Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Eritema multiforme, etiología inusual: ketoprofeno tópico y virus varicela zos...
Información de la revista
Vol. 42. Núm. 7.
Páginas 495-498 (Octubre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3493
Vol. 42. Núm. 7.
Páginas 495-498 (Octubre 2016)
Carta clínica
DOI: 10.1016/j.semerg.2015.10.007
Acceso a texto completo
Eritema multiforme, etiología inusual: ketoprofeno tópico y virus varicela zoster
Erythema multiforme of unusual origin: Topical ketoprofen and varicella zoster virus
Visitas
...
I. Pérez-López
Autor para correspondencia
ipl_elmadrono@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, C. Garrido-Colmenero, G. Blasco-Morente, A. Martínez-López, S. Arias-Santiago.
Unidad de Gestión Clínica de Dermatología Médico-Quirúrgica y Venereología, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Posibles causas infecciosas y farmacológicas del eritema multiforme
Texto completo
Caso 1

Mujer de 56 años, sin antecedentes personales de interés, que presenta una erupción cutánea eritematosa en la rodilla derecha de 4 días de evolución. Clínicamente solo refería una sensación de ardor leve. En la anamnesis negaba recurrencias de herpes simple, la ingesta reciente de fármacos o síntomas respiratorios. Sin embargo, contaba la aplicación tópica de ketoprofeno para un dolor músculo-esquelético en el mismo lugar de la erupción cutánea 5-6 días antes. La exploración mostró una placa eritematosa ligeramente elevada con bordes bien definidos y formada por la confluencia de varias lesiones (fig. 1). Se sospechó de eritema multiforme (EM) secundaria a ketoprofeno tópico, y el estudio histopatológico fue compatible con este diagnóstico. La paciente realizó tratamiento con antihistamínicos no sedantes y prednicarbato tópico en una aplicación diaria. Actualmente la paciente está asintomática.

Figura 1.

Caso 1. Placa eritematosa ligeramente elevada con bordes bien definidos, y formada por la confluencia de varias lesiones con morfología en diana.

Fuente: Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Virgen de las Nieves.

(0,13MB).
Caso 2

Mujer de 43 años de edad, sin antecedentes personales o familiares de interés, que acude por presentar una erupción exantemática pruriginosa de varios días y evolución céfalo-caudal. La paciente negaba la ingesta de fármacos recientemente, no refería viajes al extranjero y no existían cambios en su pauta alimenticia. No obstante sí recordaba alguna erupción de características similares en su familia. Refería sensación distérmica desde el comienzo de la erupción. En la exploración destacaba la existencia de pápulas eritematosas y alguna vesícula distribuidas a lo largo del cuero cabelludo, tronco y extremidades, sin afectar a palmas y plantas, ni compromiso de mucosas (fig. 2A). Los estudios complementarios básicos y la radiografía de tórax practicada ofrecieron resultados dentro de la normalidad. El estudio serológico fue negativo salvo una IgM varicela-zóster positiva. Con diagnóstico de varicela se pautó tratamiento sintomático. A la semana la paciente consultó nuevamente, esta vez por la presencia de pápulas y placas de aspecto con morfología en diana, con centro violáceo y periferia eritematosa. Esta erupción se extendía por tronco y extremidades (fig. 2B). La nueva clínica de la paciente y biopsia cutánea practicada fueron compatibles con un EM. Por lo extenso del cuadro y el prurito que lo acompañaba se planteó el inicio de tratamiento con antihistamínicos no sedantes (bilastina 20mg/día) y prednisona 15mg/día, 2 semanas después la paciente estaba asintomática.

Figura 2.

Caso 2. A) Pápulas eritematosas con alguna vesículas localizadas en abdomen. B) Pápulas y placas de aspecto dianiforme con zona central violácea y periferia eritematosa.

Fuente: Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Virgen de las Nieves.

(0,47MB).

El EM es un síndrome mucocutáneo agudo, autolimitado, habitualmente leve y, a menudo, recurrente. Puede aparecer a cualquier edad, siendo más frecuente en adultos jóvenes y adolescentes, con ligera tendencia a ser más frecuente en varones1. La etiopatogenia del EM (tabla 1) en general se relaciona con los virus herpes simples (VHS), fármacos orales (comúnmente antinflamatorios no esteroideos [AINE]) y otros agentes infecciosos (la infección por Mycoplasma pneumoniae [M. pneumoniae], el Parapoxvirus de Orf, el parvovirus B19, los virus de la hepatitis B y C y, más raramente, el virus de la varicela-zóster)1,2. También se han descrito casos de EM por fármacos tópicos, como ocurrió en el primer caso que presentamos. Los corticoides tópicos, los AINE, los parches de nitroglicerina, la povidona yodada, la parafenilendiamina, los guantes de goma, el níquel, los herbicidas y la mezcla de fragancias son algunos de los más descritos3–7,8. Se desconoce la patogenia del EM, pero parece que en estos casos sería por absorción sistémica junto a fenómenos inmunológicos con reacciones tipo III y IV.

Tabla 1.

Posibles causas infecciosas y farmacológicas del eritema multiforme

Fármacos  Alopurinol; amino penicilinas; antipirina; arsénico; barbitúricos; bromuros; busulfán; butazona; carbamacepina; cefalosporinas; co-trimazol; clorpropamida; ciclofosfamida; diclofenaco; digitálicos; etambutol; fenbufen; fluoquinolona; furadantoína; sales de oro; hidralacina; hidantoínas; ibuprofeno; yoduros; ketoprofeno; mercuriales; naproxeno; mostaza nitrogenada; oxicam; penicilina; piroxicam; fenobarbital; fenolftaleína; fenilbutazona; fenitoína; rifampicina; salicilatos; sulindac; sulfadiacina; sulfadoxina; sulfasalacina; tenoxicam; tiabendazol; trimetadiona; tolbutamida; vancomicina
InfeccionesVirus  VIH; adenovirus; virus coxsackie; virus de Epstein-Barr; hepatitis A, B y C; herpes simple 1 y 2; varicela-zóster; influenza tipo A; linfogranuloma inguinal; linfogranuloma venéreo; parotiditis; poliomielitis; psitacosis; Rickettsia vaccinia, viruela 
Bacterias  Estreptococo betahemolítico; brucelosis; difteria; micobacteria; Mycoplasma pneumoniae; tularemia; fiebre tifoidea 
Hongos  Coccidioidomicosis; dermatofitosis; Histoplasmosis 
Protozoos  Malaria; tricomoniasis 

Fuente: Paulmann y Mockenhaupt4; March7; Fernández García et al.9, y Zohdi-Mofid y Horn8.

En el caso del EM los principales cuadros a tener en cuenta como diagnósticos diferenciales (especialmente cuando las lesiones no tienen la morfología típica de esta entidad, lesiones en escarapela) son la urticaria aguda, uno de los cuadros que con más frecuencia puede confundirse, la erupción medicamentosa máculo papulosa, el lupus (enfermedad de Rowell, variedad de lupus cutáneo con lesiones similares a las de EM), el pénfigo paraneoplásico, el penfigoide cicatricial o el síndrome de Stevens-Johson1,2.

Para realizar un correcto diagnóstico diferencial es imprescindible realizar una anamnesis y exploración detallada, especialmente cuando se quiere llegar a un diagnóstico etiológico. También es recomendable ampliar el estudio con un hemograma (puede mostrar leucocitosis), bioquímica (en ocasiones hipertransaminasemia) y reactantes de fase aguda (proteína C reactiva y velocidad de sedimentación globular). Las serologías de VHS y M. pneumoniae junto con la radiografía de tórax, podrían descartar o confirmar los 2 agentes infecciosos más comúnmente implicados en este proceso1,2.

En nuestro caso, estaba claro que el ketoprofeno tópico en el primer caso y el virus de la varicela-zóster en el segundo había jugado un papel clave en la aparición de las lesiones.

En relación con la evolución, pronóstico y tratamiento, señalar que suele ser un cuadro autolimitado que no requiere tratamiento, salvo sintomático. En ocasiones se pueden emplear antivirales o antibióticos si el cuadro estuviera relacionado con un VHS o con una M. pneumoniae, respectivamente. El uso de corticoides orales es controvertido pues se ha visto que disminuye la duración de los síntomas, pero aumenta el tiempo de hospitalización, si esta es requerida1,4,6.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
T.N. Canavan, E.F. Mathes, I. Frieden, K. Shinkai.
Mycoplasma pneumoniae-induced rash and mucositis as a syndrome distinct from Stevens-Johnson syndrome and erythema multiforme: A systematic review.
J Am Acad Dermatol, 72 (2015), pp. 239-245
[2]
B.N. Kishore, N.S. Ankadavar, G.H. Kamath, J. Martis.
Varicella zoster with erythema multiforme in a young girl: A rare association.
Indian J Dermatol, 59 (2014), pp. 299-301
[3]
V. Ruocco, G. Sacerdoti, P. Farro, E. Ruocco, R. Wolf.
Adverse drug reactions and graft-versus host reaction: Unapproved treatments.
Clin Dermatol, 20 (2002), pp. 672-678
[4]
M. Paulmann, M. Mockenhaupt.
Severe drug-induced skin reactions: Clinical features, diagnosis, etiology, and therapy.
J Dtsch Dermatol Ges, 13 (2015), pp. 625-643
[5]
S.N. Shah, G.R. Chauhan, B.S. Manjunatha, K. Dagrus.
Drug induced erythema multiforme: Two case series with review of literature.
J Clin Diagn Res, 8 (2014), pp. ZH01-ZH4
[6]
A. Creţu, A. Dimitriu, D. Brănişteanu, D.E. Brinişteanu.
Erythema multiforme--etiopathogenic, clinical and therapeutic aspects.
Rev Med Chir Soc Med Nat Iasi, 119 (2015), pp. 55-61
[7]
C.H. March.
Erythema Multiforme bullosum associated with trichomonas infection.
Arch Dermatol, 92 (1965), pp. 674-675
[8]
M. Zohdi-Mofid, T.D. Horn.
Acrosyringeal concentration of necrotic keratinocytes in erythema multiforme: A clue to drug etiology. Clinicopathologic review of 29 cases.
J Cutan Pathol, 24 (1997), pp. 235-240
[9]
J.R. Fernández García, M. Alcaraz Vera, M.A. Ruiz Jiménez, J.M. Rodríguez Murillo, A. Hens Pérez.
Eritema multiforme.
Rev Esp Pediatr, 56 (2000), pp. 202-205
Copyright © 2015. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.