Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española Síndrome de Lemmel: ictericia obstructiva secundaria a divertículo duodenal
Información de la revista
Vol. 95. Núm. 9.Noviembre 2017
Páginas 487-554
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 95. Núm. 9.Noviembre 2017
Páginas 487-554
Carta científica
DOI: 10.1016/j.ciresp.2017.02.003
Acceso a texto completo
Síndrome de Lemmel: ictericia obstructiva secundaria a divertículo duodenal
Lemmel's syndrome: Obstructive jaundice secondary to a duodenal diverticulum
Visitas
2111
María Carmona Agúndez
Autor para correspondencia
maria30ca@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Diego López Guerra, Juana Fernández Pérez, Gerardo Blanco Fernández
Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática y Trasplante Hepático, Hospital Infanta Cristina, Badajoz, España
Este artículo ha recibido
2111
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto Completo

El síndrome de Lemmel es una entidad infrecuente que fue descrita por primera vez en 19341 y se define como ictericia obstructiva por divertículo duodenal periampular en ausencia de coledocolitiasis o neoplasia. Hasta la fecha hay pocos casos publicados y su etiopatogenia no está totalmente establecida.

Presentamos el caso de un varón de 54 años con antecedentes de hipertensión arterial y dislipemia que se encontraba en estudio por el servicio de digestivo al presentar varios episodios autolimitados de dolor abdominal en hipocondrio derecho y epigastrio, fiebre e ictericia con leucocitosis y patrón colestásico y citolítico en las analíticas realizadas. En la ecografía se observaba una dilatación del tercio proximal del colédoco de hasta 1cm sin poder visualizar los 2 tercios distales. Se realizó una colangiorresonancia magnética nuclear (colangio-RMN) donde se visualizó además de la dilatación de la vía biliar, un gran divertículo duodenal con nivel hidroaéreo en su interior que desplazaba y comprimía la vía biliar principal sin evidenciar imágenes sugestivas de colelitiasis ni coledocolitiasis (figs. 1 y 2). Dado que la CPRE no garantizaba el tratamiento definitivo se derivó a nuestro servicio para cirugía. En la intervención se halló un divertículo de 4cm en la cara posteromedial de la segunda porción duodenal yuxtapapilar, que comprimía la vía biliar distal y contenía restos alimenticios. Tras realizar colecistectomía reglada se liberó el colédoco hasta su desembocadura y el divertículo duodenal del tejido pancreático circundante. Una vez localizada la papila mediante sonda de Fogarty a través del conducto cístico se seccionó el divertículo a nivel de su cuello y se seccionó el colédoco por encima de la zona comprimida por el divertículo comprobando salida de bilis limpia y se ligó la vía biliar a nivel distal reconstruyéndose mediante coledocoyeyunostomía en Y de Roux. En el postoperatorio el paciente presentó un absceso subfrénico que se drenó quirúrgicamente y una fístula biliar que se resolvió con manejo conservador. El estudio anatomopatológico no reveló alteraciones patológicas en las paredes del divertículo. Actualmente, 24 meses tras la cirugía se encuentra asintomático y no ha presentado nuevos episodios de dolor abdominal ni ictericia obstructiva.

Figura 1.
(0,21MB).

Colangio-RMN donde se aprecia divertículo (flecha) medial al duodeno (D) en cortes axiales.

Figura 2.
(0,1MB).

Reconstrucción 3D donde se observa dilatación del hepatocolédoco proximal con afilamiento distal por compresión extrínseca de un gran divertículo duodenal (flecha).

La incidencia de divertículos duodenales está en torno al 17% y aumenta con la edad2. La mayoría son extraluminales y adquiridos. Se localizan con más frecuencia en la segunda porción duodenal, cercanos a la ampolla de Vater (yuxtapapilares) debido a la debilidad de la pared que existe en esta zona. Solo el 5% son sintomáticos3, siendo un hallazgo incidental durante el estudio de otra enfermedad o al realizar una endoscopia digestiva alta. La existencia de un divertículo yuxtapapilar está asociada a un incremento de la incidencia de enfermedad biliopancreática debido, por un lado, a la compresión extrínseca del propio divertículo sobre la vía biliar (síndrome de Lemmel) y por otro lado, puede favorecer el sobrecrecimiento bacteriano y con ello la producción de litiasis biliares por actividad de la beta-glucuronidasa además de inducir disfunción del esfínter de Oddi conduciendo un estasis y reflujo biliar desde el duodeno hacia el colédoco4. Otras complicaciones asociadas son la obstrucción intestinal, la perforación y la hemorragia digestiva5.

En los casos asintomáticos el tratamiento no está justificado puesto que el desarrollo de una complicación es muy bajo. La esfinterotomía endoscópica es el tratamiento de elección en caso de complicación biliar o pancreática6. La presencia de un divertículo duodenal no contraindica dicho procedimiento, aunque si la ampolla se encuentra intradiverticular su canulación puede ser dificultosa7. La cirugía se reserva ante el fracaso endoscópico8. En nuestro caso se indicó cirugía con el fin de garantizar tratamiento definitivo a un paciente joven sin comorbilidades importantes puesto que, a pesar de realizar un tratamiento endoscópico adecuado, los síntomas biliares son recurrentes y se precisan largos periodos de observación9. Actualmente no existe consenso sobre la técnica quirúrgica a realizar. La diverticulectomía simple se asocia a una alta morbimortalidad debido al riesgo de lesión del conducto biliopancreático, por ello es mandatorio localizar la ampolla de Vater a través de duodenotomía o de forma anterógrada a través del conducto cístico o por coledocotomía. Asociar una coledocoyeyunostomía también disminuye este riesgo de lesión. Otros autores defienden añadir una derivación gastroentérica, sobre todo si hay inflamación local o riesgo de perforación diverticular10. También han sido descritas otras opciones como la inversión diverticular, la esfinteroplastia transduodenal o la duodenopancreatectomía. Ninguna opción quirúrgica está exenta de complicaciones por lo que se debe individualizar el tratamiento según las características del paciente, la localización del divertículo y la experiencia del centro.

Bibliografía
[1]
G. Lemmel
Die klinische Bedeutung der Duodenaldivertikel
Arch Verkrcht, 56 (1934), pp. 59-70
[2]
D.N. Lobo, T.W. Balfour, S.Y. Iftikhar, B.J. Rowlands
Periampullary diverticula and pancreatico-biliary disease
[3]
B. Schnueriger, S.A. Vorburger, V.M. Banz, A.M. Schoepfer, D. Candinas
Diagnosis and management of the symptomatic duodenal diverticulum: A case series and a short review of the literature
J Gastrointest Surg, 12 (2008), pp. 1571-1576 http://dx.doi.org/10.1007/s11605-008-0549-0
[4]
N. Egawa, H. Anjiki, K. Takuma, T. Kamisawa
Juxtapapillary duodenal diverticula and pancreatobiliary disease
Dig Surg, 27 (2010), pp. 105-109 http://dx.doi.org/10.1159/000286520
[5]
R. Akhrass, M.B. Yaffe, C. Fischer, J. Ponsky, J.M. Shuck
Small bowel diverticulosis: Perceptions and reality
J Am Coll Surg, 184 (1997), pp. 383-387
[6]
T.C.K. Tham, M. Kelly
Association of periampullary duodenal diverticula with bile duct stones and with technical success of endoscopic retrograde cholangiopancreatography
Endoscopy, 36 (2004), pp. 1050-1053 http://dx.doi.org/10.1055/s-2004-826043
[7]
J. Boix, V. Lorenzo-Zuniga, F. Ananos, E. Domenech, R.M. Morillas, M.A. Gassull
Impact of periampullary duodenal diverticula at endoscopic retrograde cholangiopancreatography: A proposed classification of periampullary duodenal diverticula
Surg Laparosc Endosc Percutan Tech, 16 (2006), pp. 208-211
[8]
K.L. Mathis, D.R. Farley
Operative management of symptomatic duodenal diverticula
Am J Surg, 26 (2007), pp. 305-309
[9]
T.H. Chiang, Y.C. Lee, H.M. Chiu, S.P. Huang, J.T. Lin, H.P. Wang
Endoscopic therapeutics for patients with cholangitis caused by the juxtapapillary duodenal diverticulum
Hepatogastroenterology, 53 (2006), pp. 501-505
[10]
N. Oukachbi, S. Brouzes
Management of complicated duodenal diverticula
Copyright © 2017. AEC
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos