Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Endoftalmitis bilateral como forma de presentación de una endocarditis neumocó...
Información de la revista
Vol. 37. Núm. 7.
Páginas 488-490 (Agosto - Septiembre 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 37. Núm. 7.
Páginas 488-490 (Agosto - Septiembre 2019)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2018.10.018
Acceso a texto completo
Endoftalmitis bilateral como forma de presentación de una endocarditis neumocócica
Bilateral endophthalmitis as the initial presentation of pneumococcal endocarditis
Visitas
...
Mario Fernández-Ruiza,
Autor para correspondencia
mario_fdezruiz@yahoo.es

Autor para correspondencia.
, Julio César Vargasb,1, María Ruiz-Ruigómeza
a Unidad de Enfermedades Infecciosas, Hospital Universitario 12 de Octubre, Instituto de Investigación Hospital 12 de Octubre (imas12), Madrid, España
b Servicio de Medicina Interna, Sanatorio Internacional, Ciudad del Este, Paraguay
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Casos comunicados en la literatura de endoftalmitis endógena en el contexto de una endocarditis neumocócica
Texto completo

La endoftalmitis endógena o metastásica por diseminación hematógena desde un foco séptico extraocular representa menos del 10% de todas las formas de endoftalmitis1. La diabetes, la inmunosupresión y el uso de drogas por vía parenteral son factores de riesgo bien establecidos. La afectación bilateral es rara y se observa más habitualmente en las formas de etiología fúngica1. A continuación describimos un caso de endoftalmitis bilateral como primera manifestación de una endocarditis neumocócica y realizamos una revisión de la literatura de este escenario clínico.

Se trata de una mujer de 80 años con antecedentes de hipertensión arterial, obesidad mórbida, síndrome de apneas-hipopneas durante el sueño y de obesidad-hipoventilación con insuficiencia respiratoria crónica, y fibrilación auricular permanente. Un ecocardiograma transtorácico realizado un año antes mostraba una válvula aórtica degenerativa con apertura discretamente disminuida e insuficiencia ligera. Su tratamiento habitual comprendía furosemida, acenocumarol, candesartán y omeprazol. Había recibido la vacuna antineumocócica de polisacáridos a los 66 años. Fue valorada en el Servicio de Urgencias por un cuadro de malestar general, sensación distérmica, somnolencia y disminución brusca de agudeza visual en ambos ojos desde hacía 48h. A la exploración física destacaba una temperatura axilar de 39°C sin datos de inestabilidad hemodinámica (tensión arterial de 142/75mmHg, frecuencia cardíaca de 98lpm), un soplo sistólico en foco aórtico de intensidad iii/vi y edemas maleolares bilaterales. La exploración oftalmológica puso de manifiesto la existencia de conjuntivas hiperémicas con córnea transparente y un nivel de hipopion en ambos ojos (más evidente en el derecho), en tanto que la fundoscopia no permitió la visualización de las estructuras retinianas por opacidad de los medios anteriores. Analíticamente presentaba trombocitopenia (76×1.000 plaquetas/μL), deterioro de la función renal (creatinina sérica: 1,60mg/dL) y elevación de la proteína C reactiva (23,5mg/dL [rango normal: 0,10-0,50]). Ante la sospecha de endoftalmitis endógena se inició tratamiento intravítreo con ceftazidima y vancomicina (0,5mL), así como antibioterapia sistémica con piperacilina/tazobactam (4/0,5g/6h), levofloxacino (500mg/12h) y linezolid (600mg/12h). Un ecocardiograma transtorácico urgente reveló una imagen móvil de 1×1,3cm en el velo anterior de la válvula mitral con protrusión hacia la aurícula izquierda, así como una segunda lesión de menor tamaño (0,5×0,5cm) en el velo posterior que protruía hacia el ventrículo. Estos hallazgos eran compatibles con vegetaciones endocardíticas. En los 2 sets de hemocultivos extraídos a su llegada (tiempo hasta positividad menor de 12h) se identificaron de forma preliminar cocos grampositivos en cadenas, por lo que se modificó el tratamiento sistémico por ceftriaxona (2g/24h) y ampicilina (2g/h), manteniendo el linezolid. Finalmente se confirmó el aislamiento de Streptococcus pneumoniae con susceptibilidad intermedia a penicilina G (concentración mínima inhibitoria: 1mg/L), por lo que se suspendió la ampicilina. El abordaje quirúrgico de la endocarditis fue desestimado debido a la pobre situación funcional basal de la paciente y la elevada carga de comorbilidad. Se apreció discreta mejoría de la endoftalmitis del ojo derecho, con disminución del hipopion (1mm). Sin embargo en las siguientes 48h la situación clínica fue deteriorándose progresivamente, produciéndose el fallecimiento en el contexto de un fracaso multiorgánico.

La endoftalmitis endógena es una complicación infrecuente en el curso de una bacteriemia y suele presentar un carácter devastador en cuanto al pronóstico visual, circunstancia a la que contribuye el eventual retraso diagnóstico. El microorganismo penetra en el globo ocular a través de los vasos del polo posterior y, tras cruzar la barrera hematoocular, se extiende desde la retina y la coroides hasta el cuerpo vítreo y, finalmente, la cámara anterior. Las fuentes de bacteriemia más habitualmente descritas en la literatura incluyen catéteres intravasculares, endocarditis y, de forma más excepcional, abscesos hepáticos, en tanto que Klebsiella pneumoniae (particularmente cepas de los serotipos K1 y K2 portadoras del gen asociado a hipermucoviscosidad magA en las series asiáticas), Staphylococcus aureus y estreptococos son los agentes más comunes1.

Si bien Streptococcus pneumoniae ha sido descrito en algunas series como la cuarta causa más frecuente de endoftalmitis endógena1, la afectación bilateral como forma de presentación de una endocarditis neumocócica supone una situación poco habitual. Realizamos una búsqueda en la base de datos PubMed (términos MeSH: «Streptococcus pneumoniae» o «pneumococcus» más «endophthalmitis» más «endocarditis»), así como una revisión manual de la lista de referencias de los artículos identificados, revelando 9 casos adicionales2–10 comunicados hasta septiembre de 2018 (tabla 1). Predominaron las formas de endocarditis sobre válvula nativa2–6,8–10 y en 4 pacientes (40%) se asociaron otras manifestaciones concurrentes de enfermedad neumocócica invasora, tales como meningitis2, neumonía3,6 o abscesos viscerales9. La endoftalmitis fue bilateral en la mitad de la serie. En 6 de los casos con información disponible (66,7%) se administró tratamiento antibiótico intravítreo2–4,7,10, aunque la utilidad de dicha estrategia en la endoftalmitis endógena está menos definida que en las formas exógenas, debido probablemente a la baja incidencia de esta complicación. Por ese motivo el tratamiento sistémico debe incluir antibióticos con buena penetración en el globo ocular, como linezolid o fluoroquinolonas7,8. Solo en 2 de los casos revisados se realizó una vitrectomía2,4. Este procedimiento, no obstante, no debería demorarse en las formas debidas a microorganismos agresivos como Staphylococcus aureus o Klebsiella pneumoniae1. La evolución fue desfavorable en términos generales, pues 2 pacientes3,6 (además del presente caso) fallecieron, mientras que la agudeza visual entre los supervivientes experimentó una recuperación parcial en solo 3 de los 10 ojos afectados4,10.

Tabla 1.

Casos comunicados en la literatura de endoftalmitis endógena en el contexto de una endocarditis neumocócica

Caso, año  Género, edad  Factores predisponentes  Válvula afecta  Características de la endoftalmitis  Otras manifestaciones  Tratamiento sistémico  Tratamiento intravítreo y realización de vitrectomía  Evolución 
Caso 1, 19962  Varón, 34 años  Alcoholismo crónico  Mitral (nativa)  Bilateral  Meningitis  Ceftriaxona y tianfenicol; resección valvular con implante de prótesis  Tianfenicol; vitrectomía  No percepción de la luz en ambos ojos 
Caso 2, 20033  Varón, 43 años  Diabetes  Aórtica (nativa)  Unilateral (OI)  Neumonía, absceso perivalvular, BAV de 2.o grado, pericarditis purulenta  Ceftriaxona, vancomicina, gentamicina; resección valvular con implante de prótesis  Ceftazidima y vancomicina  Fallecimiento 
Caso 3, 20044  Varón, 55 años  No  Mitral (nativa)  Bilateral  No  Penicilina G y gentamicina; resección valvular con implante de prótesis  Ceftazidima y vancomicina, vitrectomía radical  Recuperación parcial de AV (0,2 en OD y 0,25 en OI) 
Caso 4, 20055  Varón, 42 años  Alcoholismo  Tricúspide (nativa)  Unilateral (OD)  No  Penicilina G y gentamicina → ceftriaxona y vancomicina; resección valvular con implante de prótesis  No  No percepción de la luz en OD 
Caso 5, 20056  Mujer, 50 años  No  Mitral (nativa)  Unilateral (OD)  Neumonía, insuficiencia valvular grave  No especificado; resección valvular con implante de prótesis  No  Fallecimiento 
Caso 6, 20117  Mujer, 63 años  Endocarditis previa por S. agalactiae  Aórtica (protésica)  Unilateral (OD), celulitis periorbitaria  Absceso perivalvular, BAV de 2.o grado Mobitz II  Vancomicina y gentamicina, linezolid → moxifloxacino  Vancomicina y amikacina  No percepción de la luz en OD 
Caso 7, 20148  Mujer, 69 años  Diabetes, otitis media recurrente, valvulopatía  Aórtica (nativa)  Bilateral (mayor afectación en OI)  No  Ceftriaxona y levofloxacino  No  No percepción de la luz en OI, percepción de la luz en OD 
Caso 8, 20159  Varón, 48 años  Valvulopatía reumática  Aórtica y mitral (nativas)  No especificadas  Absceso hepático y esplénico  Ceftriaxona y vancomicina → penicillina G  No especificado  Curación (AV residual no especificada) 
Caso 9, 201810  Varón, 56 años  Diabetes, otitis media  Aórtica (nativa)  Bilateral  No  Ceftriaxona; resección valvular con implante de prótesis  Ceftazidima y vancomicina  Percepción de la luz en OD, recuperación parcial de AV (0,8) en OI 
Presente caso  Mujer, 80 años  Valvulopatía degenerativa  Mitral (nativa)  Bilateral (mayor afectación en OD)  No  Piperacilina/tazobactam, levofloxacino, linezolid → ceftriaxona, ampicilina  Ceftazidima y vancomicina  Fallecimiento 

AV: agudeza visual; BAV: bloqueo auriculoventricular; OD: ojo derecho; OI: ojo izquierdo.

En conclusión, el desarrollo de una endoftalmitis bilateral obliga a considerar un mecanismo endógeno secundario a la diseminación hematógena desde un foco extraocular. La endocarditis neumocócica puede constituir en raras ocasiones la entidad subyacente. El pobre pronóstico vital y visual de esta entidad, demostrado en nuestra experiencia y en la revisión de la literatura, justifica un alto grado de sospecha clínica seguido de un abordaje diagnóstico agresivo, a fin de instaurar precozmente el tratamiento sistémico e intraocular apropiado.

Agradecimientos

Los autores agradecen al personal de la Biblioteca del Hospital Universitario «12 de Octubre» su colaboración en la obtención de los artículos incluidos en la presente revisión de la literatura.

Bibliografía
[1]
M.L. Durand.
Bacterial and fungal endophthalmitis.
Clin Microbiol Rev., 30 (2017), pp. 597-613
[2]
G. Magadur-Joly, F. Raffi, P. Bouchut, P. Chevalet, D. Merrien, L. Struillou, et al.
[Hematogenic bacterial endophthalmitis. A rare infection with very poor functional prognosis].
Ann Med Interne (Paris), 147 (1996), pp. 212-217
[3]
R.H. Rubin, M.E. King, E.J. Mark.
Case record of the Massachusetts General Hospital. Weekly clinicopathological exercises. Case 7-2003. A 43-year-old man with fever, rapid loss of vision in the left eye, and cardiac findings.
N Engl J Med., 348 (2003), pp. 834-843
[4]
S.R. Christensen, A.B. Hansen, M. la Cour, H.C. Fledelius.
Bilateral endogenous bacterial endophthalmitis: A report of four cases.
Acta Ophthalmol Scand., 82 (2004), pp. 306-310
[5]
F.Z. Akcam, G. Yayli, O. Kaya, I. Gonen.
Unusual presentation of infective endocarditis caused by Streptococcus pneumoniae on native tricuspid valve.
Saudi Med J., 26 (2005), pp. 334-335
[6]
P. Ortiz, V. Monivas, R. Fuentes, J. Toquero.
Endophthalmitis, pneumonia, and a heart murmur.
[7]
S. O’Brien, M. Dayer, J. Benzimra, S. Hardman, M. Townsend.
Streptococcus pneumoniae endocarditis on replacement aortic valve with panopthalmitis and pseudoabscess.
[8]
P. Thaisiam, P. Rattanaumpawan.
Rare manifestations of Streptococcus pneumoniae infection; the first case report in Thailand and literature review of pneumococcal endophthalmitis and endocarditis.
J Med Assoc Thai., 97 (2014), pp. 1364-1369
[9]
V. De Egea, P. Muñoz, M. Valerio, A. de Alarcón, J.A. Lepe, J.M. Miró, et al.
Characteristics and outcome of Streptococcus pneumoniae endocarditis in the XXI Century: A systematic review of 111 cases (2000-2013).
Medicine (Baltimore)., 94 (2015), pp. e1562
[10]
D.A. Brill, N.D. Farley, D.C. Albert, T.M. Sassalos, A.A. Sangave, U.R. Desai.
Bilateral endogenous endophtalmitis from Streptococcus pneumoniae.
Retin Cases Brief Rep, (2018),

La filiación de Julio César Vargas en el momento de la realización de este artículo era Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario 12 de Octubre, Madrid, España.

Copyright © 2018. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.