Buscar en
Revista Española de Geriatría y Gerontología
Toda la web
Inicio Revista Española de Geriatría y Gerontología La tirotoxicosis en el paciente anciano como problema clínico
Información de la revista
Vol. 33. Núm. 2.
Páginas 99-114 (Marzo 1998)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 33. Núm. 2.
Páginas 99-114 (Marzo 1998)
Acceso a texto completo
La tirotoxicosis en el paciente anciano como problema clínico
Thyrotoxicosis in the elderly patient as a clinical problem
Visitas
...
J J. Díez
Información del artículo
Texto completo
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

REVISION


Rev Esp Geriatr Gerontol 1998;33(2):99-114

La tirotoxicosis en el paciente anciano como problema clínico

Díez, Juan J.

Servicio de Endocrinología. Hospital La Paz. Madrid.

Correspondencia: Juan J. Díez. Travesía Téllez, 8, 4R. 28007 Madrid.

Recibido el 5-5-97; aceptado el 29-10-97.


RESUMEN

La tirotoxicosis es un problema clínico de frecuente presentación en personas ancianas. Las dificultades con las que tropieza el clínico que afronta este problema vienen condicionadas por las peculiaridades en la presentación clínica de la hiperfunción tiroidea en las personas mayores, así como por el frecuente empleo de fármacos en este grupo de población y por los diferentes cambios suceden en la fisiología tiroidea como consecuencia de la edad o de enfermedades no tiroideas. En la mayoría de los casos la simple cuantificación de las concentraciones séricas de tirotropina y de tiroxina libre permite establecer el diagnóstico de hiperfunción tiroidea y precisar si se trata de una tiroxicosis franca o subclínica. Desde un punto de vista etiológico las causas de tirotoxicosis cuantitativamente más importantes en los ancianos son los bocios hiperfuncionantes (uni o multinodulares) y la enfermedad de Graves, cuyas diferencias pueden ponerse de manifiesto con el empleo de un limitado número de pruebas complementarias. Los antitiroideos de síntesis están indicados como primera línea terapéutica en el control de la hiperfunción tiroidea. El tratamiento definitivo, mediante cirugía o preferiblemente radioyodo, está indicado en la mayoría de los pacientes con bocios hiperfuncionantes y en los casos de recidiva de enfermedad de Graves. La hiperfunción tiroidea subclínica de los ancianos debe vigilarse periódicamente para detectar de forma temprana una posible evolución a una tirotoxicosis franca que requiera tratamiento.

Palabras clave

Tirotoxicosis. Hipertiroidismo. Paciente anciano. Envejecimiento.


Thyrotoxicosis in the elderly patient as a clinical problem

SUMMARY

Thyrotoxicosis is a common clinical problem in the elderly. Clinicians'' difficulties with this problem are conditioned by the peculiarities of the clinical presentation of thyroid hyperfunction in elderly persons, frequent medication use by this population, and changes in thyroid physiology in relation to age or non-thyroid disease. In most cases, simple measurement of serum thyrotropin and free thyroxine concentrations establishes the diagnosis of thyroid hyperfunction and the presence of manifest or subclinical thyrotoxicosis. The most frequent causes of thyrotoxicosis in the elderly are hyperfunctional goiter (single or multiple node) and Graves disease, which can be differentiated with a few complementary tests. Synthetic antithyroid drugs are the first-line treatment for the control of thyroid hyperfunction. Definitive surgical or radioiodine treatment is indicated in most patients who have hyperfunctional goiter and in cases of recurrent Graves Disease. Subclinical thyroid hyperfunction in the elderly should be followed-up in order to detect progression to thyrotoxicosis requiring treatment.

Key words

Thyrotoxicosis. Hyperthyroidism. Elderly. Aging.

Rev Esp Geriatr Gerontol 1998;33:99-114


PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Las enfermedades tiroideas en general, y la tirotoxicosis en particular, constituyen problemas clínicos habituales en la población anciana cuyo estudio ha interesado a clínicos de diversas especialidades desde hace más de cuatro décadas (1-36). Los autores que se han ocupado de estudiar el tema coinciden en que la tirotoxicosis en el anciano presenta unas peculiaridades que la hacen diferente de la forma clásica, habitual en personas más jóvenes, por lo que en la mayoría de las ocasiones su diagnóstico y manejo entraña no pocas dificutades (tabla I). La tirotoxicosis en el anciano puede entenderse, por tanto, como un problema clínico con el que a menudo se encuentran tanto los médicos de atención primaria como los encargados de la asistencia a personas ancianas. El enfrentamiento racional a este problema requiere, en primer lugar, conocer los límites y el alcance del mismo, comprender los posibles factores de confusión o complicaciones del problema y, finalmente, saber interpretar los métodos disponibles para su detección e investigación de sus causas, así como poner en marcha las posibles soluciones. La presente revisión pretende clarificar algunas de estas cuestiones.

Tabla I. Características clínicas de la disfunción tiroidea en pacientes ancianos.

­ Elevada frecuencia.
­ Sintomatología inespecífica o poco sugestiva.
­ Alteraciones fisiológicas en las pruebas de función tiroidea.
­ Alteraciones en las hormonas tiroideas por enfermedad no tiroidea.
­ Frecuente empleo de fármacos que alteran la función tiroidea.
­ Empeoramiento de enfermedades concomitantes.
­ Tratamiento generalmente fácil y con buenos resultados.

Una precisión conceptual se hace necesaria en primer lugar. La tirotoxicosis puede definirse como la presencia de concentraciones plasmáticas anormalmente elevadas de hormonas tiroideas (tiroxina, T4 y triyodotironina, T3), junto con los síntomas y signos producidos por la interacción de estas hormonas con sus tejidos diana. El exceso de hormonas tiroideas puede tener diversos orígenes que se comentarán más adelante. Sólo la tirotoxicosis originada por un exceso de producción hormonal por el tiroides recibe el nombre de hipertiroidismo, aunque muchos autores utilizan ambos términos como sinónimos. La enfermedad de Graves es el ejemplo típico de tirotoxicosis por sobreproducción hormonal tiroidea, mientras que la tirotoxicosis facticia o la provocada por una tiroiditis constituyen ejemplos de tirotoxicosis sin hipertiroidismo.

ALCANCE DEL PROBLEMA DE LA TIROTOXICOSIS EN EL ANCIANO

La tabla I recoge las peculiaridades que, desde un punto de vista clínico, enmarcan el alcance de problema de la tirotoxicosis en la senectud. La primera característica que ha de destacarse es su frecuencia de presentación, nada desdeñable en la población anciana. Las cifras de prevalencia de tirotoxicosis obtenidas por los distintos autores se sitúan entre un 0,5 y un 6% de la población anciana (37-59), mientras que en la población general es de alrededor del 1% (41, 60). Como sucede en otras edades de la vida, la prevalencia de tirotoxicosis en ancianos es superior en las mujeres (41), aunque este hecho no es constatado de forma universal por todos (25). Un reciente estudio a gran escala llevado a cabo en 968 sujetos mayores de 55 años, procedentes una población general de un área urbana norteamericana, permitió estimar la prevalencia global de la hiperfunción tiroidea en sujetos de esta edad en un 2,0%, siendo del 2,2% en las mujeres y del 1,5% en los varones (29).

Otra característica reseñable es la gran frecuencia con que la hiperfunción tiroidea pasa desapercibida durante largo tiempo debido a su presentación atípica, sus escasas manifestaciones clínicas, o a que muchas de éstas pueden ser confundidas con el proceso normal del envejecimiento (13-15, 30, 61-68). A este inconveniente hay que sumar el hecho de que las pruebas bioquímicas que normalmente se emplean para el diagnóstico de las alteraciones funcionales tiroideas se afectan tanto por enfermedades no tiroideas como por el uso de diversos medicamentos, ambos hechos frecuentes en la población anciana (26, 69) y que a menudo son olvidados por el médico (70). Además, la tirotoxicosis puede llegar a una extraordinaria gravedad, ya que los ancianos son un grupo de población especialmente predispuesto al desarrollo de crisis tirotóxica (71-73). La hiperfunción tiroidea, por otra parte, puede generar una gran morbilidad en el paciente senecto, provocando o agravando algunos trastornos habituales en la población geriátrica, como enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, procesos autoinmunes, demencia y malnutrición (74, 75).

AGRAVAMIENTO DEL PROBLEMA: FACTORES DE CONFUSION

Cambios producidos por el envejecimiento

Las modificaciones en la función tiroidea inducidas por el proceso del envejecimiento, por enfermedades no tiroideas o por el empleo de fármacos, así como las peculiaridades en las formas de presentación clínica de la tirotoxicosis en personas de edad son tres factores que dificultan la detección y valoración de la disfunción tiroidea del anciano. El envejecimiento normal se acompaña de una serie de cambios morfofuncionales en la glándula tiroides que se resumen en la tabla II. La síntesis y secreción de hormonas tiroideas se reducen con la edad, fenómeno que ha sido interpretado como un posible mecanismo compensador de un decremento de la tasa metabólica basal (76-78). La degradación periférica de T4 también disminuye, con lo que se mantiene estable su concentración plasmática (77, 79). La fracción libre, esto es, no ligada a proteínas transportadoras, de la T4 no experimenta tampoco cambios significativos en la mayoría de los ancianos sanos. Un pequeño porcentaje de personas ancianas puede, no obstante, presentar valores reducidos de T4 libre acompañados de concentraciones de tirotropina (TSH) inadecuadamente normales y en ausencia de fármacos o enfermedad no tiroidea (80).

Tabla II. Cambios morfofuncionales tiroideos inducidos por el envejecimiento.

Cambios morfológicos
­ Aumento del tejido conjuntivo y degeneración de células epiteliales.
­ Frecuencia aumentada de infiltración linfocitaria.
­ Aumento de la prevalencia de bocio.
­ Mayor tendencia a la formación de nódulos.
­ Aumento de la incidencia de oncogénesis.
Cambios funcionales
­ Disminución de la captación de yodo.
­ Disminución de síntesis y secreción de hormonas tiroideas.
­ Reducción de la degradación periférica de T4.
­ Concentraciones de T4 total y libre normales.
­ Reducción de la concentración de T3 (síndrome de T3 baja).
­ Reducción de la conversión periférica de T4 en T3.
­ Cifras variables de TSH basal.
­ Reducción de la respuesta de TSH a TRH.
­ Reducción de la concentración integrada de TSH.

Por el contrario, la concentración de T3 muestra una disminución gradual con el envejecimiento, hallazgo que ha sido comprobado por un gran número de investigadores (23, 28, 50, 63, 81-96). Algunos autores (50, 81, 82, 88, 95, 97-99), aunque no todos (100), han demostrado un incremento de la síntesis de T3 inversa (rT3) en pacientes ancianos, lo que apoya la hipótesis de una disminución de la conversión periférica de T4 en T3 como causa del descenso de valores de T3 sérica.

Las concentraciones basales de TSH en personas ancianas se han encontrado normales (55, 88, 94, 101-104), elevadas (50, 92, 99, 105, 106) o reducidas (107). Las respuestas de TSH al estímulo mediante inyección de su hormona liberadora (protirelina, TRH) han sido también muy variables según los autores (101, 108-111), aunque generalmente se observa una disminución con la edad en personas sanas (88, 92, 102, 104, 108, 112-115).

Cambios producidos por enfermedades no tiroideas

Las enfermedades no tiroideas agudas y crónicas pueden con frecuenica acompañarse de alteraciones reversibles en las pruebas de función tiroidea (116) (tabla III). En un estudio de Gow et al (117) se encontraron valores disminuidos de T4 total, T4 libre, T3 total y T3 libre en el 8%, 15%, 19% y 49%, respectivamente, de un grupo de 264 pacientes con enfermedades no tiroideas. La tiroxinemia se encontró elevada en un 1% de estos pacientes (117). En otro estudio (118) se demotró una elevación de la TSH en el 6% y un descenso en el 12% de un total de 1.580 pacientes hospitalizados.

Tabla III. Alteraciones en las pruebas de función tiroidea en pacientes con enfermedades no tiroideas

Alteración funcionalMecanismo implicado

Reducción de T3Disminución de la conversión de T4 en T3.
Aumento de T3Disminución de actividad de 5'' desyodasa.
Disminución de captación tisular.
Reducción de T4 totalDisminución de la unión de T4 a proteínas.
Aumento del aclaramiento de T4.
Reducción de T4 libreDisminución de la secreción o acción de TSH.
Aumento de T4Disminución del aclaramiento de T4.
Aumento transitorio de TSH.
Descenso en la síntesis extratiroidea de T3.
Reducción de TSHDisminución de la secreción de TRH.
Aumento de dopamina, somatostatina o cortisol.
Aumento de TSHRecuperación de enfermedad no tiroidea.

La reducción de la concentración de T3 es, sin duda, el trastorno más habitual y se conoce con el nombre de síndrome de la T3 baja. Se ha atribuido a una disminución de la conversión periférica de T4 en T3 a la que, a su vez, contribuyen una reducción de la captación celular de T4, disminución de la disponibilidad de cofactores, reducción de la actividad de la 5'' desyodasa periférica y aumento de alqunas citoquinas (28, 75, 83, 100, 119-124). La T4 total puede disminuir por reducción de la unión a proteínas o por aumento de su aclaramiento plasmático. A su vez, la T4 libre suele reducirse en la enfermedad no tiroidea de forma secundaria a una disminución de la secreción de TSH.

Se ha descrito también una elevación del índice de T4 libre en pacientes ancianos sin enfermedad tiroidea demostrable (125), fenómeno que en general es debido a la presencia de malnutrición o enfermedad crónica, especialmente enfermedad psiquiátrica. Una reducción del aclaramiento de T4, un aumento transitorio en la TSH y el descenso en la síntesis extratiroidea de T3 han sido los mecanismos aducidos para explicar esta alteración. Finalmente, no es infrecuente que en el seno de una enfermedad no tiroidea se encuentre una reducción de la concentración basal de TSH y una supresión de su respuesta al estímulo con su hormona liberadora (115, 123, 126-141). Por otro lado, la recuperación de una enfermedad grave puede acompañarse de un incremento de la concentración de TSH por encima de los límites normales (142).

Cambios inducidos por fármacos

Existen diversos mecanismos por los que los agentes farmacológicos pueden alterar el normal funcionamiento del eje hipófiso-tiroideo. Algunas sustancias, como los glucocorticoides y la dopamina, pueden inhibir la síntesis y liberación de TSH hipofisaria. Otros compuestos son capaces de interferir con los procesos de la biosíntesis hormonal tiroidea, tales como el transporte de yodo al tiroides, la yodación de la tiroglobulina, el acoplamiento de las tirosinas para dar lugar a T4 y T3 y la secreción de estas últimas (tabla IV). Algunos agentes, como sucede con los estrógenos, elevan la concentración globulina transportardora de tiroxina (TBG), con lo que se produce un aumento de la concentración de T4 total. Lo contrario, esto es una reducción de las proteínas transportadoras y de la tiroxinemia total, sucede con la administración de andrógenos (tabla V). El transporte de hormonas tiroideas puede ser interferido también por sustancias que compiten por los sitios de unión de las proteínas transportadoras, como ocurre con los salicilatos y otros compuestos (tabla V). Finalmente algunos agentes tienen la capacidad de interferir con el metabolismo extratiroideo de la T4, como es el caso de los inhibidores de la 5''-desyodación periférica o de los estimulantes de la degradación hormonal y degradación fecal.

Tabla IV. Farmacos que alteran la síntesis y secrecion de hormonas tiroideas

Mecanismo de acciónFármacos

Bloqueo del transportePerclorato
de yodoTiocianato
Aniones complejos
Litio
Interferencia Tionamidas y tiourilenos
con la yodaciónSulfonamidas
de la tiroglobulina Sulfonilureas
y acoplamiento Salicilamidas
de yodotirosinasResorcinol
Aminoglutetimida
Tiocianato
Antipirina
Aminotriazol
Amfenidona
2,3-dimercaptopropanol
Inhibición de la secreciónYoduro
de hormonas tiroideasLitio



Tabla V. Farmacos que alteran las proteinas transportadoras o el metabolismo extratiroideo de las hormonas tiroideas

Mecanismo de acciónFármacos

Aumento de la Estrógenos
concentración Metadona
de TBGPerfenazina
5-fluorouracilo
Clofibrato
Disminución de laAndrógenos
concentración de TBGEsteroides anabolizantes
Glucocorticoides
L-asparaginasa
Interferencia Salicilatos
con la uniónFurosemida
de hormonas Difenilhidantoína
tiroideas a TBGSulfonilureas
Dinitrofenol
Mitotane
Fenilbutazona
Fenclofenac
Perclorato
Tiocianato
Análogos de hormonas tiroideas
Inhibición de Propiltiouracilo
la conversión Glucocorticoides
de T4 a T3Propranolol
Contrastes yodados orales
Amiodarona
Clomipramina
Estimulación de la Difenilhidantoína
degradaciónCarbamazepina
o excreción fecalFenobarbital
Colestiramina

Peculiaridades en la presentación clínica

No es esperable encontrar en el anciano la riqueza semiológica habitual en personas jóvenes con tirotoxicosis (tabla VI) (17, 62, 143-151). Suelen faltar los signos y síntomas clásicos tales como nerviosismo, taquicardia, palpitaciones, sudoración, intolerancia al calor, aumento del apetito o cambios oculares (13, 23, 30, 35, 38, 123, 152). Con frecuencia el cuadro es oligosintomático o se presenta con síntomas sutiles o inespecíficos (11, 15, 23, 39, 152, 153). El paciente puede presentar una disminución de la afectividad, ausencia de actividad motora hipercinética y enlentecimiento o torpor mental, cuadro conocido como hipertiroidismo apático o enmascarado (154). Es frecuente también la ausencia de bocio o la presencia de bocio retrosternal (30, 39, 146, 155).

Tabla VI. Signos y sintomas frecuentes e infrecuentes en la tirotoxicosis del anciano

FrecuentesInfrecuentes

AnorexiaAumento del apetito
Pérdida de pesoIntolerancia al calor
Fibrilación auricular, taquiarritmiasTaquicardia
Angina, insuficiencia cardíacaBocio
Debilidad muscular, miopatíaOftalmopatía
Disminución de masa óseaIntolerancia al calor
Depresión, apatíaIrritabilidad
Lentitud mentalNerviosismo
Labilidad emocionalSudoración
Ptosis palpebralRetracción palpebral superior
EstreñimientoHiperdefecación, diarrea

Los síntomas cardiovasculares revisten una especial importancia en la población senecta (30, 39, 62, 156-161). En el clásico estudio de Davis y Davis (39) el 79% de los ancianos hipertiroideos presentaba anomalías cardiovasculares, el 67% insuficiencia cardíaca, el 39% fibrilación auricular y el 20% angina de pecho. El exceso de hormonas tiroideas puede provocar diversos tipos de arritmia, como taquicardia sinusal, fibrilación auricular, taquicardia paroxística supraventricular y extrasístoles (160). En muchas ocasiones la hiperfunción tiroidea se manifiesta casi exclusivamente como una fibrilación auricular resistente al tratamiento digitálico (39, 162) y a veces el diagnóstico surge cuando se estudian ancianos con fibrilación auricular (160, 163). La hiperfunción tiroidea, además, puede agravar una insuficiencia cardíaca o una cardiopatía isquémica previas debido a los efectos miocárdicos de las hormonas tiroideas (30, 160).

La anorexia y pérdida de peso en el paciente anciano pueden ser indicios de una tirotoxicosis no diagnosticada (23, 30, 143, 161). No es infrecuente el estreñimiento en lugar de diarrea (38). Son comunes la labilidad emocional, ansiedad o depresión, pérdida de memoria, incapacidad para la concentración y cambios en el estado de ánimo (164-166). La miopatía proximal origina debilidad generalizada y la reducción de la masa ósea pueden ocasionar caídas y fracturas (167). Otros signos son la onicolisis y la presencia de ptosis palpebral, que contrasta con la escasa frecuencia de retracción del párpado superior que se observa en edades más precoces (168).

CAUSAS FRECUENTES E INFRECUENTES DEL PROBLEMA

Un visión práctica del problema requiere tener presente que unas causas son, sin duda, mucho más frecuentes que otras (tabla VII). La tirotoxicosis espontánea del anciano suele repartirse en tres categorías etiológicas principales: bocio multinodular hiperfuncionante, enfermedad de Graves y nódulo autónomo hiperfuncionante. La hiperfunción tiroidea subclínica puede producirse por cualquiera de estas etiologías, pero también con gran frecuencia por la administración de tiroxina para el tratamiento de bocios nodulares o nódulos tiroideos.

Tabla VII. Clasificación etiológica de la tirotoxicosis en la población anciana

Etiologías frecuentes
­ Bocio multinodular hiperfuncionante*.
­ Enfermedad de Graves*.
­ Nódulo autónomo hiperfuncionante (adenoma tóxico)*.
Etiologías poco frecuentes
­ Hipertiroidismo inducido por yodo*.
­ Tirotoxicosis yatrógena.
­ Tirotoxicosis facticia.
­ Tiroiditis subaguda.
­ Tiroiditis silente.
­ Tiroiditis inducida por radiación.
Etiologías muy raras
­ Adenoma hipofisario secretor de TSH*.
­ Resistencia hipofisaria a las hormonas tiroideas*.
­ Tumores trofoblásticos*.
­ Struma ovarii.
­ Metástasis funcionantes de carcinoma tiroideo.

* Etiologías asociadas a sobreproducción hormonal tiroidea (hipertiroidismo).

El bocio multinodular hiperfuncionante ha sido considerada la etiología más habitual en la tirotoxicosis del anciano (27, 161, 169-173). La forma más característica de presentación es el desarrollo de hiperfunción tiroidea de forma larvada sobre un bocio multinodular de larga evolución (174). Es posible que muchos bocios multinodulares inicialmente normofuncionante evolucionen con el transcurso de los años a una tirotoxicosis primero subclínica y luego patente. La enfermedad de Graves es la causa de hipertiroidismo más frecuente en el adulto en edades medias de la vida (151, 175). Se trata de una enfermedad de origen autoinmune que se caracteriza por la presencia en el suero de inmunoglobulinas estimulantes del tiroides (TSI), autoanticuerpos capaces de interaccionar con el receptor de membrana para TSH e inducir una respuesta biológica consistente en la elevación de los niveles intracelulares de AMP cíclico y en la hipersecreción hormonal (176, 177). En el anciano este trastorno es menos prevalente que el bocio multinodular hiperfuncionante (2, 38, 39, 146, 148, 171) y se caracteriza por la menor frecuencia de aparición de bocio con respecto a otras edades de la vida (143, 146). El nódulo autónomo hiperfuncionante o adenoma tóxico se presenta como un único nódulo con capacidad autónoma de síntesis y liberación hormonal que anula funcionalmente el resto de la glándula (178-180). Los nódulos autónomos pueden cursar con normofunción o con hiperfunción tiroidea (178). Esto último es tanto más frecuente cuanto mayor es su tamaño, pero también es la forma de presentación de la enfermedad en pacientes senectos, al contrario de lo que sucede en las edades medias de la vida en las que suele cursar con situación de eutiroidismo (179).

La administración de yodo en sus diversas formas a pacientes que presentan nódulos con capacidad de funcionamiento autónomo puede desencadenar un incremento súbito de la producción hormonal (181-184). La tirotoxicosis inducida por yodo se presenta con mayor frecuencia en personas senectas con independencia de la existencia previa de bocio (182, 183) e incluso se ha descrito en ancianos tras aplicación tópica de antisépticos con yodo para el tratamiento de úlceras por decúbito (184, 185). Mención especial merece la tirotoxicosis inducida por la administración de amiodarona para el tratamiento de arritmias cardíacas. La tirotoxicosis inducida por este antiarrítmico es causada por el exceso de yodo liberado del fármaco y se observa más frecuentemente en áreas de escasa ingesta de yodo (186-188).

La tiroiditis subaguda (189) y la tiroiditis silente (190) pueden cursar con una fase inicial de hiperfunción tiroidea seguida de una fase de hipofunción posterior. En ambos casos la elevación de hormonas tiroideas no se debe a un aumento de síntesis y liberación de T4 y T3, sino más bien a una salida al plasma de una cantidad excesiva de hormonas previamente sintetizadas debido al proceso inflamatorio de que es víctima la glándula tiroidea. La tirotoxicosis yatrógena se presenta en los casos de administración de dosis excesivas de hormonas tiroideas, pero también puede aparecer tras la administración de dosis terapéuticas, especialmente en pacientes que presentan bocios uni o multinodulares, en los que el tratamiento con levotiroxina exógena tiene la finalidad de frenar el crecimiento tiroideo. La ingesta subrepticia de hormonas tiroideas origina la tirotoxicosis facticia. El resto de las etiologías que figuran en la tabla VII son extremadamente raras en la población senecta.

DETECCION E INVESTIGACION DEL PROBLEMA

Detección de la tirotoxicosis

El diagnóstico de tirotoxicosis se establece ante la presencia de concentraciones de T4 libre por encima del límite superior de la normalidad simultáneamente con concentraciones inhibidas de TSH (175) (figura 1). Sólo los casos en los que la hiperfunción tiroidea se debe a una hipersecreción de TSH por un adenoma hipofisario cursan con valores normales o elevados de TSH, aunque estas situación es de extraordinaria rareza (151). La cuantificación de la concentración de T4 total es menos adecuada para el diagnóstico, ya que puede estar elevada en diversas situaciones que cursan con elevación de los niveles de TBG, tales como hepatitis agudas y crónicas, tratamientos farmacológicos, porfiria aguda intermitente, o de forma idiopática o hereditaria (50, 86, 139). La concentración de T3 también suele elevarse en el hipertiroidismo (10, 143); sin embargo, su valor diagnóstico en el anciano queda reducido debido a que en la senectud es frecuente la reducción de sus valores como ya se mencionó más arriba. Algunos pacientes, especialmente los que presentan nódulos hiperfuncionantes, pueden presentar elevación aislada de T3, fenómeno conocido como T3-toxicosis (143, 179).

Figura 1. Interpretación de resultados analíticos en la evaluación de una sospecha de tirotoxicosis en el paciente anciano. HT: hormonas tiroideas; ENT: enfermedad no tiroidea.

Las respuestas de TSH al estímulo con TRH se encuentran abolidas en el hipertiroidismo. Sin embargo, en ancianos enfermos es frecuente la reducción de estas respuestas (88, 92, 102, 104, 108, 112-115), por lo que el valor diagnóstico de esta prueba queda muy limitado (191).

Desde un punto de vista práctico es importante la definición del grado de la hiperfunción tiroidea. La cuantificación de las concentraciones de T4 libre y de TSH nos permite diferenciar dos grados: una elevación manifiesta de T4 libre junto con inhibición de TSH por debajo del límite inferior de la normalidad constituye las caracterítsicas de la tirotoxicosis franca. La inhibición tirotropínica acompañada de normalidad en la concentración de T4 libre constituye el llamado hipertiroidismo subclínico que en la mayoría de las ocasiones cursa de forma asintomática.

Investigación de las causas

Una cuidadosa exploración física y el empleo racional de un limitado número de pruebas complementarias es suficiente para llegar a un certero diagnóstico etiológico en la mayoría de los pacientes (tabla VIII). En efecto, el bocio multinodular hiperfuncionante se caracteriza por la palpación de varios nódulos de diferentes tamaños repartidos en ambos lóbulos tiroideos. La gammagrafía tiroidea, con isótopos del yodo o con pertecnetato, muestra diferentes grados de captación del radiotrazador y suele existir negatividad para los fenómenos de autoinmunidad tiroidea. La presencia de un tiroides de tamaño normal o un bocio difuso a la palpación, junto con un título elevado de TSI y frecuentemente de anticuerpos anti-peroxidasa tiroidea son diagnósticos de la enfermedad de Graves. La hipercaptación de radiotrazador en la gammagrafía tiroidea, así como la existencia de oftalmopatía son también características propias de esta entidad nosológica. La coexistencia de hipertiroidismo con nódulo único hipercaptador del radiofármaco y anulación de la captación en el resto de la glándula constituye la base del diagnóstico del nódulo autónomo hiperfuncionante.

Tabla VIII. Diagnóstico diferencial de las principales etiologías de la tirotoxicosis en el anciano

Palpación Gammagrafía EcografíaOtros datos

Bocio multinodular hiperfuncionanteVarios nódulos Superficie irregular Ausencia de bocio palpable.Varias áreas con diferente grado de captación del radiotrazador.Varios nódulos de diferentes tamaños y características.Autoinmunidad generalmente negativa.
Enfermedad de GravesBocio difuso Ausencia de bocio palpable.Hipercaptación global del radiotrazador.Generalmente bocio difuso con aumento de vascularización.Autoinmunidad positiva Título elevado de TSI Oftalmopatía.
Nódulo autónomo hiperfuncionanteNódulo único.Nódulo hipercaptante con o sin anulación del resto de la glándula.Nódulo único sólido.
Hipertiroidismo por yodoVariable, suele haber nódulos.Ausencia de captación.Variable Generalmente se detectan nódulos.Ingesta de yodo o fármacos que lo contienen Aumento de la yoduria.
Tiroiditis subagudaPalpación dolorosa Bocio difuso, firme o duro, tamaño moderado.Ausencia o reducción de la captación del radiotrazador.Variable Alteraciones en la ecogeni-cidad tiroidea.Fiebre, afectación del estado general, aumento de VSG. Tirotoxicosis transitoria. Puede seguirse de hipotiroi-dismo.
Tiroiditis silentePalpación no dolorosa Ausencia de bocio o bocio moderado.Ausencia o reducción de la captación del radiotrazador.Variable Alteraciones en la ecogeni-cidad tiroidea.VSG normal. Puede haber autoinmunidad positiva. Tirotoxicosis transitoria. Puede seguirse de hipotiroi-dismo.
Tiroiditis por radiaciónPalpación dolorosa.Una o dos semanas tras tratamiento con yodo-131. Cede espontáneamente.
Tirotoxicosis yatrógenaGeneralmente bocio.Ausencia o reducción de la captación del radiotrazador.Antecedente de bocio tratado con tiroxina.
Tirotoxicosis facticiaGeneralmente ausencia de bocio.Ausencia o reducción de la captación del radiotrazador.Patología psiquiátrica Aumento de T3, disminución de tiroglobulina.

La tirotoxicosis inducida por yodo se diagnostica ante la evidencia de ingesta de dosis farmacológicas de yodo inorgánico o fármacos que contienen yodo en pacientes con patología tiroidea previa. Característicamente la captación tiroidea de radioyodo es baja o nula en esta situación y existe aumento de la yoduria. El hipertiroidismo provocado por yodo suele ser benigno, por lo que su diagnóstico resulta extremadamente difícil si el clínico no lo sospecha y no encamina sus pesquisas diagnósticas hacia la exploración de la función tiroidea (182).

La elevación de la concentración de hormonas tiroideas junto con ausencia de captación tiroidea en la exploración gammagráfica también pueden ser producidas por tiroiditis. La tiroiditis subaguda se caracteriza clínicamente por signos y síntomas muy llamativos como fiebre, dolor cervical intenso y aumento de la velocidad de sedimentación globular. En la tiroiditis silente, por el contrario, no se presentan signos inflamatorios manifiestos y el diagnóstico es más difícil, hasta el punto de que en muchas ocasiones la enfermedad pasa desapercibida o es confundida con la enfermedad de Graves (190). Cuando la hiperfunción tiroidea es consecuencia del empleo de tratamiento con tiroxina exógena, prescrita generalmente para el tratamiento de bocios nodulares, se establece el diagnóstico de tirotoxicosis yatrógena. La tirotoxicosis facticia, de difícil diagnóstico, puede confundirse con otras situaciones asociadas con ausencia de bocio y reducción de la captación tiroidea de radioyodo.

SOLUCIONES AL PROBLEMA

Objetivos

El objetivo terapéutico ante la tirotoxicosis en el anciano es doble. Por un lado se pretende aliviar de forma rápida los síntomas y signos de la hiperfunción tiroidea, así como evitar las complicaciones metabólicas y cardiovasculares derivadas del exceso de hormonas tiroideas. En segundo lugar debe tenderse a producir una curación definitiva de la enfermedad de modo que se eviten las recaídas. Esto último sólo es posible conseguirlo con cirugía o radioyodo y, en algunos casos, tras tratamiento farmacológico en pacientes con enfermedad de Graves que experimentan remisión completa. El primer objetivo es habitualmente logrado con el empleo de los diversos agentes antitiroideos (tabla IX).

Tabla IX. Medidas terapéuticas en la tirotoxicosis

Tratamientos farmacológicos
Inhibición de la síntesis de hormonas tiroideas
antitiroideos de síntesis
propiltiouracilo*
carbimazol
metimazol
Inhibición de la liberación de hormonas tiroideas
yodo inorgánico (Lugol, SSIK, INa)
carbonato de litio
Inhibición de la conversión periférica de T4 a T3
contrastes colecistográficos orales**
ácido yopanoico
ipodato sódico
glucocorticoides
Inhibición de los efectos adrenérgicos de las hormonas tiroideas
bloqueantes beta-adrenérgicos
propranolol*
bloqueantes selectivos beta-1
Tratamientos definitivos
Radioyodo
Cirugía

SSIK: solución saturada de yoduro potásico; INa: yoduro sódico. * También inhibe la conversión periférica de T4 a T3. ** También inhiben la liberación de hormonas tiroideas.

Soluciones temporales

Antitiroideos

El empleo de las tionamidas (propiltiouracilo, carbimazol, metimazol) es de una gran utilidad en los pacientes hipertiroideos ancianos (20, 23, 173, 192). El mecanismo de acción de estos agentes consiste en una interferencia con la acción de la peroxidasa tiroidea (193, 194) y, en consecuencia, con las acciones biosintéticas que esta enzima cataliza. Aparte del efecto antitiroideo, estos fármacos tienen una acción inmunosupresora (195-197) que interfiere con la síntesis de inmunoglobulinas estimulantes del tiroides que caracterizan a la enfermedad de Graves. En pacientes ancianos se recomiendan dosis iniciales relativamente elevadas, de 30 a 45 mg de carbimazol o metimazol. La mejoría clínica y analítica comienza en las dos primeras semanas de tratamiento y suele ser evidente a las 4 a 6 semanas. Una vez conseguida la situación de eutiroidismo, el tratamiento posterior dependerá de la etiología de la hiperfunción tiroidea (198). En los casos de bocio multinodular hiperfuncionante o de nódulo autónomo hiperfuncionante la actitud más adecuada es emplear un tratamiento definitivo. En los pacientes con enfermedad de Graves una opción adecuada consiste en la reducción progresiva de la dosis de fármaco manteniendo el estado eutiroideo. El tratamiento debe mantenerse durante un periodo de 9 a 18 meses (199, 200). Otra pauta consiste en mantener una dosis fija de antitiroideos y añadir levotiroxina a dosis suficientes para evitar la aparición de un hipotiroidismo yatrógeno (146). Según algunos autores esta modalidad terapéutica consigue mayores tasas de remisión de la enfermedad siempre que el tratamiento se mantenga un tiempo suficiente (201).

Las tionamidas suelen tolerarse muy bien. Las reacciones adversas son infrecuentes y consisten en prurito, urticaria, erupción cutánea, artralgias o mialgias, alteraciones hepáticas, fiebre, caída o depigmentación del cabello, náuseas y cefalea. El efecto adverso más temible es la aparición de una agranulocitosis, que sucede en el 0,2 a 0,5% de los pacientes y parece más frecuente en la población anciana (202).

Otros fármacos

Los bloqueantes beta adrenérgicos como el propranolol alivian muchos de los síntomas de la tirotoxicosis y, además, inhiben la 5'' desyodasa, con lo que reducen la síntesis periférica de T3. Se suelen emplear en las primeras semanas del tratamiento a dosis variables que se van reduciendo a medida que el paciente mejora. Deben emplearse con precaución en el anciano por su efecto inotrópico negativo.

El yodo inorgánico, a dosis de 5 a 10 mg al día, tiene la capacidad de inhibir la secreción de hormonas tiroideas principalmente por inhibición de la proteolisis de la tiroglobulina y por inhibición del transporte, oxidación y organificación tiroideas del yoduro. El efecto antitiroideo dura sólo dos o tres semanas (203, 204). Puede administrarse en forma de solución saturada de yoduro potásico o de solución de Lugol, pero nunca debe administrarse como única forma de tratamiento del hipertiroidismo. Se ha usado preferentemente en la preparación a la cirugía por su efecto reductor de la vascularización y en el tratamiento de la crisis tirotóxica.

Los agentes colecistográficos orales como al ácido yopanoico o el ipodato sódico liberan yodo en su metabolismo que ejerce su acción antitiroidea arriba mencionada. Además estos compuestos son capaces también de reducir la síntesis extratiroidea de T3. Al igual que el yodo inorgánico sólo son recomendables como tratamiento durante pocas semanas, y deben administrarse en conjunción con tionamidas. (205-208).

Los glucocorticoides a dosis altas también inhiben la síntesis extratiroidea de T3 y la secreción hormonal tiroidea en pacientes con enfermedad de Graves, aunque no se recomiendan como terapia de rutina en la mayoría de los pacientes (209).

SOLUCIONES DEFINITIVAS

Radioyodo

La administración de una dosis terapéutica de 131I ha demostrado su eficacia en el tratamiento definitivo de pacientes ancianos con hipertiroidismo (21, 30, 75, 146, 151, 173, 192, 210-213). El radioyodo es fácil de administrar, muy eficaz y evita los riesgos inherentes a la cirugía. Sus inconvenientes derivan de que en los bocios multinodulares muy voluminosos a menudo se necesitan dosis elevadas o múltiples hasta que se consigue el eutiroidismo. El efecto del radioyodo es gradual y no suele ser completo hasta los 3 a 12 meses de su administración (173, 192, 210). Los efectos indeseables de la administración de radioyodo son la persistencia del hipertiroidismo y el desarrollo de un hipotiroidismo transitorio o permanente. La tiroiditis por radioyodo no es frecuente.

Cirugía

La cirugía tiroidea en el momento actual presenta escasa morbilidad y mortalidad en adultos jóvenes. No obstante, en la población senecta es un método terapéutico de segunda línea, debido a la mayor incidencia de comorbilidad, principalmente en lo que se refiere a enfermedades cardiovasculares y respiratorias que pueden presentarse en este grupo de población (214). No obstante, en los últimos años, y en manos de cirujanos expertos, los riesgos, complicaciones, tasas de mortalidad y resultados finales de la cirugía del cuello en personas mayores han sido similares a los observados en pacientes jóvenes. Por tanto, el procedimiento quirúrgico es una opción recomendable si existen síntomas compresivos y el paciente no presenta contraindicación para la cirugía (146, 215-217).

Elección de terapéutica

La etiología de la tirotoxicosis, las condiciones generales del paciente, el tamaño del bocio y los métodos disponibles condicionan la elección de uno u otro método terapéutico. La figura 2 ilustra la conducta del autor en los pacientes ancianos con las tres etiologías más habituales de tirotoxicosis. En los casos de enfermedad de Graves es aconsejable el empleo de tratamiento farmacológico inicial y plantearse un tratamiento definitivo en caso de recidiva. En pacientes con bocio multinodular hiperfuncionante o adenomas tóxicos es necesario el tratamiento definitivo tras la obtención del estado eutiroideo con tionamidas. Hoy en día el radioyodo es de elección en la mayoría de pacientes ancianos con hipertiroidismo producido por estas causas (21, 30, 75, 146, 151, 173, 192, 210-213, 218-221), siendo la cirugía empleada en un menor número de casos, especialmente en pacientes con bocios de gran tamaño y problemas compresivos. Las tionamidas, sin embargo, no son recomendables como única forma de tratamiento en pacientes ancianos con bocio multinodular hiperfuncionante o nódulo autónomo hiperfuncionante.

Figura 2.Esquema de la conducta terapéutica en pacientes ancianos con tirotoxicosis originada por bocios hiperfuncionantes (uni o multinodulares) o por enfermedad de Graves.

En algunas ocasiones, el tratamiento de la tirotoxicosis inducida por yodo es difícil. Ello es debido a que, incluso tras la suspensión del yodo exógeno, la captación tiroidea de radioyodo permanece baja durante semanas o meses, lo que impide el tratamiento con 131I. En algunos casos puede ser necesario el tratamiento con tionamidas durante tiempo prolongado. La tiroiditis subaguda debe tratarse sintomáticamente con antiinflamatorios no esteroideos aunque a veces son necesarios los glucocorticoides para controlar el dolor y la inflamación. Si existe elevación de hormonas tiroideas se tratará sintomáticamente con propranolol. La tirotoxicosis de la tiroiditis silente en muchas ocasiones es moderada y no requiere tratamiento. Puede tratarse sintomáticamente con propranolol para aliviar los síntomas de tirotoxicosis. El tratamiento de la tirotoxicosis facticia consiste en la retirada de la tiroxina y, si es preciso, psicoterapia.

EL PROBLEMA DE LA TIROTOXICOSIS SUBCLÍNICA

Una concentración de TSH suprimida en presencia de hormonas tiroideas normales define la tirotoxicosis subclínica. La inhibición de TSH puede deberse a enfermedad tiroidea o trastornos no tiroideos, o bien responder a una etiología yatrógena. Debe descartarse, pues, la existencia de enfermedades no tiroideas o el uso de compuestos que reducen la concentración de TSH (agentes dopaminérgicos, antiserotoninérgicos, glucorticoides) o fármacos que interfieren la unión de hormonas tiroideas a la TBG, como la aspirina o la furosemida. El tratamiento con tiroxina exógena a dosis excesivas suprime la secreción de TSH. Si la tiroxina se administra para el tratamiento sustitutivo de un hipotiroidismo debe reducirse la dosis. En pacientes con cancer tiroideo o enfermedad nodular tiroidea deben mantenerse las dosis de T4 que consigan suprimir la TSH, ya que ese es el objetivo del tratamiento. En ausencia de las situaciones anteriores nos encontraríamos ante una tirotoxicosis subclínica de causa tiroidea. Los pacientes se encuentran, por definición, clínicamente eutiroideos y presentan una inhibición de la secreción de TSH que traduce el efecto de una moderada hipersecreción tiroidea autónoma.

No existe acuerdo general con respecto a la actitud ante esta situación (222-224). Algunos autores han sugerido que los pacientes con este trastorno podrían presentar un riesgo incrementado de desarrollar fibrilación auricular y pérdida de masa ósea, esto último sobre todo en mujeres (222-230). No obstante, sólo estudios prospectivos podrán determinar si existe un aumento en la tasa de fracturas en pacientes con tirotoxicosis subclínica (231). En función de estos riesgos algunos autores recomiendan el empleo de fármacos antitiroideos (224). Sin embargo, este tratamiento no está exento de riesgo y coste, por lo que la decisión debe individualizarse en cada caso.

La observación periódica, que no debe considerarse una forma pasiva de tratamiento, es una buena medida a tomar en ancianos con hiperfunción subclínica (170, 232-234). En muchas ocasiones es la única forma de evaluar de forma razonablemente segura la evolución natural de la enfermedad y diferenciar los casos en los que se observa una clara tendencia al hipertiroidismo manifiesto clínica o analíticamente de aquellos en los que el trastorno permanece estable o incluso evoluciona de forma espontánea a la normofunción (53, 141, 170, 232, 233, 235). En un estudio sobre prevalencia de hipertiroidismo subclínico se identificaron 18 casos, de los cuales sólo dos evolucionaron hacia hipertiroidismo clínico a lo largo de un periodo de observación de tres años (234). Otro estudio demostró que 38 de 50 pacientes de edad superior a 60 años que presentaban TSH baja pero detectable se normalizaron en un plazo de 12 meses, y de los 16 pacientes que presentaban TSH indetectable sólo uno de ellos presentó tirotoxicosis franca en en mencionado plazo de tiempo (53). No obstante, la relevancia clínica de la presencia de concentraciones bajas o inhibidas de TSH en términos de riesgo de progresión al hipertiroidismo manifiesto con necesidad de tratamiento, o incluso como un marcador de la presencia de otras enfermedades importantes, es por el momento una cuestión escasamente aclarada debido a que sólo en los últimos años se han comenzado a emplear los análisis ultrasensibles de TSH (35, 236-243). La proporción de sujetos que con el tiempo evolucionan desde una situación de inhibición tirotropínica hasta una hiperfunción manifiesta es difícil de precisar (47, 53, 121, 128, 138, 240). Algunos autores señalan una tasa de progresión al hipertiroidismo manifiesto de aproximadamente 5% por año (58), siendo los pacientes con nódulos con autonomía funcional o bocios nodulares los que presentan un mayor riesgo de progresión. La observación periódica permite, en consecuencia, discriminar los casos que van a requerir tratamiento con seguridad de aquellos en los que la mera vigilancia es suficiente para tener bajo control el trastorno.

BIBLIOGRAFIA

1. Bartels EC. Hyperthyroidism in patients over the age of sixty. Surg Clin North Am 1954;34:673-80.

2. Bartels EC. Hyperthyroidism in patients over 65. Geriatrics 1965; 20:459-62.

3. Lloyd WA, Goldberg IJL. Incidence of hypothyroidism in the elderly. Br Med J 1961;2:1256-9.

4. Jefferys PM, Farran HEA, Hoffenber F, Fraser PM, Hodkinson HM. Thyroid function tests in the elderly. Lancet 1972;1:924-7.

5. Furszyfer J, Kurland LT, McConahey WM, Woolner LB, Elveback LR. Epidemiologic aspects of Hashimoto''s thyroiditis and Graves''s disease in Rochester, Minnesota (1935-1957), with special reference to temporal trends. Metabolism 1972;21:197-204.

6. Ohara H, Kobayashi T, Shiraishi M, Wada T. Thyroid function of the aged as viewed from the pituitary-thyroid system. Endocrinol Jap 1974;21:377-81.

7. Bahemuka M, Hodkinson HM. Screening for hypothyroidism in elderly inpatients. Br Med J 1975;2:601-3.

8. Palmer KT. A prospective study into thyroid disease in a geriatric unit. NZ Med J 1977;86:323-4.

9. Baldwin BD, Rowett D. Incidence of thyroid disorders in Connecticut. JAMA 1978;239:742-4.

10. Caplan RH, Glasser JE, Davis K, Foster L, Wickus G. Thyroid function tests in elderly hyperthyroid patients. J Am Geriatr Soc 1978;26:116-20.

11. Davis PJ. Ageing and endocrine function. Clin Endocrinol Metab 1979;8:603-19.

12. Sawin CT, Chopra D, Azizi F, Mannix JE, Bacharach P. The aging thyroid: increased prevalence of elevated serum thyrotropin levels in the elderly. JAMA 1979;242:247-50.

13. Havard CWH. The thyroid and ageing. Clin Endocrinol Metab 1981; 10:163-78.

14. Morley JE. The aging endocrine system. Postgrad Med 1983;73:107-20.

15. Hurley JR. Thyroid disease in the elderly. Med Clin North Am 1983;67: 497-515.

16. Bagchi N, Brown TR, Parish RF. Thyroid function in older persons. Ann Intern Med 1984;101:718-9.

17. Gambert SR. Atypical presentation of thyroid disease in the elderly. Geriatrics 1985;40:63-5,68-9.

18. Sawin CT, Castelli WP, Hershman JM, McNamara P, Bacharach P. The aging thyroid: thyroid deficiency in the Framingham study. Arch Intern Med 1985;145:1386-8.

19. Noth RH, Mazzaferri EL. Age and the endocrine system. Clin Geriatr Med 1985;1:223-51.

20. Whiteside-Yim C, MacAdams MR. Thyroid disorders. The general internist''s approach. Postgrad Med 1987;81:231-5,238-40,245.

21. Spaulding SW. Age and the thyroid. Endocrinol Metab Clin North Am 1987;16:1013-25.

22. Livingston EH, Hershman JM, Sawin CT, Yoshikawa TT. Prevalence of thyroid disease and abnormal thyroid tests in older hospitalized and ambulatory persons. J Am Geriatr Soc 1987;35:109-14.

23. Feit H. Thyroid function in the elderly. Clin Geriatr Med 1988;4:151-61.

24. Jafee WL. Thyroid disorders in the elderly. Del Med J 1988;60:375-7.

25. Brochmann H, Bjøro T, Gaarder PI, Hanson F, Frey HM. Prevalence of thyroid dysfunction in elderly subjects: a randomized study in a Norwegian rural community (Naerøy). Acta Endocrinol (Copenh) 1988;117: 7-12.

26. Kabadi UM. Thyroid disorders and the elderly. Compr Ther 1989;15: 53-65.

27. Bulfoni A. Valutazione epidemiologica della patologia tiroidea in una casistica ospedaliera internistica. Minerva Endocrinol 1990;15:169-72.

28. Simons RJ, Simon JM, Demers LM, Santen RJ. Thyroid dysfunction in elderly hospitalized patients: effect of age and severity of illness. Arch Intern Med 1990;150:1249-53.

29. Bagchi N, Brown TR, Parish RF. Thyroid dysfunction in adults over age 55 years. A study in an urban US community. Arch Intern Med 1990;150:785-7.

30. Levy EG. Thyroid disease in the elderly. Med Clin North Am 1991;75: 151-67.

31. Petersen K, Lindstedt G, Lundberg PA, Bengtsson C, Lapidus L, Nyström E. Thyroid disease in middle-aged and elderly Swedish women: thyroid-related hormones, thyroid dysfunction and goitre in relation to age and smoking. J Intern Med 1991;229:407-14.

32. Larsen PR, Ingbar SH. The thyroid gland. En: Wilson JD, Foster DW, eds. Williams Textbook of Endocrinology, 8th ed. Philadelphia: Saunders, 1992;357-487.

33. Wagner H. Schilddrusenstorungen bei alteren psychisch Kranken. Z Gerontol 1992;25:335-8.

34. Francis T, Wartofsky L. Common thyroid disorders in the elderly. Postgrad Med 1992;92:225-36.

35. Finucane P, Anderson C. Thyroid disease in older patients: diagnosis and treatment. Drug Aging 1995;6:268-77.

36. Utiger RD. The thyroid: physiology, thyrotoxicosis, hypothyroidism, and the painful thyroid. En: Felig P, Baxter JD, Frohman LA, eds. Endocrinology and Metabolism, 3rd ed. New York: McGraw-Hill 1995:435-519.

37. Jefferys PM. The prevalence of thyroid disease in patients admited to a geriatric department. Age Ageing 1972;1:33-40.

38. Ronnov-Jessen V, Kirkegaard C. Hyperthyroidism. A disease of old age? Br Med J 1973;1:41-3.

39. Davis PJ, Davis FB. Hyperthyroidism in patients over the age of 60 years: clinical features in 85 patients. Medicine (Baltimore) 1974;53: 161-81.

40. Henshle PJ, Pain RW. Thyroid disease in a psicho geriatric population. Age Ageing 1977;6:151-5.

41. Turnbridge WMG, Brewis M, French JM, Appleton D, Bird T, Clark F, et al. Natural history of autoimmune thyroiditis. Br Med J 1981;282: 258-62.

42. McLarty DG, Ratcliffe WA, Ratcliffe JG, Shimmins JG, Golberg A. A study of thyroid function in psychiatric inpatients. Br J Psychiatry 1978;133:211-8.

43. Campbell AJ, Reinken J, Allan BC. Thyroid disease in the elderly in the community. Age Ageing 1981;10:47-52.

44. Falkenberg M, Kågedal B, Norr A. Screening of an elderly female population for hypo and hyperthyroidism by use of a thyroid hormone pannel. Acta Med Scand 1983;214:261-5.

45. Falkengerg M, Kågedal B. Screening of elderly women for thyroid dysfunction. Lancet 1985;2:1222.

46. Falkengerg M, Kågedal B. Hyperthyroidism in elderly women registered and detected by screening in a primary health care district. Scand J Primary Health Care 1985;1:11-3.

47. Eggertsen R, Petersen K, Lundberg PA, Nyström E, Lindstedt G. Thyroid disease in a primary care unit: established cases and undiagnosed cases as identified in a screening of 2000 adult patients with a thyroid stimulating hormone assay with low detection limit. Br Med J 1988;297: 1586-93.

48. Okamura K, Ueda K, Sone H, Ikenoue H, Hasuo Y, Sato K, Yoshinari M, Fujishima M. A sensitive thyroid stimulating hormone assay for screening of thyroid functional disorder in elderly Japanese. J Am Geriatr Soc 1989;33:317-22.

49. Szabolcs I, Ploenes C, Bernard W, Herrmann J. Screening of geriatric patients of thyroid dysfunction with thyrotropin-releasing hormone test, sensitive thyrotropin and free thyroxine estimation. Horm Metab Res 1990;22:298-302.

50. Wainstein E, Castillo A, Pineda G. Problemas en el diagnóstico de la disfunción tiroidea del adulto mayor. Rev Med Chil 1990;118:405-13.

51. Berlowitz I, Ramot Y, Rosenberg T, Gilboa Y. Prevalence of thyroid disorders among the elderly in Israel. Isr J Med Sci 1990;26:496-8.

52. Hintze G, Burghardt U, Baumert J, Windeler J, Köbberling J. Prevalence of thyroid dysfunction in elderly subjects from the general population in an iodine deficiency area. Aging Milano 1991;3:325-31.

53. Parle JV, Franklyn JA, Cross KW, Jones SC, Sheppard MC. Prevalence and follow-up of abnormal thyrotrophin (TSH) concentrations in the elderly in the United Kingdom. Clin Endocrinol (Oxford) 1991;34:77-83.

54. Sundbeck G, Lundberg PA, Lindstedt G, Jagenburg R, Edén S. Incidence and prevalence of thyroid disease in elderly women: results from the longitudinal population study of elderly people in Gothenburg, Sweden. Age Ageing 1991;20:291-8.

55. Hershman JM, Pekary AE, Berg L, Solomon DH, Sawin CT. Serum thyrotropin and thyroid hormone levels in elderly and middle-aged euthyroid persons. J Am Geriatr Soc 1993;41:823-8.

56. Manciet G, Dartigues JF, Decamps A, Barberger-Gateau P, Letenneur L, Latapie MJ, Latapie JL. The PAQUID survey and correlates of subclinical hypothyroidism in elderly community residents in the South-West of France. Age Ageing 1995;24:235-41.

57. Ozbakir O, Dogukan A, Kelestimur F. The prevalence of thyroid dysfunction among elderly subjects in an endemic goiter area of Central Anatolia. Endocr J 1995;42:713-6.

58. Wiersinga WM. Subclinical hypothyroidism and hyperthyroidism. I. Prevalence and clinical relevance. Neth J Med 1995;46:197-204.

59. Kung AW, Janus ED. Thyroid dysfunction in ambulatory elderly Chinese subjects in an area of borderline iodine intake. Thyroid 1996;6:111-4.

60. Felicetta JV. The thyroid and aging. En: Sowers JR, Felicetta JV, eds. The Endocrinology of Aging. New York: Raven Press 1988:15-39.

61. Herrmann J. Diagnostishe und therapeutische Probleme von Hyper- und Hypothyreose im Alter. Z Gerontol 1984;17:298-301.

62. Nyström E, Lindstedt G, Lundberg PA, Lundholm K, Smith U. Recognizing hyperthyroidism in the elderly. Clin Chem 1987;33:429-31.

63. Felicetta JV. Thyroid changes with aging: significance and management. Geriatrics 1987;42:86-8,91-2.

64. Felicetta JV. Thyroid disease in the elderly. Special features, changes in management. Postgrad Med 1988;83:145-6,153-5,159-60,166.

65. Stoffer SS, Szpunar WE. Thyroid disease in the elderly. How is it different than in other age-groups? Postgrad Med 1988;84:133-6,138.

66. Gambert SR, Escher JE. Atypical presentation of endocrine disorders in the elderly. Geriatrics 1988;43:69-71,76-8.

67. Stuck LM, McFarland KF. Hypothyroidism in the elderly. When symptoms are not a ''normal'' part of aging. Postgrad Med 1991;90:141-3,146.

68. Doucet J, Trivalle C, Chassagne P, Perol MB, Vuillermet P, Manchon ND, Menard JF, Bercoff E. Does age play a role in clinical presentation of hypothyroidism? J Am Geriatr Soc 1994;42:984-6.

69. Campbell AJ. Thyroid disorders in the elderly. Difficulties in diagnosis and treatment. Drugs 1986;31:455-61.

70. Shotliff K, Blight A, Mukherjee D. Incorrect diagnosis of thyroid disease by junior doctors. Br J Clin Pract 1996;50:76-7.

71. Nicoloff JT. Thyroid storm and myxedema coma. Med Clin North Am 1985;60:1005-17.

72. Burger AG, Philippe J. Thyroid emergencies. Baillière''s Clin Endocrinol Metab 1992;6:77-93.

73. Smallridge RC. Metabolic and anatomic thyroid emergencies: a review. Crit Care Med 1992;20:276-91.

74. Rosenthal MJ, Sánchez CJ. Thyroid disease in the elderly: missed diagnosis or over diagnosis? West J Med 1985;143:643-7.

75. Shetty KR, Duthie EH Jr. Thyroid disease and associated illness in the elderly. Clin Geriatr Med 1995;11:311-25.

76. Shock NW. Metabolism and age. J Chron Dis 1955;2:687-703.

77. Herrmann J, Heinen E, Kröll HJ, Rudorff KH, Krüskemper HL. Thyroid function and thyroid hormone metabolism in elderly people. Low T3-syndrome in old age. Klin Wochenschr 1981;59:315-21.

78. Winger JM, Hornick T. Age-associated changes in the endocrine system. Nurs Clin North Am 1996;31:827-44.

79. Gregerman RI, Gaffney GW, Shock NW. Thyroxine turnover in euthyroid man with special reference to changes in age. J Clin Invest 1962; 41:2065-74.

80. Lewis GF, Alessi CA, Imperial JG, Refetoff S. Low serum free thyroxine index in ambulating elderly is due to a resetting of the threshold of thyrotropin feedback suppression. J Clin Endocrinol Metab 1991;73: 843-9.

81. Rubenstein HA, Butler VP Jr, Werner SC. Progressive decrease in serum triiodothyronine concentrations with human aging: radioimmunoassay following extraction of serum. J Clin Endocrinol Metab 1973;37: 247-53.

82. Bermúdez F, Surks MI, Oppenheimer JH. High incidence of decreased serum triiiodothyronine concentrations in patients with nonthyroidal disease. J Clin Endocrinol Metab 1975;41:27-40.

83. Burrows AE, Shakespear RA, Hesch RD, Cooper E, Aickin EM, Burke CW. Thyroid hormones in the elderly sick: T4 euthyroidism. Br Med J 1975;4:437-9.

84. Gregerman RI, Davis PJ. Effects of intrinsic and extrinsic variables on thyroid hormone economy, intrinsic physiologic variables and non thyroidal illness. En: Werner SC, Ingbar SH, eds. The Thyroid. New York: Harper and Row 1978:223-46.

85. Utiger RD. Decreased extrathyroidal triiodothyronine production in nonthyroidal illness: benefit or harm? Am J Med 1980;69:807-10.

86. Rock RC. Interpreting thyroid tests in the elderly: updated guidelines. Geriatrics 1985;40:61-8.

87. Nimis R, Tozzoli R, Masiero M, Fantin O, Gavardi M, Abriola L, Guidi P. La funcionalità tiroidea negli anziani eutiroidei: evidenza di una «sindroma a bassa T3». Minerva Med 1987;78:43-8.

88. Jacques C, Schlienger JL, Kissel C, Kuntzmann F, Sapin R. TRH- induced TSH and prolactin responses in the elderly. Age Ageing 1987;16:181-8.

89. Mooradian AD, Morley JE, Korenman SG. Endocrinology in aging. Dis Mon 1988;34:393-461.

90. Shimamoto Y, Shimamoto H, Nakamura H. Factors influencing serum free T3 and free T4 in elderly euthyroid subjects. Nippon Ronen Igakkai Zasshi 1989;26:401-6.

91. Blum CJ, Lafont C, Ducasse M, Hoff M, Labarre I, Bayard F, Albarede JL. Thyroid function tests in ageing and their relation to associated nonthyroidal disease. J Endocrinol Invest 1989;12:307-12.

92. Iovino M, Steardo L, Monteleone P. Impaired sensitivity of the hypothalamo-pituitary-thyroid axis to the suppressant effect of dexamethasone in elderly subjects. Psychopharmacology (Berl) 1991;105:481-4.

93. Cervantes-Covarrubias AL, Halabe-Cherem J, Nellen-Hummel H, Gordon-Barabejzyk F, Lifshitz-Guinzberg A. Pruebas de función tiroidea en ancianos sanos y enfermos. Gac Med Mex 1992;128:15-8.

94. Lipponi G, Cadeddu G, Lucantoni C, Gasparrini PM, Spazzafumo L, Gaetti R. Profilo degli ormoni tiroidei nell''invecchiamento: valutazione su di una popolazione anziana ospedalizzata. Minerva Endocrinol 1992;17:31-6.

95. Goichot B, Schlienger JL, Grunenberger F, Pradignac A, Sapin R. Thyroid hormone status and nutrient intake in the free-living elderly. Interest of reverse triiodothyronine assessment. Eur J Endocrinol 1994;130: 244-52.

96. Villareal DT, Morley JE. Trophic factors in aging: should older people receive hormonal replacement therapy? Drugs Aging 1994;4:492-509.

97. Nicod P, Burger A, Stacheli V, Vallottorn MB. A radioimmunoassay for 3-3''-5-triiodothyronine in unextracted serum: method and clinical results. J Clin Endocrinol Metab 1976;42:823-9.

98. Demeester-Mirkine N, Kutnowski M, Futeral B, Brauman H, Corvilain J. Thyroid status in elderly sick patients. J Endocrinol Invest 1981;4:41-4.

99. Harman SM, Wehmann RE, Blackman MR. Pituitary-thyroid hormone economy in healthy aging men: basal indices of thyroid function and thyrotropin responses to constant infusion of thyrotropin releasing hormone. J Clin Endocrinol Metab 1984;58:320-6.

100. Olsen T, Laurberg P, Weeke J. Low serum triiodothyronine and high serum reverse triiodothyronine in old age: an effect of disease not age. J Clin Endocrinol Metab 1978;47:1111-8.

101. Snyder PJ, Utiger RD. Responses to thyrotropin releasing hormone in normal man. J Clin Endocrinol Metab 1972;34:380-5.

102. Ordene KW, Pan C, Barzel US, Surks MI. Variable thyrotropin response to thyrotropin-releasing hormone after small decreases in plasma thyroid hormone concentrations in patients of advanced age. Metabolism 1983;32:881-8.

103. Nissinen A, Kivelä SL, Pekkanen J, Pitkänen L, Punsar S, Kaarsalo E, Puska P. Thyroid function tests in elderly finnish men. Acta Med Scand 1986;220:63-9.

104. Kaiser FE. Variability of response to thyroid-releasing hormone in normal elderly. Age Ageing 1987;16:345-54.

105. Cuttelod S, LeMarchand-Beraud T, Magnenat P, Perret C, Poli S, Vannotti A. Effect of age and role of kidneys and liver on thyrotropin turnover in man. Metabolism 1974;23:101-13.

106. Pozzi A, Gadola M, Maira G, Candrina R. Valutazione della funzione tiroidea in pazienti anziani sani ricoverati in due istituti geriatrici. Recenti Prog Med 1992;83:506-9.

107. Erfurth EV, Norden NE, Hedner P, Nilson A, Ek L. Normal reference interval for thyrotropin response to thyroliberin: dependence on age, sex, free thyroxine index and basal concentrations of thyrotropin. Clin Chem 1984;30:196-9.

108. Snyder PJ, Utiger RD. Thyrotropin response to thyrotropin releasing hormone in normal females over forty. J Clin Endocrinol Metab 1972; 34:1096-8.

109. Hershman JM. Use of thyrotropin-releasing hormone in clinical medicine. Med Clin North Am 1978;62:313-25.

110. Caradoc-Davies TH, Loan P, Campbell AJ. Why are the sensitive TSH assay and TRH stimulation test frequently low in very old euthyroid subjects? NZ Med J 1988;101:662-3.

111. Sarne DH, DeGroot LJ. Hypothalamic and neuroendocrine regulation of thyroid hormone. En: DeGroot LJ, Besser GM, Cahil GF, Marshall JC, Nelson DH, Odell WD, Pots JT, Rubenstein AH, Steinberger WB, eds. Endocrinology, 2nd ed, vol 1. Philadelphia: WB Saunders 1989;574-89.

112. Azizi F, Vagenakis AG, Pontnay GI, Rapoport B, Ingbar SH, Braverman LE. Pituitary-thyroid responsiveness to intramuscular thyrotropin-releasing hormone based on analyses of serum thyroxine, tri-iodothyronine, and thyrotropin concentrations. N Engl J Med 1975;292:273-7.

113. Olsson T, Viitanen M, Hägg E, Asplund K, Grankvist K, Eriksson S, Gustafson Y. Hormones in ''young'' and ''old'' elderly: pituitary-thyroid and pituitary-adrenal axes. Gerontology 1989;35:144-52.

114. Van Coevorden A, Laurent E, Decoster C, Kerkhofs M, Neve P, Van Cauter E, Mockel J. Decreased basal and stimulated thyrotropin secretion in healthy elderly men. J Clin Endocrinol Metab 1989;69:177-85.

115. Finucane P, Rudra T, Hsu R, Newcombe R, Pathy MS, Scanlon MF, Woodhead JS. Thyrotropin response to thyrotropin-releasing hormone in elderly patients with and without acute illness. Age Ageing 1991;20: 85-9.

116. Chopra IJ. Euthyroid sick syndrome: is it a misnomer? J Clin Endocrinol Metab 1997;82:329-34.

117. Gow SM, Elder A, Caldwell G, Bell G, Seth J, Sweeting VM, Toft AD, Beckett GJ. An improved approach to thyroid function testing in patients with non-thyroidal illness. Clin Chim Acta 1986;158:49-58.

118. Spencer CA, Eigen A, Shen D, Duda M, Qualls S, Weiss S, Nicoloff J. Specificity of sensitive assays of thyrotropin (TSH) used to screen for thyroid disease in hospitalized patients. Clin Chem 1987;33:1392-6.

119. Wenzel KW, Horn WR. Triiodothyronine (T3) and thyroxine (T4) kinetics in aged men. En: Robbins J, Utiger RD, eds. Thyroid Research. Amsterdam: Excerpta Medica, 1976:270-84.

120. Wartofsky L, Burman KD. Alterations in thyroid function in patients with systemic illness: the «euthyroid sick syndrome». Endocr Rev 1982;3: 164-214.

121. Hugues JN, Burger AG, Pekary AE, Hershman JM. Rapid adaptations of serum thyrotropin, triiodothyronine and reverse triiodothyronine levels to short-term starvation and refeeding. Acta Endocrinol (Copenh) 1984;105:194-9.

122. Nicoloff JT. Thyroid function in nonthyroidal disease. En: DeGroot LJ, Besser GM, Cahil GF, Marshall JC, Nelson DH, Odell WD, Pots JT, Rubenstein AH, Steinberger WB, eds. Endocrinology, 2nd ed, vol 1. Philadelphia: WB Saunders 1989;640-5.

123. Isley WL. Thyroid dysfunction in the severely ill and elderly. Forget the classic signs and symptoms. Postgrad Med 1993;94:111-8,127-8.

124. Mooradian AD. Normal age-related changes in thyroid hormone economy. Clin Geriatr Med 1995;11:159-69.

125. Drinka PJ, Nolten WE, Voeks SK, Langer EH, Carlson IH. Misleading elevation of the free thyroxine index in nursing home residents. Arch Pathol Lab Med 1991;115:1208-11.

126. Wong ET, Bradley SG, Schulz AL. Elevations of thyroid-stimulating hormone during acute nonthyroidal illness. Arch Intern Med 1981;141: 873-5.

127. Vierhapper H, Laggner A, Waldhäusl W, Grubeck-Loebstein B, Kleinberger G. Impaired secretion of TSH in critically ill patients with ''low T4-syndrome''. Acta Endocrinol (Copenh) 1982;101:542-9.

128. Borst GC, Osborne RC, O''Brian JT, Georges LP, Burman KB. Fasting decreases thyrotropin responsiveness to thyrotropin-releasing hormone: a potential cause of misinterpretation of thyroid function tests in the critically ill. J Clin Endocrinol Metab 1983;57:380-3.

129. Wehmann RE, Nisula BC. Radioimmunoassay of serum thyrotropin: analytical and clinical developments. CRC Crit Rev Clin Lab Sci 1984; 20:2243-83.

130. Wehmann RE, Gregerman RI, Burns WH, Saral R, Santos GW. Suppression of thyrotropin in the low thyroxine state of severe nonthyroidal illness. N Engl J Med 1985;312:546-52.

131. Woodhead JS, Weeks I. Circulating thyrotropin as an index of thyroid function. Ann Clin Biochem 1985;22:455-9.

132. Dubuis JM, Burger AG. Thyroid-stimulating hormone measurements by immunoradiometric assay in severely ill patients. Lancet 1986;2:1036-7.

133. Brent GA, Hershman JM, Braunstein GD. Patients with severe nonthyroidal illness and serum thyrotropin concentrations in the hypothyroid range. Am J Med 1986;81:463-6.

134. Bayer MF, Macoviak JA, McDougall IR. Diagnostic performance of sensitive measurements of serum thyrotropin during severe nonthyroidal illness: their role in the diagnosis of hyperthyroidism. Clin Chem 1987;33: 2178-84.

135. Boles JM, Morin JF, Garre MA. Ultrasensitive assay of thyroid stimulating hormone in patients with acute non-thyroidal illness. Clin Endocrinol (Oxford) 1987;27:395-401.

136. Gow SM, Seth J, Beckett GJ, Douglas G. Thyroid function and endocrine abnormalities in elderly patients with severe chronic obstructive lung disease. Thorax 1987;42:520-5.

137. Spencer CA. Clinical utility and cost-effectiveness of sensitive thyrotropin assays in ambulatory and hospitalized patients. Mayo Clin Proc 1986;63:1214-22.

138. Ehrman DA, Weinberg M, Sarne DH. Limitations to the use of a sensitive assay for serum thyrotropin in the assessment of thyroid status. Arch Intern Med 1989;149:369-72.

139. Refetoff S. Thyroid function tests and effects of drugs on thyroid function. En: DeGroot LJ, Besser GM, Cahil GF, Marshall JC, Nelson DH, Odell WD, Pots JT, Rubenstein AH, Steinberger WB, eds. Endocrinology, 2nd ed, vol 1. Philadelphia: WB Saunders 1989:590-639.

140. Arem R, Deppe S. Fatal nonthyroidal illness may impair nocturnal thyrotropin levels. Am J Med 1990;88:258-62.

141. Bhakri HL, Fisher F, Khadri A, MacMahon DG. Longitudinal study of thyroid function in acutelly ill elderly patients using a sensitive TSH assay-defer testing until recovery. Gerontology 1990;36:140-4.

142. Bacci V, Schussler GC, Kaplan TB. The relationship between serum triiodothyronine and thyrotropin during systemic illness. J Clin Endocrinol Metab 1982;54:1229-35.

143. Tibaldi J, Barzel US. Thyroxine supplementation: method for the prevention of clinical hypothyroidism. Am J Med 1985;79:241-4.

144. Schroffner WG. The aging thyroid in health and disease. Geriatrics 1987;42:41-3,48-9,52.

145. Ansaldi E, Farias M, Scaglione L, Berni P, Malvicino F. Aspetti clinici dell''ipertiroidismo nel soggetto anziano. Minerva Med 1989;80:969-76.

146. Díez JJ, Rodríguez JS, Gómez-Pan A. Hipertiroidismo en el anciano. En: Ribera Casado JM, Clínicas Geriátricas VI: Vejez y Sistema Endocrino. Madrid: Editores Médicos SA, 1990:49-61.

147. Rosselet PO. L''hyperthyröidie des gens agés. Schweiz Rundsch Med Prax 1990;79:1003-4.

148. Federman DD. Hyperthyroidism in the geriatric population. Hosp Pract (Off Ed) 1991;26:61-4,69,73-6.

149. McMorrow ME. The elderly and thyrotoxicosis. ACCN Clin Issues Crit Care Nurs 1992;3:114-9.

150. Díez JJ. Hiperfunción tiroidea en el paciente anciano. Rev Esp Geriatr Gerontol 1995;30:400-4.

151. Sastre J, Díez JJ. Diagnóstico y tratamiento del hipertiroidismo. Semer 1995;21:309-20.

152. Knudson PB. Hyperthyroidism in adults: variable clinical presentations and approaches to diagnosis. J Am Board Fam Pract 1995;8:109-13.

153. Palacios A, Cohen MA, Cobbs R. Apathetic hyperthyroidism in middle age. Int J Psychiatry Med 1991;21:393-400.

154. Lahey FH. Non-activated (apathetic) type of hyperthyroidism. N Engl J Med 1931;204:747-8.

155. Greenwood RM, Daly JG, Himsworth RL. Hyperthyroidism and the impalpable thyroid gland. Clin Endocrinol (Oxford) 1985;22:583-7.

156. Forfar JC, Caldwell GC. Hyperthyroid heart disease. Clin Endocrinol Metab 1985;14:491-508.

157. Klein I. Thyroid hormone and high blood pressure. En: Laragh JH, Brenner BM, Kaplan NM, eds. Endocrine Mechanisms in Hypertension. New York: Raven Press 1989:61-79.

158. Afschrift M. Schildklierafwijkingen bij bejaarden. Tijdschr Gerontol Geriatr 1990;21:3-6.

159. Mintzer MJ. Hypothyroidism and hyperthyroidism in the elderly. J Fla Med Assoc 1992;79:231-5.

160. Aronow WS. The heart and thyroid disease. Clin Geriatr Med 1995; 11:219-29.

161. Martin FI, Deam DR. Hyperthyroidism in elderly hospitalised patients. Clinical features and treatment outcomes. Med J Aust 1996;164:200-3.

162. Cobler JL, Williams ME, Greenland P. Thyrotoxicosis in institutionalized elderly patients with atrial fibrillation. Arch Intern Med 1984;144: 1758-60.

163. Casiglia E, Maschio O, Spolaore P, Colangeli G, Celegon L, Gozzetti S, Beltramello G, Costa F, el Asmar I, Pernice M. Fibrillazione atriale in una coorte di anziani: ruolo eziopatogenetico dell''ipertiroidismo occulto e considerazioni diagnostiche e terapeutiche. Risultati dello studio epidemiologico CASTEL (Cardiovascular Study in the Elderly). Cardiologia 1991;36:685-91.

164. Perrild H, Hansen JM, Arnung K, Olsen PZ, Danielsen U. Intellectual impairment after hyperthyroidism. Acta Endocrinol (Copenh) 1986; 112:185-91.

165. Kathol RG, Delahunt JW. The relationship of anxiety and depression to symptoms of hyperthyroidism using operational criteria. Gen Hosp Psychiatr 1986;8:23-8.

166. Zisselman M, Kim E, Rovner BW. Depression and anxiety in an 85-year-old woman with a toxic nodular goiter. Gen Hosp Psychiatry 1995; 17:144-7.

167. Ross DS, Neer RM, Ridway EC, Daniels GH. Subclinical hyperthyroidism and reduced bone density as a possible result of prolonged suppression of the pituitary-thyroid axis with l-thyroxine. Am J Med 1987;82: 1167-70.

168. Thomas FB, Mazzaferri EL, Skillman TG. Apathetic thyrotoxicosis: a distinctive clinical and laboratory entity. Ann Intern Med 1970;72:679-85.

169. Studer H, Peter HJ, Gerger H. Toxic nodular goiter. Clin Endocrinol Metab 1985;14:351-72.

170. Wiener JD. Long-term follow-up in untreated Plummer''s disease (autonomous goiter). Clin Nucl Med 1987;12:198-203.

171. Laurberg P, Pedersen KM, Vestergaard H, Sigurdsson G. High incidence of multinodular toxic goitre in the elderly population in a low iodine intake area vs. high incidence of Graves'' disease in the young in a high iodine intake area: comparative surveys of thyrotoxicosis epidemiology in East-Jutland Denmark and Iceland. J Intern Med 1991;229:415-20.

172. Hurley DL, Gharib H. Thyroid nodular disease: is it toxic or nontoxic, malignant or benign? Geriatrics 1995;50:24-31.

173. Gambert SR. Hyperthyroidism in the elderly. Clin Geriatr Med 1995;11: 181-8.

174. Kristensen HL, Vadstrup S, Knudsen N, Sierbaek-Nielsen K. Development of hyperthyroidism in nodular goiter and thyroid malignancies in an area of relatively low iodine intake. J Endocrinol Invest 1995;18: 41-3.

175. McKenzie JM, Zakarija M. Hyperthyroidism. En: DeGroot LJ, Besser GM, Cahil GF, Marshall JC, Nelson DH, Odell WD, Pots JT, Rubenstein AH, Steinberger WB, eds. Endocrinology, 2nd ed, vol 1. Philadelphia: WB Saunders 1989;646-82.

176. Burman KD, Baker JR. Immune mechanisms in Graves'' disease. Endocrine Rev 1985;6:183-232.

177. Drexhage HA, Van der Gaag RD. Immunoglobulins affecting thyroid growth. En: McGregor AM, editor. Immunology of Endocrine Diseases. Lancaster: MTP Press Ltd 1986:51-72.

178. Silverstein GE, Burke G, Loyan R. The natural history of the autonomous hyperfunctioning thyroid nodule. Ann Intern Med 1967;67:593-7.

179. Hamburger JI. Evolution of toxicity in solitary nontoxic autonomously functioning thyroid nodules. J Clin Endocrinol Metab 1980;50:1089-93.

180. Sarda AK, Padhy AK, Sharma A, Kapun MM. Autonomously functioning thyroid nodule. South Med J 1989;82:206-9.

181. Fradkin SE, Wolff J. Iodine induced thyrotoxicosis. Medicine (Baltimore) 1983;62:1-20.

182. Martin FIR, Tress BW, Colman PG, Deam DR. Iodine-induced hyperthyroidism due to nonionic contrast radiography in the elderly. Am J Med 1993;95:78-82.

183. Schurholz T, Schulze H. Jodinduzierte Hyperthyreose in der Urologie durch Anwendung von Rontgenkontrastmittel. Risiko und Pravention. Urologe A 1993;32:300-7.

184. Becker CB, Gordon JM. Iodinated glycerol and thyroid dysfunction. Four cases and a review of the literature. Chest 1993;103;188-92.

185. Shetty KR, Duthie EH Jr. Thyrotoxicosis induced by topical iodine application. Arch Intern Med 1990;150:2400-1.

186. Martino E, Safran M, Aghini-Lombardi F, Rajatanavin R, Lenziardi M, Fay M, et al. Environmental iodine intake and thyroid dysfunction during chronic amiodarone therapy. Ann Intern Med 1984;101:28-34.

187. Borowski GD, Garofano CD, Rose LI, Spielman SR, Rotmensch HR, Greenspan AM, Horowitz LN. Effect of long term amiodarone therapy on thyroid hormone levels and thyroid function. Am J Med 1985;78: 443-50.

188. Brennan MD, van Heerden JA, Carney JA. Amiodarone-associated thyrotoxicosis (AAT): experience with surgical management. Surgery 1987;102:1062-7.

189. McGregor AM, Hall R. Thyroiditis. En: DeGroot LJ, Besser GM, Cahil GF, Marshall JC, Nelson DH, Odell WD, Pots JT, Rubenstein AH, Steinberger WB, eds. Endocrinology, 2nd ed, vol 1. Philadelphia: WB Saunders 1989;683-701.

190. Díez JJ. Tiroiditis silente y tiroiditis postparto. Aten Primaria 1995;16: 147-50.

191. Davies AB, Williams I, John R, Hall R, Scanlon MF. Diagnostic value of thyrotrophin releasing hormone tests in elderly patients with atrial fibrillation. Br Med J 1985;291:773-6.

192. Cramarossa L, Astorre R, Ronchi F. Terapia del''ipertiroidismo: indicazioni, vantaggi e svantaggi del trattamento nell''adulto e nell''anziano. Recenti Prog Med 1989;80:219-26.

193. DeGroot LJ, Davis AM. Studies on the biosynthesis of iodotyrosines: a soluble thyroidal iodide-peroxidase tyrosine-iodinase system. Endocrinology 1962;70:492-510.

194. Engler H, Taurog A, Luthy C, Dorris ML. Reversible and irreversible inhibition of thyroid peroxidase-catalyzed iodination by thioureylene drugs. Endocrinology 1983;112:86-95.

195. McGregor AM, Petersen MM, McLachlan SM, Roke P, Smith BR, Hall R. Carbimazole and autoimmune response in Graves disease. N Engl J Med 1980;303:302-7.

196. Weiss I, Davies TF. Inhibition of immunoglobulin-secreting cells by antithyroid drugs. J Clin Endocrinol Metab 1981;53:1223-8.

197. Weetman AP, McGregor AM, Hall R. Evidence for an effect of antithyroid drugs on the natural history of Graves'' disease. Clin Endocrinol (Oxford) 1984;21:163-72.

198. Cooper DS. Antithyroid drugs. N Engl J Med 1984;311:1353-62.

199. Glinoer D, Hesch D, Lagasse R, Laurberg P. The management of hyperthyoidism due to Graves disease in Europe in 1986. Results of an international survey. Acta Endocrinol (Copenh) 1987;285(suppl):1-23.

200. Orgiazzi J. Management of Graves'' hyperthyroidism. Endocrinol Metab Clin North Am 1987;16:365-89.

201. Hashizume K, Ichikawa K, Sakurai A, Suzuki S, Takeda T, Kobayashi M, Miyamoto T, Arai M. Administration of thyroxine in treated Graves'' disease: effects on the level of antibodies to thyroid-stimulating hormone receptors and on the risk of recurrence of hyperthyrodism. N Engl J Med 1991;324:947-51.

202. Cooper DS, Goldminz D, Levin AA, Ladenson PW, Daniels GH, Molitch ME, Ridgway EC. Agranulocytosis associated with antithyroid drugs: effects of patient age and drug dose. Ann Intern Med 1983;98:26-9.

203. Hershman JM. Inhibition of organic binding of iodine with graded doses of iodide in euthyroid men. J Clin Endocrinol Metab 1967;27:1607-15.

204. Buhler UK, DeGroot LJ. Effect of stable iodine on thyroid iodine release. J Clin Endocrinol Metab 1969;29:1546-52.

205. DeGroot LJ, Rue PA. Roentgenographic contrast agents inhibit triiodothyronine binding to nuclear receptors in vitro. J Clin Endocrinol Metab 1979;49:538-42.

206. Felicetta JV, Green WL, Nelp WB. Inhibition of hepatic binding of thyroxine by cholecistographic agents. J Clin Invest 1980;65:1032-40.

207. Sharp B, Reed AW, Tamagna EI, Gefner DL, Hershman JM. Treatment of hyperthyroidism with sodium ipodate (oragrafin) in addition to propylthiouracil and propranolol. J Clin Endocrinol Metab 1981;53:622-5.

208. Wu SY, Shyh TP, Chopra IJ, Solomon DH, Huang HW, Chy PC. Comparison of sodium ipodate (oragrafin) and propylthiouracil in early treatment of hyperthyroidism. J Clin Endocrinol Metab 1982;54:630-4.

209. Chopra IJ, Williams DE, Orgiazzi J, Solomon DH. Opposite effects of dexamethasone on serum concentrations of 3,3'',5''-triiodothyronine (reverse T3) and 3,3'',5-triiodothyronine (T3). J Clin Endocrinol Metab 1975;41:911-20.

210. Becker DV, Hurley JR. Current status of radioiodine (I131) treatment of hyperthyroidism. En: Freeman LM, Weissman HS, eds. Nuclear Medicine Annual. New York: Raven Press 1982:265-90.

211. Hennemann S, Krenning EP, Sankrana-Rayanan K. Place of radiactive iodine in treatment of thyrotoxicosis. Lancet 1986;1:1369-72.

212. Petz A, Kirayfalvi L. Experience with I131-therapy on hyperthyroidism in old age. Acta Med Hung 1987;44:115-27.

213. Bartuska DG. Thyroid disease in the elderly. Hosp Pract (Off Ed) 1991;26: 85-9,92,95-102.

214. Parmeggiani U, Pisano G, Canonico S, Piegari V. Il trattamento chirurgico dell''ipertiroidismo in età geriatrica. Ann Ital Chir 1989;60:387-90.

215. Robinson DS. Head and neck considerations in the elderly patient. Surg Clin North Am 1994;74:431-9.

216. Whitman ED, Norton JA. Endocrine surgical diseases of elderly patients. Surg Clin North Am 1994;74:127-44.

217. Mehta V, Savino JA. Surgical management of the patient with a thyroid disorder. Clin Geriatr Med 1995;11:291-309.

218. Huysmans DAKC, Hermus ARMM, Corstens FHM, Barentsz JO, Kloppenborg PWC. Large, compressive goiters treated with radioiodine. Ann Intern Med 1994;121:757-62.

219. Vanderpump MJP, Ahlquist JAO, Franklyn JA, Clayton RN. Consensus statement for good practice and audit measures in the management of hypothyroidism and hyperthyroidism. Br Med J 1996;313:539-44.

220. Takács IK, Szabolcs I, Góth M, Dohán O, Kovács L, Szilágyi G, Földes J. Consensus statement on management of hypothyroidism and hyperthyroidism: long term treatment is not safe in elderly patients with toxic nodular hyperthyroidism. Br Med J 1996;313:1487.

221. Huysmans DA, Buijs WC, van de Ven MT, van den Broek WJ, Kloppenborg PW, Hermus AR, Corstens FH. Dosimetry and risk estimates of radioiodine therapy for large, multinodular goiters. J Nucl Med 1996;37:2072-9.

222. Baran DT. Detrimental skeletal effects of thyrotropin suppression doses of thyroxine: fact or fantasy? J Clin Endocrinol Metab 1994;78:816-7.

223. Utiger RD. Subclinical hyperthyroidism­Just a low serum thyrotropin concentration, or something more? N Engl J Med 1994;331:1302-3.

224. Surks MI, Ocampo E. Subclinical thyroid disease. Am J Med 1996;100: 217-23.

225. Greenspan SL, Greenspan FS, Resnick NM, Block JE, Friedlander AL, Genant HK. Skeletal integrity in premenopausal and postmenopausal women receiving long-term L-thyroxine therapy. Am J Med 1991;91: 5-14.

226. Franklyn JA, Betteridge J, Daykin J, Holder R, Oates GD, Parle JV, Lilley J, Heath DA, Sheppard MC. Long-term thyroxine treatment and bone mineral density. Lancet 1992;340:9-13.

227. Ross DS. Subclinical hyperthyroidism. En: Braverman LE, Utiger RD, eds. The Thyroid: A Fundamental and Clinical Text, 6th ed. Philadelphia: Lippincott 1991;1249-55.

228. Bartalena L, Bogazzi F, Brogioni S, Burelli A, Scarallo G, Martino E. Measurement of serum free thyroid hormone concentrations: an essential tool for the diagnosis of thyroid dysfunction. Horm Res 1996;45: 142-7.

229. Faber J, Galløe AM. Changes in bone mass during prolonged subclinical hyperthyroidism due to L-thyroxine treatment: a meta-analysis. Eur J Endocrinol 1994;130:350-6.

230. Sawin CT, Geller A, Wolf PA, Belanger AJ, Baker E, Bacharach P, et al. Low serum thyrotropin concentration as a risk factor for atrial fibrillation in older persons. N Engl J Med 1994;331:1250-2.

231. Uzzan B, Campos J, Cucherat M, Nony P, Boissel JP, Perret GY. Effect on bone mass of long term treatment with thyroid hormones: a meta-analysis. J Clin Endocrinol Metab 1996;81:4278-89.

232. Stott DJ, McLellan AR, Finlayson J, Chu P, Alexander WD. Elderly patients with suppressed serum TSH but normal free thryoid hormone levels usually have mild thyroid overactivity and are at increased risk of developing overt hyperthyroidism. Q J Med 1991;78:77-84.

233. Sundbeck G, Lundberg PA, Lindstedt G, Svanborg A, Edén S. Screening for thyroid disease in the elderly. Serum free thyroxine and thyrotropin concentrations in a representative population of 81-year-old women and men. Aging Milano 1991;3:31-7.

234. Sundbeck G, Jagenburg R, Johansson PM, Eden S, Lindstedt. Clinical significance of low serum thyrotropin concentration by chemiluminometric assay in 85-year-old women and men. Arch Intern Med 1991;151: 549-56.

235. Stott DJ, Finlayson J, McLellan AR, Chu P, Alexander WD. Suppressed serum TSH with normal free thyroid hormone levels in patients with no history of thyroid disorder. Clin Sci 1989;76(suppl 20):45P.

236. Alexander WD, Kerr DJ, Ferguson MM. First line test of thyroid function. Lancet 1984;2:647.

237. Cobb WE, Lamberton RP, Jackson IMD. Use of a rapid, sensitive immunoradiometric assay for thyrotropin to distinguish normal form hyperthyroid subjects. Clin Chem 1984;30:1558-60.

238. Martino E, Bambini G, Bartelena L, Aghini-Lombardi F, Breccia M, Baschieri L, Pinchera A. Human serum thryotrophin measurement by ultrasensitive immunoradiometric assay as a first line test in the evaluation of thyroid function. Clin Endocrinol (Oxford) 1986;24:141-8.

239. Klee GG, Hay ID. Assessment of sensitive thyrotropin assays for an expanded role in thyroid function testing: proposed criteria for analytical performance and clinical utility. J Clin Endocrinol Metab 1987;64: 461-71.

240. Piketty ML, Talbot JN, Askienazi S, Milhaud G. Clinical significance of a low concentration of thyrotropin: five immunometric ''kit'' assays compared. Clin Chem 1987;33:1237-41.

241. Hershman JM, Pekary AE, Smith VP, Hershman JD. Evaluation of five high-sensitivity American TSH assays. Mayo Clinic Proc 1988;63: 1133-9.

242. Sgoutas D, Barton EG, Hammarstrom M, Pete PM, Sgoutas SA. Four sensitive thyrotropin assays critically evaluated and compared. Clin Hem 1989;35:1785-9.

243. Bannister P, Barnes I. Use of sensitive thyrotrophin measurements in an elderly population. Gerontology 1989;35:225-9.


NOTICIAS DE ESPAÑA


Nueva Junta Directiva de la Sociedad Andaluza de Gerontología y Geriatría

En el último congreso de la Sociedad Andaluza de Geriatría y Gerontología se renovó la Junta Directiva de la misma, quedando esta compuesta por:

Presidente: D. Carlos Martínez Manzanares.

Vicepresidencia del área geriátrica: D. Javier Benítez Rivero.

Vicepresidencia del área gerontológica: Dña. Inmaculada García Balaguer.

Secretario: D. Nicolás Maturana Navarrete.

Tesorero: D. Luis Góngora Yudes.

Vocal Geriátrico: D. Alfonso Prieto Cuesta.

Vocal Gerontológico: D. José Antonio López Trigo.

Bibliotecario: D. Carlos Sánchez-Lafuente Gémar.

Vocal por Almería: Dña. Elena Nache Rodríguez.

Vocal por Cádiz: D. Juan Carlos Durán Alonso.

Vocal por Córdoba: Dña. Belén Ostos Lucena.

Vocal por Granada: D. Rafael Peñafiel Marfil.

Vocal por Huelva: Dña. Virginia Gutiérrez Rojas.

Vocal por Jaén: Dña. Margot Fernández Martín-Bilbatua.

Vocal por Málaga: D. Juan Gómez Alba.

Vocal por Sevilla: Dña Mª Isabel Galvá Borrás.

Nueva directiva y actividades de la Sociedad Murciana de Geriatría y Gerontología

Para el cuatrienio 1998-2022 ha sido elegida nueva Junta Directiva de la Sociedad de Geriatría y Gerontología de la Comunidad Murciana. Es la siguiente: Presidente: Ignacio M. Galera Pardo, Vicepresidente: F. Javier Castellote Varona, Secretario: Carlos Mora Vieyra de Abreu, Tesorero: Ernesto Ríos López y presidente electo para el siguiente período: José M. Barba Martínez.

Entre otras actividades la citada Sociedad tiene proyectadas las siguientes para 1998:

Un ciclo de conferencias de temas variados, una serie de seis foros de opinión a celebrar en el año y un curso de formación sobre rehabilitación de personas mayores de treinta horas lectivas. Programa además celebrar la «Semana de los mayores», entre el 5 y 9 de octubre próximos, en colaboración con el Departamento de Psicología y la Escuela de Trabajo Social, ambas de la Universidad de Murcia.

Jornadas Geriátricas en el Hospital Santa Clotilde de Santander: 6 al 8 de marzo de 1998

Las V Jornadas Geriátricas que organiza el Hospital Santa Clotilde de Santander se celebran en el Salón de actos de dicho hospital, los días 6 a 8 de marzo de 1998, dentro del marco del L Aniversario de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, en colaboración con la Sociedad de Cantabria de dichas disciplinas, que preside el Dr. A. Arias Muñoz.

Es Director Médico del citado hospital el Dr. R. A. Trías Sánchez, y de enfermería del mismo Dª M. Sanz González, coordinando ambos las jornadas, que se desarrollan prácticamente en la tarde del viernes 6 y mañana del sábado 7.

Más informaciones sobre las mismas pueden solicitarse al mencionado hospital, calle General Dávila, 35, D.P. 39006 o Apartado de Correos 37, teléfono: (942) 21771 y fax: (942) 219707.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos