Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm Aspectos nutricionales y terapéuticos de la fibra dietética
Información de la revista
Vol. 20. Núm. 2.
Páginas 96-101 (Febrero 2001)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 20. Núm. 2.
Páginas 96-101 (Febrero 2001)
Acceso a texto completo
Aspectos nutricionales y terapéuticos de la fibra dietética
Visitas
...
MONTSE VILAPLANAa
a M??ster en Nutrici??n y Ciencias de los Alimentos (Secci??n Nutrici??n).
Información del artículo
Texto completo

Aunque las recomendaciones para una dieta equilibrada aconsejan para un adulto una ingesta de fibra comprendida entre 30 y 40 g de fibra al día, la media española está bastante por debajo de esa cifra. Y aunque la dieta mediterránea aporta fibra suficiente a través de frutas, vegetales, legumbres y cereales integrales, la cantidad ideal de fibra no se alcanza. El farmacéutico, como asesor en temas de nutrición y con conocimiento exhaustivo de todas las ventajas que aporta la fibra dietética, tiene que potenciar su consumo.

La fibra dietética (FD) es un grupo de sustancias de origen vegetal, un conjunto muy heterogéneo de moléculas complejas. Todas ellas tienen una serie de características en común:

­ Son inatacables por fermentos y enzimas digestivos.

­ Son parcialmente atacables por las bacterias del colon.

­ Son sustancias osmóticamente activas.

Propiedades

Las principales propiedades de la fibra dietética son las siguientes:

­ Resistencia a la digestión.

­ Capacidad de absorber y retener agua. Las fibras insolubles en contacto con el agua tienen un aspecto fibroso porque captan poco agua. Las fibras insolubles son gelificantes, porque atrapan mucho agua en su estructura.

Esta distinción entre soluble e insoluble es la que va a condicionar su actividad terapéutica.

­ Fermentación en el intestino grueso. La celulosa y el almidón resistente son poco fermentables y las gomas, mucílagos, hemicelulosa y pectinas son muy fermentables.

­ Su capacidad para fijar sustancias orgánicas e inorgánicas diferencia a las fibras. Las fibras insolubles fijan proteínas, hidratos de carbono (propiedad que se utiliza para tratamientos para diabéticos). Otras fibras, especialmente las solubles como la goma guar y las pectinas fijan grasas y esto se aprovecha como actividad terapéutica para tratar las hiperlipidemias.

Composición química

Las fibras son polisacáridos estructurales de las plantas, siendo sus moléculas básicas la glucosa, la fructuosa y otros monosacáridos (hexosas y pentosas).

Celulosa

Polímero de glucosa que se encuentra en la cubierta de los cereales y en las verduras (alcachofas, espinacas y judías verdes).

Hemicelulosas

Se encuentran en los mismos alimentos que la celulosa. No se digieren en el intestino delgado humano, aunque sí se desdoblan parcialmente en el colon por la acción de la flora microbiana.

Pectinas

Son sustancias que se encuentran en los tejidos blandos de las frutas. Tienen la propiedad de formar gelatinas en presencia de azúcares, calor y un medio ácido débil. Se utilizan para espesar algunas mermeladas y otras conservas.

Ligninas

Forma la estructura de la parte más dura o leñosa de los vegetales como acelgas, lechuga, el tegumento de los cereales, etc. No son un polisacárido, sino un polímero de cadenas de fenilpropano. Son totalmente indigeribles.

Gomas y mucílagos

Son polisacáridos hidrosolubles que poseen una gran capacidad de retención de agua. Entre ellos está la goma guar y la cáscara del Plantago ovata.

Clasificación

La fibra puede clasificarse en función de diversos criterios: origen, localización que tiene en el vegetal, etc. Sin embargo, la clasificación que más nos interesa está relacionada con su solubilidad en el agua.

Fibra soluble

Forma una mezcla de consistencia viscosa en el agua (pectina de manzana, goma guar).

Fibra insoluble

Forma en contacto con el agua una mezcla de baja viscosidad (celulosa, hemicelulosa y lignina).

La fibra dietética tiene numerosos efectos beneficiosos, pero una elevación indiscriminada de su consumo entraña también riesgos, pues aumenta la excreción de nitrógeno

Diversos estudios han comprobado que la ingesta de FD actúa como un factor protector a la hora de desarrollar diabetes mellitus tipo 2

Aspectos nutricionales

Las últimas recomendaciones respecto al consumo de FD aconsejan una ingesta de entre 30 y 40 g al día. Las recomendaciones sobre la ingesta de fibra en la infancia oscilan en un margen de la edad + 5 o + 10 g/día. Así, por ejemplo, habrá que sumar 5 a un niño de 3 años de edad para que la ingesta diaria de fibra se sitúe aproximadamente sobre los 8 g. Con ello conseguiremos prevenir el estreñimiento y disminuir la incidencia de futuras enfermedades crónicas.

Aspectos negativos ligados a su consumo.

La fibra dietética tiene numerosos efectos beneficiosos, pero una elevación indiscriminada de su consumo entraña también riesgos, pues aumenta la excreción de nitrógeno, por lo que puede entorpecer la digestión y la absorción de proteínas. También puede retardar la absorción de minerales como cinc, hierro, calcio, cobre, magnesio y de vitamina B12. Por ello, se recomienda cautela en el incremento del contenido de fibra en la dieta por encima de las necesidades óptimas.

Por otra parte, la fermentación bacteriana de la fibra en el colon, con formación de gases (meteorismo), origina molestias a algunas personas.

Fisiología

Los efectos fisiológicos más destacados sobre el aparato digestivo humano son los siguientes (tabla 1).

 

Sobre el estómago

La fibra soluble atrapa en su estructura gran cantidad de agua por lo que enlentece su evacuación. Los alimentos ingeridos permanecen más tiempo en el estómago, se mezclan mejor con el ácido clorhídrico y llegan más tamponados al duodeno. Si existiera una úlcera en el duodeno no sería tan atacada por el ácido del estómago. Por otro lado, las dietas hipocalóricas elaboradas para regímenes de adelgazamiento suelen ser ricas en fibra porque ésta tiene mayor capacidad de distendir las paredes del estómago y esto favorece una sensación de saciedad.

Sobre el intestino delgado

Una dieta con un contenido adecuado en fibra (especialmente pectina) permite a las vellosidades intestinales mantener su estructura y dimensiones para que resulten funcionales. Respecto al tránsito, en los tramos más proximales del intestino delgado éste es más rápido porque la fibra hace más viscoso el bolo digestivo; en cambio, en los tramos más distales el tránsito es más lento, porque ya se ha producido una importante absorción de nutrientes y líquidos. Es aquí, en el intestino delgado, donde la glucosa es fijada por fibras solubles y lignina.

Sobre el intestino grueso

Aumenta el peso y disminuye la consistencia de las heces.

Puesto que el peso de las heces es mayor, disminuye el tiempo de tránsito por un mecanismo osmótico de absorción de agua. También contribuye a ello el gas que, dilatando el intestino impulsa la masa fecal o los ácidos grasos de cadena larga o los ácidos biliares que tienen una acción irritante.

La fibra dietética que fermenta aumenta también el número de bacterias, contribuyendo a una mejor «ecología» del colon.

Aspectos terapéuticos

Con una ingesta suficiente de fibra, una serie de enfermedades intestinales como el estreñimiento, diverticulosis, hemorroides, cáncer de colon o colitis ulcerosa tienen una incidencia mucho menor. Asimismo, algunas enfermedades metabólicas como la diabetes o la hiperlipidemia pueden prevenirse y regularse.

A continuación se citan las conclusiones de los últimos estudios respecto a la fibra dietética y su capacidad terapéutica.

Fibra dietética y diabetes

Diversos estudios han comprobado que la ingesta de FD actúa como un factor protector a la hora de desarrollar diabetes mellitus tipo 2. La incidencia de esta enfermedad se ve reducida con el consumo de fibra, ya que la concentración máxima de glucosa en sangre se alcanza en mayor tiempo.

Asimismo, se ha comprobado que las dietas que aportan un alto contenido en fibra aplicadas a dia béticos tipo 2, es decir, cuando ya se ha instaurado la enfermedad, consiguen normalizar sus niveles glucémicos.

La obesidad, especialmente del tipo abdominal, es común en personas que desarrollan diabetes mellitus tipo 2, y el control de peso para una dieta adecuada y la actividad física son las mejores medidas para prevenir este tipo de diabetes. La mayoría de estos diabéticos deben ser sometidos a una dieta hipocalórica para su tratamiento.

Existen en los estudios consultados diferentes alternativas de dieta. Una de ellas es alta en hidratos de carbono y baja en grasas (50% de la energía proveniente de los hidratos de carbono y 23% de la grasa) y otra modificada en grasas (con un 40% proveniente de los hidratos de carbono y 35% de las grasas), pero ésta mayormente monoinsaturada. Tiene un mejor cumplimiento la dieta modificada en grasas que la alta en hidratos de carbono. No existen diferencias significativas respecto a la curva de glucosa, la HbA1c (hemoglobina glicosilada), ni la tensión arterial o lípidos séricos.

Por otro lado, algunos estudios realizados con diabéticos muestran que la pérdida de grasa en diabéticos se consigue más fácilmente con las dietas ricas en hidratos de carbono (son altas en fibra y bajas en grasa [23%]) que con dietas altas en lípidos (35%) y modificadas en monoinsaturados.

Fibra dietética y lípidos

La fibra es capaz de variar los niveles de lípidos séricos. Ha resultado ser la fibra soluble (FS) la que tiene mayor potencial para alterar los niveles de lípidos en sangre (pectinas, betaglucanos, Plantago) en pacientes con hipercolesterolemia severa y patología cardiovascular.

Estudios realizados con fibra dietética muestran que la adición de Plantago a la dieta resulta más concretamente en la reducción del LDL colesterol y la apoproteína B.

Otro estudio indica que 6,7 g de Plantago al día es una cantidad suficiente para reducir los niveles de colesterol en hiperlipidemias.

Así pues, el consumo de una cantidad adecuada de fibra soluble cada día puede llegar a reducir los niveles de colesterol entre un 10 y un 20%. Es entonces cuando el proceso de la aterosclerosis directamente relacionado con el valor de lípidos plasmáticos, especialmente el riesgo de problemas coronarios, se ve disminuido en más de un 30%.

Otros estudios que tratan con pacientes hipercolesterolémicos añaden a su dieta cereales para el desayuno ricos en fibra soluble. Los individuos que, además de la dietahipolipemiante, ingieran estos cereales (enriquecidos en pectina o en Plantago) muestran en los estudios un descenso adicional en sus niveles séricos de colesterol.

Por otro lado, otros trabajos muestran que la respuesta postprandial, no sólo de la glucosa y la insulina sino también de los lípidos, se ralentiza si se administra un complemento dietético rico en fibra previo a la ingestión de la comida.

Otro estudio concluye que la mejor dieta para disminuir la hiperlipidemia y la incidencia de enfermedad coronaria es una dieta alta en hidratos de carbono y muy alta en fibra. Aconsejan también que se acompañe de ejercicio regular y que se lleve un estilo de vida sano.

Por otro lado, la goma guar o las pectinas no demostraron efecto alguno sobre los triglicéridos.

El consumo de una cantidad adecuada de fibra soluble cada día puede llegar a reducir los niveles de colesterol entre un 10 y un 20%

Fibra dietética y prevención de cáncer de colon

El intestino grueso es una de las localizaciones más frecuentes del cáncer y una de las causas más importantes de mortalidad en los países industrializados.

Estudios epidemiológicos revelan que los constituyentes dietéticos implicados en la génesis del cáncer colorrectal son la grasa y las carnes rojas.

Diversos estudios demuestran que, por otro lado, la ingesta de fibra dietética está inversamente asociada con el adenoma distal de colon. En cambio, no se halló relación consistente entre la fibra y adenomas rectales o pólipos.

Otras investigaciones han demostrado que los ácidos biliares y sus metabolitos parecen estar implicados en la génesis de cáncer colorrectal. Se ha comprobado que actúan en la etapa de promoción del cáncer.

Lo que hace la fibra dietética es disminuir la concentración total de los ácidos biliares o, al menos, disminuir la deshidroxilación de las sales biliares primarias, con lo que se evita la formación de secundarias y por tanto sus acciones tóxicas.

Por tanto, la suplementación dietética con prebióticos provoca una fermentación por las bacterias intestinales, ya que son fibras dietéticas no digeribles.

La lactulosa podría ser considerada uno de estos prebióticos, pues se trata de una FD no digerible. Actúa reduciendo la deshidroxilación del ácido quenodesoxicólico a la sal biliar secundaria (ácido litocólico, más tóxico en un 90%). Por otro lado, se ha comprobado que el lactitol no causa una disminución significativa en la concentración de estos ácidos biliares.

Fibra dietética y colon irritable

Un estudio compara la adición a la dieta de semillas de Plantago ovata con relación a la fibra de trigo para mejorar la sintomatología del colon irritable. El Plantago ha demostrado ser superior respecto a la frecuencia de las deposiciones y a la distensión abdominal que se presenta en dicha enfermedad.

Muchos de los tratamientos añaden a la terapia de base un preparado basado en fibra (normalmente, Plantago), con lo que se consiguen mejores resultados que frente al fármaco solo. Síntomas tales como dolor abdominal, frecuencia anormal en las deposiciones, flatulencias o tránsito intestinal variable mejoran enormemente.

Otros estudios comparan la palatabilidad de la fibra prescrita y el cumplimiento terapéutico. *

 

Bibliografía general

Cervera P et al. Alimentación y dietoterapia. Madrid: Interamericana, 1999.

Fibra dietética. Recopilación bibliográfica. Barcelona: Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona.

Raciones dietéticas recomendadas. Subcommitee on the Tenth Edition of the RDAs. Food and Nutrition Board. Commission on Life Sciences. National Research Council. Consulta 1991; 38 (41): 68-69.

Redondo L. La fibra terapéutica. Barcelona: Laboratorios Madaus, 1999; 11 (17): 45-51.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos