Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Tratamiento no quirúrgico del schwannoma vestibular
Información de la revista
Vol. 66. Núm. 4.Julio - Agosto 2015
Páginas e17-e24Páginas 185-248
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3020
Vol. 66. Núm. 4.Julio - Agosto 2015
Páginas e17-e24Páginas 185-248
Artículo original
DOI: 10.1016/j.otorri.2014.08.003
Acceso a texto completo
Tratamiento no quirúrgico del schwannoma vestibular
Non surgical treatment of vestibular schwannoma
Visitas
3020
Leoncio Arribasa,f,
Autor para correspondencia
larribas@fivo.org

Autor para correspondencia.
, María L. Chusta, Antonio Menéndezb, Estanislao Aranac, Juan B. Vendrelld, Vicente Crispíne, Carmen Pesudoa, José L. Menguala, Alejandro Muta, Mar Arribasg, José L. Guinota
a Servicio de Oncología Radioterápica, Hospital Fundación IVO, Valencia, España
b Servicio de Neurocirugía, Hospital Universitario La Fé, Valencia, España
c Servicio de Radiología, Hospital Fundación IVO, Valencia, España
d Servicio de ORL, Hospital Fundación IVO, Valencia, España
e Servicio de Radiofísica, Hospital Fundación IVO, Valencia, España
f Facultad de Medicina, Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, Valencia, España
g Servicio de ORL, Hospital General de Valencia, Valencia, España
Este artículo ha recibido
3020
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Clasificación del los schwannomas vestibulares de Koos
Tabla 2. Tratamiento efectuado
Tabla 3. Características basales de los pacientes
Tabla 4. Recidivas en función del tamaño tumoral (Clasif. Koos)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

Valorar los resultados de control local y complicaciones en el tratamiento del schwannoma vestibular tratado con radiaciones.

Métodos

Estudio retrospectivo de 194 pacientes diagnosticados de schwannoma vestibular, tratados de manera consecutiva bien con observación o bien con radiaciones (bien radiocirugía o radioterapia esterotáctica fraccionada) de 1997 a 2012. Analizamos el control local de los tumores, así como de las complicaciones secundarias al tratamiento con radiocirugía.

Resultados

El 68% (132 tumores) son inferiores a 2 cm es decir grado I-II de la clasificación de Koos, 22 pacientes (13%) con tumores grandes grado IV, el resto (40 pacientes) son grado III. Los tumores relacionados con la neurofibromatosis (NF2) representan el 3,6% (6 tumores en 4 pacientes). El control tumoral para los pacientes tratados con radiaciones es del 97% a 5 años, con un seguimiento mediano de 80,4 meses. Para los tumores grandes el control local es del 91% a 5 años. La supervivencia libre de complicaciones crónicas es del 89% a 5 años. De los 50 tumores a los que se realizó seguimiento, 28 (58%) continúan en seguimiento al no haberse objetivado crecimiento alguno.

Conclusiones

La radiación y el seguimiento con RM, dentro de un enfoque multidisciplinar, es una alternativa a la cirugía en el tratamiento del schwannoma vestibular, con un bajo nivel de complicaciones.

Palabras clave:
Schwannoma vestibular
Neurinoma acústico
Radiocirugía
Radioterapia estereotáctica fraccionada
Observación
Abstract
Introduction and objectives

To evaluate the results of local control and complications in the treatment of vestibular schwannoma treated with radiation.

Methods

A retrospective study of 194 patients diagnosed with vestibular schwannoma, treated consecutively with radiation (either stereotactic radiosurgery or fractionated radiotherapy) from 1997 to 2012. We analyze the local control of tumors, as well as secondary complications to treatment with radiation.

Results

A total of 132 (68%) tumors 68% are grade I-II tumors of the Koos classification, 40 (19%) are grade III, and 22 (13%) are grade IV. The tumors associated with neurofibromatosis (NF2), are 3.6% (6 tumors in 4 patients). The tumor control for the overall serie is 97% at 5 years, with a median follow-up of 80.4 months. For large tumors the local control is 91% at 5 years. Free survival of chronic complications is 89% at 5 years. Aditionally, 50 tumors were subjected to regular follow-up with MRI without treatment, and 28 (58%) did not experienced tumor growth.

Conclusions

Radiation and follow up with MRI, are an alternative to surgery in the treatment of vestibular schwannoma, with a low level of complications inside of multidisciplinary approach.

Keywords:
Vestibular schwannoma
Acoustic neuroma
Radiosurgery
Fractionated stereotactic radiotherapy
Observation
Texto Completo
Introducción y objetivos

Los schwannomas vestibulares (SV) son tumores benignos extraaxiales, originados habitualmente en la porción vestibular del VIII nervio craneal1.

La incidencia del SV ha aumentado en los últimos años, debido principalmente a la mayor utilización de la resonancia magnética (RM) cerebral en el diagnóstico, estimándose que en EE. UU. la incidencia anual es de 0,99-1 por 100.000 habitantes y año2. Las posibilidades de tratamiento son observación, microcirugía o radiaciones. Se denomina radiocirugía (RC) cuando se administra la radiación en una dosis única y radioterapia estereotáctica fraccionada (RTEF) cuando la administramos en varias fracciones (de 5 a 28). Se utiliza una u otra en función de las características del tumor y del paciente.

El tratamiento debe ser realizado por un equipo multidisciplinario con experiencia en todas las posibilidades terapéuticas citadas3. En 2006 se obtuvo una recomendación favorable (grado 2 de evidencia científica) para la RC frente a la cirugía en tumores inferiores a 25mm, mostrando mejores resultados en pacientes tratados con RC respecto a la función del nervio facial y trigémino, preservación de la audición, complicaciones postoperatorias y estancia hospitalaria, así como calidad de vida4.

El objetivo de este artículo es describir los resultados en pacientes diagnosticados de SV remitidos a una unidad multidisciplinar para tratamiento con radiaciones.

Método

Estudio retrospectivo de 194 pacientes diagnosticados de SV que fueron tratados con radiaciones o mediante observación. Se trataron de forma consecutiva en los servicios de Oncología Radioterápica (ORT), Neurocirugía y Otorrinolaringología (ORL) desde febrero de 1997 hasta mayo de 2012. Fueron tratados con radiaciones de inicio 144 pacientes (74%) y realizamos seguimiento a 50 pacientes (26%) (fig. 1). De dicho grupo se objetivó bien crecimiento del tumor, bien un aumento de la sintomatología en 21 casos (42%), indicando entonces el tratamiento con radiación. Los 29 pacientes restantes (58%) presentaban una estabilidad tanto del tumor como de su audiometría, manteniendo los controles sin recibir tratamiento directo. Al grupo de 144 pacientes tratados desde el inicio, añadimos los 21 pacientes tratados después de la indicación de seguimiento, sumando un total de 165 pacientes tratados; como 2 de ellos presentaban tumores bilaterales, obtenemos un total de 167 tumores tratados con radiaciones.

Los tumores fueron clasificados según su tamaño atendiendo a la clasificación de Koos5 (tabla 1). Se definieron como tumores grandes aquellos con ≥30mm en cualquier dimensión6, o bien como >8 cc7. La audición fue analizada según la clasificación de House Brackman (HB)8.

Tabla 1.

Clasificación del los schwannomas vestibulares de Koos

Grado I  Tumor intracanalicular 
Grado II  Tumor pequeño que protruye en el ángulo pontocerebeloso, hasta 2cm 
Grado III  Tumor que ocupa la cisterna pontocerebelosa, sin desplazar el tronco cerebral, hasta 3cm 
Grado IV  Tumor grande, con desplazamiento del tronco o de nervios craneales, >3cm 

Fuente: Gonzalez-Darder et al.7.

La opción de vigilancia, observación o seguimiento la ofrecemos a pacientes con tumores intracanaliculares o con mínimo componente extracanalicular, es decir Koos I-II, oligo- o paucisintomáticos, realizando un primer control con exploración clínica, audiometría y RM a los 9 meses del diagnóstico y, posteriormente, con exploraciones anuales hasta los 5 años; después cada 2 años, pudiendo alargarlas a 5 años según las características del paciente.

El tratamiento realizado queda reflejado en la tabla 2. El 86% (145 tumores) con radiaciones de manera exclusiva, 133 con RC y 12 con RTEF. El restante 14% (22 tumores) recibieron RC como tratamiento de rescate tras cirugía previa.

Tabla 2.

Tratamiento efectuado

Tratamiento exclusivo con radiaciones 145 (86%)  133 con RC exclusiva 
  12 con RTEF 
RC de «rescate» a cirugía previa 22 (14%)   

RC: radiocirugía; RTEF: radioterapia estereotáctica fraccionada.

La RC la utilizamos en toda lesión ≤25mm; actualmente el procedimiento es ambulatorio. La dosis utilizada es 12Gy al margen de la lesión delimitada por la imagen de RM en la secuencia T1 captadora de contraste y en T2 secuencia CISS, sin ningún margen adicional, aplicamos unos límites de dosis a nivel del n. trigémino ≤9Gy, la dosis tanto de la cóclea como a nivel del troncoencéfalo debe ser la menor posible, intentando no sobrepasar los 5Gy a nivel coclear (delimitada en la secuencia T2 CISS o bien en la TC con ventana ósea), ni de los 10-12Gy en troncoencéfalo (a un volumen inferior a 0,1 cc). Inicialmente utilizamos los marcos de estereotaxia del Prof. Barcia Salorio y Leksell; desde 2005 utilizamos en marco de Brainlab AG (Felderkirchen, Alemania). En lesiones mayores de 25mm utilizamos la RTEF, con una dosis que oscila entre 30 y 50,4Gy con un fraccionamiento bien de 3 o 5Gy al día si administramos 30Gy o de 1,8Gy por fracción y día si administramos 50,4Gy. Dicha dosis se administra a la lesión delimitada como en la RC, ampliando el volumen irradiado entre 2 y 3mm para compensar los posibles errores de posicionamiento. Realizamos el tratamiento con máscaras reposicionables, realizadas para cada paciente.

Hasta 2005, se usaron colimadores cónicos y arcoterapia dinámica; a partir de entonces realizamos los tratamientos con un microcolimador multiláminas, planificador BrainLAB AG con técnica de arcoterapia dinámica conformada. Dicho planificador realiza la fusión automática de las imágenes de la RM cerebral de las secuencias potenciadas en T1 con gadolinio y T2 CISS con la TC cerebral realizada con el marco de estereotaxia insertado/máscara reposicionable en el paciente.

El seguimiento tras el tratamiento se realiza mediante exploración clínica del V, VII y VIII nervio craneal homolateral, audiometría y RM a los 9 meses del tratamiento. Posteriormente fue anual hasta los 5 años, a partir de entonces bienal hasta los 10 años; tras este período en función de las características del paciente, cada 3-5 años.

Se consideró criterio de control local clínico (CLC), la ausencia de necesidad de realizar otro tratamiento. Como criterio de fracaso local radiológico un aumento >2mm en cualquier dimensión, mantenido en al menos 2 RM cerebrales. Las complicaciones agudas son las que han aparecido en los primeros 3 meses después del tratamiento. Las complicaciones crónicas son las que aparecen a partir del 6.° mes de la realización del tratamiento9.

La estimación de la función de supervivencia se ha realizado mediante el método de Kaplan-Meier. Para el análisis de aquellos factores que potencialmente podrían modificar la supervivencia se ha empleado la regresión de Cox. Se consideró un valor de p<0,05 como diferencia estadísticamente significativa. Para la creación de la base de datos y el análisis estadístico se utilizó el paquete estadístico STATA 12.0. Para los distintos análisis de supervivencia, se han realizado estudios multivariantes mediante el modelo de riesgos proporcionales de Cox.

Resultados

Las características basales de los pacientes se detallan en la tabla 3. La media de edad es de 58,4 años, rango entre 19 y 87 años. La mediana de seguimiento es de 80,4 meses (12-175 meses). La mediana del volumen tumoral es de 0,98 cc. Atendiendo a la clasificación de Koos, el 17% son grado I, el 51% grado II, el 21% grado III y el 12% grado IV. Se ha tratado a 22 pacientes (13%) con tumores grandes. Los tumores relacionados con la neurofibromatosis (NF2) representan el 3,6% (6 tumores en 4 pacientes).

Tabla 3.

Características basales de los pacientes

Variable  Medida  Total (n=167) 
Seguimiento  Meses  80,4 (12-175) 
Sexo  Mujer  93 (56%) 
Lado  Izquierdo  88 (53%) 
Edad  Media (años)  58,4 (19-87) 
  Mediana (años)  60 
Imagen  Intracanalicular  30 (18%) 
  Extracanalicular  137 (82%) 
Volumen (cc)  Media  2,76 cc 
  Mediana  0,98 cc 
Dosis al margen (Gy)  Media  12,4 Gy 
  Mediana  12,0 Gy 
Hipoacusia previa al tratamiento  Útil (leve-moderada 0-50 db)  32 (19%) 
  Severa (55-80 db)  103 (61%) 
  Profunda  32 (19%) 
Manifestaciones clínicas previas al tratamiento  Duración de los síntomas  34 meses 
  Hipoacusia  159 (95%) 
  Alteraciones del equilibrio  97 (58%) 
  Acúfenos  90 (54%) 
  Hidrocefalia  19 (11%) 
  Afectación del n. trigémino  17 (10%) 
  Afectación del n. facial  12 (7%) 
  Sordera súbita  8 (5%) 
  Neurofibromatosis  6 (3,6%) 

El CLC es del 97% a 5 años y del 95% a 10 años. El fracaso local clínico es del 3%. En los tumores grandes, se obtiene un CLC del 91% a los 5 y 10 años. Se consigue el control local en los 6 casos de SV relacionados con la NF2.

De los 5 fracasos locales, en 2 se realizó resección, que actualmente están libres de tumor. Los otros 3 pacientes recibieron tratamiento de derivación y punciones repetidas de los quistes, con fallecimiento por complicaciones quirúrgicas secundarias. Todos ellos fueron tratados con RC. Ningún paciente Koos I recidivó; 2/84 (2,3%) con grado II recidivaron, 1/34 (2,9%) con grado III recidivó al igual que 2/22 (9%) de grado IV (tabla 4).

Tabla 4.

Recidivas en función del tamaño tumoral (Clasif. Koos)

Clasificación de Koos  Recidivas n (%) 
Koos I intracanaliculares (27/167) 17% 
Koos I ≤ 2cm (84/167) 51%  2 (2,3) 
Koos III ≤ 3cm (34/167) 21%  1 (2,9) 
Koos IV > 3cm (22/167) 13%  2 (9) 
Total 167 pacientes  5 (3) 

De los pacientes a los que se indicó la observación o seguimiento (34 eran grado I y 14 grado II de Koos), creciendo 14 del primer grupo y 7 del segundo grupo, es decir el 42% crecen y el 58% siguen estables.

Las complicaciones agudas han aparecido en 15 pacientes (9%). Incluyen empeoramiento de la inestabilidad en 10 casos, edema facial y palpebral al día siguiente del tratamiento, en un caso; empeoramiento de la hipoacusia con sordera súbita en otro, dolor trigeminal homolateral en 2 casos, e infección en un punto de fijación del marco estereotáctico en otro caso. Todas se resolvieron con tratamiento médico en un plazo corto.

La supervivencia libre de complicaciones crónicas de la serie a 5 años es del 89%, llegando al 85% a 10 años. La neuropatía del n. facial apareció en 9 pacientes con una probabilidad a 5 años del 5%, y a 10 años del 7%. Se presentó como una afectación motora (4 pacientes), y en 5 pacientes como mioquimias faciales11. De todas ellas, 3 se han presentado sincrónicamente con neuropatía trigeminal. La parálisis permanente (siempre grado HB I-II) ocurre en el 1,1%. Son más frecuentes en los hombres en una relación 2:1 y, si la dosis es mayor de 13Gy, en una proporción 2,2:1; aparecen con mayor frecuencia en la década de los 60-69 años, también aumentan con el tamaño tumoral. Ninguna de estas asociaciones fue estadísticamente significativa.

La neuropatía del nervio trigémino se ha presentado en 11 pacientes (8% a 5 y 10 años). Están en relación con una dosis >13Gy (p=0,05). Son más frecuentes en las mujeres con una relación de 2,69:1. Pueden presentarse con clínica sensitiva de alteraciones de la sensibilidad facial en forma de hipoestesia, disestesias o parestesias, o bien como neuralgia trigeminal, principalmente en V2-V3. Todas las complicaciones crónicas han aparecido en pacientes tratados con RC.

En cuanto a la preservación de la audición, solo el 19% de nuestros pacientes tenían una audición útil antes del diagnóstico; tras la RC la preservación se consiguió en el 68,7% del global de la serie.

La tasa de hidrocefalia global fue del 5% a 5 y 10 años, todos ellos, pacientes con tumores mayores de 2cm y tratados con RC.

No hemos objetivado ningún tumor cerebral secundario radioinducido. En 2 pacientes con NF2 se asociaron meningiomas típicos y schwannomas del n. trigémino, sincrónicos con el SV.

Catorce pacientes (8,3% de la serie) presentaron un cáncer extracerebral a lo largo de su vida, de manera sincrónica en 3 casos y en 11 de manera metacrónica (más de 6 meses antes o después del diagnóstico de SV). Si la tasa de cáncer global es de 241,1 casos por 100.000 habitantes y año, para el seguimiento medio de 6,7 años deberían haberse presentado 3,27 casos de cáncer para los 165 pacientes de la serie tratados10, por lo que la incidencia de presentar tumores malignos extracerebrales es 4,27 veces mayor.

Discusión

En cuanto a la sintomatología, al igual que en otros trabajos, no se encuentra una relación entre la clínica que presenta el paciente y el tamaño tumoral3,11; así, los tumores intracanaliculares que mantienen la audición útil están por debajo de la media, un 16,8% frente al 19% del global.

El CLC del 97% a 5 años y del 95% a 10 años se encuentra entre las tasas de control tumoral descritas, entre el 93 y el 100%4,12–17.

El fracaso local clínico es del 3%, similar a la tasa de fracaso local clínico de las series publicadas tanto de RC con Gammaknife, con acelerador lineal (AL) o de RTEF, que oscilan entre 1,4 y el 9%14–22. Las 5 progresiones tumorales tras RC de nuestra serie ocurren en los 2 primeros años. Los diferentes autores las sitúan dentro de los 3 primeros años14,23,24 aunque están descritas de una manera esporádica a los 3, 4 y 18 años tras el tratamiento14,25,26.

El control local radiológico de los 167 tumores tratados a 5 años es del 93%, bajando al 90% a 10 años. Estos resultados son similares a los datos publicados que oscilan desde el 85,421 al 93%19,27–30.

En las series quirúrgicas la probabilidad de exéresis incompleta oscila entre el 2,4 y el 6%31 la posibilidad de recaída local entre el 0,732, el 6,231 y el 10%33 con una mortalidad quirúrgica entre el 0 y el 1,3%7,31,32,34,35.

El CL obtenido en los tumores grandes, del 91% a 5 años con un seguimiento de 9,3 años, es semejante a otros autores con RC entre el 876 y el 82%36. El nivel de complicaciones en este subgrupo ha sido inferior al resto de la serie, solo hemos recogido un paciente con una afectación trigeminal transitoria a los 6 meses de la RC (4,5%), sin ninguna afectación del n. facial ni hidrocefalia posterior al tratamiento, frente a un 2% de afectación facial, un 6% de afectación del n. trigémino y un 5% de hidrocefalia de la serie de Yang et al.6 así como un 29% de afectación del n. facial y un 13% de afectación del n. trigémino de la serie de Mandl et al.36. Las complicaciones o recidiva aparecieron con una media de 16 meses.

Las series quirúrgicas en estos tumores grandes consiguen una resección completa que oscila entre el 1007 y el 87%34 con una morbilidad del n. facial entre el 27 y el 72%, fístulas de LCR entre el 5,5 y eal 14%, una tasa de meningitis entre el 5,5 y el 9,5%, sin mortalidad quirúrgica7,34,37.

Aunque hemos controlado los 6 tumores relacionados con la NF2, el control local en esta situación no suele ser tan bueno como en los esporádicos29,38,39, necesitando tratamiento adicional el 21% de los pacientes tratados con RC con una dosis marginal de 13,4Gy.

En relación con los pacientes en los que se decidió realizar seguimiento, observamos que la tasa de pacientes que continúan en seguimiento es del 58%, que se encuentra dentro de los resultados publicados que oscilan entre el 50 y el 68%40–45. Es reseñable que el crecimiento de estos tumores es independiente del estadio tumoral al diagnóstico ya que el porcentaje de pacientes que crece durante el seguimiento es el mismo tanto en el grado I (41%) como en el grado II (43%).

Las complicaciones agudas, como la sordera brusca y el dolor trigeminal, suelen revertir con tratamiento esteroideo según lo publicado9,22.

La neuropatía del facial encontrada está entre los rangos descritos por los diferentes autores, entre el 4,5 y el 8%18,46–48. La tasa de parálisis facial permanente (1,2%) oscila entre el 1 y el 1,5%22,48. Los hemiespasmos faciales ocasionales, con escasa repercusión clínica, se presentan en el 8%. En otras series entre el 2-422 y el 8%49. Esta tasa baja de afectación del n. facial permanente está justificada por la dosis media administrada de 12Gy12. En las series quirúrgicas la afectación del facial (≥HB III) oscila entre el 10 y el 40%3,31,32, en función del tamaño tumoral, así como de la vía de abordaje quirúrgica31 y de la experiencia de los equipos quirúrgicos.

La neuropatía del n. trigémino del 8% es similar a otras series en las que oscila entre el 4-512,48 y el 8-18%30. La disfunción permanente en nuestra serie es idéntica a la descrita por Roche et al. del 2,3%48.

El 68,7% de los pacientes mantienen los niveles de audición previos al tratamiento. Actualmente se admite que se preserva la audición entre el 33 y el 90%12,50,51 en los pacientes con audición útil previa.

En los 3 casos intervenidos tras fracaso de la RC, la cirugía ha presentado mayor dificultad, similar a otros autores4,52.

En cuanto a una mayor incidencia de diagnósticos de cáncer extracerebral debemos recordar que la aparición de los SV se asocia a una alteración del gen supresor tumoral NF2, y que la mayoría de enfermedades vinculadas con la inactivación de gen supresor tumoral conducen al desarrollo de tumores malignos, pudiendo tener en ese punto, el eje de conexión53.

Conclusiones

Dentro del tratamiento no quirúrgico del SV, planteamos que el seguimiento se puede ofrecer en tumores grado I-II de Koos, dado que casi un 60% de los mismos no van a crecer, ni producirán un empeoramiento clínico del paciente.

La menor agresividad de la técnica y el bajo nivel de complicaciones tanto de la RC como de la RTEF, frente a la cirugía, convierten a la radiación en una clara alternativa a la opción quirúrgica, que hasta ahora se ha considerado el tratamiento estándar en tumores pequeños e intermedios. En tumores grandes, si existen contraindicaciones quirúrgicas, la RTEF puede ser una alternativa, siempre y cuando no existan ni síntomas neurológicos de compresión del troncoencéfalo o nervios craneales, ni hidrocefalia, en donde la cirugía debe seguir siendo la primera opción terapéutica.

Bibliografía
[1]
T.P. Nikolopoulos, G.M. O’Donoghue
Acoustic neuroma management: An evidence-based medicine approach
Otol Neurotol, 23 (2002), pp. 534-541
[2]
A.R. Terry, S.R. Plotkin
Chemotherapy: Present and future
Otolaryngol Clin North Am., 45 (2012), pp. 471-486 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2011.12.013
[3]
L. Lassaletta, J. Gavilan
Actualizacion en el tratamiento del schwannoma vestibular
Acta Otorrinolaringol Esp., 60 (2009), pp. 131-140
[4]
B.E. Pollock, C.L. Driscoll, R.L. Foote, M.J. Link, D.A. Gorman, C.D. Bauch
Patient outcomes after vestibular schwannoma management: A prospective comparison of microsurgical resection and stereotactic radiosurgery
[5]
W.T. Koos, J.D. Day, C. Matula, D.I. Levy
Neurotopographic considerations in the microsurgical treatment of small acoustic neurinomas
J Neurosurg., 88 (1998), pp. 506-512 http://dx.doi.org/10.3171/jns.1998.88.3.0506
[6]
H.C. Yang, H. Kano, N.R. Awan, L.D. Lunsford, A. Niranjan, J.C. Flickinger
Gamma knife radiosurgery for larger-volume vestibular schwannomas. Clinical article
J Neurosurg., 114 (2011), pp. 801-807 http://dx.doi.org/10.3171/2010.8.JNS10674
[7]
J.M. Gonzalez-Darder, J.V. Pesudo-Martinez, R. Feliu-Tatay, J.M. Borras-Moreno
Tratamiento neuroquirúrgico de los neurinomas del acústico sin indicación de tratamiento con radiocirugía
Neurocirugia (Astur)., 15 (2004), pp. 439-446
[8]
J.W. House, D.E. Brackmann
Facial nerve grading system
Otolaryngol Head Neck Surg, 93 (1985), pp. 146-147
[9]
M. Werner-Wasik, S. Rudoler, P.E. Preston, W.W. Hauck, B.M. Downes, D. Leeper
Immediate side effects of stereotactic radiotherapy and radiosurgery
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 43 (1999), pp. 299-304
[10]
SEOM. [consultado 7 Ene 2014]. Disponible en: http://www.seom.org/es/prensa/el-cancer-en-espanyacom/104018-el-cancer-en-espana-2013. 2013.
[11]
L. Del Rio, L. Lassaletta, C. Alfonso, M.J. Sarria, J. Gavilan
Disociacion clínica del tamaño tumoral en el neurinoma del acústico: ¿Realidad o problema de medida?
Acta Otorrinolaringol Esp., 57 (2006), pp. 345-349
[12]
D. Kondziolka, S.H. Mousavi, H. Kano, J.C. Flickinger, L.D. Lunsford
The newly diagnosed vestibular schwannoma: Radiosurgery, resection, or observation?
Neurosurg Focus., 33 (2012), pp. E8 http://dx.doi.org/10.3171/2012.9.FOCUS12278
[13]
C. De Paula Vernetta, M.H. Orts Alborch, F.J. Garcia Callejo, J.B. Ramirez Sabio, A. Morant Ventura, J. Marco Algarra
Tratamiento del neurinoma del acústico con radiocirugía: nuestra experiencia
Acta Otorrinolaringol Esp., 58 (2007), pp. 75-78
[14]
T. Hasegawa, Y. Kida, T. Kobayashi, M. Yoshimoto, Y. Mori, J. Yoshida
Long-term outcomes in patients with vestibular schwannomas treated using gamma knife surgery: 10-year follow up
J Neurosurg., 102 (2005), pp. 10-16 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2005.102.1.0010
[15]
M. Karpinos, B.S. Teh, O. Zeck, L.S. Carpenter, C. Phan, W.Y. Mai
Treatment of acoustic neuroma: Stereotactic radiosurgery vs. microsurgery
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 54 (2002), pp. 1410-1421
[16]
G. Noren, D. Greitz, A. Hirsch, I. Lax
Gamma knife surgery in acoustic tumours
Acta Neurochir Suppl., 58 (1993), pp. 104-107
[17]
M.E. Linskey
Stereotactic radiosurgery versus stereotactic radiotherapy for patients with vestibular schwannoma: A Leksell Gamma Knife Society 2000 debate
[18]
R. Chopra, D. Kondziolka, A. Niranjan, L.D. Lunsford, J.C. Flickinger
Long-term follow-up of acoustic schwannoma radiosurgery with marginal tumor doses of 12 to 13Gy
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 68 (2007), pp. 845-851 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijrobp.2007.01.001
[19]
W.Y. Chung, K.D. Liu, C.Y. Shiau, H.M. Wu, L.W. Wang, W.Y. Guo
Gamma knife surgery for vestibular schwannoma: 10-year experience of 195 cases
J Neurosurg., 102 (2005), pp. 87-96
[20]
J. Regis, P. Roche, C. Delsanti
Modern management of vestibular schwannomas
Karger, (2007)pp. 129-141
[21]
R. Van de Langenberg, A.J. Dohmen, B.J. de Bondt, P.J. Nelemans, B.G. Baumert, R.J. Stokroos
Volume changes after stereotactic LINAC radiotherapy in vestibular schwannoma: Control rate and growth patterns
Int J Radiat Oncol Biol Phys, (2012),
[22]
R.A. Battista
Gamma knife radiosurgery for vestibular schwannoma
Otolaryngol Clin North Am., 42 (2009), pp. 635-654 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2009.04.009
[23]
D. Kondziolka, L.D. Lunsford, M.R. McLaughlin, J.C. Flickinger
Long-term outcomes after radiosurgery for acoustic neuromas
New Engl J Med., 339 (1998), pp. 1426-1433 http://dx.doi.org/10.1056/NEJM199811123392003
[24]
K.D. Foote, W.A. Friedman, J.M. Buatti, S.L. Meeks, F.J. Bova, P.S. Kubilis
Analysis of risk factors associated with radiosurgery for vestibular schwannoma
J Neurosurg., 95 (2001), pp. 440-449 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2001.95.3.0440
[25]
S.E. Combs, C. Thilmann, J. Debus, D. Schulz-Ertner
Long-term outcome of stereotactic radiosurgery (SRS) in patients with acoustic neuromas
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 64 (2006), pp. 1341-1347 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijrobp.2005.10.024
[26]
J.P. Maire, A. Huchet, Y. Milbeo, V. Darrouzet, N. Causse, D. Celerier
Twenty years’ experience in the treatment of acoustic neuromas with fractionated radiotherapy: A review of 45 cases
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 66 (2006), pp. 170-178 http://dx.doi.org/10.1016/j.ijrobp.2006.04.017
[27]
W.A. Friedman, P. Bradshaw, A. Myers, F.J. Bova
Linear accelerator radiosurgery for vestibular schwannomas
J Neurosurg., 105 (2006), pp. 657-661 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2006.105.5.657
[28]
E. Myrseth, P. Moller, P.H. Pedersen, M. Lund-Johansen
Vestibular schwannoma: Surgery or gamma knife radiosurgery? A prospective, nonrandomized study
[29]
M.J. Link, C.L. Driscoll, R.L. Foote, B.E. Pollock
Radiation therapy and radiosurgery for vestibular schwannomas: Indications, techniques, and results
Otolaryngol Clin North Am., 45 (2012), pp. 353-366 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2011.12.006
[30]
R. Spiegelmann, Z. Lidar, J. Gofman, D. Alezra, M. Hadani, R. Pfeffer
Linear accelerator radiosurgery for vestibular schwannoma
J Neurosurg., 94 (2001), pp. 7-13 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2001.94.1.0007
[31]
S.F. Ansari, C. Terry, A.A. Cohen-Gadol
Surgery for vestibular schwannomas: A systematic review of complications by approach
Neurosurg Focus., 33 (2012), pp. 33-39
[32]
M. Samii, C. Matthies
Management of 1000 vestibular schwannomas (acoustic neuromas): Surgical management and results with an emphasis on complications and how to avoid them
Neurosurgery., 40 (1997), pp. 11-21
[33]
L. Cerullo, J. Grutsch, R. Osterdock
Recurrence of vestibular (acoustic) schwannomas in surgical patients where preservation of facial and cochlear nerve is the priority
Br J Neurosurg., 12 (1998), pp. 547-552
[34]
A.I. Giordano, I. Domenech, A. Torres, J. Skufca, A. Callejo, L. Palomino
Resultados en el tratamiento quirúrgico de los neurinomas gigantes
Acta Otorrinolaringol Esp., 63 (2012), pp. 194-199 http://dx.doi.org/10.1016/j.otorri.2011.11.003
[35]
J.B. Springborg, K. Fugleholm, L. Poulsgaard, P. Caye-Thomasen, J. Thomsen, S.E. Stangerup
Outcome after translabyrinthine surgery for vestibular schwannomas: Report on 1244 patients, Journal of neurological surgery Part B
Skull Base., 73 (2012), pp. 168-174 http://dx.doi.org/10.1055/s-0032-1301403
[36]
E. Mandl, O. Meijer, B. Slotman, W.P. Vandertop, S. Peerdeman
Stereotactic radiation therapy for large vestibular schwannomas
Radiother Oncol., 95 (2010), pp. 94-98 http://dx.doi.org/10.1016/j.radonc.2009.12.042
[37]
W.B. Gormley, L.N. Sekhar, D.C. Wright, D. Kamerer, D. Schessel
Acoustic neuromas: Results of current surgical management
Neurosurgery., 41 (1997), pp. 50-58
[38]
J. Rowe, M. Radatz, L. Walton, J. Rodgers, A. Kemeny
Clinical experience with gamma knife stereotactic radiosurgery in the management of vestibular schwannomas secondary to type 2 neurofibromatosis
J Neurol Neurosurg Psychiatry., 74 (2003), pp. 1288-1293
[39]
M. Hoa, W.H. Slattery
Neurofibromatosis 2
Otolaryngol Clin North Am, 45 (2012), pp. 315-332 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2011.12.005
[40]
E.E. Smouha, M. Yoo, K. Mohr, R.P. Davis
Conservative management of acoustic neuroma: A meta-analysis and proposed treatment algorithm
[41]
P. Caye-Thomasen, S. Hansen, T. Dethloff, S.E. Stangerup, J. Thomsen
Sublocalization and volumetric growth pattern of intracanalicular vestibular schwannomas
Laryngoscope., 116 (2006), pp. 1131-1135 http://dx.doi.org/10.1097/01.MLG.0000217528.37106.2D
[42]
A. Al Sanosi, P.A. Fagan, N.D. Biggs
Conservative management of acoustic neuroma
Skull Base, 16 (2006), pp. 95-100 http://dx.doi.org/10.1055/s-2006-934112
[43]
R. Suryanarayanan, R.T. Ramsden, S.R. Saeed, R. Aggarwal, A.T. King, S.A. Rutherford
Vestibular schwannoma: Role of conservative management
J Laryngol Otol., 124 (2010), pp. 251-257 http://dx.doi.org/10.1017/S0022215109992362
[44]
W.P. Godefroy, A.A. Kaptein, J.J. Vogel, A.G. van der Mey
Conservative treatment of vestibular schwannoma: A follow-up study on clinical and quality-of-life outcome
Otol Neurotol., 30 (2009), pp. 968-974 http://dx.doi.org/10.1097/MAO.0b013e3181b4e3c9
[45]
I. Likhterov, R.M. Allbright, S.H. Selesnick
LINAC radiosurgery and radiotherapy treatment of acoustic neuromas. 2007
Neurosurg Clin North Am., 19 (2008), pp. 345-365
[46]
F.C. Timmer, A.E. van Haren, J.J. Mulder, P.E. Hanssens, J.J. van Overbeeke, C.W. Cremers
Quality of life after gamma knife radiosurgery treatment in patients with a vestibular schwannoma: The patient's perspective
Eur Arch Otorhinolaryngol., 267 (2010), pp. 867-873 http://dx.doi.org/10.1007/s00405-009-1140-3
[47]
P. Sweeney, S. Yajnik, W. Hartsell, G. Bovis, J. Venkatesan
Stereotactic radiotherapy for vestibular schwannoma
Otolaryngol Clin North Am., 42 (2009), pp. 655-663 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2009.04.008
[48]
P.H. Roche, R. Noudel, J. Regis
Management of radiation/radiosurgical complications and failures
Otolaryngol Clin North Am., 45 (2012), pp. 367-374 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2011.12.007
[49]
E.Z. Stucken, K. Brown, S.H. Selesnick
Clinical and diagnostic evaluation of acoustic neuromas
Otolaryngol Clin North Am., 45 (2012), pp. 269-284 http://dx.doi.org/10.1016/j.otc.2011.12.001
[50]
D.W. Andrews, O. Suarez, H.W. Goldman, M.B. Downes, G. Bednarz, B.W. Corn
Stereotactic radiosurgery and fractionated stereotactic radiotherapy for the treatment of acoustic schwannomas: Comparative observations of 125 patients treated at one institution
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 50 (2001), pp. 1265-1278
[51]
D. Kondziolka, L.D. Lunsford, J.C. Flickinger
Comparison of management options for patients with acoustic neuromas
Neurosurg Focus., 14 (2003), pp. 23-29
[52]
J. Regis, W. Pellet, C. Delsanti, H. Dufour, P.H. Roche, J.M. Thomassin
Functional outcome after gamma knife surgery or microsurgery for vestibular schwannomas
J Neurosurg., 97 (2002), pp. 1091-1100 http://dx.doi.org/10.3171/jns.2002.97.5.1091
[53]
H. Roche, C. Bouvier, B. Figarella
Genesis and biology of vestibular schwannomas
Karger, (2008)
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos