Buscar en
Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología
Toda la web
Inicio Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología ¿Supone la presencia de cambios Modic en pacientes con dolor lumbar crónico un...
Información de la revista
Vol. 62. Núm. 4.
Páginas 274-281 (Julio - Agosto 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
4275
Vol. 62. Núm. 4.
Páginas 274-281 (Julio - Agosto 2018)
ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.recot.2018.01.005
Acceso a texto completo
¿Supone la presencia de cambios Modic en pacientes con dolor lumbar crónico una peor evolución clínica y una mayor posibilidad de precisar cirugía? Evolución a 10 años
Are Modic changes in patients with chronic low back pain indicative of a worse clinical course? 10 years of follow-up
Visitas
...
LM. Romero-Muñoza,
Autor para correspondencia
luismadoc@gmail.com

Autor para correspondencia.
, A. Barriga-Martína, A. Segura-Fragosob, C. Martín-Gonzálezc
a Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Hospital Nacional de Parapléjicos, Toledo, España
b Servicio de Investigación, Instituto de Ciencias de la Salud, Talavera de la Reina, Toledo, España
c Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Hospital Niño Jesús, Madrid, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (5)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Resultados obtenidos de los parámetros de estudio en el momento de estudio y en la actualidad para cada uno de los grupos
Tabla 2. Comparación de ambos grupos en relación con el dolor lumbar, el dolor en la pierna y la escala de discapacidad de Oswestry en pacientes con/sin cambios tipo Modic en resonancia magnética lumbar a los 10 años de seguimiento
Tabla 3. Comparación de ambos grupos en relación con el requerimiento de tratamiento quirúrgico, tratamiento médico y de incapacidad en pacientes con/sin cambios tipo Modic en resonancia magnética lumbar a los 10 años de seguimiento
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Valor de los cambios Modic a 10 años en la evolución del dolor lumbar y requerimiento quirúrgico.

Material y método

Estudio observacional longitudinal de cohortes prospectivo. Se compara la evolución a los 10 años de 2 grupos de pacientes con dolor lumbar crónico: el grupo A mostraba cambios Modic en la RM y el grupo B no tenía cambios Modic. Criterios de exclusión: neoplasia, enfermedad inflamatoria o infecciosa y cirugía previa. Fueron valorados mediante EVA para dolor lumbar, radicular y cuestionario de discapacidad de Oswestry. Se estudia la necesidad de tratamiento quirúrgico o médico y la obtención de una incapacidad laboral en el periodo de estudio. El análisis estadístico fue realizado mediante U de Mann-Whitney y regresión logística.

Resultados

Se incluyeron 70 pacientes, 24 varones y 46 mujeres, con una edad media de 56,5 años (35 en cada grupo). No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los pacientes con cambios Modic 1, 2 o 3 entre la valoración inicial y la realizada 10 años después en la intensidad del dolor lumbar, el grado de discapacidad o la necesidad de tratamiento médico o quirúrgico (p>0,05). No se observan diferencias estadísticamente significativas entre los pacientes con cambios Modic y sin ellos a 10 años de seguimiento (p>0,05).

Conclusión

La presencia de cambios Modic en la RM no se relaciona con una mayor intensidad del dolor, de la discapacidad por dolor lumbar o la necesidad de tratamiento médico o quirúrgico a 10 años de seguimiento. Los cambios Modic no pueden ser considerados un signo de mal pronóstico por sí solos, ni una indicación para cirugía.

Palabras clave:
Cambios Modic
Resonancia magnética
Lumbar
Dolor
Abstract
Objective

Establish the long-term (10 years) predictive value of Modic changes in the course of lumbar pain and the need for surgical treatment.

Material and method

Observational longitudinal prospective cohort study. Comparison of progression at 10 years of 2 groups of patients with chronic lumbar pain: group A with Modic changes in MRI and group B with no Modic changes. Exclusion criteria: neoplasia, inflammatory or infectious diseases, or previous surgery. Assessment was done with the aid of the VAS for low lumbar and radicular pain and the Oswestry Disability Questionnaire. The need for surgical or medical treatment and occupational disability during the study period was analyzed. For the statistical analyses, the Mann-Whitney U test and logistic regression were applied.

Results

Seventy patients, 24 male and 46 female, with a mean age of 56.5 years (35 in each group) were included in the study. No statistically significant differences in the intensity of lumbar pain, degree of impairment, or need for medical or surgical treatment (P>.05) were found in patients with Modic changes types 1, 2, or 3 between the baseline assessment and 10 years after. No statistically significant differences between patients with/without changes in Modic at 10 years of follow-up (P>.05) were determined.

Conclusions

There is no relationship between Modic changes in MRI and greater intensity of lumbar pain or need for medical or surgical treatment at 10 years of follow-up. Modic changes cannot be considered a sign of bad prognosis by themselves, or an indication for surgery.

Keywords:
Modic changes
Magnetic resonance imaging
Lumbar
Low back pain
Texto completo
Introducción

El dolor lumbar es un síntoma que conlleva un amplio número de consultas en medicina primaria y traumatología, siendo un problema médico de primer orden dada su elevada incidencia en la población general. El dolor lumbar presenta una etiología multifactorial, siendo la degeneración discal una de sus principales causas. El empleo de pruebas complementarias como la resonancia magnética (RM) para el estudio de la afección lumbar ha hallado posibles causas de dolor en dicha región. Uno de los hallazgos evaluados en RM como probable causa de dolor lumbar son los cambios de Modic1. Los cambios tipo Modic son alteraciones de señal en el cuerpo vertebral que pueden extenderse hasta el platillo vertebral, siendo diferenciados en 3 tipos por el autor en función de su apariencia en secuencias T1 o T2 de RM. La prevalencia de cambios tipo Modic en la población general asciende al 6%, siendo más frecuentemente ubicados en niveles L4-L5, si bien en edades comprendidas entre los 60 y los 65 años es más común el nivel L5-S12.

Existe controversia en la literatura en relación con la asociación entre la presencia de cambios de Modic en un sujeto y dolor lumbar3,4. Diversos estudios han demostrado una asociación entre la presencia de cambios de Modic y dolor lumbar5. Sin embargo, los estudios evaluados presentan una serie de limitaciones, como son la diversidad de población estudiada y el escaso tiempo de seguimiento de estos pacientes.

El objetivo de nuestro estudio es: establecer el valor clínico de los cambios de señal tipo Modic en la RM y su asociación como causa de dolor lumbar con un seguimiento a 10 años.

Material y métodos

Se ha diseñado un estudio analítico, longitudinal de cohortes prospectivo.

En marzo de 2007 se evaluaron 90 pacientes a quienes se les había solicitado una RM por dolor lumbar de más de 6 meses de evolución. Se valoró la intensidad del dolor lumbar y en la pierna mediante escala visual analógica (EVA) y el cuestionario de discapacidad de Oswestry validado en español. Posteriormente a la cumplimentación de estos datos y la exploración física se pautó un tratamiento médico basado en analgésicos y antiinflamatorios con el objetivo de aliviar su sintomatología lumbar. Asimismo, se les aconsejó la reducción de peso y la realización de ejercicios de potenciación de musculatura abdominal y espinal. Dado que los pacientes no presentaron mejoría de su sintomatología lumbar tras 6 meses de evolución con el tratamiento aplicado, se les realizó una RM lumbar con exploración protocolizada mediante cortes sagitales, coronales y axiales, con secuencias potenciadas en T1 y T2 (fig. 1A), la cual fue efectuada con una espera media de 3 meses desde su solicitud.

Figura 1.

A) Imagen sagital potenciada en T2 de RM lumbar de mujer de 45 años en la que se objetiva cambio Modic tipo 1 en platillo vertebral inferior de vértebra L4. B) Imagen sagital potenciada en T2 de RM lumbar de la misma paciente tras 10 años de evolución en la que observamos cambio Modic tipo 1 en platillo vertebral inferior de vértebra L4 y en platillo vertebral superior de L5. La paciente no ha requerido tratamiento quirúrgico ni ha precisado de incapacidad.

(0,14MB).

Para el análisis de las imágenes y su clasificación como presencia o ausencia de cambios de señal tipo Modic, se empleó una técnica se enmascaramiento simple ciego. Las imágenes fueron analizadas por un traumatólogo experto en cirugía de columna y un neurorradiólogo. La relación entre los hallazgos de uno y otro se calculó mediante el coeficiente Kappa de reproducibilidad interobservador. Los hallazgos fueron catalogados como presencia o ausencia de cambio de señal Modic. Los pacientes con presencia de cambios tipo Modic fueron divididos en tipos 1, 2 y 3.

La correlación clínica con los hallazgos de la RM ha sido calculada mediante el test de Kruskal-Wallis. Se consideran estadísticamente significativos valores con p<0,05.

En enero de 2017 se reevaluaron los pacientes que habían sido sometidos a RM lumbar 10 años antes y que presentaban dolor lumbar y cambios tipo Modic y los pacientes afectos de dolor lumbar crónico sin presencia de cambios tipo Modic en la RM (fig. 1B).

Los criterios de inclusión fueron: 1) realización de RM lumbar 10 años antes; 2) presencia de dolor lumbar de más de 6 meses de evolución en el momento de la realización de la RM lumbar, y 3) evaluación de los estudios de imagen de un traumatólogo experto en cirugía de columna y/o un neurorradiólogo.

Se consideraron criterios de exclusión: 1) intervención quirúrgica en columna lumbar previa a la realización de RM lumbar; 2) presencia de enfermedad neoplásica primaria o metastásica, y 3) dolencia infecciosa o inflamatoria en el momento de estudio.

Con los criterios de inclusión antes expuestos se obtuvo un tamaño muestral de 70 pacientes. Los 70 pacientes fueron clasificados en 2 grupos: grupo A (35 pacientes), pacientes con dolor lumbar y presencia de cambios tipo Modic en RM, y grupo B (35 pacientes), pacientes con dolor lumbar y ausencia de cambios tipo Modic en RM, con una evolución mínima de 10 años.

Las variables de interés recogidas para el análisis fueron: variables demográficas, EVA lumbar y radicular en el momento del estudio y en la actualidad, cuestionario de discapacidad por dolor lumbar de Oswestry validado en español en el momento del estudio y en la actualidad, la necesidad de tratamiento quirúrgico en la región lumbar, la necesidad de tratamiento médico según la escala de la OMS y el requerimiento de incapacidad en el periodo de estudio.

Los datos obtenidos se introdujeron en una base de datos de Excel (Microsoft Office para Windows Vista). El análisis estadístico se realizó utilizando el IBM SPSS Statistics 22 para ciencias de la salud (SPSS Inc., Chicago, IL, EE. UU.). Se recogieron como variables dicotómicas: sexo (1: mujer; 2: varón), necesidad de cirugía (1: sí; 2: no) y la presencia de incapacidad en el momento del estudio (1: sí; 2: no). La variable cualitativa ordinal obtenida fue: tratamiento médico según la escala de la OMS. Las variables cuantitativas continuas evaluadas fueron la edad y la escala de Oswestry, y la variable cuantitativa discreta, la EVA lumbar y radicular.

El cálculo del tamaño muestral (n=70) se basó en el empleo del test F (ANOVA de medidas repetidas) para detectar un tamaño del efecto (eta cuadrado parcial 0,0175), con una probabilidad de error alfa de 0,05, una potencia de 0,8 y una correlación entre las medidas repetidas de 0,7.

Para la comparación actual versus hace 10 años en relación con el dolor lumbar, el dolor en la pierna y la escala de discapacidad de Oswestry se utilizó ANOVA de medidas repetidas. Para la comparación de ambos grupos (pacientes con/sin cambios tipo Modic) en relación con el dolor lumbar, el dolor en la pierna y la escala de discapacidad de Oswestry en el momento actual y hace 10 años se utilizó ANOVA con la edad como covariable. Para la comparación de ambos grupos en relación con el requerimiento de tratamiento quirúrgico, tratamiento médico y de incapacidad se utilizó la chi cuadrado.

Resultados

Durante el periodo de estudio se incluyeron un total de 70 pacientes (24 varones y 46 mujeres) con dolor lumbar crónico y un periodo de seguimiento de 10 años. Se excluyeron del estudio aquellos pacientes que no acudieron a consulta externa para su evaluación y entrevista.

La edad media de los pacientes era de 56 años (rango 43 a 67 años).

Los cambios tipo Modic se distribuyeron en Modic tipo 1 (12 pacientes, 17%), Modic tipo 2 (21 pacientes, 30%) y, finalmente, Modic tipo 3 (2 pacientes, 3%). El índice Kappa reflejó una asociación moderada interobservador (k=0,50; p=0,08).

El nivel lumbar con cambios tipo Modic más prevalente fue L5 en 48 casos (69%), seguido de L4 en 22 (31%). La extensión de la lesión fue de localización supra o infradiscal (61 pacientes, 87%), presentándose en una menor proporción en ambas localizaciones.

A 10 años de seguimiento la media en la EVA lumbar en los pacientes con cambios tipo Modic fue de 4,74 (DE 2,89), y de 4,89 (DE 3,11) en el grupo sin cambios tipo Modic. Las diferencias obtenidas no eran estadísticamente significativas (p=0,79) (tabla 1).

Tabla 1.

Resultados obtenidos de los parámetros de estudio en el momento de estudio y en la actualidad para cada uno de los grupos

  EVA lumbar  EVA pierna  Oswestry  EVA lumbar  EVA pierna  Oswestry  Cirugía, %  Analgesia, %  Incapacidad, % 
Grupo A: Modic (n=35)  32  26  65  26,5 
Modic 1 (n=12)  4,6  28  5,5  28  67  17 
Modic 2 (n=21)  4,6  33  26  10  65  33 
Modic 3 (n=2)  7,5  40  2,5  2,5  50  50 
Grupo B: no Modic (n=35)  6,7  5,4  34  4,9  4,5  32  66  46 
  Hace 10 añosActual

Asimismo, a 10 años la media en la EVA de dolor en la pierna fue de 4,49 (DE 3,44) en el grupo con cambios tipo Modic y de 4,46 (DE 3,34) en el grupo sin cambios tipo Modic (tabla 2), siendo estas diferencias no estadísticamente significativas (p=0,75) (fig. 2).

Tabla 2.

Comparación de ambos grupos en relación con el dolor lumbar, el dolor en la pierna y la escala de discapacidad de Oswestry en pacientes con/sin cambios tipo Modic en resonancia magnética lumbar a los 10 años de seguimiento

    Grupo A: ModicGrupo B: no Modic (n=35)           
    Modic 1 (n=12)  Modic 2 (n=21)  Modic 3 (n=2)  Todos (n=35)    p (a)  p (b)  p (c)  p (d)  p (e) 
    Media (IC 95%)  Media (IC 95%)  Media (IC 95%)  Media (IC 95%)  Media (IC 95%)           
EVA lumbar  Actual  4,3 (2,7-6)  5,1 (4-6,4)  2,5 (−0,4-5,4)  4,7 (3,8-5,7)  4,8 (3,9-5,9)  0,38  0,77  0,02  0,004  0,455 
  −10 a  6,3 (4,8-7,8)  5,7 (4,4-7,1)  7 (7-7)  6 (5,1-7)  6,6 (5,8-7,6)  0,9  0,22       
EVA pierna  Actual  5,5 (3,6-7,4)  4,1 (2,7-5,7)  1,5 (0,5-2,5)  4,4 (3,3-5,6)  4,4 (3,4-5,6)  0,38  0,68  0,77  0,216  0,696 
  −10 a  4,5 (2,5-6,6)  4,5 (2,9-6,3)  7,5 (6,5-8,5)  4,7 (3,5-6)  5,3 (4,2-6,5)  0,44  0,37       
Oswestry  Actual  28 (18,1-37,9)  26 (17,9-34,1)  9 (−8,6-26,6)  25,7 (19,7-31,7)  32,2 (27,2-37,2)  0,31  0,0033  0,173  0,579  0,374 
  −10 a  27,8 (20,5-35,1)  33,1 (23,6-42,5)  40 (24,3-55,7)  31,7 (25,4-37,9)  33,9 (28,1-39,7)  0,61  0,57       

IC 95%: intervalo de confianza al 95%.

p (a): valor p comparación Modic 1, Modic 2, Modic 3.

p (b): valor p comparación grupo A Modic (todos) con grupo B no Modic. Ajustado por edad.

p (c): valor p comparación actual versus hace 10 años, grupo A Modic todos.

p (d): valor p comparación actual versus hace 10 años, grupo B no Modic.

p (e): valor p interacción tiempo×grupo (actual versus hace 10 años, grupo B no Modic versus grupo A), ajustado por edad.

Figura 2.

Representación gráfica mediante diagrama de cajas de EVA lumbar y en pierna en pacientes con/sin cambios tipo Modic.

(0,12MB).

El cuestionario de discapacidad de Oswestry reflejó que presentaban una puntuación de 26 puntos aquellos pacientes con dolor lumbar y cambios tipo Modic y de 32 puntos aquellos pacientes con dolor lumbar y ausencia de cambios tipo Modic (tabla 2). Al comparar ambos grupos las diferencias observadas no fueron estadísticamente significativas (p=0,13) (fig. 3).

Figura 3.

Representación gráfica mediante diagrama de cajas del resultado en el cuestionario de discapacidad de Oswestry en pacientes con/sin cambios tipo Modic con 10 años de evolución.

(0,07MB).

Al comparar los pacientes afectos de cambios Modic (cambios Modic tipo 1 frente a Modic tipos 2 y 3) con un seguimiento a 10 años, no se objetivaron diferencias estadísticamente significativas en relación con la EVA lumbar (p=0,38), la EVA en la pierna (p=0,38) y el cuestionario de discapacidad de Oswestry (p=0,31).

Los pacientes afectos de cambios tipo Modic no precisaron cirugía en el periodo de estudio en un 94% de los casos y sí fue necesaria en un 6%. En aquellos pacientes subsidiarios de tratamiento quirúrgico (2 pacientes), la causa de este tratamiento fue secundaria a dolor lumbar no controlable con el tratamiento médico y rehabilitador prescrito, siendo realizada una artrodesis lumbar posterolateral de los niveles afectos. Con un seguimiento de 5 años tras la artrodesis lumbar, los pacientes habían mejorado sustancialmente de su sintomatología. Los pacientes con ausencia de cambios tipo Modic no precisaron tratamiento quirúrgico en un 91% de los casos. Del 9% restante de los pacientes sin cambios tipo Modic (3 pacientes), precisaron de tratamiento quirúrgico en el periodo de estudio secundario a un dolor lumbar incapacitante 2 pacientes, siendo necesaria una artrodesis posterolateral en ambos. Un paciente presentó una hernia de disco L5-S1 con dolor radicular de más de 3 meses de evolución, requiriendo una discectomía simple del nivel afecto. Los pacientes intervenidos habían mejorado clínicamente tras la cirugía tras un seguimiento a 5 años. Realizando un análisis comparativo no se objetivaron diferencias estadísticamente significativas a la hora de necesitar un tratamiento quirúrgico entre aquellos pacientes con presencia de cambios tipo Modic respecto a los que no los presentaban (p>0,05) (tabla 3).

Tabla 3.

Comparación de ambos grupos en relación con el requerimiento de tratamiento quirúrgico, tratamiento médico y de incapacidad en pacientes con/sin cambios tipo Modic en resonancia magnética lumbar a los 10 años de seguimiento

    Grupo 
    Grupo con cambiosGrupo sin cambios 
    Recuento  % del N de columna  Recuento  % del N de columna  p chi cuadrado 
Cirugía  No cirugía  32  94,1  32  91,4 
  Cirugía  5,9  8,6   
Tratamiento médico escala analgésica OMS  12  35,3  12  34,3  0,77 
  26,5  13  37,1   
  10  29,4  22,9   
  8,8  5,7   
Incapacidad  No incapacidad  26,5  16  45,7  0,09 
  Incapacidad  25  73,5  19  54,3   

Respecto al tratamiento médico, de entre los pacientes con cambios tipo Modic en la RM, el 61% emplearon como tratamiento AINE y analgésicos no opiáceos, siendo requeridos opiáceos mayores como tratamiento de su lumbalgia en un 9% de los casos. Los pacientes sin cambios tipo Modic requirieron AINE y analgésicos no opiáceos en un 71% de los casos, con necesidad de tratamiento con opiáceos mayores en un 6%. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre la necesidad de más tratamiento médico en los pacientes con presencia de cambios tipo Modic frente a los pacientes que no los presentaban (p=0,77) (fig. 4).

Figura 4.

Representación gráfica de la distribución de frecuencias del tratamiento médico según la escala de la OMS en pacientes con/sin cambios tipo Modic con 10 años de evolución.

(0,15MB).

Al comparar el requerimiento de incapacidad laboral en el periodo de estudio entre aquellos con cambios tipo Modic y los que no los presentaban tampoco se observaron diferencias estadísticamente significativas (p=0,09). La incapacidad a 10 años de seguimiento fue precisada en el 26% de los pacientes con cambios tipo Modic y en un 46% de los pacientes sin cambios de señal tipo Modic (fig. 5).

Figura 5.

Requerimiento de incapacidad laboral en aquellos pacientes con/sin cambios tipo Modic con 10 años de evolución.

(0,13MB).
Discusión

En el presente trabajo, los resultados obtenidos muestran que la presencia de cambios tipo Modic en pacientes con dolor lumbar no lleva implícita una peor evolución en relación con el dolor o el requerimiento de una intervención quirúrgica. Asimismo, los resultados obtenidos reflejan que los pacientes con presencia de cambios Modic no requieren de más medicación para el alivio de la sintomatología ni presentan mayores tasas de incapacidad laboral a 10 años respecto a los pacientes que no presentan estos cambios en la RM lumbar. La asociación de los cambios de Modic con la clínica de dolor lumbar ha sido estudiada en los últimos años en la literatura revisada. Los resultados evaluados han sido contradictorios en los estudios realizados con series de pacientes. Existen estudios que asocian el dolor lumbar a la presencia de cambios Modic5–12. Kjaer et al. publicaron un estudio en el que evaluaban a 412 pacientes que fueron clasificados en función de los hallazgos en la RM según la presencia de degeneración discal y cambios de Modic, solo degeneración discal, o ninguna de las 2 alteraciones. Este grupo concluyó que la presencia de cambios Modic asociada a degeneración discal puede considerarse una entidad clínica distinta de la degeneración discal aislada, dado que estos pacientes presentaban un perfil clínico distinto5. Toyone et al. constataron una asociación entre los cambios tipo 1 y el dolor lumbar. El 73% de los pacientes con cambios Modic tipo 1 presentaban dolor lumbar significativo; en contraposición, el 11% de los pacientes con cambios Modic tipo 2 mostraban dolor significativo6. Braithwaite et al. reflejaron una alta especificidad y un valor predictivo positivo para todos los tipos de cambios de Modic como indicador de alteración discal en la discografía7. Sin embargo, otros estudios recientes no evidencian tal asociación8–10. Sandhu et al. no objetivaron ninguna asociación ente los cambios en los cuerpos vertebrales y la provocación del dolor en la discografía8. Secher y Karppinen, en una revisión sistemática de la literatura, destacaron una prevalencia de cambios tipo Modic en un 6% de la población sin clínica de dolor lumbar y que la presencia de esta entidad en la RM se asocia a pacientes sin dolor en la región lumbar baja9.

Al igual que los resultados obtenidos en nuestro estudio, Corniola et al.10 objetivaron que sobre un tamaño muestral de 284 pacientes, aquellos con cambios tipo Modic en la RM de columna lumbar no mostraron diferencias estadísticamente significativas en relación con el dolor lumbar evaluado con EVA o la discapacidad cuantificada con el cuestionario de Oswestry, frente a aquellos pacientes sin presencia de cambios tipo Modic en columna lumbar (p=0,98).

El subtipo más frecuente valorado en el presente estudio es el tipo 2. Estos resultados son equiparables a otros evaluados en la literatura, como el de Wang et al.11, en que el tipo 2 era el subtipo más frecuente (29,2%) y el tipo 1 representaba un 6,4%.

En nuestra serie, los pacientes con cambios tipo Modic no requirieron tratamiento quirúrgico en un 94% de los casos, siendo este dato similar a los de nuestro ámbito de influencia12. A pesar de que un 9% de los pacientes sin presencia de cambios Modic requirieron tratamiento quirúrgico (3 pacientes) respecto al 6% de los pacientes con cambios tipo Modic en la RM (2 pacientes), las diferencias evaluadas no fueron estadísticamente significativas. Es por ello que aunque los resultados puedan reflejar que se intervienen más pacientes en el grupo sin cambios Modic, estas diferencias no son significativas. Diversos autores constatan, al igual que nuestro grupo de trabajo, que la indicación de cirugía sobre los pacientes con dolor lumbar crónico y presencia de cambios tipo Modic es determinada exclusivamente por la clínica y no por la presencia de estos hallazgos en la RM12. Sorlie et al. han publicado que los pacientes intervenidos quirúrgicamente mediante discectomía lumbar presentaban la misma evolución en relación con el dolor que otros pacientes con otros tipos de cambios Modic13.

Las teorías causales más aceptadas en la literatura son teorías biomecánicas, en las que el daño discal incrementa la fuerza de carga a los platillos vertebrales que inducen su daño, siendo la causante de la aparición de los cambios Modic. En la actualidad están ganado auge teorías con un origen infeccioso que involucran al Propionibacterium acnes como precursor del origen de los cambios de Modic en la región lumbar14. Estos trabajos afirman que los cambios Modic pueden ser secundarios a infecciones bacterianas de gérmenes de baja agresividad originados en las vértebras adyacentes al disco infectado. No obstante, estos hallazgos no han sido corroborados por otros autores15.

Como limitaciones de nuestro estudio cabría destacar que no ha sido posible la realización de un nuevo estudio con RM lumbar en todos los pacientes con el objetivo de evaluar los cambios tipo Modic a 10 años; es por ello que no ha podido ser evaluada la evolución en la RM de los cambios Modic en el periodo de estudio en los pacientes que ya los presentaban al principio del estudio como en aquellos que carecían de ellos. Asimismo, obtuvimos una pérdida de 20 pacientes de los 90 existentes al inicio del estudio; no obstante, consideramos que esta pérdida de pacientes no afecta a la validez externa del presente trabajo, dado que aquellos que se perdieron son similares a los incluidos en el estudio.

Creemos que las limitaciones no cuestionan las conclusiones del estudio, que, por otra parte, tiene la fortaleza de un seguimiento mayor de 10 años y que el trabajo fuera realizado sobre un grupo de pacientes consecutivos en un entorno clínico muy homogéneo, sin la presencia de sesgo de selección. El proceso diagnóstico y terapéutico fue realizado por el mismo equipo médico. Nuestra serie supera en tamaño a la mayoría de las publicadas previamente y los datos han sido recogidos prospectivamente. Es por ello que los resultados de este estudio pueden ser extrapolables a la población general.

A modo de conclusión, y basándonos en nuestros resultados, no podemos afirmar que la presencia de cambios de Modic en la RM lumbar se relacione con una mayor intensidad de dolor y de discapacidad en la región lumbar respecto a aquellos pacientes en los que no aparecen. Los cambios Modic no pueden ser considerados un signo de mal pronóstico por sí solos. No obstante, son necesarios más estudios prospectivos con el objetivo de buscar probables etiologías de aparición de cambios tipo Modic en la RM.

Nivel de evidencia

Nivel de evidencia ii.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se hanrealizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses

Bibliografía
[1]
M.T. Modic, P.M. Steinberg, J.S. Ross, T.J. Masaryk, J.R. Carter.
Degenerative disk desease: Assessment of changes in vertebral body marrow with MR imaging.
Radiology, 166 (1988), pp. 193-199
[2]
F.P. Mok, D. Samartzis, J. Karppinen.
Modic changes of the lumbar spine: Prevalence, risk factors, and association with disc degeneration and low back pain in a large-scale population-based cohort.
[3]
C.H. Lim, W.H. Jee, B.C. Son, D.H. Kim, K.Y. Ha, C.K. Park.
Discogenic lumbar pain: Association with MR imaging and CT discography.
Eur J Radiol, 54 (2005), pp. 431-437
[4]
J. Järvinen, J. Karppinen, J. Niinimäki, M. Haapea, M. Grönblad, K. Luoma, et al.
Association between changes in lumbar Modic changes and low back symptoms over a two-year period.
BMC Musculoskelet Disord, 16 (2015), pp. 98
[5]
P. Kjaer, L. Korsholm, T. Bendix.
Modic changes and their associations with clinical findings.
Eur Spine J, 15 (2006), pp. 1312-1319
[6]
T. Toyone, K. Takahashi, H. Kitahara.
Vertebral bone-marrow changes in degenerative lumbar disc disease. An MRI study of 74 patients with low back pain.
J Bone Joint Surg Br, 76 (1994), pp. 757-764
[7]
I. Braithwaite, J. White, A. Saifuddin.
Vertebral end-plate (Modic) changes on lumbar spine MRI: Correlation with pain reproduction at lumbar discography.
Eur Spine J, 7 (1998), pp. 363-368
[8]
H.S. Sandhu, L.P. Sanchez-Caso, H.K. Parvataneni.
Association between findings of provocative discography and vertebral endplate signal changes as seen on MRI.
J Spinal Disord, 13 (2000), pp. 438-443
[9]
J. Secher, J. Karppinen.
Vertebral endplate signal changes (Modic change): A systematic literature review of prevalence and association with non-specific low back pain.
Eur Spine J, 17 (2008), pp. 1407-1422
[10]
M. Corniola, M. Stienen, H. Joswig.
Correlation of pain, functional impairment, and health-related quality of life with radiological grading scales of lumbar degenerative disc disease.
Acta Neurochir (Wien), 158 (2016), pp. 499-505
[11]
Y. Wang, T. Videman, M.C. Battié.
Modic changes: Prevalence, distribution patterns, and association with age in white men.
[12]
J. Martínez-Quiñones, J. Aso-Escario, L. González-García, F. Consolini, R. Arregui-Calvo.
Are Modic changes able to help us in our clinical practice? A study of the Modic changes in young adults during working age.
Clin Spine Surg., 30 (2017), pp. 259-264
[13]
A. Sorlie, V. Moholdt, K.A. Kvistad, O.P. Nygaard, T. Ingebrigtsen, T. Iversen, et al.
Modic type i changes and recovery of back pain after lumbar microdiscectomy.
Eur Spine J, 21 (2012), pp. 2252-2258
[14]
C. Manniche, A. Jordan.
10 years of research: From ignoring Modic changes to considerations regarding treatment and prevention of low-grade disc infections.
Future Sci OA., 2 (2016), pp. FSO117
[15]
R. Jensen, C. Leboeuf-Yde.
Is the presence of Modic changes associated with the outcomes of different treatments? A systematic critical review.
BCM Musculoskelet Disord, 12 (2011), pp. 183
Copyright © 2018. SECOT
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos