x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,125
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,125(2016)
  • 5-años Factor de Impacto: 1,292
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,221
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Med Clin 2011;136:205-6 - DOI: 10.1016/j.medcli.2010.05.011
Editorial
Software libre: una oportunidad para los investigadores
Free software: an opportunity for researchers
Roser Rius, José Antonio Gonzalez??,
Departamento Estadística e Investigación Operativa, Universidad Politécnica de Catalunya, Barcelona, España

El mundo del software está viviendo en el último decenio una peculiar revolución que tiene como principal actor el software libre. El fenómeno es de tal magnitud que recientemente Mark Driver, de la acreditada consultora Gartner, predecía que, en un par de años, el 80% del software comercial contendrá módulos de software libre1.

En el presente número, el artículo de Seoane et al2 hace una apuesta definitiva por el uso de software libre en el ámbito clínico. No se limita a ello, en realidad: lanza el reto a toda la comunidad e invita a cuestionarse «¿Debo seguir ligado a un costoso software propietario? ¿Debo denunciar a quien usa ilegalmente este software?».

Antes de analizar qué interés puede tener el software libre en nuestro ámbito es importante entender qué es el software libre. Para ello se deben recordar algunas peculiaridades del software en general. Sobre todo, el hecho de que el software no se vende. En efecto, cuando «compramos» un determinado programa, adquirimos el derecho a usarlo, en realidad. Los derechos concretos que compramos se recogen en el documento llamado licencia, del que todos hemos oído hablar.

Que el software sea libre o privativo es una simple cuestión legal. Decimos que un determinado programa es libre si quien lo usa ostenta 4 derechos específicos sobre este3. A saber, el derecho a usar el programa con cualquier finalidad, el derecho a estudiar el programa, el derecho a compartir el programa y, finalmente, el derecho a mejorar el programa y distribuir el nuevo programa. Un software sobre el cual los usuarios no ostentan alguno de los derechos anteriores es un software privativo.

El software libre es un fenómeno complejo e interesante. Su historia, sus fundamentos éticos, las implicaciones tecnológicas y económicas o su vertiente social son apasionantes4. Sin embargo, se alejan del objetivo de este escrito. Los malentendidos acerca del software libre son frecuentes. Es corriente, por ejemplo, confundir libre con gratuito. El software libre no es necesariamente gratuito, aunque existe mucho software libre que es, a su vez, gratuito. Tampoco el software gratuito es necesariamente libre, puesto que un usuario de dicho software puede que no disfrute de los 4 derechos. Una característica importante del software libre es que permite el acceso al código del programa.

La administración e investigación en el ámbito de la medicina clínica son grandes usuarias de aplicaciones informáticas, especialmente aplicaciones para la gestión de datos y su explotación estadística. Habitualmente, para estas tareas se recurre a aplicaciones privativas. Tal es el caso de Microsoft Office, S, SAS o SPSS. Para todas estas herramientas, sin ánimo de ser exhaustivo, existen equivalentes funcionales en el mundo del software libre, particularmente OpenOffice.org5, para la suite ofimática, y R6, para el tratamiento estadístico, que además son de distribución gratuita. Janamanchi et al7 han rastreado la presencia de proyectos realizados con software libre y constatan la presencia de una activa y floreciente comunidad que trabaja utilizando este tipo de herramientas.

El uso de herramientas libres conlleva numerosas ventajas: evita la dependencia del propietario (vendor lock-in), estimula la innovación tecnológica, facilita la conectividad entre centros (por ejemplo, para asegurar la transferencia fiable de los registros de los pacientes) y, desde luego, rebaja costes. Quizás esta última sea su ventaja más conocida, ya que permite usar las aplicaciones de forma legal y gratuita con solo descargarlas. Ello elimina la situación de ilegalidad en que muchas veces trabaja el usuario.

Las mayores ventajas, si cabe, proceden del ámbito metodológico. Como es bien conocido, un principio fundamental en las publicaciones científicas exige que sus resultados sean reproducibles por otros investigadores. Cuando la publicación incluye el tratamiento estadístico de datos experimentales, este principio reclama que los procesos estadísticos puedan ser reproducidos. Ello requiere que datos y procesos sean públicos, exigencia en la que Internet es una gran aliada, pues permite que las aplicaciones software estén universalmente disponibles. Solamente el software libre puede ofrecer a la comunidad científica esta disponibilidad.

La lista de ventajas no termina aquí. Como se dijo anteriormente, uno de los derechos que el usuario de software libre puede ejercer es el del estudio de dicho software. En el ámbito de la investigación este es un derecho fundamental, puesto que permite al investigador estudiar la forma en que se implementa un determinado proceso y verificar, si es preciso, su corrección. En otras palabras, permite auditar la aplicación en que se sustenta nuestra investigación. ¿Puede la comunidad científica dar por veraces los resultados de aplicaciones que no son auditables?

Es muy frecuente que el software libre se desarrolle de forma colaborativa por una comunidad amplia y difusa de personas. Este modelo tan singular de desarrollo rompe la frontera entre el concepto de programador y usuario. Así, a la comunidad científica le resulta sencillo participar en estas comunidades y aportar, aunque sea desde el punto de vista del usuario, su grano de arena a la aplicación. En consecuencia, estas aplicaciones son extraordinariamente dinámicas y tienden a incorporar con gran celeridad los avances que la investigación va aportando. Un ejemplo paradigmático lo hallamos en el sistema estadístico R, que cuenta con una enorme comunidad de usuarios y desarrolladores. Esta comunidad, en la que es fácil integrarse, aporta nuevos desarrollos, genera documentación, detecta y corrige errores. El resultado es un software de una elevada dinamicidad y solidez.

Por todo ello, invitamos al lector a seguir los consejos y usar los programas que nos presenta el equipo de la Universidad de Santiago en su artículo de este mismo número.

Bibliografía
1
Driver M. Predicts 2010: Open-Source Software Is Expanding. Gartner, 2009. G00173122. Disponible en: http://www.gartner.com/DisplayDocument?id=1246932
2
Seoane T, Rodríguez MA, Hervada X, Cadalso C. El software libre en la investigación médica. Barcelona Med Clin. doi: 10.1016/j.medcli.2009.10.045.
3
Wikipedia. Software libre [consultado 7/5/2010]. Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Software_libre
4
Guia básica del software de fuentes. CENATIC, 2008. Disponible en: http://www.cenatic.es
5
Openoffice.org, The free and open productivity suite. [consultado 21/4/2010]. Disponible en: http://openoffice.org
6
The R project for statistical computing. [consultado 21/4/2010]. Disponible en: http://r-project.org
7
B. Janamanchi,E. Katsamakas,W. Raghupathi,W. Gao
The State and Profile of Open Source Software Projects in health and medical informatics
Intern J Med Inform, 78 (2009), pp. 457-472
Autor para correspondencia. (José Antonio Gonzalez jose.a.gonzalez@upc.edu)
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.