Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología No hay razones científicas para jubilar al MMSE
Información de la revista
Vol. 30. Núm. 9.
Páginas 589-591 (Noviembre - Diciembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 30. Núm. 9.
Páginas 589-591 (Noviembre - Diciembre 2015)
Carta al editor
DOI: 10.1016/j.nrl.2014.03.011
Acceso a texto completo
No hay razones científicas para jubilar al MMSE
There is no scientific basis for retiring the MMSE
Visitas
...
J. Olazarán Rodrígueza,b,
Autor para correspondencia
jolazaran@fundacioncien.es

Autor para correspondencia.
, F. Bermejo Parejac,d,e
a Servicio de Neurología, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
b Unidad de Investigación, Centro Alzheimer Fundación Reina Sofía, Instituto de Salud Carlos III, Madrid, España
c Servicio de Neurología, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España
d Ciberned 5 (Enfermedades Neurodegenerativas), Madrid, España
e Universidad Complutense de Madrid, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Rendimiento del MMSE, el Mini-Cog y el Fototest en la detección del DC
Texto completo
Sr. Editor:

El artículo de Carnero-Pardo publicado en Neurología1 reaviva el debate sobre la caducidad del Mini-Mental State Examination (MMSE)2 en una revisión que esgrime aparentes razones para «jubilarlo», sobre todo la pretendida mayor eficacia de test más cortos y efectivos en la detección del deterioro cognitivo (DC). Pero creemos que los argumentos del Dr. Carnero-Pardo están sesgados por el escaso tiempo clínico que padecemos los médicos en nuestro país y por otras circunstancias particulares.

Las 4 razones que se esgrimen para proponer «una honrosa jubilación» del MMSE son: la ausencia de estandarización de alguno de sus ítems, la influencia de variables socioeducativas en su rendimiento, la escasa utilidad en el cribado del DC y los derechos de autor. Pero los argumentos no disponen de la base científica (pruebas) necesaria para ser tenidos como verdades en este momento histórico, por varias razones.

Primera. Es cierto que algunos ítems (palabras para memorizar, frase a repetir, y otras) no están estandarizados (no son los mismos en muchas versiones) y que una mayor uniformidad en la administración es deseable. Pero lo que define la validez de constructo (y general) de un test es que todos sus ítems midan lo que evalúa el test en conjunto, algo que, en el caso del MMSE, ha quedado ampliamente demostrado3,4. En nuestro país, la versión traducida por Tolosa et al.5 y la versión validada por el grupo NORMACODEM6, casi idénticas y muy próximas al MMSE original, son, junto con Mini-Examen Cognoscitivo (MEC) —primera adaptación del MMSE en nuestro país—, las más utilizadas. Existe además una nueva versión del MEC de 30 puntos que se aproxima más al MMSE original y favorece una progresiva estandarización7.

Segunda. Ciertamente el MMSE es sensible a variables sociodemográficas (la mayoría de los test cognitivos lo son, no todos en la misma medida, y algunos en más cuantía como el test del reloj). Es sabido que la eficacia del MMSE es menor en hispanohablantes que en angloparlantes y que el sexo, la edad, los estudios (menos de 9 años) y, sobre todo, el analfabetismo limitan su eficacia en la evaluación del rendimiento cognitivo y detección de demencia3; sin embargo, no parece que este hecho influya en su rendimiento si se baja el punto de corte, a tenor de los resultados obtenidos por el propio Dr. Carnero (utilidad diagnóstica de 0,86 en una muestra con un 14,3% de analfabetos)8. Otra opción es modificar los ítems sensibles al analfabetismo (o bajo nivel cultural), como se ha hecho en poblaciones asiáticas9, o incluir escalas funcionales que tienen buena sensibilidad y alta especificidad en el cribado de demencia10 (ambas estrategias se utilizaron en el estudio NEDICES11). Además, es bien sabido que las personas con graves limitaciones de evaluación cognitiva (ciegos, sordos, analfabetos, etc.) deben ser baremadas cognitivamente de forma pormenorizada con herramientas ad hoc.

Tercera. Acierta el Dr. Carnero al referirse al DC (ya sea alteración cognitiva leve o demencia) como la diana única en la detección, pero yerra al exponer la utilidad del MMSE. Los valores de sensibilidad y especificidad que menciona, derivados de un metaanálisis12, no proceden de sujetos con DC, sino de sujetos con alteración cognitiva leve (ACL) y los datos que presenta1,13, supuestamente favorables al Fototest, están sesgados por el hecho de que, en el caso del MMSE, no se utilizó el punto de corte de mejor rendimiento. Los datos comparativos del Fototest y de otros test breves, cuando se aplican los puntos de mayor rendimiento para cada test, muestran un rendimiento similar (tabla 1).

Tabla 1.

Rendimiento del MMSE, el Mini-Cog y el Fototest en la detección del DC

  Punto de corte  Precisión diagnóstica (IC del 95%) 
MMSE  22/23  0,76  0,76  0,76 
Mini-Cog  1/2  0,60  0,90  0,73 
Fototest  28/29  0,69  0,93  0,78 (0,64-0,95) 
MIS  4/5  0,73  0,87  0,79 (0,64-0,97) 

DC: deterioro cognitivo; MMSE: Mini-Mental State Examination; MIS: Memory Impairment Screen.

Tomados de Carnero-Pardo et al.13,14.

Cuarta. Los derechos de autor del MMSE son aplicables, creemos, cuando se utilice la versión original en inglés, o cuando se utilice alguna versión en otro idioma que haya tenido una adecuada validación y patente ad hoc, y, además, el uso se lleve a cabo en el contexto de una actividad comercial potencialmente lucrativa (ensayo clínico, validación para copyright, etc.). Pero es muy dudoso, a nuestro juicio, que haya que pagar derechos de copyright cuando no concurran estas circunstancias y, sobre todo, en un ámbito sin ánimo de lucro, como es la práctica asistencial pública, y con modificaciones con respecto a la versión original. Prueba de ello es que, en nuestro conocimiento, no ha habido demandas por el uso del MMSE cuando se ha utilizado en el contexto señalado (incluso con resultados publicados).

El MMSE, como se ha expuesto3, y como explicita la figura que con mucho acierto publica el Dr. Carnero1, se ha convertido en un estándar (casi 30.000 citas en PubMed en 2012) en la evaluación del rendimiento cognitivo (sobre todo del anciano) por su inmensa difusión en lenguas y países y por su versatilidad, que le ha permitido generar muchas versiones, cortas, largas (3MS), telefónicas y otras adaptadas a diversas poblaciones (MMSE-37). Y los estándares no se pueden jubilar, se cambian por otros mejores (no hay pruebas de alguno mejor unánimemente aceptado). No hay pues, datos científicos para jubilar el MMSE, obviamente sí para modificarlo adecuadamente en estudios o poblaciones concretas, como ya se ha realizado. Es posible que se construya un estándar cognitivo mejor en un futuro, pero por el momento no lo hay.

Financiación

El presente artículo no ha recibido ninguna financiación.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
C. Carnero-Pardo.
¿Es hora de jubilar al Mini-Mental?.
Neurología, 29 (2014), pp. 473-481
[2]
M.F. Folstein, S.E. Folstein, P.R. McHugh.
Mini-mental state. A practical method for grading the cognitive state of patients for the clinician.
J Psychiatr Res, 12 (1975), pp. 189-198
[3]
T.N. Tombaugh, N.J. McIntyre.
The mini-mental state examination: A comprehensive review.
J Am Geriatr Soc, 40 (1992), pp. 922-935
[4]
G. Prieto, I. Contador, E. Tapias-Merino, A.J. Mitchell, F. Bermejo-Pareja.
The Mini-mental-37 test for dementia screening in the Spanish population: An analysis using the Rasch model.
Clin Neuropsychol, 26 (2012), pp. 1003-1018
[5]
E. Tolosa, J. Alom, F. Forcadell.
Criterios diagnósticos y escalas evaluativas en la enfermedad de Alzheimer.
Rev Clin Esp, 181 (1987), pp. 56-59
[6]
R. Blesa, M. Pujol, M. Aguilar, P. Santacruz, I. Bertran-Serra, G. Hernández, et al.
Clinical validity of the “mini-mental state” for Spanish speaking communities.
Neuropsychologia, 39 (2001), pp. 1150-1157
[7]
A. Lobo, P. Saz, G. Marcos, J.L. Día, C. de la Cámara, T. Ventura, et al.
Revalidación y normalización del Mini-Examen Cognoscitivo (primera versión en castellano del Mini-Mental Status Examination) en la población general geriátrica.
Med Clin (Barc), 112 (1999), pp. 767-774
[8]
C. Carnero Pardo, I. Cruz Orduña, I. Espejo Martínez, S. Cárdenas Viedma, P. Torrero García, J. Olazarán Rodríguez.
Efectividad del Mini-Mental en la detección del deterioro cognitivo en Atención Primaria.
Aten Primaria, 45 (2013), pp. 426-433
[9]
Z.N. Kabir, A. Herlitz.
The Bangla adaptation of Mini-Mental State Examination (BAMSE): An instrument to assess cognitive function in illiterate and literate individuals.
Int J Geriatr Psychiatry, 15 (2000), pp. 441-450
[10]
J.R. Castilla, J. López-Arrieta, F. Bermejo-Pareja, F. Sanchez-Sanchez, R. Trincado.
Instrumental activities of daily living in the screening of dementia in population studies: A systematic review and meta-analysis.
Int J Geriatr Psychiatry, 22 (2007), pp. 829-836
[11]
F. Bermejo, R. Gabriel, S. Vega, J.M. Morales, W.A. Rocca, D.W. Anderson, Neurological Disorders in Central Spain (NEDICES) Study Group.
Problems and issues with door-to-door, two-phase surveys: An illustration from central Spain.
Neuroepidemiology, 20 (2001), pp. 225-231
[12]
A.J. Mitchell.
A meta-analysis of the accuracy of the mini-mental state examination in the detection of dementia and mild cognitive impairment.
J Psychiatr Res, 43 (2009), pp. 411-431
[13]
C. Carnero-Pardo, B. Espejo-Martinez, S. Lopez-Alcalde, M. Espinosa-Garcia, C. Saez-Zea, R. Vilchez-Carrillo, et al.
Effectiveness and costs of phototest in dementia and cognitive impairment screening.
BMC Neurol, 11 (2011), pp. 92
[14]
C. Carnero-Pardo, I. Cruz-Orduña, B. Espejo-Martínez, C. Martos-Aparicio, S. López-Alcalde, J. Olazarán.
Utility of the mini-cog for detection of cognitive impairment in primary care: Data from two Spanish studies.
Int J Alzheimers Dis, 2013 (2013), pp. 285462
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.