Regístrese
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Análisis del grosor macular y de capa de fibras nerviosas en pacientes con escl...
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 379-388 (Julio - Agosto 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2985
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 379-388 (Julio - Agosto 2016)
ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.nrl.2014.09.003
Acceso a texto completo
Análisis del grosor macular y de capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple en relación con su nivel de gravedad y antecedentes previos de neuritis óptica
Analysis of macular and nerve fiber layer thickness in multiple sclerosis patients according to severity level and optic neuritis episodes
Visitas
2985
A. Soler Garcíaa, F. Padilla Parradob, L.C. Figueroa-Ortizc, A. González Gómeza, A. García-Bend, E. García-Bene, J.M. García-Camposa,c,
Autor para correspondencia
jmgarcia@uma.es

Autor para correspondencia.
a Servicio de Oftalmología, Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España
b Servicio de Neurología, Hospital Universitario Virgen de la Victoria, Málaga, España
c Área de Oftalmo-Biología, Centro de Investigaciones Médico-Sanitarias, Universidad de Málaga, Málaga, España
d Servicio de Oftalmología, Hospital General de Galicia, Santiago de Compostela, A Coruña, España
e Servicio de Oftalmología, Complejo Asistencial de Burgos, Hospital General Yagüe, Burgos, España
Este artículo ha recibido
2985
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (10)
Tabla 1. Características de los pacientes con esclerosis múltiple y control libres de enfermedad
Tabla 2. Grosor de capa de fibras nerviosas: grupo control y con esclerosis múltiple
Tabla 3. Grosor de capa de fibras nerviosas: grupo control y con esclerosis múltiple sin neuritis óptica
Tabla 4. Grosor de capa de fibras nerviosas en grupo con esclerosis múltiple según las formas clínicas
Tabla 5. Grosor de la capa de fibras nerviosas en grupo con esclerosis múltiple sin neuritis óptica según formas clínicas
Tabla 6. Grosor de capa de fibras nerviosas en relación a su nivel de gravedad
Tabla 7. Grosor de capa de fibras nerviosas en relación con su nivel de gravedad en grupo con esclerosis múltiple sin neuritis óptica
Tabla 8. Grosor capa de fibras nerviosas en relación a antecedentes de neuritis óptica
Tabla 9. Grosor retiniano en las 1.000 y 3.000 micras en relación con la EDSS
Tabla 10. Grosor retiniano en las 1.000 y 3.000 micras respecto antecedentes de neuritis óptica
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Evaluar cuantitativamente el grosor macular y de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple en relación con la escala expandida del estado de discapacidad (EDSS) con o sin antecedentes previos de neuritis óptica.

Métodos

Sesenta y dos pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple (53 remitente recidivante y 9 secundariamente progresiva) y 12 libres de enfermedad fueron reclutados para el estudio. Se les realizó una exploración oftalmológica, incluyendo el análisis cuantitativo de la capa de fibras nerviosas retinianas y el grosor macular mediante tomografía óptica de coherencia. Los pacientes fueron clasificados según la escala EDSS en: A: inferior a 1,5; B: entre 1,5 y 3,5, y C: superior a 3,5.

Resultados

El grosor medio ± desviación estándar de la capa de fibras nerviosas en los grupos control, A, B y C fue de 103,35±12,62, 99,04±14,35, 93,59±15,41 y 87,36±18,75μm, respectivamente, con diferencias estadísticamente significativas (p<0,05). En pacientes sin una historia previa de neuritis, o con un episodio de esta patología entre 3 y 6 meses de evolución o anterior a 6 meses, el grosor medio fue de 99,25±13,71, 93,92±13,30, 80,07±15,91μm, respectivamente, con diferencias significativas (p<0,05). El grosor macular medio en el grupo control, A, B y C se situó en 220,01±12,07, 217,78±20,02, 217,68±20,77 y 219,04±24,26μm, respectivamente. Las diferencias observadas entre grupos no fueron estadísticamente significativas.

Conclusiones

El grosor medio de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple se relaciona con el nivel en la escala EDSS. Los pacientes con historia previa de neuritis óptica cursan con una disminución del grosor de esta capa respecto a aquellos sin antecedentes de neuritis. El grosor macular no se relaciona con el grado de afectación en la EDSS.

Palabras clave:
Grosor macular
Capa de fibras nerviosas
Esclerosis múltiple
Escala expandida del estado de discapacidad
Neuritis óptica
Abstract
Introduction

Quantitative assessment of macular and nerve fibre layer thickness in multiple sclerosis patients with regard to expanded disability status scale (EDSS) and presence or absence of previous optic neuritis episodes.

Methods

We recruited 62 patients with multiple sclerosis (53 relapsing-remitting and 9 secondary progressive) and 12 disease-free controls. All patients underwent an ophthalmological examination, including quantitative analysis of the nerve fibre layer and macular thickness using optical coherence tomography. Patients were classified according to EDSS as A (lower than 1.5), B (between 1.5 and 3.5), and C (above 3.5).

Results

Mean nerve fibre layer thickness in control, A, B, and C groups was 103.35±12.62, 99.04±14.35, 93.59±15.41, and 87.36±18.75μm respectively, with statistically significant differences (P<.05). In patients with no history of optic neuritis, history of episodes in the last 3 to 6 months, or history longer than 6 months, mean nerve fibre layer thickness was 99.25±13.71, 93.92±13.30 and 80.07±15.91μm respectively; differences were significant (P<.05). Mean macular thickness in control, A, B, and C groups was 220.01±12.07, 217.78±20.02, 217.68±20.77, and 219.04±24.26μm respectively. Differences were not statistically significant.

Conclusions

The mean retinal nerve fibre layer thickness in multiple sclerosis patients is related to the EDSS level. Patients with previous optic neuritis episodes have a thinner retinal nerve fibre layer than patients with no history of these episodes. Mean macular thickness is not correlated to EDSS level.

Keywords:
Macular thickness
Nerve fibre layer
Multiple sclerosis
Expanded disability status scale
Optic neuritis
Texto completo
Introducción

La tomografía óptica de coherencia es una técnica no invasiva, de fácil realización, que nos permite analizar cuantitativamente el grosor de la capa de fibras nerviosas retinianas. Utiliza una luz de baja coherencia que aporta un diodo superluminiscente acoplado a un interferómetro de fibra óptica con una longitud de onda de 843 nm1. Los estudios realizados mediante tomografía óptica de coherencia en pacientes con esclerosis múltiple han demostrado un adelgazamiento de esta capa retiniana cuando se la comparaba con pacientes sanos2,3.

Parisi et al.4 describen en 14 pacientes con esclerosis múltiple y antecedentes de neuritis óptica con buena recuperación visual una disminución del 48% del grosor de la capa de fibras nerviosas. En el ojo contralateral sin antecedentes de neuritis óptica, la pérdida del grosor medio de esta capa era de un 28% respecto al grupo control.

La mayoría de los trabajos publicados inciden en el estudio de la relación entre el grosor de la capa de fibras nerviosas con la fracción de materia gris, volumen cerebral, grado de atrofia cerebral, neuritis óptica, formas clínicas, sensibilidad del campo visual y test de sensibilidad al contraste2,5-11. Sin embargo, los que estudian la relación entre el grosor de la capa de fibras nerviosas y la escala expandida del estado de discapacidad (EDSS) son escasos e incluyen a pacientes sin historia previa de neuritis óptica12-14.

El presente trabajo tiene por objeto analizar cuantitativamente el grosor macular y de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple con y sin episodios previos de neuritis óptica, y relacionarlos con las formas clínicas y la EDSS.

Material y métodos

Estudio retrospectivo de 62 pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple (53 remitente recidivante y 9 secundariamente progresiva) y 12 libres de enfermedad que fueron considerados como grupo control. Siguiendo la declaración de Helsinki, todos los pacientes expresaron su consentimiento tras explicarles las características del estudio y garantizarles la confidencialidad de los resultados.

Los pacientes fueron reclutados del Servicio de Neurología del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga desde febrero del 2012 hasta enero del 2013. El grupo control fue incluido de forma aleatoria entre los pacientes libres de enfermedad ocular y sistémica que acudían a la policlínica de oftalmología y que cumplían los siguientes requisitos: agudeza visual 10/10 en la escala de Snellen, presión intraocular inferior a 21mmHg y ausencia de patología de polo anterior y posterior. El diagnóstico de esclerosis múltiple fue confirmado por el Servicio de Neurología basándose en exámenes clínicos y de neuroimagen.

La exploración oftalmológica de los pacientes del grupo control y con esclerosis múltiple incluyó: determinación de la agudeza visual mediante los optotipos de Snellen utilizando la escala decimal, medida de la presión intraocular con el tonómetro de aplanación de Perkins y exploración del fondo de ojo mediante biomicroscopia de no contacto con lente de 84 dioptrías de la casa Volk.

El diagnóstico clínico de un episodio previo de neuritis óptica implicaba la presencia de los siguientes datos clínicos: pérdida de la agudeza visual con dolor en los movimientos oculares, defectos en el campo visual, alteraciones en la visión de los colores, defecto pupilar aferente y disminución en los test de sensibilidad al contraste, con papila aparentemente normal o edematosa. Los pacientes con episodios previos de neuritis inferior a 3 meses fueron excluidos.

Respecto al nivel de gravedad, hemos utilizado la escala EDSS15 de valoración del daño neurológico. Esta escala cuantitativa se representa con unos valores entre el 0 y el 10, con puntuaciones de 0,5 en 0,5. El 0 correspondería al paciente totalmente asintomático y el 10 al fallecimiento por esclerosis múltiple. Los criterios de puntuación incluyen una escala funcional, donde se evalúa el estado del sistema piramidal, cerebelo, tronco del encéfalo, sensibilidad, vejiga e intestino, aparato de la visión y funciones mentales, así como la limitación de los movimientos y la dificultad en la comunicación y deglución. Respecto al aparato de la visión, se incluyen 7 grados: 0: normal; 1: escotoma con agudeza visual corregida superior a 20/30; 2: el ojo peor con escotoma presenta una agudeza visual corregida de entre 20/30 y 20/59; 3: el ojo peor con gran escotoma o disminución moderada de los campos tiene una mejor agudeza visual corregida de entre 20/60 y 20/99; 4: el ojo peor con marcada disminución de los campos tiene una mejor agudeza visual corregida de entre 20/100 y 20/200; 5: el ojo peor tiene una mejor agudeza visual corregida inferior a 20/200, y 6: grado 5 asociado a una mejor agudeza visual del mejor ojo de 20/60 o inferior.

Para el estudio del grosor macular y la capa de fibras nerviosas se utilizó el tomógrafo óptico de coherencia Stratus 3000 (Zeiss Humphrey Systems, Dublín, California, EE. UU.). Los programas de adquisición fueron el Macular Thickness Map, que ejecuta 6 barridos radiales de 6mm de longitud en 9 s, y el Fast Rnfl Thickness, que comprime en una sola tomografía 3 barridos circulares de 3,4mm en 1,92 s (figs. 1 y 2).

Figura 1.

Grosor macular en un paciente con brote de neuritis óptica de más de 6 meses de antigüedad en el ojo derecho. Medida de las 1.000, 3.000 y 6.000 micras.

(0,1MB).
Figura 2.

Análisis cuantitativo del grosor de capa de fibras nerviosas en un paciente con brote de neuritis óptica de más de 6 meses de antigüedad en el ojo derecho. Medición horaria y por cuadrantes expresada en micras.

(0,2MB).

Para el análisis cuantitativo del grosor macular se utilizó el protocolo Retinal Thickness/Volumen Tabular. Mediante este programa, se obtuvieron 2 mapas circulares que nos permitieron cuantificar el grosor en las 1.000, 3.000 y 6.000 micras centrales respecto a la fóvea, aunque solo se analizó el grosor de las 1.000 y 3.000 micras.

El grosor de la capa de fibras nerviosas fue determinado mediante el programa Rnfl Thickness Average. Este protocolo nos permitió analizar cuantitativamente el grosor en 4 sectores o cuadrantes. Para nuestro estudio hemos considerado la media de los 4 sectores, así como cada sector aisladamente: superior, inferior, temporal y nasal.

Para la recogida de datos se utilizó el programa Filemaker versión 10 para Windows.

Los resultados fueron tratados estadísticamente mediante el programa SPSS para Windows, versión 15.0. Se utilizó el test de ANOVA paramétrico para la comparación entre grupos de las medias de distintas variables. Para el análisis comparativo de variables cuantitativas, utilizamos el test de correlación bivariada de Pearson. Consideramos que un resultado es estadísticamente significativo con valores inferiores al nivel de confianza de 0,05.

Resultados

El 36,5% eran varones y el 63,5% mujeres. La edad media ± desviación estándar en el grupo control y de esclerosis múltiple fue de 32,7±8,33 y 36,50±8,92 años, respectivamente. El tiempo medio de evolución de la enfermedad se situó en 81,54 ± 74,81 meses. El 85,4% (53/62) de nuestros pacientes cursaban con la forma remitente-recidivante y el 14,6% (9/62) con la forma secundariamente progresiva. El 70,96% (44/62) estaban a tratamiento con terapia inmunomoduladora (β-interferón).

Once pacientes cursaron con un brote, 20 con 2, 9 con 3, 10 con 4 y 12 con 5. La agudeza visual en el grupo control y en pacientes con esclerosis múltiple fue de 1,02±0,18 y 0,91±0,21, respectivamente (tabla 1).

Tabla 1.

Características de los pacientes con esclerosis múltiple y control libres de enfermedad

  Esclerosis múltiple  Control libres de enfermedad 
Sujetos (n)  62
Remitente recidivante: 53 (85,4%)
Secundariamente progresiva: 9 (16,6%) 
12 
Ojos (n)  124  24 
Edad, M±DE (años)  36,50±8,92  32,7±8,33 
Duración de la enfermedad, M±DE (meses)  81,54±4,81 
EDSS, M±DE  2,46±2,04 
AV, M±DE  0,91±0,21  1,02±0,18 
PIO, M±DE  16,3±1,4  16,7±0,9 

AV: mejor agudeza visual corregida; DE: desviación estándar; EDSS: escala expandida del estado de discapacidad; n: número; M: media; PIO: presión intraocular.

Nuestros resultados mostraron diferencias estadísticamente significativas (p = 0,02) al comparar el grosor medio de la capa de fibras nerviosas entre el grupo control y el de pacientes con esclerosis múltiple, así como entre los sectores temporal (p=0,02) e inferior (p = 0,01) (tabla 2). Si excluimos a los pacientes que habían presentado episodios de neuritis óptica, las diferencias solo eran significativas en el sector temporal (p < 0,05) (tabla 3).

Tabla 2.

Grosor de capa de fibras nerviosas: grupo control y con esclerosis múltiple

Grosor capa de fibras nerviosas    Ojos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Esclerosis múltiple  124  94,5418  16,2078  91,6488  97,4348 
  Control  24  103,3590  12,6272  97,4493  109,2687 
Sector superior  Esclerosis múltiple  124  118,3740  23,1557  114,2408  122,5072 
  Control  24  124,5000  17,6888  116,2214  132,7786 
Sector inferior  Esclerosis múltiple  124  115,5203  22,1323  111,5698  119,4708 
  Control  24  131,9500  18,4375  123,3209  140,5791 
Sector nasal  Esclerosis múltiple  124  83,1545  23,4430  78,9700  87,3389 
  Control  24  82,8500  18,1609  74,3504  91,3496 
Sector temporal  Esclerosis múltiple  124  61,2276  15,6476  58,4346  64,0207 
  Control  24  74,0000  13,1589  67,8414  80,1586 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

Tabla 3.

Grosor de capa de fibras nerviosas: grupo control y con esclerosis múltiple sin neuritis óptica

Grosor capa de fibras nerviosasOjos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Esclerosis múltiple  88  99,4891  13,5837  96, 5940  102,3842 
  Control  24  103,3590  12,6272  97,4493  109,2687 
Sector Superior  Esclerosis múltiple  88  123,2989  21,3623  118,7459  127,8518 
  Control  24  124,5000  176888  116,2214  132,7786 
Sector inferior  Esclerosis múltiple  88  121,6782  18,7135  117,6898  125,6666 
  Control  24  131,9500  18,4375  123,3209  140,5791 
Sector nasal  Esclerosis múltiple  88  64,3793  14,7334  61,2392  67,5194 
  Control  24  74,000  13,1589  67,8414  80,1586 
Sector temporal  Esclerosis múltiple  88  88,0690  22,3808  83,2990  92,8390 
  Control  24  82,8500  18,1609  74,3504  91,3496 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

El análisis cuantitativo del grosor medio y por sectores de capa de fibras nerviosas en relación con las formas clínicas —remitente recidivante o secundariamente progresiva— (tabla 4) muestra que existe una disminución del grosor en las formas secundariamente progresivas en relación con las remitentes-recidivantes; sin embargo, las diferencias encontradas entre los grupos no fueron estadísticamente significativas. Si comparamos exclusivamente los subgrupos de pacientes de estas formas clínicas sin episodios de neuritis óptica previa, las diferencias tampoco mostraron significación estadística (tabla 5).

Tabla 4.

Grosor de capa de fibras nerviosas en grupo con esclerosis múltiple según las formas clínicas

Grosor capa de fibras nerviosasOjos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Remitente recidivante  106  94,6412  16,7450  91,4620  97,8204 
  Secundariamente progresiva  18  93,7679  11,6233  87,0567  100,4790 
Sector superior  Remitente recidivante  106  118,7982  23,9732  114,2467  123,3497 
  Secundariamente progresiva  18  115,0714  15,6227  106,0511  124,0918 
Sector inferior  Remitente recidivante  106  115,5780  22,7340  111,2617  119,8942 
  Secundariamente progresiva  18  115,0714  17,4067  105,0211  125,1218 
Sector nasal  Remitente recidivante  106  83,3486  24,2496  78,7446  87,9526 
  Secundariamente progresiva  18  81,6429  16,4157  72,1647  91,1210 
Sector temporal  Remitente recidivante  106  61,4404  15,7041  58,4588  64,4219 
  Secundariamente progresiva  18  59,5714  15,6731  50,5220  68,6208 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

Tabla 5.

Grosor de la capa de fibras nerviosas en grupo con esclerosis múltiple sin neuritis óptica según formas clínicas

Grosor capa de fibras nerviosasOjos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Remitente recidivante  76  100,1324  13,8377  96,9486  103,3162 
  Secundariamente progresiva  12  95,4683  11,5748  88,1140  102,8226 
Sector superior  Remitente recidivante  76  124,4933  21,8813  119,4589  129,5278 
  Secundariamente progresiva  12  115,8333  16,6232  105,2714  126,3953 
Sector inferior  Remitente recidivante  76  122,2800  19,0671  117,8931  126,6669 
  Secundariamente progresiva  12  117,9167  16,5609  107,3943  128,4390 
Sector nasal  Remitente recidivante  76  89,0667  22,9925  83,7766  94,3568 
  Secundariamente progresiva  12  81,8333  17,6214  70,6372  93,0295 
Sector temporal  Remitente recidivante  76  64,7600  14,6995  61,3779  68,1421 
  Secundariamente progresiva  12  62,0000  15,3741  52,2317  71,7683 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

El estado de discapacidad se cuantificó según la escala del EDSS. El nivel medio fue de 2,46 ± 2,04. Establecimos una escala ordinal en 3 niveles: A: inferior a 1,5; B: entre 1,5 y 3,5, y C: superior a 3,5. Veinticinco 25 pacientes correspondían al nivel A, 24 al nivel B y 13 al nivel C. En nuestra casuística no encontramos ningún caso superior a 6,5.

El análisis del grosor de la capa de fibras nerviosas en relación con la EDSS está representado en la tabla 6. El análisis estadístico mostró diferencias significativas entre los grupos en relación con grosor medio (p=0,011), así como en los sectores superior (p=0,017), inferior (p = 0,013) y temporal (p = 0,005).

Tabla 6.

Grosor de capa de fibras nerviosas en relación a su nivel de gravedad

Grosor capa de fibras nerviosas  EDSS  Ojos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Menor o igual a 1,5  50  99,0412  14,3548  94,9616  103,1208 
  1,5 hasta 3,5  48  93,5908  15,4139  89,1151  98,0666 
  Mayor 3,5  26  87,3688  18,7561  79,6266  95,1110 
Sector superior  Menor o igual a 1,5  50  122,7800  20,3071  117,0088  128,5512 
  1,5 hasta 3,5  48  119,7083  24,3720  112,6314  126,7852 
  Mayor 3,5  26  107,0000  23,2737  97,3931  116,6069 
Sector inferior  Menor o igual a 1,5  50  120,8400  20,0482  115,1423  126,5377 
  1,5 hasta 3,5  48  115,4375  20,5404  109,4732  121,4018 
  Mayor 3,5  26  105,0400  25,8803  94,3571  115,7229 
Sector nasal  Menor o igual a 1,5  50  85,8400  24,3229  78,9275  92,7525 
  1,5 hasta 3,5  48  81,9167  21,2531  75,7454  88,0879 
  Mayor 3,5  26  80,1600  25,9577  69,4452  90,8748 
Sector temporal  Menor o igual a 1,5  50  66,7000  15,5514  62,2803  71,1197 
  1,5 hasta 3,5  48  58,0000  14,3764  53,8255  62,1745 
  Mayor 3,5  26  56,4800  15,4734  50,0929  62,8671 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

Si excluimos a los pacientes con neuritis óptica, las diferencias entre los grupos son solo eran significativas para el grosor medio (p<0,05) (tabla 7).

Tabla 7.

Grosor de capa de fibras nerviosas en relación con su nivel de gravedad en grupo con esclerosis múltiple sin neuritis óptica

Grosor capa de fibras nerviosas  EDSS  Ojos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Grosor medio  Menor o igual a 1,5  38  103,6062  11,8219  99,6646  107,5479 
  1,5 hasta 3,5  34  96,4023  15,5446  91,0625  101,7420 
  Mayor 3,5  16  96,5360  10,4546  90,7464  102,3256 
Sector superior  Menor o igual a 1,5  38  127,5405  19,0271  121,1966  133,8845 
  1,5 hasta 3,5  34  121,2000  25,9261  112,2941  130,1059 
  Mayor 3,5  16  117,7333  12,1741  110,9915  124,4751 
Sector inferior  Menor o igual a 1,5  38  126,0000  17,6839  120,1039  131,8961 
  1,5 hasta 3,5  34  119,4286  20,0107  112,5547  126,3025 
  Mayor 3,5  16  116,2667  16,7693  106,9801  125,5532 
Sector nasal  Menor o igual a 1,5  38  92,4324  22,0511  85,0802  99,7846 
  1,5 hasta 3,5  34  83,4286  23,2749  75,4334  91,4238 
  Mayor 3,5  16  88,1333  20,1702  76,9634  99,3032 
Sector temporal  Menor o igual a 1,5  38  68,3784  15,1847  63,3155  73,4412 
  1,5 hasta 3,5  34  61,5714  14,2298  56,6833  66,4595 
  Mayor 3,5  16  61,0667  13,2312  53,7394  68,3939 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

El grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas en ojos con y sin episodios previos de neuritis óptica y en relación con el intervalo desde la aparición de este proceso, están representados en la tabla 8. Los pacientes sin neuritis óptica presentaban un grosor medio superior al grupo de pacientes con antecedentes previos de neuritis (entre 3 y 6 meses o más de 6 meses). Las diferencias entre estos grupos fueron estadísticamente significativas (p<0,01) tanto en el grosor medio como en todos los sectores peripapilares.

Tabla 8.

Grosor capa de fibras nerviosas en relación a antecedentes de neuritis óptica

Grosor capa de fibras nerviosas  NO  Ojos  Media  Desviación típica 
Grosor medio  NO más de 6 meses  20  80,0711  15,9168 
  NO entre 3 y 6 meses  16  93,9275  13,3021 
  Sin NO previa  88  99,2555  13,7123 
Sector superior  NO más de 6 meses  20  103,1071  24,6160 
  NO entre 3 y 6 meses  16  121,8750  15,5970 
  Sin NO previa  88  122,9655  21,2660 
Sector inferior  NO más de 6 meses  20  96,2857  21,4973 
  NO entre 3 y 6 meses  16  121,6250  16,1239 
  Sin NO previa  88  121,1494  19,3044 
Sector nasal  NO más de 6 meses  20  70,1429  21,1024 
  NO entre 3 y 6 meses  16  82,5000  19,5375 
  Sin NO previa  88  87,4023  23,1373 
Sector temporal  NO más de 6 meses  20  51,5357  14,1198 
  NO entre 3 y 6 meses  16  54,0000  19,4717 
  Sin NO previa  88  65,0115  15,0838 

Comparación entre el grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica.

NO: neuritis óptica.

En relación con el grosor macular medio en las 1.000 micras centrales y en los diferentes sectores de las 3.000 micras respecto de la escala EDSS (tabla 9), los resultados obtenidos por nosotros no mostraron diferencias significativas entre los grupos.

Tabla 9.

Grosor retiniano en las 1.000 y 3.000 micras en relación con la EDSS

Grosor retiniano  EDSS  Ojos  Media  Desviación típica  Intervalo de confianza para la media del 95%
          Límite inferior  Límite superior 
Macular  Menor o igual a 1,5  50  217,7800  20,0268  212,0884  223,4716 
  1,5 hasta 3,5  48  217,6875  20,7704  211,6564  223,7186 
  Mayor 3,5  26  219,0400  24,2632  209,0246  229,0554 
Sector superior  Menor o igual a 1,5  50  265,0600  19,7116  259,4580  270,6620 
  1,5 hasta 3,5  48  259,2500  19,7263  253,5221  264,9779 
  Mayor 3,5  26  257,9600  25,4009  247,4750  268,4450 
Sector inferior  Menor o igual a 1,5  50  261,4200  21,2786  255,3727  267,4673 
  1,5 hasta 3,5  48  257,7083  20,9649  251,6207  263,7959 
  Mayor 3,5  26  254,9200  29,6759  242,6704  267,1696 
Sector nasal  Menor o igual a 1,5  50  250,9000  37,4864  240,2465  261,5535 
  1,5 hasta 3,5  48  248,0208  29,0088  239,5976  256,4441 
  Mayor 3,5  26  247,4000  32,7363  233,8871  260,9129 
Sector temporal  Menor o igual a 1,5  50  245,3600  19,6839  239,7659  250,9541 
  1,5 hasta 3,5  48  238,8125  21,2869  232,6314  244,9936 
  Mayor 3,5  26  236,3200  28,2956  224,6401  247,9999 

Macular: grosor en las 1.000 micras centrales. Sectores superior, inferior, nasal y temporal: grosor en los diferentes sectores de las 3.000 micras. Comparación del grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica para un intervalo de confianza del 95%.

EDSS: escala expandida del estado de discapacidad.

Al comparar los valores cuantitativos del grosor macular en los diferentes sectores de las 3.000 micras entre pacientes sin y con antecedentes previos entre 3 y 6 meses o más de 6 meses de neuritis óptica (tabla 10), las diferencias observadas fueron estadísticamente significativas en los sectores superior, temporal e inferior, con un valor de p<0,01.

Tabla 10.

Grosor retiniano en las 1.000 y 3.000 micras respecto antecedentes de neuritis óptica

Grosor retiniano  Antecedentes de NO  Ojos  Media  Desviación típica 
Macular  Más de 6 meses  20  214,5000  20,9982 
  Entre 3 y 6 meses  16  212,2500  19,2854 
  Sin NO previa  88  219,6552  21,2235 
Sector superior  Más de 6 meses  20  247,1429  23,2215 
  Entre 3 y 6 meses  16  250,6250  15,3244 
  Sin NO previa  88  266,9080  18,2161 
Sector inferior  Más de 6 meses  20  245,2143  26,8415 
  Entre 3 y 6 meses  16  250,6250  14,2722 
  Sin NO previa  88  263,7126  20,4813 
Sector nasal  Más de 6 meses  20  239,4286  29,9313 
  Entre 3 y 6 meses  16  247,5000  22,6967 
  Sin NO previa  88  252,3103  34,6219 
Sector temporal  Más de 6 meses  20  228,6071  25,4490 
  Entre 3 y 6 meses  16  230,7500  12,8480 
  Sin NO previa  88  245,8851  20,2791 

Macular: grosor en las 1.000 micras centrales. Sectores superior, inferior, nasal y temporal: grosor en los diferentes sectores de las 3.000 micras. Comparación del grosor medio y por sectores de la capa de fibras nerviosas expresado en micras. Media±desviación típica.

NO: neuritis óptica.

Discusión

En nuestro estudio, hemos utilizado para el análisis del grosor de la capa de fibras nerviosas el tomógrafo óptico de coherencia de dominio tiempo. El análisis cuantitativo del grosor de la capa de fibras nerviosas obtenido mediante este tomógrafo muestra una intensa correlación con los valores obtenidos por los tomógrafos de dominio espectral, sin embargo, ambas cifras no son superponibles16.

Nuestros resultados muestran una disminución estadísticamente significativa del grosor medio de la capa de fibras nerviosas en los pacientes con esclerosis múltiple respecto al grupo control. Estas diferencias son también estadísticamente significativas en los sectores temporal e inferior. Sin embargo, si excluimos a los pacientes con episodios previos de neuritis óptica, la diferencia solo era significativa en el sector temporal. Pueyo et al.3 y Bock et al.11 describen una disminución del grosor exclusivamente en el sector temporal.

Gundogan et al.17 comparan una serie de pacientes con esclerosis múltiple sin sintomatología oftalmológica previa con un grupo control libre de enfermedad, observando un adelgazamiento estadísticamente significativo en el sector temporal.

Costello et al.18 consideran que el sector temporal es el más sensible frente al daño axonal retiniano en pacientes con esclerosis múltiple. La disminución del grosor medio se

iniciaba a los 2 meses del episodio de neuritis óptica, mientras que en los sectores superior e inferior era necesario que transcurrieran 3 o 4 meses. La disminución cuantitativa durante su proceso evolutivo era independiente del tratamiento inmunomodulador10.

El 85,4% de nuestros pacientes presentaban la forma clínica remitente-recidivante y el 14,6% la secundariamente progresiva. Esta relación es similar a la publicada por Fisher et al.2, 80% vs. 20%, y por Iester et al.19, 78,2% vs. 21,8%, en sendos trabajos sobre el análisis del grosor de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple.

Nuestros resultados mostraron una disminución del grosor medio y en todos los sectores al comparar a los pacientes que cursaban con la forma secundariamente progresiva respecto a la forma remitente recidivante, así como entre estos grupos sin antecedentes de neuritis óptica; sin embargo, las diferencias observadas no fueron estadísticamente significativas. Aunque estas diferencias no fueron estadísticamente significativas, nuestros hallazgos nos hacen sospechar una mayor afectación de la capa de fibras nerviosas en la forma secundariamente progresiva que en la forma remitente recidivante.

Oberwahrenbrock et al.20 y Albrecht et al.13 describen una disminución del grosor de la capa de fibras nerviosas cuando comparan estas 2 formas clínicas; sin embargo, Pulicken et al.21 no observan diferencias estadísticamente significativas de grosor al comparar la forma remitente recidivante respecto a la secundariamente progresiva.

Henderson et al.22 analizan las diferencias en el grosor de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple. Los pacientes sin episodios de neuritis previa, y que presentaban la forma secundariamente progresiva, tenían un adelgazamiento significativo cuando se comparaba con los pacientes libres de enfermedad.

Estas diferencias en los resultados podrían deberse a lo heterogéneo de las series analizadas, al número de pacientes incluidos en cada subgrupo, así como a la ausencia de un modelo de estimación respecto a la edad, el género y la duración de la enfermedad.

El grosor medio de la capa de fibras nerviosas en pacientes con esclerosis múltiple disminuye a medida que se incrementa su escala de gravedad. Esta disminución es estadísticamente significativa en los sectores superior, inferior y temporal.

Fisher et al.2 describen una disminución del grosor de esta capa con el incremento de la EDSS, sugiriendo una relación directa entre el grado de pérdida axonal del nervio óptico y el nivel de afectación neurológica.

El análisis comparativo del grosor de capa de fibras nerviosas entre el grupo de ojos que no habían padecido neuritis y los grupos que habían cursado con algún episodio en diferentes intervalos mostraron diferencias significativas entre ellos, tanto en el grosor medio como en todos los sectores peripapilares. García-Martín et al.23 describen un mayor adelgazamiento de la capa de fibras nerviosas en los ojos con historia de neuritis óptica. Los episodios de neuritis óptica en pacientes con esclerosis múltiple producen degeneración axonal durante el proceso agudo; sin embargo, después de 6 meses, la atrofia evolutiva de la capa de fibras nerviosas se relaciona con la progresión de la propia enfermedad, independientemente de la presencia o no de neuritis previa.

Respecto al grosor macular en las 1.000 y 3.000 micras, no hemos observado diferencias significativas entre los grupos en relación con la escala expandida del estado de discapacidad. Sin embargo, al comparar el grosor macular en las 1.000 y 3.000 micras con los antecedentes previos de neuritis óptica, las diferencias fueron significativas en los sectores temporal, superior e inferior de las 3.000 micras. Los pacientes sin antecedentes de neuritis óptica cursaban con un grosor superior en dichos sectores respecto a aquellos que no la habían presentado.

En nuestro estudio, hemos cuantificado el grosor en las 1.000 micras centrales debido a que la relación bipolar-ganglionar es mayor, lo que nos permitía sospechar que probablemente podría existir una cierta relación entre el grosor de capa de fibras nerviosas y el grosor retiniano; sin embargo, las diferencias entre grupos no fueron estadísticamente significativas.

Burkholder et al.24 estudian el grosor de capa de fibras nerviosas y el volumen macular en una serie de pacientes con esclerosis múltiple pero sin antecedentes de neuritis. Sus resultados muestran diferencias estadísticamente significativas en ambos parámetros al comparar a pacientes con esclerosis múltiple y sujetos sanos.

En resumen, el grosor medio de la capa de fibras nerviosas disminuye a medida que se incrementa la escala expandida del estado de discapacidad. Los pacientes que han presentado episodios previos de neuritis óptica cursan con una disminución más acusada del grosor de esta capa y esta disminución se relaciona con el intervalo desde el último episodio. El grosor macular en las 1.000 y 3.000 micras centrales no se relaciona con la escala expandida del estado de discapacidad.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M.R. Hee, J.A. Izatt, E.A. Swanson, D. Huang, J.S. Schuman, C.P. Lin, et al.
Optical coherence tomography of the human retina.
Arch Ophthalmol, 113 (1995), pp. 325-332
[2]
J.B. Fisher, D.A. Jacobs, C.E. Markowitz, S.L. Galetta, N.L. Volpe, M.L. Nano-Schiavi, et al.
Relation of visual function to retinal nerve fiber layer thickness in multiple sclerosis.
Ophthalmology, 113 (2006), pp. 324-332
[3]
V. Pueyo, J.R. Ara, C. Almarcegui, J. Martin, N. Güerri, E. García, et al.
Sub-clinical atrophy of the retinal nerve fiber layer in multiple sclerosis.
Acta Ophthalmol, 88 (2010), pp. 748-752
[4]
V. Parisi, G. Manni, M. Spadaro, G. Colacino, R. Restuccia, S. Marchi, et al.
Correlation between morphological and functional retinal impairment in multiple sclerosis patients.
Invest Ophthalmol Vis Sci, 40 (1999), pp. 2502-2507
[5]
E. Gordon-Lipkin, B. Chodkowski, D.S. Reich, S.A. Smith, M. Pulicken, L.J. Balcer, et al.
Retinal nerve fiber layer is associated with brain atrophy in multiple sclerosis.
[6]
M. Siger, K. Dziegielewski, L. Jasek, M. Bieniek, A. Nicpan, J. Nawrocki, et al.
Optical coherence tomography in multiple sclerosis: Thickness of the retinal nerve fiber layer as a potential measure of axonal loss and brain atrophy.
J Neurol, 2008 (2008), pp. 1555-1560
[7]
E. Grazioli, R. Zivadinov, B. Weinstock-Guttman, N. Lincoff, M. Baier, J.R. Wong, et al.
Retinal nerve fiber layer thickness is associated with brain MRI outcomes in multiple sclerosis.
J Neurol Sci, 268 (2008), pp. 12-17
[8]
C. Oreja-Guevara, S. Noval, B. Manzano, E. Diez-Tejedor.
Neuritis óptica asociada o no a esclerosis múltiple: estudio estructural y funcional.
Neurología, 25 (2010), pp. 78-82
[9]
P.A. Brex, K.A. Miszkiel, J.L. O’Riordan, G.T. Plant, I.F. Moseley, A.J. Thompson, et al.
Assessing the risk of early multiple sclerosis in patients with clinically isolated syndrome: The role of a follow up MRI.
J Neurol Neurosurg Psychiatry, 70 (2001), pp. 390-393
[10]
L.S. Talman, E.R. Bisker, D.J. Sackel, D.A. Long Jr., K.M. Galetta, J.N. Ratchford, et al.
Longitudinal study of vision and retinal nerve fiber layer thickness in multiple sclerosis.
Ann Neurol, 67 (2010), pp. 749-760
[11]
M. Bock, A.U. Brandt, J. Dörr, H. Kraft, N. Weinges-Evers, G. Gaede, et al.
Patterns of retinal nerve fiber layer loss in multiple sclerosis patients with or without optic neuritis and glaucoma patients.
Clin Neurol Neurosurg, 112 (2010), pp. 647-652
[12]
F. Costello, W. Hodge, Y.I. Pan, E. Eggenberger, M.S. Freedman.
Using retinal architecture to help characterize multiple sclerosis patients.
Can J Ophthalmol, 45 (2010), pp. 520-526
[13]
P. Albrecht, R. Fröhlich, H.P. Hartung, B.C. Kieseier, A. Methner.
Optical coherence tomography measures axonal loss in multiple sclerosis independently of optic neuritis.
J Neurol, 254 (2007), pp. 1595-1596
[14]
J.M. Abalo-Lojo, C.C. Limeres, M.A. Gómez, S. Baleato-González, C. Cadarso-Suárez, C. Capeáns-Tomé, et al.
Retinal nerve fiber layer thickness, brain atrophy, and disability in multiple sclerosis patients.
J Neuroophthalmol, 34 (2014), pp. 23-28
[15]
J.F. Kurtzke.
Rating neurologic impairment in multiple sclerosis: An expanded disability status scale (EDSS).
Neurology, 33 (1983), pp. 1444-1452
[16]
M. Bock, A.V. Brandt, J. Dörr, C.F. Pfueller, S. Ohlraun, F. Zipp, et al.
Time domain and spectral domain optical coherence tomography in multiple sclerosis: A comparative cross-sectional study.
Mult Scler, 16 (2010), pp. 893-896
[17]
F.C. Gundogan, S. Demirkaya, G. Sobaci.
Is optical coherente tomography really a new biomarker candidate in multiple sclerosis? A structural and functional evaluation.
Invest Ophthalmol Vis Sci, 48 (2007), pp. 5773-5781
[18]
F. Costello, W. Hodge, Y.I. Pan, E. Eggenberger, S. Coupland, R.H. Kardon.
Tracking retinal nerve fiber layer loss after optic neuritis: A prospective study using optical coherence tomography.
Mult Scler, 14 (2008), pp. 893-905
[19]
M. Iester, F. Cioli, A. Uccelli, M. Papadia, F. Bandini, G.L. Mancardi, et al.
Retinal nerve fiber layer measurements and optic nerve head analysis in multiple sclerosis patients.
[20]
T. Oberwahrenbrock, S. Schippling, M. Ringelstein, F. Kaufhold, H. Zimmermann, N. Keser, et al.
Retinal damage in multiple sclerosis disease subtypes measured by high-resolution optical coherence tomography.
Mult Scler Int, 2012 (2012), pp. 530305
[21]
M. Pulicken, E. Gordon-Lipkin, L.J. Balcer, E. Frohman, G. Cutter, P.A. Calabresi.
Optical coherence tomography and disease subtype in multiple sclerosis.
[22]
A.P. Henderson, S.A. Trip, P.G. Schlottmann, D.R. Altmann, D.F. Garway-Heath, G.T. Plant, et al.
An investigation of the retinal nerve fiber layer in progressive multiple sclerosis using optical coherence tomography.
Brain, 131 (2008), pp. 277-287
[23]
E. García-Martín, V. Pueyo, J.R. Ara, C. Almarcegui, J. Martin, L. Pablo, et al.
Effect of optic neuritis on progressive axonal damage in multiple sclerosis patients.
Mult Scler, 17 (2011), pp. 830-837
[24]
B.M. Burkholder, B. Osborne, M.J. Loguidice, E. Bisker, T.C. Frohman, A. Conger, et al.
Macular volumen determined by optical coherence tomography as a measure of neuronal loss in multiple sclerosis.
Arch Neurol, 66 (2009), pp. 1366-1372
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.