x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Latindex, Dialnet, Bibliomed, CINAHL, Eventline, IBECS, Scopus

Métricas

  • SCImago Journal Rank (SJR):0,142
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,134
Fisioterapia 2010;32:271-8 - DOI: 10.1016/j.ft.2010.09.001
REVISIÓN
Programación y aplicación de la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS): guía de práctica clínica basada en la evidencia
Programming and application of TENS technique: Evidence-based clinical practice guidelines
J.J. Amer-Cuenca
Departamento de Fisioterapia, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad CEU-Cardenal Herrera, Valencia, España
Recibido 16 junio 2010, Aceptado 20 septiembre 2010
Resumen
Objetivo

Determinar cuál de las múltiples posibilidades de programación y aplicación del TENS está más respaldada por la evidencia, de forma que pueda servir de guía en la práctica clínica.

Estrategia de búsqueda

Identificación de estudios a través de diferentes bases de datos.

Selección de estudios y datos

Se incluyeron aquellos estudios sobre las variables de programación y aplicación del TENS, publicados en revistas o congresos científicos.

Síntesis de resultados

Se localizaron 94 referencias. En general existe consenso respecto a la importancia de la correcta elección de los parámetros de programación del TENS y de la colocación de electrodos.

Conclusiones

La aplicación recomendada de TENS derivada de la literatura hasta el momento sería: forma de impulso bifásica compensada simétrica, duración del impulso mayor a 250μs, alta frecuencia modulada, electrodos grandes situados directamente o sobre los dermatomas correspondientes al dolor, intensidad máxima, sin producir dolor.

Abstract
Objective

To determine which of the many possibilities for programming and application of TENS is most supported by the evidence, so that it can be used as a guideline in the clinical practice.

Search strategy

Identification of studies using different databases.

Study and data selection

Those studies on the variables of programming and application of TENS, published in journals and scientific conferences, were included.

Synthesis of the results

We found 94 references. In general, there is consensus on the importance of the correct selection of programming parameters and electrode placement of TENS.

Conclusions

The recommended application of TEN derived from the literature up to the present date would be: a balanced symmetrical biphasic pulse, pulse length greater than 250μs, modulated high frequency, and large electrodes, placed directly on the pain or over the dermatomes corresponding to the area of pain, maximum intensity without pain.

Palabras clave
Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, TENS, Revisión
Keywords
Transcutaneous electrical nerve stimulation, TENS, Review
Introducción

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea, conocida por el acrónimo TENS, del inglés Transcutaneous Electrical Nerve Stimulation, consiste en la aplicación, mediante electrodos de superficie, de corriente eléctrica pulsada con finalidad analgésica1. El uso actual del TENS en el ámbito clínico de la fisioterapia está muy ampliamente extendido. Se puede afirmar que, junto con las interferenciales, es la técnica de estimulación eléctrica más empleada como alternativa a los tratamientos analgésicos tradicionales, tales como los farmacológicos o quirúrgicos2. Su popularidad se basa, entre otros aspectos, en que se trata de una técnica no invasiva, fácil de administrar, tiene pocos efectos secundarios e interacciones con otros fármacos, no puede producir sobredosis, además de ser una técnica muy económica y susceptible de ser utilizada para tratamiento domiciliario tras un periodo de entrenamiento del propio paciente3.

Desde los años 70 numerosos estudios de investigación impulsaron el uso terapéutico del TENS como analgésico en muy diversos ámbitos clínicos con resultados positivos4–7. Sin embargo, durante los años 80, con la realización de ensayos clínicos controlados, los resultados obtenidos fueron dispares; con algunos apuntando a que el TENS era un método analgésico efectivo8–10 y otros concluyendo todo lo contrario11–14. Durante los años 90 se continuaron realizando numerosas revisiones sistemáticas de los estudios realizados. Las conclusiones de estas revisiones pusieron en tela de juicio la efectividad clínica de la aplicación de TENS15–17 y por ello, su uso pudo verse desacreditado. Coincidiendo con iniciativas como la Colaboración Cochrane ha habido un avance en la metodología, tanto para localizar estudios relevantes sobre cualquier tema como para desgranarlos críticamente y combinarlos estadísticamente. De este modo, se ha podido comprobar que las conclusiones a las que llegaban muchas de las revisiones sistemáticas de los años 90 estaban sesgadas al no excluir en sus análisis aquellos estudios en los que se utilizaron formas de aplicación, intensidades y programaciones mal diseñadas18. En muchos estudios no se estandarizaban los parámetros de los impulsos (duración y frecuencia), las intensidades aplicadas eran a veces demasiado bajas y las colocaciones de electrodos inapropiadas, sesgando los resultados y así contribuyendo negativamente al reconocimiento de la técnica TENS3,18–34. Por otra parte, pocos de los estudios incluidos en estas revisiones comparaban los resultados con un grupo placebo o control y no se tenía en cuenta el cegado en el diseño del estudio. Por todo ello, no es de extrañar que en la práctica clínica esté ampliamente difundida la idea de que los diferentes parámetros de programación del TENS deben ajustarse en razón del confort que la estimulación pueda producir en el paciente, por encima de las posibles consideraciones fisiológicas respecto a las diferentes posibilidades de programación29,35,36.

Estableciendo una analogía para señalar la importancia de la adecuada selección de parámetros, las características del impulso eléctrico (forma, duración, frecuencia) serían el elemento activo de la terapia por TENS, de igual modo que los componentes químicos son el elemento activo de un fármaco3. Además de la adecuada selección de los parámetros, es fundamental la correcta dosificación y aplicación de los mismos (intensidad, tamaño y colocación de los electrodos, así como el modo de estimulación)19,24,37. De la correcta combinación de todos estos elementos dependerá la efectividad del tratamiento mediante el TENS38.

Objetivos

A través de una revisión de la literatura científica publicada, determinar cuál de las múltiples posibilidades de programación y aplicación de la técnica TENS es más efectiva, de modo que pueda servir de guía de aplicación para el fisioterapeuta en la práctica clínica.

Estrategia de búsqueda

A nivel metodológico, para la revisión bibliográfica, se siguieron los siguientes pasos:

Criterios de inclusión y exclusión. Se incluyeron todos aquellos estudios que trataban sobre la utilización de la técnica TENS y sus variables de programación y aplicación, publicados en revistas o congresos científicos. Se incluyeron en la revisión trabajos experimentales, observacionales o experiencias clínicas. Fueron excluidos, por no ser ni fisiológicamente ni metodológicamente comparables, los estudios centrados en otras técnicas de electroterapia (iontoforesis, interferenciales…).

Estrategia de búsqueda y extracción de datos. Los estudios relevantes fueron identificados a través de una búsqueda en las bases de datos Academic Search Complete, Biomedical Reference Collection, Fuente Académica Premier, MedicLatina, Medline, Cinahl, Nursing & Allied Health Collection, ISI Web of Knowledge, Embase y SportDiscus, desde la primera fecha disponible hasta enero de 2010. La estrategia de búsqueda usada para todas las bases de datos fue TENS y TRANSCUTANEOUS ELECTRIC NERVE STIMULATION combinadas mediante conectores AND y OR con cada uno de los siguientes términos: WAVEFORM, PULSE DURATION, PULSE WIDTH, FREQUENCY, ELECTRODE* INTENSITY, CURRENT AMPLITUDE. No se impuso ninguna restricción en el lenguaje, siendo por ello que los trabajos no escritos en español o inglés también fueron incluidos. Todos los trabajos seleccionados por medio de esta estrategia de búsqueda fueron analizados, validando la elegibilidad de los estudios seleccionados. De los diferentes estudios experimentales incluidos se extrajeron de forma independiente los principales datos (sujetos, intervención, resultados) usando formatos de extracción de datos estandarizadas.

Resultados

Tras la revisión de la literatura científica se localizaron finalmente 94 referencias que cumplieron con los criterios de inclusión. En general existe consenso respecto a la importancia de la correcta elección de los parámetros de programación del TENS y de la colocación de electrodos. En este sentido, se han analizado numerosos estudios en los que se afirmaba que la aplicación de TENS no era efectiva en una determinada indicación y posteriormente, tras subsanar errores metodológicos, otros autores con un diseño de la técnica de aplicación adecuado han constatado la efectividad del TENS en esas mismas indicaciones (tabla 1). Respecto al papel de las distintas variables de aplicación de la técnica TENS, se constata que ha sido en la última década cuando en este campo se ha venido desarrollando un mayor esfuerzo investigador. De todos los parámetros, han sido la intensidad y el tamaño y colocación de los electrodos los que han sido estudiados por un mayor número de autores (tabla 2). A continuación se exponen los resultados de las variables fundamentales de aplicación del TENS:

Tabla 1.

Efectividad del TENS según la adecuación de la metodología empleada

Condición  Estudios con parámetros inadecuados en la técnica de aplicaciónEstudios con técnica de aplicación adecuada
  Autor (año)  Efecto analgésico  Autor (año)  Efecto analgésico 
Dolor agudo  Hansson 198375  p=0,18  De Angelis 200379  p<0,0004 
  Roche 198576  p=0,09     
  Liu 198577  p=0,1     
  Limoges 200478  p=0,29     
Dolor crónico  Graff-Radford 198980  p>0,05  Defrin 200584  p<0,001 
  Langley 200481  p>0,05  Sikiru 200885  p<0,005 
  Moore 199782  p>0,05  Sang-Hun 200965  p<0,005 
  Taylor 198183  p>0,05     
Parto  Thomas 198886  p>0,05  Chao 200762  p<0,005 
Colonoscopia  Wang 199754  p>0,05  Amer-Cuenca 201089  p<0,001 
  Robinson 200187  p>0,05     
  Fanti 200388  p>0,05     
Dolor posquirúrgico  Forster 199490  p>0,05  Unterrainer 201093  p<0,005 
  McCallum 198891  p>0,05  Platon 201094  p<0,001 
  Conn 198613  p>0,05     
  Cuschieri 198592  p>0,05     
Tabla 2.

Artículos sobre el TENS según el parámetro estudiado

Parámetro  Época del estudio (autor [año])
  Anteriores al año 2000  2000–2009 
Forma del impulso  Bowman 198543, Johnson 199142  Hingne 200739, Shimoji 200726, Petrofsky 200840 
Duración del impulso  Garrison 199445, Walsh 199546  Johnson 200144, Shimoji 200726, Sluka 200347 
Frecuencia  Mannheimer 197853, Walsh 199546, Walsh 199748, Wang 199754  Johnson 200144, Gopalkrishnan 200049, Sluka 200347, Law 200450, Tong 200751, Chen 200952 
Electrodos y colocación  Rao 198157, Carabelli 198560, Nolan 199155, Walsh 199658, Walsh 199748, Johnson 199817  White 200066, Gadsby 200061, Johnson 20013, White 200121, Johnson 200144, Sluka 200347, Koke 200459, Petrofsky 200619, Brown 200720, Chao 200762, Nayak 200863, Yan 200964, Lee 200965, Bofe 200956 
Intensidad  Nolan 199155, Johnson 199135, Johnson 199142, Han 199171, Walsh 199748, Johnson 199817, Hamza 199972, Ghoname 199973  Johnson 20013, Johnson 200144, Chesterton 200223, Rakel 200374, Chesterton 200324, Bjordal 200318, Radhakrishnan 200568, Barlas 200667, Sandberg 200769, Aarskog 200728, Tong 200751, Miller 200870, Claydon 200830, Chen 200952 
Forma del impulso

La forma del impulso influye en la transmisión del impulso eléctrico en el cuerpo, en el efecto fisiológico que se produce y en el confort percibido por los pacientes26,39,40. La forma de impulso que básicamente se asocia a terapia TENS es la bifásica (también conocida como bidireccional o alterna), pulsada (impulsos seguidos de una pausa), tanto simétrica como asimétrica y normalmente compensada. De este modo el impulso tendrá un potencial de carga neto igual a cero entre la fase positiva y negativa, no produciéndose así acúmulo de cargas debajo de cada electrodo39. En el caso de utilizarse impulsos monofásicos, al no estar compensados, se produciría un acúmulo neto de cargas eléctricas debajo de cada electrodo que podría conducir, si la aplicación se prolonga el tiempo necesario, a irritaciones e incluso quemaduras de la piel debajo del electrodo41. Por este motivo, es más apropiado el uso de impulsos compensados durante la aplicación clínica del TENS, ya que los tratamientos analgésicos suelen ser prolongados, muchas veces superando una hora de aplicación o con más de una aplicación al día, a veces durante muchos días consecutivamente42.

Además de compensado o no, un impulso bifásico puede ser simétrico o asimétrico, dependiendo de si la forma del impulso en su fase positiva es igual a la de su fase negativa (simétrico) o de si es distinta (asimétrico). En este caso, la elección de una opción u otra no afecta a la efectividad del tratamiento39. No obstante, la forma del impulso sí condiciona el confort percibido por el paciente, siendo la forma simétrica la que se ha referenciado como más confortable para los pacientes39,43.

Duración del impulso

La duración de los impulsos, también conocida como anchura de impulso, es la principal característica que diferencia al TENS del resto de las formas de electroterapia clásicas (diadinámicas, exponenciales, Trabert, LeDuc…). Mientras que en estas modalidades clásicas los impulsos tienen duraciones mayores a 1 milisegundo, en la técnica TENS las duraciones son mucho más cortas, midiéndose en microsegundos (μs). El hecho de que los impulsos TENS sean tan breves hace que sean más agradables para el paciente, comparados con los impulsos de la electroterapia clásica. Así, el confort es una de las características que explica la gran aceptación de la técnica por parte de los pacientes1.

La duración de impulso en TENS puede ajustarse libremente, situándose habitualmente entre 50 y 1.000μs44. Los efectos fisiológicos producidos por el TENS dependerán, en parte, de una adecuada selección de la duración del impulso26. En general, parece haber un consenso en que al aumentar la duración del impulso más allá de los 250μs se consiguen los mayores efectos analgésicos al producirse una mayor inhibición de la actividad neuronal del asta posterior medular45–47.

Frecuencia

Las frecuencias mayoritariamente empleadas en TENS varían entre 1 y 200/250Hz41,44,48. La evidencia proveniente de los estudios, tanto en modelos con animales como con sujetos sanos, nos indica que según la frecuencia elegida se activarán diferentes mecanismos analgésicos periféricos o centrales47,49–52. Según la literatura publicada sobre el tema, en la elección de la frecuencia básicamente se presentan dos posibilidades: baja frecuencia (menor de 10Hz) y alta frecuencia (mayor de 50Hz), con efectos fisiológicos y terapéuticos distintos. Los resultados de los estudios publicados señalan la mayor efectividad clínica de los tratamientos TENS con frecuencias altas respecto a las frecuencias más bajas46,47,49–54.

Electrodos y colocación

La elección del tipo de electrodos a emplear, su tamaño y, fundamentalmente, su colocación sobre el paciente, son otros de los elementos a tener en cuenta para una correcta realización de la terapia TENS. Estos aspectos no han sido siempre tenidos en consideración, pudiendo así haber contribuido negativamente en los resultados de muchos de los estudios realizados sobre TENS19–21,55.

En un estudio para determinar si la efectividad del TENS podía verse modificada por la elección del tipo de electrodos55 se analizaron 25 tipos diferentes de electrodos de entre los disponibles comercialmente para determinar su grado de conductividad. Los resultados no fueron concluyentes respecto a la naturaleza de los electrodos (clásicos de goma o adhesivos), pero sí en cuanto al tamaño, siendo que los electrodos que mayor resistencia al paso de la corriente ofrecían eran los de menor tamaño55. Así, a mayor tamaño de los electrodos, mayor área en la que distribuirse la corriente y, por tanto, menor densidad, produciéndose menos molestias y unos efectos más uniformes19. Respecto al material de contacto entre la piel y el electrodo, en un estudio reciente se concluía que tanto los geles hipoalergénicos de contacto, el agua potable y las soluciones salinas estaban indicados para la práctica clínica con estimulación eléctrica, ya que mantenían una baja resistencia al paso de la corriente durante el tratamiento. Sin embargo, el uso de agua destilada o desionizada no se recomendaba debido a la elevada resistencia que ofrecía al paso de la corriente eléctrica56.

Respecto a la colocación de los electrodos sobre el paciente, en un estudio de 1981 Rao et al investigaron esta cuestión, valorando la colocación de los electrodos en 114 pacientes y no hallaron una clara correlación entre la colocación y la analgesia conseguida57. Esto explica que a nivel clínico se realice una aplicación basada en prueba-error a la hora de determinar la colocación de electrodos más efectiva en cada caso1,41,44,48. Sin embargo, algunos autores han sugerido que una colocación incorrecta de los electrodos puede determinar los resultados negativos que se han obtenido en muchos de los estudios y revisiones58,59. De la literatura analizada se desprende que la opción de colocación de los electrodos que mayor evidencia aporta, al ser comparada con las otras, es la que los sitúa sobre la zona del dolor o alrededor de la misma41,44,48. No obstante, también se han referido resultados positivos al aplicar el TENS en lugares alejados a la zona del dolor: sobre las raíces nerviosas a nivel medular, paravertebralmente17; sobre zona contralateral a la afectada60; sobre el dermatoma compartido con la región dolorosa1,41; sobre el miotoma correspondiente a la inervación de la zona a tratar20; sobre puntos de acupuntura61–65 o incluso transcranealmente3.

De entre todas las posibilidades referidas, la que aporta mayor evidencia es la estimulación de los dermatomas correspondientes a la zona sintomática de los pacientes21,47,66.

Intensidad

Conocer los efectos de la variación de los niveles de intensidad en TENS es fundamental para que la aplicación de la dosis de estímulo eléctrico no esté basada en una elección empírica del fisioterapeuta67. A la hora de dosificar la intensidad, en la práctica, el fisioterapeuta se guía por la percepción del paciente, graduándose por niveles de sensaciones producidas3. Los niveles más habituales en la práctica clínica serían los de intensidad elevada e intensidad baja1,17,44,48,67. Sin embargo, se han publicado pocos trabajos que investiguen sistemáticamente los efectos de la aplicación de diferentes niveles de intensidad. La evidencia que se desprende de ellos indica que la intensidad puede ser un parámetro determinante a la hora de alcanzar efectos analgésicos óptimos, de forma que la aplicación de intensidades elevadas es más eficaz que las intensidades bajas, con independencia del resto de parámetros de aplicación del TENS18,23,24. Claydon, en un estudio en 2008, investigó el efecto analgésico de diferentes combinaciones de parámetros TENS sobre el umbral de dolor a la presión en 208 sujetos sanos. Los sujetos fueron distribuidos aleatoriamente en ocho grupos: seis con diferentes combinaciones de parámetros, un grupo placebo y un grupo control. La intensidad aplicada en los grupos que recibían TENS podía ser elevada o baja. El mayor efecto analgésico se asoció al uso de las intensidades elevadas, independientemente de la frecuencia empleada, confirmando la importancia fundamental del empleo de dosis elevadas para una correcta administración del TENS30. El hecho de que las intensidades mayores produzcan mayores efectos puede deberse, en el caso del TENS, a que para producir un óptimo efecto analgésico la aplicación de impulsos debe tener la suficiente intensidad como para alcanzar y activar las terminaciones nerviosas de los tejidos profundos, de forma que esas aferencias puedan estimular los mecanismos centrales inhibitorios del dolor, como pueda ser la médula rostral ventral68.

Una de las características primarias constatadas en las aplicaciones de TENS consiste en que si se mantiene la intensidad de estimulación a un nivel constante durante un tiempo suficiente, se produce una disminución de la sensación producida por el TENS en el paciente55. Estos cambios de percepción, denominados acomodación, podrían ser atribuidos al efecto que sobre los receptores cutáneos tiene una estimulación regular y repetitiva, que produciría un fenómeno de adaptación del sistema nervioso ante el citado estímulo35. Por tanto, para mantener estable el nivel de percepción, la intensidad debe ir incrementándose a lo largo de la aplicación28,30,69,70. Estudios experimentales constatan la importancia de guiarse de la percepción subjetiva referida por el paciente, producida por el TENS, como elemento de control para ajustar la intensidad de la estimulación, de forma que se consiga mantener la percepción del paciente durante toda la aplicación30. De hecho, es conocido que muchos estudios clínicos sobre la efectividad del TENS en su momento no tuvieron en cuenta el fenómeno de la acomodación, incurriendo así en la aplicación de intensidades de estimulación potencialmente inefectivas30,67,69. Una alternativa de programación del TENS que puede ayudar a minimizar el fenómeno de la acomodación es el de la modulación de la frecuencia51. En la práctica clínica el TENS se aplica habitualmente con un patrón de impulsos constante (frecuencia fija)42. No obstante, muchos equipos de TENS disponen de la posibilidad de programar la modulación de la frecuencia o bien de frecuencia alternante. La frecuencia modulada consiste en establecer fluctuaciones de frecuencia, de hercio en hercio, entre dos parámetros preestablecidos en un intervalo de tiempo previamente determinado41,52. La frecuencia alternante consiste en establecer dos frecuencias de estimulación que se van alternando, estando un tiempo determinado en cada una de ellas41,52. Se considera que el hecho de aplicar un estímulo con frecuencia modulada o alternante reduce la acomodación que sufre el sistema nervioso ante impulsos monótonos, ya que con la variación de frecuencias el estímulo que el paciente está recibiendo varía continuamente3,51,52. Por otro lado, si los parámetros sobre los que va a variar la frecuencia abarcan la franja correspondiente a la baja y a la alta frecuencia, se cree que se activarían simultáneamente los diferentes mecanismos fisiológicos correspondientes a ambas modalidades, produciendo un efecto sinérgico que aumentaría la analgesia23,71–74.

Conclusiones

Tras la revisión de la literatura científica realizada se constata que para conseguir optimizar el efecto analgésico en las aplicaciones de TENS es fundamental la elección de los parámetros de programación y colocaciones de electrodos, que no deben ser escogidos de forma aleatoria o en base exclusivamente al confort del paciente. Así, para una aplicación correcta del TENS y como recomendación a modo de guía clínica, se deberían tener en consideración los siguientes aspectos:

  • Forma de impulso bifásica pulsada compensada simétrica: minimiza el riesgo de irritaciones e incluso quemaduras de la piel debajo del electrodo y es la más confortable para los pacientes.

  • Duración del impulso mayor a 250μs, ya que produce una mayor inhibición de la actividad neuronal del asta posterior medular.

  • Frecuencia alta (mayor a 80Hz) ya que numerosos estudios avalan su mayor efectividad respecto a la frecuencia baja. La frecuencia se programaría modulada (ej. 80–100Hz) para ayudar a minimizar el fenómeno de la acomodación que el sistema nervioso sufre ante impulsos monótonos.

  • Tamaño de los electrodos grande, ya que a mayor tamaño de los electrodos mayor área en la que distribuirse la corriente y, por tanto, menor densidad, produciéndose menos molestias y unos efectos más uniformes.

  • Electrodos situados directamente sobre la zona de dolor o sobre los dermatomas correspondientes a la zona de dolor, ya que se relacionan con una mejor respuesta al tratamiento.

  • La intensidad del estímulo eléctrico elevada al máximo, sin producir dolor, ya que el mayor efecto analgésico está asociado al uso de las intensidades elevadas, independientemente de la frecuencia empleada. La intensidad debería ser incrementada a lo largo de la aplicación para mantener el nivel de percepción del paciente.

Conflicto de intereses

El autor declara no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
1
Plaja J. Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. TENS. In: Analgesia por medios físicos. 1.a ed., Madrid: McGraw-Hill/Interamericana; 2003.
2
M.I. Johnson,G. Tabasam
A double blind placebo controlled investigation into the analgesic effects of inferential currents (IFC) and transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) on cold-induced pain in healthy subjects
Physiother Theory Pract, 15 (1999), pp. 217-233
3
M.I. Johnson
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) and TENS-like devices: Do they provide pain relief?
Pain, 8 (2001), pp. 121-158
4
O. Appenzeller,R. Atkinson
Transcutaneous nerve stimulation for the treatment of migraine and other head pain (author's transl)
MMW Munch Med Wochenschr, 117 (1975), pp. 1953-1954
5
R. Melzack
Prolonged relief of pain by brief, intense transcutaneous somatic stimulation
Pain, 1 (1975), pp. 357-373
6
L.E. Augustinsson,P. Bohlin,P. Bundsen,C.A. Carlsson,L. Forssman,P. Sjoberg
Pain relief during delivery by transcutaneous electrical nerve stimulation
Pain, 4 (1977), pp. 59-65
7
D.M. Long
Electrical stimulation for the control of pain
Arch Surg, 112 (1977), pp. 884-888
8
K. Abelson,G.B. Langley,H. Sheppeard,M. Vlieg,R.D. Wigley
Transcutaneous electrical nerve stimulation in rheumatoid arthritis
N Z Med J, 96 (1983), pp. 156-158
9
P. Bundsen,K. Ericson,L.E. Peterson,K. Thiringer
Pain relief in labor by transcutaneous electrical nerve stimulation. testing of a modified stimulation technique and evaluation of the neurological and biochemical condition of the newborn infant
Acta Obstet Gynecol Scand, 61 (1982), pp. 129-136
10
C.A. Warfield,J.M. Stein,H.A. Frank
The effect of transcutaneous electrical nerve stimulation on pain after thoracotomy
Ann Thorac Surg, 39 (1985), pp. 462-465
11
P. Taylor,M. Hallett,L. Flaherty
Treatment of osteoarthritis of the knee with transcutaneous electrical nerve stimulation
Pain, 11 (1981), pp. 233-240
12
R.F. Harrison,T. Woods,M. Shore,G. Mathews,A. Unwin
Pain relief in labour using transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS). A TENS/TENS placebo controlled study in two parity groups
Br J Obstet Gynaecol, 93 (1986), pp. 739-746
13
I.G. Conn,A.H. Marshall,S.N. Yadav,J.C. Daly,M. Jaffer
Transcutaneous electrical nerve stimulation following appendicectomy: The placebo effect
Ann R Coll Surg Engl, 68 (1986), pp. 191-192
14
T.R. Lehmann,D.W. Russell,K.F. Spratt,H. Colby,Y.K. Liu,M.L. Fairchild
Efficacy of electroacupuncture and TENS in the rehabilitation of chronic low back pain patients
Pain, 26 (1986), pp. 277-290
15
D. Carroll,M. Tramer,H. McQuay,B. Nye,A. Moore
Randomization is important in studies with pain outcomes: Systematic review of transcutaneous electrical nerve stimulation in acute postoperative pain
Br J Anaesth, 77 (1996), pp. 798-803
16
J. Reeve,D. Menon,P. Corabian
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS): A technology assessment
Int J Technol Assess Health Care, 12 (1996), pp. 299-324
17
M.I. Johnson
Does transcutaneouselectrical nerve stimulation (TENS) work?
Clinical Effectiveness in Nursing, 2 (1998), pp. 111-120
18
J.M. Bjordal,M.I. Johnson,A.E. Ljunggreen
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) can reduce postoperative analgesic consumption. A meta-analysis with assessment of optimal treatment parameters for postoperative pain
19
J. Petrofsky,E. Schwab,M. Cúneo,J. George,J. Kim,A. Almalty
Current distribution under electrodes in relation to stimulation current and skin blood flow: Are modern electrodes really providing the current distribution during stimulation we believe they are?
J Med Eng Technol, 30 (2006), pp. 368-381 http://dx.doi.org/10.1080/03091900500183855
20
L. Brown,G. Tabasam,J.M. Bjordal,M.I. Johnson
An investigation into the effect of electrode placement of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) on experimentally induced ischemic pain in healthy human participants
Clin J Pain, 23 (2007), pp. 735-743 http://dx.doi.org/10.1097/AJP.0b013e31814b86a9
21
P.F. White,E.A. Ghoname,H.E. Ahmed,M.A. Hamza,W.F. Craig,A.S. Vakharia
The effect of montage on the analgesic response to percutaneous neuromodulation therapy
Anesth Analg, 92 (2001), pp. 483-487
22
A. Wright,K.A. Sluka
Nonpharmacological treatments for musculoskeletal pain
Clin J Pain, 17 (2001), pp. 33-46
23
L.S. Chesterton,P. Barlas,N.E. Foster,T. Lundeberg,C.C. Wright,G.D. Baxter
Sensory stimulation (TENS): Effects of parameter manipulation on mechanical pain thresholds in healthy human subjects
Pain, 99 (2002), pp. 253-262
24
L.S. Chesterton,N.E. Foster,C.C. Wright,G.D. Baxter,P. Barlas
Effects of TENS frequency, intensity and stimulation site parameter manipulation on pressure pain thresholds in healthy human subjects
Pain, 106 (2003), pp. 73-80
25
J. Dean,D. Bowsher,M.I. Johnson
The effects of unilateral transcutaneous electrical nerve stimulation of the median nerve on bilateral somatosensory thresholds
Clin Physiol Funct Imaging, 26 (2006), pp. 314-318 http://dx.doi.org/10.1111/j.1475-097X.2006.00689.x
26
K. Shimoji,N. Takahashi,Y. Nishio,M. Koyanagi,S. Aida
Pain relief by transcutaneous electric nerve stimulation with bidirectional modulated sine waves in patients with chronic back pain: A randomized, double-blind, sham-controlled study
Neuromodulation, 10 (2007), pp. 42-51 http://dx.doi.org/10.1111/j.1525-1403.2007.00086.x
27
M. Johnson,M. Martinson
Efficacy of electrical nerve stimulation for chronic musculoskeletal pain: A meta-analysis of randomized controlled trials
28
R. Aarskog,M.I. Johnson,J.H. Demmink,A. Lofthus,V. Iversen,R. Lopes-Martins
Is mechanical pain threshold after transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) increased locally and unilaterally? A randomized placebo-controlled trial in healthy subjects.
Physiother Res Int, 12 (2007), pp. 251-263 http://dx.doi.org/10.1002/pri.384
29
C.C. Chen,G. Tabasarn,M.I. Johnson
Does the pulse frequency of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) influence hypoalgesia? A systematic review of studies using experimental pain and healthy human participants.
Physiotherapy, 94 (2008), pp. 11-20
30
L.S. Claydon,L.S. Chesterton,P. Barlas,J. Sim
Effects of simultaneous dual-site TENS stimulation on experimental pain
Eur J Pain, 12 (2008), pp. 696-704
31
A. Khadilkar,D.O. Odebiyi,L. Brosseau,G.A. Wells
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) versus placebo for chronic low-back pain
Cochrane Database Syst Rev, 4 (2008), pp. CD003008 http://dx.doi.org/10.1002/14651858.CD003008.pub3
32
M. Fernández-Del-Olmo,M. Álvarez-Sauco,G. Koch,M. Franca,G. Márquez,J.A. Sánchez
How repeatable are the physiological effects of TENS?
Clin Neurophysiol, 119 (2008), pp. 1834-1839 http://dx.doi.org/10.1016/j.clinph.2008.04.002
33
D.M. Walsh,T.E. Howe,M.I. Johnson,K.A. Sluka
Transcutaneous electrical nerve stimulation for acute pain
Cochrane Database Syst Rev, 2 (2009), pp. CD006142 http://dx.doi.org/10.1002/14651858.CD006142.pub2
34
Bennett MI, Johnson MI, Brown SR, Radford H, Brown JM, Searle RD, et al. Feasibility study of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) for cancer bone pain. The Journal of Pain;In Press, Corrected Proof.
35
M.I. Johnson,C.H. Ashton,D.R. Bousfield,J.W. Thompson
Analgesic effects of different pulse patterns of transcutaneous electrical nerve stimulation on cold-induced pain in normal subjects
J Psychosom Res, 35 (1991), pp. 313-321
36
E.W. King,K.A. Sluka
The effect of varying frequency and intensity of transcutaneous electrical nerve stimulation on secondary mechanical hyperalgesia in an animal model of inflammation
37
D.L. Somers,F.R. Clemente
Transcutaneous electrical nerve stimulation for the management of neuropathic pain: The effects of frequency and electrode position on prevention of allodynia in a rat model of complex regional pain syndrome type II
Phys Ther, 86 (2006), pp. 698-709
38
J.M. De Santana,D.M. Walsh,C. Vance,B.A. Rakel,K.A. Sluka
Effectiveness of transcutaneous electrical nerve stimulation for treatment of hyperalgesia and pain
Curr Rheumatol Rep, 10 (2008), pp. 492-499
39
P.M. Hingne,K.A. Sluka
Differences in waveform characteristics have no effect on the anti-hyperalgesia produced by transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) in rats with joint inflammation
40
J.S. Petrofsky,H.J. Suh,S. Gunda,M. Prowse,J. Batt
Interrelationships between body fat and skin blood flow and the current required for electrical stimulation of human muscle
41
Bélanger AY. Tanscutaneous electrical nerve stimulation. En: Evidence-based guide to therapeutic physical agents. Baltimore, MD: Lippincott Williams & Wilkins; 2003.
42
M.I. Johnson,C.H. Ashton,J.W. Thompson
An in-depth study of long-term users of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS). implications for clinical use of TENS
Pain, 44 (1991), pp. 221-229
43
B.R. Bowman,L.L. Baker
Effects of waveform parameters on comfort during transcutaneous neuromuscular electrical stimulation
Ann Biomed Eng, 13 (1985), pp. 59-74
44
M. Johnson
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS)
Electrotherapy: Evidence-based practice,
45
D.W. Garrison,R.D. Foreman
Decreased activity of spontaneous and noxiously evoked dorsal horn cells during transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS)
Pain, 58 (1994), pp. 309-315
46
D.M. Walsh,N.E. Foster,G.D. Baxter,J.M. Allen
Transcutaneous electrical nerve stimulation. relevance of stimulation parameters to neurophysiological and hypoalgesic effects
Am J Phys Med Rehabil, 74 (1995), pp. 199-206
47
K.A. Sluka,D. Walsh
Transcutaneous electrical nerve stimulation: Basic science mechanisms and clinical effectiveness
J Pain, 4 (2003), pp. 109-121
48
D. Walsh
TENS. clinical applications and related theory
Churchill Livingstone, (1997)
49
P. Gopalkrishnan,K.A. Sluka
Effect of varying frequency, intensity, and pulse duration of transcutaneous electrical nerve stimulation on primary hyperalgesia in inflamed rats
Arch Phys Med Rehabil, 81 (2000), pp. 984-990 http://dx.doi.org/10.1053/apmr.2000.5576
50
P.P. Law,G.L. Cheing
Optimal stimulation frequency of transcutaneous electrical nerve stimulation on people with knee osteoarthritis
J Rehabil Med, 36 (2004), pp. 220-225
51
K.C. Tong,S.K. Lo,G.L. Cheing
Alternating frequencies of transcutaneous electric nerve stimulation: Does it produce greater analgesic effects on mechanical and thermal pain thresholds?
Arch Phys Med Rehabil, 88 (2007), pp. 1344-1349 http://dx.doi.org/10.1016/j.apmr.2007.07.017
52
C. Chen,M.I. Johnson
An investigation into the effects of frequency-modulated transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) on experimentally-induced pressure pain in healthy human participants
53
C. Mannheimer,S. Lund,C.A. Carlsson
The effect of transcutaneous electrical nerve stimulation (TNS) on joint pain in patients with rheumatoid arthritis
Scand J Rheumatol, 7 (1978), pp. 13-16
54
B. Wang,J. Tang,P.F. White,R. Naruse,A. Sloninsky,R. Kariger
Effect of the intensity of transcutaneous acupoint electrical stimulation on the postoperative analgesic requirement
Anesth Analg, 85 (1997), pp. 406-413
55
M.F. Nolan
Conductive differences in electrodes used with transcutaneous electrical nerve stimulation devices
Phys Ther, 71 (1991), pp. 746-751
56
V.J. Bolfe,R.R. Guirro
Electrical resistance of gels and liquids used in electrotherapy for electrode-skin coupling
Rev Bras Fisioter, 13 (2009), pp. 499-505
57
V.R. Rao,S.L. Wolf,M.R. Gersh
Examination of electrode placements and stimulating parameters in treating chronic pain with conventional transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS)
Pain, 11 (1981), pp. 37-47
58
D.M. Walsh
Transcutaneous electrical nerve stimulation and acupuncture points
Complement Ther Med, 4 (1996), pp. 133-137
59
A.J. Koke,J.S. Schouten,M.J. Lamerichs-Geelen,J.S. Lipsch,E.M. Waltje,M. van Kleef
Pain reducing effect of three types of transcutaneous electrical nerve stimulation in patients with chronic pain: A randomized crossover trial
60
R.A. Carabelli,W.C. Kellerman
Phantom limb pain: Relief by application of TENS to contralateral extremity
Arch Phys Med Rehabil, 66 (1985), pp. 466-467
61
J.G. Gadsby,M.W. Flowerdew
Transcutaneous electrical nerve stimulation and acupuncture-like transcutaneous electrical nerve stimulation for chronic low back pain
Cochrane Database Syst Rev, 2 (2000), pp. CD000210
62
A.S. Chao,A. Chao,T.H. Wang,Y.C. Chang,H.H. Peng,S.D. Chang
Pain relief by applying transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) on acupuncture points during the first stage of labor: A randomized double-blind placebo-controlled trial
63
S. Nayak,R. Wenstone,A. Jones,J. Nolan,A. Strong,J. Carson
Surface electrostimulation of acupuncture points for sedation of critically ill patients in the intensive care unit--a pilot study
Acupunct Med, 26 (2008), pp. 1-7
64
T. Yan,C.W. Hui-Chan
Transcutaneous electrical stimulation on acupuncture points improves muscle function in subjects after acute stroke: A randomized controlled trial
J Rehabil Med, 41 (2009), pp. 312-316 http://dx.doi.org/10.2340/16501977-0325
65
S. Lee,B. Lee
Electroacupuncture relieves pain in men with chronic Prostatitis/Chronic pelvic pain syndrome: Three-arm randomized trial
66
P.F. White,W.F. Craig,A.S. Vakharia,E. Ghoname,H.E. Ahmed,M.A. Hamza
Percutaneous neuromodulation therapy: Does the location of electrical stimulation effect the acute analgesic response?
Anesth Analg, 91 (2000), pp. 949-954
67
P. Barlas,S.L. Ting,L.S. Chesterton,P.W. Jones,J. Sim
Effects of intensity of electroacupuncture upon experimental pain in healthy human volunteers: A randomized, double-blind, placebo-controlled study
68
R. Radhakrishnan,K.A. Sluka
Deep tissue afferents, but not cutaneous afferents, mediate transcutaneous electrical nerve Stimulation–Induced antihyperalgesia
69
M.L. Sandberg,M.K. Sandberg,J. Dahl
Blood flow changes in the trapezius muscle and overlying skin following transcutaneous electrical nerve stimulation
Phys Ther, 87 (2007), pp. 1047-1055 http://dx.doi.org/10.2522/ptj.20060178
70
M.G. Miller,C.C. Cheatham,W.R. Holcomb,R. Ganschow,T.J. Michael,M.D. Rubley
Subcutaneous tissue thickness alters the effect of NMES
J Sport Rehabil, 17 (2008), pp. 68-75
71
J.S. Han,X.H. Chen,S.L. Sun,X.J. Xu,Y. Yuan,S.C. Yan
Effect of low- and high-frequency TENS on met-enkephalin-arg-phe and dynorphin A immunoreactivity in human lumbar CSF
Pain, 47 (1991), pp. 295-298
72
M.A. Hamza,P.F. White,H.E. Ahmed,E.A. Ghoname
Effect of the frequency of transcutaneous electrical nerve stimulation on the postoperative opioid analgesic requirement and recovery profile
Anesthesiology, 91 (1999), pp. 1232-1238
73
E.S. Ghoname,W.F. Craig,P.F. White,H.E. Ahmed,M.A. Hamza,N.M. Gajraj
The effect of stimulus frequency on the analgesic response to percutaneous electrical nerve stimulation in patients with chronic low back pain
Anesth Analg, 88 (1999), pp. 841-846
74
B. Rakel,R. Frantz
Effectiveness of transcutaneous electrical nerve stimulation on postoperative pain with movement
J Pain, 4 (2003), pp. 455-464
75
P. Hansson,A. Ekblom
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) as compared to placebo TENS for the relief of acute oro-facial pain
Pain, 15 (1983), pp. 157-165
76
P.A. Roche,K. Gijsbers,J.J. Belch,C.D. Forbes
Modification of haemophiliac haemorrhage pain by transcutaneous electrical nerve stimulation
Pain, 21 (1985), pp. 43-48
77
Y.C. Liu,W.S. Liao,I.N. Lien
Effect of transcutaneous electrical nerve stimulation for post-thoracotomic pain
Taiwan Yi Xue Hui Za Zhi, 84 (1985), pp. 801-809
78
M.F. Limoges,B. Rickabaugh
Evaluation of TENS during screening flexible sigmoidoscopy
Gastroenterol Nurs, 27 (2004), pp. 61-68
79
C. De Angelis,G. Perrone,G. Santoro,I. Nofroni,L. Zichella
Suppression of pelvic pain during hysteroscopy with a transcutaneous electrical nerve stimulation device
Fertil Steril, 79 (2003), pp. 1422-1427
80
S.B. Graff-Radford,J.L. Reeves,R.L. Baker,D. Chiu
Effects of transcutaneous electrical nerve stimulation on myofascial pain and trigger point sensitivity
Pain, 37 (1989), pp. 1-5
81
G.B. Langley,H. Sheppeard,M. Johnson,R.D. Wigley
The analgesic effects of transcutaneous electrical nerve stimulation and placebo in chronic pain patients. A double-blind non-crossover comparison
Rheumatol Int, 4 (1984), pp. 119-123
82
S.R. Moore,J. Shurman
Combined neuromuscular electrical stimulation and transcutaneous electrical nerve stimulation for treatment of chronic back pain: A double-blind, repeated measures comparison
Arch Phys Med Rehabil, 78 (1997), pp. 55-60
83
P. Taylor,M. Hallett,L. Flaherty
Treatment of osteoarthritis of the knee with transcutaneous electrical nerve stimulation
Pain, 11 (1981), pp. 233-240
84
R. Defrin,E. Ariel,C. Peretz
Segmental noxious versus innocuous electrical stimulation for chronic pain relief and the effect of fading sensation during treatment
85
L. Sikiru,H. Shmaila,S.A. Muhammed
Transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) in the symptomatic management of chronic prostatitis/chronic pelvic pain syndrome: A placebo-control randomized trial
Int Braz J Urol, 34 (2008), pp. 708
86
I.L. Thomas,V. Tyle,J. Webster,A. Neilson
An evaluation of transcutaneous electrical nerve stimulation for pain relief in labour
Aust N Z J Obstet Gynaecol, 28 (1988), pp. 182-189
87
R. Robinson,S. Darlow,S.J. Wright,C. Watters,I. Carr,G. Gadsby
Is transcutaneous electrical nerve stimulation an effective analgesia during colonoscopy?
Postgrad Med J, 77 (2001), pp. 445-446
88
L. Fanti,M. Gemma,S. Passaretti,M. Guslandi,P.A. Testoni,A. Casati
Electroacupuncture analgesia for colonoscopy. a prospective, randomized, placebo-controlled study
Am J Gastroenterol, 98 (2003), pp. 312-316 http://dx.doi.org/10.1111/j.1572-0241.2003.07231.x
89
J.J. Amer-Cuenca,C. Goicoechea,A. Girona-López,J.L. Andreu-Plaza,R. Palao-Roman,G. Martínez-Santa
Pain relief by applying transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) during unsedated colonoscopy: A randomized double-blind placebo-controlled trial
Eur J Pain, 8 (2010),
90
E.L. Forster,J.F. Kramer,S.D. Lucy,R.A. Scudds,R.J. Novick
Effect of TENS on pain, medications, and pulmonary function following coronary artery bypass graft surgery
Chest, 106 (1994), pp. 1343-1348
91
M.I. McCallum,C.J. Glynn,R.A. Moore,P. Lammer,A.M. Phillips
Transcutaneous electrical nerve stimulation in the management of acute postoperative pain
Br J Anaesth, 61 (1988), pp. 308-312
92
R.J. Cuschieri,C.G. Morran,C.S. McArdle
Transcutaneous electrical stimulation for postoperative pain
Ann R Coll Surg Engl, 67 (1985), pp. 127-129
93
A.F. Unterrainer,C. Friedrich,M.H. Krenn,W.P. Piotrowski,S.M. Golaszewski,W. Hitzl
Postoperative and preincisional electrical nerve stimulation TENS reduce postoperative opioid requirement after major spinal surgery
J Neurosurg Anesthesiol, 22 (2010), pp. 1-5 http://dx.doi.org/10.1097/ANA.0b013e3181b7fef5
94
B. Platon,P. Andrell,C. Raner,M. Rudolph,A. Dvoretsky,C. Mannheimer
High-frequency, high-intensity transcutaneous electrical nerve stimulation as treatment of pain after surgical abortion
Copyright © 2010. Asociación Española de Fisioterapeutas