que observadores externos12,16,29, ello contrasta con la visión del investigador externo ajeno al proceso observado. El desarrollo de esta epistemología es un reto particular para la investigación en medicina clínica, quizá con mayor aceptación entre los investigadores con formación en ciencias sociales.

En años recientes, la TF ha sido adoptada en la investigación en salud mental, pero su uso en esta se ha cuestionado, pues el método se basa en procesos sociales, no en procesos individuales, y puede reducirse a ser únicamente una técnica de categorización sistemática, dejando de lado la naturaleza de las experiencias individuales12.

La TF no persigue producir teorías formales, sino más bien teorizar sobre problemas muy concretos que podrán adquirir categoría superior en la medida en que se le agreguen nuevos estudios de otras áreas sustanciales; el investigador no pretende probar sus ideas al generar TF, sino solo demostrar que son plausibles19, y puede ayudar a otros abordajes, procesos y áreas, tales como la psicometría, la epidemiología y la salud pública.

Dado que el clínico tiene acceso a pacientes y los investigadores de las ciencias sociales tienen más dificultad en ello28, existe un campo de desarrollo propio del personal de salud de realizar investigación aplicando el método de TF; para ello, es necesario mejorar las habilidades de los investigadores clínicos en técnicas cualitativas incluyendo la TF, lo cual permitirá una generación de mayor conocimiento desde la práctica diaria en temas tales como las enfermedades y situaciones poco usuales, el uso de servicios en salud, el cumplimiento del tratamiento, el rol de la familia en los procesos de salud-enfermedad, etc.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
B. Glaser.
Conceptualization: On theory and theorizing using grounded theory.
Int J Qualit Methods., (2002), pp. 1
[2]
K. Charmaz.
The power and potential of grounded theory.
Med Soc Online., (2012), pp. 6
[3]
H.O. Thulesius.
On-the-job ethics — proximity morality forming in medical school: a grounded theory analysis using survey data.
The Grounded Theory Review., 8 (2009), pp. 17-30
[4]
B.P. Glaser.
Jargonizing: the use of the grounded theory vocabulary. The grounded theory review.
The grounded theory review., 8 (2009), pp. 1-16
[5]
Grounded Theory Methodology. Disponible en: http://www.mheducation.co.uk/openup/chapters/9780335244492.pdf.
[6]
M.K. Giacomini.
The rocky road: qualitative research as evidence.
EBM., 6 (2001), pp. 1-5
[7]
C. Muntaner, M.B. Gómez.
Qualitative end cuantitative research in social epidemiology: is complementarity the only issue?.
Gac Sanit., 17 (2003), pp. 53-57
[8]
S. Silva, S. Fraga.
Qualitative research in epidemiology.
Epidemiology. Current perspectives on research and practice.,
[9]
D.R. Buchanan.
An uneasy alliance: combining qualitative and quantitative research methods.
Health Educ Q., 19 (1992), pp. 117-135
[10]
J. Meyer.
Qualitative research in health care. Using qualitative methods in health related action research.
BMJ., (2000), pp. 320
[11]
N. Elliott, A. Lazenbatt.
How to recognize a ‘quality’ grounded theory research study.
Aus J Adv Nursing., (2005), pp. 22
[12]
J. Mills, A. Bonner, K. Francis.
The development of constructivist grounded theory.
Int J Qual Methods., (2006), pp. 5
[13]
M. Mead.
Sexo y temperamento.
Altaya, (1994),
[14]
A. González-Teruel.
Estrategias metodológicas para la investigación del usuario de medios sociales. Análisis de contenido, teoría fundamentada y análisis del discurso.
El profesional de la información., 24 (2015), pp. 1699-2407
[15]
A. Sbaraini, S.M. Carter, R.W. Evans, A. Blin.
How to do a grounded theory study: a worked example of a study of dental practices.
BMC Med Res Method., (2011), pp. 11
[16]
Y.S. Lincoln, E.G. Guba.
Naturalistic inquiry..
Sage, (1985),
[17]
K.J. Devers.
How will we know “good” qualitative research when we see it? Beginning the dialogue in health services research.
Health Serv Res., 34 (1999), pp. 1153-1188
[18]
P. Dunn.
Use of grounded theory in medical research.
American Heart Association;, (2016),
[19]
M. Amezcua, A. Gálvez.
Los modos de análisis en investigación cualitativa en salud: perspectiva crítica y reflexiones en voz alta.
Rev Esp Salud Publica., 76 (2002), pp. 423-436
[20]
M. Jhamb, M.L. McNulty, G. Ingalsbe, J.W. Childers, J. Schell, M.B. Conroy, et al.
Knowledge, barriers and facilitators of exercise in dialysis patients: a qualitative study of patients, staff and nephrologists.
BMC Nephrol., 17 (2016), pp. 192
[21]
L. Stone.
Making sense of medically unexplained symptoms in general practice:a grounded theory study.
Ment Health Fam Med., 10 (2013), pp. 101-111
[22]
J.M. Morse, P.N. Stern, J. Corbin, B. Bowers, K. Charmaz, A.E. Clarke.
Developing grounded theory, the second generation.
Routledge, (2016),
[23]
A.P. Sawatsky, S.L. Zickmund, K. Berlacher, D. Lesky, R. Granieri.
Understanding the challenges to facilitating active learning in the resident conferences: a qualitative study of internal medicine faculty and resident perspectives.
Med Educ Online., 20 (2015), pp. 27289
[24]
C. Pope, S. Ziebland, N. Mays.
Analysing qualitative data.
BMJ., 320 (2000), pp. 114-116
[25]
G. Cecchin, G. Lane, W.A. Ray.
The cybernetics of prejudices in the practice of psychotherapy.
Karnac, (1994),
[26]
H. Von Foerster.
Las semillas de la cibernética.
Gedisa, (1996),
[27]
G. Cecchin.
Construccionismo social e irreverencia terapéutica. En: Schnitman DF. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad.
Paidós, (1998),
[28]
A. Chapple, A. Rogers.
Explicit guidelines for qualitative research: a step in the right direction, a defense of the ‘soft’ option, or a form of sociological imperialism.
Fam Ther., 15 (1998), pp. 556-561
[29]
K. Charmaz.
Grounded theory methods in social justice research.
The Sage handbook of qualitative research.,
Copyright © 2018. Asociación Colombiana de Psiquiatría
Opciones de artículo
Herramientas