Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm La farmacia en Estados Unidos
Información de la revista
Vol. 24. Núm. 3.
Páginas 90-94 (Marzo 2005)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 24. Núm. 3.
Páginas 90-94 (Marzo 2005)
Acceso a texto completo
La farmacia en Estados Unidos
Visitas
59038
Inma Riua
a Farmacéutica. Máster en Dermofarmacia.
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (4)
Tabla 1. Lugares en los que se pueden adquirir medicamentos en Estados Unidos
Tabla 2. Porcentaje, importe y número de prescripciones en los establecimientos farmacéuticos de Estados Unidos
Tabla 3. Análisis de las cadenas de drugstores respecto a la farmacias europeas
Tabla 4. Análisis de las farmacias independientes estadounidenses
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

En manos de las leyes del mercado

El modelo farmacéutico estadounidense presenta tantas diferencias con respecto al preponderante en Europa que a veces parece que se está hablando de dos universos distintos. No obstante, algunos tópicos, hoy día muy en boga, que valoran negativamente el sistema liberal de economía de mercado han llevado a muchos a pensar que la farmacia en Estados Unidos es un mero mercadeo, ajeno a todo atisbo de profesionalidad, lo que no es cierto. Este artículo pretende aclarar algunos conceptos erróneos y acercar la realidad compleja de la farmacia estadounidense al farmacéutico español.

Existen importantes diferencias entre los sistemas de salud estadounidense y europeo y, como consecuencia, entre las farmacias existentes en ambas potencias económicas. Estas diferencias están principalmente relacionadas con aspectos legislativos que, a su vez, condicionan la política sanitaria que sigue Estados Unidos o los países miembro de la Unión Europea.

Sistema sanitario estadounidense

Estados Unidos no tiene un sistema nacional de sanidad pública centralizado como el que existe en Europa. La estructura estadounidense de salud está formada por dos sistemas: Medicare, que desde 1966 está destinado a un segmento de población mayor de 65 años o que se encuentra en situación de desempleo por un período superior a 2 años, y que desde 1973 incluye también a pacientes en estado final de enfermedad renal; y Medicaid, que es un seguro médico destinado a personas de rentas muy bajas.

Frente a estos dos sistemas estatales y dado el elevado coste de la sanidad privada, lo habitual es tener la cobertura de una aseguradora privada. En la actualidad, entre las de mayor tamaño destacan Oxford, Aetna, HIP, Blue Cross, y Blue Shield, y sus características pueden variar en función del Estado al que pertenecen.

El funcionamiento de estas aseguradoras es similar al caso español, porque es un médico de atención primaria el que tras una primera exploración remite el paciente al especialista (Oxford, HIP) o es el paciente el que puede dirigirse directamente al especialista que quiera (Aetna, Blue Cross, Blue Shield).

En el sistema estadounidense, y en ambos casos, una vez se ha realizado la visita, el paciente debe pagar una cuota. En la aseguradora Oxford se pagan 10 dólares estadounidenses (USD), mientras que en la aseguradora Aetna el pago es anual y se deducen las visitas y el importe de la prescripción para la farmacia (10 USD). Es importante destacar que las cuotas por visita son fiscalmente deducibles.

Sistema estadounidense de farmacias

A diferencia de Europa, existen diferentes lugares (tabla 1) en los que los ciudadanos pueden adquirir los medicamentos.

Drugstores

Según un estudio del departamento económico de la Asociación Nacional de Cadenas de Drugstores (NACDS) de Estados Unidos, la cifra anual de prescripciones en 2003 fue de 3,22 millardos (miles de millones) de USD frente a los 3,14 del año 2002, lo que representó un incremento anual del 2,4%. Respecto a las ventas, para el mismo período fueron de 203,10 y 182,70 millardos de USD, respectivamente, con un incremento del 11,2% (datos de IMS). Por puntos de venta, la distribución se detalla en la tabla 2.

Como puede apreciarse, las cadenas de drugstores lideran la distribución, destacando como más importantes CVS y Rite Aid.

Las cadenas de drugstores han experimentado un fuerte crecimiento desde 2001, favorecido principalmente por la adquisición de farmacias independientes en distintos Estados. En la actualidad, el mercado de farmacias es altamente competitivo, sobre todo por la implantación de pharmacies en el interior de supermercados y grandes superficies. Frente a esta situación y con el objeto de incrementar el número de clientes se han instrumentado diferentes mecanismos de marketing como la uniformidad de los establecimientos, la imagen de marca y la mejora en el merchandising.

Las cadenas de drugstores se hallan repartidas por todo el país, existiendo diferencias en el ranking por Estados. Así, Rite Aid, que ocupa la tercera posición por volumen de ventas en el ranking nacional, ocupa el primer lugar en el Estado de Nueva York. Con lemas como «Con nosotros es personal» han conseguido diferenciarse de otros drugstores competidores a nivel nacional como Walgreens y CVS Corp. Cambios en la dirección de esta compañía han permitido que a través de campañas destinadas a la especialización de sus farmacéuticos se centre el interés en la personalización de determinados colectivos como el de pacientes con diabetes.

En la tabla 3 se muestran los puntos fuertes y débiles de los drugstores, así como las ventajas de las farmacias europeas respecto a ellos.

Farmacias independientes

Las farmacias independientes, que ocupan el segundo lugar, son las que no son propiedad de ningún grupo de drugstores, y suelen pertenecer a un propietario, que puede poseer más de una sin ser necesario que sea farmacéutico. Con un número próximo a las 20.650 ocupan el segundo lugar por volumen de ventas (38,3 millardos de USD) seguido de la venta por correo (34,9 millardos de USD), a pesar de que el número de prescripciones es muy distinto al de correos (726 millardos de USD frente a 189 millardos de USD). En las farmacias independientes es necesario que actúe como responsable un licenciado en farmacia.

La extrema competencia entre las cadenas de drugstores y las farmacias independientes ha provocado que en estas últimas puedan encontrarse objetos que poco tienen que ver con la salud. Así, y a modo de ejemplo, comentar que en Zitomer, una de las farmacias más chic de la ciudad de Nueva York, en el 969 de Madison Avenue, se puede encontrar cosmética de lujo, juguetes, complementos de lujo para animales de compañía y aparatos de electrónica de consumo.

Un análisis de los puntos fuertes y débiles de las farmacias independientes estadounidenses se muestra en la tabla 4.

Venta por correo

La venta de medicamentos por correo tiene su origen en el año 1995 y fue muy bien acogida por los jubilados estadounidenses quienes a través del sistema de correo tradicional y enviando las prescripciones a una serie de establecimientos determinados se evitaban pagar el copago de las medicinas. Los jubilados deben formar parte de un programa sanitario y las recetas deben enviarse a un centro destinado a la compra por correo de medicamentos. Sólo de esta forma pueden recibir los medicamentos en su casa sin necesidad de desplazarse a la farmacia (físicamente).

Farmacias de Nueva York*

Bayard L.C. Pharmacy Corp.

Situada en el 62 de Bayard Street (Nueva York), en el barrio chino (Chinatown)

Farmacia Zitomer

Ubicada en el 969 de Madison Avenue (Nueva York), en el distrito más caro de la ciudad

Grove Pharmacy

Situada en el 61 de Grove Street (Nueva York), en el distrito de Greenwich Village

*Nueva York cuenta, como todas las poblaciones y ciudades de Estados Unidos, con grandes cadenas de farmacias. Las más importantes son CVS, Rite Aid y K-Mart.

Supermercados

Los supermercados pueden también incluir una sección de farmacia en su local. Con más de 6.963 supermercados provistos de farmacias en su interior, la compra de OTC en estos establecimientos es importante, donde la automedicación se mezcla con la salsa Ketchup y las patatas chip.

Las farmacias de las grandes superficies y supermercados no son tan destacables como las farmacias independientes (más estilo europeo) y las farmacias de los drugstores. No suelen tener una gama tan amplia de productos, y su imagen suele ser espartana. Son módulos que no se diferencian del resto del establecimiento, donde el producto farmacéutico adquiere un rol más de mercancía que de producto destinado a la salud. La automedicación adquiere un papel protagonista, que se ve acentuado por los distintos embalajes, cada cual más atractivo y sugerente a la vista.

El éxito de las farmacias en las grandes superficies radica en que la visita a estos centros es de 2,2 veces por semana frente a 1 vez al mes en el drugstore.

Dónde compran los estadounidenses los medicamentos

En cadenas de drugstores

* Por comodidad y facilidad de encontrar cadenas

* Por la uniformidad de productos y secciones

En farmacias independientes

Por el trato personalizado

En supermercados y grandes superficies

Por práctico, pues se puede hacer toda la compra en una

Conclusión

* En el sistema de distribución, el funcionamiento de la farmacia estadounidense es muy parecido al europeo. Con unos distribuidores mayoristas de medicamentos, entre los que destacan: King ray y HD Smith, que tramitan dos veces al día los pedidos originados.

* En cuanto a las tareas del farmacéutico, en la farmacia estadounidense se prepara la medicación individualizada según prescripción médica para los días concretos, procediéndose al envasado y etiquetado para cada uno de los pacientes. Según un estudio de Arthur Andersen para la NACDS, el tiempo que destina el farmacéutico a estas tareas es de un 32% para

el preparado de recetas, un 23% para el preparado de prescripciones y un 9% para el suministro de medicamentos. Sin duda, el sistema estadounidense es muy diferente del europeo, en el que el farmacéutico adquiere un papel más activo en todo el proceso.

* Respecto a los consumos de productos OTC, las diferencias son importantes entre ambos sistemas. En Estados Unidos, al existir la automedicación, el usuario dedica mucho tiempo a analizar los productos y presentaciones antes de comprar la medicación. La presencia del farmacéutico está destinada a trámites más técnicos y muchas veces la consulta se deriva con cita previa.

* La farmacia europea, por su parte, podría tomar como medida a introducir ciertas actividades de la farmacia estadounidense: mayor implantación de la atención farmacéutica, rigurosidad en garantías de calidad, sistemas personalizados de dosis, etc. Sin embargo, la deformación del establecimiento sanitario en una semidroguería desprestigia una imagen que ha costado mucho forjar y no se puede dejar perder a cambio de unas cadenas de farmacias que controlarían un mercado muy apetecible y que convertirían la salud en un mero supermercado.

El éxito de las farmacias estadounidenses en las grandes superficies radica en que la visita a estos centros es de 2,2 veces por semana frente a 1 vez al mes en el drugstore


Bibliografía general

Drug Stores and Proprietary Stores. Encyclopedia of American Industries (edición en línea). En: Business and Company Resource Center Farmington Hills, Michigan: Gale Group, 2004.

http://www.aphanet.org/JAPHA/septoct02pdfs/713_722.pdf

http://www.bls.gov/oes/1999/oesi3_591.htm

http://www.census.gov/epcd/naics02/def/ND446110.htm

http://www.nacds.org/user-assets/PDF_files/2003results.PDF

http://www.nypl.org/research/sibl

http://www.osha.gov/pls/imis/sic_manual.display?id=46&tab=description

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos