Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Trombectomía mecánica más allá de 6horas en ictus isquémico agudo con oclus...
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
278
Original
DOI: 10.1016/j.nrl.2020.08.019
Open Access
Disponible online el 6 de Febrero de 2021
Trombectomía mecánica más allá de 6horas en ictus isquémico agudo con oclusión de gran vaso en territorio carotídeo: experiencia en un hospital terciario
Mechanical thrombectomy beyond 6hours in acute ischaemic stroke with large vessel occlusion in the carotid artery territory: Experience at a tertiary hospital
Visitas
...
E. Natera-Villalbaa,
Autor para correspondencia
elena.natera.v@gmail.com

Autor para correspondencia.
, A. Cruz-Culebrasa, S. García-Madronaa, R. Vera-Lechugaa, A. de Felipe-Mimbreraa, C. Matute-Lozanoa, A. Gómez-Lópeza, V. Ros-Castellóa, A. Sánchez-Sáncheza, J. Martínez-Polesa, V. Nedkova-Hristovaa, J.B. Escribano-Paredesa, I. García-Bermúdezb, J. Méndezb, E. Fandiñob, J. Masjuana,c
a Servicio de Neurología, Unidad de Ictus, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
b Servicio de Radiología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
c Servicio de Neurología, Hospital Ramón y Cajal, Departamento de Medicina, Facultad de Medicina, Universidad de Alcalá, IRYCIS, Madrid, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (5)
Tabla 1. Características basales
Tabla 2. Pacientes sometidos a trombectomía mecánica más allá de las 24horas de evolución
Tabla 3. Resultados de eficacia y seguridad
Tabla 4. Diferencias entre pacientes con/sin independencia funcional a los 90 días del ictus según factores pronósticos
Tabla 5. Regresión logística de las variables pronósticas más significativas
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La eficacia de la trombectomía mecánica en territorio carotídeo en las primeras 24horas se ha probado con trabajos publicados recientemente.

Métodos

Revisión retrospectiva a partir de un registro prospectivo en nuestro centro de referencia de ictus para valorar la eficacia y seguridad del tratamiento endovascular realizado más allá de las 6horas de evolución de los síntomas en pacientes con ictus isquémico agudo y oclusión de gran vaso en territorio carotídeo, entre noviembre de 2016 y abril de 2019.

Resultados

Se recopilaron datos de 59 pacientes (55,9% mujeres, mediana de edad 71 años). Treinta y tres pacientes fueron detectados al despertar. El 57,6% de los casos fueron traslados secundarios. La mediana de NIHSS basal fue 16. La mediana del ASPECTS fue 8 y el 94,9% de los pacientes presentó>50% de tejido salvable. El 88,1% de los pacientes logró una recanalización satisfactoria, en 5 pacientes después de 24horas de evolución. El 67,8% de los casos logró la independencia funcional a los 90 días de seguimiento. Los pacientes que no lograron la independencia funcional presentaban mayor edad, mayor proporción de fibrilación auricular, mayor tiempo punción-recanalización y mayor puntuación NIHSS, tanto basal como al alta.

Conclusión

En nuestra experiencia la trombectomía mecánica después de las 6horas se asoció con buenos resultados de funcionalidad a los 90 días. La edad, la puntuación NIHSS, el tiempo punción-recanalización y la prevalencia de fibrilación auricular fueron factores determinantes en el pronóstico funcional. La eficacia de este tratamiento por encima de las 24horas merece ser estudiada.

Palabras clave:
Ictus
Isquemia cerebral
Neuroimagen funcional
Tomografía computarizada con estudio de perfusión
Trombectomía mecánica
Ventana extendida
Abstract
Introduction

Thrombectomy in the carotid artery territory was recently shown to be effective up to 24hours after symptoms onset.

Methods

We conducted a retrospective review of a prospective registry of patients treated at our stroke reference centre between November 2016 and April 2019 in order to assess the safety and effectiveness of mechanical thrombectomy performed beyond 6hours after symptoms onset in patients with acute ischaemic stroke and large vessel occlusion in the carotid artery territory.

Results

Data were gathered from 59 patients (55.9% women; median age, 71 years). In 33 cases, stroke was detected upon awakening; 57.6% of patients were transferred from another hospital. Median baseline NIHSS score was 16, and median ASPECTS score was 8, with 94.9% of patients presenting>50% of salvageable tissue. Satisfactory recanalisation was achieved in 88.1% of patients, beyond 24hours after onset in 5 cases. At 90 days of follow-up, 67.8% were functionally independent; those who were not were older and presented higher prevalence of atrial fibrillation, greater puncture-to-recanalisation time, and higher NIHSS scores, both at baseline and at discharge.

Conclusion

In our experience, mechanical thrombectomy beyond 6hours was associated with good 90-day functional outcomes. Age, NIHSS score, puncture-to-recanalisation time, and presence of atrial fibrillation affected functional prognosis. The efficacy of the treatment beyond 24hours after onset merits study.

Keywords:
Stroke
Cerebral ischaemia
Functional neuroimaging
Perfusion Computed Tomography
Mechanical thrombectomy
Extended window
Texto completo
Introducción

La eficacia de la trombectomía mecánica (TM) realizada después de las 6horas desde el inicio de los síntomas en el ictus isquémico agudo (IIA) con oclusión de gran vaso (OGV) en territorio carotídeo ha sido establecida gracias a los ensayos clínicos DAWN (DWI or CTP Assessment with Clinical Mismatch in the Triage of Wake-Up and Late Presenting Strokes Undergoing Neurointervention with Trevo)1 y DEFUSE 3 (DWI or CTP Assessment with Clinical Mismatch in the Triage of Wake-Up and Late Presenting Strokes Undergoing Neurointervention with Trevo)2, publicados en 2018. Ambos mostraron el beneficio del tratamiento endovascular hasta 24 y 16horas de evolución de los síntomas, respectivamente. De esta forma, la ampliación de la ventana terapéutica hasta 24horas en pacientes adecuadamente seleccionados mediante neuroimagen funcional (TC y RM perfusión) ha permitido ampliar la ventana de tratamiento3–6. En este trabajo evaluamos nuestra experiencia en pacientes que recibieron tratamiento endovascular en territorio carotídeo más allá de las 6horas de evolución desde los síntomas durante el periodo comprendido entre noviembre de 2016 y abril de 2019.

Material y métodoDiseño del estudio

Se realizó una revisión retrospectiva a partir de un registro recogido de forma prospectiva durante el periodo comprendido entre noviembre de 2016 y abril de 2019 en nuestro centro de referencia de ictus. Todos los pacientes incluidos en este estudio recibieron tratamiento en nuestro centro, y ellos mismos o un representante legal firmaron el consentimiento informado antes de recibir el tratamiento. Todos los autores contribuyeron a la recogida de datos. El diseño del estudio fue previamente aprobado por un comité ético local. El estudio no ha recibido financiación.

Pacientes

Se seleccionaron pacientes mayores de 18 años (sin límite superior de edad) y funcionalmente independientes previamente al ictus con IIA en territorio carotídeo, que habían sido sometidos a TM en nuestro centro más allá de 6horas desde la última vez que habían sido vistos asintomáticos (incluidos ictus presenciado, no presenciado e ictus del despertar), sin límite superior de tiempo de evolución. Se definió como «independencia funcional» una puntuación 0-2 en la escala Rankin modificada (eRm), que evalúa discapacidad neurológica funcional, y que varía desde el 0 (asintomático) hasta el 6 (muerte)7. Además, entre otras variables que se recogieron se incluyen la edad y género, la presencia de factores de riesgo vascular, hábitos tóxicos previos (tabaquismo y enolismo), fibrilación auricular y enfermedad cerebrovascular previa.

Todos los pacientes, incluidos aquellos que procedían de un traslado secundario, se sometieron a un estudio de neuroimagen multimodal en nuestro centro (TC craneal sin contraste, angio-TC de arterias extra e intracraneales y TC perfusión), realizado en un dispositivo de tomografía computarizada multidetector (Toshiba, modelo Aquilion ONE, software OLEA), de acuerdo con el protocolo del Plan de atención al ictus de la Comunidad de Madrid8. Las imágenes del estudio de perfusión fueron adquiridas durante 60segundos en un modo cine con un retraso de 7segundos, tras la inyección de 50ml de contraste yodado (Ultravist 370) a una tasa de flujo de 5ml/segundo, seguido de 50ml de solución salina 0,9% a la misma tasa de flujo a través de un acceso cubital usando un inyector. La angio-TC fue adquirida en el modo helicoidal (parámetros: tubo de voltaje 100kVp, corriente 50- 600mA, cortes de 0,5mm de espesor, scan FOV de 30cm, matriz 256×256) desde el arco aórtico hasta el top de los senos frontales tras la inyección de 50ml de contraste yodado (Ultravist 370) a una tasa de flujo de 5ml/segundo, seguido de 50ml de solución salina a la misma tasa de flujo. El estudio de imagen se repitió en aquellos pacientes que fueron trasladados de otros centros y, en todos los casos, fue interpretado por un neurorradiólogo experto con más de 5 años de experiencia. Todos los pacientes presentaban una OGV en territorio vascular carotídeo (arteria carótida interna intracraneal o en arteria cerebral media), un core de infarto inicial de reducido tamaño y una penumbra isquémica favorable con tejido cerebral potencialmente salvable en pruebas de neuroimagen funcional. Un core de infarto inicial de reducido tamaño se definió como una puntuación>5 en la escala Alberta Stroke Program Early Computed Tomography Score (ASPECTS), sistema de puntuación usado para cuantificar cambios isquémicos incipientes en el territorio de la arteria cerebral media (ACM) en el TC craneal sin contraste, con un máximo de 10 puntos (que indica normalidad), y sustracción de 1 punto por cada región alterada9,10. La localización de la OGV en territorio vascular carotídeo fue definida como oclusión intracraneal de la arteria carótida interna (ACI) y del primer o segundo segmento de la arteria cerebral media (ACM-M1 y ACM-M2, respectivamente). Se consideró como tejido potencialmente salvable la existencia de una discrepancia entre el tiempo de tránsito medio y volumen cerebral mayor del 20%. Los pacientes con ictus isquémico agudo en circulación posterior fueron excluidos en este estudio.

Tratamientos

Se seleccionaron aquellos pacientes que fueron sometidos a TM en territorio carotídeo que habían recibido o no previamente alteplasa cuando fue clínicamente apropiado. El procedimiento endovascular estándar realizado en nuestro centro es llevado a cabo de acuerdo con las recomendaciones del Protocolo para el tratamiento endovascular en el ictus isquémico agudo del Plan de atención al ictus de la Comunidad de Madrid8 por neurorradiólogos intervencionistas expertos, con más de 15 años de experiencia en el tratamiento endovascular de las enfermedades cerebrovasculares en un centro en el que actualmente se realizan más de 90 procedimiento anuales en fase aguda. Incluye una angiografía diagnóstica con abordaje femoral en la que se valora la perfusión del vaso medida mediante la escala Thrombolysis in Cerebral Infarct (TICI11). La elección del dispositivo para la recanalización, con catéter guía o catéter balón cuando se consideró necesario (stent retriever mediante los dispositivos Solitaire o Preset durante los últimos 3 años, aspiración directa mediante el dispositivo ACE-068 o combinación de ambas técnicas) quedó a elección del neurointervencionista. En algunos pacientes con estenosis de ACI ipsilateral se realizó una angioplastia carotídea con/sin colocación de stent. La anestesia general y sedación consciente se usaron indistintamente según el estado clínico del paciente. Al finalizar el procedimiento se llevaba a cabo un sistema de cierre femoral Angio-Seal 8F, acompañado de compresión local en caso de pacientes previamente anticoagulados.

Valoraciones clínicas y resultados

La gravedad del ictus se valoró mediante la escala National Institutes of Health Stroke Scale (NIHSS)12. El resultado de eficacia de imagen fue la recanalización satisfactoria, definida como TICI 2B-311; los estudios de imagen fueron revisados por neurorradiólogos cualificados. El principal resultado de eficacia fue la independencia funcional a los 90 días del ictus, definida por una puntuación 0-2 en la eRm. Los resultados de seguridad incluyeron muerte intrahospitalaria, y a los 90 días de seguimiento, hemorragia intracraneal sintomática (definida como un incremento de al menos 4 puntos en la escala NIHSS asociada a una hemorragia intracraneal)13, deterioro neurológico precoz (definido como un incremento de al menos 4 puntos en la escala NIHSS en las primeras 24horas desde el evento en ausencia de hemorragia intracraneal) o complicaciones relacionadas con el procedimiento. De acuerdo con el protocolo de nuestro centro, todos los pacientes fueron sometidos a una TC craneal de control a las 24horas del procedimiento. Estos datos fueron verificados con una valoración clínica basal, al alta y en las visitas rutinarias de seguimiento a los 90 días, 6 meses y anual mediante las escalas NIHSS y eRm.

Análisis estadísticos

La normalidad de las variables se determinó mediante la prueba de Shaphiro-Wilk. Las variables categóricas son presentadas como proporciones, y las continuas, como media+desviación estándar o mediana con rango intercuartílico, según corresponda. Se empleó la prueba Chi cuadrado para comparar variables categóricas y «t» de Student para comparar variables continuas. Se empleó un modelo de regresión logística para identificar las variables predictoras; las asociaciones se presentan como odds ratio (OR) con un intervalo de confianza del 95% (IC 95). La significación estadística se consideró para valores de p<0,05. Los análisis se realizaron con Stata 14.

Resultados

Se recopilaron datos de 59 pacientes en los que se realizó una TM por OGV en territorio vascular carotídeo. Las características basales de dichos pacientes se muestran en la tabla 1. De la muestra global, 28 pacientes (47,5%) cumplían los criterios del ensayo DAWN y 34 pacientes (57,6%), los criterios de DEFUSE 3. Treinta y tres pacientes (55,9%) eran mujeres y la mediana de edad fue de 71 años (rango intercuartílico: 58,5-76 años). Un total de 33 pacientes (55,9%) presentaron ictus isquémicos detectados al despertar y 34 pacientes (57,6%) fueron traslados secundarios procedentes de otro centro. La mediana de NIHSS basal fue de 16 puntos (rango intercuartílico: 10-19 puntos) y todos presentaron una puntuación NIHSS>6 puntos, con excepción de un paciente que presentaba una puntuación NIHSS de 4 puntos a expensas de una afasia discapacitante.

Tabla 1.

Características basales

  Total  No elegibles para DAWN  No elegibles para DEFUSE 3 
  59  31 (52,5%)  25 (42.4%) 
Edad-mediana (RIC)  71 (58,5-76)  66 (55,5-75)  61 (52,5-75) 
Mujer  33 (55,9%)  17 (54,8%)  12 (48,0%) 
Hipertensión arterial  34 (57,6%)  16 (51,6%)  12 (48,0%) 
Diabetes  14 (23,7%)  5 (16,1%)  5 (20,0%) 
Dislipidemia  31 (52,5%)  17 (54,8%)  14 (56,0%) 
Tabaquismo  20 (33,9%)  11 (35,5%)  9 (36,0%) 
Enolismo  4 (6,8%) 
Fibrilación auricular (FA)  19 (32,2%)  9 (29,03%)  8 (32,0%) 
FA conocida previamente  8 (13,6%)  5 (16,1%)  5 (20,0%) 
Ictus/AIT previo  9 (15,2%)  7 (22,6%)  3 (12,0%) 
Antiagregación previa  10 (16,9%)  8 (25,8%)  3 (12,0%) 
Anticoagulación previa  4 (6,8%)  6 (19,3%)  3 (12,0%) 
Traslado secundario  34 (57,6%)  21 (67,7%)  16 (64,0%) 
NIHSS basal-mediana (RIC)  16 (10-19)  11 (8,5-19,5)  16 (11-20) 
Ictus detectado al despertar  33 (55,9%)  15 (48,4%)  14 (56,0%) 
Ictus no detectado al despertar  26 (44,1%)  16 (51,6%)  12 (48,0%) 
Síntomas presenciados  15 (25,4%)  6 (19,3%)  6 (24,0%) 
Síntomas no presenciados  11 (18,6%)  10 (32,2%)  6 (24,0%) 
Alteplasa  16 (27,1%)  9 (29,03%)  8 (32,0%) 
UVVA-alteplasa (min) – mediana (RIC)  199,5 (157-279)  165 (145-199,5)  180 (145-270) 
ASPECTS-n/10 (RIC)  8 (7-9)  8 (7-9)  8 (6-8) 
ASPECTS>33 (55,9%)  30 (96,7%)  24 (96,0%) 
Mismatch-mediana (RIC)  70 (50-80)  70 (50-80)  60 (50-70) 
Mismatch>50%  56 (94,9%)  28 (90,3%)  24 (96,0%) 
Oclusión ACI  10 (16,9%)  7 (22,6%)  7 (28,0%) 
Oclusión ACM-M1  45 (76,3%)  20 (64,5%)  14 (56,0%) 
Oclusión ACM-M2  4 (6,8%)  4 (12,9%)  4 (16,0%) 
UVVA-TC (min), mediana (RIC)  458 (297-720)  432 (260-709)  476 (280,5-809) 
TC-punción (min), mediana (RIC)  99 (71-120)  108 (72-133)  99 (58-126,5) 
Punción-recanalización (min), mediana (RIC)  35 (25-51)  40 (25-66)  35 (25-66,5) 
UVVA-punción (min), mediana (RIC)  570 (382-793)  535 (345-780)  615 (357-911,5) 
6-1240 (67,8%)  21 (67,4%)  15 (60,0%) 
12-1813 (22,03%)  5 (16,1%)  5 (20,0%) 
18-244 (6,8%)  3 (9,7%)  3 (12,0%) 
>242 (3,4%)  2 (6,4%)  2 (8,0%) 
UVVA-recanalización (min), mediana (RIC)  610 (405-850)  610 (390-819)  645 (397,5-987,5) 
<926 (44,1%)  14 (45,2%)  10 (40,0%) 
9-1519 (32,2%)  10 (32,2%)  8 (32,0%) 
15-249 (15,2%)  2 (6,4%)  2 (8,0%) 
>245 (8,5%)  5 (16,1%)  5 (20,0%) 
Anestesia general  33 (55,9%)  18 (58,1%)  14 (56,0%) 
Sedación consciente  26 (44,1%)  13 (41,9%)  11 (44,0%) 
Stent retriever  14 (23,7%)  6 (19,3%)  6 (24,0%) 
Aspiración  17 (28,8%)  8 (25,8%)  9 (36,0%) 
Ambos (stent + aspiración)  27 (45,8%)  17 (54,8%)  9 (36,0%) 
Angioplastia carotídea  11 (18,6%)  9 (29,03%)  5 (20,0%) 
Stent carotídeo  6 (10,2%)  6 (19,3%)  2 (8,0%) 

ACI: arteria carótida interna; ACM-M1: primer segmento de arteria cerebral media; ACM-M2: segundo segmento de arteria cerebral media; RIC: rango intercuartílico; UVVA: última vez visto asintomático.

En cuanto al estudio de neuroimagen, la mediana de la puntuación ASPECTS en TC craneal sin contraste fue de 8 puntos, 56 pacientes (94,9%) presentaron un ASPECTS>6puntos y 3 pacientes fueron sometidos a TM con un ASPECTS de 5puntos. Cincuenta y seis pacientes (94,9%) presentaron una penumbra>50% en TC perfusión. Diez pacientes (16,9%) presentaron una oclusión proximal en la arteria carótida interna intracraneal (ACI) y 49 pacientes en la arteria cerebral media (ACM): 45 de ellos (76,3%) en el primer segmento de arteria cerebral media (ACM-M1), y los 4 restantes (6,8%), en el segundo segmento de la arteria cerebral media (ACM-M2). Se detectaron en total 6 oclusiones en tándem: dentro del grupo que presentó una oclusión proximal al nivel de ACI, 3 pacientes presentaron, además, un trombo en ACM; entre aquellos que presentaron una oclusión proximal al nivel de ACM-M1, 3 presentaron también un trombo en ACM-M2.

Dieciséis pacientes recibieron alteplasa iv a dosis estándar (0,9mg/kg), de los cuales 10 procedían de un traslado secundario de otro centro, donde ya se había iniciado este tratamiento. En nuestro centro, el tratamiento con alteplasa se administra de forma habitual en las primeras 4,5horas de evolución de los síntomas, pero, en algunos casos seleccionados, este tratamiento se aplicó más allá de esta ventana de tiempo en presencia siempre de una penumbra y hallazgos de imagen favorables. Dentro de este grupo un total de 3 pacientes recibieron el tratamiento más allá de 4,5horas de evolución, de acuerdo con hallazgos favorables en el estudio de perfusión.

La mediana de tiempo desde que el paciente fuera visto asintomático por última vez hasta la recanalización fue de 610minutos (rango intercuartílico: 405-850minutos). En un total de 38 pacientes (64,4%) se logró la recanalización entre 6 y 12horas tras la atribuida hora de inicio, y 5 pacientes (8,5%) recanalizaron más allá de las 24horas de evolución. El resumen de tiempos del procedimiento se muestra en la tabla 1, y los datos concernientes a los pacientes que recanalizaron más allá de las 24horas se muestran en la tabla 2.

Tabla 2.

Pacientes sometidos a trombectomía mecánica más allá de las 24horas de evolución

  Paciente 1  Paciente 2  Paciente 3  Paciente 4  Paciente 5 
Edad (años)  75  74  54  87  75 
Hipertensión arterial  +  +  + 
Diabetes mellitus  + 
Dislipidemia  +  + 
Fibrilación auricular  +  + 
Tabaquismo 
Enolismo 
Ictus/ataque isquémico transitorio previo 
Traslado secundario  +  +  + 
eRm basal 
Ictus presenciado 
Ictus detectado al despertar  + 
Puntuación NIHSS basal  20  23  16  20 
Puntuación ASPECTS en TC craneal sin contraste 
Oclusión en angio-TC  M1  M2  ACI-M1  M1  M1 
Mismatch  60%  70%  70%  70%  65% 
Tiempo UVVA-TC-minutos (horas)  1.393 (23,2)  1.264 (21,1)  1.468 (24,5)  1.345 (22,4)  1.342 (22,4) 
Tiempo TC-punción inguinal- minutos (horas)  43 (0,7)  114 (1,9)  122 (2,03)  133 (2,2)  93 (1,5) 
Tiempo punción inguinal-recanalización-minutos (horas)  20 (0,3)  68 (1,1)  40 (0,7)  67 (1,1)  19 (0,3) 
Tiempo UVVA-recanalización-minutos (horas)  1.457 (24,28)  1.446 (24,10)  1.630 (27,17)  1.545 (25,75)  1.454 (24,23) 
Técnica anestésica  Sedación consciente  Anestesia general  Anestesia general  Anestesia general  Sedación consciente 
Dispositivo  Stent retriever  Stent retriever+aspiración  Stent retriever+aspiración  Aspiración  Stent retriever+aspiración 
Angioplastia+colocación de stent 
Grado de recanalización  TICI-3  TICI-2c  TICI-2a  TICI-3  TICI-3 
Hemorragia intracraneal sintomática 
Muerte intrahospitalaria 
NIHSS al alta  19  12 
eRm a los 90 días 

-: no; +: sí. eRm: escala Rankin modificada; UVVA: última vez visto asintomático.

La recanalización satisfactoria se consiguió en 52 pacientes (TICI 2b: 20,3%; TICI 2c: 13,6%; TICI 3: 54,2%). Un total de 33 pacientes (55,9%) fueron sometidos a anestesia general; los restantes 26 (44,1%), a sedación consciente. Se empleó stent retriever (dispositivos Solitaire o Preset) en el 23,7% de los casos, aspiración (dispositivo ACE-068) en el 28,8% de los pacientes y una combinación de ambas técnicas en el 45,8% de los casos. Un total de 11 pacientes (18,6%) precisó la realización de una angioplastia carotídea y, en 6 de ellos, fue necesaria la implantación de un stent. Con respecto a las complicaciones relacionadas con el procedimiento, en 2 casos (3,4%) se produjo una embolización distal a otro territorio vascular, un paciente (1,7%) presentó un vasoespasmo carotídeo resuelto tras la administración de nimodipino y sin deterioro neurológico asociado, un paciente (1,7%) sufrió una disección carotídea subintimal no oclusiva sin repercusión en el estado neurológico, y otro (1,7%), una laceración de ACM con desarrollo de una hemorragia subaracnoidea en surcos de la convexidad, con empeoramiento de la clínica neurológica. Un paciente (1,7%) desarrolló una oclusión de un stent carotídeo implantado sin repercusión clínica, que requirió una reintervención. Un total de 5 pacientes (8,5%) desarrolló complicaciones locales en el lugar de punción (3 hematomas inguinales, una oclusión de la arteria poplítea ipsilateral a la zona de punción y un pseudoaneurisma), de los cuales solo el último requirió intervención. Los datos concernientes a resultados de eficacia y seguridad se muestran en la tabla 3.

Tabla 3.

Resultados de eficacia y seguridad

  Total  No elegibles para dawn  No elegibles para defuse 3 
  59  31 (52,5%)  25 (42,4%) 
eRm a los 90 días  2 (1-3)  2 (1-4)  2 (1-4) 
Independencia funcional a los 90 días (eRm 0-2)  40 (67,8%)  21 (67,7%)  14 (56,0%) 
Grado de recanalización
TICI 0-n (%)  4 (6,8%)  1 (3,2%)  2 (8,0%) 
TICI 1-n (%)  1 (1,7%)  0 (0,0%)  0 (0,0%) 
TICI 2A-n (%)  2 (3,4%)  1 (3,2%)  1 (4,0%) 
TICI 2B-n (%)  12 (20,3%)  5 (16,1%)  3 (12,0%) 
TICI 2C-n (%)  8 (13,6%)  5 (16,1%)  4 (16,0%) 
TICI 3-n (%)  32 (54,2%)  19 (61,4%)  15 (60,0%) 
Hemorragia intracraneal sintomática  1 (1,7%)  1 (3,2%)  0 (0,0%) 
Deterioro neurológico temprano  8 (13,5%)  5 (16,1%)  3 (12,0%) 
Muerte intrahospitalaria  4 (6,8%)  2 (6,4%)  2 (8,0%) 
Muerte a los 90 días  6 (10,2%)  3 (9,7%)  2 (8,0%) 
Complicaciones relacionadas con el procedimiento
Embolización distal a otro territorio vascular  2 (3,4%)  0 (0,0%)  0 (0,0%) 
Vasoespasmo arterial  1 (1,7%)  1 (3,2%)  1 (4,0%) 
Disección arterial intramural  1 (1,7%)  0 (0,0%)  0 (0,0%) 
Perforación arterial  1 (1,7%)  0 (0,0%)  0 (0,0%) 
Oclusión del stent  1 (1,7%)  1 (3,2%)  1 (4,0%) 
Complicación local en el lugar de punción (hematoma/pseudoaneurisma inguinal)  5 (8,5%)  5 (16,1%)  3 (12,0%) 
Necesidad de intervención  1 (1,7%)  1 (3,2%)  1 (4,0%) 

eRm: escala Rankin modificada.

Cuarenta pacientes (67,8%) alcanzaron la independencia funcional a los 90 días, entre ellos 2 de los 3 pacientes que recibieron alteplasa más allá de las 4,5horas de evolución de los síntomas; el paciente que no lo logró fue debido a una complicación durante el procedimiento endovascular (laceración de la arteria cerebral media con hemorragia subaracnoidea asociada). Tan solo un paciente (1,7%) presentó una hemorragia intracraneal sintomática posterior al procedimiento endovascular y 6 pacientes (10,2%) fallecieron durante el seguimiento. No hubo diferencias significativas en las tasas de complicaciones ni de hemorragia intracraneal sintomática entre pacientes independientes y dependientes. Tampoco hubo diferencias significativas en cuanto a resultados de funcionalidad entre aquellos que recibieron anestesia general o sedación consciente (p=0,361), ni según el tipo de dispositivo empleado para conseguir la recanalización (p=0,168), o según la consecución de una recanalización satisfactoria (p=0,73). No hubo casos de malignización del infarto en esta serie. Las variables que se asociaron a un peor pronóstico funcional fueron la edad (p=0,024), la presencia de fibrilación auricular (p=0,004), una mayor puntuación NIHSS, tanto al ingreso (p=0,0039) como al alta (p<0,0001), y un mayor tiempo punción-recanalización (p=0,0056) (tabla 4). El análisis de regresión logística mostró que la puntuación NIHSS que presentaban los pacientes al alta fue la variable predictora más significativa (OR 0,44; IC 95%: 0,204-0,95; p=0,036); datos mostrados en la tabla 5.

Tabla 4.

Diferencias entre pacientes con/sin independencia funcional a los 90 días del ictus según factores pronósticos

  mRS 0-2  mRS>
Edad  63,9  72,1  0,024 
Hipertensión arterial  22  12  0,554 
Diabetes mellitus  0,103 
Dislipidemia  20  11  0,570 
Fibrilación auricular  11  0,004 
Tabaquismo  13  0,742 
Enolismo  0,749 
Traslado secundario  23  11  0,977 
Inicio presenciado  10  0,914 
Detectado al despertar  23  10  0,725 
NIHSS basal  13,6  17,9  0,0039 
Fibrinólisis intravenosa  0,074 
ASPECTS>38  18  0,966 
Mismatch> 50%  38  18  0,966 
Oclusión ACI  0,820
Oclusión ACM, primera rama  31  14 
Oclusión ACM, segunda rama 
Tiempo UVVA-TC (min)  569,7  512,4  0,553 
Tiempo TC-punción (min)  93,6  104,6  0,26 
Tiempo punción-recanalización (min)  35,7  58,5  0,0056 
Tiempo UVVA-recanalización (min)  699,05  675,53  0,81 
TICI 2b-3  35  16  0,730 
Anestesia general (vs. sedación consciente)  24 (vs. 16)  9 (vs. 10)  0,361 
Stent retriever (vs. aspiración vs. ambos)  9 (vs. 8 vs. 21)  4 (vs. 8 vs. 6)  0,168 
NIHSS al alta  3,7  17,05  <0,0001 

UVVA: última vez visto asintomático.

Tabla 5.

Regresión logística de las variables pronósticas más significativas

  OR  IC 95% 
Edad  0,93  0,81-1,07  0,317 
Fibrilación auricular  0,12  0,004-2,82  0,187 
Puntuación NIHSS basal  0,72  0,47-1,12  0,144 
Tiempo punción-recanalización  1,03  0,95-1,13  0,455 
Puntuación NIHSS al alta  0,44  0,204-0,95  0,036 

Con respecto a la etiología del ictus el 18,6% de los casos fueron aterotrombóticos, el 37,3% cardioembólicos, el 40,7% fueron catalogados como Embolic Stroke of Unknown Source (ESUS), y los restantes (3,4%) fueron por causas inhabituales. Entre los pacientes con etiología cardioembólica la fibrilación auricular (FA) era previamente conocida en el 36,4% dentro de este grupo, de los cuales 2 pacientes se encontraban anticoagulados con acenocumarol con INR en rango terapéutico, un paciente se encontraba en tratamiento con un anticoagulante de acción directa a dosis bajas a pesar de una correcta función renal, un paciente se encontraba anticoagulado con enoxaparina tras una cirugía reciente, un paciente se encontraba antiagregado con ácido acetilsalicílico y 3 pacientes no recibían ningún tipo de tratamiento antiagregante o anticoagulante. En los restantes pacientes con FA, esta se diagnosticó durante la hospitalización o en las visitas posteriores de seguimiento; en un paciente se detectó una recidiva de un flutter auricular que había sido previamente ablacionado. Entre las causas inhabituales, un paciente presentó una disección carotídea asociada a un trombo en ACM y, otro paciente, una amiloidosis relacionada con un mieloma múltiple.

Discusión

La trombectomía mecánica (TM) en pacientes con IIA y OGV en territorio carotídeo en las primeras 6horas desde el inicio de los síntomas es un tratamiento ampliamente extendido, presente en las guías de práctica clínica3,4, de acuerdo con la evidencia establecida por los ensayos clínicos14–19. Además, metaanálisis que incluyeron datos agrupados de estos ensayos clínicos mostraron que la probabilidad de lograr la independencia funcional disminuía con cada hora que se retrasaba la punción inguinal20,21, estableciendo el paradigma tiempo-dependiente del proceso dinámico del ictus. Sin embargo, en 2018 los resultados de los ensayos DAWN1 y DEFUSE 32 establecieron la eficacia de la TM en pacientes tratados con más de 6horas de evolución desde el inicio de los síntomas, en el contexto de un estudio de neuroimagen funcional favorable, lo que permitía ampliar la ventana terapéutica en pacientes con ictus isquémico carotídeo. Planteaban así la paradoja de la ventana de tiempo tardía22.

Los resultados en vida real de nuestro centro son consistentes con los hallazgos de los ensayos y metaanálisis publicados. La mayoría de los pacientes de nuestra serie fueron detectados al despertar (55,9%) y, aunque una minoría de los ictus fueron presenciados (25,4%), esta tasa fue mayor que la de los ensayos DAWN y DEFUSE 3 (10% y 14%, respectivamente). Nuestra tasa de recanalización también fue mayor (88,1% vs. 84% en DAWN y 76% en DEFUSE 3), así como nuestra tasa de independencia funcional a los 90 días (67,8% vs. 49% en DAWN y 45% en DEFUSE 3, respectivamente).

Aunque los ensayos clínicos aleatorizados suponen el gold standard para establecer la evidencia clínica, su aplicación en la práctica clínica diaria puede verse limitada por criterios de inclusión estrictos. En nuestra serie, aproximadamente la mitad de los pacientes no se habrían beneficiado del tratamiento endovascular siguiendo los criterios de inclusión de estos ensayos; sin embargo, nuestros resultados en cuanto a tasas de recanalización e independencia funcional son similares a los de estos estudios. Nuestros datos son igualmente consistentes con estudios previos que evaluaron la experiencia en vida real con TM en el contexto de ventana extendida en pacientes que no cumplían estos criterios selectivos23–28.

La TM realizada entre 6 y 24horas en el IIA con OGV en territorio vascular carotídeo ha demostrado ser coste-efectiva29, lo que ha motivado una reforma del modelo de atención urgente al paciente con ictus agudo. Resulta de interés señalar que más de la mitad de los pacientes de nuestra muestra fueron traslados secundarios procedentes de otro hospital, si bien esto no implicó mayores tasas de complicaciones o discapacidad funcional; por este motivo creemos que, aunque se retrase el tiempo al procedimiento, si el paciente presenta una neuroimagen favorable se sigue beneficiando del traslado a una unidad de referencia de ictus para la realización de TM30. En este escenario, las técnicas de neuroimagen avanzada, especialmente la perfusión, han demostrado su utilidad, ya que proporcionan información relevante sobre la extensión de tejido cerebral potencialmente recuperable y si, por tanto, el paciente podría beneficiarse de la terapia de reperfusión10,31–33. No obstante, un resultado óptimo en términos de recanalización no siempre se traduce en un resultado funcional satisfactorio, lo que se conoce como recanalización fútil34. En nuestro estudio no se objetivaron diferencias significativas en cuanto a tasas de recanalización satisfactoria entre pacientes que alcanzaron la independencia funcional a los 90 días y los que no lo hicieron. Sin embargo, aquellos pacientes con una puntuación>2 en la eRm presentaban una mayor edad, una mayor puntuación NIHSS tanto al ingreso como al alta y un mayor tiempo desde la punción hasta la recanalización, variables que se han relacionado con una mayor probabilidad de recanalización fútil35,36. Una puntuación baja en la escala ASPECTS en la TC craneal sin contraste también se ha considerado un factor que podría contribuir a la recanalización fútil37; no obstante, en nuestra serie no se encontraron diferencias significativas en cuanto a hallazgos de neuroimagen entre ambos grupos. De hecho, de los 3 pacientes incluidos en nuestra serie con una puntuación ASPECTS igual a 5 puntos, 2 de ellos eran funcionalmente independientes a los 90 días, y el paciente restante presentaba una puntuación eRm igual a 3.

En relación con los aspectos técnicos, las guías de práctica clínica recomiendan el uso de stent retriever4. En nuestra muestra casi la mitad de los pacientes precisó una combinación de este dispositivo junto con un instrumento de aspiración, sin repercusión en resultados de seguridad o funcionalidad. En estudios previos en los que casi la mitad de los pacientes no eran elegibles para DAWN o DEFUSE 3, se lograron altas tasas de recanalización satisfactoria mediante aspiración manual exclusivamente, sin diferencias significativas en cuanto a independencia funcional o hemorragia intracraneal sintomática28. Respecto al procedimiento anestésico hay estudios que sugieren que la sedación consciente podría asociarse a un menor tiempo punción-reperfusión y una mayor probabilidad de independencia funcional38. En nuestra serie, anestesia general y sedación consciente se utilizaron en proporciones similares sin apreciarse diferencias significativas entre ambos grupos.

En pacientes con síntomas de más de 24horas de evolución de los síntomas no existe suficiente evidencia para apoyar la eficacia y la seguridad de la TM en territorio carotídeo, de tal forma que existen estudios que muestran un beneficio comparable a DAWN, con los mismos criterios de inclusión, salvo el tiempo de evolución39, si bien otros no demostraron dicho beneficio clínico28. En nuestra muestra 5 pacientes fueron tratados con más de 24horas de evolución desde la última vez que fueran vistos asintomáticos, y 3 de ellos lograron la independencia funcional a los 90 días, yendo más allá dentro del paradigma de la ventana extendida.

La trombólisis intravenosa también busca su lugar en este panorama de ventana extendida en el tratamiento del ictus isquémico agudo. En esta línea, el estudio EXTEND demostró la eficacia y seguridad de este tratamiento ampliando la ventana de tiempo hasta 9horas, guiado por un estudio de perfusión favorable40. En nuestro estudio, un total de 3 pacientes recibieron tratamiento con alteplasa más allá de las 4,5horas de evolución, en presencia de una penumbra favorable en el estudio de neuroimagen. El único paciente que no consiguió alcanzar la independencia funcional sufrió una complicación durante el procedimiento endovascular, con repercusión en su situación clínica. No obstante, el número de pacientes incluidos en este subgrupo es reducido, por lo que no permite extraer conclusiones contundentes al respecto y tampoco constituye el objetivo principal de este estudio.

Nuestro estudio tiene varias limitaciones que deben tenerse en cuenta, como son su carácter retrospectivo y unicéntrico, así como el tamaño relativamente reducido de la muestra. Por otro lado, hay que tener en cuenta que una proporción de los ictus catalogados como «no presenciados» pueden tener menos tiempo de evolución desde su inicio real, como ya se había contemplado en estudios previos1,2,39. Con todo ello, las bajas tasas de eventos adversos graves en nuestra serie apoyan la seguridad de la trombectomía mecánica con ventana de tiempo extendido.

Conclusión

En nuestra experiencia, los pacientes con ictus isquémico agudo por oclusión de gran vaso en territorio carotídeo se benefician de tratamiento endovascular hasta 24horas desde la última vez que fueron vistos asintomáticos (incluso más allá de los criterios de inclusión establecidos en los ensayos clínicos), si los pacientes son cuidadosamente seleccionados de acuerdo con los hallazgos de neuroimagen funcional, lo que pone en evidencia su papel como herramienta crítica a la hora de determinar la idoneidad del paciente cuando hablamos de ventana de tiempo tardía o cuando se desconoce la hora de inicio del ictus. Esto se asocia con buenos resultados de seguridad y de independencia funcional. Existen muchas incertidumbres respecto a los casos fuera de guía, como la extensión de la ventana de tiempo más allá de 24horas o la inclusión de pacientes con ASPECTS bajo (siempre que presenten una penumbra favorable en el estudio de neuroimagen funcional), interesantes de cara a futuras investigaciones. Si bien es cierto que la ventana de tiempo extendido ha revolucionado las terapias de revascularización del ictus isquémico agudo, se necesitan ensayos aleatorios adicionales para corroborar estos hallazgos y optimizar los límites hasta los cuales la trombectomía mecánica puede proporcionar un beneficio clínico.

Conflicto de intereses

Los autores no tienen conflicto de intereses que declarar.

Bibliografía
[1]
R.G. Nogueira, A.P. Jadhav, D.C. Haussen, A. Bonafe, R.F. Budzik, P. Bhuva, et al.
Thrombectomy 6 to 24hours after stroke with a mismatch between deficit and infarct.
N Engl J Med, 378 (2018), pp. 11-21
[2]
G.W. Albers, M.P. Marks, S. Kemp, S. Christensen, J.P. Tsai, S. Ortega-Gutierrez, et al.
Thrombectomy for stroke at 6 to 16hours with selection by perfusion imaging.
N Engl J Med, 378 (2018), pp. 708-718
[3]
W.J. Powers, C.P. Derdeyn, J. Biller, C.S. Coffey, B.L. Hoh, E.C. Jauch, et al.
2015 American Heart Association/American stroke association focused update of the 2013 guidelines for the early management of patients with acute ischemic stroke regarding endovascular treatment: A guideline for healthcare professionals from the American.
Stroke, 46 (2015), pp. 3020-3035
[4]
W.J. Powers, A.A. Rabinstein, T. Ackerson, O.M. Adeoye, N.C. Bambakidis, K. Becker, et al.
2018 Guidelines for the early management of patients with acute ischemic stroke: A Guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association.
[5]
G. Turc, P. Bhogal, U. Fischer, P. Khatri, K. Lobotesis, M. Mazighi, et al.
European Stroke Organisation (ESO) - European Society for Minimally Invasive Neurological Therapy (ESMINT) Guidelines on Mechanical Thrombectomy in Acute Ischaemic StrokeEndorsed by Stroke Alliance for Europe (SAFE).
Eur Stroke J., 4 (2019), pp. 6-12
[6]
M. Mokin, S.A. Ansari, R.A. McTaggart, K.R. Bulsara, M. Goyal, M. Chen, et al.
Indications for thrombectomy in acute ischemic stroke from emergent large vessel occlusion (ELVO): Report of the SNIS Standards and Guidelines Committee.
J Neurointerv Surg, 11 (2019), pp. 215-220
[7]
J.L. Banks, C.A. Marotta.
Outcomes validity and reliability of the modified rankin scale: Implications for stroke clinical trials-A literature review and synthesis.
[8]
Comunidad de Madrid.
Plan de atención a los pacientes con ictus, (2019), pp. 1-116
[9]
V. Puetz, I. Dzialowski, M.D. Hill, A.M. Demchuk.
The Alberta stroke program early ct score in clinical practice: What have we learned?.
Int J Stroke, 4 (2009), pp. 354-364
[10]
W. Yu, W.J. Jiang.
A Simple Imaging Guide for Endovascular Thrombectomy in Acute Ischemic Stroke: From Time Window to Perfusion Mismatch and Beyond.
Front Neurol., 10 (2019), pp. 502
[11]
R.T. Higashida, A.J. Furlan, H. Roberts, T. Tomsick, B. Connors, J. Barr, et al.
Erratum: Trial design and reporting standards for intra-arterial cerebral thrombolysis for acute ischemic stroke.
Stroke, 34 (2003), pp. 2774
[12]
P. Lyden, T. Brott, B. Tilley, K.M.A. Welch, E.J. Mascha, S. Levine, et al.
Improved reliability of the NIH stroke scale using video training.
Stroke, 25 (1994), pp. 2220-2226
[13]
E. Raymond, E. Pisano, C. Gatsonis, R. Boineau, M. Domanski, C. Troutman, et al.
New England Journal. SCD-Heft.
Heart Fail, 364 (2011), pp. 225-237
[14]
O.A. Berkhemer, P.S.S. Fransen, D. Beumer, L.A. Van den Berg, H.F. Lingsma, A.J. Yoo, et al.
A randomized trial of intraarterial treatment for acute ischemic stroke.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 11-20
[15]
B.C.V. Campbell, P.J. Mitchell, T.J. Kleinig, H.M. Dewey, L. Churilov, N. Yassi, et al.
Endovascular therapy for ischemic stroke with perfusion-imaging selection.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 1009-1018
[16]
J.L. Saver, M. Goyal, A. Bonafe, H.C. Diener, E.I. Levy, V.M. Pereira, et al.
Stent-retriever thrombectomy after intravenous t-PA vs. t-PA alone in stroke.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 2285-2295
[17]
M. Goyal, A.M. Demchuk, B.K. Menon, M. Eesa, J.L. Rempel, J. Thornton, et al.
Randomized assessment of rapid endovascular treatment of ischemic stroke.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 1019-1030
[18]
T.G. Jovin, A. Chamorro, E. Cobo, M.A. De Miquel, C.A. Molina, A. Rovira, et al.
Thrombectomy within 8hours after symptom onset in ischemic stroke.
N Engl J Med, 372 (2015), pp. 2296-2306
[19]
S. Bracard, X. Ducrocq, J.L. Mas, M. Soudant, C. Oppenheim, T. Moulin, et al.
Mechanical thrombectomy after intravenous alteplase versus alteplase alone after stroke (THRACE): A randomised controlled trial.
Lancet Neurol [Internet], 15 (2016), pp. 1138-1147
[20]
M. Goyal, B.K. Menon, W.H. Van Zwam, D.W.J. Dippel, P.J. Mitchell, A.M. Demchuk, et al.
Endovascular thrombectomy after large-vessel ischaemic stroke: A meta-analysis of individual patient data from five randomised trials.
Lancet, 387 (2016), pp. 1723-1731
[21]
J.L. Saver, M. Goyal, A. Van der Lugt, B.K. Menon, C.B.L.M. Majoie, D.W. Dippel, et al.
Time to treatment with endovascular thrombectomy and outcomes from ischemic stroke: Ameta-analysis.
J Am Med Assoc, 316 (2016), pp. 1279-1288
[22]
G.W. Albers.
Late window paradox.
[23]
R. Bhole, N. Goyal, K. Nearing, A. Belayev, V.T. Doss, L. Elijovich, et al.
Implications of limiting mechanical thrombectomy to patients with emergent large vessel occlusion meeting top tier evidence criteria.
J Neurointerv Surg, 9 (2017), pp. 225-228
[24]
N. Goyal, G. Tsivgoulis, D. Frei, A. Turk, B. Baxter, M.T. Froehler, et al.
A multicenter study of the safety and effectiveness of mechanical thrombectomy for patients with acute ischemic stroke not meeting top-tier evidence criteria.
J Neurointerv Surg, 10 (2018), pp. 10-16
[25]
A.P. Jadhav, S.M. Desai, C.L. Kenmuir, M. Rocha, M.T. Starr, B.J. Molyneaux, et al.
Eligibility for endovascular trial enrollment in the 6-to 24-hour time window analysis of a single comprehensive stroke center.
Stroke, 49 (2018), pp. 1015-1017
[26]
O.O. Zaidat, A.C. Castonguay, R.G. Nogueira, D.C. Haussen, J.D. English, S.R. Satti, et al.
TREVO stent-retriever mechanical thrombectomy for acute ischemic stroke secondary to large vessel occlusion registry.
J Neurointerv Surg, 10 (2018), pp. 516-524
[27]
S.M. Desai, M. Rocha, B.J. Molyneaux, M. Starr, C.L. Kenmuir, B.A. Gross, et al.
Thrombectomy 6-24hours after stroke in trial ineligible patients.
J Neurointerv Surg, 10 (2018), pp. 1033-1038
[28]
M. Mokin, A. Abou-Chebl, A.C. Castonguay, R.G. Nogueira, J.D. English, H. Farid, et al.
Real-world stent retriever thrombectomy for acute ischemic stroke beyond 6hours of onset: Analysis of the NASA and TRACK registries.
J Neurointerv Surg, 11 (2019), pp. 334-337
[29]
E. Pizzo, M. Dumba, K. Lobotesis.
Cost-utility analysis of mechanical thrombectomy between 6 and 24hours in acute ischemic stroke.
Int J Stroke, 15 (2020), pp. 75-84
[30]
A. Sarraj, M. Mlynash, S.I. Savitz, J.J. Heit, M.G. Lansberg, M.P. Marks, et al.
Outcomes of thrombectomy in transferred patients with ischemic stroke in the late window: A subanalysis from the defuse 3 trial.
JAMA Neurol, 76 (2019), pp. 682-689
[31]
G.W. Albers, M. Goyal, R. Jahan, A. Bonafe, H.C. Diener, E.I. Levy, et al.
Ischemic core and hypoperfusion volumes predict infarct size in SWIFT PRIME.
Ann Neurol, 79 (2016), pp. 76-89
[32]
M.G. Lansberg, S. Christensen, S. Kemp, M. Mlynash, N. Mishra, C. Federau, et al.
Computed tomographic perfusion to Predict Response to Recanalization in ischemic stroke.
Ann Neurol, 81 (2017), pp. 849-856
[33]
B.C.V. Campbell, C.B.L.M. Majoie, G.W. Albers, B.K. Menon, N. Yassi, G. Sharma, et al.
Penumbral imaging and functional outcome in patients with anterior circulation ischaemic stroke treated with endovascular thrombectomy versus medical therapy: A meta-analysis of individual patient-level data.
Lancet Neurol, 18 (2019), pp. 46-55
[34]
C.A. Molina.
Futile recanalization in mechanical embolectomy trials: A call to improve selection of patients for revascularization.
[35]
J.H. Baek, B.M. Kim, J.H. Heo, H.S. Nam, Y.D. Kim, H. Park, et al.
Number of stent retriever passes associated with futile recanalization in acute stroke.
Stroke, 49 (2018), pp. 2088-2095
[36]
X. Nie, Y. Pu, Z. Zhang, X. Liu, W. Duan, L. Liu.
Futile Recanalization after Endovascular Therapy in Acute Ischemic Stroke.
Biomed Res Int., 2018 (2018), pp. 5879548
[37]
M.M. Kawiorski, P. Martínez-Sánchez, A. García-Pastor, P. Calleja, B. Fuentes, B.E. Sanz-Cuesta, et al.
Alberta Stroke Program Early CT Score applied to CT angiography source images is a strong predictor of futile recanalization in acute ischemic stroke.
Neuroradiology [Internet], 58 (2016), pp. 487-493
[38]
C.J. Powers, D. Dornbos, M. Mlynash, D. Gulati, M. Torbey, S.M. Nimjee, et al.
Thrombectomy with conscious sedation compared with general anesthesia: A DEFUSE 3 analysis.
Am J Neuroradiol, 40 (2019), pp. 1001-1005
[39]
S.M. Desai, D.C. Haussen, A. Aghaebrahim, A.R. Al-Bayati, R. Santos, R.G. Nogueira, et al.
Thrombectomy 24hours after stroke: Beyond DAWN.
J Neurointerv Surg, 10 (2018), pp. 1039-1042
[40]
H. Ma, B.C.V. Campbell, M.W. Parsons, L. Churilov, C.R. Levi, C. Hsu, et al.
Thrombolysis guided by perfusion imaging up to 9 hours after onset of stroke.
N Engl J Med, 380 (2019), pp. 1795-1803
Copyright © 2020. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos