x

¿Aún no está registrado?

Cree su cuenta. Regístrese en Elsevier y obtendrá: información relevante, máxima actualización y promociones exclusivas.

Registrarme ahora
Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,125
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

Current Contents/Clinical Medicine, Journal Citation Reports, SCI-Expanded, Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, MEDES, PASCAL, SCOPUS, ScienceDirect

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,125(2016)
  • 5-años Factor de Impacto: 1,292
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,221
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,385

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Med Clin 2010;135:135 - DOI: 10.1016/j.medcli.2009.03.037
Carta al Editor
Índice tobillo-brazo en la detección de la enfermedad arterial periférica en pacientes con diabetes tipo 2 asintomáticos
Ankle-brachial index in the detection of peripheral arterial disease in asymptomatic type 2 diabetic patients
Adelaida M. Castro-Sáncheza,??, , Carmen Moreno-Lorenzob, Guillermo Matarán Peñarrochac, Nuria Sánchez-Labracaa
a Departamento de Enfermería y Fisioterapia, Universidad de Almería, Almería, España
b Departamento de Fisioterapia, Universidad de Granada, Granada, España
c Distrito Sanitario La Vega, Servicio Andaluz de Salud, Málaga, España
Sr. Editor:

Hemos leído con interés el original de Alonso et al1 sobre la rentabilidad del índice tobillo-brazo para la detección de la enfermedad arterial periférica. Comoquiera hemos realizado un estudio sobre la detección de la enfermedad arterial periférica en pacientes diabéticos tipo 2, hemos querido realizar algunas aportaciones.

El objetivo de nuestro estudio fue detectar la enfermedad arterial periférica en pacientes diabéticos tipo 2 que se encuentran en un estadio asintomático mediante el empleo del índice tobillo-brazo. Con este fin, realizamos un estudio descriptivo prospectivo sobre todos los pacientes diabéticos tipo 2 con historia clínica informatizada en el Centro de Salud de la Zubia (Distrito Metropolitano de Granada, España). El número total de pacientes incluidos en el estudio fue de 277, con edades comprendidas entre los 36 y 65 años. Constituyeron criterios de exclusión la presencia de lesiones a nivel aórtico, poplíteo o distal de la pierna, y la existencia de problemas físicos o afecciones sistémicas que pudieran impedir la realización del test de esfuerzo. Todos los pacientes firmaron el consentimiento informado y cumplimentaron un cuestionario sobre claudicación intermitente (cuestionario de Edimburgo)2.

Inicialmente, se hizo a los pacientes el test de Strandness3. Este test consiste en la realización de un programa de marcha en una banda rodante a una velocidad de 3km/h, con una pendiente ascendente del 10%, y se registra la distancia máxima de marcha tolerada hasta la aparición de la sintomatología dolorosa. Posteriormente, y de forma inmediata, se realizó la determinación bilateral del índice tobillo-brazo mediante Doppler bidireccional (HADECO Smartdop®, Quermed, España) con sonda de 8MHz y esfigmógrafo calibrado. El cálculo de este índice se estableció mediante el cociente entre la presión arterial sistólica más elevada en la arteria tibial posterior o la arteria pedia y la obtenida en la arteria braquial. Posteriormente, sobre la base de las cifras obtenidas en el índice tobillo-brazo y la distancia recorrida hasta la aparición de la sintomatología dolorosa, los pacientes se clasificaron en 4 estadios clínicos de isquemia crónica de extremidades inferiores atendiendo a la clasificación de Leriche-Fontaine4,5. Se consideró normal un índice tobillo-brazo comprendido entre 0,9 y 1,3.

La media obtenida en el índice tobillo-brazo derecho fue de 0,81±0,154 desviación estándar (DE) y en el izquierdo de 0,82±0,345 DE. Un 43% de los sujetos asintomáticos presentaba un índice tobillo-brazo derecho 0,86±0,241 DE (estadio I de Leriche-Fontaine); el 63% restante presentaba un índice derecho normal superior a 0,9. Con respecto al lado izquierdo, el 57% de los sujetos asintomáticos presentaba una media de 0,84±0,312 DE en este índice (estadio I de Leriche-Fontaine), el 43% restante presentaba un índice izquierdo normal.

En conclusión, queremos añadir que, si bien en el estudio de Alonso et al se desestima el cribado de la enfermedad arterial periférica mediante el índice tobillo-brazo como medición sistemática en la población mayor de 50 años, la determinación de este índice tras la realización del test de Strandness es un método eficaz para el cribado de la enfermedad arterial periférica en sujetos asintomáticos.

Bibliografía
1
I. Alonso,P. Valdivieso,M.J. Zamudio,M.A. Sánchez-Chaparro,F. Pérez,H. Ramos
Rentabilidad del índice tobillo-brazo para la detección de enfermedad arterial periférica en población laboral de la Junta de Andalucía en Málaga
Med Clin (Barc), 132 (2009), pp. 7-11
2
G.C. Leng,F.G. Fowkess
The Edinburgh Claudication Questionnaire: An improved version of the WHO/Rose Questionnaire for use in epidemiological surveys
J Clin Epidemiol, 45 (1992), pp. 1101-1109
3
D.E. Strandness,J.W. Bell
An evaluation of the hemodynamic response of the claudicating extremity to exercise
Surg Gyn Obst, 119 (1964), pp. 1237
4
R. Villa,J.A. Rodrigo
Arteriopatía periférica
Guías Clínicas, 2 (2002), pp. 1-8
5
M.H. Criqui,S.S. Coughlin,A. Fronek
Noninvasively diagnosed peripheral arterial disease as a predictor of mortality: Results of a prospective study
Circulation, 72 (1985), pp. 768-773
Autor para correspondencia. (Adelaida M. Castro-Sánchez adelaida@ual.es)
Copyright © 2009. Elsevier España, S.L.