Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Efectividad del colgajo de músculo pectoral mayor miofascial en la reducción d...
Información de la revista
Vol. 69. Núm. 2.
Páginas 99-104 (Marzo - Abril 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
479
Vol. 69. Núm. 2.
Páginas 99-104 (Marzo - Abril 2018)
Artículo original
DOI: 10.1016/j.otorri.2017.06.003
Acceso a texto completo
Efectividad del colgajo de músculo pectoral mayor miofascial en la reducción de fístulas salivares tras laringectomía total de rescate
Efficacy of the myofascial pectoralis major flap in the reduction of salivary fistulas after salvage total laryngectomy
Visitas
479
Carlos Miguel Chiesa Estomba
Autor para correspondencia
chiesaestomba86@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Jose Angel González García, Jon Alexander Sistiaga Suarez, Izaskun Thomas Arrizabalaga, Ekhiñe Larruscain Sarasola, Xabier Altuna Mariezcurrena
Servicio de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello, Hospital Universitario Donostia, San Sebastián, Guipúzcoa, España
Este artículo ha recibido
479
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (3)
Tabla 1. Datos demográficos de los pacientes incluidos en el estudio
Tabla 2. Fístula salival poslaringectomía y variables asociadas
Tabla 3. Complicaciones posquirúrgicas individuales
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La fístula faringocutánea es la más frecuente de las complicaciones poslaringectomía total. Su incidencia varía entre un 9-25% en pacientes poslaringectomía total primaria, hasta un 14-57% en laringectomía de rescate posradioterapia o posquimioterapia+radioterapia. El colgajo de músculo pectoral mayor miofascial (PMMF) se postula como una herramienta útil para disminuir la incidencia de esta complicación.

Material y método

Análisis retrospectivo de pacientes tratados mediante laringectomía total de rescate, asociada o no a refuerzo de sutura faríngea con colgajo de PMMF.

Resultados

Veinte pacientes fueron incluidos, 18 hombres (90%) y 2 mujeres (10%), en 10 de los cuales se utilizó colgajo de PMMF. La edad promedio fue de 66,65 años. Diecisiete (85%) presentaron un tumor laríngeo y 3 (15%) un tumor de hipofaringe. Ocho (80%) pacientes del grupo sin PMMF presentaron fístula en el postoperatorio, mientras que tan solo 2 (20%) pacientes del grupo de PMMF presentaron fístula durante el postoperatorio (p=0,005). El tiempo promedio para el cierre de la fístula fue significativamente menor en los casos en que se empleó el PMMF (16±11 vs. 76,8±67 días, p=0,001), así como la estancia hospitalaria (19,6±18 vs. 83,9±77 días, p0,001).

Conclusión

El uso del PMMF se asocia a una menor tasa de fístulas poslaringectomía total de rescate en pacientes tratados de forma primaria mediante protocolo de conservación de órgano por cáncer de laringe/hipofaringe, y favorece la cicatrización local disminuyendo el tiempo promedio de cierre de fístulas y la estancia media hospitalaria.

Palabras clave:
Laringectomía
Rescate
Colgajo
Pectoral
Abstract
Introduction

Pharyngocutaneous fistula is the most frequent complication after total laryngectomy. Its incidence varies between 9%-25% in post primary total laryngectomy patients, to 14%-57% in salvage laryngectomy post radiotherapy or post chemotherapy + radiotherapy. The pectoralis major myofascial flap (PMMF)is postulated as a useful tool to decrease the incidence of this complication.

Materials and method

Retrospective analysis of a group of patients treated by salvage laryngectomy, associated or not with pharyngeal closure reinforcement with PMMF.

Results

Twenty patients were included, 18 males (90%) and 2 females (10%), in 10 of whom the PMMF was used. The average age was 66.65 years. Seventeen (85%) had a laryngeal tumour and 3 (15%) had a hypopharyngeal tumour. Eight (80%) patients in the non-PMMF group had postoperative fistula, whereas only 2 (20%) patients in the PMMF group had a fistula during the postoperative period (P=.005). The mean time for fistula closure was significantly shorter in the cases where PMMF flap was used (16±11 days vs. 76.8±67 days, P=.001), as was hospital stay (19. 6±18 days vs. 83.9±77 days, P=.001).

Conclusion

The use of PMMF in our series is associated with a lower rate of post salvage laryngectomy fistulas in patients treated primarily by organ preservation protocol for laryngeal/hypopharyngeal cancer. In turn, it promotes local healing by decreasing the mean duration of fistula closure and the mean hospital stay.

Keywords:
Laryngectomy
Salvage
Flap
Pectoralis
Texto completo
Introducción

La fístula faringocutánea es la más frecuente de las complicaciones poslaringectomía total (LT), su aparición en el postoperatorio se relaciona con una mayor morbilidad, mayor tiempo de hospitalización, mayor gasto sanitario y retraso en la aplicación del tratamiento complementario1. Su incidencia varía entre un 9-25% en pacientes pos-LT primaria, hasta un 14-57% en laringectomía de rescate posradioterapia (RT) o posquimioterapia+radioterapia (QT/RT)2–7. A su vez, el auge de los protocolos de conservación de órgano no quirúrgicos (RT o QT/RT), para los carcinomas avanzados de laringe e hipofaringe hace que sea una realidad cada vez más frecuente la necesidad de llevar a cabo una la LT de rescate (LT-R).

En este contexto, una de las estrategias aceptadas para disminuir el riesgo de fistulas pos-LT-R, ha sido el refuerzo de la sutura faríngea con un colgajo de músculo pectoral mayor miofascial (PMMF), que nos va a permitir incluir en el campo quirúrgico tejido vascularizado no irradiado8. Por esta razón, desde el mes de abril de 2015 en la unidad de cirugía de cabeza y cuello de nuestro servicio, en todos aquellos pacientes sometidos a LT-R) pos-RT o QT/RT realizamos refuerzo profiláctico del cierre faríngeo con PMMF.

En esta línea, el objetivo de este estudio es comparar la incidencia de fístula faringocutánea en 2 grupos de pacientes tratados mediante LT-R, y determinar la efectividad del PMMF.

Materiales y métodos

Se trata de un análisis retrospectivo, previa aprobación del comité de ética de nuestro centro, de aquellos pacientes diagnosticados de carcinoma escamoso de laringe e hipofaringe para todos los estadios de acuerdo a los criterios de la Union Internationale Contre le Cancer (UICC) y del American Joint Comitte on Cancer (AJCC-7.a edición), tratados previamente mediante RT o QT/RT, que fueron considerados candidatos a LT de rescate por recidiva, persistencia tumoral o por disfunción laríngea postratamiento, en función de las guías clínicas de tratamiento de nuestro centro. El tratamiento de preservación de órgano recibido por estos pacientes consistió en RT estándar a dosis de 2Gy diarios, para una dosis total de entre 64-70Gy. En aquellos pacientes en los que fue necesario realizar QT, se aplicó un régimen de cisplatino (100mg/m2) cada 3 semanas.

Los pacientes fueron divididos en 2 grupos cronológicos, uno de ellos entre marzo de 2013 y marzo de 2015 en los cuales se realizó LT-R con cierre faríngeo primario, y un segundo grupo entre abril de 2015 y abril de 2017 en los cuales se realizó LT-R con cierre faríngeo primario+PMMF de refuerzo sobre la sutura faríngea. El estudio incluyó a un total de 20 pacientes tratados mediante LT-R, en 10 de los cuales se realizó PMMF para el refuerzo de la sutura faríngea y otros 10 en los que no. La identificación de los casos se llevó a cabo mediante revisión de la base de datos del servicio a través del International Classification of Diseases (ICD-9).

En cuanto a la técnica quirúrgica, se llevó a cabo una LT-R estándar, con cierre faríngeo primario como hemos mencionado con anterioridad utilizando sutura tipo Vicryl® 3-0 en T o de acuerdo al patrón que ofreciera menor tensión, acompañada de los respectivos vaciamientos cervicales. En los pacientes sometidos a LT-R en nuestro centro a partir de abril de 2015 se realizó refuerzo del cierre faríngeo con colgajo de PMMF de forma profiláctica, el cual fue tallado sin paleta cutánea y respetando la fascia sobre el músculo. Posteriormente realizamos un túnel subfascial sobre el músculo pectoral, respetando el colgajo deltopectoral fasciocutáneo, y colocamos el colgajo con su cara fascial sobre el cierre faríngeo, protegiendo el paquete vasculonervioso del cuello ipsilateral al lado del cual se obtuvo el colgajo. Posteriormente lo suturamos a la base de la lengua y a la fascia muscular y prevertebral medial a ambas carótidas. Se utilizó tubo de derivación salivar de Montgomery en todos aquellos pacientes que presentaron un trayecto fistuloso o un faringostoma en el postoperatorio.

El análisis estadístico se llevó a cabo utilizando el programa IBM SPSS Statistics software versión 21.0 (Armonk, New York, EE. UU.). En el análisis univariante se utilizó la prueba de Chi-cuadrado y el test de Fischer, mientras que en el análisis multivariante se usó la prueba de regresión de Cox, para analizar las variables incluidas en la tabla 1. Para comparar las medias del tiempo de duración de las fístulas entre ambos grupos se utilizó la prueba de de la T de Student.

Tabla 1.

Datos demográficos de los pacientes incluidos en el estudio

Variable  LT-R  LT-R+PMMF 
Edad  63,60 (±8,15=Mín: 54/Máx: 75)  69,70 (±10,74=Mín: 54/Máx: 91) 
SexoHombres: 9 (90%)  Hombres: 9 (90%) 
Mujeres: 1 (10%)  Mujeres: 1 (10%) 
Tumor
Laringe  9 (90%)  8 (80%) 
Hipofaringe  1 (10%)  2 (20%) 
T2   
T3 
T4a 
N0  7 (70%)  4 (40%) 
N1  1 (10%)  3 (30%) 
N2b  1 (10%)  2 (20%) 
N2c  1 (10%)  1 (10%) 
Diabetes
Sí  3 (30%)  4 (40%) 
No  7 (70%)  6 (60%) 
HTA
Sí  3 (30%)  4 (40%) 
No  7 (70%)  6 (60%) 
IMC<18,5=1 (10%)  3 (30%) 
>18,5=9 (90%)  7 (70%) 
EPOC
Sí  6 (60%)  4 (40%) 
No  4 (40%)  6 (60%) 
Albúmina  29,89 (±11,05–Mín: 28,30/Máx: 37)  27,4 (±10,25–Mín: 26,30/Máx: 37,20) 
Leucocitos  6,9 (±1,84–Mín: 4,51/Máx: 9,89)  10 (±3,79–Mín: 3,80/Máx: 17,41) 
Hgb–preoperatoria  13,04 (±1,17–Mín: 11,30/Máx: 14,80)  10,38 (±1,2–Mín: 8,9/Máx: 13,3) 
Hgb-postoperatoria  10,49 (±1,46–Mín: 7,3/Máx: 12,40)  10,12 (±1,15–Mín: 7,8/Máx: 1,8) 
Indicación
Rescate  10 (100%)  9 (90%) 
Funcional    1 (10%) 
Tratamiento previo
RT  6 (60%)  3 (30%) 
QT/RT  4 (40%)  7 (70%) 
Traqueotomía urgente
Sí  7 (70%)  2 (20%) 
No  3 (30%)  8 (80%) 
Margen AP
Libre  6 (60%)  8 (80%) 
Afecto  4 (40%)  2 (20%) 
Vaciamiento cervical
Sí  9 (90%)  10 (100%) 
No  1 (10%)   
Faringectomía
Sí  1 (10%)  3 (30%) 
No  9 (90%)  7 (70%) 
Resección tiroidea
No  7 (70%)  8 (20%) 
Hemitiroidectomía  2 (20%)  1 (10%) 
Tiroidectomía total  1 (10%)  1 (10%) 
Gastrostomía
  4 (40%)  1 (10%) 
No  6 (60%)  9 (90%) 

AP: anatomía patológica; EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica; Hgb: hemoglobina; HTA: hipertensión arterial; IMC: índice de masa corporal; LT-R: laringectomía total de rescate sin PMMF; LT-R+PMMF: laringectomía total de rescate+PMMF; PMMF: colgajo de músculo pectoral mayor miofascial; QT: quimioterapia; RT: radioterapia.

Resultados

Un total de 20 pacientes consecutivos que precisaron LT-R fueron incluidos, 18 hombres (90%) y 2 mujeres (10%). No se encontraron diferencias estadísticas entre ambos grupos, las variables clínicas y demográficas se pueden visualizar en la tabla 1.

Un total de 8 (80%) pacientes del grupo de LT-R sin PMMF presentaron fístula en el postoperatorio, mientras que tan solo 2 (20%) pacientes del grupo de LT-R+PMMF presentaron fístula durante el postoperatorio (p=0,005), siendo necesario resaltar que uno de los pacientes perteneciente al grupo de PMMF presento márgenes afectos en el estudio histológico. El tiempo promedio para conseguir el cierre del trayecto fistuloso fue de 76,80 (±67 días) en el grupo de LT-R, mientras que en el grupo en el que se reforzó la sutura con colgajo de PMMF fue de 16 (±11 días) (p=0,001). Con respecto al promedio de estancia hospitalaria, en el grupo de LT-R fue de 83,90 (±77 días), mientras que en el grupo en el grupo de PMMF fue de 19,60 (±18 días) (p=0,001) (tabla 2). En el análisis multivariante se identificaron 2 variables relacionadas con un mayor riesgo de aparición de fístula en el postoperatorio, un nivel de hemoglobina preoperatoria<12,5g/dl (p=0,007) y un nivel de albúmina<3,2g/dl (p=0,044).

Tabla 2.

Fístula salival poslaringectomía y variables asociadas

Variable  LT-R  LT-R+PMMF 
Fístula
  8 (80%)  2 (20%)  0,005 
No  2 (20%)  8 (80%)   
Días SNG  Dias SNG: 45,7 (±45,2 días)  13,5 (±7,5 días)  0,001 
Tiempo promedio cierre fístula  76,80 (±67 días) Mín: 44/Máx: 125  16 (±11 días) Mín: 7/Máx: 30  0,001 
Inicio tolerancia  83,90 (±77 días) Mín: 12/Máx: 129  19,60 (±18 días) Mín: 11/Máx: 70.  0,001 
Estancia promedio  75,9 días (±57,5) Mín: 14/Máx: 155  21 días (±18,1) Mín: 13/Máx: 72  0,001 
Tubo de derivación salival de Montgomery
  7 (70%)  2 (20%)   
No  3 (30%)  8 (80%)   

LT-R: laringectomía total de rescate sin PMMF; LT-R+PMMF: laringectomía total de rescate+PMMF; PMMF: colgajo de músculo pectoral mayor miofascial; SNG: sonda nasogástrica.

Un total de 9 pacientes (45%) sufrieron algún tipo de complicación durante el postoperatorio. Estas se agrupan en la tabla 3. En cuanto a la estrategia para el cierre de fístula, en 3 pacientes del grupo de LT-R sin PMMF fue necesario utilizar colgajo de músculo pectoral mayor miocutáneo, mientras que en otros 2 fue necesario utilizar colgajo libre radial. En el grupo de LT-R+PMMF, en uno de los pacientes el cierre fue espontáneo tras 7 días de manejo conservador, mientras que en el segundo caso de fístula se realizó cierre primario del defecto, y se recolocó el PMMF sobre el nuevo cierre faríngeo.

Tabla 3.

Complicaciones posquirúrgicas individuales

Complicaciones  LT-R  LT-R + PMMF 
  Absceso cervical  Dehiscencia cutánea en zona donante 
  Sangrado posquirúrgico  Sangrado posquirúrgico 
  TEP  TEP 
  Neumonía nosocomial  Linfedema miembro superior 
  Shock séptico urológico   

LT-R: laringectomía total de rescate sin PMMF; LT-R+PMMF: laringectomía total de rescate+PMMF; PMMF: colgajo de músculo pectoral mayor miofascial; TEP: tromboembolismo pulmonar.

Discusión

Múltiples factores se han asociado a la aparición de fístula faringocutánea, entre los que podemos destacar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, hemoglobina preoperatoria<12,5g/dl, necesidad de transfusión, niveles de albúmina<3,2g/dl, tumor primario avanzado, márgenes afectos, tumor primario en supraglotis o hipofaringe y vaciamiento ganglionar9. Sin embargo, el uso de protocolos de RT o QT/RT en el tratamiento del cáncer de laringe seguido de laringectomía de rescate ha demostrado ser el factor más determinante en la aparición de este tipo de complicación10, dado el daño tisular generado por la RT en forma de fibrosis tisular y endoarteritis obliterativa11.

Clínicamente, el desarrollo de fístulas tiende a ser precoz en aquellos pacientes que han recibido radioterapia preoperatoria y a persistir en el tiempo, a diferencia de las fístulas en pacientes no irradiados, que tienen una tendencia al cierre primario en menor tiempo. Esto va a repercutir en un aumento en el tiempo medio de ingreso, además de ser necesaria en muchos casos una nueva cirugía, aumentando progresivamente el costo del tratamiento10. A su vez, debemos considerar que el manejo de fístulas mayores de 1cm en pacientes irradiados va a requerir un tratamiento quirúrgico en la mayoría de los casos, sea mediante cierre directo, colgajos locales, pediculados o libres microvasculares12.

Desde su descripción en 1979 por Ariyan, el colgajo de músculo pectoral mayor es considerado una de las técnicas estándar en reconstrucción de cabeza y cuello13. Dados los cambios que sufre el tejido irradiado, resulta beneficioso contar con un tejido consistente, no irradiado, bien vascularizado, próximo a la zona cervicofacial, que permita la reconstrucción en un único tiempo quirúrgico y cuya fascia es rica en ácido hialurónico y favorecerá la cicatrización14–16. Sin embargo, no debemos olvidar que los colgajos libres de interposición o de refuerzo del cierre directo también han demostrado disminuir la incidencia de fístula. No obstante, el uso de colgajos libres va a requerir un mayor tiempo quirúrgico, así como un equipo entrenado en cirugía microvascular y una infraestructura específica para la monitorización posquirúrgica del colgajo, lo que limita la posibilidad de reproducir este tipo de técnica en un número determinado de centros17.

El uso del PMMF se ha asociado a una reducción en la tasa de fístulas, así como en el tiempo promedio necesario para el cierre de una fístula en aquellos pacientes tratados mediante LT-R+PMMF18, además de ejercer una función en la protección del eje vascular del cuello19. En nuestro estudio, encontramos una reducción significativa del número de fístulas en pacientes tratados mediante LT-R al utilizar el PMMF (p=0,005). Sin embargo, es importante destacar que en el grupo de pacientes incluidos en el estudio la tasa de fístulas por LT-R alcanza el 80%, tasa superior a las descritas en la literatura.

Es también importante considerar la importancia de la rehabilitación fonatoria en los pacientes tratados mediante LT-R. A pesar de que en teoría el uso de colgajos para refuerzo de la sutura podría disminuir las vibraciones a nivel de la unión faringoesofágica, en nuestro estudio tanto aquellos pacientes portadores de prótesis fonatoria como aquellos que practican la erigmofonía han logrado una rehabilitación fonatoria adecuada. Resultados similares a los descritos por Fung et al. quienes demostraron que el uso de colgajos libres de refuerzo no deterioraba la calidad de la rehabilitación fonatoria20. Otra de las controversias que rodea el uso de este colgajo es si su indicación es más adecuada para pacientes tratados mediante RT o QT/RT. De acuerdo a la evidencia disponible en la literatura indexada, una revisión concluye que el uso de este colgajo será beneficioso en pacientes tratados mediante QT/RT, siendo menor el beneficio en pacientes tratados solo mediante RT21. Con respecto a esto, consideramos que su uso será beneficioso en ambos casos, basándonos sobre todo en el daño tisular que sufre el tejido radiado.

Finalmente, no debemos olvidar que el uso del PMMF puede asociarse a distintas complicaciones como disfagia, efecto de masa en el cuello, deformidad estética, disfunción del hombro, molestias locales, alteraciones a nivel de la herida en la zona donante y asimetría mamaria en pacientes femeninas, entre otras. Algunos autores refieren problemas a la hora de realizar la punción traqueoesofágica para colocar una prótesis fonatoria, así como la aparición de granulomas periprótesis y un mayor riesgo de migración protésica22, complicaciones que hasta la fecha y probablemente por el corto tiempo de seguimiento de nuestra serie no hemos evidenciado. En cuanto a las limitaciones de este estudio, debemos destacar su carácter retrospectivo, así como el número reducido de casos incluidos, lo que podría limitar la validez de sus resultados.

Conclusión

El uso del colgajo de PMMF en nuestra serie se asocia a una menor tasa de fístulas pos-LT-R en pacientes tratados de forma primaria mediante protocolo de conservación de órgano por cáncer de laringe/hipofaringe. La utilización del colgajo de PMMF favorece la cicatrización local, disminuyendo el tiempo promedio de cierre de fístulas así como la estancia media de ingreso y es útil como barrera de protección del eje vascular del cuello.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A.L. Cavalot, C.F. Gervasio, G. Nazionale, R. Albera, M. Bussi, A. Staffieri, et al.
Pharyngocutaneous fistula as a complication of total laryngectomy: Review of the literature and analysis of case records.
Otolaryngol Head Neck Surg., 123 (2000), pp. 587-592
[2]
G. Papazoglou, G. Doundoulakis, G. Terzakis, G. Dokianakis.
Pharyngocutaneous fistula after total laryngectomy: Incidence, cause, and treatment.
Ann Otol Rhinol Laryngol., 103 (1994), pp. 801-805
[3]
C. Grau, L.V. Johansen, H.S. Hansen, E. Andersen, C. Godballe, L.J. Andersen, et al.
Salvage laryngectomy and pharyngocutaneous fistulae after primary radiotherapy for head and neck cancer: A national survey from DAHANCA.
Head Neck., 25 (2003), pp. 711-716
[4]
S. Sarkar, S.A. Mehta, J. Tiwari, A.R. Mehta, M.S. Mehta.
Complications following surgery for cancer of the larynx and pyriform fossa.
J Surg Oncol., 43 (1990), pp. 245-249
[5]
F. Aprigliano.
Use of the nasogastric tube after total laryngectomy: Is it truly necessary?.
Ann Otol Rhinol Laryngol., 99 (1990), pp. 513-514
[6]
H. Seikaly, P. Park.
Gastroesophageal reflux prophylaxis decreases the incidence of pharyngocutaneous fistula after total laryngectomy.
Laryngoscope., 105 (1995), pp. 1220-1222
[7]
S.S. Qureshi, P. Chaturvedi, P.S. Pai, D.A. Chaukar, M.S. Deshpande, K.A. Pathak, et al.
A prospective study of pharyngocutaneous fistulas following total laryngectomy.
J Cancer Res Ther., 1 (2005), pp. 51-56
[8]
V. Paleri, M. Drinnan, M.W. van den Brekel, M.L. Hinni, P.J. Bradley, G.T. Wolf, et al.
Vascularized tissue to reduce fistula following salvage total laryngectomy: A systematic review.
Laryngoscope., 124 (2014), pp. 1848-1853
[9]
R.A. Dedivitis, F.T. Aires, C.R. Cernea, L.G. Brandão.
Pharyngocutaneous fistula after total laryngectomy: Systematic review of risk factors.
Head Neck., 37 (2015), pp. 1691-1697
[10]
J.A. Paydarfar, N.J. Birkmeyer.
Complications in head and neck surgery: A meta-analysis of postlaryngectomy pharyngocutaneous fistula.
Arch Otolaryngol Head Neck Surg., 132 (2006), pp. 67-72
[11]
T.N. Teknos, L.L. Myers.
Surgical reconstruction after chemotherapy or radiation. Problems and solutions.
Hematol Oncol Clin North Am., 13 (1999), pp. 679-687
[12]
Z. Gooi, J. Richmon.
Long-term oral intake through a salivary bypass tube with chronic pharyngocutaneous fistula.
Am J Otolaryngol., 33 (2012), pp. 762-763
[13]
S. Ariyan.
The pectoralis major myocutaneous flap. A versatile flap for reconstruction in the head and neck.
Plast Reconstr Surg., 63 (1979), pp. 73-81
[14]
E.A. Turley, P.W. Noble, L.Y. Bourguignon.
Signaling properties of hyaluronan receptors.
J Biol Chem., 277 (2002), pp. 4589-4592
[15]
C. Stecco, C. Tiengo, A. Stecco, A. Porzionato, V. Macchi, R. Stern, et al.
Fascia redefined: anatomical features and technical relevance in fascial flap surgery.
Surg Radiol Anat., 35 (2013), pp. 369-376
[16]
D. Virós Porcuna, X. León Vintró, M. López Vilas, A. Pujol Olmo, J. Masià Ayala, M. Quer Agustí.
Pectoralis major flaps. Evolution of their use in the age of microvascularized flaps.
Acta Otorrinolaringol Esp., 59 (2008), pp. 263-268
[17]
K.M. Higgins, B. Ashford, B.M. Erovic, J. Yoo, D.J. Enepekides.
Temporoparietal fascia free flap for pharyngeal coverage after salvage total laryngectomy.
Laryngoscope., 122 (2012), pp. 523-527
[18]
T.J. Smith, K.J. Burrage, P. Ganguly, S. Kirby, C. Drover.
Prevention of postlaryngectomy pharyngocutaneous fistula: The Memorial University experience.
J Otolaryngol., 32 (2003), pp. 222-225
[19]
C. Righini, T. Lequeux, O. Cuisnier, N. Morel, E. Reyt.
The pectoralis myofascial flap in pharyngolaryngeal surgery after radiotherapy.
Eur Arch Otorhinolaryngol., 262 (2005), pp. 357-361
[20]
K. Fung, T.N. Teknos, C.D. Vandenberg, T.H. Lyden, C.R. Bradford, N.D. Hogikyan, et al.
Prevention of wound complications following salvage laryngectomy using free vascularized tissue.
Head Neck., 29 (2007), pp. 425-430
[21]
M. Sayles, D.G. Grant.
Preventing pharyngocutaneous fistula in total laryngectomy: A systematic review and meta-analysis.
Laryngoscope., 124 (2014), pp. 1150-1163
[22]
S. Sharma, D.A. Chaukar, S.G. Laskar, N. Kapre, A. Deshmukh, P. Pai, et al.
Role of the pectoralis major myofascial flap in preventing pharyngocutaneous fistula following salvage laryngectomy.
J Laryngol Otol., 130 (2016 Sep), pp. 860-864
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.