x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

Indexada en:

Scopus y Emerging Sources Citation Index (ESCI)

Métricas

  • CiteScore 2017: 0,17
    Leer más
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,132
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,193
Cir Cardiov 2018;25:66 - DOI: 10.1016/j.circv.2017.12.027
Pronóstico de los pacientes que desarrollan complicaciones perivalvulares
M.L. Fernández-Gassó, J.A. Giner-Caro, , J.J. Martínez-Díaz, R. Rojano-Torres, A. Jimeno-Almazán, N. Cobos-Trigueros, R. Rubio Patón, J.C. Bonaque González, R.M. Soto Ruíz, F.G. Clavel Ruipérez
Hospital General Universitario Santa Lucía, Cartagena, Murcia, España

Justificación: La endocarditis infecciosa (EI) es un patología de elevada morbimortalidad que con frecuencia precisa tratamiento quirúrgico precoz, especialmente en los casos que presentan signos de infección localmente incontrolada y desarrollan complicaciones perivalvulares (CPV).

Objetivo: Analizamos los pacientes con EI en nuestra área, centrándonos en los que desarrollaron CPV definidas tal y como se recoge en las Guías de la Sociedad Europea de Cardiología de 2015 (en su tabla 11), tratando de identificar factores predisponentes y estableciendo su relación con el pronóstico.

Método: Incluimos todos los casos de pacientes hospitalizados de mayo de 2009 a febrero de 2017 por EI confirmada a partir del diagnóstico microbiológico, siempre que dispusiéramos de todos los datos clínicos pertinentes (especialmente, indicación de cirugía, ocurrencia de la misma y evolución hospitalaria).

Resultados: Obtuvimos un total de 52 pacientes, de los cuales 11 desarrollaron CPV, 6 por EI sobre válvula nativa, uno por EI protésica precoz y 4 por EI protésica tardía (en total, 5/11 CPV ocurrieron sobre prótesis [45%], siendo la incidencia de EI sobre prótesis en el grupo sin CPA de solo 5/41 [12%], p=0,039). La válvula afectada con mayor frecuencia fue la aórtica aislada (5/11), seguida de la mitral aislada (4/11). 10/11 pacientes desarrollaron una insuficiencia valvular izquierda grave (91%) frente a solo el 12% del grupo sin CPV (p=0,002). No encontramos diferencias significativas en cuanto a edad, sexo y presencia de algunos condicionantes asociados, como diabetes mellitus o insuficiencia renal, aunque la tendencia a presentar CPV fue mayor en las mujeres (8/11 [73%], respecto a 24/41 [58%] en el grupo sin CPV). Respecto al germen implicado, en 4/11 fue un enterococo, en otros 3/11 un estafilococo coagulasa negativo, en otros 3/11 un estreptococo del grupo viridans y solo en 1/11 Staphylococcus aureus. 9/11 pacientes con CPA precisaron cirugía cardiaca (82%) respecto a 12/41 (29%) del resto (p=0,002). La mortalidad hospitalaria fue mayor en el grupo con CPA (5/11 [45%] vs. 7/41 [17%], p=0,047).

Conclusiones: Las CPA representan una complicación muy grave con elevada tasa de mortalidad hospitalaria, con necesidad de cirugía precoz. La EI protésica fue el único factor predisponente claro en nuestra serie.

Autor para correspondencia. (J.A. Giner-Caro Lucynandez@hotmail.com)
Copyright © 2017