x

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Más información
Solicitud de permisos - Ayuda - - Regístrese - Teléfono 902 888 740
Buscar en

FI 2016

1,042
© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2016

Indexada en:

Index Medicus/Medline, Excerpta Medica/EMBASE, IBECS, IME, SCOPUS, Medes, Science Citation Index Expanded.

Métricas

  • Factor de Impacto: 1,042 (2016)
  • CiteScore 2017: 0,54
    Leer más
  • SCImago Journal Rank (SJR):0,288
  • Source Normalized Impact per Paper (SNIP):0,533

© Thomson Reuters, Journal Citation Reports, 2017

Aten Primaria 2011;43:561 - DOI: 10.1016/j.aprim.2010.09.028
Carta al Director
Antes y después del filtrado glomerular
Before and after glomerular filtration
Mercè Cervera??, , Maria Callís, Núria Calonge, Mireia Zurita, Laia Franquesa, Silvia Galan
ABS Santa Eugènia de Berga, Unidad Docente de MFyC Centro, Barcelona, España
Sr. Director:

La enfermedad renal crónica, especialmente en fases iniciales, es muy desconocida1. Hasta hace pocos años solamente se identificaba e intervenía en las fases más avanzadas1. Recientemente disponemos de estudios que relacionan la insuficiencia renal crónica (IRC) con un aumento de la morbimortalidad cardiovascular1–4, por lo que es necesaria una intervención precoz y un control estricto de estos pacientes2,5.

La prevalencia de la IRC en la población española adulta es de 6,8% (EPIRCE) y entre los pacientes que acuden a consulta en Atención Primaria(EROCAP)del 21%1. Si además tienen factores de riesgo cardiovascular (FRCV) la cifra llega al 35-40%2.

Para el cálculo del filtrado glomerular (FG) se utilizan mayoritariamente dos ecuaciones: Modification of Diet in Renal Disease (MDRD-4) y la fórmula de Cockcroft- Gault1,3,6.

La MDRD-4 es la fórmula más utilizada3, no requiere del peso del paciente pero no distingue los estadios 1-23. La segunda fórmula requiere de edad, peso, creatinina sérica y sexo2,3.

El objetivo principal de este trabajo es, después de un año de disponer del FG de los pacientes, conocer el grado de control de la función renal y de los FRCV de los pacientes con IRC.

Realizamos un estudio retrospectivo en el Centro de Salud de Santa Eugènia de Berga (Barcelona). Incluimos a todos los pacientes mayores de 14 años con el diagnóstico de IRC en la historia clínica informatizada y/o con dos FG inferiores de 60ml/min/1,73m2 o con un solo FG alterado con una creatinina superior a 1,3mg/dl en mujeres y superior a 1,4mg/dl en hombres. Se excluyeron los pacientes no visitados o sin analítica y/o exploración física en el último año, pacientes desplazados o que habían sido exitus. Se recogieron datos epidemiológicos: edad, sexo, índice de masa corporal, FRCV: diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y tabaquismo; enfermedades cardiovasculares y enfermedades reno-prostáticas. Se revisaron analíticas y ecografías realizadas en el Centro de Salud y/o en el Hospital de referencia de los pacientes.

En una población de 13.784 habitantes se detectaron 340 casos con un FG < 60ml/min hasta el 31 de diciembre de 2008; de estos 110 solo tenían 1 FG, 17 de los cuales, el siguiente FG era > 60ml/min/m2 y 93 no tenían calculado otro FG. Cumplían criterios de inclusión 191.

La prevalencia global de IRC fue de 1,39%, la relación H/M: 1/1,02, y la edad media 76,08 (DE: 12,02) años.

En la distribución por estadios los pacientes mayoritariamente pertenecen al estadio 3 (86,9%), al 4 (8,4%), al 5 (3,1%) y no catalogables (1,6%).

Presentan mal control de la hipertensión arterial (presión arterial > 130/80mmHg o 125/75mmHg si el cociente albuminuria/creatinina es > 500mg/g) el 78,1%; de la diabetes mellitus tipo 2 (Hb1Ac > 7%) el 52% y de su hipercolesterolemia (cLDL > 100mg/dl) el 47,9% de los casos2.

El 49,7% de los pacientes disponían de ecografía renal, el 36,8% de las cuales eran normales y el 63,2% patológicas; en el 38% de estas se detectó un parénquima reducido.

La prevalencia de nuestra población con IRC es muy baja comparada con el estudio EPIRCE. Esto indica que muy probablemente existen muchos pacientes infradiagnosticados y por tanto se debe solicitar de forma sistemática el FG a todos los pacientes con FRCV2.

Además, el bajo grado de control de los FRCV indica el trabajo que hay por delante y la importancia de la IRC en Atención Primaria, desconocida u olvidada hasta el momento1. La identificación temprana de la IRC y el buen control de los FRCV son esenciales también para retardar y modificar la progresión de la enfermedad renal5.

Agradecimientos

Al Dr. J. Espinàs, tutor docente de nuestra ABS y a la Dra. Teresa Masat, técnica de salud de la SAP Osona del ICS.

Bibliografía
1
A.L. Martín de Francisco,L. Aguilera,V. Fuster
Enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y otras enfermedades crónicas. Es necesaria una intervención más temprana en la enfermedad renal crónica
2
Alcazar R, Egocheaga MI, Orte L, Lobos JM, González Para E, Álvarez Guisasola F, et al. Documento de consenso semFYC-SEN sobre la enfermedad renal crónica. Nefrologia. 2008;273–282.
3
S. Gracia,R. Montañés,J. Bover,A. Cases,R. Deulofeu,A.L. Martín de Francisco
Documento de consenso: Recomendaciones sobre la utilización de ecuaciones para la estimación del filtrado glomerular en adultos
Nefrologia, 26 (2006), pp. 658-665
4
R. Alcazar,L. Orte,A. Otero
Enfermedad renal crónica
Nefrologia, (2008), pp. 3-6
5
J.L. Gorritz
Enfermedad renal crónica (ERC): detección, prevención y remisión adecuada a nefrologia
Nefrologia extrahospitalaria, 11 (2004), pp. 11-13
6
A.L.M. de Francisco,A. Otero
Insuficiencia renal oculta: estudio EPIRCE
Nefrologia, 25 (2005), pp. 66-71
Autor para correspondencia. (Mercè Cervera 39593mcl@comb.cat)
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.