Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española Fístula del conducto torácico. Tratamiento médico con octreótida
Información de la revista
Vol. 79. Núm. 4.
Páginas 250-251 (Abril 2006)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 79. Núm. 4.
Páginas 250-251 (Abril 2006)
DOI: 10.1016/S0009-739X(06)70862-4
Acceso a texto completo
Fístula del conducto torácico. Tratamiento médico con octreótida
Chyle fistula. Medical management with octreotide
Visitas
...
Daniel Bejarano Glez-Sernaa, Antonio Utrera-Gleza, José María Cordoncillo-Prietob, Fernando de la Portilla de Juana, Ricardo Rada-Morgadesa, Gonzalo Carranza-Albarrana
a Servicio de Cirug??a General. Hospital Juan Ram??n Jim??nez. Huelva.
b Servicio de Otorrinolaringolog??a. Hospital Juan Ram??n Jim??nez. Huelva. Espa??a.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
La fístula del conducto torácico en una complicación poco frecuente tras la cirugía cervical. El primer escalón terapéutico es el tratamiento médico, con un adecuado drenaje y mediante medidas dietéticas. El uso de la octreótida en el tratamiento de la fístula quilosa es novedoso, y los casos comunicados son anecdóticos. Aportamos un nuevo caso en que el tratamiento con octreótida fue efectivo en el tratamiento de la lesión del conducto torácico y el cierre temprano de la fístula, con mínimos efectos secundarios. Este tratamiento permite reducir la estancia hospitalaria y la morbilidad del paciente. Creemos necesarios estudios posteriores que confirmen estos hallazgos.
Palabras clave:
Fístula quilosa
Octreótida
Chyle fistula is an infrequent complication after neck surgery. The first line treatment is medical management, with adequate drainage and appropriate nutritional modifications. The use of octreotide in the treatment of chyle fistula is a novel approach that has been documented in only a few cases. We report a new case of thoracic duct injury effectively treated by octreotide, leading to an early decrease in drainage and early fistula closure with minimal adverse effects. This therapy may reduce length of hospital stay and morbidity. Further studies are required to confirm this observation.
Keywords:
Chyle fistula
Octreotide
Texto completo

Introducción

La lesión del conducto torácico es una complicación rara, aunque prevalente, tras la cirugía cervical o torácica. Asimismo, el diagnóstico intraoperatorio es difícil debido al bajo flujo a través del conducto torácico, y se pone de manifiesto en el postoperatorio inmediato cuando se objetiva el débito de líquido de aspecto lechoso por el drenaje o por la herida quirúrgica.

El uso de la octreótida para el tratamiento de estas fístulas ha sido descrito en estudios experimentales sobre animales1; asimismo, hemos encontrado 4 casos comunicados en la bibliografía consultada2-5.

Presentamos un caso en el que la actreótida resolvió la fístula del conducto torácico tras 48 h de instaurar el tratamiento.

Caso clínico

En diciembre de 2002 una paciente de 70 años es remitida a nuestro centro para la evaluación y el tratamiento de una tumoración cervical de 2 años de evolución. La exploración física revelo una masa cervical a expensas del tejido tiroideo; se realiza un estudio ecográfico cervical, en el que se detecta, en el lóbulo tiroideo izquierdo, una formación nodular con calcificaciones a la que se le realizó una punción-aspiración con aguja fina (PAAF) compatible con una lesión quística con proliferación epitelial. Tras el estudio anestésico se interviene quirúrgicamente; se practica la tiroidectomía total, y posteriormente tratamiento con radioyodo. La paciente recibe el alta en marzo de 2003.

Acude de nuevo a nuestro centro en diciembre de 2003 y presenta una nueva masa cervical que ha ido creciendo paulatinamente sin acompañarse de otra sintomatología. Mediante ecografía cervical, se observa una masa adenopática, interpretada como recidiva tumoral, por lo que se indica su exéresis.

Se realizó extirpación de la masa adenopática y el vaciamiento ganglionar. En la disección se identificó el conducto torácico, y se seccionó entre ligaduras. Dejamos un drenaje aspirativo en la región cervical.

El tercer día postoperatorio el débito del drenaje aumenta a 450 ml y comienza a ser de aspecto lechoso. Ante la sospecha de fístula del conducto torácico se realiza un análisis bioquímico y microbiológico, y se obtiene una cifra de triglicéridos superior a 940 mg/dl, hallazgo compatible con líquido quiloso. El análisis microbiológico mostró S. epidermidis sin significación clínica.

Como primera medida se implantó una dieta absoluta y nutrición parenteral total, así como tratamiento farmacológico con octreótida, 100 µg por vía subcutánea, 3 veces al día. Desde la instauración de estas medidas, el débito fistuloso comenzó a disminuir progresivamente, hasta el quinto día, en el que el débito fue < 10 ml, momento en el consideramos resuelta la fístula y comenzamos la retirada progresiva de la octreótida.

La paciente continuó con dieta oral basada en triglicéridos de cadena media hasta el alta, en el noveno día postoperatorio. Finalmente, la paciente recibió tratamiento con octreótida durante 7 días.

Discusión

La fístula de quilo se produce por una lesión inadvertida del conducto torácico. Es una complicación importante dentro de la cirugía cervical y conlleva complicaciones tanto a escala local como sistémica, con trastornos nutricionales y metabólicos. Según la bibliografía revisada ocurre en el 1-2,5% de la cirugía cervical6, aunque este porcentaje aumenta en el contexto de las reintervenciones.

En un primer momento, el tratamiento de estas fístulas es conservador7,8, mediante la instauración de nutrición oral basada en triglicéridos de cadena media, cuya absorción se realiza directamente por el sistema porta. El segundo escalón de este abordaje conservador sería el reposo digestivo y la nutrición parenteral total, de las mismas características.

Tanto la somatostatina como su análogo, la octreótida, se han usado en el tratamiento de las fístulas intestinales. Ambas tienen acciones diversas en el organismo, entre las que se encuentra inhibir la secreción de diversas sustancias, hormonas y neuropéptidos, como el péptido intestinal vasoactivo (VIP), la hormona de crecimiento (GH) y la gastrina. También es una acción de la octreótida disminuir la secreciones intestinales y pancreáticas. Estudios experimentales han comprobado que la octreótida actúa también disminuyendo la presión portal y, en general, el flujo esplácnico. Se ha demostrado que disminuye el flujo linfático, así como su concentración de triglicéridos.

En la bibliografía consultada, así como en nuestro propio caso, se consiguió una disminución marcada del débito fistuloso en las primeras 24 h tras la administración de octreótida por vía subcutánea.

Podemos concluir que la rápida respuesta y los mínimos efectos secundarios hacen de la octreótida un tercer escalón en el tratamiento conservador de las fístulas del conducto torácico, disminuyendo la morbilidad y acortando la estancia hospitalaria.


Correspondencia: Dr. D. Bejarano.
Servicio de Cirugía General.
Hospital General Juan Ramón Jiménez.
Ronda Norte, s/n. 21005 Huelva. España.
Correo electrónico: danielbejarano@terra.es

Manuscrito recibido el 10-12-2004 y aceptado el 17-2-2005.

Bibliografía
[1]
Markham KM, Glover JL, Welsh RJ, Lucas RJ, Benndick PJ..
Octeótride in the treatment of thoracic duct injuries..
American S??rg, 66 (2000), pp. 12
[2]
Kelly RF, Shumway SJ..
Conservative management of postoperative chylothorax using somatostatin..
Ann Thrac Surg, 69 (2000), pp. 1944-5
[3]
Ulibarri JI, SanzY, Fuentes C, et al..
Reduction of lymphorragia from ruptured thoracic duct by somatostatin..
Lancet, 336 (1990), pp. 258
[4]
Giordano M, Cirillo D, Baron I..
Treatment of postraumatic chyluria with subcutaneous Octeótride administration..
Nephrol Dial Trasplant, 11 (1996), pp. 365-7
[5]
Nyquist GG, Hagr A, Sobol SE, Hier MP, Black MJ..
Octeótride in the medical management of chyle fistula..
Otolaryngol Head Neck Surg, 128 (2003), pp. 910-1
[6]
Bolger C, Walsh T, Hennessy T..
Chylothorax after esphagectomy..
Br J Surg, 78 (1991), pp. 587-8
[7]
Crumley RL, Smith JD..
Postoperative chylous fistula prevention and management..
Laryngoscope, 86 (1976), pp. 804-13
[8]
Nussenbaum B, Liu JH, Sinard RJ..
Systematic management of chyle fistula: the Southwetern experience and review of the literature..
Otolaryngol Head Neck Surg, 122 (2000), pp. 31-8
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.