x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

2,103
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

MEDLINE, EMBASE, Web of Science, Science Citation Index Expanded, Alerting Services and Neuroscience, Neuroscience Citation Index, ScienceDirect, SCOPUS, IBECS y MEDES

Métricas

  • Factor de Impacto: 2,103 (2016)
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,26
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,648

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

- DOI: 10.1016/j.nrl.2018.01.011
DOCUMENTO DE CONSENSO
Estudio observacional multicéntrico español sobre el empleo de fármacos antiepilépticos en consultas de neurología
Observational multicentre study into the use of antiepileptic drugs in Spanish neurology consultations
J.M. Mercadé Cerdáa,, , F.J. López Gonzalezb, P. Serrano Castroc, M.D. Castro Vilanovad, D.M. Campos Blancoe, M.R. Querol Pascualf, en representación del Grupo de Estudio de Epilepsia de la SEN 1
a Hospital Universitario, Málaga, España
b Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, A Coruña, España
c Hospital Torrecárdenas, Almería, España
d Hospital Universitario Xeral-Cies, Vigo, Pontevedra, España
e Hospital Clínico Universitario, Valladolid, España
f Hospital Infanta Cristina, Badajoz, España
Recibido 16 junio 2017, Aceptado 27 enero 2018
Resumen
Objetivo

Cuantificar el tipo de fármacos antiepilépticos (FAE) empleados en epilepsia, en consultas de neurología.

Material y método

Estudio descriptivo observacional sobre una muestra de 559 pacientes mayores de 14 años con epilepsia y en tratamiento farmacológico, recogidos en consultas ambulatorias por 47 neurólogos en España en mayo del año 2016.

Para las clasificaciones clínicas de la epilepsia se utilizaron las de la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE). Los FAE se clasificaron según el año de comercialización: clásicos (anteriores al 1990) y nuevos (los posteriores). Se realiza un análisis descriptivo de las variables cualitativas y cuantitativas.

Resultados

Demográficos: 54,6% mujeres; edad media 42,7 años; edad media de inicio de la epilepsia 22,4 años.

Clínicos: predominan las crisis parciales: 75,7%; sintomáticas: 51,5% y con epilepsia farmacorresistente: 32,4%. Pacientes libres de crisis en el último año: 35,6%. Comorbilidad asociada: 59,2%. Tratamiento: número de FAE empleados 1103; 64,6% FAE nuevos. El 85,4% de los pacientes tratados con FAE nuevos. La media y el rango de FAE empleados: 2 (1-5). El 59,6% recibía politerapia. Los FAE más utilizados: levetiracetam (LEV) 42,6%, ácido valproico (VPA) 25,4%, lamotrigina 19,5%, carbamacepina 17,9% y lacosamida 17,5%. Ningún FAE fue empleado exclusivamente en monoterapia. El más utilizado en crisis generalizadas fue el VPA (48,2%) y en parciales, el LEV (43,2%). El VPA fue menos utilizado en mujeres. Los pacientes sin control de sus crisis (48,7%) o con comorbilidad asociada (45,6%) recibían la combinación de ambos tipos de FAE, en mayor porcentaje, que de forma aislada.

Conclusiones

La mayoría de los pacientes toman FAE nuevos. La asociación de ambos tipos de FAE se emplea en mayor medida en los pacientes sin control de sus crisis o con comorbilidad asociada.

Abstract
Introduction

The study aims to quantify the types of antiepileptic drugs (AED) prescribed in neurology consultations.

Material and method

This descriptive, observational study included a sample of 559 patients older than 14 years, diagnosed with epilepsy, and receiving pharmacological treatment. Data were collected at outpatient consultations by 47 Spanish neurologists in May 2016. Epilepsy was defined based on the International League Against Epilepsy classification. According to the year of marketing, AEDs were categorised as classic (before 1990) or new (after 1990). We performed a descriptive analysis of qualitative and quantitative variables.

Results

Female patients accounted for 54.6% of the sample. Mean age was 42.7 years; mean age of onset was 22.4. Regarding epilepsy type, 75.7% of patients experienced partial seizures, 51.5% were symptomatic,32.4% had refractory epilepsy, 35.6% had been seizure-free for the previous year, and 59.2% had associated comorbidities.A total of 1103 AED prescriptions were made; 64.6% of prescriptions were for new AEDs; 85.4% of patients received new AEDs. Patients received a mean of 2 AEDs (range, 1-5). A total of 59.6% of patients received polytherapy.The most frequently prescribed AEDs were levetiracetam (42.6%), valproic acid (25.4%), lamotrigine (19.5%), carbamazepine (17.9%), and lacosamide (17.5%). No AED was employed exclusively as monotherapy. The most frequently prescribed AEDs for generalised and partial seizures were valproic acid (48.2%) and levetiracetam (43.2%), respectively. Valproic acid was less frequently prescribed to female patients. Patients with refractory epilepsy or with associated comorbidities were more frequently prescribed a combination of new and classic AEDs (48.7% and 45.6%, respectively) than only one type of AED.

Conclusions

The majority of patients received new AEDs. The combination of classic and new AEDs was more frequently prescribed to patients with refractory epilepsy or with associated comorbidities.

Palabras clave
Epilepsia, Epidemiología, Estudio descriptivo, Características clínicas, Fármacos antiepilépticos
Keywords
Epilepsy, Epidemiology, Descriptive study, Clinical characteristics, Antiepileptic drugs
Introducción

La epilepsia es una grave afectación neurológica asociada a estigma, comorbilidades y a un coste económico elevado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su medición de la carga global por enfermedades en el mundo, señala que la epilepsia es la segunda enfermedad neurológica en años de vida potencialmente perdidos o vividos con discapacidad1.

En Europa, afecta a unos 6millones de habitantes con 400.000 nuevos casos cada año. El 50% de los pacientes viven estigmatizados; su expectativa de vida está reducida entre 2 y 10 años, y su tasa de mortalidad es 2-3 veces mayor que la de la población general. El 60% de los pacientes asocian trastornos psiquiátricos, neurológicos o intelectuales. El coste total de la epilepsia en Europa es de 20 billones de euros por año2,3.

En España, en la población mayor de 18 años, la prevalencia de vida ajustada por edad y sexo es de 14,87 y 1.000 habitantes, y la prevalencia activa es de 5,79×1.000 habitantes4.

Se constata un aumento del empleo de fármacos antiepilépticos (FAE) en los estudios poblacionales y que varía según los países, aunque no todos ellos se emplean de forma exclusiva para el control de las crisis epilépticas, ya que tienen indicaciones terapéuticas para otras enfermedades: psiquiátrica, dolor crónico, migraña, trastornos alimentarios y adicciones. Se clasifican según el año de comercialización en FAE clásicos (anteriores a 1990): carbamacepina (CBZ), clobazam (CLB), clonazepam (CZP), etosuximida (ESM), fenobarbital (PB), fenitoína (PHT), primidona (PRM) y ácido valproico (VPA), y los posteriores como FAE nuevos: eslicarbacepina (ESL), felbamato (FBM), gabapentina (GBP), lacosamida (LCM), levetiracetam (LEV), lamotrigina (LTG), oxcarbazepina (OXC), perampanel (PMP), pregabalina (PGB), rufinamida (RFM), retigabina (RTG), tiagabina (TGB), topiramato (TPM), vigabatrina (VGB) y zonisamida (ZNS).

Un estudio europeo en 7 países entre 2001 y 2009 sobre el consumo de FAE para todas sus indicaciones muestra un incremento global, debido fundamentalmente al aumento de la prescripción de nuevos FAE. La prevalencia de prescripciones de FAE en el año 2001 entre los países del estudio oscilo entre 88 y 144×100.000 habitantes, con un incremento del 6-15% al final del periodo (2009)5.

El tratamiento crónico con FAE contribuye al coste directo (médico, farmacéutico) del tratamiento de la epilepsia. En los últimos 25 años, se ha producido un importante aumento de las opciones terapéuticas para tratar la epilepsia. Los nuevos FAE son más caros que los clásicos y su elección como primera opción puede tener un impacto económico en el tratamiento crónico6. En los últimos 20 años se han comercializado 17 nuevos FAE, pero su empleo no ha modificado el número de pacientes libres de crisis7,8.

No hay evidencias de calidad en los ensayos clínicos de coste-efectividad que indiquen el uso preferente de los nuevos FAE, tanto en monoterapia como en politerapia, sobre los FAE clásicos o del empleo de un nuevo FAE sobre otro del mismo grupo, por lo que las valoraciones económicas sobre su empleo señalan que los nuevos FAE son costo-efectivo en monoterapia cuando los FAE clásicos son ineficaces, mal tolerados o están contraindicados9.

El presente estudio es el primero que se realiza en España en todo el territorio nacional y su objetivo es analizar la prescripción de FAE según las características demográficas y clínicas de pacientes con epilepsia, con edad igual o mayor de 14 años, la práctica clínica habitual.

Material y métodosPoblación de estudio

La muestra está compuesta por 559 pacientes mayores de 14 años con epilepsia que reciben tratamiento con FAE, atendidos en consultas de neurología, que, previo consentimiento informado para su participación, aportaron 47 neurólogos repartidos por el territorio nacional y desarrollado durante los meses de abril y mayo del 2016.

El 83% de los pacientes procedían de consultas dedicadas a epilepsia (58,7% consultas de primer nivel, 15,9% de epilepsia refractaria y 8,4% de consultas médico-quirúrgicas) y el 17% de consultas de neurología general. La figura 1 recoge el mapa de distribución nacional de la muestra.

Figura 1.
(0.15MB).

Procedencia geográfica.

Metodología

Todos los pacientes del estudio se incluyeron de forma aleatorizada, en una base de datos previamente validada en 2015, con sus características demográficas, clínicas y de tratamiento antiepiléptico que recibían en este momento, y el previo si era conocido.

Los pacientes incluidos reunían los criterios de la ILAE para el diagnóstico de epilepsia (2005-2014)10,11 y se clasificaron las crisis y el diagnóstico etiológico según la clasificación de la ILAE (1989)12.

Las epilepsias sintomáticas se clasificaron según la propuesta de Shorvon de 2011 en: predominantemente genéticas o por trastornos del desarrollo y por causas adquiridas13.

Para el criterio de epilepsia farmacorresistente, se utilizó la propuesta por la ILAE de 201014.

Análisis estadístico

Se realizó un análisis descriptivo de las variables recogidas, tanto cualitativas como cuantitativas. Las variables cualitativas se analizaron mediante frecuencias absolutas y porcentajes, mientras que las variables cuantitativas se estudiaron a través de la media, la desviación estándar (DE), la mediana, el mínimo, el máximo, los intervalos de confianza (IC) (o P25-P75) y el número de casos válidos.

Las comparaciones entre grupos de variables cualitativas se realizaron mediante el test de la chi al cuadrado. Las comparaciones de variables cuantitativas se estudiaron mediante el test U de Mann-Whitney o el test de Kruskal-Wallis.

El nivel de significación se estableció en el 5%. En todos los análisis se utilizó el paquete estadístico SPSS 19.0.

ResultadosCaracterísticas demográficas

De los 559 pacientes, 254 (45,4%) eran hombres y 305 (54,6%) mujeres.

La edad media de la muestra es de 42,7 años (DE 16,8 años) y la mediana 41,0 años (13-91 años), IC deL 95%, 41,3; 44,1.

Características clínicas

La edad de inicio de la epilepsia en el total de la muestra es de 22,4 años (DE 19,1) y la mediana 17,0 años (mínimo 0 y máximo 90 años). P25 8 y P75 32,0. Es inferior en los farmacorresistentes respecto a los otros grupos (p < 0,001), con una media de 15,8 (DE 13,7) y una mediana 13,0 años (0-56 años).

La mayoría de las etiologías eran sintomáticas 288 (51,5%) y en 171 (30,6%) criptogénicas y en 100 (17,9%) idiopáticas. La sintomática adquirida estaba presente en un 82,5% y la predominantemente genética o por trastorno del desarrollo en un 17,5% de los casos. Las causas sintomáticas adquiridas se muestran en la tabla 1.

Tabla 1.

Etiología sintomática adquirida

  Frecuencia  Porcentajea  Porcentajeb 
Esclerosis mesial temporal  44  18,6  7,9 
Perinatal  38  16,1  6,8 
Ictus  31  13,1  5,5 
Malformación vascular  29  12,3  5,2 
Tumor  28  11,9  5,0 
Infección  21  8,9  3,8 
Traumatismo craneoencefálico  21  8,9  3,8 
Degenerativa  0,8  0,4 
Inmunológica  0,4  0,2 
Metabólica  0,4  0,2 
Otras  20  8,5  3,6 
Total  236  100,0   
a

Porcentaje calculado sobre pacientes con etiología sintomática adquirida.

b

Porcentaje calculado sobre el total de la muestra.

Según el tipo de crisis de los pacientes, el 70,5% presentaba crisis parciales, el 26% crisis generalizadas y el 3,5% crisis indeterminadas en cuanto a su inicio (focal o generalizado).

Se clasificaron los pacientes en 5grupos clínicos:

  • 1.

    En remisión. No presentaron crisis en los últimos 2años. El 24% de los pacientes.

  • 2.

    Con epilepsia activa no farmacorresistente que requiere cambios terapéuticos probablemente eficaces a criterio del médico investigador. El 30,2% de los pacientes15.

  • 3.

    Con epilepsia farmacorresistente según definición por consenso de la ILAE. El 32,4% de pacientes14.

  • 4.

    De nuevo diagnóstico: menos de 6meses de diagnóstico o tratamiento. El 2,5% de pacientes.

  • 5.

    Sometidos a cirugía o técnicas no resectivas. El 10,9% de pacientes.

Estaba libres de cualquier tipo de crisis en el último año de seguimiento (exceptuando los pacientes de nuevo diagnóstico) un 35,6% de los pacientes.

Presentaban comorbilidad asociada el 59,2% de los pacientes de la muestra, distribuida según los siguientes grupos de enfermedades: médicas 30,6%, psiquiátricas 29,7% y neurológicas 28,4%. En un 4,1% se asociaba más de una patología. Los pacientes farmacorresistentes la presentaban en mayor medida (70,2%) que los otros grupos (54%), p < 0,001.

Tratamiento farmacológico

Todos los pacientes incluidos en la muestra recibían tratamiento con FAE, cumplieran o no criterios de epilepsia activa, según la definición de la ILAE, de 199316.

El 72,3% de los pacientes habían recibido tratamiento previo con FAE distintos de los de la visita de inclusión y en un 51% habían probado un número ≥ 2 FAE. Los motivos de retirada fueron: falta de eficacia 45,1%, intolerancia 16,5%, ambos 32,4% y desconocido 6%.

La media de años de tratamiento con FAE de la muestra era 17,9 (DE 15,0) y una mediana de 14 años (0-73 años). Es estadísticamente superior en los pacientes farmacorresistentes (p < 0,001) respecto a los otros grupos, con una media de 24,4 años (DE 15,0) y una mediana de 23 años (2-67 años).

En el total de la muestra se emplearon 1.103 FAE: 64,6% FAE nuevos (comercializados después de 1990) y el 35,4% FAE clásicos (comercializados antes de 1990). Su distribución entre los pacientes se muestra en la tabla 2.El 85,4% de los pacientes recibían FAE nuevos.

Tabla 2.

Tipo de FAE actuales por paciente

  Frecuencia  Porcentaje 
Solo FAE clásicos  82  14,7 
Solo FAE nuevos  267  47,8 
FAE clásicos y nuevos  210  37,6 
Total  559  100,0 

Recibía monoterapia el 40,6% y politerapia el 59,4% (2-5 FAE) de los pacientes (tabla 3).

Tabla 3.

Número de FAE actuales

  Frecuencia  Porcentaje 
1 FAE  227  40,6 
2 FAE  177  31,7 
3 FAE  107  19,1 
4 FAE  39  7,0 
5 FAE  1,6 
Total  559  100,0 

Los fármacos actuales utilizados con mayor frecuencia por los pacientes, fueron: LEV (42,6%), VPA (25,4%), LTG (19,5%), CBZ (17,9%), LCM (17,5%) y ESL (12,7%).

Por tipo de crisis, los FAE más utilizados en crisis parciales por orden de frecuencia, eran: LEV (43,2%), LCM (22,1%), CBZ (21,4%), VPA (19,2%), LTG (17,3%) y ESL (15,4%). Y en crisis generalizadas: VPA (48,2%), LEV (41,1%), LTG (23,4%), ZNS (9,9%) y ESL (6,4%).

Según sexo de los pacientes, los varones, utilizaban por orden de frecuencia, LEV (46,1%), VPA (31,1%), CBZ (19,7%), LCM (18,1%), LTG (18,1%) y ESL (12,2%) y las mujeres: LEV (39,7%), VPA (20,7%), LTG (20,7%), LCM (17%), CBZ (16,4%) y ESL (13,1%).

El porcentaje pacientes que reciben VPA es estadísticamente superior en varones que en mujeres: 31,1% vs. 20,7%, respectivamente (p = 0,005) De las 63 mujeres tratadas con VPA, en 43 (68,3%) sus edades están comprendidas entre los 15 y los 45 años. No se encontraron diferencias estadísticas de empleo con el resto de FAE, entre sexos (tabla 4).

Tabla 4.

VPA por sexo

  Sexo
  VarónMujer
No VPA  175  (68,9%)  242  (79,3%) 
Sí VPA  79  (31,1%)  63  (20,7%) 
Total  254  (100,0%)  305  (100,0%) 

VPA: ácido valproico.

p = 0,005, test de la chi al cuadrado.

Ninguno de los FAE se emplea exclusivamente en monoterapia, pero algunos de ellos se emplean exclusivamente en politerapia: CLB, CZP, ESM, GPT, PMP, PRM, RFM, TGB y VGB. La tabla 5 recoge los FAE actuales y la forma de administración en el total de los pacientes.

Tabla 5.

Tipo de FAE actuales y forma de administración (sobre el total de cada FAE)

  Forma de administración
  MonoterapiaPoliterapiaTotal
Carbamazepina  24  (24,0%)  76  (76,0%)  100  (100,0%) 
Clobazam  (0,0%)  55  (100,0%)  55  (100,0%) 
Clonazepan  (0,0%)  35  (100,0%)  35  (100,0%) 
Etosuximida  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Eslicarbacepina  19  (26,8%)  52  (73,2%)  71  (100,0%) 
Gabapentina  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Lacosamida  11  (11,2%)  87  (88,8%)  98  (100,0%) 
Levetiracetam  79  (33,2%)  159  (66,8%)  238  (100,0%) 
Lamotrigina  22  (20,2%)  87  (79,8%)  109  (100,0%) 
Oxcarbazepina  20  (43,5%)  26  (56,5%)  46  (100,0%) 
Fenobarbital  (6,9%)  27  (93,1%)  29  (100,0%) 
Perampanel  (0,0%)  33  (100,0%)  33  (100,0%) 
Pregabalina  (16,7%)  (83,3%)  (100,0%) 
Fenitoína  (16,7%)  15  (83,3%)  18  (100,0%) 
Primidona  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Rufinamida  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Retigabina  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Topiramato  (2,9%)  33  (97,1%)  34  (100,0%) 
Vigabatrina  (0,0%)  (100,0%)  (100,0%) 
Ácido valproico  35  (24,6%)  107  (75,4%)  142  (100,0%) 
Zonisamida  10  (16,4%)  51  (83,6%)  61  (100,0%) 

Las biterapias utilizadas por el 31,7% de pacientes más frecuentes fueron: LEV + VPA (9,6%), LEV + ESL (9%) y LEV + LCM (9%).

En cuanto a las dosis de los FAE, se observa que a los pacientes tratados con CBZ, ESL, LCM, LEV, OXC, VPA o ZNS en politerapia se les administran dosis superiores que a los pacientes tratados en monoterapia con estos mismos fármacos. La tabla 6 recoge las dosis diarias en monoterapia y politerapia de estos FAE, así como la dosis diaria definida por la OMS en monoterapia17.

Tabla 6.

Dosis diaria de carbamazepina (CBZ) (U = 621,0; p = 0,021; test U de Mann-Whitney)

DDDs 1.000 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  24  718,8  339,7  600,0  200  1.600 
Politerapia  75  874,0  341,3  800,0  200  1.800 
Total  99  836,4  345,7  800,0  200  1.800 
Dosis diaria de eslicarbacepina (ESL) (U = 333,5; p = 0,023; test U de Mann-Whitney)
DDDs 800 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  19  842,1  226,9  800,0  400  1.200 
Politerapia  52  1.042,3  346,0  1.000,0  400  2.000 
Total  71  988,7  329,3  800,0  400  2.000 
Dosis diaria de lacosamida (LCM) (U = 169,5; p = 0,013; test U de Mann-Whitney)
DDDs 300 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  225,0  88,6  200,0  100  400 
Politerapia  87  336,5  127,0  350,0  100  700 
Total  95  327,1  127,7  300,0  100  700 
Dosis diaria de levetiracetam (LEV) (U = 3.792,5; p < 0,001; test U de Mann-Whitney)
DDDs 1.500 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  73  1.490,4  742,9  1.000,0  250  3.000 
Politerapia  158  2.024,1  896,9  2.000,0  250  4.000 
Total  231  1.855,4  885,3  2.000,0  250  4.000 
Dosis diaria de oxcarbazepina (OXC) (U= 155,0; p=0.015; test U de Mann-Whitney).
DDDs 1.000 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  20  1.006,5  407,7  990,0  300  1.800 
Politerapia  26  1.336,5  474,9  1.200,0  600  2.400 
Total  46  1.193,0  472,0  1.200,0  300  2.400 
Dosis diaria de ácido valproico (VPA) (U = 992,5; p < 0,001; test U de Mann-Whitney)
DDDs 1.500 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  32  993,8  380,9  1.000,0  500  2.100 
Politerapia  107  1.355,6  503,8  1.500,0  300  2.500 
Total  139  1.272,3  500,9  1.200,0  300  2.500 
Dosis diaria de zonisamida (ZNS) (U = 43,0; p < 0,001; test U de Mann-Whitney)
DDDs 200 mg  Media  DT  Mediana  Mín.  Máx. 
Monoterapia  10  160,0  69,9  150,0  100  300 
Politerapia  51  358,8  118,2  400,0  100  600 
Total  61  326,2  133,7  300,0  100  600 

El grupo clínico de pacientes farmacorresistentes recibía un mayor número de FAE, respecto a los grupos clínicos no farmacorresistentes o en remisión, con una media de 2,7 (DE 0,9) y una mediana de 3 (1-5) (tabla 7). Los pacientes farmacorresistentes son tratados en mayor medida (66,3%) con la combinación de FAE clásicos y nuevos, y los pacientes no farmacorresistentes solo con FAES clásicos (20%) o solo con FAE nuevos (56%) (tabla 8).

Tabla 7.

Número de FAE actuales por grupos clínicos

  Media  DE  Mediana  Mín.  Máx.  P25  P75 
Farmacorresistente  181  2,7  0,9  3,0  2,0  3,0 
Activa no farmacorresistente  169  1,5  0,7  1,0  1,0  2,0 
Remisión  134  1,4  0,7  1,0  1,0  2,0 

p < 0,001, test U de Mann-Whitney.

Tabla 8.

Tipo de FAE actuales vs. farmacorresistencia

  FarmacorresistenteNo farmacorresistente
Solo FAE clásicos  (3,9%)  75  (19,8%) 
Solo FAE nuevos  54  (29,8%)  213  (56,3%) 
FAE clásicos y nuevos  120  (66,3%)  90  (23,8%) 
Total  181  (100,0%)  378  (100,0%) 

p < 0,001, test de la chi al cuadrado.

Los pacientes con comorbilidad asociada recibían en mayor cuantía la asociación de ambos tipos de FAE (45,6%) respecto a los que no la presentaban (25,9%) (tabla 9).

Tabla 9.

Tipos de fármacos según comorbilidad

  Presencia de comorbilidad
  No
Solo FAE clásicos  36  (10,9%)  46  (20,2%) 
Solo FAE nuevos  144  (43,5%)  123  (53,9%) 
FAE clásicos y nuevos  151  (45,6%)  59  (25,9%) 
Total  331  (100,0%)  228  (100,0%) 

p < 0,001, test de la chi al cuadrado.

Los FAE iniciales que se emplean en los pacientes de nuevo diagnóstico por orden de frecuencia fueron: LEV (50%), VPA (21,4%), LCM (21,4%) y CBZ (7,1%). En un 64% se emplearon solo FAE nuevos y en un 22% solo FAE clásicos, y en un 14% combinaciones de ambos.

Discusión

La clasificación clínica de las crisis depende de la certeza de los datos semiológicos obtenidos, la disponibilidad de test diagnósticos, fundamentalmente de neuroimagen, y de la clasificación utilizada. En los estudios poblacionales, las crisis parciales oscilan entre el 20 y el 66%, y las crisis sintomáticas entre 14 y el 39%18. Un estudio de Cockerell et al., en Reino Unido (1984-1997), sobre una muestra amplia de pacientes de nuevo diagnóstico, basado en registros de médicos de cabecera, un 52% presentaba crisis parciales y en un 59% la etiología era desconocida19. Serrano Castro et al., en un estudio poblacional nacional en 2013 sobre pacientes con epilepsia activa, reflejan un predominio de las crisis parciales en el 59% de la muestra y en la mitad de los casos la etiología era sintomática4.

En los estudios de base hospitalaria estas cifras son más altas por una mayor cualificación profesional y disponibilidad tecnológica. En nuestra muestra, las crisis parciales alcanzaban el 75% y la etiología sintomática era del 51,5%, concordante con los datos de algunos estudios tanto a nivel nacional como internacional. En el estudio de Luengo et al., en Madrid en 2000, el 63% de sus casos presentaban crisis parciales y en un 45% la etiología era sintomática20. García Martin et al., en Málaga en 2010, recogían crisis parciales en el 75,5% y con etiología sintomática conocida en el 47,6% de los pacientes de su muestra21. Las mismas tendencias se observan en otros estudios internacionales; Kim et al., en Corea en 2014, basado en registros clínicos, observaron en la muestra que el 78% de las crisis eran parciales y en el 65% la etiología era sintomática22.

Entre las causas sintomáticas, las más frecuentes recogidas en la mayoría de los estudios epidemiológicos son, por orden de frecuencia: vasculares, traumáticas y congénitas4,20,22,23. En nuestra muestra, la causa más frecuente de crisis sintomática es la esclerosis mesial temporal con atrofia hipocampal en el 18,6% de los casos, coincidiendo el resto de las causas con los porcentajes de la mayoría de los estudios señalados. Puede deberse esta predominancia a que la mayoría de los pacientes incluidos procedían de consultas monográficas de epilepsia.

En una revisión de la literatura, French en el 2007 observaba que entre el 20 y el 40% de los pacientes son farmacorresistentes24. Varía su cuantía según la definición de la misma, el origen del estudio (poblacional o clínico) o el tiempo de inicio de la epilepsia (nuevo diagnóstico o crónico), y el pronóstico depende fundamentalmente de la etiología o el síndrome epiléptico25.

En una serie clínica de la Unidad de Epilepsia del Hospital Western Infirmary de Glasgow, la mayoría de los pacientes presentaban un curso evolutivo constante desde el inicio de la epilepsia (59% tenían controladas sus crisis y el 25% eran farmacorresistentes) y un 16% fluctuaba entre periodos de remisión y recidiva de sus crisis26. Cuatro análisis sucesivos en esta misma Unidad, practicados sobre una serie de pacientes reclutados entre 1982 y 2012, mostraron una tasa de remisión igual o mayor a un año en el 64%, en el primero (1999) y último (2014) periodo analizado27. En nuestro estudio, la tasa de pacientes farmacorresistentes era del 32,4%, cifra aproximada al estudio de Glasgow, pero el periodo de remisión debía ser igual o mayor de 2años.

Se ha incrementado el empleo global de FAE en los últimos años debido a su mayor utilización en otras enfermedades y a expensas fundamentalmente al empleo de los nuevos FAE. En los registros de prescripciones el estudio de Abasolo Osinaga et al., realizado en el País Vasco (1992-2004), sobre el consumo global de FAE, para todas su indicaciones, detecta un incremento de la dosis diaria por 1.000 habitantes/día (DHD), desde 5,53 DHD al inicio a 9 DHD al final del periodo y del aumento de utilización de los nuevos FAE, conservándose estable el empleo de los clásicos: CBZ y VPA, y con un descenso de PB y PHT28. Baftiu et al., en un estudio similar realizado en Noruega (2008-2012) sobre la prescripción de FAE en la población con y sin epilepsia, observaron en 2012 que el 53% de las prescripciones de FAE fueron en pacientes sin epilepsia. En epilepsia, los FAE más empleados fueron, por este orden: LTG, LEV, CBZ y VPA. El número de mujeres que empleaba VPA disminuyó un 26% a lo largo del estudio. Los nuevos FAE fueron los más empleados y sus tasas de retención fueron superiores a los FAE clásicos en todas las indicaciones29. Landmark et al., también en Noruega, observan en el 2009 que el 49% de las prescripciones farmacéuticas para epilepsia en exclusiva eran con nuevos FAE y que su empleo presentaba pronunciadas diferencias según edad y sexo de los pacientes. En el sexo femenino predominaba el empleo de FAE nuevos30. Nicholas et al., en Reino Unido (1993-2008), en un estudio sobre los registros de las prescripciones de médicos generales, mostraba un aumento de la prescripción de LTG del 2-17% y de LEV del 0-8,6% a lo largo del periodo y la asociación más frecuente al final del mismo era de VPA con LTG31.

En registros hospitalarios, Strzelczyk et al., en Alemania (2013), en 2cohortes de pacientes con epilepsia activa registrados en 2003 y 2008, con más de 5años de seguimiento, empleaban nuevos FAE en la cohorte del 2003 el 45% de los pacientes y en la del 2008 un 70%. Los FAE más empleados fueron en la primera cohorte: CBZ 40%, VPA 37%, LTG 32%, LEV 22% y TPM 11%, y en la segunda: LTG 41%, LEV 36%, VPA 32%, CBZ 16% y OXC 15%32. En nuestro estudio, el 65% de los FAE empleados eran nuevos y los recibían el 85% de los pacientes. El LEV fue el más empleado, tanto en monoterapia como en politerapia, en crisis parciales por ambos sexos y VPA en crisis generalizadas.

Hay poca evidencia de calidad a partir de los ensayos clínicos que aconseje el empleo de nuevos FAE en monoterapia o en terapia añadida sobre los clásicos.

El estudio SANAD, un ensayo controlado, aleatorizado, no ciego, llevado a cabo en más de 7.000 pacientes ambulatorios de hospitales del Reino Unido, comparó la eficacia de CBZ con GBP, LTG, OXC y TPM en crisis parciales de inicio, y demostró que la LTG es una alternativa a la CBZ con una relación coste-efectiva33. Y en los pacientes con epilepsia generalizada o no clasificada, que el VPA se tolera mejor que el TPM y es más eficaz que la LTG34. Este estudio está clasificado por varios autores como de clase iii de evidencia, al tratarse de un estudio abierto, por el modo de titulación de los FAE y falta de precisión en la correcta clasificación de las crisis35.

El estudio KOMET, de Trinka et al., en 2013, que comparaba LEV con CBZ y VPA, ambos en forma retardada en monoterapia, no mostró ninguna diferencia entre ellos; en el pronóstico global, tanto en eficacia como en tolerancia, y el tiempo de retirada de estos FAE fue similar en pacientes de nuevo diagnóstico con epilepsias focales o generalizadas36.

Los estudios comparativos entre los nuevos FAE son escasos o poco concluyentes. En algunos de ellos, se comparan en terapia añadida. LEV, LTG y LCM muestran un mayor control de crisis y tasas de retención respecto a los de su misma generación37,38.

Donde mejor se observan las diferencias significativas que favorecen a los nuevos FAE es en su comparación frente a placebo en terapias añadidas. Beyenburg et al., en una revisión sistemática y metaanálisis en epilepsias refractarias en terapia añadida frente a placebo, mostró una diferencia a favor de los nuevos FAE de un 6% para el control absoluto de crisis y un 21% en la reducción del 50% de la frecuencia critica previa39.

Wilby et al., en una revisión sistemática de la literatura, concluyen que los nuevos FAE pueden ser coste-efectivos usados en monoterapia para el tratamiento de pacientes que han experimentado falta de eficacia y efectos adversos con los FAE clásicos o cuando estos están contraindicados9.

La incorporación terapéutica de los nuevos FAE inicialmente es en terapia añadida y posteriormente si cumplen las normas de las agencias reguladoras se incorporan al tratamiento en monoterapia. En la actualidad, la mayoría de los nuevos FAE han sido aprobados para su empleo en monoterapia.

Las principales guías de práctica clínica (GPC) en epilepsia incorporan la mayoría de los nuevos FAE (GBP, LEV, LTG, OXC, TPM, ZNS) en crisis parciales, en el tratamiento en monoterapia y a todos ellos para terapia añadida y en crisis generalizadas tónico-clónicas: LEV, LTG, TPM, ZNS. Varían entre las GPC los niveles de evidencia y fuerza de las recomendaciones respecto a la elección de los fármacos, sean clásicos o nuevos, pero hay un consenso general de adaptar la elección de los fármacos a las características demográficas y clínicas del paciente40-46. Recientemente, ha sido aprobada la LCM para su empleo en crisis parciales también en monoterapia.

El principal inconveniente que presentan los FAE clásicos, PB, PRM, PHT, CBZ y VPA, es su metabolismo hepático, lo que facilita las interacciones entre FAE y otros tipos de fármacos o vías metabólicas endógenas de metabolismo hepático. Además de su potencial teratógeno y afectación cognitiva. La mayoría de los nuevos FAE tienen un mejor perfil de tolerancia y un menor potencial de interacciones47,48.

Los nuevos FAE presentan un perfil de seguridad superior a los FAE clásicos. Un metaanálisis reciente de Zaccara et al. (2017) de estudios aleatorizados frente a placebo sobre la tolerancia a corto plazo de todos los nuevos FAE empleados en adultos a dosis terapéuticas y para todas sus indicaciones, los mejor tolerados fueron LEV y GBP49. Sin embargo, varios de los nuevos FAE, como FBM y RTG, han sido retirados del mercado por grave toxicidad y VGB ha restringido su uso para algunas epilepsias infantiles refractarias, por el mismo motivo.

La asociación entre epilepsia y otras enfermedades somáticas está asociada al incremento de las necesidades de atención sanitaria, el descenso de la calidad de vida y la mortalidad prematura50. Aproximadamente el 50% de los adultos con epilepsia activa tienen al menos una comorbilidad asociada, que puede ser causa, consecuencia o factor de riesgo para la epilepsia51. En nuestro estudio, el 59% de los pacientes la presentaban y estaba íntimamente relacionada con la refractariedad.

El potencial teratógeno de cualquier FAE es de importancia en las mujeres en edad fértil. Tomson et al., en una revisión sistemática de los registros prospectivos de embarazo y epilepsia sobre malformaciones congénitas en hijos de madre con epilepsia y tratamiento con FAE, demuestran que el riesgo es mayor entre los FAE clásicos especialmente con VPA que con los nuevos FAE52. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios y los expertos desaconsejan el empleo de VPA en la mujer en edad fértil y la necesidad de una mayor experiencia con los nuevos FAE53,54. En nuestra serie, el porcentaje de VPA en mujeres es del 20,7% (68% en edad fértil) y, aunque inferior al de los hombres (31%), continúa siendo elevado.

Nuestros pacientes farmacorresistentes, a los que se asocia más comorbilidad, emplean en mayor cuantía la combinación de FAE (clásicos + nuevos), lo que podría explicarse por el empleo de un mayor número de FAE en estos pacientes.

Pugliatti M. et al., en una revisión sobre el coste global (costes directos e indirectos) de la epilepsia en Europa, el tratamiento farmacológico representa el 3% del coste55. Bolin y Forsgren, en una revisión de la literatura sobre el coste de los nuevos tratamientos en epilepsia, concluyen que el control de las crisis no debe ser contemplado solo desde el coste de los FAE, mayor con los nuevos FAE, porque el principal objetivo del tratamiento de la epilepsia es el control de las crisis sin efectos adversos. La elección de los FAE basada en el coste económico es improbable que sea coste-efectiva en el tratamiento a largo plazo de los pacientes con epilepsia, en especial si se incluyen los costes indirectos de la enfermedad, como son la reducción de la vida laboral56. Por ello, la mayoría de los autores desaconsejan los cambios a formulaciones genéricas o de FAE nuevos a clásicos, basados exclusivamente en el coste y en especial en pacientes bien controlados57.

Continúa vigente como buena práctica clínica del tratamiento farmacológico de la epilepsia el consejo de basar la elección de los FAE según el tipo de crisis, síndrome epiléptico, edad y sexo, otras medicaciones y comorbilidades concomitantes de los pacientes, y la eficacia, la tolerabilidad y la seguridad de los FAE. Estas últimas son favorables a la utilización de los nuevos FAE, como refleja su mayor empleo en nuestro estudio.

Límites del estudio

El diseño de este estudio no refleja de forma global la prescripción farmacológica de la población con epilepsia en España porque recoge fundamentalmente a pacientes que, por dificultades de control de sus crisis, consultan con una mayor frecuencia a las consultas ambulatorias de neurología, de manera especial a las dedicadas de forma monográfica a la atención de pacientes con epilepsia, los cuales consumen más FAE.

Aprobación del estudio

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios clasificó el estudio con código: EPI-EPI-2015-01 como «Estudio post-autorización con otros diseños diferentes al de seguimiento prospectivo» (abreviado como EPA-OD), con fecha 27 de marzo del 2015.

Comité de Ética de la Investigación de Almería, con fecha 29 de julio del 2015.

Los datos recogidos y análisis de los mismos han sido supervisados por el Comité Científico del Estudio (J.M. Mercadé, F.J. López y P. Serrano).

Conflicto de intereses

Todos los participantes en el estudio son neurólogos pertenecientes a la Sociedad Española de Neurología y no declaran ningún conflicto de interés con el presente estudio.

Agradecimientos

A Patricia Santagueda (BIODATOS), por el tratamiento estadístico de la muestra.

Anexo 1
Participantes en el Grupo de Estudio de Epilepsia de la SEN

Dr. Juan Mercadé Cerdá  Málaga 
Dr. José Ángel Mauri Llerda  Zaragoza 
Dr. Pedro Serrano Castro  Almería 
Dr. Francisco Javier López González  Santiago de Compostela 
Dr. Jerónimo Sancho Rieger  Valencia 
Dr. Jaime Parra Gómez  Madrid 
Dr Juan Luis Becerra Cuñat  Badalona 
Dr. Jordi Ciurans Molist  Badalona 
Dr. Juan Carlos Sánchez Álvarez  Granada 
Dr. Joaquín Ojeda  Madrid 
Dra. Isabel Ybor Gorrin  Madrid 
Dr. Fernando Ayuga Loro  Toledo 
Dra. M. Rosa Querol Pascual  Badajoz 
Dra. Aránzazu Alfaro Sáez  Orihuela 
Dra. Rosana Saiz Díaz  Madrid 
Dr. Manuel Toledo Argany  Barcelona 
Dr. Javier Abella Corral  Ferrol 
Dra. María Gomez Eguilaz  Logroño 
Dra. Marian Barcala Simó  Tarragona 
Dra. Carmen Arenas Cabrera  Sevilla 
Dra. Clara Isabel Cabeza Álvarez  Toledo 
Dr. Vicente Bertol Alegre  Zaragoza 
Dr. Javier Díaz de Terán  Madrid 
Dra. Júlia Miró Lladó  Hospitalet de Llobregat 
Dra. Mercè Falip Centelles  Hospitalet de Llobregat 
Dra. Laura Pulido Fontes  Pamplona 
Dr. Juan José Poza Aldea  Donostia 
Dr. Asier Gómez  Valencia 
Dra. Montserrat Asensio Asensio  Alicante 
Dra. Maribel Chamorro Muñoz  Málaga 
Dra. M. Dolores Castro Vilanova  Vigo 
Dra. Amaya Castela  Sevilla 
Dra. Inés Aranzabal Alustiza  Baracaldo 
Dr. Esteban Santamarina Pérez  Barcelona 
Dra. M. José Aguilar Amat Prior  Madrid 
Dra. Patricia Esteve  Tortosa 
Dra. M. Luisa Galiano Fraguas  Madrid 
Dr. Juan Miguel Galán Barranco  Sevilla 
Dra. Xiana Rodríguez Osorio  Santiago de Compostela 
Dr. Santiago Fernández Fernández  Barcelona 
Dr. Alfonso Falcón García  San Pedro de Alcántara 
Dr. David Sopelana Garay  Albacete 
Dr. José M. Flores Galdo  Tenerife 
Dr. DiegoTortosa Conesa  Murcia 
Dr. Luis Redondo Verge  Sevilla 
Dra. María Pardo Parrado  Ourense 
Dra. Dulce Campos Blanco  Valladolid 

Bibliografía
1
GBD, 2015 Disease, Injury Incidence, Prevalence Collaborators
Global, regional, and national incidence, prevalence, and years lived with disability for 310 diseases and injuries, 1990-2015: A systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015
2
M.J. Brodie,S.D. Shorvon,R. Canger,P. Halász,S. Johannessen,P. Thompson
ILAE Commission Report. Commission on European Affairs: Appropriate Standards of Epilepsy Care Across Europe. ILAE Commission Report
Epilepsia, 38 (1997), pp. 1245-1250
3
M. Baulac,H. de Boer,Ch. Elger,M. Glynn,R. Kälviäinen,A. Little
Epilepsy priorities in Europe: A report of the ILAE-IBE Epilepsy Advocacy Europe Task Force
Epilepsia, 56 (2015), pp. 1687-1695 http://dx.doi.org/10.1111/epi.13201
4
P. Serrano Castro,J.A. Mauri Llerda,F.J. Hernandez Ramos,J.C. Sánchez Alvarez,B. Parejo Carbonell,P. Quiroga Subirana
Adult Prevalence of Epilepsy in Spain: EPIBERIA, a population-based study
Scientific World Journal, 2015 (2015), http://dx.doi.org/10.1155/2015/602710
Epub2015 Dec10
5
M. De Groot,M. Schuerch,F. de Vries,U. Hesse,B. Oliva,M. Gil
Antiepileptic drug use in sevenelectronic health record databases in Europe: A methodologic comparison
Epilepsia, 55 (2014), pp. 666-673 http://dx.doi.org/10.1111/epi.12557
6
D.C. Heaney,C.E. Begley
Economic evaluation of epilepsy treatment: A review of the literature
Epilepsia, 43 (2002), pp. 10-17
7
M.J. Brodie
Outcomes in newly diagnosed epilepsy in adolescents and adults: Insights across a generation in Scotland
8
A.G. Marson,R. Appleton,G.A. Baker,D.W. Chadwick,J. Doughty,B. Eaton
A randomized controlled trial examining the longer-term outcomes of standard versus new antiepileptic drugs. THE SANAD trial
Health Technol Assess, 11 (2007), pp. 1-134
9
J. Wilby,A. Kainth,N. Hawkins,D. Epstein,H. McIntosh,C. McDaid
Clinical effectiveness, tolerability and cost-effectiviness of newer drugs for epilepsy in adults: A systematic review and economic evaluation
Health Technol Assess, 9 (2005), pp. 1-157
10
R.S. Fisher,W. van Emde Boas,W. Blume,C. Elger,P. Genton,P. Lee
Epileptic seizures and epilepsy: Definitions proposed by the International League Against Epilepsy (ILAE) and the International Bureau for Epilepsy (IBE)
11
R.S. Fisher,C. Acevedo,A. Arzimanoglou,A. Bogacz,J.H. Cross,C.H.E. Elger
ILAE oficial report: A practical definition of epilepsy
Epilepsia, 55 (2014), pp. 475-482 http://dx.doi.org/10.1111/epi.12550
12
Commission on Classification and Terminology of the International League Against Epilepsy. Proposal for revised classification of epilepsies and epileptic syndromes. Epilepsia. 1989;30(4):389-399.
13
S.D. Shorvon
The etiologic classification of epilepsy
14
P. Kwan,A. Arzimanoglou,A.T. Berg,M.J. Brodie,W.A. Hauser,G. Mathern
Definition of drug resistant epilepsy: Consensus proposal by the ad hoc Task Force of the ILAE Commission on Therapeutic Strategies
Epilepsia, 551 (2010), pp. 1069-1077
15
E. Beghi,L. Garattini,E. Ricci,D. Cornago,F. Parazzini,on behalf of the EPICOS Group
Direct cost of medical management of epilepsy among adults in Italy: A Prospective Cost-of-Illness Study (EPICOS)
Epilepsia, 45 (2004), pp. 171-178
16
Commission on Epidemiology and Prognosis, International League Against Epilepsy. Guidelines for epidemiologic studies on epilepsy. Epilepsia 1993;34: 92-596.
17
WHO Collaborating Centre for Drugs Statistics Methodology. ATC/DDD Index [consultado 20 Dic May 2017; última actualización 20 Dic 2017]. Disponible en: http://www.whocc.no/atc_ddd_Index
18
P.N. Banerjee,D. Filippi,W.A. Hauser
The descriptive epidemiology of epilepsy—A review
19
O.C. Cockerell,A.L. Johnson,J.W.A.S. Sander,S.D. Shorvon
Prognosis of epilepsy: A review and further analysis of the first 9years of the British National General Practice Study of Epilepsy, a prospective population-based study
Epilepsia, 38 (1997), pp. 31-46
20
A. Luengo,J. Parra,J. Colas,F. Ramos,T. Carreras,M.J. Fernandez- Pozos
Prevalence of epilepsy in northeast Madrid
J. Neurol, 248 (2001), pp. 762-767
21
G. Garcia Martin,F. Perez Errazquin,M.I. Chamorro Muñoz,F. Romero Acebal,G. Martin Reyes,M.S. Dawid Milner
Prevalence and clinical characteristics of epilepsy in the South of Spain
Epilepsy Res., 102 (2012), pp. 100-108 http://dx.doi.org/10.1016/j.eplepsyres.2012.05.008
22
D.W. Kim,S.Y. Lee,S.E. Chung,H.K. Cheong,K.Y. Jung,and On Behalf of the Korean Epilepsy Society
Clinical characteristics of patients with treated epilepsy in Korea: A nationwide epidemiologic study
Epilepsia, 55 (2014), pp. 67-75 http://dx.doi.org/10.1111/epi.12469
23
W.A. Hauser,J.F. Annegers,W.A. Rocca
Descriptive epidemiology of epilepsy: Contributions of population-based studies from Rochester, Minnesota
Mayo Clin Proc, 71 (1996), pp. 576-586 http://dx.doi.org/10.1016/S0025-6196(11)64115-3
24
J.A. French
Refractory epilepsy: Clinical overview
25
J.W.A.S. Sander
Some aspects of prognosis in the epilepsies: A review
Epilepsia, 34 (1993), pp. 1007-1016
26
M.J. Brodie
Road to refractory epilepsy: The Glasgow story
27
M.J. Brodie
Outcomes in newly diagnosed epilepsy in adolescents and adults: Insights across a generation in Scotland
28
E. Abasolo Osinaga,L.C. Abecia Inchaurregui,I. Etxeandia Ikobaltzeta,N. Burgos Alonso,J. Garcia del Pozo
Estudio farmacoepidemiológico del consumo de fármacos antiepilépticos (1992-2004)
Rev Neurol, 46 (2008), pp. 449-453
29
A. Baftiu,C.J. Landmark,I.R. Rusten,S.A. Feet,S.I. Johannessen,P.G. Larsson
Changes in utilisation of antiepileptic drugs in epilepsy and non-epilepsy disorders-a pharmacoepidemiological study and clinical implications
Eur J Clin Pharmacol, 72 (2016), pp. 1245-1254 http://dx.doi.org/10.1007/s00228-016-2092-3
30
C.J. Landmark,H. Fossmarka,P.G. Larsson,E. Rytter,S.I. Johannessen
Prescription patterns of antiepileptic drugs in patients with epilepsy in a nation-wide population
31
J.M. Nicholas,L. Ridsdale,M.P. Richardson,M. Ashworth,M.C. Gulliford
Trends in antiepileptic drug utilisation in UK primary care 1993-2008: Cohort study using the General Practice Research Database
32
A. Strzelczyk,A. Haag,J.P. Reese,T. Nickolay,W.H. Oertel,R. Dodel
Trends in resource utilization and prescription of anticonvulsants for patients with active epilepsy in Germany
Epilepsy Behav, 27 (2013), pp. 433-438 http://dx.doi.org/10.1016/j.yebeh.2013.03.007
33
A.G. Marson,A.M. Al- Khansi,M. Alwaidh,R. Appleton,G.A. Baker,D.W. Chadwick
The SANAD study of effectiveness of valproate, lamotrigine, or topiramate for generalized and unclassifiable epilepsy: an unblended randomized controlled trial
34
A.G. Marson,A.M. al- Khansi,M. Alwaidh,R. Appleton,G.A. Baker,D.W. Chadwick
The SANAD study of effectiveness of carbamazepine, gabapentin, lamotrigine, oxcarbamacepine, or topiramate for treatment of partial epilepsy: an unblended randomized controlled trial
35
Panayiotopoulos Ch
Evidence-based epileptology, randomized controlled trials, and SANAD: A critical clinical view
36
E. Trinka,A.G. Marson,W. van Paesschen,R. Kälviäinen,J. Marovac,B. Duncan,for the KOMET Study Group
KOMET: An unblinded, randomised,twoparallelgroup, stratified trial comparing the effectiveness of levetiracetam with controlled-release carbamazepine and extended-release sodium valproate as monotherapy in patients with newly diagnosed epilepsy
J Neurol Neurosurg Psychiatry, 84 (2013), pp. 1138-1147 http://dx.doi.org/10.1136/jnnp-2011-300376
37
M.J. Brodie,K. Kelly,L.J. Stephen
Prospective audits with newer antiepileptic drugs in focal epilepsy: Insights into population responses?
Epilepsy Behav, 31 (2014), pp. 73-76 http://dx.doi.org/10.1016/j.yebeh.2013.11.016
38
H. Arif,R. Buchsbaum,J. Pierro,M. Whalen,J. Sims,S.R. Resor
Comparative effectiveness of 10 antiepileptic drugs in older adults with epilepsy
Arch Neurol, 67 (2010), pp. 408-415 http://dx.doi.org/10.1001/archneurol.2010.49
39
S. Beyenburg,K. Stavem,D. Schmidt
Placebo-corrected efficacy of modern antiepileptic drugs for refractory epilepsy: Systematic review and meta-analysis
40
T. Glauser,E. Ben- Menachem,B. Bourgeois,A. Cnaan,C. Guerreiro,R. Kälviäinen
Update ILAE evidence review of antiepileptic drug efficacy and effectiveness as initial monotherapy for epileptic sezures and syndromes
Epilepsia, 54 (2013), pp. 551-563 http://dx.doi.org/10.1111/epi.12074
41
J.A. French,A.M. Kanner,J. Bautista,B. Abou-Hhalil,T. Browne,C.L. Harden
Efficacy and tolerability of the new antiepileptic drugs i: Treatment of new onset epilepsy. Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee and Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology and The American Epilepsy Society
Neurology, 62 (2004), pp. 1252-1260
42
J.A. French,A.M. Kanner,J. Bautista,B. Abou-Hhalil,T. Browne,C.L. Harden
Efficacy and tolerability of the new antiepileptic drugs ii: Treatment of new onset epilepsy. Report of the Therapeutics and Technology Assessment Subcommittee and Quality Standards Subcommittee of the American Academy of Neurology and The American Epilepsy Society
Neurology, 62 (2004), pp. 1261-1273
43
National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE Guidance CG137). Epilepsies: Diagnosis and Management [consultado 22 Jun 2017; última actualización Feb 2016]. Disponible en:http://www.nice.org.uk/.
44
J. Mercadé Cerdá,J.A. Mauri Llerda,J.L. Becerra Cuñat,J. Parra Gomez,A. Molins Albanell,C. Viteri Torres
Pronostico de la epilepsia. Inicio del tratamiento crónico farmacológico
Neurología, 30 (2015), pp. 367-374 http://dx.doi.org/10.1016/j.nrl.2014.03.003
45
F.J. López Gonzalez,X. Rodriguez Osorio,A. Gil-Nagel Rein,M. Carreño Martinez,J. Serratosa Fernández,J.M. Mercadé Cerdá
Epilepsia resistente a fármacos, concepto y alternativas terapéuticas
Neurología, 30 (2015), pp. 439-446 http://dx.doi.org/10.1016/j.nrl.2014.04.012
46
Guía Andaluza de Epilepsia 2015. Diagnostico y tratamiento de la epilepsia en niños y adultos. p. 173-219. [consultado 22 May 2017]. Disponible en: http://www.sade.org.es
47
E. Beghi
Efficacy and tolerability of the new antiepileptic drugs: Comparison of two recent guidelines
Lancet Neurol, 3 (2004), pp. 618-621 http://dx.doi.org/10.1016/S1474-4422(04)00882-8
48
C.J. Landmark,P.N. Patsalos
Drug interactions involving the new second-and third-generation antiepileptic drugs
Expert Rev Neurother, 10 (2010), pp. 119-140 http://dx.doi.org/10.1586/ern.09.136
49
G. Zaccara,F. Giovannelli,F. Sean Giorgi,V. Franco,S. Gasparini,U. Benedetto
Tolerability of new antiepileptic drugs: A network meta-analysis
Eur J Clin Pharmacol, 73 (2017), pp. 811-817 http://dx.doi.org/10.1007/s00228-017-2245-z
50
A. Gaitatzis,S.M. Sisodiya,J.W. Sander
The somatic comorbidity of epilepsy: A weighty but often unrecognized burden
51
M.R. Keezer,S.M. Sisodiya,J.W. Sander
Comorbidities of epilepsy: Current concepts and future perspectives
Lancet Neurol, 15 (2016), pp. 106-115 http://dx.doi.org/10.1016/S1474-4422(15)00225-2
52
T. Tomson,H. Xue,D. Battino
Major congenital malformations in children of women with epilepsy
53
A. Verrotti,E. Mencaroni,M. Castagnino,G. Zaccara
Fetal safety of old and new antiepileptic drugs
Expert Opin, Drug Saf, 14 (2015), pp. 1563-1571
54
Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). Ácido valproico: nuevas recomendaciones de uso en niñas y mujeres con capacidad de gestación [consultado 1 Mayo 2017]. Disponible en: www.aemps.gob.es
55
M. Pugliatti,E. Beghi,L. Forsgren,M. EKman,P. Sobocki
Estimating the cost of epilepsy in Europe: A review with economic modeling
56
K. Bolin,L. Forsgren
The cost effectiviness of newer epilepsy treatments. A review of the literature on partial-onset seizures
Pharmacoeconomics, 30 (2012), pp. 903-923 http://dx.doi.org/10.2165/11597110-000000000-00000
57
B. Jobst,G.L. Holmes
Prescribing antiepileptic drugs. Should patients be switched on the basis of cost?
CNS Drugs, 18 (2004), pp. 617-628

Los nombres de los participantes en el Grupo de Estudio de Epilepsia de la SEN están relacionados en el anexo 1.

Autor para correspondencia. (J.M. Mercadé Cerdá juanmercade@gmail.com)
Copyright © 2018. Sociedad Española de Neurología