Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española Bazo ectópico. ¿Cirugía urgente o programada?
Información de la revista
Vol. 91. Núm. 5.
Páginas 344-345 (Mayo 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
6636
Vol. 91. Núm. 5.
Páginas 344-345 (Mayo 2013)
Carta científica
Acceso a texto completo
Bazo ectópico. ¿Cirugía urgente o programada?
Ectopic spleen. Urgent or elective surgery?
Visitas
...
Juan Pérez-Legaz??
Autor para correspondencia
juanperezlegaz@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Pedro Moya Forcén, Inma Oller, Antonio Arroyo, Rafael Calpena
Cirugía General y Aparato Digestivo, Hospital General Universitario, Elche, Alicante, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

El bazo errante (BE) es una entidad poco común que tiene su origen en una alteración congénita o adquirida del soporte ligamentoso, dando lugar a un bazo en posición anormal dentro de la cavidad abdominal.

La primera descripción detallada de esta entidad clínica fue hecha por Van Horne en 1667 como hallazgo incidental en una autopsia. No se conoce con exactitud la incidencia real de la afección, pero su escasa frecuencia parece bien documentada ya que en un total de 1.413 esplenectomías la incidencia de BE fue de un 0,16%. Suele presentarse en adultos de mediana edad y es más frecuente en mujeres en una proporción de 20:11.

La sintomatología generalmente es vaga e inespecífica, aunque en caso de torsión de su pedículo vascular puede llegar a producir un cuadro de abdomen agudo, lo cual se considera una eventualidad poco común.

Presentamos dos casos clínicos, uno en el que el diagnóstico de bazo errante es casual en un examen de rutina y otro que se presenta como un cuadro de abdomen agudo.

Caso clínico 1

Mujer de 30 años, sin antecedentes de interés, que en una ECO ginecológica de rutina es diagnosticada de masa pélvica.Se completa estudio con una TAC abdominal en la que cranealmente a la vejiga se identifica masa homogénea con vasos que penetran en la misma a través de un hilio vascular, compatible con bazo errante visualizando el pedículo vascular que desciende desde hipocondrio izquierdo (fig. 1).

Figura 1.

Cranealmente a la vejiga se identifica masa homogénea con vasos que penetran en la misma a través de un hilio vascular, compatible con bazo errante.

(0,1MB).

Con el diagnóstico de bazo errante se decide intervenir quirúrgicamente a la paciente de forma programada. Se lleva acabo una esplenectomía laparoscópica utilizando trócar de Hasson para la realización del neumoperitoneo y dos trócares de 10. Se secciona el pedículo vascular con GIA carga blanca y el bazo se extrae por el orificio umbilical.

La paciente evoluciona favorablemente y es dada de alta a los tres días de la intervención. Posteriormente se lleva a cabo vacunación antineumocócica tres semanas después de la intervención.

Caso clínico 2

Mujer de 25 años sin antecedentes de interés acude a urgencias por un cuadro de dolor abdominal en hipocondrio izquierdo y vómitos.A su ingreso presenta temperatura de 38°C y una exploración física con un cuadro de dolor abdominal difuso con signos de irritación peritoneal.

En la analítica sanguínea practicada se observa leucocitosis de 20,06 × 103/μl, junto con neutrofilia de 857% y fibrinógeno derivado de 10g/l; el resto de los parámetros son normales.

Se realiza TC abdominal en el que se aprecia esplenomegalia con ausencia de captación del medio de contraste y una imagen en con disposición espiral a nivel del hilio esplénico, que hacen sospechar de una torsión esplénica.

Con este diagnóstico se realiza laparotomía subcostal izquierda observando un bazo aumentado de tamaño sin ningún tipo de fijación ligamentosa que se encuentra libre en la cavidad abdominal, con un pedículo vascular torsionado. Se destorsiona el pedículo y el bazo permanece isquémico por lo que se realiza una esplenectomía. La paciente evoluciona favorablemente y es dada de alta a los 8 días. Posteriormente se lleva a cabo vacunación antineumocócica tres semanas después de la intervención.

Discusión

El bazo errante es la consecuencia de la ausencia o el desarrollo anormal de los ligamentos suspensorios del bazo: ligamento gastroesplénico, ligamento esplenorrenal y ligamento frenocólico. Esta laxitud ligamentosa favorece la presencia de una mayor movilidad esplénica que permite que el bazo se sitúe libremente en la cavidad abdominal, situación que predispone a complicaciones2,3.

La presentación clínica del bazo errante es muy variable; puede aparecer como hallazgo incidental en un paciente asintomático o con síntomas diversos en casos de torsión, que varían en relación al grado de rotación de los vasos4.

Los métodos de imagen son de gran utilidad en el diagnóstico de esta entidad. La ecografía, además de determinar su situación anormal, demuestra con frecuencia aumento de tamaño esplénico con ecoestructura homogénea o heterogénea (infarto y congestión), dependiendo del grado de torsión. En los casos de torsión e infarto, la TC permite demostrar una disposición en espiral de los vasos del hilio esplénico y ausencia de realce del parénquima después de la administración del contraste endovenoso5,6.

La estrategia terapéutica del bazo errante ha ido cambiando con el tiempo. Inicialmente se propugnó la observación expectante, pero esta se asociaba con una elevada morbimortalidad, por lo que pasó a plantearse la esplenectomía como único tratamiento en todos los casos. A medida que se ha comprendido la importancia del bazo en la inmunidad se ha incrementado la tendencia hacia un manejo conservador.

En la actualidad, el tratamiento de elección consiste en la destorsión y en la esplenopexia siempre que no exista compromiso irreversible de la irrigación esplénica, en cuyo caso debe realizarse esplenectomía independientemente de la edad del paciente. La esplenopexia se puede realizar mediante diferentes técnicas: fijando la cápsula esplénica al cuadrante superior izquierdo o a la pared abdominal anterior; usando o no malla de ácido poliglicólico. En los últimos años se ha descrito la destorsión y la esplenopexia con malla mediante laparoscopia con resultados aparentemente similares a la cirugía abierta7.

Bibliografía
[1]
M.E. Zimmermann, R.C. Cohen.
Wandering spleen presenting as an asymptomatic mass.
Aust N Z J Surg, 70 (2000), pp. 904-906
[2]
K. Taori, N. Ghonge, A. Prakash.
Wandering spleen with torsion of vascular pedicle: early diagnosis with multiplanar reformation technique of multislicespiral CT.
Emerg Radiol, 29 (2004), pp. 479-481
[3]
H.T.M. Liu, K.K. Lau.
Wandering spleen: an unusual association with gastric volvulus.
AJR Am J Roentgenol, 188 (2007), pp. 328-330
[4]
S. Chawla, D.K. Boal, P.W. Dillon.
Splenic torsion radio-graphics, 23 (2003), pp. 305-308
[5]
M. Kapan, M. Gumus, A. Onder, H. Gümüş, M. Aldemir.
A wandering spleen presenting as an acute abdomen. Case report.
[6]
M.I. Montenovo, S. Ahad, B.K. Oelschlager.
Laparoscopic splenopexy for wandering spleen: a case report and review of the literatura.
Surg Laparosc Endosc Percutan Tech, 20 (2010), pp. el82-el84
[7]
M. Hussain, R. Desphande, S.T. Bailey.
Splenic torsion: A case report.
Ann R Coll Surg Engl, 92 (2010), pp. 54-55
Copyright © 2010. AEC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos