Regístrese
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Mielopatía cervical como forma de presentación de la enfermedad de Whipple
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.nrl.2019.03.007
Open Access
Disponible online el 20 de Junio de 2019
Mielopatía cervical como forma de presentación de la enfermedad de Whipple
Cervical myelopathy as a form of presentation of Whipple disease
Visitas
48
Á.I. Pérez Álvarez
Autor para correspondencia
angelperez@telecable.es

Autor para correspondencia.
, G. Morís de la Tassa
Servicio de Neurología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, Asturias, España
Este artículo ha recibido
48
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Sr. Editor:

La enfermedad de Whipple (EW) es una enfermedad infecciosa multisistémica producida por la bacteria Tropheryma whipplei (TW). Inicialmente fue descrita en 1907 por George H. Whipple como una «lipodistrofia intestinal», en un paciente con pérdida ponderal, poliartritis, diarrea, malabsorción y adenopatías mesentéricas1. La sintomatología neurológica en ausencia de clínica sistémica es infrecuente2.

Presentamos un caso de EW que se manifiesta con clínica medular de manera aislada. Se trata de una mujer de 66 años que consulta por la alteración de la marcha de un año de evolución sin clínica a otro nivel, la exploración mostró disminución de sensibilidad profunda en miembros inferiores, sin datos de piramidalismo, siendo el resto del examen neurológico y sistémico normal. Los potenciales evocados somatosensoriales señalaron un defecto en la vía somestésica cordonal posterior, y con el fin de descartar una mielopatía, se llevó a cabo una resonancia magnética cervical sin contraste, que detectó una lesión hiperintensa en T2 comprometiendo los cordones posteriores desde C2 hasta T1, sin edema asociado (figs. 1 y 2), siendo el parénquima cerebral normal. Con el propósito de encontrar la etiología de dicha lesión, se llevó a cabo un análisis en sangre incluyendo bioquímica completa y estudio inmunológico, que no mostraron alteraciones de significación sugerentes de enfermedades autoinmunes sistémicas, metabólicas, carenciales o de otra índole. Puesto que en el diagnóstico diferencial se incluyen enfermedades infecciosas víricas y bacterianas, se completó la valoración con análisis microbiológico en sangre, determinando la presencia de PCR positiva para TW. Por esta razón, se llevó a cabo una punción lumbar realizando en LCR un análisis bioquímico, microbiológico, inmunológico y citológico, todo ello con resultados normales, a excepción de PCR positiva para TW, al igual que en determinación sanguínea. Se trató de aislar el material genético de dicho microorganismo en heces y saliva, con resultado negativo. Se detectó nuevamente PCR positiva para TW en una segunda determinación en sangre realizada 15 días más tarde. Así, se inició tratamiento con ceftriaxona intravenosa durante 14 días con buena respuesta clínica y continuando de forma prolongada con trimetoprim-sulfametoxazol vía oral, produciéndose clara mejoría en la marcha, con estabilidad de la lesión medular en estudio de resonancia magnética realizado meses más tarde. Asimismo, se produjo una negativización de la PCR para TW en sangre y líquido cefalorraquídeo.

Figura 1.

Corte sagital y medio de resonancia magnética cervical potenciada en T2 que muestra lesión hiperintensa que afecta cordones posteriores desde C2 hasta T1.

(0,08MB).
Figura 2.

Corte axial de resonancia magnética potenciada en T2 que muestra lesión hiperintensa que compromete cordones posteriores a nivel cervical.

(0,04MB).

La EW es una enfermedad infecciosa con manifestación multisistémica, aunque destaca la clínica digestiva y articular. Aunque la incidencia exacta no es del todo conocida3, el compromiso del sistema nervioso central es frecuente, apareciendo en un 43% de casos4, aunque no como presentación aislada, que se produce únicamente en el 5% de los pacientes5.

Los síntomas neurológicos son inespecíficos, y su presentación variada, desde alteración del nivel de consciencia, deterioro cognitivo, crisis epilépticas, mioclonías, compromiso cerebeloso, hipotalámico, neuropatías craneales y periféricas, y trastornos extrapiramidales5,6. La miorritmia oculomasticatoria y la miorritmia oculofacial-esquelética son muy características de esta entidad, y se consideran signos patognomónicos7,8.

Si bien existen casos de mielopatía asociada a otras lesiones inflamatorias en diferentes puntos del sistema nervioso central, como el cerebro, quiasma óptico y fosa posterior, caso del paciente descrito por Kremer et al.9, mucho menos frecuente aún es su presentación en forma de mielopatía aislada. El primer caso fue descrito por Clarke et al. en 1998 en una paciente de 62 años10, posteriormente Messori y Salvolini11 y Messori et al.12 describieron el caso de una paciente de 65 años con una lesión medular cérvico-torácica y curso clínico remitente-recurrente atribuida a infección por TW, desarrollando en fases posteriores lesiones cerebrales. En 2005, Schröter et al.13 aportaron el caso de un paciente de 50 años con una lesión cervical desde la unión bulbomedular hasta la región dorsal superior, sin compromiso cerebral, con buena respuesta a la terapia antibiótica frente a TW, detectado mediante PCR en sangre. En nuestro conocimiento, la paciente que describimos se trata del cuarto caso conocido, el primero en nuestro país, en el cual la EW se manifiesta como una mielopatía aislada, en forma de un síndrome cordonal posterior. Los casos descritos guardan ciertas similitudes como la edad de presentación (entre la sexta y séptima décadas de la vida), los síntomas de mielitis crónica progresiva, el compromiso cervical extenso en forma de lesión hiperintensa, así como la clara mejoría con terapia antibiótica.

El diagnóstico diferencial debe llevarse a cabo con otras enfermedades infecciosas bacterianas, víricas y parasitarias, con enfermedades desmielinizantes como la esclerosis múltiple, la neuromielitis óptica o la encefalomielitis aguda diseminada. También debe excluirse etiología vascular (isquemia o hemorragia), enfermedad tumoral o paraneoplásica, así como enfermedades sistémicas (lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Behçet, síndrome de Sjögren, sarcoidosis) o enfermedades carenciales en forma de deficiencias vitamínicas.

La existencia de pocos casos en la literatura, así como el carácter inespecífico de los síntomas pueden dificultar el diagnóstico y, por tanto, retrasar el inicio del tratamiento. Debemos tener presente que la clínica neurológica puede ser la primera manifestación de la EW, pudiendo aparecer posteriormente otros síntomas más característicos14. En cualquier caso, la falta de confirmación microbiológica no debe retrasar el inicio del tratamiento en caso de sospecha clínica de EW. Igualmente se recomienda realizar tratamiento de prueba con antibioterapia dirigida antes de realizar una biopsia medular.

En conclusión, la sintomatología medular es una complicación muy infrecuente de la infección por TW, de modo que debemos tener en cuenta la posibilidad de una infección por dicho agente etiológico en casos de mielopatía aislada de etiología no aclarada, incluso en ausencia de síntomas sistémicos, lo cual requiere un alto nivel de sospecha clínica. La importancia del diagnóstico precoz reside en la existencia de un tratamiento efectivo que puede eliminar la sintomatología e incluso evitar la progresión de la enfermedad hacia otros órganos o regiones del sistema nervioso, siendo una enfermedad potencialmente mortal en caso de no recibir tratamiento dirigido.

Financiación

La presente investigación no ha recibido ninguna beca específica de agencias de los sectores público, comercial, o sin ánimo de lucro.

Bibliografía
[1]
G.H. Whipple.
A hitherto undescribed disease characterized anatomically by deposits of fat and fatty acids in the intestinal and mesenteric lymphatic tissues.
Bull Johns Hopkins Hosp, 18 (1907), pp. 382-391
[2]
A.P. Brown, J.C. Lane, S. Murayama, D.G. Vollmer.
Whipple's disease presenting with isolated neurological symptoms.
J Neurosurg, 73 (1990), pp. 623-627
[3]
W.M. Scheld.
Whipple disease of the central nervous system.
J Infect Dis, 188 (2003), pp. 797-800
[4]
W.O. Dobbins III.
Whipplés disease. Springfield.
Charles C. Thomas, (1987),
[5]
A. Gerard, F. Sarrot-Reynauld, E. Liozon, P. Cathebras, G. Besson, C. Robin, et al.
Neurologic presentation of Whipple disease: Report of 12 cases and review of the literature.
Medicine (Baltimore), 81 (2002), pp. 443-457
[6]
C. Compain, K. Sacre, X. Puéchal, I. Klein, D. Vital-Durand, J.L. Houeto, et al.
Central nervous system involvement in Whipple disease: Clinical study of 18 patients and long-term follow-up.
Medicine (Baltimore), 92 (2013), pp. 324-330
[7]
M.C. França Jr., R. Castro, M.L. Balthazar, G.L. Malveira, C. Pirani Jr., L. Deus-Silva, et al.
Whipple's disease with neurological manifestations: Case report.
Arq Neuropsiquiatr, 62 (2004), pp. 342-346
[8]
M. Anderson.
Neurology of Whipplés disease.
J Neurol Neurosurg Psychiatry, 68 (2000), pp. 1-5
[9]
S. Kremer, G. Besson, B. Bonaz, B. Pasquier, J.F. Le Bas, S. Grand.
Diffuse lesions in the CNS revealed by MR imaging in a case of Whipple disease.
AJNR Am J Neuroradiol, 22 (2001), pp. 493-495
[10]
C.E. Clarke, Z.F. Falope, H.A. Abdelhadi, A.J. Franks.
Cervical myelopathy caused by Whipplés disease.
Neurology, 50 (1998), pp. 1505-1506
[11]
A. Messori, U. Salvolini.
Spinal cord involvement in CNS Whipple disease: An ongoing experience in the MR imaging era.
AJNR Am J Neuroradiol, 23 (2002), pp. 173
[12]
A. Messori, P. di Bella, G. Polonara, F. Logullo, P. Pauri, R. Haghighipour, et al.
An unusual spinal presentation of Whipple disease.
AJNR Am J Neuroradiol, 22 (2001), pp. 1004-1008
[13]
A. Schröter, J. Brinkhoff, T. Günthner-Lengsfeld, S. Suerbaum, K. Reiners, H. Messmann, et al.
Whipple's disease presenting as an isolated lesion of the cervical spinal cord.
Eur J Neurol, 12 (2005), pp. 276-279
[14]
I. Zalonis, F. Christidi, C. Potagas, M. Rentzos, I. Evdokimidis, E. Kararizou.
Central Nervous System Involvement as Relapse in Undiagnosed Whipple's Disease with Atypical Symptoms at Onset.
Open Neurol J, 9 (2015), pp. 21-23
Copyright © 2019. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.