Buscar en
Revista de Calidad Asistencial
Toda la web
Inicio Revista de Calidad Asistencial Percepción y actitud de los profesionales de un área de salud frente a vacunac...
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 3.
Páginas 159-167 (Mayo - Junio 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2204
Vol. 31. Núm. 3.
Páginas 159-167 (Mayo - Junio 2016)
ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.cali.2015.10.003
Acceso a texto completo
Percepción y actitud de los profesionales de un área de salud frente a vacunación antigripal
Perception and attitudes of health professionals from a health area regarding influenza vaccination
Visitas
...
V. Santacruz-Hamera, M. Porras-Povedanob,
Autor para correspondencia
miguel.porras.sspa@juntadeandalucia.es

Autor para correspondencia.
, I. Oliva-Reinab
a Investigación independiente, Córdoba, España
b Unidad de Gestión Clínica Prevención, Promoción y Vigilancia de la Salud, Hospital de Riotinto, Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva, Minas de Riotinto, Huelva, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Análisis descriptivo; características de los profesionales que responden a la encuesta
Tabla 2. Motivo declarado por los profesionales de vacunación o no vacunación
Tabla 3. Análisis bivariante; estado de vacunación y factores seleccionados
Tabla 4. Análisis multivariante mediante Regresión Logística
Mostrar másMostrar menos
Material adicional (1)
Resumen
Objetivo

La gripe es una enfermedad infecciosa, aguda y altamente contagiosa, siendo la vacunación la medida más eficaz para su prevención. Los profesionales sanitarios son personal de riesgo, por estar expuestos a posible contagio y estar en contacto con pacientes de riesgo, a pesar de ello las coberturas entre profesionales en nuestro país son relativamente bajas. Nuestro objetivo es describir y analizar la percepción y actitud de los profesionales de un área de salud frente a la vacunación antigripal.

Método

Estudio transversal, mediante encuesta, de 17 preguntas, cumplimentándose online a través de la aplicación web EUSurvey. La población diana han sido todos los profesionales de nuestra área de salud. Se realizó análisis descriptivo, bivariante y multivariante (regresión logística) mediante software estadístico R-project.

Resultados

Respondieron 161 profesionales del área (17,9%), 87 mujeres (54,0%) y 74 hombres (45,9%), con una cobertura vacunal del 34,7%. El principal motivo para vacunarse fue la protección propia (98,1%), frente a protección de familiares (72,6%) y pacientes (65,4%), mientras que para no vacunarse refirieron falta de información (37,4%), miedo a reacciones (22,2%), no haber tenido tiempo (14,1%) y considerar la vacuna ineficaz (14,1%). El análisis multivariante reflejó como principales factores para no vacunarse sexo femenino, tipo de servicio (administrativos, quirúrgicos y médico-quirúrgicos), falta de información y no haberse vacunado antes.

Conclusiones

Debemos aumentar las campañas de información y dirigir las estrategias de vacunación principalmente a aquellos colectivos con menores coberturas, sin olvidarnos de los profesionales que sí se vacunan y que una vez captados suelen repetir anualmente.

Palabras clave:
Gripe
Vacunación
Profesionales sanitarios
Abstract
Objective

Influenza is an infectious, acute and highly contagious disease, and vaccination remains the most effective prevention measure. Health professionals are considered at risk because of their daily exposure with patients. Vaccine coverage among health professionals in Spain is relatively low. The aim of this paper is to describe and analyse the perception and attitudes about influenza vaccination among health professionals from a health care area.

Method

A descriptive cross-sectional study was conducted using a web application method (EUSurvey). Data were analysed using descriptive, bivariate, and multivariate (logistic regression) analysis using R-project statistical software.

Results

A total of 161 professionals (17.9%) responded to the online survey, 54.0% women (n=87) and 45.9% men (n=74). Influenza vaccination rate coverage among health professionals was 34.7%. The main reason reported by health professionals for getting vaccinated was to protect themselves (98.1%), to protect their family (72.6%), and to protect their patients (65.4%). On the other hand, the reasons for health professionals that reported not getting vaccinated was because of the lack of information about it (37.4%), fear of adverse reactions (22.2%), not having had time (14.1%), and considering that the vaccine does not work (14.1%). Multivariate analysis showed that the main factors for not getting vaccinated was to be female, type of service (administrative, medical-surgical and surgical), lack of information, and not been vaccinated before.

Conclusions

In order to increase vaccine uptake among health care personnel, information on the benefits of influenza vaccinations must be increased. Vaccination strategies should be targeted at those groups with lower coverage and are at high risk.

Keywords:
Influenza
Vaccination
Healthcare workers
Texto completo
Introducción

La gripe es una enfermedad infecciosa, aguda y altamente contagiosa, que se transmite por vía aérea, causada por un agente viral, el virus de la gripe o influenza, A y B, de la familia de los Ortomixovirus, presentando un cuadro clínico que se caracteriza por el surgimiento brusco de fiebre, escalofríos, cefaleas, dolor de garganta, malestar general, mialgias, anorexia y tos seca1,2.

Se encuentra entre las causas más importantes de hospitalización durante los meses fríos en los países de nuestro entorno, según la OMS presenta una incidencia anual del 5-10% en adultos y del 20-30% en niños a nivel mundial, causando de 3 a 5 millones de casos de enfermedad grave y de 250.000 a 500.000 muertes, sobre todo en grupos de riesgo. En nuestro país se estima una mortalidad de 1,61-3,37/100.000 habitantes-año, siendo las principales causas de mortalidad la neumonía vírica primaria, neumonía bacteriana secundaria y descompensación de enfermedades crónicas subyacentes3,4.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico/epidemiológico, si bien la confirmación requiere técnicas virológicas de laboratorio5. La capacidad del virus de la gripe para sufrir variaciones genéticas, menores (derivación antigénica) y mayores (saltos antigénicos), da lugar a la posibilidad de enfermar repetidamente de la gripe, a la necesidad de modificar anualmente las vacunas y a que surjan las ya conocidas epidemias y pandemias.

La forma más eficaz de prevenir la enfermedad es la vacunación, indicada anualmente, según la Organización Mundial de la Salud y las diferentes sociedades científicas, en mujeres embarazadas, niños de 6 meses a 5 años, mayores de 65 años, enfermos crónicos y profesionales sanitarios3,6.

La efectividad de la vacuna depende de diversos factores como la cepa circulante esa temporada, el estado inmunológico y la edad3, si bien algunos autores cuestionan su efectividad para reducir la incidencia de casos confirmados en profesionales sanitarios7, por falta de ensayos, y a pesar de que la efectividad en las dos últimas temporadas está siendo subóptima8–10 (8-36% en la 2013/14 y 30-50% en la 2014/15), se sigue considerando la vacunación como una medida clave para reducir su incidencia y la transmisión a los pacientes7,11. De hecho existe el debate de la obligatoriedad de la vacuna entre los profesionales sanitarios, enfrentando ética, calidad asistencial, seguridad del paciente y autonomía del profesional3,11–14.

A pesar de lo expuesto, diversos estudios reflejan que en España las coberturas vacunales frente a gripe entre los profesionales sanitarios se encuentran en niveles bajos3,15–19, con coberturas entre el 11,4 y el 56,2% y valores promedio del 25-30%, siendo algo más bajas que en estudios internacionales20–22 que presentan coberturas de entre el 7,5 y el 65%, presentado en casos muy concretos y centros muy especializados valores de hasta el 75,2-93,8%12.

A su vez, estas coberturas dependen de diversos factores12,15,16,18–22, del tipo de personal, servicio y centros, la edad, la conciencia o percepción del riesgo propio, para familiares y/o para los pacientes, la accesibilidad a la vacuna y el hábito, pues los profesionales que se vacunan suelen repetir, relacionándose las bajas coberturas7,20, principalmente, con no tener percepción de riesgo o gravedad, las dudas sobre la eficacia de la vacuna, y el miedo a reacciones adversas sin bien este último motivo no está justificado ya que las reacciones que presenta la vacuna, si bien pueden ser relativamente frecuentes aunque escasamente notificadas, son leves, y muy excepcionalmente graves3,10,23.

Por todo ello, parece fundamental conocer en detalle los factores que condicionan las coberturas vacunales de los profesionales, con el fin de poder dirigir estrategias a los colectivos con niveles más bajos para el incremento de las mismas6,12–16,18,20,21.

El objetivo de nuestro estudio fue describir y analizar la percepción y actitud de los profesionales de un área de salud frente a la vacunación antigripal.

Método

Estudio transversal, mediante encuesta, realizado entre los meses de marzo y mayo de 2015. La población diana para nuestro estudio han sido todos los profesionales del Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva, compuesto por un hospital y seis Zonas Básicas de Salud de Atención Primaria, con una plantilla total de 897 profesionales, 343 hombres (38,24%) y 554 mujeres (61,76%), la composición de la plantilla, en cuanto a categoría profesional, servicio y sexo ha sido facilitada por la Unidad de Personal, siendo tratados los datos de manera confidencial.

La herramienta utilizada en nuestro estudio ha consistido en una encuesta (Anexo I), de elaboración propia, en base a los principales factores relacionados con la vacunación antigripal en personal de centros sanitarios, mediante una revisión narrativa de la literatura. La encuesta consta de un primer bloque de preguntas (1-4) sobre las variables sexo, edad, categoría profesional y servicio/unidad; un segundo bloque de preguntas (5-6) sobre estado vacunal; y un tercer bloque (7-17) propiamente percepción y factores relacionados con la vacunación. La encuesta tiene un tiempo estimado de respuesta de 5-10 min, lo que facilita su cumplimentación por parte de los profesionales.

Se ha realizado un pilotaje, durante el mes de febrero de 2015 sobre 10 profesionales (aproximadamente el 7% de la muestra total necesaria calculada) de diferentes categorías y servicios seleccionados al efecto. Se solicitó a los profesionales que cumplimentaran la encuesta e hicieran comentarios sobre la redacción de las preguntas y las opciones de respuesta, tras lo cual se han realizado pequeñas modificaciones formales de la encuesta al detectar fallos en la comprensión de algunas preguntas.

La edición y gestión de la encuesta se llevó a cabo a través de la aplicación web EUSurvey, herramienta oficial y gratuita de la Comisión Europea para encuestas de interés público, comunicación e investigación, desde la cual se ha remitido la invitación a participar en la encuesta, a través de correo electrónico, a todos aquellos profesionales cuyo correo electrónico estaba disponible en la base de datos de la Unidad de Formación e Investigación del centro, enviando un total de 545 correos electrónicos (60,76% de profesionales del centro). La aplicación web EUSurvey reconoce aquellos profesionales que han cumplimentado la encuesta, permitiendo programar el envío de un segundo correo recordatorio a aquellos que no la han cumplimentado transcurrido un mes y un tercero un mes después.

Para el cálculo del tamaño muestral, sobre nuestra población de 897 trabajadores, se ha estimado una respuesta positiva del 80% hacia la recomendación/necesidad de vacunación entre los profesionales, con un nivel de confianza del 95% y una precisión del 6%, según lo cual necesitaríamos una muestra de 144 profesionales.

Para el análisis de los datos se ha usado el software estadístico libre R-project. Se ha realizado un análisis descriptivo con distribución de frecuencias. Se ha realizado un análisis bivariante, entre estado vacunal (variable dependiente) y el resto de variables (variables independientes), utilizando el test de la ji2. Se ha realizado un análisis multivariante, mediante regresión logística, entre estado vacunal (variable dependiente) y las variables que presentaron significación en el análisis bivariante.

ResultadosPerfil y características de los profesionales que responden a la encuesta

La encuesta fue contestada por un total de 161 profesionales del área (17,9%), 87 mujeres (54,0%) y 74 hombres (45,9%), de los cuales 56 refirieron haberse vacunado este año (34,7%) y 105 no (65,2%). La media de edad de los profesionales que cumplimentaron la encuesta fue de 48,3 años, siendo de 47,1 años en las mujeres y 49, años en los hombres. Por categoría profesional la participación fue de 110 profesionales sanitarios (68,32%) y 51 profesionales no sanitarios (31,6%), mientras que por servicio respondieron el cuestionario 31 profesionales de Atención Primaria (19,2%), 21 de Unidades de Apoyo Clínico (13,04%), 43 profesionales de servicios médicos (26,7%), 19 de servicios médico-quirúrgicos (11,8%), 15 profesionales de servicios quirúrgicos (9,3%) y 32 de servicios administrativos (19,88%). El resto de variables quedan presentadas en la tabla 1, pudiendo destacar que la mayoría de los participantes considera la gripe una enfermedad grave (48,4% para cualquier persona y 44,1% únicamente para pacientes de riesgo) y potencialmente mortal (32,3% para cualquier personal y 50,9% solo para pacientes de riesgo), y que el 83,3% consideran recomendable la vacunación para todos los profesionales, pero solo el 55,9% la consideran necesaria, mientras que si hablamos de si consideran la vacunación recomendable y necesaria solo en personal sanitario estas cifras se incrementan en un 10,5 y 18,0% respectivamente.

Tabla 1.

Análisis descriptivo; características de los profesionales que responden a la encuesta

Análisis descriptivo
 
Vacuna  No       
  56  34,7  105  65,2         
Sexo  MujerHombre       
  87  54,0  74  45,9         
Categoría  SanitarioNo sanitario       
  110  68,3  51  31,6         
Servicio  At. PrimariaApoyo clínicoS. médicosS. Med-quirúrgicos
  31  19,2  21  13,0  43  26,7  19  11,8 
Vacunación anterior  Todos los añosAlgún añoNuncaNS/NC
  44  27,3  57  35,4  57  35,4  1,8 
Gravedad  NoPacientes de riesgoCualquier personaNS/NC
  10  6,2  71  44,1  78  48,4  1,2 
Mortalidad  NoPacientes de riesgoCualquier personaNS/NC
  16  9,9  82  50,9  52  32,3  11  6,8 
Recomendable  NoPersonal sanitarioTodos los profesionalesNS/NC
  3,7  17  10,5  135  83,8  13  8,0 
Necesaria  NoPersonal sanitarioTodos los profesionalesNS/NC
  21  13,0  29  18,0  90  55,9  21  13,0 
Comorbilidades  Ninguna patologíaDiabetesInsuficiencia renal crónicaEnfermedades de la sangre
  131  81,3  4,3  0,0  1,2 
Reacciones  Ninguna reacciónReacción localMalestar generalMialgias
  62  38,5  26  16,1  18  11,1  5,5 
Informacion  Ninguna informaciónRevistas científicasProfesionales sanitariosMedios de comunicación
  5,5  29  18,0  120  74,5  83  51,5 
Convivientes  SoloParejaHijos menores 14 añosHijos mayores 14 años
  11  6,8  121  75,1  64  39,7  63  39,1 
Análisis descriptivo
 
Vacuna                 
Sexo                 
Categoría                 
Servicio  S. QuirúrgicosS. Administrativos       
  15  9,3  32  19,8         
Vacunación anterior                 
Gravedad                 
Mortalidad                 
Recomendable                 
Necesaria                 
Comorbilidades  Patología respiratoriaPatología CVObesidadNS/NC
  1,8  3,7  15  9,3  1,8 
Reacciones  FiebreReacción graveNS/NC
  3,1  0,0  0,6     
Informacion  InternetRedes socialesAmigos o familiaresNS/NC
  26  16,1  5,5  22  13,6  0,6 
Convivientes  Mayores de 65 añosEnfermos crónicosNS/NC
  15  9,3  2,4  0,6     
Motivo declarado por los profesionales de vacunación o no vacunación

En cuanto a los motivos (tabla 2) referidos por los profesionales vacunados en esta campaña destaca la protección propia (98,1%), seguido de la protección de familiares (72,7%) y por último la protección de los pacientes (65,4%), presentando porcentajes similares aquellos profesionales que se vacunan todos los años (93,18; 72,7 y 56,8% respectivamente). Entre aquellos profesionales que solo se han vacunado alguna vez la distribución de motivos es similar, aunque con porcentajes más bajos (75; 61,4 y 50,88%).

Tabla 2.

Motivo declarado por los profesionales de vacunación o no vacunación

Motivo vacunación/no vacunación
  Protección propiaProtección familiaProtección pacientesOtro motivoNS/NC
Motivo sí vacunarse 
(Este año) (56)  54  98,1  40  72,7  36  65,4 
  Protección propiaProtección familiaProtección pacientesOtro motivoNS/NC
Motivo sí vacunarse 
(Todos los años) (44)  41  93,1  32  72,7  25  56,8  4,5 
  Protección propiaProtección familiaProtección pacientesOtro motivoNS/NC
Motivo sí vacunarse 
(Algún año) (57)  43  75,4  35  61,4  29  50,8  7,0 
  No tengo riesgoNo es graveNo tengo tiempoNo sirveMiedo reacciones
Motivo no vacunarse 
(Este año) (105)  13  13,1  8,0  14  14,1  14  14,1  22  22,2 
  No tengo riesgoNo es graveNo tengo tiempoNo sirveMiedo reacciones
Motivo no vacunarse 
(Nunca) (55)  16,3  7,2  3,6  11  20  10  18,1 
Motivo vacunación/no vacunación
Motivo sí vacunarse                     
(Este año) (56)                     
Motivo sí vacunarse                     
(Todos los años) (44)                     
Motivo sí vacunarse                     
(Algún año) (57)                     
  Miedo a vacunasContraindicaciónFalta informacionOtro motivoNS/NC
Motivo no vacunarse 
(Este año) (105)  4,0  5,0  37  37,3  5,0  6,0 
  Miedo a vacunasContraindicaciónFalta de informaciónOtro motivoNS/NC
Motivo no vacunarse 
(Nunca) (55)  1,8  7,2  21  38,1  5,4  7,2 

Los principales motivos que refieren los profesionales que no se han vacunado, y que podemos ver en la tabla 2 son la falta de información (37,4%), el miedo a reacciones adversas (22,2%), el no haber tenido tiempo u ocasión de vacunarse (14,1%), el considerar que la vacuna no sirve (14,1%) y el considerar que no se tiene riesgo (13,1%), mientras que entre aquellos profesionales que refieren no haberse vacunado nunca destacan la falta de información (38,2%), considerar que no sirve (20%), el miedo a reacciones adversas (18,1%) y el considerar que no se tiene riesgo (16,3%).

Análisis bivariante de estado de vacunación según los factores relacionados seleccionados a partir de la bibliografía

El análisis bivariante (tabla 3) entre la variable dependiente (estado vacunal) y cada una de las variables seleccionadas a través de la bibliografía refleja los siguientes resultados, la media de edad de los profesionales que refieren no vacunarse fue de 47,2 años, siendo de 50,43 años en los que sí se vacunan (p=0,021), el sexo presenta diferencias significativas, se han vacunado el 43,2% de los hombres frente al 27,6% de las mujeres (p=0,038), el servicio/unidad también presenta diferencias estadísticamente significativas (p=0,016), de los participantes se han vacunado el 48,4% de profesionales de Atención Primaria, el 47,6% de profesionales de servicios de apoyo clínico, el 41,9% de profesionales de servicios médicos, el 31,6% de profesionales de servicios médico-quirúrgicos, el 18,8% de profesionales de servicios administrativos y el 6,7% de profesionales de servicios quirúrgicos. Si bien el tipo de servicio presenta diferencias no así la categoría profesional, ya que no existen diferencias en las coberturas vacunales entre sanitarios y no sanitarios (p=0,329), ni dentro de ellos entre las diferentes categorías.

Tabla 3.

Análisis bivariante; estado de vacunación y factores seleccionados

Análisis bivariante
 
Sexo  MujerHombre                   
Sí  24  27,6  32  43,2  X2  4,3                 
No  63  72,4  42  56,8  0,0**                 
Categoría  SanitarioNo sanitario                   
Sí  41  37,3  15  29,4  X2  0,9                 
No  69  62,7  36  70,6  0,3                 
Servicio  At. PrimariaApoyo clínicoS. MédicosS. Med-quirurgicosS. quirúrgicosS. Administrativos   
Sí  15  48,4  10  47,6  18  41,9  31,6  6,7  18,8  X2  13,9 
No  16  51,6  11  52,4  25  58,1  13  68,4  14  93,3  26  81,2  0,0** 
Vacunación anterior  Todos los añosAlgún añoNuncaNS/NC           
Sí  41  93,2  14  24,6  1,8  X2  97,7         
No  6,8  43  75,4  56  98,2  100  0***         
Gravedad  NoPacientes de riesgoCualquier personaNS/NC           
Sí  20  25  35,2  29  37,2  X2  2,2         
No  80  46  64,8  49  62,8  100  0,6         
Mortalidad  NoPacientes de riesgoCualquier personaNS/NC           
Sí  12,5  33  40,2  19  36,5  18,2  X2  6,1         
No  14  87,5  49  50,8  33  63,5  81,8  0,1         
Recomendable  NoPersonal sanitarioTodos los profesionalesNS/NC           
Sí  17,6  53  42,4  X2  15,5         
No  100  14  82,4  72  57,6  13  100  0,0***         
Necesaria  NoPersonal sanitarioTodos los profesionalesNS/NC           
Sí  10  34,4  45  50  4,8  X2  29,4         
No  21  100  19  65,5  45  50  20  95,2  0***         
Comorbilidades  No                   
Sí  11  40,7  45  33,6  X2  0,5                 
No  16  59,3  89  66,4  0,4                 
Reacciones adversas  No                   
Sí  18  42,9  34  56,7  X2  1,8                 
No  24  57,1  26  43,3  0,1                 
Informacion  NingunaCientíficaInformalMixtaNS/NC       
Sí  10  28  46,7  42,9  18  25,7  X2  9,5     
No  90  32  53,3  12  57,1  52  74,3  0,0**     
Convivientes  SoloSanosMayores/enfermosNS/NC           
Sí  20  50  37,3  25  X2         
No  80  84  62,7  12  75  100  0,3         
**

p<0,05.

***

p>0,01.

La vacunación previa presenta diferencias, los profesionales que se han vacunado anteriormente todos los años presentan una cobertura esta temporada del 93,2%, aquellos que solo se han vacunado alguna vez presentan una cobertura del 24,6%, y aquellos que no se habían vacunado nunca antes presentan una cobertura del 1,8% (solo un profesional de los vacunados no se habían vacunado antes), y estas diferencias son estadísticamente significativas (p<0,01).

En cuanto a los parámetros subjetivos, la percepción de la vacunación como recomendable y necesaria, observamos que se vacunan más aquellos profesionales que la consideran recomendable (42,4%, p<0,01) y necesaria (50%, p=0) para todos los profesionales sanitarios o no sanitarios.

No existen diferencias en las coberturas vacunales en base a la percepción de gravedad y mortalidad de la enfermedad, ni en las comorbilidades padecidas por los profesionales ni tampoco influye las personas con las que conviven. Tampoco influye, en aquellos que se han vacunado alguna vez, el haber sufrido alguna reacción adversa (si bien las más comunes son reacciones locales o malestar general, y no se ha presentado ninguna reacción grave).

La fuente de información sí presenta diferencias significativas (p=0,022), clasificada en información científica, informal o mixta (profesionales que refieren recibir información científica e información informal), alcanzando mayores coberturas los que reciben información científica (46,7%) que aquellos que reciben información informal, mixta o ninguna (42,9; 25,7 y 10% respectivamente).

Análisis multivariante del estado de vacunación según los factores significativos

Se han incluido en el análisis multivariante (tabla 4) las variable sexo y edad, así como aquellas variables que han mostrado significación estadística en el análisis bivariante, servicio, vacunación anterior, consideración de recomendable, consideración de necesaria, y el tipo de información recibida.

Tabla 4.

Análisis multivariante mediante Regresión Logística

      IC 95%    IC 95%
Variable  OR  l. inferior  l. superior  OR  l. inferior  l. superior 
Intercept  0,995  0,0000  NA  0,0000  0,99  0,0000  NA  0,0000 
Edad  0,936  1,0030  0,9162  1,0990  0,904  1,0055  0,9189  1,1006 
Sexo (mujer)  0,007***  0,1204  0,0217  0,4944  0,006***  0,1254  0,0223  0,4939 
Servicio (apoyo clínico)  0,025**  13,2388  1,5400  149,0821  0,026**  12,4821  1,4910  134,8975 
Servicio (Atención Primaria)  0,019**  15,2686  1,7560  183,6630  0,019**  15,0297  1,7445  177,6071 
Servicio (médico)  0,027**  8,9091  1,4345  75,2501  0,022**  9,3795  1,5560  77,9525 
Servicio (médico-quirúrgico)  0,11  7,5043  0,6771  104,3421  0,119  7,1738  0,6507  99,9214 
Servicio (quirúrgico)  0,354  4,1867  0,1345  91,8913  0,362  4,0866  0,1318  89,2291 
Vacunación anterior (algún año)  0,036**  14,8950  1,7873  390,0107  0,035**  13,9693  1,7389  339,1318 
Vacunación anterior (todos los años)  <0,001***  1026,9770  82,1095  42544,71  <0,001***  918,1887  78,5783  33781,116 
Recomendable (sí, para todos los profesionales)  0,999  0,2828  NA  Inf         
Recomendable (solo para personal sanitario)  0,999  0,5546  0,0000  Inf         
Necesario (sí, para todos los profesionales)  0,994  45442230,0  0,0000  NA  0,993  26033480,0  0,0000  NA 
Necesario (solo para personal sanitario)  0,994  76532760,0  0,0000  NA  0,992  58533960,0  0,0000  NA 
Información (informal)  0,347  6,8100  0,1715  639,2165  0,347  6,7712  0,1733  623,9041 
Información (mixta)  0,456  3,7946  0,1638  219,2249  0,498  3,3146  0,1551  185,6693 
Información (científica)  0,138  14,2012  0,7008  901,3334  0,149  13,1197  0,6652  827,5973 
      IC 95%    IC 95%
Variable  OR  l. inferior  l. superior  OR  l. inferior  l. superior 
Intercept  0,008  0,0007  0,0000  0,1074  0,000  0,0006  0,0000  0,0240 
Edad  0,97  0,9984  0,9209  1,0822         
Sexo (mujer)  0,004***  0,1196  0,0248  0,4509  0,003***  0,1201  0,0252  0,4454 
Servicio (apoyo clínico)  0,032**  11,1820  1,3356  117,3077  0,031**  11,2219  1,3466  116,5231 
Servicio (Atención Primaria)  0,031**  9,5928  1,3165  86,2991  0,031**  9,5659  1,3224  85,8646 
Servicio (médico)  0,018**  10,3381  1,6586  85,6215  0,018**  10,3195  1,6582  85,1740 
Servicio (médico-quirúrgico)  0,106  6,9032  0,7168  84,5636  0,099*  6,9599  0,7500  82,3217 
Servicio (quirúrgico)  0,765  1,5146  0,0573  20,4930  0,767  1,5086  0,0575  20,4243 
Vacunación anterior (algún año)  0,004***  29,3021  4,4527  626,5802  0,004***  29,4375  4,5212  624,4510 
Vacunación anterior (todos los años)  <0,001***  2352,849  213,6870  79378,78  <0,001***  2349,657  213,7965  79326,8700 
Recomendable (sí, para todos los profesionales)                 
Recomendable (solo para personal sanitario)                 
Necesario (sí, para todos los profesionales)                 
Necesario (solo para personal sanitario)                 
Información (informal)  0,133  15,2815  0,5865  922,8550  0,13  15,1542  0,5888  853,0466 
Información (mixta)  0,307  4,6363  0,3318  163,6515  0,301  4,5918  0,3343  149,7697 
Información (científica)  0,073*  16,0137  1,0967  625,4669  0,068*  15,8351  1,1089  558,1512 
*

p<0,1.

**

p<0,05.

***

p<0,01.

En un primer paso, incluyendo todas estas variables, se observa que las variables «consideración de recomendable» y «consideración de necesaria» no influyen en el modelo, no resultando estadísticamente significativas (p=0,999; p=0,994), por lo que se sacan dichas variables y se ajusta el modelo (paso 2 y paso 3, retirando las dos variables respectivamente).

En el paso 3 del análisis multivariante ya sin estas variables se aprecia que la edad no presenta significación estadística, por lo que no influye en el modelo y sale del mismo, así el paso final nos presenta el modelo definitivo compuesto por las variables sexo, servicio, vacunación anterior y tipo de información.

Según este modelo, el sexo femenino es un factor que disminuye la vacunación (OR=0,12; p<0,01), las profesionales de nuestro centro se vacunan menos que los hombres. Los servicios de apoyo clínico (OR=11,22; p=0,03), médicos (OR=10,32; p=0,018) y Atención Primaria (OR=9,56; p=0,03) se vacunan más que los Servicios administrativos, mientras que los quirúrgicos (OR=1,5; p=0,76) y médico-quirúrgicos (OR=6,95; p=0,09) no presentan diferencias estadísticamente significativas respecto a estos. El factor más importante y que más fuerza estadística presenta para la vacunación es la vacunación anterior, tanto todos los años (OR=2.349,65; p<0,01) como algunos años (OR=29,43; p<0,01), siendo los profesionales que se han vacunado anteriormente los que más se vacunan. El tipo de información no ha presentado significación estadística para nuestros valores de p, si bien los que reciben información científica (OR=15,83; p=0,068) se vacunan más que aquellos que no reciben ninguna información.

Discusión

La vacunación sigue siendo la medida más efectiva para disminuir la morbimortalidad por gripe, y en personal sanitario es una intervención fundamental, tanto para proteger a los pacientes como para proteger a los profesionales. Por ello debemos dirigir estrategias a aumentar las coberturas vacunales de los profesionales y es fundamental el conocimiento de los motivos de vacunación, para potenciarlos y de no vacunación, para afrontarlos. La realización de esta encuesta nos ha permitido extraer las conclusiones que exponemos a continuación, si bien nuestro estudio se ve limitado por el posible sesgo de selección, al ser una encuesta voluntaria y anónima, es posible que los profesionales que han respondido a la encuesta estén más sensibilizados con el tema o presenten alguna característica común.

Nuestro estudio presenta como principales motivos de no vacunación una serie de factores referidos por los profesionales (falta de información, miedo a reacciones adversas, considerar que no se tiene riesgo y/o no haber tenido tiempo u ocasión de vacunarse)12,15,20,22, que consideramos pueden ser abordados desde la información y concienciación de los profesionales y la implantación de estrategias de vacunación activa como vienen demostrando diversos estudios6,12–16,19–21.

El principal factor para vacunarse es haberse vacunado antes19,20, por lo que es fundamental el esfuerzo de los responsables de las campañas de vacunación por ir ampliando paulatinamente las coberturas, ya que muchos de los profesionales que captemos serán más fáciles de revacunar en campañas sucesivas. Entre los diferentes servicios16,18,20,21 hemos comprobado que presentan mayores coberturas aquellos profesionales de Atención Primaria, profesionales de servicios de apoyo clínico y de servicios médicos, mientras que presentan coberturas más bajas aquellos que pertenecen a servicios administrativos, medico-quirúrgicos y quirúrgicos, estos últimos en estrecho contacto con pacientes potencialmente de riesgo, por diferentes estados de inmunosupresión, debiendo ser objetivo fundamental de las campañas de concienciación y vacunación. No hemos detectado diferencias por el tipo de categoría profesional, sanitarios o no sanitarios, ni dentro de ellas las distintas categorías, por lo que insistimos en la importancia de dirigir las estrategias a determinados servicios más que a determinadas categorías profesionales.

También hemos encontrado diferencias respecto al sexo, siendo menores las coberturas en mujeres que en hombres. Del mismo modo observamos que las mayores coberturas las encontramos entre aquellos que han recibido información científica, pero se ven también coberturas altas, respecto a nuestra media, en los que reciben cualquier tipo de información respecto a los que refieren no haber recibido ninguna, por lo que toma más peso nuestra hipótesis, compartida por otros autores12,14,17,20,22, de que las campañas de información son uno de los pilares fundamentales en el aumento de coberturas vacunales entre los profesionales.

Al incluir el análisis multivariante, nuestro estudio ha permitido controlar los diferentes factores que pueden modificar los resultados del análisis, y observamos que efectivamente, independientemente del resto de factores el sexo femenino, el tipo de servicio, no haberse vacunado nunca y el tipo de información afectan a las coberturas vacunales.

Por todo ello concluimos que se deben implantar estrategias de información y vacunación activa en todo el centro, dirigidas especialmente a los colectivos que presentan menores coberturas (mujeres, áreas quirúrgicas, médico-quirúrgicas y administrativas, que no se han vacunado nunca), sin olvidar al resto de profesionales, y sabiendo que los esfuerzos de captación de cada temporada suelen tener resultados a medio/largo plazo, manteniéndose muchos de los profesionales vacunados dentro de los programas, revacunándose anualmente, con el consecuente beneficio potencial para su salud, la de sus pacientes y con ello la mejora de la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaramos que en ningún caso existe conflicto de intereses, de índole financiera, ni de ningún otro tipo.

Bibliografía
[1]
M. Kidd.
Influenza viruses: update on epidemiology, clinical features, treatment and vaccination.
Curr Opin Pulm Med., 20 (2014), pp. 242-246
[2]
W. Punpanich, T. Chotpitayasunondh.
A review on the clinical spectrum and natural history of human influenza.
Int J Infect Dis., 16 (2012), pp. e714-e723
[3]
J.J. Picazo, L.M. Alonso, J. Arístegui, J.M. Bayas, J. Sanz, P. del Amo, et al.
Consenso sobre la vacunación frente a la gripe en el personal sanitario.
Rev Esp Quimioterap., 25 (2012), pp. 226-239
[4]
J. Vaqué.
Gripe por el virus influenza A (H1N1) 2009: baja virulencia, pero claras características pandémicas.
Med Clin (Barc)., 133 (2009), pp. 542-544
[5]
M. Pérez-Ruiz, I. Pedrosa-Corral, S. Sanbonmatsu-Gámez, M. Navarro-Marí.
Laboratory detection of respiratory viruses by automated techniques.
Open Virol J., 6 (2012), pp. S151-S159
[6]
M. Campins, S. Uriona.
Epidemiología general de las infecciones adquiridas por el personal sanitario. Inmunización del personal sanitario.
Enferm Infecc Microbiol Clin., 32 (2014), pp. 259-265
[7]
A.N.M. Ng, C.K.Y. Lai.
Effectiveness of seasonal influenza vaccination in healthcare workers: a systematic review.
J Hosp Infect., 79 (2011), pp. 279-286
[8]
Instituto de Salud Carlos III. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2013-2014 (Desde la semana 40/2013 hasta la semana 20/2014). 2014 [consultado 6 Feb 2015]. Disponible en: http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-servicios-cientifico-tecnicos/fd-vigilancias-alertas/fd-enfermedades/Informe_GRIPE_Temporada_2013-2014_v12092014.pdf
[9]
B. Flannery, J. Clippard, R.K. Zimmerman, M.P. Nowalk, M.L. Jackson, L.A. Jackson, et al.
Early estimates of seasonal influenza vaccine effectiveness - United States, January 2015.
MMWR Morb Mortal Wkly Rep., 64 (2015), pp. 10-15
[10]
A. Trilla.
Seguridad y efectividad de la vacuna antigripal: nuevos datos, nuevos retos.
Med Clin (Barc)., 141 (2013), pp. 67-69
[11]
S. McLennan, G. Gillett, L.A. Celi.
Healer, heal thyself: Health care workers and the influenza vaccination.
Am J Infect Control., 36 (2008), pp. 1-4
[12]
H. Hakim, A.H. Gaur, J.A. McCullers.
Motivating factors for high rates of influenza vaccination among healthcare workers.
Vaccine., 29 (2011), pp. 5963-5969
[13]
S. McLennan, S. Wicker.
Reflections on the influenza vaccination of healthcare workers.
Vaccine., 28 (2010), pp. 8061-8064
[14]
L. Salleras.
Vacunación antigripal en personal sanitario.
Vacunas., 13 (2012), pp. 135-137
[15]
J.M. Ramón, S. Morchón, M. Gené, C. Font, M. Ramírez.
Cobertura de la vacuna antigripal entre un colectivo de trabajadores sanitarios de un hospital de tercer nivel.
Vacunas., 4 (2003), pp. 69-72
[16]
A. García de Codes, M.P. Arrazola, J.R. de Juanes, M.T. Hernández, F. Jaén, I. Sanz.
Campaña de vacunación antigripal (pandémica y estacional) en trabajadores de un hospital general (2009-2010).
Vacunas., 11 (2010), pp. 49-53
[17]
A. García de Codes, M.P. Arrazola, J.R. de Juanes, M.I. Sanz, F. Jaén, E. Lago.
Vacunación frente a la gripe en trabajadores de un hospital general. Estrategias para incrementar su cobertura.
Med Clin (Barc)., 23 (2004), pp. 532-534
[18]
M.P. Arrazola, S. Benavente, J.R. de Juanes, A. García de Codes, P. Gil, F. Jaén, et al.
Cobertura vacunal antigripal de los trabajadores de un hospital general, 2004-2011.
Vacunas., 13 (2012), pp. 138-144
[19]
I. Martínez-Baz, J. Díaz-González, M. Guevara, D. Toledo, A. Zabala, A. Domínguez, et al.
Actitudes, percepciones y factores asociados a la vacunación antigripal en los profesionales de atención primaria de Navarra, 2011-2012.
An Sist Sanit Navar., 36 (2013), pp. 263-273
[20]
F.C. Aguilar-Díaz, M.E. Jiménez-Corona, S. Ponce de León-Rosales.
Influenza vaccine and healthcare workers.
Arch Med Res., 42 (2011), pp. 652-657
[21]
P. Hirsch, M. Hodgson, V. Davey.
Seasonal Influenza vaccination of healthcare employees: results of a 4-year campaign.
Infect Control Hosp Epidemiol., 32 (2011), pp. 444-448
[22]
C.E. Hopman, J. Riphagen-Dalhuisen, I. Looijmans-van den Akker, G. Frijstein, A.D.J. van der Geest-Blankert, M.B. Danhof-Pont, et al.
Determination of factors required to increase uptake of influenza vaccination among hospital-based healthcare workers.
J Hosp Infect., 77 (2011), pp. 327-331
[23]
I. Hernández-García, J. Sánchez-Payá, R. Camargo, J. Barrenengoa, H. Martínez, A. González-Torga.
Frecuencia de reacciones adversas de la vacuna antigripal en personal sanitario de un hospital universitario en España.
Enferm Infecc Microbiol Clin., 28 (2010), pp. 435-438
Copyright © 2015. SECA
Opciones de artículo
Herramientas
Material suplementario
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos