Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Múltiples malformaciones vasculares en un paciente con enanismo primordial oste...
Información de la revista
Vol. 32. Núm. 2.
Páginas 69-136 (Marzo 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2036
Vol. 32. Núm. 2.
Páginas 69-136 (Marzo 2017)
CARTA AL EDITOR
DOI: 10.1016/j.nrl.2015.04.003
Open Access
Múltiples malformaciones vasculares en un paciente con enanismo primordial osteodisplásico microcefálico tipo ii
Multiple vascular malformations in a patient with microcephalic osteodysplastic primordial dwarfism type ii
Visitas
2036
F. Ruiz-Botero
Autor para correspondencia
Fruiz@icesi.edu.co

Autor para correspondencia.
, H. Pachajoa
Facultad de Ciencias de la Salud Universidad Icesi, Grupo Biomédica, Centro de investigación en anomalías congénitas y enfermedades raras, Cali, Colombia
Este artículo ha recibido
2036
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

El enanismo primordial osteodisplásico microcefálico (MOPD) es un síndrome caracterizado por la presencia de restricción del crecimiento intrauterino, deficiencia del crecimiento posnatal, microcefalia y un fenotipo similar al síndrome de Seckel1. El MOPD tipo ii es un síndrome raro, de herencia autosómica recesiva, y es el más distintivo dentro de este grupo de patologías; recientemente, nosotros describimos un paciente de origen colombiano, con una nueva mutación del gen PCNT en donde se presentaba un cambio en el exón 10, c. 1468C>T que resulta en la creación de un codón prematuro de parada en el aminoácido 490 p.Q490X, lo cual se predice genera una proteína truncada2.

Dicho paciente, en el momento del reporte tenía 5 años de edad, se caracterizaba por presentar retardo en el desarrollo psicomotor, talla extremadamente baja (por debajo del percentil 3 para la edad), microcefalia, fisuras palpebrales inclinadas hacia abajo, nariz prominente, amelogénesis imperfecta, desviación ulnar, pelvis alta y estrecha, piernas y brazos desproporcionalmente cortos, coxa vara, voz aguda, y personalidad social2. Entre los estudios de extensión solicitados a los 5 años de edad se incluían una tomografía computarizada (TC) simple de cerebro en la cual se identificó un iv ventrículo y una fosa posterior normales, con cierre de las suturas metópica y sagital, y permeabilidad de la sutura coronal y lambdoidea; y una angiografía, la cual fue negativa para aneurismas y enfermedad de moyamoya; se solicitó prueba molecular que confirmaba diagnóstico clínico.

Actualmente, con 7 años de edad, el paciente presenta episodio de cefalea súbita asociada a náuseas, vómito, convulsiones, pérdida de conocimiento y déficit motor. Se realiza al paciente una TC cerebral, en la cual se observa hemorragia subaracnoidea; se complementan estudios con angiografía, que reporta a nivel de carótida interna izquierda una dilatación infundibular en el segmento de la comunicante posterior; aneurisma de 3mm de tipo transicional en la carótida izquierda; en la carótida interna derecha se observa una dilatación infundibular en el segmento de la comunicante posterior y aneurisma del tope de la basilar de aproximadamente 13mm, con signos claros de rotura trilobulada que compromete el nacimiento de ambas cerebrales posteriores (fig. 1 A-C). El paciente es tratado mediante una intervención endovascular, posterior a la cual el paciente presentó leve mejoría de su estado de consciencia, pero persiste con cuadriparesia y dificultad severa para el habla.

Figura 1.

a) Arteria vertebral derecha. b) Arteria vertebral izquierda. c) Arteria vertebral derecha y basilar. Nótese aneurisma del tope de la basilar de aproximadamente 13 mm, que compromete el nacimiento de ambas cerebrales posteriores.

(0,09MB).

La malformación de moyamoya y la aparición de múltiples aneurismas han sido ampliamente asociadas con diferentes síndromes genéticos, particularmente con MOPD tipo ii. Hall et al. (2004) documentaron en un grupo de 58 pacientes la presencia de aneurismas o moyamoya en el 19,0% (11 pacientes)3. Brancati et al. (2005) documentaron los mismos eventos en 15 de 63 pacientes (23,8%)4 y Bober et al. (2010) en 13 de 25 (52%)5. En dichas publicaciones se evidencia un predominio en el género masculino para la aparición de enfermedad cerebrovascular3-5, sin embargo, persiste la inquietud de si el género femenino ejerce un efecto protector o si el hecho de pertenecer al sexo masculino aumenta el riesgo para dicha alteración5.

El compromiso neurológico secundario a las alteraciones cerebrovasculares presenta un espectro amplio secuelas que pueden variar desde disfasia residual hasta la muerte súbita3-5. En la cohorte de Brancati et al. (2005) se evidenció que los pacientes con enfermedad de moyamoya presentan complicaciones cerebrovasculares a menos edad; sin embargo, aquellos con aneurismas intracraneales de aparición posterior presentaban un peor pronóstico debido a hipertensión crónica severa y miocardiopatía dilatada4.

El diagnóstico de aneurismas múltiples y/o enfermedad de moyamoya es particularmente difícil en pacientes con MOPD tipo ii, debido a las dificultades asociadas a las alteraciones anatómicas propias de la patología, como lo es un sistema vascular particularmente pequeño y arterias anormalmente tortuosas6. Debido a la estrecha relación que presenta el síndrome de MOPD tipo ii con la aparición de patologías cerebrovasculares, es importante resaltar con la actualización de este caso clínico, la relevancia de realizar en estos pacientes tamizaje anual desde el momento del diagnóstico5, mediante resonancia magnética o angiografía con el objetivo de prevenir eventos potencialmente discapacitantes y/o posiblemente mortales5, permitiendo un abordaje temprano que disminuya complicaciones quirúrgicas, permitiendo una mayor calidad de vida y supervivencia a los pacientes. De igual manera, nosotros consideramos que aquellos pacientes con clínica indicativa de síndrome de MOPD o confirmada por estudios genéticos deben ser evaluados mediante angiorresonancia de manera rutinaria para descartar aneurismas y/o malformación de moyamoya.

Financiación

Universidad Icesi.

Centro de Investigaciones en Anomalías Congénitas y Enfermedades Raras (CIACER).

Conflicto de intereses

Ninguno por declarar.

Bibliografía
[1]
M.B. Bober, T. Niiler, A.L. Duker, J.E. Murray, T. Ketterer, M.E. Harley, et al.
Growth in individuals with Majewski osteodysplastic primordial dwarfism type ii caused by Pericentrin mutations.
Am J Med Genet Part A, 158A (2012), pp. 2719-2725
[2]
H. Pachajoa, F. Ruiz-Botero, C. Isaza.
A new mutation of the PCNT gene in a Colombian patient with microcephalic osteodysplastic primordial dwarfism type ii: A case report.
J Med Case Rep, 8 (2014), pp. 191
[3]
J. Hall, C. Flora, C. Scott, R. Pauli, K. Tanaka.
Majewski osteodysplastic primordial dwarfism type ii (MOPD II): Natural history and clinical findings.
Am J Med Genet Part A, 130A (2004), pp. 55-72
[4]
F. Brancati, M. Castori, R. Mingarelli, B. Dallapiccola.
Majewski osteodysplastic primordial dwarfism type ii (MOPD II) complicated by stroke: Clinical report and review of cerebral vascular anomalies.
Am J Med Genet Part A, 139A (2005), pp. 212-215
[5]
M.B. Bober, N. Khan, J. Kaplan, K. Lewis, J.A. Feinstein, C.I. Scott Jr., et al.
Majewski osteodysplastic primordial dwarfism type ii (MOPD II): Expanding the vascular phenotype.
Am J Med Genet Part A, 152A (2010), pp. 960-965
[6]
J.S. Waldron, S.W. Hetts, J. Armstrong-Wells, C.F. Dowd, H.J. Fullerton, N. Gupta, et al.
Multiple intracranial aneurysms and moyamoya disease associated with microcephalic osteodysplastic primordial dwarfism type ii: Surgical considerations.
J Neurosurg Pediatr., 4 (2009), pp. 439-444
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.