Regístrese
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Anorgasmia masculina como síntoma inicial de mielitis transversa
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 414-416 (Julio - Agosto 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 414-416 (Julio - Agosto 2016)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.nrl.2014.11.002
Acceso a texto completo
Anorgasmia masculina como síntoma inicial de mielitis transversa
Male anorgasmia as initial symptom of transverse myelitis
Visitas
5621
I. Álvarez Guerricoa,
Autor para correspondencia
ialvarez@parcdesalutmar.cat

Autor para correspondencia.
, I. Royoa,b, O. Arangoc, S. Gonzálezd, E. Munteisa,b
a Servicio de Neurología y Neurofisiología Clínica, Hospital del Mar, Barcelona, España
b Unidad Multidisciplinar de Suelo Pélvico, Hospital del Mar, Barcelona, España
c Unidad de Andrología, Servicio de Urología, Hospital del Mar, Barcelona, España
d Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital del Mar, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
5621
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La anorgasmia es la incapacidad de alcanzar un orgasmo a partir de cualquier tipo de estimulación sexual1. La sucesión del deseo sexual, la estimulación psicógena y táctil genital directa, la erección del pene y la eyaculación suelen preceder al orgasmo masculino2. La erección está mediada por eferencias del sistema nervioso parasimpático a partir del plexo pélvico y del somático a través de las fibras del nervio pudendo, ambos generados en las raíces sacras de S2 a S43. La eyaculación se vehiculiza a través del plexo hipogástrico originado en las cadenas ganglionares simpáticas de los segmentos medulares de T11 a L24,5. Las contracciones involuntarias de la musculatura lisa de las vesículas seminales y de la musculatura estriada del suelo pélvico dan lugar a la emisión del semen asociado al orgasmo. Las aferencias implicadas en el placer sexual provocan la activación de áreas cerebrales como la zona de transición meso-diencefálica (que incluye el tegmento mesencefálico y el hipotálamo), estructuras subcorticales (núcleo caudado, tálamo), corteza cerebral (amígdala y neocórtex derecho principalmente) e incluso cerebelo6.

Se han descrito alteraciones de la función sexual en diferentes trastornos neurológicos como son: traumatismo craneoencefálico, ictus, epilepsia, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, mielopatía y neuropatía periférica7.

Se expone el caso de un paciente con anorgasmia aislada como síntoma inicial de mielitis.

Se trata de un hombre de 30 años de edad, sin antecedentes médico-quirúrgicos de interés, que es atendido en la consulta de urología por anorgasmia. Desde la adolescencia y hasta los 20 años de edad el paciente refiere deseo sexual adecuado, ausencia de disfunción eréctil y eyaculaciones efectivas acompañadas de orgasmo. En el momento que consulta refiere pérdida completa del placer sexual de 10 años de evolución, con preservación del resto de las funciones sexuales. Niega disfunción esfinteriana uretral y anal. La exploración física del suelo pélvico y de los genitales externos, la eco-Doppler escrotal, el seminograma y el estudio hormonal (incluido testosterona, estradiol, prolactina, LH y FSH) resultaron normales. Remitido a la consulta de neurología, la exploración neurológica reveló afectación de la palestesia en extremidades inferiores como única alteración.

Se realizó estudio neurofisiológico que incluyó: electromiografía con aguja bipolar concéntrica de músculos bulbocavernoso y esfínter anal externo; potenciales evocados somestésicos (PES) desde nervios pudendo interno y tibial posterior; estimulación magnética transcraneal con registro sobre músculo bulbocavernoso; respuesta simpático-cutánea perineal y en extremidades; estudio de reflejos sacros pudendo-rectal y bulbocavernoso; neurografía sensitiva de nervio sural. El estudio reveló la abolición de los PES de pudendo y tibial posterior y normalidad del resto de parámetros, indicativo de afectación de la vía somestésica a nivel cordonal posterior, superior al nivel L1 medular (fig. 1).

Figura 1.

A) Potenciales evocados somestésicos de nervio pudendo interno abolidos. B) Estimulación magnética transcraneal con registro en músculo bulbocavernoso en reposo (1) y tras facilitación (2) con respuesta de latencia normal. C) Respuesta simpático cutánea con estímulo nociceptivo en planta del pie derecho (1) e izquierdo (2), palma de la mano derecha (3) y periné (4), presentes. D) Reflejo bulbocavernoso derecho (1) e izquierdo (2) de latencia normal y simétrica.

(0,14MB).

La RMN craneal y de columna cervical, dorsal y lumbar reveló una imagen de mielomalacia en la mitad posterior medular a nivel T5-T6 compatible con mielitis residual (fig. 2).

Figura 2.

Proyección axial (A) y tranversal (B) de RMN de columna dorsal (secuencia T2), con imagen hiperintensa en mitad posterior medular a nivel T5-T6, sin efecto masa, captación, ni edema, compatible con mielomalacia residual.

(0,14MB).

Los análisis de sangre (incluido función tiroidea y niveles de vitamina B12), serologías (HIV, HTLV, CMV, EBV, borrelia, sífilis) y marcadores de autoinmunidad (ANA) no revelaron la etiología de la mielitis transversa.

Se han reportado estudios en la literatura médica que correlacionan mielitis transversa con trastornos sexuales8,9. La anorgasmia masculina como única afectación de la esfera sexual en lesiones medulares como causa orgánica es excepcional. Alteraciones sensitivas, síntomas motores y disfunciones esfinterianas suelen ser síntomas concomitantes que dependen de la localización y la extensión de la lesión10. En el caso que se presenta, la normalidad de la respuesta simpático-cutánea perineal es congruente con la preservación de la vía simpática desde la cadena ganglionar del segmento medular T11-L2 hasta la inervación simpática pélvica y, consecuentemente, de la función eréctil. Los estudios de los reflejos pudendo-rectal y bulbocavernoso indican la indemnidad de la función de las fibras sensitivo-motoras del suelo pélvico y del arco reflejo, que intervienen en el control de esfínteres estriados, la sensibilidad de los dermatomas S2-S4, la eyaculación y la transmisión del placer sexual. La abolición de los PES y la lesión mielomalácica circunscrita al cordón posterior medular torácico explicarían el déficit de la transmisión aferente del orgasmo y de la palestesia. La integridad de la vía motora corticoespinal se corrobora mediante la estimulación magnética transcraneal. El electromiograma y la neurografía descartan patología neuromuscular focal esfinteriana y sistémica, respectivamente.

El abordaje de la anamnesis y de la exploración de la función sexual suele ser limitado en la consulta de neurología. La anamnesis sexológica básica y el conocimiento de las exploraciones complementarias disponibles ayudarán a una correcta orientación de los pacientes con trastorno sexual de posible origen neurológico.

Bibliografía
[1]
C.I. Villeda Sandoval, M. Calao-Pérez, A.B. Enríquez González, E. Gonzalez-Cuenca, R. Ibarra-Saavedra, M. Sotomayor, et al.
Orgasmic dysfunction: Prevalence and risk factors from a cohort of young females in Mexico.
J Sex Med, 11 (2014), pp. 1505-1511
[2]
P.O. Lundberg, C. Ertekin, A. Ghezzi, M. Swash, D. Vodusek.
European Federation of Neurological Societies Task Force on Neurosexology. Neurosexology. Guidelines for Neurologists.
Eur J Neurol, 8 (2001), pp. 2-24
[3]
E.M. Smith, B.R. Bodner.
Sexual dysfunction after spinal cord injury.
Urol Clinics North Am, 20 (1993), pp. 535-542
[4]
F. Giuliano, C. Hultling, W.S. el Masry, M.D. Smith, I.H. Osterloh, M. Orr, Sildenafil Study Group, et al.
Randomized trial of sildenafil for the treatment of erectile dysfunction in spinal cord injury.
Ann Neurol, 46 (1999), pp. 15-21
[5]
R. Belvís Nieto, D. Ezpeleta.
Sexo para neurólogos.
Kranion, 10 (2013), pp. 045-050
[6]
G. Holstege, J.R. Georgiadis, A.M. Paans, L.C. Meiners, F.H. van der Graaf, A.A. Reinders.
Brain activation during human male ejaculation.
J Neurosci, 23 (2003), pp. 9185-9193
[7]
P.M. Rees, C.J. Fowler, C.P. Maas.
Sexual function in men and women with neurological disorders.
[8]
Y. Berger, J.G. Blaivas, L. Oliver.
Urinary dysfunction in transverse myelitis.
J Urol, 144 (1990), pp. 103-105
[9]
S.C. Beh, B.M. Greenberg, T. Frohman, E.M. Frohman.
Transverse myelitis.
Neurol Clin, 31 (2013), pp. 79-138
[10]
V.V. Brinar, M. Habek, M. Brinar, B. Malojcić, M. Boban.
The differential diagnosis of acute transverse myelitis.
Clin Neurol Neurosurg, 108 (2006), pp. 278-283
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.