x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,125
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,125(2016)
  • 5-años Factor de Impacto: 1,292
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,221
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Med Clin 2013;141:135-6 - DOI: 10.1016/j.medcli.2012.11.009
Carta al Editor
Consumo de bebidas energizantes con alcohol, una mezcla arriesgada
Consumption of energy drinks with alcohol, hazardous mixture
Maria Luisa Iglesias-Lepinea,b,, , Francisco Epeldea, Jordi Espinosaa, Mónica Mariñosaa
a Servei d’Urgències, Hospital de Sabadell, Corporació Sanitària i Universitària Parc Taulí, Sabadell, Barcelona, España
b Departament de Psiquiatria i Medicina Legal, Hospital de Sabadell, Corporació Sanitària i Universitària Parc Taulí, Universitat Autònoma de Barcelona, Sabadell, Barcelona, España
Sr. Editor:

El consumo de bebidas energizantes (BE) mezcladas con alcohol es una práctica barata y popular entre la juventud, para evitar la resaca y aguantar de fiesta hasta altas horas de la madrugada1–5. A continuación se exponen 2 casos de intoxicación aguda.

Caso 1: paciente de 19 años que acude a Urgencias por un cuadro de náuseas y vómitos acompañado de temblor en párpados y manos después del consumo de 2 latas de BE (160mg de cafeína y 2g de taurina) con vodka. A su llegada: PA 140/70mmHg, FC 104lpm, T.a 36,5°C y glucemia capilar 94mg/dl. Exploración abdominal: abdomen blando y depresible, doloroso en epigastrio, sin signos de irritación peritoneal. Neurológica: temblor episódico que afecta a manos, brazos y párpados superiores. Analítica básica y ECG dentro de límites normales. Se administró sueroterapia, 4mg de ondansetron y 5mg de diacepam intravenoso, y se dio de alta a las 8h.

Caso 2: paciente de 18 años con antecedentes de trastorno ansioso-depresivo y consumidor habitual de BE, que acude a Urgencias por un cuadro de agitación psicomotriz con conducta agresiva seguido de un episodio vaso-vagal, tras el consumo de 7 latas de BE (560mg de cafeína y 7g de taurina), 2 de ellas con güisqui (etanol en sangre, 93mg/dl) después de varias horas de baile desenfrenado. A su llegada: PA 93/49mmHg, FC 125lpm, FR 28rpm, T.a 36°C, SatO2 (0,26) 99% y glucemia capilar 86mg/dl. Exploración: palidez de piel, pero no de mucosas, y sudoración fría. Neurológica: pupilas midriáticas e inyección conjuntival; reflejos musculotendinosos disminuidos (2/5). Cardiológica: taquicardia sin soplos ni ruidos sobreañadidos. Analítica básica dentro de límites normales. ECG: taquicardia sinusal con FVM de 127lpm sin alteraciones de la repolarización. Se administró sueroterapia y 10mg de diacepam por vía oral, se monitorizó la hemodinamia cardiaca durante 12h y se dio de alta tras un nuevo ECG estrictamente normal.

Las BE son una combinación de principios activos no aleatorios1–3,6,7: 1) cafeína (metilxantina): estimulante del SNC y cardiaco que incrementa la liberación de catecolaminas; a dosis altas estimula los receptores β12 responsables de la vasodilatación coronaria y periférica; 2) taurina (aminoácido): neurotransmisor del SNC y musculatura estriada, que aumenta la contractilidad cardiaca y los potenciales sinápticos excitadores; 3) inositol (polialcohol cíclico): potencia la acción de cafeína y taurina; 4) carbohidratos (glucosa y sacarosa): incrementan el pool de ATP para la contracción y relajación muscular; 5) glucuronolactona: detoxificante sin evidencia científica en humanos; 6) vitaminas grupo B (coenzimas): transforman los azúcares simples en energía.

El síndrome de exceso de catecolaminas1-9 provocado por el consumo de BE es un cuadro dependiente de la idiosincrasia personal6,10, lo que explica la variabilidad de los 2 casos presentados (desde solo 2 latas consumidas, hasta 7). Si además se ingieren junto con alcohol, los principios activos de las BE retrasan la aparición de la sintomatología depresora del SNC1,2,7, lo que incrementa la aparición de efectos adversos. Y si además se consumen mientras se realiza un ejercicio físico intenso, se produce un incremento de la actividad simpática. El alto contenido de cafeína ingerida en el caso 2 (560mg) probablemente fue el responsable de la vasodilatación periférica (estimulación de receptores β2-adrenérgicos), pero al revisar la bibliografía se encontró gran semejanza con el caso clínico publicado por Terlizzi et al.4, donde la ingesta de BE provocó un síndrome de taquicardia reversible por intolerancia ortostática (ECG y monitorización cardiaca durante 12h estrictamente normal). La pauta de actuación consistió en frenar la hiperactividad simpaticomimética como cualquier otra droga de abuso de parecidas características, administrando exclusivamente benzodiacepinas. Algunos autores han utilizado antiarrítmicos (adenosina6 y digoxina7) para frenar la taquicardia, pero nosotros, al igual que Yewet al.10, creemos que han de administrarse benzodiacepinas para romper el círculo de las catecolaminas y como segunda opción los betabloqueantes selectivos β1 de acción ultracorta (esmolol). Para el control de náuseas y vómitos se utilizó ondansetron en vez de la metoclopramida para evitar la aparición de posibles efectos adversos añadidos como el extrapiramidalismo.

El consumo de BE debe realizarse en base al conocimiento de las reacciones adversas, las contraindicaciones (enfermedades cardiacas, hipertensión arterial, trastornos cerebrales neurológicos, embarazadas, menores de 16 años y diabéticos), la idiosincrasia personal (2 latas pueden provocar riesgos para la salud) y las asociaciones peligrosas (alcohol).

Agradecimientos

Nuestro eterno agradecimiento al Dr. Pep Lloret Carbó, que ya en los años 90 nos había advertido de la posibilidad de que solo 2 latas de BE pudieran llegar a provocar efectos adversos.

Bibliografía
1
S.C. Jones,L. Barrie,N. Berry
Why (not) alcohol energy drinks? A qualitive study with Australian university students
Drug Alcohol Rev, 31 (2012), pp. 281-287 http://dx.doi.org/10.1111/j.1465-3362.2011.00319.x
2
M.C. O’Brien,T.P. McCoy,S.D. Ahodes,A. Wagoner,M. Wollson
Caffeinated cocktails: Energy drink consumption, high-risk drinking, and alcohol-related consequences among college students
Acad Emerg Med, 15 (2008), pp. 453-460 http://dx.doi.org/10.1111/j.1553-2712.2008.00085.x
3
U. Wiklund,M. Karlsson,M. Ostrom,T. Messner
Influence of energy drinks and alcohol on post-exercice heart rate recovery and heart rate variability
Clin Physiol Funct Imaging, 29 (2009), pp. 74-80 http://dx.doi.org/10.1111/j.1475-097X.2008.00837.x
4
R. Terlizzi,C. Rocchi,M. Serra,L. Solieri,P. Cortelli
Reversible postural tachycardia syndrome due to inadvertent overuse of Red Bull
Clin Auton Res, 18 (2008), pp. 221-223 http://dx.doi.org/10.1007/s10286-008-0483-y
5
D. Trabulo,S. Marques,E. Pedroso
Caffeinated energy drink intoxication
Emerg Med J, 28 (2011), pp. 712-714
6
M.E. Cannon,C.T. Cooke,J.S. McCarthy
Caffeine-induced cardiac arrhythmia: An unrecognized danger of healthfood products
Med J Aust, 174 (2001), pp. 520-521
7
L. Steinke,D.E. Lanfear,V. Dhanapal,J.S. Kalus
Effect of “energy drink”’ consumption on hemodynamic and electrocardiographic in healthy young adult
Ann Pharmacother, 43 (2009), pp. 592-602
8
A.J. Berger,K. Alfond
Cardiac arrest in a young man following excess consumption of caffeinated “energy drinks”
Med J Aust, 190 (2009), pp. 41-44
9
N. Nagajothi,A. Khraisat,J.L. Velazquez-Cecena,R. Arora,K. Ragthunathan,R. Patel
Energy drink-related supraventricular tachycardia
Am J Med, 121 (2008), pp. 121
10
Yew D, Tarabar A, Laczek JT, Talavera F, Benitez JG, Halamka JD. Caffeine toxicity treatment & management. Medscape Drugs, Diseases & Procedures [updated 6 May 2011] [consultado 9 Sep 2011]. Disponible en: http://emedicine.medscape.com/article/821863-treatment
Autor para correspondencia. (Maria Luisa Iglesias-Lepine miglesias@tauli.cat)
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L.