Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Resultados de la laringectomía total en carcinomas localmente avanzados de hipo...
Información de la revista
Vol. 68. Núm. 6.
Páginas 328-335 (Noviembre - Diciembre 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
462
Vol. 68. Núm. 6.
Páginas 328-335 (Noviembre - Diciembre 2017)
ARTÍCULO ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.otorri.2016.11.001
Acceso a texto completo
Resultados de la laringectomía total en carcinomas localmente avanzados de hipofaringe
Results of total laryngectomy as treatment for locally advanced hypopharyngeal cancer
Visitas
462
Patricia García-Cabo Herreroa, Laura Fernández-Vañesa, Fernando López Álvareza,b,c, César Álvarez Marcosa,b,c, José Luis Llorentea,b,c, Juan Pablo Rodrigoa,b,c,
Autor para correspondencia
juanpablo.rodrigo@sespa.es

Autor para correspondencia.
a Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
b Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias, Universidad de Oviedo, Oviedo, España
c Ciberonc, España
Este artículo ha recibido
462
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Características clínicas de los pacientes
Tabla 2. Características histopatológicas de los tumores
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

La laringectomía total (LT), más eventual radioterapia, ha demostrado ser un tratamiento eficaz en los casos de cáncer de hipofaringe localmente avanzado. El objetivo de este trabajo es analizar los resultados oncológicos de este procedimiento en pacientes con cáncer de hipofaringe T3 y T4.

Métodos

Se incluyeron 59 pacientes (33 pacientes con estadio T3 y 26 con estadio T4a) con carcinoma epidermoide primario de hipofaringe tratados mediante LT entre los años 1998 y 2012.

Resultados

La edad media fue de 61 años, con predominio de varones (96,6%). Todos los pacientes excepto uno eran fumadores y el 96% consumía alcohol. Se realizó vaciamiento cervical funcional unilateral en 12 pacientes, radical unilateral en 11 pacientes, funcional bilateral en 20 pacientes y funcional más radical en 14. El 66% de los pacientes recibieron radioterapia postoperatoria. Un 81% de los pacientes presentaba metástasis ganglionares y de estos un 56% presentaba invasión extracapsular. Un 29% de los pacientes presentaron recidiva locorregional, un 17% desarrollaron metástasis a distancia y un 25% un segundo tumor primario. La supervivencia específica fue del 46% a los 5 años.

Conclusiones

La LT ampliada a faringe (con eventual radioterapia complementaria) ofrece buenos resultados oncológicos en términos de control locorregional de la enfermedad y supervivencia en el cáncer de hipofaringe localmente avanzado, de modo que los protocolos de preservación de órgano deben alcanzar resultados oncológicos similares a los demostrados por la LT.

Palabras clave:
Cáncer de hipofaringe
Laringectomía total
Preservación de órgano
Radioterapia
Abstract
Introduction and objectives

Total laryngectomy (TL), with eventual postoperative radiotherapy, has proven to be effective in treating cases of locally advanced hypopharyngeal cancer. The aim of this study was to analyse the oncological outcomes of this procedure in patients with hypopharyngeal cancer classified T3 and T4.

Methods

We studied 59 patients (33 T3 and 26 T4a) with primary squamous cell carcinoma of the hypopharynx treated with TL from 1998 to 2012.

Results

Mean age was 61 years with a male predominance (96.6%). All the patients were smokers and 96% consumed alcohol. Unilateral selective neck dissection (ND) was performed in 12 patients, unilateral radical ND in 11 patients, bilateral selective ND in 20 patients and radical ND plus selective ND in 14 patients. 66% of the patients received postoperative radiotherapy. Lymph node metastases occurred in 81% of the patients and extranodal invasion in 56% of them. 29% of the patients had loco-regional recurrence, 17% developed distant metastases, and 25% a second primary tumour. The 5-year disease-specific survival was 46%.

Conclusions

TL extended to pharynx (with eventual postoperative radiotherapy) offers good oncological results in terms of loco-regional control and survival in locally advanced hypopharyngeal cancer, so organ preservation protocols should achieve similar oncological results to those shown by TL.

Keywords:
Hypopharyngeal cancer
Total laryngectomy
Organ preservation
Radiotherapy
Texto completo
Introducción

Los carcinomas de hipofaringe son los terceros en frecuencia dentro de los tumores malignos de cabeza y cuello. A pesar de los avances diagnósticos y terapéuticos, su pronóstico general sigue siendo pobre. La escasa clínica inicial conduce a diagnósticos tardíos en estadios avanzados, justificando el mal pronóstico. Al igual que para los cánceres de cabeza y cuello en general los factores de riesgo más importantes de los tumores de hipofaringe son el tabaco y el consumo excesivo de alcohol. Con frecuencia estos pacientes tienen comorbilidades asociadas graves y un nivel socioeconómico bajo1.

No es raro encontrar tumores primarios múltiples. De hecho, aproximadamente el 25% de los pacientes presentan segundos tumores primarios2. Más de 50% de los pacientes de cáncer de hipofaringe muestran ganglios cervicales clínicamente positivos al momento de presentación. Y hasta el 17%, presentan metástasis a distancia cuando se hace el diagnóstico3. Además, existe una incidencia relativamente alta de metástasis a distancia tardías (es decir, 2 años o más después de completarse el tratamiento primario) que se relaciona con un estadio avanzado de la enfermedad al momento del diagnóstico.

El tratamiento del cáncer de hipofaringe resulta polémico, en parte debido a su baja incidencia y la inherente dificultad de llevar a cabo estudios clínicos adecuadamente impulsados y aleatorizados. Por tanto, es difícil de definir el tratamiento ideal para un estadio o sitio específico del cáncer de hipofaringe. En general, tanto la cirugía como la radioterapia (RT) constituyen el pilar de la mayor parte de los esfuerzos curativos para este cáncer. En años recientes, se añadió la quimioterapia a la estrategia de tratamiento para casos específicos avanzados. En caso de cáncer del seno piriforme, el administrar quimioterapia neoadyuvante seguida de RT, puede resultar en la preservación de la laringe sin poner en peligro la supervivencia.

La cifra de supervivencia ajustada a cinco años que se presenta en la mayoría de los estudios para los tumores localmente avanzados de seno piriforme oscila alrededor del 30–35%. Los factores que influyen principalmente en el pronóstico y evolución de la enfermedad están en relación directa con el grado de extensión tumoral y sobre todo con el grado de afectación ganglionar. El pronóstico depende también de la localización, siendo los tumores de la pared posterior los que tienen peor pronóstico, mientras que los mejores resultados se obtienen en el seno piriforme4.

La cirugía no está exenta de complicaciones, siendo la infección postoperatoria (especialmente las fístulas faringocutáneas) la más común. La incidencia es variable siendo el rango del 15 al 25% el más frecuente. Son numerosos los factores de riesgo descritos y asociados a la aparición de fístulas: tabaquismo, alcoholismo, hepatopatía crónica, diabetes mellitus, desnutrición, administración de radio/quimioterapia previa a la intervención, traqueostomía prequirúrgica, estadio tumoral y tipo de sutura empleada, entre otros5.

El objetivo principal de nuestro trabajo es analizar los resultados en pacientes con carcinoma avanzado de hipofaringe tratados con laringectomía total, más eventual RT postoperatoria, frente a los resultados de estudios previos en la era de la preservación de órgano. Nos planteamos como objetivos secundarios determinar la supervivencia específica y global de la enfermedad obtenida mediante el tratamiento quirúrgico, determinar y analizar los principales factores de riesgo y su influencia en la supervivencia de la enfermedad y determinar y analizar las complicaciones secundarias al tratamiento quirúrgico.

Material y métodos

Se revisó el registro quirúrgico del Servicio de Otorrinolaringología de nuestro hospital entre enero de 1998 y enero de 2012, recogiendo datos de 59 pacientes diagnosticados de cáncer primario localmente avanzado de hipofaringe que fueron tratados mediante laringectomía total (LT), con RT complementaria en los casos que estaba indicada. Se excluyeron pacientes con estadios T1 y T2, pacientes que requirieron reconstrucción con colgajos regionales o colgajos libres microvascularizados dada la extensión de la enfermedad, y pacientes que precisaron rescate quirúrgico tras protocolo de conservación de órgano.

La indicación de LT en el periodo de estudio incluía a los pacientes en condiciones médicas adecuadas para soportar el tratamiento, con carcinomas de hipofaringe clasificados como T3 y T4a, que no eran subsidiarios de cirugías de preservación de órgano. Ningún paciente presentaba metástasis a distancia en el momento del diagnóstico. La evaluación diagnóstica incluyó en todos los casos una nasofibrolaringoscopia flexible con toma de biopsia y la realización de una tomografía computerizada cervicotorácica. En aquellos pacientes que no fue posible la toma de biopsia en la consulta externa se realizó una microlaringoscopia directa con toma de biopsia bajo anestesia general.

Se realizaron vaciamientos cervicales terapéuticos en los casos con metástasis ganglionares y profilácticos (unilateral o bilateral según el riesgo de presentar metástasis ocultas según los estudios publicados) en los casos sin metástasis clínicas: en un paciente no se realizó vaciamiento cervical; en 12 pacientes se realizó vaciamiento selectivo unilateral (áreas II- IV); en 20 pacientes se realizó vaciamiento selectivo bilateral; en 11 casos se realizó vaciamiento radical ipsilateral y en 14 pacientes vaciamiento selectivo lateral y vaciamiento radical; y en un solo caso se realizó vaciamiento del área central (área VI). La administración de RT complementaria se decidió en función de los hallazgos patológicos. En general, recibieron RT los pacientes clasificados como T4a y/o N2-N3.

Los datos clínico-patológicos y demográficos fueron obtenidos de la historia clínica hospitalaria. Se obtuvo consentimiento informado de todos los pacientes y el estudio fue aprobado por el comité de ética en investigación clínica del hospital.

Las variables analizadas fueron edad, sexo, hábitos tóxicos, comorbilidades (diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cardiopatía y hepatopatía), antecedente personal de cáncer en área ORL y no ORL, clasificación TNM (según la clasificación TNM de la Unión Internacional contra el Cáncer, 7.ª edición), grado histológico, profilaxis antibiótica, complicaciones del tratamiento y seguimiento, recidiva, desarrollo de metástasis a distancia, y aparición de segundo tumor primario.

El estudio estadístico se realizó con el programa IBM-SPSS versión 22.0. La comparación entre las variables cualitativas se realizó mediante la prueba de Chi-cuadrado. La supervivencia se calculó mediante el método de Kaplan-Meier, y las diferencias entre supervivencias fueron analizadas mediante el método de rangos logarítmicos. El seguimiento mínimo de los pacientes incluidos fue de 36 meses o hasta su fallecimiento. Para el análisis multivariante se empleó la regresión de Cox. Todas las pruebas fueron bivariadas y el nivel de significación se estableció en p<0,05.

Resultados

En el periodo del estudio se identificaron 59 pacientes con carcinoma de hipofaringe que habían sido tratados inicialmente mediante una LT. Las características clínicas se muestran en la tabla 1. La edad media fue de 61 años (rango 44–84 años), con un claro predomino de varones (97%). Un elevado porcentaje de los paciente tenían antecedentes de consumo de tabaco (98%) y casi todos los pacientes también de consumo de alcohol (97%); de los cuales un 41% eran bebedores moderados (consumo de alcohol de 50–100 g/día) y un 46% bebedores importantes (consumo de >100g/día). Cincuenta y seis pacientes presentaban alguna de las comorbilidades mencionadas (tabla 1). El 10% de los pacientes tenían antecedentes personales de cáncer, de los cuales 3 pacientes (5%) habían presentado previamente cáncer de cabeza y cuello en otra localización: 2 pacientes carcinoma de lengua y un paciente carcinoma de suelo de boca.

Tabla 1.

Características clínicas de los pacientes

Característica  N de casos (%) 
Edad
< 55 años  19 (32) 
55-70 años  26 (44) 
>70 años  14 (24) 
Sexo
Mujer  2 (3) 
Varón  57 (97) 
Tabaco
No  1 (2) 
Sí  58 (98) 
Alcohol
No  2 (3) 
Bebedor leve  6 (10) 
Bebedor moderado  24 (41) 
Bebedor importante  27 (46) 
Comorbilidades
Diabetes  8 (14) 
EPOC  19 (32) 
Cardiopatía  18 (30) 
Hepatopatía  11 (19) 
Antecedentes personales de cáncer
No  53 (90) 
Área ORL  3 (5) 
No área ORL  3 (5) 

En cuanto a las características del tumor (tabla 2), la localización del tumor en todos los pacientes era el seno piriforme; había un número similar de pacientes clasificados como T3 (56%) y T4a (44%). Un 81% de los pacientes presentaba metástasis ganglionares tras el estudio anatomopatológico, de los cuales 12 pacientes eran N1, 26 casos N2 y 10 pacientes N3. El estadio predominante era el IV (73%). En 26 (44%) pacientes con metástasis ganglionares se observó invasión extracapsular, 19 casos (32%) presentaban invasión vascular y 2 pacientes (3%) invasión perineural. En cuanto al grado histológico, predominaba el carcinoma epidermoide moderadamente diferenciado (42%) y el carcinoma epidermoide pobremente diferenciado (37%); 2 casos presentaron una histología de carcinoma basalioide. Los bordes quirúrgicos del tumor fueron positivos únicamente en 5 pacientes (8,5%) recibiendo todos RT postoperatoria.

Tabla 2.

Características histopatológicas de los tumores

Característica  N de casos (%) 
Clasificación pT
T3  33 (56) 
T4a  36 (44) 
Clasificación pN
N0  11 (19) 
N1  12 (20) 
N2  26 (44) 
N3  10 (17) 
Estadio
III  16 (27) 
IV  43 (73) 
Grado histológico
Bien diferenciado  10 (17) 
Moderadamente diferenciado  25 (43) 
Pobremente diferenciado  22 (37) 
Otra (carcinoma basalioide)  2 (3) 

De los 59 pacientes, 39 recibieron RT postoperatoria (66%); 34 de los 43 pacientes en estadio IV (79%), y 5 pacientes de los 16 en estadio III (31%).

La complicación postoperatoria más frecuente fue la infección de la herida quirúrgica, que ocurrió en 37 pacientes (63%): en 31 casos (53%) se presentó como fístula faringocutánea, en 3 pacientes (5%) como absceso cervical con drenaje purulento, y en 3 pacientes (5%) como absceso cervical y posterior fístula faringocutánea. Cinco pacientes (8,5%) presentaron una hemorragia postoperatoria. Hubo 3 fallecimientos secundarios a la intervención quirúrgica, debidos a shock séptico por infección cervical.

De los 31 pacientes con fístula faringocutánea, en 27 casos (88%) hubo resolución con tratamiento conservador, y solo 4 pacientes (13%) requirieron cierre quirúrgico. Todos los pacientes lograron alimentación oral al final del tratamiento.

La estancia media postoperatoria fue de 38 días (mediana de 31 días), con un rango entre 14 y 170 días. La duración de la estancia media está en relación con la aparición de infección postoperatoria, siendo la estancia media de los casos sin infección postoperatoria de 18 días, frente a 51 días de los casos con fístula faringocutánea y de 49 días de todos los casos con infección (fístula faringocutánea y absceso cervical).

Durante el seguimiento 17 pacientes (29%) presentaron recidiva local y/o regional y 10 pacientes (17%) metástasis a distancia, de los cuales 7 eran a nivel pulmonar, 2 pacientes con metástasis pulmonares y hepáticas y un paciente con metástasis inguinal. Ocho de los 17 pacientes con recidiva local y/o regional fueron rescatados quirúrgicamente.

Quince pacientes (25%) presentaron un segundo tumor primario; la localización más frecuente fue el pulmón (8 pacientes), seguido de área ORL (2 pacientes con carcinoma de lengua y un caso de amígdala), hígado (un caso), esófago (un caso), vejiga (un caso) y mama (un caso).

Veintiocho pacientes (47,5%) fallecieron a causa del tumor o sus metástasis y 13 (22%) por causas no relacionadas; 11 pacientes (19%) permanecían vivos y sin recidiva local y/o regional ni metástasis a distancia en el momento de la última revisión. La supervivencia específica para la enfermedad para el total de la serie (fig. 1) fue del 55% a los 3 años y del 46% a los 5 años. La supervivencia global fue del 45% a los 3 años y del 36% a los 5 años.

Figura 1.

Gráfico de supervivencia específica para enfermedad A) y de supervivencia global B) del total de la serie según el método de Kaplan-Meier.

(0,1MB).

Por estadios la supervivencia específica para la enfermedad a los 5 años para pacientes en estadio III fue del 68% y del 38% para pacientes en estadio IV, aunque las diferencias no alcanzaron significación estadística, probablemente por el escaso número de pacientes en estadio III (p=0,122; fig. 2). La supervivencia global para el estadio III a los 5 años fue del 62%, mientras que para el estadio IV fue del 29% (p=0,071; fig. 2).

Figura 2.

Supervivencia específica A) y global B) para la enfermedad en función del estadio.

(0,13MB).

Las variables asociadas con menor supervivencia específica para la enfermedad en el análisis univariante fueron la clasificación del tumor como T4 a (p=0,191), la presencia de metástasis ganglionares clasificadas como N2 y N3 (p=0,003), la invasión extracapsular (p<0,001) y la infección posquirúrgica (p=0,015) (fig. 3). En el estudio multivariante (regresión de Cox), que incluyó las variables anteriormente mencionadas, solo la presencia de invasión extracapsular (RR=5,48; IC 95%=2,45-12,28; p<0,001) y la infección quirúrgica (RR=3,88; IC 95%=1,53-9,79; p=0,004) se asociaron de forma significativa con una menor supervivencia específica.

Figura 3.

Gráficos de supervivencia específica para enfermedad según el método de Kaplan-Meier en función de la clasificación T en A), la clasificación N en B), la presencia de invasión extracapsular C), y la infección postoperatoria D).

(0,25MB).

Se asociaron también con menor supervivencia global la clasificación tumoral T4a (p=0,029), la presencia de metástasis ganglionares clasificadas como N2 y N3 (p=0,004), la invasión extracapsular (p=0,08) y la infección posquirúrgica (p=0,001) (fig. 4). En el estudio multivariante (regresión de Cox), que incluyó las variables anteriormente mencionadas, los tumores clasificados como T4a (RR=1,88; IC 95%=1,002-2,53; p=0,04), la presencia de invasión extracapsular (RR=4,9; IC 95%=2,4-9,99; p<0,001) y la infección quirúrgica (RR=4,9; IC 95%=2,17-11,28; p<0,001) se asociaron de forma significativa con una menor supervivencia global.

Figura 4.

Gráficos de supervivencia global según el método de Kaplan-Meier en función de la clasificación T en A), la clasificación N en B), la presencia de invasión extracapsular C), y la infección quirúrgica D).

(0,25MB).
Discusión

El tratamiento más apropiado para los tumores avanzados T3-T4 de hipofaringe no metastásicos es controvertido; no hay estudios que aporten resultados mejores que los que se alcanzan con la cirugía radical (laringectomía total ampliada) y eventual RT postoperatoria y, por lo tanto, la preservación de órgano debe valorarse siempre en la perspectiva de riesgo-beneficio. Especialmente importante es recalcar que la cirugía radical seguida de RT continúa siendo el mejor método para alcanzar un control locorregional en los casos de tumores que afectan al cartílago o con infiltraciones profundas4.

A inicios de los años 80 la quimioterapia, con el componente de platino, se convirtió en una opción adicional y en particular abrió la era de los ensayos clínicos de la preservación de laringe. La quimioterapia de inducción (régimen de cisplatino con 5-fluorouracilo) seguido de RT en el caso de reducción de al menos un 50% del tamaño del tumor primario fue la primera aproximación a la preservación de laringe6,7.

El concepto de preservación de órgano ha sido frecuentemente mal interpretado o poco clarificado. La preservación de órgano significa y solo significa que se mantiene el órgano completo en su lugar manteniendo o no la función. Sin embargo un tratamiento preservador de órgano debería ser entendido como aquel en el que se mantiene la función del mismo, no su anatomía8,9.

Uno de los primeros ensayos clínicos realizados en el tratamiento del cáncer de hipofaringe lo llevó a cabo la European Organisation for Research and Treatment of Cancer, que realizó un ensayo multicéntrico en pacientes con tumores de hipofaringe y epilaringe lateral, a nivel de seno piriforme (78%) y a nivel del repliegue aritenoepiglótico (22%), que eran candidatos a laringectomía total y faringectomía parcial. Se incluyó a 202 pacientes (solo 194 fueron candidatos a tratamiento), que se aleatorizó a cirugía radical seguida de RT (94 pacientes) o dos o tres ciclos de cisplatino (100mg/m2) y fluorouracilo (1.000mg/m2/día) seguido de RT (100 pacientes) en aquellos con respuesta completa del primario, o laringofaringectomía total si no obtenían respuesta completa a nivel del tumor primario o vaciamiento cervical ganglionar si no había respuesta clínica a nivel ganglionar. La supervivencia a 5 años fue similar en ambos grupos (35% en el brazo de la cirugía radical y un 30% en el brazo de la quimiorradioterapia [QRT]), y un 58% de los supervivientes del grupo de quimioterapia mantuvo una laringe funcional10,11,13–16.

Este ensayo se incluyó en un metaanálisis específico el Meta-Analysis of Chemotherapy on Head and Neck Cancer Group, con un total de 86 ensayos clínicos randomizados realizados entre 1965 y el 2000. Dicho metaanálisis dividió los pacientes en cuatro grupos de acuerdo con la localización del tumor: cavidad oral, orofaringe, hipofaringe y laringe. Se analizó el beneficio de la quimioterapia para cada localización en la supervivencia global, observándose en el grupo de tumores de hipofaringe que la supervivencia a los 5 años era un 3,9% mejor en aquellos pacientes que habían recibido quimioterapia concomitante12.

Se han publicado estudios no aleatorizados, algunos específicos en cánceres de la laringe, otros de la hipofaringe y otros mezclando cánceres de laringe e hipofaringe17,18. Beauvillain et al.13, compararon los resultados del tratamiento conservador frente a la cirugía radical en tumores resecables de hipofaringe; establecieron dos grupos, el primero tratado con quimioterapia de inducción seguida de cirugía radical con RT postoperatoria y el segundo tratado con quimioterapia de inducción seguida de RT. Los autores encontraron una supervivencia global del 37% en el primer grupo frente a un 19% del segundo grupo tratado con QRT. En cuanto a la respuesta a la quimioterapia de inducción, observaron una mejor supervivencia estadísticamente significativa en pacientes con una respuesta completa o parcial a la quimioterapia de inducción pertenecientes al grupo de la cirugía radical con una supervivencia del 40% frente a un 20% en el grupo de la QRT. Sin embargo, no se observaron diferencias significativas en los pacientes que no habían respondido a la quimioterapia con una supervivencia del 22% del primer grupo y del 12,5% del segundo grupo.

Harris et al.15, presentan una supervivencia mayor en pacientes con tumores de hipofaringe tratados con cirugía radical respecto a QRT, aunque estos resultados no fueron estadísticamente significativos.

Aunque en la actualidad la QRT es la opción más popular y reconocidamente eficiente en la laringe (a expensas de más efectos tóxicos), no hay ningún ensayo que haya demostrado claramente su superioridad sobre la quimioterapia neoadyuvante en los carcinomas de hipofaringe12.

Los resultados de nuestro estudio muestran una supervivencia específica para la enfermedad y una supervivencia global a los 5 años (46 y 36%, respectivamente) mejores a los descritos en publicaciones previas. Así, en el estudio de Harris et al.15, tratados con laringectomía total con RT o radioquimioterapia postoperatoria obtienen una supervivencia específica del 36% en estadio III y 24% en estadio IV a 5 años. Debemos tener en cuenta que en esta serie incluían pacientes predominantemente en estadio III y pacientes con tumores T1 y T2; es decir obtuvieron una supervivencia similar o inferior en pacientes con mejor pronóstico.

Desde el punto de vista de supervivencia se puede considerar resultados adecuados para cánceres en estadios avanzados, sin embargo a pesar de los avances en los métodos diagnósticos y en el tratamiento, el pronóstico del carcinoma avanzado de hipofaringe sigue siendo pobre. De toda la experiencia acumulada en preservación de órgano, debemos concluir que, en la actualidad, existen varias opciones para tratar los cánceres moderadamente avanzados de la hipofaringe candidatos a laringectomía total ampliada o laringofaringectomía total: cirugía radical sola, quimioterapia neoadyuvante, QRT y la introducción de terapias moleculares, pero ninguno ha mostrado resultados superiores en cuanto a supervivencia a la cirugía más RT. Debemos recalcar que es imprescindible un abordaje multidisciplinario para intentar seleccionar el mejor tratamiento posible para cada paciente en concreto. La discusión multidisciplinaria también ayudará a mejorar el diseño de los futuros ensayos clínicos.

En cuanto a los factores pronósticos hallados, son los mismos que se han descrito clásicamente para estos tumores: la clasificación T, la clasificación N, el estadio IV, la invasión extracapsular ganglionar y la infección postoperatoria. El factor pronóstico más importante en otras localizaciones de cabeza y cuello como en los carcinomas de laringe es la presencia de metástasis ganglionares; sin embargo, en nuestro estudio no existen diferencias en la supervivencia entre los pacientes clasificados como pN0 y los clasificados pN1, siendo el pronóstico mucho peor para los clasificados como pN2 o superior19. La presencia de invasión extracapsular ganglionar representa un factor adicional de mal pronóstico entre los pacientes con metástasis ganglionares, siendo el principal determinante de la supervivencia específica y global.

En cuanto a las complicaciones de la LT (más disección cervical) se puede considerar un tratamiento seguro; hubo 3 fallecimientos secundarios a shock séptico, sin embargo se trataba de pacientes con comorbilidades asociadas. La principal complicación hallada es la fístula faringocutánea. Según los resultados obtenidos observamos que la incidencia de fístula (57,6%) se encuentra por encima de los descrito por otros autores (un 37% en tumores de hipofaringe), aunque la incidencia de cierre quirúrgico (13%) es similar a lo previamente publicado20,21.

Estos datos indican que, a pesar de los avances técnicos y del uso de antibióticos profilácticos, la fístula postoperatoria continúa siendo un importante problema en esos pacientes, representando la principal causa de prolongación de la estancia hospitalaria y morbilidad postoperatoria.

En conclusión, la LT ampliada a faringe (con eventual RT complementaria) ofrece unos buenos resultados oncológicos en términos de control locorregional de la enfermedad y supervivencia en el cáncer de hipofaringe localmente avanzado, de modo que los protocolos de preservación de órgano deben alcanzar resultados oncológicos similares a los demostrados por la laringectomía para considerarlos una alternativa válida.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Instituto Nacional del Cáncer [consultado 12 Sep 2016]. Disponible en: http://www.cancer.gov/espanol/tipos/cabeza-cuello/pro/tratamiento-hipofaringe-pdq
[2]
U. Raghavan, S. Quraishi, P.J. Bradley.
Multiple primary tumors in patients diagnosed with hypopharyngeal cancer.
Otolaryngol Head Neck Surg, 128 (2003), pp. 419-425
[3]
J.G. Spector, D.G. Sessions, B.H. Haughey, K.S. Chao, J. Simpson, S. El Mofty, et al.
Delayed regional metastases, distant metastases, and second primary malignancies in squamous cell carcinomas of the larynx and hypopharynx.
Laryngoscope, 111 (2001), pp. 1079-1087
[4]
Suárez C, Gil-Carcedo LM, Marco J, Medina JE, Ortega P, Trinidad J. Características clínicas de los tumores de la hipofaringe y la porción cervical del esófago. Tratado de Otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello. 2.° ed. Madrid: Editorial Médica Panamericana; 2009. p. 3433-3450.
[5]
L.D. Sarra, J.C. Rodríguez, M.G. Valea, J. Bitar, A. Silva.
Fistula following total laryngectomy. Retrospective study and bibliographical review.
Acta Otorrinolaringol Esp., 60 (2014), pp. 186-189
[6]
M. Quer, X. León.
Modalidades de preservación de órgano en carcinomas de laringe e hipofaringe.
Acta Otorrinolaringol Esp., 58 (2007), pp. 476-482
[7]
A.A. Forastiere, H. Goepfert, M. Maor, T.F. Pajak, R. Weber, W. Morrison, et al.
Concurrent chemotherapy and radiotherapy for organ preservation in advanced laryngeal cancer.
New Engl J Med., 349 (2003), pp. 2091-2098
[8]
J.L. Lefebvre.
What is the role of primary surgery in the treatment of laryngeal and hypopharyngeal cancer? Hayes Martin Lecture.
Arch Otolaryngol Head Neck Surg., 126 (2000), pp. 285-288
[9]
J.L. Lefebvre.
Surgery for laryngopharyngeal SCC in the era of organ preservation.
Clin Exp Otorhinolaryngol., 2 (2009), pp. 159-163
[10]
J-L. Lefebvre, D. Chevalier, B. Luboinski, A. Kirkpatrick, L. Collette, T. Sahmoud.
Larynx preservation in pyriform sinus cancer: Preliminary results of a European Organization for Research and Treatment of Cancer Phase III Trial.
JNCI J Natl Cancer Inst., 88 (1996), pp. 890-899
[11]
J.L. Lefebvre, G. Andry, D. Chevalier, B. Luboinski, L. Collette, L. Traissac, et al.
Laryngeal preservation with induction chemotherapy for hypopharyngeal squamous cell carcinoma: 10-year results of EORTC trial 24891.
Ann Oncol., 23 (2012), pp. 2708-2714
[12]
P. Blanchard, B. Baujat, V. Holostenco, A. Bourredjem, C. Baey, J. Bourhis, et al.
Meta-analysis of chemotherapy in head and neck cancer (MACH-NC): A comprehensive analysis by tumour site.
Radiother Oncol., 100 (2011), pp. 33-40
[13]
C. Beauvillain, M. Mahé, S. Bourdin, P. Peuvrel, P. Bergerot, A. Rivière, et al.
Final results of a randomized trial comparing chemotherapy plus radiotherapy with chemotherapy plus surgery plus radiotherapy in locally advanced resectable hypopharyngeal carcinomas.
Laryngoscope., 107 (1997), pp. 648-653
[14]
M.A. Edson, A.S. Garden, V. Takiar, B.S. Glisson, C.D. Fuller, G.B. Gunn, et al.
Outcomes for hypopharyngeal carcinoma treated with organ-preservation therapy.
Head Neck, 38 (2016), pp. E2091-E2099
[15]
B.N. Harris, V.L. Biron, P. Donald, D.G. Farwell, Q.C. Luu, A.F. Bewley, et al.
Primary surgery vs chemoradiation treatment of advanced-stage hypopharyngeal squamous cell carcinoma.
JAMA Otolaryngol Head Neck Surg., 141 (2015), pp. 636-640
[16]
J.Y. Jang, E-H. Kim, J. Cho, J-H. Jung, D. Oh, Y.C. Ahn, et al.
Comparison of oncological and functional outcomes between initial surgical versus non-surgical treatments for hypopharyngeal cancer.
Ann Surg Oncol., 23 (2016), pp. 2054-2061
[17]
D. Rades, U. Schroeder, A. Bajrovic, S.E. Schild.
Radiochemotherapy versus surgery plus radio(chemo)therapy for stage T3/T4 larynx and hypopharynx cancer - Results of a matched-pair analysis.
Eur J Cancer, 47 (2011), pp. 2729-2734
[18]
A. Amini, B.L. Jones, J.D. Mcdermott, H.S. Serracino, A. Jimeno, D. Raben, et al.
Survival outcomes with concurrent chemoradiation for elderly patients with locally advanced head and neck cancer according to the National Cancer Data Base.
Cancer., 122 (2016), pp. 1-11
[19]
J.P. Rodrigo, F. López, J.L. Llorente, C. Álvarez-Marcos, C. Suárez.
Resultados de la laringectomía total en carcinoma localmente avanzado de laringe en la era de la organopreservación.
Acta Otorrinolaringol Esp., 66 (2015), pp. 132-138
[20]
J.A. Virtaniemi, E.J. Kumpulainen, P.P. Hirvikoski, R.T. Johansson, V.M. Kosma.
The incidence and etiology of postlaryngectomy pharyngocutaneous fistulas.
Head Neck., 23 (2001), pp. 29-33
[21]
M. Fernández-Prada, J.M. Palomeque-Vera, J. Gómez-Hervás, J. Guillén Solvas, M. Sainz Quevedo, H. Revelles Suárez.
Incidencia, estancia hospitalaria y factores de riesgo asociados a la aparición de fístula faringocutánea poslaringectomía.
Acta Otorrinolaringol Esp., 65 (2014), pp. 22-26
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.