Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Revista Colombiana de Cardiología
Toda la web
Inicio Revista Colombiana de Cardiología Normoglucemiantes orales y riesgo cardiovascular
Información de la revista
Vol. 25. Núm. 5.Septiembre - Octubre 2018
Páginas e27-e28Páginas 295-352
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
194
Vol. 25. Núm. 5.Septiembre - Octubre 2018
Páginas e27-e28Páginas 295-352
Cardiología del adulto – Revisión de temas
DOI: 10.1016/j.rccar.2017.10.009
Open Access
Normoglucemiantes orales y riesgo cardiovascular
Oral glucose-lowering drugs and cardiovascular risk
Visitas
194
Guillermo Guzmána,
Autor para correspondencia
guillermoeguzman@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Juan Esteban Gómezb, Leidy Johanna Plazac, María Claudia Sánchezc
a Servicio de Endocrinología, Fundación Valle del Lili, Cali, Colombia
b Servicio de Cardiología-Falla Cardiaca, Fundación Valle del Lili, Cali, Colombia
c Medicina, Universidad Icesi, Fundación Valle del Lili, Cali, Colombia
Este artículo ha recibido
194
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (2)
Tabla 1. Grupos farmacológicos para el tratamiento de la diabetes mellitus
Tabla 2. Estudios clínicos de diabetes mellitus y seguridad cardiovascular
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en el mundo, así como la primera causa de morbilidad y mortalidad en pacientes con diabetes mellitus; por tanto, es importante conocer los diferentes medicamentos que existen hoy para el manejo de la diabetes mellitus y sus efectos, tanto positivos como negativos a nivel cardiovascular. De ahí que las diferentes sociedades y asociaciones científicas del mundo hayan emitido la recomendación de que todos los medicamentos para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 deben ser evaluados y certificados como seguros a nivel cardiovascular.

Metodología

se hizo una búsqueda ampliada de la literatura existente acerca de los antidiabéticos actuales y sus efectos cardiovasculares.

Resultados

existen diferentes tipos de medicamentos que se han relacionado con disminución o aumento del riesgo cardiovascular. En la actualidad hay evidencia que relaciona la metformina (biguanida), la empagliflozina (inhibidor del cotransportador sodio- glucosa 2) y la liraglutide (análogo de péptido similar al glucagón) con menos muerte cardiovascular y eventos cardiovasculares en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida.

Conclusión

los pacientes con enfermedad cardiovascular conocida pueden tener un beneficio adicional seleccionando medicamentos hipoglucemiantes con un mejor perfil de seguridad cardiovascular.

Palabras clave:
Riesgo cardiovascular
Antidiabéticos
Empagliflozina
Liraglutida
Abreviaturas:
HTA
DM
HBA1C
OMS
IAM
IM
ECV
MACE
DPP-4
GLP-1
GIP
SGLT-2
AMPK
UKPDS
HBA1C
Abstract
Introduction

Cardiovascular disease is the main cause of death worldwide, as well as the first cause of morbidity and mortality in patients with diabetes mellitus. For these reasons it is important to know the different drugs currently available to manage diabetes mellitus and their positive and negative effects at cardiovascular level. Hence, different scientific societies and associations of the world have issued the recommendation that all drugs for the treatment of type 2 diabetes mellitus must be evaluated and certified as safe at cardiovascular level.

Methodology

An extensive search was carried out on the existing literature on current antidiabetic drugs and their cardiovascular effects.

Results

There are different types of drugs that are associated with a decrease or increase in cardiovascular risk. Currently, there is evidence that associated metformin (biguanide), empagliflozin (sodium-glucose cotransporter 2 inhibitor), and liraglutide (a glucagon-like peptide analogue), with less cardiovascular deaths and cardiovascular events in patients with established cardiovascular disease.

Conclusion

Patients with known cardiovascular disease may have an additional benefit in selecting glucose-lowering drugs with a better cardiovascular safety profile.

Keywords:
Cardiovascular risk
Antidiabetics
Empagliflozin
Liraglutide
Texto Completo
Introducción

La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en Colombia y en el mundo. En 2010, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) representó el 31% de todas las muertes registradas en el mundo. Las principales enfermedades asociadas a muerte cardiovascular son hipertensión arterial (HTA), enfermedad coronaria y enfermedad cerebrovascular (ECV). Otros factores de riesgo cardiovascular son dislipidemia, obesidad, sedentarismo y tabaquismo, además de los factores genéticos1, así como la diabetes mellitus (DM), que se asocia con mayor riesgo de falla cardiaca, enfermedad cardiaca hipertensiva y con aumento de dos veces la mortalidad en hombres y tres en mujeres comparado con no diabéticos, de ahí que se le considera como un equivalente de enfermedad cardiovascular2.

En 2015, la Federación Internacional de Diabetes reportó 415 millones de adultos con DM y 317 millones de adultos con intolerancia a la glucosa, lo cual se asoció a 5 millones de muertes3, convirtiéndose para la OMS en el tercer factor de riesgo para mortalidad prematura, después de la HTA y el tabaquismo.

La principal causa de mortalidad y morbilidad en pacientes con DM es la enfermedad cardiovascular. Un paciente diabético sin infarto de miocardio (IM) tiene el mismo riesgo de eventos cardiovasculares y mortalidad cardiovascular que un paciente no diabético con IM4–7. De esta manera, sonaría lógico que un control glucémico óptimo redujera complicaciones cardiovasculares y mortalidad cardiovascular; no obstante, lo anterior solo ha demostrado reducir morbilidad sin impacto en la mortalidad8,9. De ahí que, el uso de terapias eficaces no solo en control glucémico sino también en reducción de complicaciones cardiovasculares surja como una necesidad para el control de pacientes y recientemente ha partido en dos la historia del tratamiento de la DM. Así, en este artículo se revisa la evidencia y pertinencia de la terapia clásica y vanguardista.

Biguanidas-metformina

La metformina es el fármaco más usado para el tratamiento de la DM tipo 2. Tiene efecto hipoglucemiante al reducir la producción hepática de glucosa y aumentar la utilización de misma, induciendo la enzima proteína quinasa activada por adenosín monofosfato (AMPK)11. Se han documentado beneficios en el control glicémico al reducir la hemoglobina glicosilada (HbA1C) aproximadamente 1,5% comparado con placebo12. El United Kingdom Prospective Diabetes Study (UKPDS) demostró menor riesgo de complicaciones macro y microvasculares en pacientes con sobrepeso que realizaron control glicémico estricto en terapia con metformina8,13. El seguimiento a largo plazo (10 años) de esta población confirmó los beneficios de la estrategia intensiva con metformina sobre el control glucémico; principalmente, en dichos pacientes, lográndose una disminución del riesgo relativo de IM (0.67, IC 0,51–0.89, p 0.005), muerte relacionada con DM (0.70, IC 0.53–0.92, p 0.01) y muerte por cualquier causa (0.73. 0.59–0.89, p 0.002). Una revisión de Cochrane en 2005 también concluyó que la metformina fue superior en la disminución de desenlaces asociados con DM, incluyendo mortalidad por todas las causas (p=0.03)14. Se puede concluir que la metformina es segura desde el punto de vista cardiovascular al asociarse incluso a disminución de complicaciones de este origen.

Tiazolidinedionas

Son fármacos sensibilizadores de insulinas, pues su mecanismo de acción se basa en unirse al receptor activado por proliferadores de peroxisomas (PPAR) que se expresan principalmente en adipocitos, en el hígado y en menor proporción en el páncreas. La unión de las tiazolidinedionas (TZD) a estos receptores en el páncreas, se traduce en aumento de la síntesis y el contenido de insulina en los islotes pancreáticos, aumento de la expresión de los transportadores de glucosa GLUT-1 y GLUT-4 e incremento de la oxidación de glucosa, logrando así favorecer la utilización de esta última15, al reducir la HBA1C en un 0.5-1.4%. Este grupo de fármacos presenta un efecto neutro en cuanto al riesgo de hipoglicemia y producen aumento de peso principalmente por retención de líquidos/edemas, por lo que se han asociado también con incremento de falla cardíaca. La pioglitazona se ha asociado con un supuesto beneficio en cuanto a riesgo cardiovascular, mientras que la rosiglitazona parece estar asociada con mayores eventos adversos cardiovasculares, con aumento significativo en la incidencia de IAM y muerte por enfermedad cardiovascular16–21, así como de falla cardiaca y mortalidad por cualquier causa22. Por otro lado, el estudio RECORD no encontró diferencias significativas en desenlaces cardiovasculares excepto para incremento en falla cardíaca con el uso de rosiglitazona (HR 2.24, 95% CI 1.27-3.97) y el estudio PROactive (pioglitazona), en pacientes de alto riesgo cardiovascular, redujo mortalidad por todas las causas, IM no fatal y ECV (HR 0.84, 0.72-0.98, p=0.027) (16), por lo que se le ha atribuido un potencial beneficio cardiovascular.

Meglitinidas

Son secretagogos de insulina que actúan en los canales de potasio dependientes de adenosín trifosfato (ATP) a nivel de las células betapancreáticas. Disminuyen la glicemia postpandrial dependiente de la dosis23 y ocasionan menos hipoglucemias postprandiales tardías24. Este grupo alcanza una disminución de la HBA1C de 1.5%, aunque es menor con nateglinida23,25; su efecto adverso más importante es la hipoglicemia, especialmente en pacientes con función renal comprometida26. En cuanto al efecto cardiovascular, se había reportado mayor incidencia de eventos cardiovasculares serios (incluyendo isquemia) con su uso, al compararlo con glibenclamida; sin embargo, cabe aclarar que los pacientes estudiados en el grupo de repaglinida tenían enfermedad coronaria de base más severa que los del grupo de glibenclamida27. Al compararlo con metformina, se encontró que la meglitinida resultó menos eficaz en reducir la disfunción endotelial en pacientes no obesos con DM tipo 2 a pesar de tener el mismo control glicémico28. En el estudio Left Ventricular Dysfunction in Type 2 Diabetes Mellitus – DYDA-, la repaglinida demostró ser un predictor independiente de disfunción ventricular izquierda después de dos años de seguimiento en paciente sin enfermedad cardiaca de base, aunque hasta ahora no se conozca su rol en la disfunción ventricular izquierda29. Pese a que con la evidencia expuesta aún no se puede concluir que las meglitinidas tengan algún efecto cardiovascular negativo que afecte clínicamente a los pacientes con DM tipo 2, este grupo de fármacos sigue siendo una opción de manejo farmacológico como terapia combinada o triple para el tratamiento de la DM tipo 230.

Sulfonilureas

Actúan principalmente al estimular la secreción de insulina por las células betapancreáticas, logrando reducciones de la HbA1c del 1.5 al 2% siempre que haya un páncreas funcionante31. Se demostró que el control estricto con sulfonilureas disminuye el riesgo de complicaciones microvasculares, pero no impacta en la mortalidad relacionada con DM ni en la aparición de IM a 10 años32. Su uso comparado con metformina para el tratamiento inicial de diabetes, se ha asociado con aumento de eventos cardiovasculares, mayor incidencia de IM, enfermedad cerebrovascular o muerte, con un número de eventos cardiovasculares de 18,2 y 10,4 por 1.000 personas-año en los usuarios de sulfonilurea y metformina, respectivamente (HR 1,21, 95% IC 1,13, 1,30)33. Esto se debe a la inhibición de los canales de potasio ATP dependientes miocárdicos o receptores de sulfonilurea 2A, disminuyendo la respuesta del miocardio a la isquemia32, la cual está asociada con arritmias y mayor mortalidad cardiovascular34. Por su parte, el estudio Nationwide encontró que la monoterapia con glimeperida, glibenclamida y glipizida parece estar asociada con incremento de la mortalidad cardiovascular en comparación con metformina; sin embargo la gliclazida se asoció con menor riesgo35. A lo anterior se suma el riesgo incrementado de hipoglucemia con el empleo de este grupo farmacológico, que limita su uso para el tratamiento de la diabetes. Aunque la evidencia no es contundente, ciertas Sociedades recomiendan evitar el uso de este grupo farmacológico en pacientes de alto riesgo cardiovascular; incluso, guías colombianas recientes no consideran su uso, en especial el de glibenclamida como monoterapia ni como primera elección en terapia de segunda línea36.

Inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4)–Gliptinas

El péptido similar al glucagón 1(GLP1) y péptido gastrointestinal (GIP) son incretinas que estimulan la secreción de insulina con la ingesta. Las enzimas DPP-4 inactivan el GLP-1 y GIP, mientras que entre el 70-80% del GLP-1 secretado tras la ingesta es degradado antes de alcanzar las células betapancreáticas. Al inhibir esta enzima, las gliptinas aumentan los niveles postprandiales de GLP-1 y GIP, disminuyen la resistencia a la insulina y los triglicéridos postprandiales, estimulan la secreción de insulina, suprimen la secreción de glucagón (inhibe la producción hepática de glucosa), enlentecen el vaciamiento gástrico, reducen el apetito y mejoran la función y el número de células betapancreáticas a largo plazo31. El Trial Evaluation Cardiovascular Outcomes with Sitagliptin (TECOS) que incluyó pacientes con DM2 y enfermedad cardiovascular instaurada, no demostró diferencia en la incidencia de eventos cardiovasculares como muerte cardiovascular, IAM no fatal, enfermedad cerebrovascular (ECV) y hospitalización por angina inestable o por de falla cardiaca37. El Saxagliptin Assessment of Vascular Outcomes in patients with diabetes trial (SAVOR-TIMI 53) incluyó pacientes de alto riesgo y demostró que la saxagliptina no fue inferior a placebo en la incidencia de eventos cardiovasculares; sin embargo, hubo mayor cantidad de eventos de falla cardiaca (HR 1.27 e IC 95% de 1.07- 1.51; p 0.007)38. En un estudio de no inferioridad con alogliptina no se evidenció aumento de muerte por causas cardiovasculares, incidencia de IM y ECV comparado con placebo en pacientes diabéticos con antecedente de IM o angina inestable en los 15 a 90 días previos al inicio del fármaco. En general, los iDPP4 son medicamentos de baja potencia para el control glucémico, con un efecto neutro en la perspectiva cardiovascular.

Agonistas GLP-1

Pertenecen al grupo de las incretinas, hormonas endógenas secretadas por las células L del intestino delgado tras la ingesta de alimentos, y que actúan sobre las células beta del páncreas estimulando la secreción de la insulina. Los agonistas del GLP-1 se unen a los receptores GLP-1 de las células beta del páncreas estimulando la secreción de insulina31. Este grupo farmacológico ha tomado gran importancia en el tratamiento de la DM al demostrar su beneficio frente a eventos cardiovasculares39,40. El estudio LEADER (liraglutide), en el que 81% de la población tenía enfermedad cardiovascular conocida, demostró una reducción significativa en desenlaces cardiovasculares mayores (MACE) (HR 0.87; 95% CI, 0.78-0.97; p<0.001, p=0.01 para superioridad), muerte cardiovascular (HR 0.78; 95% CI, 0.66-0.93; p=0.007) y muerte por cualquier causa (HR 0.85; 95% CI, 0.74-0.97; p<0.001), sin diferencia significativa para IM no fatal, ECV y falla cardiaca41. Entre tanto, el semaglutide demostró reducción del MACE (HR 0.74; 95% IC, 0.58-0.95; p<0.001 para no inferioridad; p=0.02 para superioridad) y ECV no fatal (HR 0.61; 95% IC, 0.38-0.99; p=0.004), sin reducción significativa para muerte cardiovascular, IM no fatal y falla cardiaca, con incremento significativo en retinopatía (HR 1.76; 95% IC, 1.11-2.78; p=0.02)42. Otros medicamentos como lisixenatide fallaron en demostrar disminución del MACE (HR 1.02; 95%, 0.89 a 1.17)40, mientras que el exenatide (Exenatide Study of Cardiovascular Event Lowering Trial - EXSCEL) no demostró reducción de mortalidad cardiovascular43. Lo anterior sugiere que la reducción de eventos cardiovasculares (MACE) no es de clase terapéutica y que el liraglutide se postula como el medicamento con el mejor perfil de seguridad de este grupo.

Inhibidores del cotransportador sodio glucosa 2 (SGLT2)

Este grupo de fármacos tiene efecto glucosúrico, que se traduce en disminución de la HBA1C de un 0.5-0.7%26. Su perfil cardiometabólico con disminución de triglicéridos, aumento de HDL, mejoría en la resistencia en la insulina y por ende aterosclerosis y perfil hemodinámico más disminución de la tensión arterial, le confieren a este grupo una expectativa alta en la reducción de eventos cardiovasculares44, hecho que se confirmó a través del estudio de empagliflozina (EMPA-REG OUTCOME) en pacientes con DM2 y enfermedad cardiovascular existente, donde se observó una disminución en IM, ACV y muerte cardiovascular del 14% y de muerte cardiovascular por si sola del 38%10,44. La canagliflozina en el estudio CANVAS redujo la incidencia del conjunto de descenlace constituido por muerte cardiovascular, IM no fatal y ECV no fatal (HR 1.27; IC 95% 0.75-0.97; p<0.001 para no inferioridad, p=0.02 para superioridad), sin alcanzar reducción individual de muerte cardiovascular, ECV e IAM. De otro lado, se observó aumento de amputaciones (6.3 vs. 3.4%, p<0.001) y fracturas (15.4 vs. 11.9% p=0.02)45.

Además del perfil cardiometabólico y hemodinámico favorable de estos medicamentos, hay otras teorías que se asocian a sus efectos cardiovasculares favorables, como lo es la teoría de la cetogénesis leve, ya que los inhibidores de SGLT2 derivan el metabolismo de glucosa a oxidación de ácidos grasos, generando aumento de cetonas. El corazón ávidamente extrae cuerpos cetónicos para producir ATP, por lo que la oxidación de estos aumenta la eficiencia muscular cardíaca y esto se ve reflejado en reducción de mortalidad y morbilidad cardiovascular44. Este parece ser un probable efecto de clase terapéutica; no obstante, cada medicamento muestra un perfil de seguridad diferente en los estudios clínicos y hacen falta estudios adicionales de seguridad cardiovascular que incluyan el resto de moléculas.

Al ser la enfermedad cardiovascular la principal causa de muerte en personas con diabetes, obliga a un conocimiento estricto del perfil de seguridad cardiovascular de cada uno de los medicamentos disponibles para el control de la diabetes, para determinar la elegibilidad de estos. De ahí que la metformina continúe siendo el medicamento de elección en diabetes, por su buen efecto antihiperglicémico, sin riesgo de hipoglicemia, y porque ayuda a disminuir el riesgo micro y macrovascular. De igual forma, existen otros grupos de medicamentos que se convierten en una buena alternativa para el tratamiento de estos pacientes; entre ellos se mencionan, agonistas de GLP1, en especial liraglutide, el cual demostró una reducción significativa en desenlaces cardiovasculares mayores, muerte cardiovascular y muerte por cualquier causa; sin embargo, no se ha comprobado el mismo beneficio con el resto de medicamentos del mismo grupo, de modo que no se puede afirmar por el momento, que el beneficio corresponda a un hecho de clase. Adicionalmente, la empagliflozina ha demostrado disminución de IAM, ECV y muerte cardiovascular en pacientes con diabetes y a pesar de que hacen falta estudios, esto parece corresponder a un efecto de clase.

Por otro lado, a pesar de su buen efecto antihiperglicémico, las guías recientes, fundamentadas en la evidencia, no recomiendan el uso de sulfonilureas como monoterapia ni como primera opción en terapia combinada, dado el riesgo de hipoglicemia y el impacto en enfermedad cardiovascular, pues su uso se ha asociado con mayor mortalidad cardiovascular al compararlas con metfomina.

Aunque no hay evidencia contundente en contra, es controversial el impacto de las tiazolidinedionas, en especial rosiglitazona, ya que referencias han demostrado su asociación con deterioro de falla cardiaca, aumento significativo en la incidencia de IAM y muerte por enfermedad cardiovascular, lo cual limita su uso para el tratamiento de pacientes con diabetes. Así mismo, se ha encontrado mayor incidencia de eventos cardiovasculares, al comparar meglitinidas con metformina y aparentemente con glibenclamida; pero, aun hace falta literatura concluyente acerca de la seguridad cardiovascular de este grupo de fármacos.

Conclusión

En la actualidad existen múltiples medicamentos antidiabéticos orales (tabla 1), por lo que al momento de escoger la farmacoterapia se debe individualizar cada paciente, teniendo en cuenta características específicas como peso corporal, función renal, edad y riesgo cardiovascular, a sabiendas de que este último representa gran parte de la mortalidad en personas diabéticas.

Tabla 1.

Grupos farmacológicos para el tratamiento de la diabetes mellitus

Grupo farmacológico  Medicamentos
Biguanidas  Metformina
Sulfonilureas  Glibenclamida  Glimepirida  Glipizida 
Meglitinidas  Repaglinida  Nateglinida
Tiazolidinedionas  Pioglitazona  Rosiglitazona
Inhibidores de la α-glucosidasa  Acarbosa
Inhibidores de la DPP-4Miglitol  Sitagliptina  Vildagliptina 
Saxagliptina  Linagliptina  Alogliptina 
Agonistas dopamina-2  Bromocriptina
Inhibidores del cotransportador SGLT2  Canagliflozina  Dapagliflozina  Empagliflozina 
Agonistas del receptor GLP-1Exenatide  Liraglutide  Albiglutide 
Lixieatide  Dulaglutide

Hoy se conoce que la liraglutida (agonista GLP-1) y la empagliflozina (inhibidor del SGLT2) se asocian con una disminución de IM, IM no fatal y muerte cardiovascular (tabla 2), por lo que los pacientes de alto riesgo cardiovascular idealmente deberían recibir alguno de estos medicamentos en combinación con metformina, siempre que no haya contraindicación para ninguno de ellos, teniendo en cuenta que esta última sigue siendo el pilar fundamental en el manejo de la DM2, no solo por su eficacia sino por su perfil de seguridad cardiovascular y su bajo costo.

Tabla 2.

Estudios clínicos de diabetes mellitus y seguridad cardiovascular

Medicamento  Inhibidores de SGLT-2Agonistas de GLP1  Inhibidores de DPP-4Tiazolidinedionas
  Empagliflozina  Canagliflozina  Lixisenatide  Liraglutide  Semaglutide  Exenatide  Saxagliptina  Alogliptina  Sitagliptina  Pioglitazona  Rosiglitazona 
Estudio  EMPA-REG  CANVAS  ELIXA  LEADER  SUSTAIN  EXSCEL  SAVOR  EXAMINE  TECOS  PROACTIVE  RECORD 
# pacientes  7.020  10.142  6.068  9.340  3.297  14.752  16.492  5.400  14.671  5.238  4.447 
Seguimiento (años)  3.1  3.6  2.1  3.8  2.1  3.2  2.1  1.5  2.8  5.5 
Edad (años)  63  63.3  60  64.3  64.6  65-75  65  61  66  61.8  57-59 
DM (evolución en años)  >10  13.5  9.3  12.8  13.9  12  10  7.2  9.4  9.5 +/- 7  6-7.9 
HbA1C (%)  8.1  8.2  7.7  8.7  8.7  8.0  8.0  8.0  7.3  8.1  7.8 
ECV previa (%)  99  65  100  81  83  13  78  100  100  100  15% 
Tipo de enfermedad cardiovascular  IAM, IC, ECV, EAP  IAM, IC, ECV, EAP  SCA < 180 días  ≥ 50 años + ECV o ERC o ≥ 60 años + ≥1 FRECV
IAM
SCA
EAP 
≥ 40 años + ECV o ≥ 55 años + ≥1 FR  SCA < 90 días  IC, ECV, EAP  IAM, RVM, SCA  Muerte CV, hospitalización CV, IAM, ECV, IC 
MACE  0.86  0.86*  1.02  0.87*  0.74*  0.91  1.0  0.96  0.98  NR  NR 
  0.74, 1.09  0.75, 0.97  0.89, 1.17  0.78,0.97  0.58, 0.95  0.83,
1.00 
0.89, 1.08  ≤ 1.16  0.89, 1.08     
Muerte CV  0.62*  0.87  0.98  0.78*  0.98  0.88  1.03  0.79  1.03  NR  0.84 
  0.49, 0.77  0.72, 1.06  0.78,1.22  0.66, 0.93  0.65, 1.48  0.76,
1.02 
0.87, 1.12  0.60, 1.04  0.89, 1.19    0.59, 1.08 
IAM no fatal  0.67  0.85  1.03  0.88  0.74 
0.97 
1.95  1.08  0.95  0.83  1.14 

n: Numero.

HbA1C: Hemoglobina glicosilada

Enf. CV: Enfermedad cardiovascular

IAM: Infarto agudo de miocardio

IC: Insuficiencia cardiaca

CV: Cardiovascular

ECV: Enfermedad cerebrovascular

PVD: Enfermedad vascular periférica

ERC: Enfermedad renal crónica

SCA: Síndrome coronario agudo

RAC: Revascularización de arteria coronaria

HTA: Hipertensión arterial

EMPA-REG: Empagliflozin, Cardiovascular Outcomes, and Mortality in Type 2 Diabetes

CANVAS: CANagliflozin cardioVascular Assessment Study

ELIXA: Lixisenatide in Patients with Type 2 Diabetes and Acute Coronary Syndrome

LEADER: Liraglutide and Cardiovascular Outcomes in Type 2 Diabetes

SUSTAIN: Semaglutide and Cardiovascular Outcomes in Patients with Type 2 Diabetes

EXSCEL: Exenatide Study of Cardiovascular Event Lowering Trial

SAVOR: Saxagliptin and Cardiovascular Outcomes in Patients with Type 2 Diabetes Mellitus

EXAMINE: Alogliptin after acute coronary syndrome in patients with type 2 diabetes.

TECOS: Effect of Sitagliptin on Cardiovascular Outcomes in Type 2 Diabetes

PROACTIVE: pioglitazone in the treatment of type 2 diabetes

RECORD: Rosiglitazone evaluated for cardiovascular outcomes in oral agent combination therapy for type 2 diabetes

Mace: Evento cardiovascular mayor (muerte cardiovascular, infarto no fatal y ECV no fatal)

IAM: Infarto agudo de miocardio

ECV: Enfermedad cerebrovascular

IC: Insuficiencia cardiaca

CV: Cardiovascular

ERC: Enfermedad renal crónica

SCA: Síndrome coronario agudo

NR: No reportado

*

Estadísticamente significativo

̈Fatal o no fatal

̈̈ Cualquier reporte de falla cardiaca.

Conflictos de interés

Ninguno.

Bibliografía
[1]
S.S. Mahmooda,D. Levy,R.S. Vasan,T.J. Wang
The Framingham Heart Study and the epidemiology of cardiovascular diseases: A historical perspective
Lancet [Internet]., 383 (2014), pp. 1933-1945 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(14)60107-0
Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4159698/pdf/nihms588573.pdf
[2]
W.B. Kannel,D.L. McGee
Diabetes and glucose tolerance as risk factors for cardiovascular disease: the Framingham study
Diabetes Care., 2 (1979), pp. 120-126
[3]
International Diabetes Federation. ATLAS de la DIABETES de la FID [Internet]. International Diabetes Federation. 2013. 14 p. Disponible en: http://www.fmdiabetes.org/fmd/des/SP_6E_Atlas_Full.pdf.
[4]
M.P. Serra Sansone
Antidiabéticos orales y riesgo cardiovascular
Rev Urug Cardiol., 27 (2012), pp. 162-174
[5]
I.J. Marty
Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection. Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III) Final Report
Development., (2010),
[6]
G. De Backer,E. Ambrosioni,K. Borch-Johnsen,C. Brotons,R. Cifkova,J. Dallongeville
European guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: third joint task force of European and other societies on cardiovascular disease prevention in clinical practice (constituted by representatives of eight societies and by invit
Eur J Cardiovasc Prev Rehabil [Internet]., 10 (2003), pp. S1-S10 http://dx.doi.org/10.1097/01.hjr.0000087913.96265.e2
Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14555889.
[7]
M. From,C. Heart,D. With,D. Subjects,W. Prior,M. Infarction
Mortality from coronary heart disease in subjects with type 2 diabetes and in nondiabetic subjects with and without prior myocardial infarction., (1998), pp. 229-234
[8]
P. King,I. Peacock,R. Donnelly
The UK prospective diabetes study (UKPDS): clinical and therapeutic implications for type 2 diabetes
Br J Clin Pharmacol [Internet]., 48 (1999), pp. 643-648
Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2014359/.
[9]
S. Of,M. Carediabetes
standards of medical care in diabetes—2017 - Diabetes Pro., (2017), pp. 40
[10]
C.E. Brown,B. Badie,M.E. Barish,L. Weng,R. Julie,W. Chang
American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology: clinical practice guidelines for developing a diabetes mellitus comprehensive care plan-2015., 21 (2016), pp. 4062-4072
[11]
G. Zhou,R. Myers,Y. Li,Y. Chen,X. Shen,J. Fenyk-melody
Role of AMP-Activated Protein Kinase in Mechanism of Metformin Action Role of AMP-activated protein kinase in mechanism of metformin action
J Clin Invest., 108 (2001), pp. 1167-1174 http://dx.doi.org/10.1172/JCI13505
[12]
R. Holman,P. Sanjoy,A. Bethel,D. Matthews,A. Neil
10-year follow-up of intensive glucose control in type 2 diabetes
N Engl J Med., 359 (2008), pp. 1577-1589 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa0806470
[13]
C. Lamanna,M. Monami,N. Marchionni,E. Mannucci
Effect of metformin on cardiovascular events and mortality: a meta-analysis of randomized clinical trials
Diabetes Obes Metab., 13 (2011), pp. 221-228 http://dx.doi.org/10.1111/j.1463-1326.2010.01349.x
[14]
A. Sáenz,I. Fernández-Esteban,A. Mataix,M. Ausejo Segura,Roqué i,M. Figuls
Metformin monotherapy for type 2 diabetes mellitus
Cochrane Database Syst Rev., (2005), pp. CD002966
[15]
A. Carlos
Tiazolidinedionas. Beneficios y riesgos reales
Rev Endocrinol y Nutr [Internet], 10 (2002), pp. 69-76
Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttextπd=S0864-21251997000600014.
[16]
J.A. Dormandy,B. Charbonnel,D.J. Eckland,E. Erdmann,M. Massi-Benedetti,I.K. Moules
Secondary prevention of macrovascular events in patients with type 2 diabetes in the PROactive Study (PROspective pioglitAzone Clinical Trial In macroVascular Events): a randomised controlled trial
Lancet [Internet]., 366 (2005), pp. 1279-1289 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(05)67528-9
Disponible en: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0140673605675289.
[17]
R.A. Defronzo
From the triumvirate to the ominous octet: A new paradigm for the treatment of type 2 diabetes mellitus
Diabetes., 58 (2009), pp. 773-795 http://dx.doi.org/10.2337/db09-9028
[18]
K. Wolski,S.J. Nicholls,S.E. Nissen
Pioglitazone and risk of cardiovascular events in patients with type 2 diabetes mellitus., 298 (2015),
[19]
P.D. Home,S.J. Pocock,H. Beck-Nielsen,P.S. Curtis,R. Gomis,M. Hanefeld
Rosiglitazone evaluated for cardiovascular outcomes in oral agent combination therapy for type 2 diabetes (RECORD): a multicentre, randomised, open-label trial
Lancet [Internet]., 373 (2009), pp. 2125-2135 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(09)60953-3
Disponible en: https://doi.org/10.1016/S0140-6736(09)60953-3.
[20]
J.C. Bae
Diabetes Drugs and Cardiovascular Safety
Endocrinol Metab., 31 (2016), pp. 239-244
[21]
D. Christopher,P.D. Kieny
Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and death from cardiovascular causes
N Eng J Med., 356 (2014), pp. 1-3
Diponible en: http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa072761.
[22]
W.C. Winkelmayer,S. Setoguchi,R. Levin,D.H. Solomon
Comparison of cardiovascular outcomes in elderly patients with diabetes who initiated rosiglitazone vs. pioglitazone therapy
Arch Intern Med., 168 (2008), pp. 2368-2375 http://dx.doi.org/10.1001/archinte.168.21.2368
[23]
J.F. Blickl
Meglitinide analogues: a review of clinical data focused on recent trials
Diabetes Metab., (2006), pp. 113-120
[24]
E.Z. Fisman,A. Tenenbaum
A cardiologic approach to non-insulin antidiabetic pharmacotherapy in patients with heart disease
Cardiovasc Diabetol., 8 (2009), pp. 38 http://dx.doi.org/10.1186/1475-2840-8-38
[25]
D.M. Nathan,J.B. Buse,M.B. Davidson,E. Ferrannini,R.R. Holman,R. Sherwin
Medical management of hyperglycemia in type 2 diabetes: A consensus algorithm for the initiation and adjustment of therapy
Diabetes Care., 32 (2009), pp. 193-203 http://dx.doi.org/10.2337/dc08-9025
[26]
A.J. Garber,M.J. Abrahamson,J.I. Barzilay,L. Blonde,Z.T. Bloomgarden,M.A. Bush
AACE/ACE Consensus Statement consensus statement by the American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology on the comprehensive type 2 diabetes management algorithm – 2016 executive summary
84 Endocr Pract., 22 (2016), pp. 84-113 http://dx.doi.org/10.4158/EP151126.CS
[27]
E.Z. Fisman,A. Tenenbaum
Non-insulin antidiabetic therapy in cardiac patients: current problems., 45 (2008), pp. 154-170
[28]
S.S. Lund,L. Tarnow,C.D.A. Stehouwer,C.G. Schalkwijk,T. Teerlink,J. Gram
Impact of metformin versus repaglinide on non-glycaemic cardiovascular risk markers related to inflammation and endothelial dysfunction in non-obese patients with type 2 diabetes
Eur J Endocrinol., 158 (2008), pp. 631-641 http://dx.doi.org/10.1530/EJE-07-0815
[29]
G. Cioffi,P. Faggiano,D. Lucci,A.P. Maggioni,V. Manicardi,A. Travaglini
Left ventricular dysfunction and outcome at two-year follow-up in patients with type 2 diabetes: The DYDA study
Diabetes Res Clin Pract [Internet]., 101 (2013), pp. 236-242 http://dx.doi.org/10.1016/j.diabres.2013.05.010
Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.diabres.2013.05.010.
[30]
K. Azimova,Z. San Juan,D. Mukherjee
Cardiovascular safety profile of currently available diabetic drugs
Ochsner J [Internet]., 14 (2014), pp. 616-632
Disponible en: http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=4295739&tool=pmcentrez&rendertype=Abstract.
[31]
Elena del Olmo González,Margarita Carrillo Pérez,Susana Aguilera Gumpert
Actualización del tratamiento farmacológico de la diabetes mellitus tipo 2
Inf Ter Sist Nac Salud., 32 (2008), pp. 1-16
[32]
U.K. Prospective,D. Study
Intensive blood-glucose control with sulphonylureas or insulin compared with conventional treatment and risk of complications in patients with type 2 diabetes (UKPDS 33)., 352 (1998), pp. 837-853
(Ukpds 33)
[33]
C.L. Jones
Comparative effectiveness of sulfonylurea and metformin monotherapy on risk of cardiovascular events in type 2 diabetes mellitus., 33 (2015), pp. 395-401
[34]
J.C. Cleveland,D.R. Meldrum,B.S. Cain,A. Banerjee,A.H. Harken
Oral sulfonylurea hypoglycemic agents prevent ischemic preconditioning in human myocardium
Two paradoxes revisited. Circulation., 96 (1997), pp. 29-32
[35]
M. Hanefeld,B.M. Frier,F. Pistrosch
Hypoglycemia and cardiovascular risk: Is there a major link?
Diabetes Care., 39 (2016), pp. S205-S209 http://dx.doi.org/10.2337/dcS15-3014
[36]
Ministerio de Salud Colombia. Guía de Práctica Clínica (GPC) para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la diabetes mellitus tipo 2 en la población mayor de 18 años. Disponible en: http://gpc.minsalud.gov.co/gpc_sites/Repositorio/Conv_637/GPC_diabetes/GPC_diabetes_tipo2_completa.aspx.
[37]
T.K. Schramm,G.H. Gislason,A. Vaag,J.N. Rasmussen,F. Folke,M.L. Hansen
Mortality and cardiovascular risk associated with different insulin secretagogues compared with metformin in type 2 diabetes, with or without a previous myocardial infarction: A nationwide study
Eur Heart J., 32 (2011), pp. 1900-1908 http://dx.doi.org/10.1093/eurheartj/ehr077
[38]
J.B. Green,M.A. Bethel,P.W. Armstrong,J.B. Buse,S.S. Engel,J. Garg
Effect of Sitagliptin on Cardiovascular Outcomes in Type 2 Diabetes
N Engl J Med [Internet]., 373 (2015), pp. 232-242 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1501352
Disponible en: http://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa1501352.
[39]
Committee A, Document B, Substance D. SAVOR Saxagliptin Assessment of Vascular Outcomes Recorded in Patients with Diabetes Mellitus sNDAs for Onglyza (22-350 /S-014) and Kombiglyze XR (200-678 /S-013) Briefing Document for Endocrinologic and Metabolic Drugs Advisory Committee Meeting; 2015.
[40]
M.A. Pfeffer,B. Claggett,R. Diaz,K. Dickstein,H.C. Gerstein,L.V. Køber
Lixisenatide in patients with type 2 diabetes and acute coronary syndrome
N Engl J Med [Internet]., 373 (2015), pp. 2247-2257 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1509225
Disponible en: http://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa1509225.
[41]
S.P. Marso,G.H. Daniels,K. Brown-Frandsen,P. Kristensen,J.F.E. Mann,M.A. Nauck
Liraglutide and cardiovascular outcomes in type 2 diabetes
N Engl J Med [Internet]., 375 (2016), pp. 311-322 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1603827
Disponible en:: http://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa1603827.
[42]
S.P. Marso,S.C. Bain,A. Consoli,F.G. Eliaschewitz,E. Jódar,L.A. Leiter
Semaglutide and cardiovascular outcomes in patients with type 2 diabetes
N Engl J Med [Internet]., 375 (2016), pp. 1834-1844 http://dx.doi.org/10.1056/NEJMoa1607141
Disponible en:: http://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa1607141.
[43]
R.R. Holman,M.A. Bethel,J. George,H. Sourij,Z. Doran,J. Keenan
Rationale and design of the EXenatide Study of Cardiovascular Event Lowering (EXSCEL) trial
Am Heart J [Internet]., 174 (2016), pp. 103-110 http://dx.doi.org/10.1016/j.ahj.2015.12.009
Disponible en:: https://doi.org/10.1016/j.ahj.2015.12.009.
[44]
M. Abdul-Ghani,S. Del Prato,R. Chilton,R.A. De Fronzo
SGLT2 inhibitors and cardiovascular risk: Lessons learned from the EMPA-REG Outcome study
Diabetes Care., 39 (2016), pp. 717-725 http://dx.doi.org/10.2337/dc16-0041
[45]
K.W. Mahaffey,D. Zeeuw De,G. Fulcher,N. Erondu
Canagliflozin and cardiovascular and renal events in type 2 diabetes., (2017), pp. 1-14
Ph D, Ph D
Copyright © 2018. Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía Cardiovascular
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.