Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Hematoma espinal intradural espontáneo asociado a hemorragia subaracnoidea cere...
Información de la revista
Vol. 26. Núm. 3.
Páginas 182-184 (Abril 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
English PDF
Más opciones de artículo
Vol. 26. Núm. 3.
Páginas 182-184 (Abril 2011)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.nrl.2010.07.032
Acceso a texto completo
Hematoma espinal intradural espontáneo asociado a hemorragia subaracnoidea cerebral: descripción de un caso
Spontaneous intradural spinal haematoma associated with a cerebral subarachnoid haemorrhage
Visitas
...
M.L. Peñasa, A.L. Guerreroa,??
Autor para correspondencia
gueneurol@gmail.com

Autor para correspondencia.
, M. Rodríguez Velascob, S. Herreroa
a Servicio de Neurología, Hospital Clínico Universitario, Valladolid, España
b Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Clínico Universitario, Valladolid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

El hematoma espinal es una entidad poco común. De acuerdo con su localización puede clasificarse en epidural (el más frecuente), intradural, subaracnoideo o intramedular1,2. La localización intradural supone alrededor del 4% del total de sangrados espinales3. Ocasionalmente se ha reseñado la asociación espontánea y simultánea en un mismo paciente de sangrado espinal e intracraneal, habiéndose descrito hasta el momento un total de 11 casos (sistema de búsqueda Pubmed hasta el año 2010)3–13.

Presentamos una paciente en la que aparecen simultáneamente, y sin factores desencadenantes traumáticos aparentes, un extenso hematoma intradural espinal y una hemorragia subaracnoidea cerebral difusa. Revisamos los factores de riesgo que favorecen el sangrado espinal espontáneo y proponemos una hipótesis fisiopatológica que permita explicar su extensión intracraneal.

Se trata de una mujer de 74 años con antecedentes de cardiopatía valvular con prótesis biológicas en posición mitral y aórtica, hipertensión arterial bien controlada con enalapril y propanolol y fibrilación auricular paroxística en tratamiento con acenocumarol.

Acude de urgencia a nuestro centro como consecuencia de la aparición aguda de dolor cervical y debilidad en los miembros inferiores sin traumatismo previo. En el momento del ingreso la paciente está afebril y normotensa, así como consciente y orientada aunque discretamente bradipsíquica. En la exploración neurológica se aprecian signos de irritación meníngea y una parálisis completa de ambas extremidades inferiores con hipotonía y reflejos rotulianos y aquíleos abolidos, y reflejo cutáneo plantar bilateralmente extensor. Se evidencia una anestesia táctil y dolorosa con nivel dorsal bajo.

Menos de 12 horas después del inicio del cuadro se realiza una resonancia magnética nuclear (RMN) espinal en la que se objetiva un extenso sangrado de localización intradural, entre los espacios C2 y D10, que desplaza la médula hacia delante y la rodea en un 75% de su circunferencia (fig. 1). Al descubrirse en los cortes altos del estudio sangre en las astas occipitales de los ventrículos laterales, se lleva a cabo a continuación una tomografía computarizada (TC) craneal, que muestra una hemorragia subaracnoidea bilateral de predominio posterior, con sangrado en ventrículos laterales con nivel líquido-sangre (fig. 2). En el estudio analítico no se observan alteraciones salvo un INR al ingreso de 4,45. Tras revertir la anticoagulación con vitamina K y plasma fresco congelado se evalúa la relación riesgo/beneficio de una posible intervención quirúrgica, optándose por el tratamiento conservador con corticoterapia.

Figura 1.

La secuencia de la Resonancia Magnética de columna dorsal con extenso sangrado intrarraquídeo intradural.

(0,15MB).
Figura 2.

TC craneal con HSA bilateral de predominio posterior.

(0,13MB).

En la semana siguiente al ingreso no se aprecia mejoría de la situación neurológica descrita, falleciendo la paciente como consecuencia de una infección respiratoria refractaria al tratamiento antibiótico.

Los hematomas espinales se han descrito asociados a traumatismos, anticoagulación, malformaciones vasculares, realización de una punción lumbar o diversos tipos de tumores1. Respecto a la anticoagulación, la mayoría de los autores sugiere que, por sí misma, no sería suficiente para causar una hemorragia espinal, siendo necesaria bien la existencia de un locus minoris resistentiae en el que se inicie el sangrado, bien otros factores como edad avanzada, aterosclerosis o hipertensión arterial1. En nuestra paciente a la sobredosificación de acenocumarol, en nuestra opinión el principal factor de riesgo (INR: 4,45), se suma la edad avanzada y la hipertensión arterial.

La aparición simultánea de hematomas espinales y hemorragias intracraneales ha sido descrita en contadas ocasiones3–13. Clínicamente esta asociación puede dar lugar, además de los síntomas de afectación medular, a otros como irritación meníngea, cefalea, vómitos, edema de papila, disminución del nivel de conciencia o crisis comiciales, en ocasiones sin síndrome de compresión medular asociado1.

Respecto a la fisiopatología de los hematomas espinales, y centrándonos en los de localización intradural como el caso que nos ocupa, la causa inicial probablemente sea la rotura de vasos en el espacio subaracnoideo, vertiéndose la sangre inicialmente en el líquido cefalorraquídeo, y pasando posteriormente al espacio intradural14. En nuestra paciente parte de esta sangre pudo migrar cranealmente, hecho favorecido por la gran cuantía del sangrado y la postura en decúbito adoptada durante las primeras horas de evolución del cuadro. Por otro lado, la sobredosificación por acenocumarol pudo favorecer la aparición de una hemorragia intracraneal simultánea.

En conclusión, los hematomas espinales pueden complicarse con una extensión intracraneal, principalmente aquellos de gran cuantía o relacionados con el tratamiento anticoagulante. Hemos de estar atentos a esta posibilidad que puede ensombrecer el pronóstico tanto vital como funcional de estos pacientes.

Bibliografía
[1]
D. Kreppel, G. Antoniadis, W. Seeling.
Spinal hematoma: a literature survey with meta-analysis of 613 patients.
Neurosurg Rev., 26 (2003), pp. 1-49
[2]
P. Varela Rois, M. Regueira Portas, F. Prado-San José, J. González-García, A. de La Lama, M.J. Rodríguez Fernández, et al.
Hematoma subdural espinal espontáneo.
Rev Neurol., 48 (2009), pp. 156-158
[3]
S. Yamaguchi, K. Kurisu, K. Arita, M. Takeda, I. Tani, O. Araki.
Simultaneous cranial and spinal subdural hematoma.
Neurol Med Chir (Tokyo)., 45 (2005), pp. 645-649
[4]
V. Jain, J. Singh, R. Sharma.
Spontaneous concomitant cranial and spinal subdural haematomas with spontaneous resolution.
Singapore Med J., 49 (2008), pp. 53-58
[5]
S. Yamaguchi, K. Hida, M. Akino, S. Yano, Y. Iwasaki.
Spinal subdural hematoma: a sequela of a ruptured intracranial aneurysm?.
Surg Neurol., 59 (2003), pp. 408-412
[6]
F.E. Lecouvet, L. Annet, T.P. Duprez, G. Cosnard, V. Scordidis, J. Malghem.
Uncommon magnetic resonance imaging observation or lumbar hematoma with cranial origin.
J Comput Assist Tomogr., 27 (2003), pp. 530-533
[7]
C. Bortolotti, H. Wang, K. Fraser, G. Lanzino.
Subacute spinal subdural hematoma after spontaneous resolution of cranial subdural hematoma. Case illustration.
J Neurosurg., 100 (2004 Spine), pp. 372-374
[8]
K.A. Leber, G. Pendl, S. Kogler, F. Kammerhuber, F. Ebner.
Simultaneous spinal and intracranial chronic subdural hematoma. Case illustration.
J Neurosurg., 87 (1997), pp. 644
[9]
M. Tilich, F. Kammerhuber, P. Reittner, K.A. Leber, D.H. Szolar.
Chronic spinal subdural hematoma associated with intracranial subdural hematoma: CT and MRI.
Neuroradiology., 41 (1999), pp. 137-139
[10]
P. Sánchez Rico, T.M. Tomasa Irriguible, B. Catalán Eraso, S. Martínez Vega, J. Gener Raxach, I. Klamburg, et al.
Hematoma epidural cervicotorácico espontáneo agudo.
Med Intensiva., 33 (2009), pp. 54-55
[11]
T. Kishen, G. Etherington, A. Diwan.
Cranial subdural haematoma with concomitant spinal epidural and spinal subarachnoid haematomas: a case report.
J Orthop Surg (Hong Kong)., 17 (2009), pp. 358-360
[12]
M. Nakajima, S. Fukuda, H. Ikeda, Y. Suzuki.
Chronic spinal subdural hematoma associated with chronic intracranial subdural hematoma. A case report.
No Shinkei Geka., 37 (2009), pp. 1013-1017
[13]
M.S. Yang, Y.W. Tung, T.H. Yang, J.W. Chai, C.C. Chen, S.W. Chan, et al.
Spontaneous spinal and intracranial subdural hematoma.
J Formos Med Assoc., 108 (2009), pp. 258-261
[14]
R. Mashiko, S. Noguchi, K. Uemura, T. Takada, A. Matsumura.
Lumbosacral subdural hematoma. Case report.
Neurol Med Chir (Tokyo)., 46 (2006), pp. 258-261

Presentado parcialmente como póster en el XIX Congreso de la Sociedad Europea de Neurología. Milán, junio de 2009.

Copyright © 2010. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.