Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española El jugador de rugby con una «pata de elefante» en el pecho
Información de la revista
Vol. 91. Núm. 5.
Páginas 342-344 (Mayo 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 91. Núm. 5.
Páginas 342-344 (Mayo 2013)
Carta científica
Acceso a texto completo
El jugador de rugby con una «pata de elefante» en el pecho
Rugby player with an «elephant's foot» in the chest
Visitas
...
Jon Zabaleta??
Autor para correspondencia
jon.zabaletajimenez@osakidetza.net

Autor para correspondencia.
, Borja Aguinagalde, Marta Gracia Fuentes, Nerea Bazterargui, José Miguel Izquierdo
Servicio de Cirugía Torácica, Hospital Donostia, San Sebastián, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Las alteraciones de la consolidación forman parte de las complicaciones locales de las fracturas, siendo sus principales causas el exceso de movimiento en el lugar de la fractura y la insuficiente vascularización. Según Clinton et al.1 el retardo de consolidación y la pseudoartrosis pueden aparecer en el 5-10% de las fracturas, siendo las localizaciones más frecuentes el fémur y tibia.

La pseudoartrosis esternal es una entidad poco frecuente, y la mayoría de los casos publicados en la literatura hacen referencia a pseudoartrosis longitudinales secundarias a una esternotomía media2.

A continuación presentamos el primer caso descrito en la literatura española de pseudoartrosis esternal como consecuencia de una fractura transversa de esternón por traumatismo torácico cerrado.

Caso clínico

Paciente varón de 36 años que acude a consultas externas de cirugía torácica porque desde hace dos años presenta dolor centrotorácico que precisa analgesia diaria con AINE, inestabilidad y chasquido en el tercio superior del esternón. Como antecedente personal destaca una fractura transversa de esternón tras traumatismo torácico cerrado cuando jugaba al rugby que se trató de forma conservadora. A la exploración física no se objetiva afección alguna salvo chasquido en el esternón con la flexión anterior del tronco.

Se realiza TAC torácico con reconstrucción ósea donde se confirma la sospecha de pseudoartrosis esternal a nivel de la unión con la tercera costilla (fig. 1).

Figura 1.

TAC torácico con reconstrucción ósea donde la flecha indica el lugar de la pseudoartrosis en: A) reconstrucción en 3D, B) reconstrucción coronal, C) reconstrucción axial, D) reconstrucción sagital. TAC: tomografía axial computerizada.

(0,61MB).

Intervención quirúrgica: bajo anestesia general se expone el esternón a través de una incisión en línea media con separación de los músculos pectorales. Se procede a disección subperióstica desde la línea media hasta los bordes del esternón. A continuación se refrescan los bordes de la pseudoartrosis y se coloca material de osteosíntesis de titanio (Titanium Sternal Fixation System, Synthes, USA) (fig. 2).

Figura 2.

Visión intraoperatoria de placa de osteosíntesis fijando la pseudoartrosis.

(0,13MB).

El postoperatorio transcurre sin incidencias y al mes de la intervención el paciente se encuentra asintomático, sin chasquido y habiendo desaparecido la sensación de inestabilidad.

Discusión

Las fracturas de esternón representan alrededor del 8% de los ingresos por traumatismo torácico3, siendo estas cada vez más frecuentes debido al aumento en el uso del cinturón de seguridad. El manejo tradicional de estas lesiones consiste en observación, monitorización cardiaca y analgesia. Las complicaciones asociadas que se observan con más frecuencia son las fracturas costales, vertebrales y la contusión cardiaca3.

Las complicaciones tardías relacionadas con el propio proceso de consolidación de la fractura esternal son muy poco frecuentes, y apenas hay referencias en la literatura acerca de la fisiopatología de las mismas4. La pseudoartrosis, por lo general, suele afectar a huesos largos, especialmente en extremidades inferiores y se asocia con los siguientes factores de riesgo1,2: presencia de enfermedades sistémicas (diabetes, tuberculosis, hipotiroidismo, osteopatía descalcificante...), hábito tabáquico, tratamiento esteroideo, factores relacionados con la localización y tipo de fractura (las fracturas diafisarias y de tercio medio tienen más riesgo), falta de adecuada inmovilización y fallo en la reducción con falta de contacto de los bordes de la fractura.

En relación con la clasificación, las pseudoartrosis se dividen en dos grandes grupos1: las atróficas, que presentan una pérdida de fragmentos intermedios y sustitución de los mismos por tejido cicatricial, las cuales se encuentran relacionadas con vascularización insuficiente. Y las hipertróficas, que aparecen como consecuencia de un problema mecánico, como por ejemplo, un exceso de movilización. En términos coloquiales, a estas últimas se las denomina en «pata de elefante» debido al aspecto radiológico que presentan, con un aumento de los fragmentos óseos que aparecen en los bordes del callo de fractura. En la literatura apenas aparecen casos de pacientes con pseudoartrosis esternal como consecuencia de traumatismo torácico, por lo que a la hora de plantear una actitud correctora de la misma, es necesario recurrir a series de pacientes con pseudoartrosis de esternón o retardo de la unión tras esternotomía media5–7. Existen terapias conservadoras con teriparatide8, ultrasonidos2 o factores de crecimiento (proteínas morfogenéticas óseas)9, aunque la tendencia más extendida es la fijación con material de osteosíntesis5,6,10. Varios grupos de trabajo asocian injertos óseos6 o proteínas estimuladoras de osificación4 para favorecer la neoformación del callo de fractura.

Consideramos que la pseudoartrosis esternal postraumática puede solucionarse corrigiendo el hecho desencadenante y favoreciendo el proceso de osificación, por lo que recomendamos en estos casos realizar una osteosíntesis con material de titanio y refrescamiento de los bordes de la fractura.

Bibliografía
[1]
R. Clinton, B. Mark.
The use of low-intensity ultrasound to accelerate the healing of fractures.
J Bone Joint Surg Am, 83 (2001), pp. 259
[2]
E.P. Severson, C.A. Thompson, S.G. Resig, M.F. Swiontkowski.
Transverse sternal nonunion, repair and revision: a case report and review of the literature.
J Trauma, 66 (2009), pp. 1485-1488
[3]
K. Potaris, J. Gakidis, P. Mihos, V. Voutsinas, A. Deligeorgis, V. Petsinis.
Management of sternal fractures: 239 cases.
Asian Cardiovasc Thorac Ann, 10 (2002), pp. 145-149
[4]
A. Morgan.
Treatment of chronic nonunion of a sternal fracture with bone morphogenetic protein.
Ann Thorac Surg, 85 (2008), pp. e12-e13
[5]
D.R. Gallo, E.D. Lett, W.C. Conner.
Surgical repair of a chronic traumatic sternal fracture.
Ann Thorac Surg, 81 (2006), pp. 726-728
[6]
K.C. Bertin, R.S. Rice, D.B. Doty, K.W. Jones.
Repair of transverse sternal nonunions using metal plates and autogenous bone graft.
Ann Thorac Surg, 73 (2002), pp. 1661-1662
[7]
J.J. Goy, L. Poncioni, D. Morin.
Chest pain due to severe sternal pseudoarthrosis post-coronary artery bypass surgery.
Circulation, 122 (2010), pp. 1134-1135
[8]
S. Chintamaneni, K. Finzel, B.L. Gruber.
Successful treatment of sternal fracture nonunion with teriparatide.
Osteoporosis Int, 21 (2010), pp. 1059-1063
[9]
H. Cheng, W. Jiang, F.M. Phillips, R.C. Haydon, Y. Peng, L. Zhou, et al.
Osteogenic activity of the fourteen types of human bone morphogenetic proteins (BMPs).
J Bone Joint Surg Am, 85 (2003), pp. 1544-1552
[10]
L.C. Wu, J. Renucci, D.H. Song.
Rigid-plate fixation for the treatment of sternal nonunion.
J Thorac Cardiovasc Surg, 128 (2004), pp. 623-624
Copyright © 2011. AEC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos