Regístrese
Buscar en
Neurología
Toda la web
Inicio Neurología Estrés oxidativo en la enfermedad neurológica. ¿Es causa, consecuencia o indu...
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 420-421 (Julio - Agosto 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 31. Núm. 6.
Páginas 420-421 (Julio - Agosto 2016)
CARTA AL EDITOR
DOI: 10.1016/j.nrl.2014.10.020
Acceso a texto completo
Estrés oxidativo en la enfermedad neurológica. ¿Es causa, consecuencia o induce una forma crónica progresiva?
Oxidative stress in neurological disease: is it the cause, consequence, or trigger of a chronic progressive form?
Visitas
1674
J.A. Serraa, E.R. Marschoffb, R.O. Domínguezc,
Autor para correspondencia
dominguezraulo@yahoo.com.ar

Autor para correspondencia.
a Doctor en Ciencias Químicas, Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Instituto de Bioquímica y Medicina Molecular (IBIMOL-Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires), Argentina
b Doctor en Ciencias Biológicas, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, Argentina
c Doctor en Medicina, Profesor de Neurología, Departamento de Neurología del Hospital Sirio Libanés, Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, Argentina
Contenido relaccionado
Neurologia. 2014;29:451-210.1016/j.nrl.2013.06.022
M.L. Díaz-Hung, M.E. González Fraguela
Este artículo ha recibido
1674
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Editor:

Habiendo leído con mucho interés el editorial publicado en octubre del 2014, titulado «El estrés oxidativo en las enfermedades neurológicas: ¿causa o consecuencia?» y contestes con los conceptos expuestos por los autores1, resulta pertinente sumar algunos hechos y consideraciones publicados en la literatura científica durante los últimos 25 años. El estrés oxidativo sistémico (EOS) constituye básicamente un desbalance entre las especies reactivas del oxígeno (ERO) y del nitrógeno (especies oxidantes) y la capacidad de neutralizar su acción deletérea a través de los antioxidantes endógenos del organismo2 y exógenos (dieta y fármacos). Las distintas áreas neuronales que resultan afectadas en el encéfalo presentan variaciones en su morfología y metabolismo; probablemente, la individualidad de cada grupo de neuronas establezca la propia fortaleza o debilidad frente al estrés oxidativo. Los incrementos del estado de EOS —que resulta cuantificable en muestras sanguíneas— se observan en las enfermedades de Alzheimer (EA) y Parkinson (EP), esclerosis lateral amiotrófica, encefalopatía vascular crónica de la pequeña arteria (EV), epilepsias y ataxia de Friedreich, entre otras3-8. Asimismo, enfermedades de la clínica médica, tales como diabetes mellitus (DM), cáncer, aterosclerosis e inflamaciones crónicas del hígado, riñón y pulmón, se hallan asociadas a un estado de EOS. A partir de la década de los 90 se publicó que la relación ERO/antioxidantes se halla asociada con las EA, EP y EV; adicionalmente, se comprobó que el EOS no resulta idéntico en estas identidades neurológicas. Uno de los más llamativos hallazgos es que toda vez que la EA está asociada a la DM tipo 2, a pesar de sumarse 2 componentes de EOS de origen disímil, las mediciones presentan valores significativamente menores al ser comparados con el de ambas entidades aisladas, resultando, además, significativamente menor el deterioro cognitivo9-12. Esto podría, en principio, ser atribuido a la hiperinsulinemia y/o a la acción de hipoglucemiantes orales12. En conclusión, el EOS también debiera ubicarse entre los 2 extremos de causa o consecuencia, pudiendo contribuir como un factor que perpetúa la anormal cascada metabólica de las enfermedades. La corrección de la ecuación patológica entre ERO y antioxidantes posiblemente podría disminuir el riesgo de avance de estas entidades. Por ello, resulta aconsejable el énfasis en el desarrollo de estudios farmacológicos tendentes a la minimización del EOS.

Conflicto de intereses

Ninguno de los autores presenta conflicto de intereses con empresas específicas, todos ellos conocen exhaustivamente el contenido del manuscrito y han dado su conformidad para la publicación. El trabajo no ha tenido ninguna fuente de financiación.

Bibliografía
[1]
M.L. Díaz-Hung, M.E. González Fraguela.
El estrés oxidativo en las enfermedades neurológicas: ¿causa o consecuencia?.
Neurología, 29 (2014), pp. 451-452
[2]
Z.X. Du, H.Y. Zhang, X. Meng, Y. Guan, H.Q. Wang.
Role of oxidative stress and intracellular glutathione in the sensitivity to apoptosis induced by proteasome inhibitor in thyroid cancer cells.
BMC Cancer, 9 (2009), pp. 56
[3]
C.J. Strawser, K.A. Schadt, D.R. Lynch.
Therapeutic approaches for the treatment of Friedreich's ataxia.
Expert Rev Neurother, 14 (2014), pp. 949-957
[4]
X. Wang, E. Michaelis.
Selective neuronal vulnerability to oxidative stress in the brain.
Front Aging Neurosci, 2 (2010), pp. 12
[5]
N. Cárdenas-Rodríguez, B. Huerta-Gertrudis, L. Rivera-Espinosa, H. Montesinos-Correa, C. Bandala, L. Carmona-Aparicio, et al.
Role of oxidative stress in refractory epilepsy: Evidence in patients and experimental models.
Int J Mol Sci, 14 (2013), pp. 1455-1476
[6]
E.S. De Lustig, J.A. Serra, S. Kohan, G. Canziani, A.L. Famulari, R.O. Domínguez.
Copper-zinc superoxide dismutase activity in red blood cells and serum in demented patients and in aging.
J Neurol Sci, 115 (1993), pp. 18-25
[7]
J.A. Serra, R.O. Domínguez, E.S. de Lustig, E.M. Guareschi, A.L. Famulari, E.L. Bartolomé, et al.
Parkinson‘s disease is associated with oxidative stress: Comparison of peripheral antioxidant profiles in living Parkinson's, Alzheimer's and vascular dementia patients.
Journal of Neural Transmission, 108 (2001), pp. 1135-1148
[8]
J.A. Serra, E.R. Marschoff, R.O. Domínguez, E.M. Guareschi, A.L. Famulari, M.A. Pagano, et al.
Oxidative stress in Alzheimer's and vascular dementias: Masking of the antioxidant profiles by a concomitant type ii diabetes mellitus condition.
J Neurol Sci, 218 (2004), pp. 17-24
[9]
J.A. Serra, R.O. Domínguez, E.R. Marschoff, E.M. Guareschi, A.L. Famulari, A. Boveris.
Systemic oxidative stress associated with the neurological diseases of aging.
Neurochemical Research, 34 (2009), pp. 2122-2132
[10]
C. Sanz, S. Andrieu, A. Sinclair, H. Hanaire, B. Vellas, Real from Study Group.
Diabetes is associated with a slower rate of cognitive decline in Alzheimer disease.
Neurology, 73 (2009), pp. 1359-1366
[11]
R.O. Domínguez, E.R. Marschoff, S.E. González, M.G. Repetto, J.A. Serra.
Type 2 Diabetes and/or its treatment leads to less cognitive impairment in Alzheimer's disease patients.
Diabetes Res Clin Pract, 98 (2012), pp. 68-74
[12]
R.O. Domínguez, M.A. Pagano, E.R. Marschoff, S.E. González, M.G. Repetto, J.A. Serra.
Alzheimer disease and cognitive impairment associated with diabetes mellitus type 2: Associations and a hypothesis.
Neurología, 29 (2014), pp. 567-572
Copyright © 2014. Sociedad Española de Neurología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.