Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Braquiterapia de alta tasa en el carcinoma escamoso de labio en estadios inicial...
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 5.
Páginas 282-287 (Septiembre - Octubre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1101
Vol. 67. Núm. 5.
Páginas 282-287 (Septiembre - Octubre 2016)
ARTÍCULO ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.otorri.2015.12.003
Acceso a texto completo
Braquiterapia de alta tasa en el carcinoma escamoso de labio en estadios iniciales
High dose rate brachytherapy in early stage squamous-cell carcinoma of the lip
Visitas
1101
Alejandro Muta, José Luis Guinota,
Autor para correspondencia
jguinot@fivo.org

Autor para correspondencia.
, Leoncio Arribasa, Lorena Díez-Presaa, María Isabel Tortajadaa, Miguel Ángel Santosa, Josefa Sampera, Paula Santamaríaa, Juan Bosco Vendrellb
a Servicio de Oncología Radioterápica, Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Valencia, España
b Servicio de Otorrinolaringología, Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO), Valencia, España
Este artículo ha recibido
1101
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Características de los 68 pacientes
Tabla 2. Escala de mucositis LENT SOMA
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

Analizar los resultados obtenidos en el tratamiento del carcinoma escamoso de labio en estadios iniciales (T1-T2) con braquiterapia de alta tasa y evaluar la eficacia para el control local y regional de dicho tratamiento.

Material y métodos

Análisis retrospectivo de los tratamientos realizados entre marzo de 1999 y marzo de 2013 con braquiterapia de alta tasa de dosis con agujas rígidas, a 68 pacientes, 63 varones y 5 mujeres. Treinta y siete pacientes (54,4%) presentaban un tumor igual o menor de 2cm (T1), y 31 (45,6%) de 2-4cm (T2). En todos se indicó braquiterapia radical con una dosis total mediana de 45Gy, con una dosis por fracción de 5Gy x 9 fracciones, dos veces al día, en un ingreso de cinco días.

Resultados

Con 56,4 meses de seguimiento medio el control local fue 96,9%. En pacientes con tumores T1 el control local fue del 100%, mientras en T2 fue 93,2% (2 recidivas locales). El control regional a 5 años, en T1 fue 93,8% y en T2 80,8%. En once casos con profilaxis cervical no hubo recaídas. En cuanto a toxicidad, ningún paciente presentó necrosis de tejidos blandos ni ósea y en todos ellos se consiguieron resultados cosméticos y funcionales buenos o excelentes.

Conclusiones

La braquiterapia de alta tasa permite realizar métodos seguros y efectivos para tratamiento del carcinoma escamoso de labio, con buenos resultados estéticos y funcionales y mínimas complicaciones y puede considerarse una alternativa válida al tratamiento quirúrgico en estadios iniciales.

Palabras clave:
Carcinoma
Labio
Braquiterapia
Alta tasa de dosis
Abstract
Introduction and goals

To analyze the results obtained after treatment of early stage (T1-T2) squamous cell carcinoma of the lip with high dose rate brachytherapy and evaluate the efficacy of this treatment in both local and regional control.

Materials and methods

Retrospective analysis of the treatments performed at our department from March 1999 to March 2013 with high dose rate brachytherapy with rigid needles. We included 68 patients, 63 men and 5 women; 37 patients (54.4%) presented a T1 tumour, less than or equal to 2cm, while the other 31 (45.6%) were classified as T2. Median total dose was 45Gy, with a median dose per fraction of 5Gy x 9 fractions twice a day for 5 days.

Results

With a mean follow-up of 56.4 months, local control was 96.9%. Stratifying by tumour size, local control of T1 cases was 100%, while T2 achieved 93.2% (2 local recurrences). Regional control at 5 years was 93.8% for T1, and 80.8% for T2. In 11 cases with elective cervical treatment, no regional failure happened. As for toxicity, no patient presented soft tissue, or bone, necrosis. All patients achieved good or excellent cosmetic and functional results.

Conclusions

High dose rate brachytherapy allows effective, safe treatments for squamous cell carcinoma of the lip, with good aesthetic and functional results. It can be considered a valid alternative for surgery in early stage tumours.

Keywords:
Carcinoma
Squamous cell
Lip
Brachytherapy
Texto completo
Introducción

El cáncer de labio es la localización más frecuente donde asientan neoplasias malignas en la cavidad oral, representando aproximadamente el 30% de estas1. Afecta predominantemente a varones, habitualmente en edad avanzada y se relaciona con la exposición al sol prolongada, con el tabaquismo, bien sea por el efecto de las sustancias carcinógenas de los cigarrillos como por el roce de los mismos con el labio2,3.

El 90% asienta en el labio inferior, suelen ser bien diferenciados y de pequeño tamaño4, ya que debido a su localización y lento crecimiento, pueden detectarse de manera precoz. La histología más frecuente es de carcinoma epidermoide, bien o moderadamente diferenciado habitualmente, aunque también pueden aparecer alguna vez carcinomas basocelulares, procedentes de la capa basal del epitelio.

La afectación ganglionar al diagnóstico suele ser poco frecuente en los estadios iniciales. Afecta a un 5-10%, dependiendo sobre todo del grado patológico y el estadio, siendo más frecuentes las metástasis ganglionares conforme más avanzado sea el estadio y en los casos indiferenciados. Es importante señalar que la afectación de labio superior y de comisura puede ocasionar afectación ganglionar más extensa, diseminando a ganglios infraparotídeos, preauriculares, submandibulares y de estos hacia los yugulares altos4,5.

El pronóstico depende principalmente del tamaño tumoral: los T1 tienen unas tasas de supervivencia relacionada con la enfermedad a 5 años del 90-95%, los T2 del 75-85%. El descenso en la supervivencia en los T3-T4, al verse mayor afectación ganglionar, es más acusado. El control local a 5 años para los estadios I y II es del 94%. En estadios III, del 90%, y en estadios IV, desciende hasta el 47%6.

En cuanto al tratamiento, históricamente la cirugía ha supuesto el tratamiento estándar, obteniendo buenos resultados de control local. En aquellos tumores de menor tamaño, que no sobrepasan el bermellón, la cirugía consigue buenos resultados estéticos y funcionales. Es en tumores más grandes, subsidiarios de cirugías más amplias, que posteriormente puedan suponer una limitación funcional del labio, o un perjuicio estético para los pacientes donde podemos plantear alternativas que resulten tan eficaces para el control local, pero que ofrezcan mayores garantías de buenos resultados funcionales y cosméticos.

La radioterapia ha demostrado buenos resultados para el tratamiento del cáncer de labio y en la actualidad se consideran sus resultados equivalentes a la cirugía7. No existen trabajos bien diseñados, aleatorios, que comparen ambas técnicas. Por tanto, debemos basarnos en estudios retrospectivos con un elevado número de pacientes. En series de pacientes tratados mediante braquiterapia de baja tasa, ya se demostró la buena tolerancia al mismo, y la escasa toxicidad que esta modalidad de tratamiento produce8–10. En los últimos años se ha abandonado la baja tasa pues por cuestiones de protección y dosimetría, la alta tasa se ha convertido en el tratamiento de elección en braquiterapia. En la actualidad, son pocas las referencias publicadas que demuestren también la eficacia y la escasez de toxicidad de los tratamientos con braquiterapia de alta tasa de dosis, aunque las que existen han evidenciado unos excelentes resultados cosméticos y funcionales y de control de enfermedad11.

Considerando los buenos resultados de control de enfermedad en las series publicadas con braquiterapia de baja tasa, el objetivo primario del trabajo es demostrar que la braquiterapia de alta tasa de dosis es una alternativa eficaz y apropiada a la cirugía en los estadios iniciales del carcinoma escamoso de labio y como objetivo secundario, conocer la incidencia de afectación ganglionar.

Métodos

En el presente trabajo, revisamos de forma retrospectiva 68 pacientes tratados de manera consecutiva con braquiterapia de alta tasa de labio en nuestro servicio entre marzo de 1999 y marzo de 2013. Los criterios de inclusión fueron: biopsia de carcinoma escamoso, pacientes con tumor primario de un tamaño hasta 4cm, pacientes con recidiva macroscópica tras una o más cirugías previas. Criterios de exclusión fueron la extensión tumoral hasta afectar la piel del mentón, afectación del hueso de la mandíbula, alteración cognitiva que impidiera mantener el implante de agujas durante los días de tratamiento. Todos los pacientes firmaron el consentimiento informado. Sesenta y tres de estos eran hombres y las 5 restantes mujeres, con una edad media de 74 años y un rango de edad que variaba entre los 50 y los 96 años. En 65 casos (95,6%), el tumor estaba localizado en el labio inferior. Al clasificarlos por tamaño, el 54,4% (37 pacientes) tenían un tumor inferior a 2cm (estadio T1), y los 31 restantes entre 2 y 4cm, un estadio T2. La estadificación se basa en el tamaño tumoral al diagnóstico inicial. Diez pacientes presentaban afectación de la piel sin llegar al mentón, 6 pacientes afectación de la comisura (2 de ellos con afectación de piel). Tres pacientes presentaban afectación ganglionar al diagnóstico (4,4%), los tres eran T2, uno tenía afectación cutánea y todos ellos recibieron tratamiento con radioterapia externa sobre las áreas ganglionares cervicales. Las características de los pacientes se muestran en la tabla 1.

Tabla 1.

Características de los 68 pacientes

TT1  37  (54,4%) 
T2  31  (45,6%) 
SexoHombres  63  (92,5%) 
Mujeres  (7,5%) 
Localización labioInferior  65  (95,6%) 
Superior  (4,4%) 
Afectación comisuraSí  (8,8%) 
No  62  (91,2%) 
Afectación pielSí  10  (14,7%) 
No  58  (85,3%) 
Afectación ganglionar al diagnósticoSí  (4,4%) 
No  65  (95,6%) 
Profilaxis cervical en N0Radioterapia  (5,9%) 
Cirugía  (10,3%) 
No profilaxis  57  (83,8%) 

La técnica de implante consiste en un único acto quirúrgico, donde se realiza una anestesia troncular y local para insertar agujas metálicas rígidas paralelas, que se mantienen durante cinco días. Se utiliza un sistema de fijación externa «templates», o planchas perforadas de metacrilato formando triángulos equiláteros (figs. 1-4) para mantener las agujas equidistantes. El número de agujas que se utilizaron con más frecuencia fue de 3 (en el 50% de los pacientes). El resto se trató con 4 a 8 agujas. En algunos casos algunas agujas quedaron al aire, sin insertar en tejido, para cubrir las lesiones muy exofíticas, añadiendo un material equivalente a tejido («bolus») para que la superficie de la piel reciba una dosis adecuada (fig. 5). Las agujas están huecas y se conectan al aparato de braquiterapia de alta tasa de dosis para que la fuente radiactiva de Iridio -192 recorra la longitud a tratar en cada aguja durante unos segundos. Los pacientes reciben dos sesiones de tratamiento al día con una duración de 5 a 10 min, separadas al menos 6 h entre sí, de forma que en 5 días consecutivos el paciente ha completado el tratamiento, las agujas se retiran sin necesidad de nueva anestesia y se da de alta hospitalaria. Al usar alta tasa de dosis no requirieron aislamiento, ni hubo irradiación del personal.

Figuras 1–4.

Inserción de agujas intersticiales con metacrilato de fijación y medición del volumen a irradiar.

(0,3MB).
Figura 5.

Implante de 7 agujas con bolus.

(0,1MB).

Para calcular el volumen de tratamiento medimos la distancia de irradiación que queremos abarcar en función del tamaño tumoral (fig. 4). Como medida de protección, durante cada sesión de tratamiento se coloca una placa de plomo de 3mm de grosor con forma de L entre el labio y el surco gingivolabial, reduciendo de esta forma la dosis a las encías, el labio contralateral y la lengua. La mediana de dosis total fue de 45Gy (rango 40-45Gy), siendo la mediana de dosis por sesión de tratamiento de 5Gy (rango 4,5-5,5Gy) y 9 aplicaciones de media (rango 8-10 sesiones de tratamiento).

Registramos la toxicidad de la mucosa labial debida al tratamiento mediante la escala The Late Effects on Normal Tisues/Subjetive, Objetive, Management and Analytic, que evalúa la toxicidad tardía (tabla 2).

Tabla 2.

Escala de mucositis LENT SOMA

G 0  No eritema 
G 1  Eritema 
G 2  Ulceración de la mucosa parcheada 
G 3  Ulceración de la mucosa confluente 
G 4  Ulceración sangrante 

El análisis estadístico se realizó con el programa SPSS Statistics versión 15.0 (IBM)® y el análisis de las supervivencias mediante el método de Kaplan-Meier.

Resultados

Con una mediana de seguimiento de 4,8 años (56,4 meses) y un rango de seguimiento de 12 hasta 145 meses, el control local actuarial es del 96,9% a 5 años. Para aquellos pacientes con tumores menores a 2cm (T1), el control local actuarial es del 100%, mientras que en los T2 es del 93,2% (p=0,11), debido a 2 recidivas locales en este grupo de pacientes, a los que finalmente se les realizó cirugía, consiguiendo el control local de la enfermedad en todos los casos. Dieciséis casos eran recidivas tras una primera intervención quirúrgica realizada tiempo atrás, procedían de otros centros y en su mayor parte eran recidivas tardías incluso a los 10 años. En cuanto a control regional, a 5 años el 88,1% de los pacientes permanecen libres de enfermedad regional. Si desglosamos por estadio tumoral, en los T1 el control regional a 5 años es del 93,8% (dos recidivas ganglionares cervicales), mientras que en los T2 supone el 80,8% (p=0,14), con cinco recidivas (fig. 6). Al analizar en función de la afectación de la piel del labio, como factor de riesgo, encontramos que de los 10 pacientes que tenían este factor adverso, 2 (20%) tuvieron recidivas regionales, lo que supone un control regional del 78,8% (p=0,09). De los 58 pacientes restantes con piel no afecta, se produjeron 5 recidivas ganglionares (8,6%), lo que a 5 años se traduce en una supervivencia libre de recidiva regional del 89,8%.

Figura 6.

Control regional en función del T (T1 vs.T2).

(0,07MB).

Desglosando en función de las profilaxis cervicales realizadas en 11 pacientes (16,1%) ya sea mediante radioterapia externa (4 casos), vaciamientos ganglionares cervicales o biopsia selectiva del ganglio centinela (7 casos) no hubo recaídas ganglionares. En los 57 pacientes que no se realizó profilaxis hubo 7 recidivas ganglionares (12,3%). Así, la supervivencia actuarial libre de recaída ganglionar a 5 años para pacientes que recibieron tratamientos regionales preventivos fue del 100%, mientras que en los pacientes sin profilaxis cervical fue de 85,4% (p=0,2). En función del estadio, en tumores T1, 32 no recibieron profilaxis y hubo 2 recidivas ganglionares (6,2%). De los T2, en los 25 que no se trataron hubo 5 recidivas ganglionares (20%). Tres de los seis pacientes con afectación de comisura recibieron tratamiento profiláctico y no hubo recaídas ganglionares. La disparidad de criterios para realizar o no profilaxis cervical se debió a que muchos pacientes tratados con profilaxis cervical se derivaron de otros centros para la realización de la braquiterapia.

Ningún paciente de nuestra serie desarrolló metástasis a distancia, por lo que la supervivencia libre de enfermedad (SLE) se relaciona con el control de enfermedad locorregional. El análisis de SLE en función del tamaño tumoral demostró que en los T1 hubo 2 recidivas locorregionales (ganglionares) con una SLE del 93,8% a 5 años. En los pacientes con tumores T2 se hallaron 7 recidivas locorregionales, con lo que la SLE a 5 años fue del 74,5%, diferencia claramente significativa (p= 0,03).

De los pacientes analizados, 27 han fallecido por diferentes circunstancias, 2 por una segunda neoplasia pulmonar, uno por otro tumor, y 21 fallecieron por otro tipo de comorbilidades relacionadas con la edad avanzada. Solo han sido 3 (4,4%) los pacientes cuyo fallecimiento ha tenido relación con el tumor, todos por recidiva ganglionar, con una supervivencia relacionada con la enfermedad a 5 años del 94,8%. La supervivencia global a 3 años es del 74,5% y a 5 años del 66,8%.

Respecto a la toxicidad aguda del tratamiento, a las dos o tres semanas después de la finalización apareció una mucositis severa en la zona de tratamiento en el 100% de casos, siendo en casi el 50% de ellos una mucositis hemorrágica (grado 4) y en el resto de los casos confluente (grado 3), que se resolvió siempre con tratamientos tópicos en menos de seis semanas. No se produjeron sangrados ni infecciones durante los días en que se desarrolló el tratamiento, aunque no se utilizó profilaxis antibiótica. En uno de los pacientes apareció una mucositis en la punta de la lengua, por una mala colocación de la placa protectora de plomo. En cuanto a toxicidades tardías, ningún paciente presentó necrosis de tejidos blandos, ni necrosis ósea. Todos los pacientes mantuvieron buena apertura bucal, sin pérdida de saliva, con alopecia del área irradiada, leve fibrosis y despigmentación sin repercusión estética ni funcional. Solo en un caso, el paciente desarrolló telangiectasias a largo plazo en la zona de tratamiento.

Discusión

A lo largo del tiempo, la radioterapia ha demostrado su eficacia contra el cáncer y con los avances tecnológicos, la toxicidad ha disminuido, de tal forma que actualmente puede considerarse como tratamiento alternativo a la cirugía. Fitzpatrick analizó 361 pacientes con cáncer de labio: el control del tumor primario fue, para aquellos sometidos a cirugía del 89%, 93% con cirugía y radioterapia combinada y 94% aquellos que solo se trataron con radioterapia12. Más recientemente, De Visscher et al. publicaron un análisis retrospectivo, en pacientes con carcinoma de labio en estadio I: 166 pacientes sometidos a cirugía exclusiva y 90 a radioterapia, con tasas de control local iguales para ambos grupos. El grupo de radioterapia presentó mayor incidencia de recidiva ganglionar, pero analizando los datos, se comprobó que en este grupo había más tumores voluminosos y G3, pese a lo cual el control local fue igual de bueno13.

La braquiterapia es una irradiación en contacto con el tumor y es un arma terapéutica eficaz y manejable para tumores de labio en estadios iniciales, ya que están localizados. Ya en la década de los 90 se publicaron resultados a largo plazo de tratamientos realizados con braquiterapia de baja tasa de dosis (LDR), del Instituto Gustave-Roussy de París14 y de La Sapienza de Roma15 en los que se demostraba la eficacia y la seguridad de esta forma de tratamiento.

También en nuestro servicio quisimos demostrar cómo con el cambio de braquiterapia de baja a alta tasa de dosis (HDR) podían realizarse igualmente tratamientos efectivos, seguros y que no conllevasen limitaciones en la funcionalidad de los pacientes16. Otros centros también han publicado los trabajos con su experiencia en los tratamientos del cáncer de labio con braquiterapia HDR comparándolos con braquiterapia LDR, y encontrando que los resultados son similares tanto en control como en toxicidad17. En nuestro estudio conseguimos un control a 5 años del 96,9% en tumores de menos de 4cm, 100% en los T1, con una toxicidad muy baja.

Los implantes de braquiterapia en el labio suponen un tratamiento invasivo, pero bien tolerado, de duración limitada (5 días en nuestro protocolo), que conllevan una toxicidad aguda, como ya se ha descrito anteriormente. Si bien en los pacientes apareció una mucositis aguda coincidiendo con la zona de asiento tumoral, esta se resolvió completamente en seis semanas, recuperando la forma y función del labio en todos ellos. Debemos resaltar la escasa incidencia de toxicidad crónica que hemos registrado sin casos de necrosis de tejidos blandos o de hueso, y solo un paciente desarrolló telangiectasias. Estos hallazgos se corresponden con los obtenidos en las diferentes publicaciones que utilizan braquiterapia, donde la toxicidad aguda se resuelve al cabo de 6-8 semanas, y con las bajas tasas de toxicidad crónica, que va del 0 al 5%17,24. Al tratarse en su mayoría de pacientes de edad avanzada (media de edad de 74 años), es importante matizar que la mayoría de los pacientes no fallecerán por causa del tumor, hecho que pone en relieve la importancia no solo de conseguir buenos resultados de control de enfermedad, sino también de preservar una buena funcionalidad y estética, con baja morbilidad y coste.

Los pacientes con carcinomas escamosos de labio en estadios iniciales con tumores pequeños, bien localizados, pueden manejarse con una exéresis sencilla y sin complicaciones. La braquiterapia puede considerarse una alternativa a la cirugía, en tumores de determinado volumen que vayan a precisar técnicas de reconstrucción quirúrgicas, en pacientes con edades avanzadas con problemas anestésicos, y en caso de márgenes escasos en los que una nueva cirugía puede dejar una funcionalidad alterada o una microstomía. Así, en las recomendaciones de el Grupo Europeo de Curieterapia, de la Sociedad Europea para la Oncología y Terapéutica Radiológica se recomienda el uso de la braquiterapia para tumores menores de 5cm y cuando una exéresis no garantice al menos 5mm de margen18.

Debido a que los tumores de labio tienen una localización visible, lo habitual es que los pacientes consulten antes de que hayan evolucionado notablemente y se produzca una diseminación. A pesar de que las cifras de supervivencia relacionada con la enfermedad superen el 90%, hay factores que pueden llevar a una peor evolución y control de enfermedad. Se han identificado varios factores de riesgo como son el tamaño, el grado tumoral, la localización del tumor (labio superior, comisuras…), la edad y la presencia de adenopatías metastásicas19. El control local dependerá sobre todo del tamaño tumoral, como así corrobora nuestra experiencia. También es un factor que influye en la aparición de ganglios linfáticos afectos20. Entre un 2 y un 12% de los pacientes en estadios iniciales presentarán afectación de adenopatías al diagnóstico20-22. En nuestra serie comprobamos la escasa afectación ganglionar inicial (4,4%), todos ellos en el grupo de los T2. Sin embargo hubo una incidencia significativa de recaídas ganglionares (una probabilidad de 6,2% en los T1 y un 19,2% en los T2 a los cinco años), que no siempre se pudo controlar, ya que en cuatro pacientes fue la causa de su fallecimiento. Por otro lado la profilaxis cervical pudo conseguir una disminución de las recidivas a nivel regional, ya que el grupo que recibió tratamientos cervicales profilácticos no presentó recidiva ganglionar. Estos resultados indican la importancia de la profilaxis cervical, no solo en estadios avanzados, sino también en estadios iniciales al menos en tumores T2 o con afectación de la piel sin menospreciar el potencial de diseminación ganglionar que realmente tienen23,24. Debería valorarse desde el inicio, conjuntamente entre cirujanos y oncólogos radioterápicos, cuál puede ser el mejor abordaje no solo del tumor del labio sino el manejo de las áreas cervicales. El vaciamiento o la técnica de ganglio centinela pueden ser las técnicas más adecuadas para la profilaxis cervical, mientras que la braquiterapia de alta tasa ofrece resultados al menos equivalentes a la cirugía y con una morbilidad muy baja.

Conclusiones

El tratamiento del carcinoma escamoso de labio en estadios iniciales mediante braquiterapia de alta tasa de dosis es efectivo, sencillo de realizar, seguro y con muy buenos resultados a nivel de estética y funcionalidad, con toxicidad baja a largo plazo. El tamaño del tumor se relaciona con el control local y con la afectación metastásica ganglionar. El tratamiento electivo de las áreas ganglionares cervicales de riesgo debe considerarse en tumores iniciales de mayor tamaño y/o que presenten factores de riesgo como la afectación de la piel, o localización en comisuras. La braquiterapia de alta tasa puede considerarse una alternativa válida al tratamiento quirúrgico en los estadios iniciales.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A.C. Salgarelli, F. Sartorelli, A. Cangiano, R. Pagani, M. Collini.
Surgical treatment of lip cancer: Our experience with 106 cases.
J. Oral Maxillofac Surg, 67 (2009 Apr), pp. 850-855
[2]
C. Lindqvist, L. Teppo.
Epidemiological evaluation of sunlight as a risk factor of lip cancer.
Br J Cancer, 37 (1978), pp. 983-989
[3]
G. Blomqvist, J.M. Hirsch, P. Alberius.
Association between development of lower lip cancer and tobacco habits.
J Oral Maxillofac Surg, 49 (1991), pp. 1044-1047
[4]
C.C. Wang.
Cancer of the oral cavity.
Radiation therapy for head and neck neoplasms, pp. 107-185
[5]
P. Stimson, B. Schantz Louis, L.B. Harrison, A. Arlene, E. Forastiere.
Lip cancer.
Cancer. Principles & Practice of Oncology., pp. 773-775
[6]
R.R. Million, N.J. Cassisi, A.A. Mancuso.
Oral cavity.
Management of head and neck cancer, pp. 329-359
[7]
C.C. Wang.
Oral cavity.
Principles and practice of radiation oncology, 2.nd ed, pp. 672-680
[8]
A. Rovirosa, I. Planas, J. Ferre, J. Oliva, C. Conill, M. Arenas.
Brachytherapy in lip cancer.
Med Oral Pathol Oral Cir Buca, (2006),
[9]
J.J. Mazeron, P. Richaud.
Treatment of epidermoid epithelioma of the lip. 2363 cases.
Presse Med, 12 (1983), pp. 2183
[10]
L. Arribas, J.L. Mengual, E. G Miragall, J.L. Guinot, J. Lopez-Torrecilla, M. Chust, et al.
Tratamiento del cáncer de labio con braquiterapia.
Actas Dermosifiligr., 89 (1998), pp. 56-60
[11]
J.L. Guinot, L. Arribas, M.I. Tortajada, V. Crispín, M. Carrascosa, M. Santos, et al.
From low dose rate to high dose rate brachytherapy in lip carcinoma: equivalent results with fewer complications brachytherapy., 12 (2013), pp. 528-534
[12]
P.J. Fitzpatrick.
Cancer of the lip.
J Otolaryngol, 13 (1984), pp. 32-36
[13]
J.G. De Visscher, G. Botke, J.A. Schakenraad, I. van der Waal.
A comparison of results after radiotherapy and surgery for stage I squamous cell carcinoma of the lower lip.
Head Neck, 21 (1999), pp. 526-530
[14]
A. Gerbaulet, C. Grande, E. Chirat.
Braquiterapia intersticial con Iridio-192 en el carcinoma de labio: análisis de 231 casos tratados en el Institut Gustave-Roussy.
Oncología., 17 (1994), pp. 211-215
[15]
V. Tombolini, A. Bonanni, M. Valeriani, A. Zurlo, A. Vitturini.
Brachytherapy for squamous cell carcinoma of the lip. The experience of the Institute of Radiology of the University of Rome La Sapienza.
Tumori, 84 (1998), pp. 478-482
[16]
J.L. Guinot, L. Arribas, M.L. Chust, J.L. Mengual, E. García Miragall, M. Carrascosa, et al.
Lip cancer treatment with high dose rate brachytherapy.
Radiother Oncol, 69 (2003), pp. 113-115
[17]
P. Ghadjar, B. Bojaxhiu, M. Simcock, D. Terribilini, B. Isaak, P. Gut, et al.
High dose-rate versus low dose-rate brachytherapy for lip cancer.
Int J Radiat Oncol Biol Phys., 83 (2012), pp. 1205-1212
[18]
J.J. Mazeron, J.M. Ardiet, C. Haie-Méder, G. Kovacs, P. Levendag, D. Peiffert, et al.
GEC-ESTRO recommendations for brachytherapy for head and neck squamous cell carcinomas.
Radiother Oncol., 91 (2009), pp. 150-156
[19]
S. Beauvois, S. Hoffstetter, D. Peiffert, E. Luporsi, J.M. Carolus, D. Dartois, et al.
Brachytherapy for lower lip epidermoid cancer: tumoral and treatment factors influencing recurrences and complications.
Radiother Oncol., 33 (1994), pp. 195-203
[20]
Zitch RP 3rd, Lee BW, Smith RB. Cervical lymph node metastases and squamous cell carcinoma of the lip. Head Neck 1999; 21:447-453.
[21]
C.W. Cruse, R.F. Radocha.
Squamous cell carcinoma of the lip.
Plast Reconstr Surg, 80 (1987), pp. 787-791
[22]
J.G. Sack, C.N. Ford.
Metastatic squamous cell carcinoma of the lip.
Arch Otolaryngol, 104 (1978),
[23]
J.L. Guinot, L. Arribas, J.B. Vendrell, M. Santos, M.I. Tortajada, A. Mut, et al.
Prognostic factors in squamous cell lip carcinoma treated with high-dose-rate brachytherapy.
Head Neck., 36 (2014), pp. 1737-1742
[24]
Z. Petrovich, R.G. Parker, G. Luxton.
Carcinoma of the lip and selected sites of the head and neck skin: A clinical study of the 896 patients.
Radiother Oncol, 8 (1987), pp. 11-17
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.