Regístrese
Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Hiperlucencia mediastínica radiológica en una crisis de asma
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 5.
Páginas 249-252 (Mayo 2008)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 5.
Páginas 249-252 (Mayo 2008)
DOI: 10.1016/S1138-3593(08)71891-4
Acceso a texto completo
Hiperlucencia mediastínica radiológica en una crisis de asma
Radiological mediastinic hyperlucency in asthma episode
Visitas
6940
MA. Tazón Varelaa, M. Hernández Herreroa, L. Alonso Vegaa, L??. Pérez Miera
a M??dicos de Familia. Servicio de Urgencias. Hospital de Laredo. Cantabria. Espa??a.
Este artículo ha recibido
6940
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (2)
Tabla 1. Causas de dolor torácico y molestias asociadas
Tabla 2. Signos radiológicos del neumomediastino
Mostrar másMostrar menos
El neumomediastino espontáneo o primario es una entidad poco frecuente, pero que en edad pediátrica se asocia con asiduidad a asma y sobre todo como complicación de una primera crisis asmática. La mayoría de veces se trata de un diagnóstico casual, aunque en caso de producir síntomas, éstos pueden ser muy variados, siendo los más frecuentes el dolor torácico y la disnea. El diagnóstico de sospecha se realiza en muchas ocasiones al palpar enfisema subcutáneo de localización cervical, aunque es la radiografía de tórax el diagnóstico de certeza. El curso es benigno y se resuelve con celeridad tras tratamiento sintomático.
Palabras clave:
neumomediastino, asma, hiperlucencia
Primary or spontaneous pneumomediastinum is an uncommon disease. However, in the pediatric age, it is frequently associated with asthma and above all with complication of a first asthmatic episode. Usually it is found as a casual diagnosis, although when there are symptoms, these may be quite different, the most frequent being chest pain and dyspnea. The diagnosis suspicion is often made on palpating subcutaneous cervical emphysema, although the diagnostic certainty is obtained from the chest x-ray. It has a benign course and is resolved quickly after symptomatic treatment.
Keywords:
pneumomediastinum, asthma, hyperlucency
Texto completo

INTRODUCCIÓN

Presentamos el caso de un niño de 13 años de edad que acude a Urgencias por dificultad para respirar y en el que se sospecha presencia de gas en el interior del tórax al palparse enfisema subcutáneo. El estudio radiológico evidenció la presencia de neumomediastino espontáneo (NE). Se decidió ingreso hospitalario por el grado de severidad y la mala respuesta inicial de la crisis y tras 72 horas de tratamiento convencional pasó a estar asintomático.

EXPOSICIÓN DEL CASO

El paciente era un varón de 13 años y seis meses de edad, con antecedentes familiares de hermano de 8 años con asma y personales de bronquiolitis al año de edad, dermatitis atópica hasta los 3 años, rinitis por alergia a los ácaros, episodios de asma aislados que ceden ambulatoriamente con sabutamol inhalado y un ingreso por vómitos inespecíficos a los seis años. Acude al Servicio de Urgencias de un hospital por cuadro de tos, odinofagia, vómitos y dificultad respiratoria progresiva de 24 horas de evolución, que no cede con tratamiento con broncodilatadores de corta duración pautados en su centro de salud.

A su llegada al área de Urgencias estaba hemodinámicamente estable con una tensión arterial de 110/60 mmHg, afebril (36,8 oC), taquicárdico (125 latidos por minuto), taquipneico (40 respiraciones por minuto), presentaba una saturación de oxígeno al 91% y unos parámetros pondoestaturales de 33 kg de peso y 147 cm de altura.

La exploración física muestra un estado general subóptimo, cianosis perilabial leve, crepitación subcutánea cervical, tiraje costal, marcada hipoventilación y sibilancias bilaterales con 4-5 puntos para la puntuación de Wood-Downes.

Se realizan pruebas complementarias. La analítica de rutina revela hematimetría y bioquímica normal salvo un 10,7% de eosinófilos sobre unos leucocitos totales de 7,7 x 1.000/mm3 y una glucosa de 205 mg/dl.

El examen radiológico inicial con radiografía posteroanterior de tórax descartó condensación neumónica y evidenció neumomediastino y enfisema subcutáneo, por lo que se dispuso el ingreso (figs. 1 y 2).

Figura 1. Signo del diagrama continuo.

Figura 2. Signo de la V de Naclerio.

Aunque en un principio no hubo buena respuesta al tratamiento, posteriormente la evolución fue satisfactoria gracias a tratamiento broncodilatador inhalado, a dosis frecuentes por cámara y corticoides endovenosos. Tras una mejoría progresiva y rápida se decide el alta a los tres días. En visitas posteriores se encuentra asintomático.

DISCUSIÓN

El neumomediastino, también denominado síndrome de Hamman o enfisema mediastínico, es la presencia de una colección de aire en el mediastino. Esta entidad se describió por primera vez por Hamman en 19391.

Es una enfermedad poco común, que afecta a varones jóvenes2,3, altos y sin enfermedades4. Su incidencia es baja, ya que se presenta entre 1/12.000 y 1/30.000 de los ingresos hospitalarios5. Si hablamos de niños, el neumomediastino pediátrico no traumático es poco frecuente, salvo en el periodo neonatal en el que sucede aproximadamente en el 2,5 x mil de los nacidos vivos6. En la infancia también predomina en varones, y es más frecuente entre menores de tres años y en edad prepuberal7.

La mayoría de las veces se produce tras la ruptura de alveolos pulmonares periféricos como resultado de un incremento de la presión intraalveolar8 y esto permite el paso de aire a través del intersticio pulmonar, de forma que las vainas perivasculares del hilio pulmonar y los planos de tejido conectivo del mediastino se diseccionan9. Este gas llega al tejido subcutáneo del cuello a través de las capas contiguas a la fascia cervical profunda10.

El neumomediastino puede ser primario o secundario (NS) a mecanismos traumáticos torácicos, procedimientos diagnósticos (broncoscopia, neumoencefalografía) o terapéuticos11 (ventilación mecánica, traqueostomía, tiroidectomía, adenoidectomía, extracción dentaria, manipulación del tracto digestivo, cirugía del árbol traqueobronquial, radioterapia, quimioterapia, etc.).

El NE puede ser idiopático, sin aparente causa desencadenante4, o relacionarse con un aumento de presión intraalveolar, como en accesos de tos, crisis de asma, vómitos, barotrauma por maniobras de Valsalva (espiración contra resistencia) o maniobras de Müller (inspiración contra resistencia), el consumo de tóxicos inhalados o fumados, maniobras de Politzer, cetoacidosis, trabajo de parto, terapia inhalatoria o la disminución de la presión intersticial pulmonar, como al realizar ejercicio físico o al disminuir la presión atmosférica.

En ocasiones está relacionado con crisis de asma. La relación entre neumomediastino y asma es notoria12. El neumomediastino por complicación de una crisis asmática es poco frecuente en adultos, al contrario que en los niños13, en los cuales puede llegar a desencadenarse hasta en un 5,4% de las crisis de asma14. Suele producirse en la primera crisis importante y se resuelve tras ser tratado el desequilibrio asmático13.

Las manifestaciones clínicas son muy variadas, pero los síntomas clásicos son dolor torácico retroesternal y disnea15, siendo el primero el más frecuente, y se dan hasta en el 83% de los casos16. Son también habituales la disfagia y la disnea2,5,8.

Menos comunes son la odinofagia, el dolor cervical, el dolor de espalda, la disfonía, el dolor abdominal y la debilidad3.

Al realizar la exploración física podemos encontrar diferentes hallazgos. El más frecuente y mejor para llegar al diagnóstico es el enfisema subcutáneo5, que se caracteriza por crepitación a la palpación cutánea, de manera que el explorador experimenta una sensación similar a la de pisar nieve. El más característico, aunque no patognomónico17, es el signo de Hamman, que se distingue por un peculiar chasquido pericárdico sincrónico con el ciclo cardiaco y variable con los ciclos respiratorios, que se ausculta mejor en postura de decúbito lateral izquierda18, desaparece en posición de sedestación, se oye mejor durante la espiración y suele desaparecer a las 24 horas19. La presencia de pulso paradójico también ha sido descrita en relación con esta entidad20.

Dado que los síntomas más frecuentes son dolor torácico y disnea, es con entidades nosológicas que producen estos síntomas con las que debemos realizar el diagnóstico diferencial (tabla 1).

El diagnóstico de certeza es radiológico, mediante radiografía de tórax, y se evidencia la presencia de aire en el mediastino en forma de una imagen radiolucente alrededor del borde cardiaco que representa aire entre el corazón y la pleura mediastínica8. Los signos radiológicos más característicos son el signo de diafragma continuo (gas subesternal entre el pericardio y el diafragma), el signo de la V de Naclerio (acumulación de gas bajo el corazón entre la aorta descendente y el hemidiafragma izquierdo) y el signo de la vela en niños (aire alrededor del timo) (tabla 2). Hay que tener en cuenta que cuando sólo se emplea la proyección de tórax posteroanterior el diagnóstico es erróneo hasta en el 50% de las ocasiones, y por tanto se debe solicitar la proyección lateral3. También debemos tener presente que muchas veces aunque la radiografía inicial sea normal, a las 24 horas se demuestra neumomediastino no visible previamente10.

La tomografía computarizada ayuda al diagnóstico en caso de duda4 y nos puede orientar sobre la causa desencadenante en NS.

Usualmente las pruebas analíticas de Urgencias, incluido el hemograma, la bioquímica básica y la gasometría arterial, así como el electrocardiograma de superficie, son normales. Por tanto, en caso de NE sólo la radiografía estaría indicada inicialmente, pudiéndose realizar el resto de pruebas complementarias si se sospecha NS.

El curso suele ser benigno y autolimitado y, aunque son raras, las complicaciones posibles son neumopericardio, neumotórax y deterioro hemodinámico.

El tratamiento es sintomático y encaminado a controlar las causas desencadenantes.

En conclusión, nuestro paciente tuvo un NE que pudo producirse por la crisis de asma (además era el primer episodio importante del paciente) y no se pudo descartar que los vómitos producidos la noche anterior al ingreso interviniesen en la instauración del cuadro. La palpación del enfisema subcutáneo dio la clave que condujo al diagnóstico de neumomediastino, que previamente no se había sospechado. No se realizó tratamiento específico del NE y sí del factor desencadente, entendiéndose la exacerbación asmática como tal, ya que los vómitos fueron autolimitados y no acontecieron durante el ingreso.

El interés del caso radica en que cuando aparece un paciente pediátrico con crisis asmática, siempre debemos buscar signos indirectos de neumomediastino, ya que aunque se trate de una entidad con muy buen pronóstico, hay un pequeño porcentaje que puede producir complicaciones, siendo éstas muy graves.


Correspondencia: M.A. Tazón Varela.

Campoo, 4, 1º B.

39300 Torrelavega. Cantabria. España.

Correo electrónico: tazovare@yahoo.es

Recibido el 14-03-07; aceptado para su publicación el 16-10-07.

Bibliografía
[1]
Hamman L..
Spontaneous pneumomediastinum. Bull..
Johns Hopkins Hosp, 64 (1939), pp. 1-21
[2]
Lee KF, Chung DP.C, Leong HT..
Spontaneous pneumomediastinum..
ANZ J Surg, 71 (2001), pp. 257-9
[3]
Albaugh GD, Kann B, Whalen T..
Spontaneous pneumomediastinum in a shallow-water-driving child..
Pediatr Emerg Care, 17 (2001), pp. 262-3
[4]
Tsai MS, Chiang WC, Chen WJ, Yuan A, Yang PC..
Occult spontaneous pneumomediastinum..
Am J Emerg Med, 23 (2005), pp. 410-1
[5]
Nashat M, Ali T, Noor F, Dabral S..
Cocaine inhalation induced pneumomediastinum..
J Gen Intern Med, 20 (2005), pp. 236
[6]
Hacking D, Stewart M..
Neonatal pneumomediastinum..
N Engl J Med, 344 (2001), pp. 1839
[7]
Bierman W..
Pneumomediastinum and pneumothorax complicating asthma in children..
Am J Dis Child, 114 (1967), pp. 42-50
[8]
Lee CC, Chen TJ, Wu YH, Tsay K, Yuan A..
Spontaneous retropharyngeal emphysema and pneumomediastinum presented with signs of acute upper airway obstruction..
Am J Emerg Med, 23 (2005), pp. 402-4
[9]
Hazouard E, Koninck JC, Attucci S, Fauchier-Rolland F, Brunereau L, Diot P..
Pneumorachis and pneumomediastinum caused by repeated Müller's maneuvers: Complications of marijuana smocking..
Ann Emerg Med, 38 (2001), pp. 694-7
[10]
Mazur S, Hitchcock T..
Spontaneous pneumomediastinum, pneumothorax and ecstasy abuse..
Emerg Med, 13 (2001), pp. 121-3
[11]
Bejvan SM, Godwin JD..
Pneumomediastinum: old signs and new signs..
AJR Am J Roentgenol, 166 (1996), pp. 1041-8
[12]
Kravis L..
The complications of acute asthma in children. What they are and how to find them..
Clin Pediatr, 12 (1973), pp. 538-49
[13]
Toral Marin J, del Castillo Otero D, Hurtado Ayuso JE, Calderón Osuna E..
Neumomediastino espontáneo como complicación de una crisis asmática..
Rev Clin Esp, 199 (1999), pp. 78-80
[14]
Eggleston PA, Waard BH, Pierson WE, Bierman CW..
Radiographic abnormalities in acute asthma in children..
Pediatrics, 54 (1974), pp. 442-9
[15]
Momin AU, Chung DA, John LCH..
Childhood asthma predisposed to spontaneous pneumomediastinum..
Emerg Med J, 21 (2004), pp. 630-1
[16]
Tse TS, Tsui KL, Yam LY, So LK, Lau AC, Chan KK, et al..
Occult pneumomediastinum in a SARS patient presenting as recurrent chest pain and acute ECG changes mimicking acute coronary syndrome..
[17]
Fibla JJ, Farina C, Gómez G..
Spontaneous pneumomediastinum: diagnostic difficulties..
Arch Bronconeumol, 38 (2002), pp. 499
[18]
Enguidanos L, Pfeiderer A, Smith W, Ramkumar S..
Pneumomediastinum secondary to an apparently trivial stab wound to the neck: the value of the Hamman's sign and thorough radiological investigation..
Emerg Med J, 22 (2005), pp. 230-1
[19]
Caramori ML, Gross JL, Friedman R, Gazzana MB, Porto CS..
Pneumomediastinum and subcutaneous emphysema in Diabetic Ketoacidosis..
Diabetes Care, 18 (1995), pp. 1311-2
[20]
Abolnik I, Lossos IS, Breuer R..
Spontaneous pneumomediastinum: a report of 25 cases..
Chest, 100 (1991), pp. 93-5
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.