Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española Uso de la sutura barbada para el cierre de la enterocolotomía tras hemicolectom...
Información de la revista
Vol. 98. Núm. 3.
Páginas 136-142 (Marzo 2020)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1589
Vol. 98. Núm. 3.
Páginas 136-142 (Marzo 2020)
Original
DOI: 10.1016/j.ciresp.2019.10.002
Acceso a texto completo
Uso de la sutura barbada para el cierre de la enterocolotomía tras hemicolectomía derecha con anastomosis intracorpórea. Estudio prospectivo descriptivo
Use of barbed suture for the closure of enterocolotomy after laparoscopic right hemicolectomy with intracorporeal anastomosis. A prospective descriptive study
Visitas
...
Manuel Ferrer-Márqueza,
Autor para correspondencia
manuferrer78@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Rocio Torres-Fernándeza, Francisco Rubio-Gila, Ricardo Belda-Lozanoa, Pedro Moya-Forcéna, Jorge Alejandro Benavides Bulejeb, Ángel Reina-Duartea
a Unidad de Coloproctología, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario Torrecárdenas, Almería, España
b Unidad de Coloproctología, Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo, Hospital General Universitario Reina Sofía, Murcia, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características de los pacientes a estudio
Tabla 2. Variables intra y postoperatorias
Tabla 3. Complicaciones. Clasificación Clavien-Dindo
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Posiblemente la parte técnica que más destreza precisa en laparoscopia es la realización de anastomosis y suturas intracorpóreas. La aparición de las nuevas suturas barbadas durante los últimos años parece facilitar dichos gestos quirúrgicos. El objetivo de nuestro estudio es evaluar los resultados a corto plazo en pacientes con neoplasias de colon derecho, tras hemicolectomía derecha laparoscópica con anastomosis intracorpórea mediante la utilización de sutura barbada en el cierre de la enterocolotomía.

Métodos

Se trata de un estudio descriptivo prospectivo multicéntrico en el que se incluyen pacientes que han sido intervenidos mediante hemicolectomía derecha laparoscópica por patología neoplásica colónica entre junio del 2015 y diciembre del 2018. En todos ellos se realizó la anastomosis intracorpórea mediante el uso de endocortadora y el cierre de la enterocolotomía mediante una doble capa de sutura barbada.

Resultados

Se ha intervenido a un total de 80 pacientes (47,5% mujeres), con una edad media de 70,6±9 (49-92) años. El tiempo operatorio medio fue 99,5±38 min. Un 2,5% de la muestra presentó dehiscencia de anastomosis y se tuvo que reintervenir a 5 pacientes (6,2%) como consecuencia de 2dehiscencias, 2cuadros obstructivos y un sangrado peritoneal. La mediana de estancia hospitalaria fue de 7 (3-173) días.

Conclusiones

El uso de la sutura barbada en la hemicolectomía derecha laparoscópica con anastomosis intracorpórea parece presentar una morbilidad similar a las series descritas en la literatura. En cualquier caso, serían necesarios estudios con mayor número de pacientes, prospectivos, controlados y aleatorizados para confirmar estos hallazgos.

Palabras clave:
Sutura barbada
Anastomosis laparoscópica
Hemicolectomía derecha
Anastomosis intracorpórea
Abstract
Introduction

Performing intracorporeal anastomoses and sutures is possibly the technique that requires the greatest skill in laparoscopic surgery. The appearance of the new barbed sutures in recent years has seemed to facilitate this surgical step. The aim of our study is to evaluate short-term results in patients with neoplasms of the right colon, after laparoscopic right hemicolectomy with intracorporeal anastomosis using barbed suture at the closure of the enterocolotomy.

Methods

This is a multicenter, prospective, descriptive study that includes patients who underwent laparoscopic right hemicolectomy for neoplastic colonic pathologies between June 2015 and December 2018. In all patients, the intracorporeal anastomosis was performed using the endocutter, and closure of the enterocolotomy was done with a double layer of barbed suture.

Results

A total of 80 patients were treated (47.5% women), with an average age of 70.6±9 (49-92) years. The average operative time was 99.5±38minutes Anastomotic dehiscence was observed in 2.5% of the sample, and 5 patients required re-operation (6.2%) as a result of 2leaks, 2obstructive symptoms and one peritoneal bleeding. Mean hospital stay was 7 (3-173) days.

Conclusions

The use of barbed suture in laparoscopic right hemicolectomy with intracorporeal anastomosis seems to present a morbidity similar to series described in literature. Prospective, controlled and randomized studies with a larger number of patients would be necessary to confirm these findings.

Keywords:
Barbed suture
Laparoscopic anastomosis
Right hemicolectomy
Intracorporeal anastomosis
Texto completo
Introducción

Desde la aparición de la cirugía laparoscópica colorrectal, numerosos estudios han demostrado sus ventajas en cuanto a seguridad y efectividad. En comparación con la cirugía abierta, los pacientes intervenidos mediante vía laparoscópica presentan una recuperación más temprana, así como reducción de las complicaciones a corto plazo1, sin presentar diferencias en cuanto a resultados oncológicos, supervivencia y recurrencia2.

La hemicolectomía derecha laparoscópica para el tratamiento de lesiones colónicas puede realizarse técnicamente bien mediante la realización de una anastomosis tras la exteriorización del intestino a través de una minilaparotomía (anastomosis extracorpórea), o mediante la realización de una anastomosis intraabdominal totalmente laparoscópica (anastomosis intracorpórea). Hasta la fecha, diferentes artículos han comparado ambas técnicas, sin que existan diferencias contundentes entre ambas que nos indiquen cuál es la mejor a realizar actualmente3-7. A pesar de esto, los últimos metaanálisis parecen defender la anastomosis intracorpórea con ciertas ventajas frente a la extracorpórea como una recuperación más temprana y menos complicaciones postoperatorias8-10. La aparición de la sutura barbada durante los últimos años parece facilitar la realización de dichas anastomosis. La revisión clínica de la literatura apoya su uso como una técnica segura y eficaz, como mínimo equivalente a las suturas convencionales absorbibles11 (fig. 1).

Figura 1.

Sutura dotada de pequeñas barbas en sentido helicoidal a lo largo de toda superficie.

(0,07MB).

El objetivo de nuestro estudio es evaluar los resultados a corto plazo en pacientes con neoplasias de colon derecho, tras hemicolectomía derecha laparoscópica con anastomosis intracorpórea mediante la utilización de sutura barbada en el cierre de la enterocolotomía (fig. 2).

Figura 2.

Uso de la sutura barbada en hemicolectomía derecha laparoscópica.

(0,42MB).
MétodosDiseño del estudio

Se trata de un estudio descriptivo prospectivo multicéntrico en el que se incluye a pacientes que han sido intervenidos mediante hemicolectomía derecha laparoscópica, con anastomosis intracorpórea, por patología neoplásica colónica desde junio del 2015 hasta diciembre del 2018. El estudio ha sido valorado y aprobado por el comité ético de los hospitales participantes (3 hospitales del sudeste español). A todos los pacientes se les ha entregado el consentimiento informado para participar en el estudio.

Se incluye a aquellos pacientes diagnosticados de neoplasia de colon derecho (ciego, colon ascendente y ángulo hepático), siendo los criterios de exclusión: la existencia de lesión neoplásica sincrónica colónica, la presencia de metástasis a distancia (estadio iv), la invasión de órganos vecinos (T4) en el momento del diagnóstico, pacientes con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, la cirugía urgente y la contraindicación para realizar cirugía laparoscópica. Así mismo, quedan excluidos del estudio aquellos pacientes a los que se les ha realizado una anastomosis extracorpórea por el motivo que sea.

Las principales variables a medir han sido las características de pacientes (sexo, edad, localización de la lesión), intraoperatorias (tiempo quirúrgico, porcentaje de reconversión, tamaño de la incisión de extracción de la pieza quirúrgica, complicaciones), postoperatorias (días de introducción de dieta, presencia de íleo paralítico, estancia hospitalaria, reintervención, complicaciones, mortalidad).

Técnica quirúrgica

Los pacientes reciben profilaxis antibiótica y antitrombótica preoperatoria, así como una preparación colónica mediante dieta pobre en residuos durante la semana previa a la intervención. Son intervenidos bajo anestesia general y colocados en posición francesa (posición de Trendelenburg con las piernas abiertas). La intervención comienza con la colocación de un primer trocar infraumbilical de 12mm y la colocación posterior de 3accesorios (5mm×5mm×12mm).

Se realiza una exploración completa de la cavidad abdominal en busca del tumor primario, lesiones a distancia o implantes peritoneales. Se exponen los vasos ileocólicos y, tras su sección, se continúa la disección de medial a lateral. Una vez disecado el mesocolon, se decide a qué nivel se realiza la sección del colon transverso mediante la endocortadora (endoGIA1 60 mm Articulating Medium/Thick Reload with Tri-Staple Technology 3 mm, 3,5 mm, 4 mm —EGIA60AMT—, Medtronic, Mineápolis, EE. UU.) y se completa la disección movilizando el ángulo hepático. Posteriormente, se identifica el íleon terminal y se secciona a unos 10cm de válvula ileocecal con endocortadora (endoGIA1 60 mm Articulating Vascular/Medium Reload with Tri-Staple Technology 2 mm, 2.5 mm, 3 mm —EGIA60AVM—, Medtronic, Mineápolis, EE. UU.). Se termina la disección de parietocólico derecho hasta que la liberación completa de la pieza quirúrgica.

Se realiza incisión de Pfannenstiel para la extracción de la pieza quirúrgica protegida mediante separador tipo Alexis® (Alexis® o Wound Retractor/Protector, Applied Medical Technology, CA, EE. UU.).

Se coloca el íleon terminal junto al colon transverso (isoperistáltico) para realizar una anastomosis laterolateral, colocando un punto de tracción proximal a la anastomosis uniendo el borde del colon y del íleon; a continuación, se procede a realizar la apertura de ambos ojales para introducir la endocortadora (endoGIA1 60 mm Articulating Medium/Thick Reload with Tri-Staple Technology 3 mm, 3,5 mm, 4 mm —EGIA60AMT— Medtronic, Mineápolis, EE. UU.). Se realiza la anastomosis y se procede al cierre de la enterocolotomía. Para ello, damos unos puntos simples con sutura barbada de 2-0 en el extremo distal e inferior al ojal (con el fin de tenerlo referenciado) procediendo, a continuación, al cierre mediante doble sutura continua barbada 2-0 (el primero serosubmucoso y el segundo seroseroso) (PDO 26mm, 1/2 cicle). Tras la realización de la sutura, no es necesario anudar y el hilo se secciona a aproximadamente 0,5-1cm del extremo. Ninguno de los cabos (colon e íleon) se sobresuturan. Se revisa cavidad abdominal. En caso necesario se dejará drenaje aspirativo (a decisión del cirujano).

Seguimiento

El primer día postoperatorio se retira la sonda vesical (si presenta diuresis adecuada). Todos los pacientes comienzan a movilizarse al sillón e incluso a pasear desde el primer día. En caso de presentar peristaltismo o ventosear se comenzará con líquidos. Si tolera bien la dieta líquida, esta se irá aumentando progresivamente a semilíquida y blanda. En caso de drenaje, este se retirará si es seroso o serohemático a las 24 h. Los criterios al alta serán: paciente tolera nutrición sólida; movilización adecuada; ventosea; ausencia de náuseas; aceptación por parte del paciente; no dolor abdominal o controlado con analgesia oral.

Análisis estadístico

El análisis estadístico se ha realizado utilizando el programa informático SPSS 20.0 (IBM Inc. Rochester, MN, EE. UU.). Se ha realizado un análisis descriptivo de las variables de estudio recogidas.

Para las variables cualitativas se ha aplicado el cálculo de frecuencias y para las variables cuantitativas se ha calculado medidas de dispersión de desviación típica.

Resultados

Se ha intervenido a un total de 80 pacientes entre junio del 2015 y diciembre del 2018. Las características de la población estudiada se muestran en la tabla 1. La edad media de la muestra fue de 70,6±9 (49-92) años. El índice de masa corporal medio fue de 28,0±4 (21,1-36,4) kg/m2. Respecto a la localización de las lesiones neoplásicas, el 43,7% se encontraba en ciego, en colon ascendente el 31,2% y en ángulo hepático en el 25%.

Tabla 1.

Características de los pacientes a estudio

Características  Porcentaje (n) 
N.° pacientes  80 
Edad (años)  70,6±9 (49-92) 
Sexo (mujeres)  47,5 (38) 
IMC (kg/m228,0±4,6 (21,1-36,4) 
ASA I  6,25 (5) 
ASA II  43,7 (35) 
ASA III  47,5 (38) 
ASA IV  2,5 (2) 
DM  18,7 (15) 
HTA  62,5 (50) 
Cardiopatía  30,0 (24) 
Cirugía abdominal previa  33,7 (27) 
Localización de la lesión: ciego  43,7 (35) 
Colon ascendente  31,2 (25) 
Ángulo hepático  25,0 (20) 

Las variables intraoperatorias se muestran en la tabla 2. El tiempo quirúrgico medio de la intervención fue de 99,5±38 min. En el postoperatorio, un 26,2% de la muestra presentó íleo paralítico, lo que retrasó la introducción de la dieta, cuya mediana fue de 2 días (0-50). El porcentaje de complicaciones globales en la serie fue del 25% (tabla 3). Un 2,5% de la muestra presentó dehiscencia de anastomosis y se tuvieron que reintervenir 5 pacientes (6,2%) como consecuencia de 2dehiscencias, 2cuadros obstructivos y un sangrado peritoneal. Todos los pacientes fueron reintervenidos por laparoscopia y 3se convirtieron a laparotomía. Entre los pacientes con dehiscencia de la anastomosis una fuga ocurrió en el borde de sección del intestino delgado y fue tratada mediante resección de este muñón. En el segundo caso, la fuga ocurrió en la línea de sutura mecánica. Los cuadros obstructivos se debieron a una hernia interna y un asa intestinal adherida en la pelvis. Ambos casos se convirtieron a laparotomía y fueron solucionados sin necesidad de resección intestinal. La infección de sitio quirúrgico incisional superficial se presentó en el 3,8% de los casos. Hubo un fallecimiento en la serie atribuible a un tromboembolismo pulmonar. La estancia mediana de la serie fue de 7 (3-173) días. En cuanto a los resultados de la anatomía patológica, 28 pacientes se encontraban en estadio i, 10 pacientes en estadio iiA, 24 en estadio iiiA y 16 en estadio iiiB.

Tabla 2.

Variables intra y postoperatorias

Características  Porcentaje, media ± DE (n) 
Tiempo quirúrgico (min)  99,5±38 
Tamaño incisión (cm)  6.4±
Complicaciones intraoperatorias  1,2 (1) 
Conversión  1,2 (1) 
Introducción dieta (días)  2 (0-50) 
Íleo paralítico  26,2 (22) 
Dehiscencia anastomosis  2,5 (2) 
Reintervención  6,2 (5) 
Infección sitio quirúrgico incisional  3,8 (3) 
Mortalidad  1,2 (1) 
Estancia (días)  7 (3-173) 
N.° ganglios en pieza quirúrgica  22,3±
TNM
pT0  2,5 (2) 
pT1  20,0 (16) 
pT2  15 (12) 
pT3  43,7 (35) 
pT4  18,7(15) 
pN0  28,7 (23) 
pN1  46,2 (37) 
pN2  25,0 (20) 
Tabla 3.

Complicaciones. Clasificación Clavien-Dindo

Complicaciones  N.° (%) 
Grado I
Fiebre  9 (11,2) 
ITU  2 (2,5) 
Grado II
ISQ  3 (3,8) 
Grado IIIa  0 (0,0) 
Grado IIIb
Dehiscencia  2 (2,5) 
Obstrucción  2 (2,5) 
Sangrado  1 (1,25) 
Grado IVa  0 (0,0) 
Grado IVb  0 (0,0) 
Grado V  1 (1,25) 
Discusión

El tratamiento de las neoplasias de colon derecho ha ido evolucionando hacia su realización vía laparoscópica, obteniendo, de esta manera, los beneficios que aporta esta vía mínimamente invasiva12-16. Sin embargo, sí existe controversia a la hora de realizar la técnica quirúrgica y elegir cuál de las posibles anastomosis es la más adecuada (extracorpórea o intracorpórea). Hasta la fecha, diferentes publicaciones han intentado mostrar cuál presenta ventajas, pero, a pesar de que el algún estudio se declina más hacia una u otra, no se pueden sacar aún conclusiones definitivas y contundentes3-7. El metaanálisis de Feroci et al.16, muestra que no existen diferencias estadísticamente significativas entre ellas en el tiempo operatorio, complicaciones postoperatorias, reintervenciones, número de ganglios linfáticos aislados en la pieza y mortalidad. Sin embargo, la revisión sistemática llevada a cabo por van Oostendorp et al.8 concluye que la anastomosis intracorpórea se asocia a una reducción de la morbilidad a corto plazo (OR 0,68, IC del 95%, 0,49-0,93; I2=20%), así como a una menor estancia hospitalaria (MD –0,77 días, IC del 95%, –1,17-0,37; I2=4%).

Los defensores de la anastomosis intracorpórea se apoyan en que, durante la realización de esta anastomosis, permite una visualización adecuada de la misma a lo largo de toda su longitud, en contra de la extracorpórea en la que, en función de las características del paciente (principalmente en aquellos obesos), la extracción de los cabos intestinales para la anastomosis, en ocasiones, no es fácil17. Además, permite una correcta visualización del mesenterio para prevenir la rotación del mismo que pueda dar lugar en el postoperatorio a complicaciones por compromiso vascular (más frecuente en la técnica extracorpórea18). Por otro lado, la anastomosis intracorpórea permite decidir dónde quieres realizar la incisión de extracción de la pieza (Mc Burney, hipocondrio derecho, Pfannenstiel, etc.), a diferencia de la extracorpórea, en la que la incisión debe realizarse en la zona que permita la extracción de ambos cabos, necesitando, en determinados pacientes, incisiones más largas que en la intracorpórea19. En nuestra serie, la anastomosis intracorpórea nos ha permitido realizar la extracción de las piezas a través de incisiones de Pfannenstiel. Con relación a la orientación de la anastomosis, la intracorpórea permite decidir si la anastomosis se realiza iso o antiperistáltica20, por lo que, durante nuestro trabajo, todas las anastomosis se han realizado isoperistálticas.

Uno de los principales inconvenientes de la anastomosis intracorpórea es que requiere una destreza importante desde el punto de vista técnico para realizar, principalmente, la sutura de la enterocolotomía. Así lo muestran Jamali et al.21 en su trabajo, en el que se estudia el grado de dificultad de las diferentes técnicas laparoscópicas y donde se evidencia que la anastomosis intracorpórea presenta más dificultad para el cirujano que la extracorpórea. Por ello, en nuestro estudio presentamos el uso de la sutura barbada, con la intención de mostrar sus ventajas en cuanto a facilidad quirúrgica.

Desde el inicio de la sutura barbada, su uso de ha ido extendiendo en diferentes especialidades22-28. A pesar de que este tipo de suturas están aprobadas para su uso en tejidos blandos, su seguridad y efectividad no están aprobadas en anastomosis intestinales; sin embargo, cada día encontramos mayor número de publicaciones sobre las mismas. La mayoría de los trabajos publicados durante los últimos años se relacionan con la cirugía bariátrica y su uso en el bypass gástrico laparoscópico11,29-31. Recientemente, se ha publicado su uso en cirugía colorrectal, donde se ha utilizado de forma segura en el cierre de la cavidad pélvica tras amputación abdominoperineal32, en el cierre de la pared rectal tras microcirugía endoscópica transanal33, así como en el cierre de la enterocolotomía tras hemicolectomía derecha. Con relación a estas últimas publicaciones, tanto Feroci et al.34 como Bracale et al.35, en sus respectivos estudios, defienden la técnica como segura y efectiva, si bien ambos presentan un número reducido de sujetos (47 y 40 pacientes, respectivamente).

Nuestro equipo utiliza doble línea de sutura (Quills®. Anglotech, Reading, PA, EE. UU.), tal y como lo describen Reggio et al.36, que comparan la doble sutura frente a la simple, encontrando diferencias significativas a favor de la primera (menos porcentaje de fuga anastomótica). En la literatura20, el porcentaje de fugas tras esta cirugía se encuentra oscilando entre el 0 y el 8,5%. Nuestros datos muestran un porcentaje bajo y dentro de lo reflejado en la literatura (2,5%). Además, en nuestra serie ninguna de las 2dehiscencias acontecidas tuvo relación con la sutura barbada, ocurriendo una en el muñón de intestino delgado por necrosis y otra por dehiscencia de la cara posterior de la anastomosis mecánica. Con relación al resto de las complicaciones, nuestros resultados (25% de porcentaje global) se encuentran dentro del rango mostrado en la literatura4,6,17.

Posiblemente, la parte técnica que más destreza precisa en laparoscopia es la realización de anastomosis y suturas intracorpóreas (laparoscopia avanzada). Con la aparición de la sutura barbada, se puede facilitar dicha práctica, evitando la necesidad tanto de realizar nudos intracorpóreos, como del mantenimiento de la tensión en la sutura continua por parte del ayudante, mejorando claramente aspectos clave en cirugía, como son la reproductibilidad y el tiempo operatorio. Su uso en la hemicolectomía derecha con anastomosis intracorpórea parece presentar una morbilidad similar a las series descritas en la literatura. En cualquier caso, serían necesarios estudios con mayor número de pacientes, prospectivos, controlados y aleatorizados para confirmar estos hallazgos.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de interés.

Bibliografía
[1]
J.J. Tjandra, M.K. Chan.
Systematic review on the short-term outcome of laparoscopic resection for colon and rectosigmoid cancer.
Colorectal Dis, 8 (2006), pp. 375-388
[2]
E. Kuhry, W.F. Schwenk, R. Gaupset, U. Romild, H.J. Bonjer.
Long-term results of laparoscopic colorectal cancer resection.
Cochrane Database Syst Rev, (2008), pp. CD003432
[3]
K.H. Lee, J. Ho, Y. Akmal, R. Nelson, A. Pigazzi.
Short- and long term outcomes of intracorporeal versus extracorporeal ileocolic anastomosisin laparoscopic right hemicolectomy for colon cancer.
Surg Endosc., 27 (2013), pp. 1986-1990
[4]
M.H. Hanna, G.S. Hwang, M.J. Phelan, T.L. Bui, J.C. Carmichael, S.D. Mills, et al.
Laparoscopic right hemicolectomy: short- and long-term outcomes of intracorporeal versus extracorporeal anastomosis.
Surg Endosc, 30 (2016), pp. 3933-3942
[5]
R. Cirocchi, S. Trastulli, E. Farinella, S. Guarino, J. Desiderio, C. Boselli, et al.
Intracorporeal versus extracorporeal anastomosis during laparoscopic right hemicolectomy —systematic review and meta-analysis.
Surg Oncol., 22 (2013), pp. 1-13
[6]
M. Milone, U. Elmore, E. di Salvo, P. Delrio, L. Bucci, G.P. Ferulano, et al.
Intracorporeal versus extracorporeal anastomosis. Results from a multicentre comparative study on 512 right-sided colorectal cancers.
Surg Endosc., 29 (2015), pp. 2314-2320
[7]
Carnuccio P1, J. Jimeno, D. Parés.
Laparoscopic right colectomy: A systematic review and meta-analysis of observational studies comparing two types of anastomosis.
Tech Coloproctol., 18 (2014), pp. 5-12
[8]
S. Van Oostendorp, A. Elfrink, W. Borstlap, L. Schoonmade, C. Sietses, J. Meijerink, et al.
Intracorporeal versus extracorporeal anastomosis in right hemicolectomy: A systematic reviewand meta-analysis.
Surg Endosc., 31 (2017), pp. 64-77
[9]
Q. Wu, C. Jin, T. Hu, M. Wei, Z. Wang.
Intracorporeal versus extracorporeal anastomosis in laparoscopic right colectomy: A systematic review and meta-analysis.
J Laparoendosc Adv Surg Tech A., 27 (2017), pp. 348-357
[10]
M. Milone, U. Elmore, A. Vignali, N. Gennarelli, M. Manigrasso, M. Burati, et al.
Recovery after intracorporeal anastomosis in laparoscopic right hemicolectomy: A systematic review and meta-analysis.
Langenbecks Arch Surg., 403 (2018), pp. 1-10
[11]
M. Ferrer-Márquez, R. Belda-Lozano.
Barbed sutures in general and digestive surgery. Review.
[12]
R.T. Schinkert.
Laparoscopic-assisted right hemicolectomy.
Dis Colon Rectum., 34 (1991), pp. 1030-1031
[13]
A.M. Lacy, S. Delgado, A. Castells, H.A. Prins, V. Arroyo, A. Ibarzabal, et al.
The long term results of randomized clinical trial of laparoscopy-assisted versus open surgery for colon cancer.
[14]
The Colon Cancer Laparoscopic or Open Resection Study Group. Laparoscopic surgery versus open surgery for colon cancer: Short-term outcomes of a randomized trial. Lancet Oncol. 2005;6:477-484.
[15]
Colon Cancer Laparoscopic or Open Resection Study Group. Survival after laparoscopic surgery versus open surgery for colon cancer: Long-term outcome of a randomized clinical trial. Lancet Oncol. 2009;10:44-52.
[16]
F. Feroci, E. Lenzi, A. Garzi, A. Vannucchi, S. Cantafio, M. Scatizzi.
Intracorporeal versus extracorporeal anastomosis after laparoscopic right hemicolectomy for cancer: A systematic review and meta-analysis.
Int J Colorectal Dis., 28 (2013), pp. 1177-1186
[17]
R. Shapiro, U. Keler, L. Segev, S. Sarna, K. Hatib, D. Hazzan.
Laparoscopic right hemicolectomy with intracorporeal anastomosis: Short- and long-term benefits in comparison with extracorporeal anastomosis.
[18]
J. Grams, W. Tong, A.J. Greenstein, B. Salky.
Comparison of intracorporeal versus extracorporeal anastomosis in laparoscopicassisted hemicolectomy.
Surg Endosc., 24 (2010), pp. 1886-1891
[19]
M. Hellan, C. Anderson, A. Pigazzi.
Extracorporeal versus intracorporeal anastomosis for laparoscopic righthemicolectomy.
JSLS., 13 (2009), pp. 312-317
[20]
C. Tarta, M. Bishawi, R. Bergamaschi.
Intracorporeal ileocolic anastomosis: A review.
Tech Coloproctol., 17 (2013), pp. 479-485
[21]
F.R. Jamali, A.M. Soweid, H. Dimassi, C. Bailey, J. Leroy, J. Marescaux.
Evaluating the degree of difficulty of laparoscopic colorectal surgery.
Arch Surg., 143 (2008), pp. 762-767
[22]
A.R. McKenzie.
An experimental multiple barbed suture for the long flexor tendons of the palm and fingers.
Preliminary report. J Bone Joint Surg Br., 49 (1967), pp. 440-447
[23]
J.A. Greenberg.
The use of barbed sutures in obstetrics and gynecology.
Rev Obstet Gynecol., 3 (2010), pp. 82-91
[24]
J.A. Greenberg, R.H. Goldman.
Barbed suture?: A review of the obstetrics and gynecology.
Rev Obstet Gynecol., 6 (2013), pp. 107-115
[25]
E. Liatsikos, T. Knoll, I. Kyriazis, I. Georgiopoulos, P. Kallidonis, P. Honeck, et al.
Unfavorable outcomes of laparoscopic pyeloplasty using barbed sutures: A multi-center experience.
World J Urol., 31 (2013), pp. 1441-1444
[26]
A. Clemente, F. Bergamin, C. Surace, E. Lepore, N. Pugno.
Barbed suture vs. conventional tenorrhaphy: Biomechanical analysis in an animal model.
J Orthop Traumatol., 16 (2015), pp. 251-257
[27]
K.M. Joyce, C.W. Joyce, N. Mahon, J.L. Kelly.
Use of a barbed suture tie-over technique for skin graft dressings: A case series.
Arch Plast Surg., 42 (2015), pp. 341-345
[28]
R.T. Mitchell, B.P. Bengtson.
Clinical applications of barbed suture in aesthetic breast surgery.
Clin Plast Surg., 42 (2015), pp. 595-604
[29]
V. De Blasi, O. Facy, M. Goergen, V. Poulain, L. de Magistris, J.S. Azagra.
Barbed versus usual suture for closure of the gastrojejunal anastomosis in laparoscopic gastric bypass: A comparative trial.
Obes Surg., 23 (2013), pp. 60-63
[30]
R. Kassir, C. Breton, P. Lointier, P. Blanc.
Laparoscopic Roux-en-Y gastric bypass with hand-sewn gastrojejunostomy using an absorbable bidirectional monofilament barbed suture: Review of the literature and illustrative case video.
Surg Obes Relat Dis., 10 (2014), pp. 560-561
[31]
P. Blanc, P. Lointier, C. Breton, T. Debs, R. Kassir.
The Hand-sewn Anastomosis with an Absorbable Bidirectional Monofilament Barbed SutureStratafix® during laparoscopic one anastomosis loop gastric bypass. Retrospective Study in 50 Patients.
Obes Surg., 25 (2015), pp. 2457-2460
[32]
N. Matsuhashi, T. Takahashi, K. Nonaka, T. Tanahashi, H. Imai, Y. Sasaki, et al.
Laparoscopic technique and safety experience with barbed suture closure for pelvic cavity after abdominoperineal resection.
World J Surg Oncol., 11 (2013), pp. 115
[33]
P. Wilhelm, P. Storz, S. Axt, C. Falch, A. Kirschniak, S. Muller.
Use of self-retaining barbed suture for rectal wall closure in transanal endoscopic microsurgery.
Tech Coloproctol., 18 (2014), pp. 813-816
[34]
F. Feroci, I. Giani, M. Baraghini, L. Romoli, T. Zalla, R. Quattromani, et al.
Barbed versus traditional suture for enterotomy closure after laparoscopic right colectomy with intracorporeal mechanical anastomosis: A case-control study.
Updates Surg., 70 (2018), pp. 433-439
[35]
U. Bracale, G. Merola, F. Cabras, J. Andreuccetti, F. Corcione, G. Pignata.
The use of barbed suture for intracorporeal mechanical anastomosis during a totally laparoscopic right colectomy: Is it safe? A retrospective nonrandomized comparative multicenter study.
Surg Innov., 25 (2018), pp. 267-273
[36]
S. Reggio, A. Sciuto, D. Cuccurullo, F. Pirozzi, F. Esposito, D. Cusano, et al.
Single-layer versus double-layer closure of the enterotomy in laparoscopic right hemicolectomy with intracorporeal anastomosis: A single-center study.
Tech Coloproctol., 19 (2015), pp. 745-750
Copyright © 2019. AEC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos