x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Universidad Nacional Autónoma de México

Indexada en:

Imbiomed, Periódica, SciELO, Latindex, ScienceDirect, Redalyc e Iresie.
Inv Ed Med 2017;6:282 - DOI: 10.1016/j.riem.2016.09.004
Carta al Editor
Determinación de los niveles de burnout en médicos internos: cuestiones críticas
Determination of levels of burnout in medical interns: Critical issues
César Merino-Sotoa,, , , Arturo Juárez-Garcíab, Marisol Angulo-Ramosc,
a Universidad de San Martín de Porres, Lima, Perú
b Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Cuernavaca, Morelos, México
c Universidad Privada San Juan Bautista, Lima, Perú
Sr. Editor:

En el número recientemente publicado de la revista1, se informa que el 16.3% de médicos internos de pregrado en México «cumplió con criterios para el diagnóstico de burnout», señalándose los niveles altos para los 3 componentes del burnout (63.3% para desgaste emocional, 40.4% despersonalización y 30.4% baja realización personal). Sin embargo, planteamos que dichas estimaciones son cuestionables, y consecuentemente sus conclusiones son igualmente inválidas, debido principalmente a que las interpretaciones y procedimientos son también cuestionables.

Los autores sustentan la validez previa de la escala MBI en 2 estudios en México2,3, pero solo uno de ellos tuvo auténticamente propósitos de validez2, y sus resultados psicométricos no son satisfactorios (véase por ejemplo: CFI=.87, TLI=.86, IFI=.88 y alfa de Cronbach despersonalización=.32). Ninguno de estos artículos propone baremos para la población mexicana, de manera que no es claro el origen de los puntos de corte (PC) elegidos por los autores en su tabla 1.

Sin respaldo alguno, estos PC no son apropiados para estimar prevalencias, pues no existe una estandarización normativa, ni existe respaldado desde evidencias clínicas efectivas para diferenciar sujetos con burnout frente a sujetos sin este síndrome en México. Las evidencias clínicas para justificar un PC deben provenir principalmente de la capacidad de un puntaje para optimizar la diferenciación entre sujetos con síntomas previamente identificados de burnout y sin burnout. Aparentemente los PC usados en el estudio fueron creados desde un marco estadístico, específicamente mediante un nivel percentil específico, por ejemplo, terciles, cuartiles, quintiles o deciles. Sin embargo, son varios los inconvenientes que se derivan de este procedimiento: primero, el percentil elegido no tiene respaldo clínico, sino más bien estadístico; y parece provenir de la sugerencia de Maslach sobre usar los terciles 33 y 664, pero con un tamaño muestra precario para propósitos normativos (n=143); segundo, es dependiente de la distribución de sujetos en la muestra, lo cual no garantiza la estabilidad del PC en otras muestras de participantes; tercero, este PC puede variar debido a la cantidad de ítems del cuestionario y, considerando que los autores no reportan la versión utilizada, no se puede conocer si estos puntajes son coherentes. Este problema se agudiza en un contexto de difusa convergencia, amplia variedad y arbitrariedad de los PC que se han reportado en estudios mexicanos, y que obstaculizan la identificación de la prevalencia real del burnout (véase revisión sistemática publicada5). Se ha recomendado considerar el fenómeno de burnout como variable continua antes que categórica4-6, y quizás sea posible obtener las conclusiones normativas usando los propios datos del estudio7, y no interpolarlos de otros estudios, con las reservas respectivas.

Dado lo anterior, opinamos que son discutibles las prevalencias encontradas en el estudio y el diagnóstico de burnout obtenido mediante el único cumplimiento del puntaje obtenido en una escala de autoinforme, el mismo que no ha mostrado una validez consolidada en poblaciones de México, y cuyo marco es el uso de PC injustificados y arbitrarios mostrados en su tabla 1.

Referencias
1
C. Gutiérrez,L. Cardiel,J. Camacho,V. Mucientes,A. Terronez,N. Cabrera
Burnout en médicos internos de pregrado del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga
Inv Ed Med, 5 (2016), pp. 102-107
2
C. Hernández,S. Llorebs,A. Rodríguez
Burnout en personal sanitario: validación de la escala MBI en México
Forum de Recerca, 16 (2011), pp. 837-846
3
A. López,F. González,M. Morales,C. Espinoza
Síndrome de burnout en residentes con jornadas laborales prolongadas
Rev Med Inst Mex Seguro Soc, 45 (2007), pp. 233-242
4
C. Maslach,S.E. Jackson,M.P. Leiter
The Maslach Burnout Inventory
3rd ed., Consulting Psychologists Press, (1996)
5
A. Juárez-García,Á. Idrovo,A. Camacho-Ávila,O. Placencia-Reyes
Síndrome de burnout en población mexicana: Una revisión sistemática
Salud Mental, 37 (2014), pp. 159-176
6
J. Juárez
Entrevista con Christina Maslach: reflexiones sobre el síndrome de Burnout
Liberabit, 20 (2014), pp. 199-208
7
C. Merino,M. Angulo
Burnout en Uruguay: Unos aportes para los resultados de Añon et al. (2012)
Psicología, Conocimiento y Sociedad, 3 (2013), pp. 139-143

La revisión por pares es responsabilidad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los firmantes de esta carta han procurado contactar con los autores del artículo aludido, sin obtener respuesta alguna.

Autor para correspondencia. Av. Tomás Marsano 242, Surquillo-Lima 34, Perú. (César Merino-Soto cmerinos@usmp.pe)
Copyright © 2016. Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Medicina