Regístrese
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Antibiograma rápido en Microbiología Clínica
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 1.
Páginas 61-68 (Enero 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
10273
Vol. 34. Núm. 1.
Páginas 61-68 (Enero 2016)
Revisión
DOI: 10.1016/j.eimc.2014.11.014
Acceso a texto completo
Antibiograma rápido en Microbiología Clínica
Rapid antibiotic susceptibility test in Clinical Microbiology
Visitas
10273
Gabriel Alberto March Rossellóa,
Autor para correspondencia
gmr810@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Miguel Ángel Bratos Péreza,b
a Departamento de Microbiología, Facultad de Medicina, Universidad de Valladolid, Valladolid, España
b Servicio de Microbiología, Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Valladolid, España
Este artículo ha recibido
10273
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Resultados de la identificación directa y de la determinación de la susceptibilidad a partir de frasco de hemocultivo crecido mediante sistemas comerciales
Resumen

Los métodos más frecuentemente utilizados en Microbiología Clínica para la determinación de la sensibilidad de las bacterias a los antibióticos se basan en un estudio fenotípico, observando el crecimiento bacteriano de la cepa incubada en presencia del antibiótico a estudiar. Estos métodos requieren normalmente un tiempo de unas 24h para la obtención de resultados. El objetivo de este trabajo es revisar el fundamento y los resultados de las principales técnicas instrumentales que proporcionan un antibiograma rápido. De manera pormenorizada se exponen datos relativos a técnicas moleculares, citometría de flujo, quimioluminiscencia, espectrometría de masas, métodos comerciales utilizados en el trabajo de rutina, métodos colorimétricos, nefelometría, microarrays, microfluidos y métodos de lisis bacteriana

Palabras clave:
Antibiograma rápido
Antibiograma directo
Sensibilidad
Abstract

The most widely used antibiotic susceptibility testing methods in Clinical Microbiology are based on the phenotypic detection of antibiotic resistance by measuring bacterial growth in the presence of the antibiotic being tested. These conventional methods take typically 24hours to obtain results. A review is presented here of recently developed techniques for the rapid determination of antibiotic susceptibility. Data obtained with different methods such as molecular techniques, flow cytometry, chemiluminescence, mass spectrometry, commercial methods used in routine work, colorimetric methods, nephelometry, microarrays, microfluids, and methods based on cell disruption and sequencing, are analyzed and discussed in detail.

Keywords:
Rapid antibiotic susceptibility test
Direct antibiotic susceptibility test
Susceptibility
Texto completo
Introducción

En los laboratorios de Microbiología Clínica, la identificación microbiana y la determinación de la sensibilidad de los microorganismos a los antibióticos son tareas con un gran impacto en el manejo del paciente infectado. Los métodos utilizados para la determinación de la sensibilidad se basan en un estudio fenotípico, observando el crecimiento bacteriano de la cepa incubada en presencia del antibiótico a estudiar. Estos métodos incluyen dilución en agar, macrodilución y microdilución en caldo, tiras con un gradiente de antibiótico y difusión disco-placa. La microdilución en caldo es la técnica utilizada por los diversos sistemas automatizados comerciales como el MicroScan Walkaway (Siemens, Nueva York, EE.UU.), Phoenix (BD Diagnostics, Sparks, MD, EE.UU.) o VITEK (bioMérieux, Marcy l’Etoile, Francia)1. Para la interpretación de los resultados de sensibilidad obtenidos mediante las técnicas anteriormente citadas se siguen las normas del antibiograma publicadas por diversos organismos, como el Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI)2 y el European Committee on Antimicrobial Susceptibility Testing (EUCAST)3. En el trabajo de rutina, todas estas técnicas se aplican a partir de las colonias crecidas en las placas de aislamiento; los métodos Phoenix y VITEK, que son los más rápidos, requieren un tiempo medio mínimo de 9h para obtener los resultados4. Dado que las infecciones graves requieren la administración de antibióticos con la mayor prontitud posible5, el objetivo de este trabajo es revisar las diferentes técnicas instrumentales aplicadas en Microbiología Clínica para la obtención de un antibiograma rápido, tanto a partir de las colonias, como directamente a partir de diferentes muestras.

Para llevar a cabo la determinación de la sensibilidad de forma rápida se han utilizado diversas técnicas instrumentales, como son técnicas moleculares (incluyendo la secuenciación del genoma completo), citometría de flujo, quimioluminiscencia, espectrometría de masas, métodos comerciales utilizados en la rutina de trabajo, métodos colorimétricos, nefelometría, microarrays, microfluidos o métodos de lisis bacteriana. El objetivo de esta revisión es exponer el fundamento de cada una de estas técnicas y los principales resultados obtenidos.

Técnicas moleculares

Las técnicas moleculares permiten la detección de material genético, tanto ácido desoxirribonucleico (ADN) como ácido ribonucleico (ARN). De entre todas las técnicas moleculares utilizadas, la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es la que ha adquirido un mayor valor diagnóstico, permitiendo la detección de agentes infecciosos, además de caracterizar sus genotipos de virulencia y de resistencia6. El primer paso de la PCR consiste en una extracción del material genético, seguido de la desnaturalización térmica del ADN que se va a usar como molde, el anillamiento de cebadores sintéticos y la extensión catalizada por la ADN polimerasa de los oliogonucleótidos anillados que actúan como cebadores. Este proceso de 3 pasos se repite un número determinado de veces (de 25 a 35), duplicándose cada vez el número de moléculas de producto. Esta amplificación exponencial tiene como resultado un gran número de copias de la secuencia de ADN, lo que le confiere una elevada sensibilidad7.

Los importantes avances en el conocimiento de las bases genéticas de la resistencia a antibióticos han permitido que distintas PCR puedan detectar, en unas horas, la presencia de genes de resistencia a una gran variedad de antibióticos para un gran número de especies bacterianas8. Además, la PCR a tiempo real ha sido utilizada para monitorizar el crecimiento bacteriano mediante la detección de los genes de resistencia cuando las bacterias han sido incubadas en presencia del antibiótico a ensayar9,10.

Se han comercializado numerosos ensayos basados en técnicas moleculares para la detección de genes de resistencia a partir del frasco de hemocultivo crecido. Para la detección de Staphylococcus aureus y su resistencia a meticilina se puede utilizar el sistema GeneXpert MRSA/SA (Cepheid, Sunnyvale, CA, EE.UU.) o el Staph ID/R Blood Culture Panel (Great Basin Diagnostics, Salt Lake City, UT, EE.UU.). Estos sistemas requieren una hora para realizar las determinaciones y presentan una sensibilidad y especificidad muy cercanas al 100%11–13. El sistema GeneOhm Staph SR (Becton Dicksinson, Maryland, EE.UU.) es otro sistema que permite la detección de S.aureus y su resistencia a meticilina, también con una sensibilidad y especificidad muy cercanas al 100%. Sin embargo, este sistema requiere 2h14,15. En la detección de bacterias grampositivas, el sistema Verigene BC-GP Blood Culture Nucleic Acid Test (Nanosphere, Northbrook, IL, EE.UU) es capaz de detectar estafilococos, estreptococos, enterococos, micrococos y Listeriaspp., así como la resistencia a meticilina en estafilococos y a vancomicina en enterococos. Este sistema requiere 3h para proporcionar un resultado y muestra una sensibilidad y una especificidad muy cercanas al 100%16. En la detección de bacterias (grampositivas y gramnegativas) y levaduras, el sistema FilmArray Blood Culture Identification panel (BioFire Diagnostics, Salt Lake City, UT, EE.UU.) realiza una PCR múltiple que permite detectar, en una hora, 15 géneros bacterianos, 11 especies bacterianas y 5 especies de levaduras, y además los genes de resistencia mecA, vanA/B y blaKPC. La sensibilidad va del 83 al 100% y la especificidad es >99%, dependiendo del patógeno estudiado17. Hyplex BloodScreen PCR ELISA (Amplex BioSystems, Giessen, Alemania) es un sistema que detecta varias especies bacterianas grampositivas y gramnegativas, además de la presencia del gen mecA. Esta metodología incluye una PCR en la que se amplifica el gen que codifica para el ARNr 16S; seguidamente, el producto de amplificación de la PCR es detectado mediante un ensayo enzimático del tipo del Enzyme-Linked Immunosorbent Assay (ELISA). Este sistema requiere un tiempo de 6h y presenta una sensibilidad del 100% y una especificidad del 92,5 al 100% para la detección de bacterias gramnegativas, una sensibilidad del 96,6 al 100% y una especificidad del 100% para bacterias grampositivas, y una sensibilidad y especificidad del 100% para la detección de S.aureus resistente a meticilina18.

Otra técnica molecular disponible para realizar un antibiograma rápido es la secuenciación del genoma completo. Los avances en la secuenciación del ADN han posibilitado secuenciar un genoma bacteriano completo en horas. Una vez obtenida esta gran cantidad de datos, los programas bioinformáticos se encargan de su procesamiento y análisis. De este modo, esta técnica puede utilizarse para el estudio de determinantes genéticos de resistencias a antibióticos19,20. Además, Zankari et al.21 utilizan la secuenciación del genoma completo para caracterizar los perfiles de resistencia de 200 aislados bacterianos pertenecientes a 4 especies bacterianas. Cuando comparan los resultados obtenidos mediante secuenciación con los obtenidos mediante métodos fenotípicos obtienen un 99,74% de concordancia, demostrando así que la sensibilidad obtenida mediante secuenciación puede correlacionar bien con la sensibilidad obtenida mediante métodos fenotípicos.

Citometría de flujo

La citometría de flujo es un proceso que permite que las partículas (generalmente células) pasen en fila dentro de un flujo a través del aparato con una intensidad de 500-4.000 partículas/s. Cuando esto sucede, es posible realizar la medición simultánea de múltiples características de una sola célula, de tal forma que es posible caracterizar, separar y cuantificar las diferentes subpoblaciones celulares que se engloban en un conjunto22. A principios de la década de los ochenta aparecen los primeros estudios en los que se demuestra la aplicación de la citometría de flujo fluorescente en la determinación de la sensibilidad de bacterias23,24. Posteriormente se han utilizado otros fluorocromos con el fin de obtener información sobre diversos parámetros bacterianos, como el potencial de membrana, el tamaño celular, la cantidad de ADN o la actividad enzimática25. Ramani y Chaturvedi26 determinan la sensibilidad de distintas especies de levaduras a anfotericinaB y fluconazol. Al cabo de unas horas de incubación de las levaduras en presencia de los antifúngicos se añade yoduro de propidio, que solo tiñe los microorganismos con alteraciones en la membrana y, por lo tanto, con deterioro celular. La CMI por citometría de flujo se define como la mínima concentración de antifúngico que proporciona un incremento del 50% de la señal de fluorescencia comparada con la señal obtenida a partir de la disolución control (levadura incubada sin la presencia del antifúngico). Los resultados obtenidos de sensibilidad mediante citometría de flujo son rápidos (6h como máximo, dependiendo de la cepa a estudiar), reproducibles y estadísticamente comparables con los obtenidos por el método de macrodilución en caldo, que es el método de referencia indicado por el CLSI2. Shrestha et al.27 logran diferenciar, en 4h, entre cepas de S.aureus resistentes y sensibles a meticilina mediante histogramas en los que se representa la luz dispersa en un ángulo de 90 grados (SSC) frente a la señal de fluorescencia. Broeren et al.28 calculan la CMI mediante el citómetro de flujo Sysmex UF-1000i de Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa y S.aureus frente a amoxicilina, gentamicina y piperacilina. Definen la CMI por citometría de flujo como la mínima concentración de antibiótico que proporciona una reducción del 80% del recuento bacteriano a los 240min de incubación comparado con el recuento del control sin antibiótico al mismo tiempo de incubación. Los resultados obtenidos mediante citometría de flujo concuerdan en un 100% con los obtenidos mediante los sistemas comerciales VITEK2, E-test y macrodilución en caldo. En micobacterias, Pina-Vaz et al.29 determinan la sensibilidad de Mycobacterium tuberculosis a estreptomicina, isoniazida, rifampicina y etambutol. Después de 3días de incubación en presencia del antituberculoso en el sistema BACTEC MGIT960 (Becton Dickinson, Sparks, MD, EE.UU.), los microorganismos se tiñen con el fluorocromo SYTO16, que solo penetra en las células con alteración de la membrana celular y, comparando la intensidad de la señal de fluorescencia obtenida a partir de estos microorganismos con la obtenida a partir microorganismos incubados durante el mismo tiempo sin la presencia del antituberculoso, se puede diferenciar entre cepas sensibles, intermedias o resistentes, obteniendo unos resultados que muestran una excelente concordancia con los obtenidos mediante una incubación de unas 3semanas en el sistema BACTEC MGIT960. Kirk et al.30 determinan la sensibilidad de M.tuberculosis estudiando la habilidad de la micobacteria para hidrolizar, mediante esterasas, el sustrato diacetato de fluoresceína que pasa a fluoresceína, compuesto que emite fluorescencia cuando se excita con luz de longitud de onda adecuada. Si la micobacteria es sensible al antituberculoso, la capacidad hidrolítica de la micobactería disminuye y, por lo tanto, la señal de fluorescencia detectada también disminuye. Comparando la señal de fluorescencia y la luz dispersa a 90 grados detectada mediante citometría de flujo obtenidas a partir de micobacterias sin contacto con el antituberculoso con las señales obtenidas a partir de micobacterias con una incubación de tan solo 24h con isoniazida, etambutol y rifampicina, obtienen concordancias del 95, del 92 y del 83%, respectivamente, con respecto al antibiograma obtenido mediante el método de las proporciones.

Cohen y Sahar31 diseñan un procedimiento, mediante citometría de flujo, para la detección bacteriana y el estudio de la sensibilidad a amikacina a partir de 43 muestras clínicas y obtienen, en menos de 2h, una sensibilidad del 74% y una especificidad del 88% para la detección de bacterias y una concordancia del 92% en la sensibilidad a amikacina. Por otra parte, Gauthier et al.32 realizan un antibiograma mediante citometría de flujo a partir de muestras de orina. Para ello, usan 2 fluorocromos, el yoduro de propidio y el bis-(1,3-dibutilbarbiturato) trimetilnaoxonol o DiBAC4(3); este último penetra en las células que presentan la membrana despolarizada, y ambos aumentan la señal cuando la célula no es viable. Analizan 114 muestras de orina y realizan las mediciones de la señal fluorescente tras una incubación de 2h en la presencia de los diferentes antibióticos. De este modo obtienen un 2% de discrepancias con respecto a la sensibilidad determinada mediante microdilución en caldo.

Quimioluminiscencia

La quimioluminiscencia es un proceso de relajación radiante que tiene lugar cuando en una reacción química se genera una especie excitada electrónicamente. La bioluminiscencia es una forma de quimioluminiscencia que aparece como consecuencia de una reacción química que tiene lugar en los organismos vivos, como por ejemplo luciérnagas (insectos de la familia Lampyridae). En esta reacción química, la sustancia luminiscente luciferina es oxidada, en presencia de adenosín trifosfato (ATP), por la acción catalítica de la enzima luciferasa. El sistema bioluminiscente de las luciérnagas tiene muchas aplicaciones analíticas, dado que la enzima luciferasa posee una gran especificidad por determinados sustratos y, además, la cantidad de luz producida es directamente proporcional a la cantidad de ATP de la reacción33. Los trabajos realizados sobre la determinación de la sensibilidad bacteriana mediante bioluminiscencia se fundamentan en la medida de los niveles de ATP bacteriano de origen intracelular, extracelular o total. Para calcular la CMI mediante bioluminiscencia se compara la señal de ATP obtenida a partir de microorganismos incubados sin la presencia de antibiótico (grupo control) con la señal obtenida a partir de microorganismos incubados en presencia de antibiótico a diferentes tiempos, formulando así diferentes criterios de sensibilidad34,35. Con respecto al grupo control, si se mide el ATP intracelular las cepas sensibles al antibiótico estudiado van a proporcionar una disminución de la señal de bioluminiscencia36; si se mide el ATP extracelular las cepas sensibles van a producir un aumento de la señal37, y si se mide el ATP total la cepas sensibles van a proporcionar una disminución de la señal de ATP34,35. En cambio, si el microorganismo es resistente al antibiótico las medidas del grupo control serán prácticamente iguales que las obtenidas a partir de las cepas a estudiar. Para determinar la sensibilidad en bacterias se requieren unas 4h y se obtienen unas CMI muy similares a las obtenidas a partir de la dilución en medio sólido34,35,37. En el caso de micobacterias, en un tiempo mínimo de 5días se obtiene una concordancia prácticamente del 100 % con respecto al método de las proporciones y a los métodos radiométricos33,38,39. En la literatura se encuentran escasos trabajos de determinación de la sensibilidad en levaduras mediante bioluminiscencia. En estos se apunta que con una incubación de aproximadamente 5h se obtiene un acuerdo del 100% con respecto a la CMI obtenida mediante macrodilución40. También se ha demostrado que, mediante bioluminiscencia, es posible determinar la sensibilidad a antibióticos monitorizando la actividad de la enzima adenilato quinasa. Para ello se añade adenosín difosfato (ADP) a los cultivos bacterianos incubados con y sin antibiótico durante 6h; el ADP se transforma en ATP por acción de la enzima adenilato quinasa, y finalmente este se mide mediante bioluminiscencia. Si la cepa es sensible al antibiótico, la actividad de la enzima se verá disminuida y la señal obtenida a partir del ATP será menor que la obtenida a partir de las cepas incubadas sin antibiótico; si la cepa es resistente, la señal obtenida a partir del ATP será muy similar, tanto en las cepas incubadas con antibiótico como en las que no41.

Ivancic et al.42 realizan un antibiograma directamente a partir de muestras de orina mediante bioluminiscencia en el que ensayan 85 muestras monobacterianas y estudian los antibióticos ampicilina, cefalotina, ciprofloxacino, gentamicina, nitrofurantoína, trimetropima-sulfametoxazol y vancomicina. Para la realización del antibiograma primero es preciso eliminar el ATP presente en la orina de origen no bacteriano y después realizar la extracción del ATP bacteriano intracelular. Para estudiar la sensibilidad comparan la señal de ATP procedente de una alícuota de orina con cultivo positivo sin antibiótico con la señal de ATP procedente de otra alícuota de la misma orina que ha estado incubada durante 2h con antibiótico. De esta manera logran un 91% de concordancia con la CMI obtenida a partir de la colonia mediante dilución en caldo.

A diferencia de la bioluminiscencia, la quimioluminiscencia solo requiere la adición de menadiona al cultivo del microorganismo, pudiendo prescindir de la rotura celular. La membrana bacteriana es permeable a esta molécula, y en el interior del microorganismo la menadiona es reducida, generándose diversos compuestos que difunden al medio extracelular, donde se autooxidan y emiten fotones de luz43,44. A finales de la década de los ochenta aparecen diversas publicaciones en las que se apunta que la quimioluminiscencia es una herramienta útil para el estudio de la viabilidad de células y microorganismos45,46. La viabilidad de los microorganismos se predice comparando la señal quimioluminiscente de cepas incubadas con antibióticos con la de cepas incubadas sin antibióticos a diferentes tiempos, proponiendo así diferentes criterios de sensibilidad47–50. Lógicamente, si la cepa es sensible al antibiótico estudiado, se detectará una señal mucho menor que la obtenida a partir del cultivo sin antibiótico. A partir del año 2000 aparecen numerosos trabajos en los que se realiza un antibiograma rápido mediante quimioluminiscencia. Para bacterias, con una incubación de unas 4h se obtiene desde un 88% hasta un 100% de acuerdo entre la CMI obtenida mediante quimioluminiscencia y la obtenida mediante macrodilución o microdilución en caldo47,48,50. Mediante quimioluminiscencia también es posible, con un tiempo de 8h, detectar cepas de S.aureus intermedias y heterorresistentes a vancomicina49. De igual forma, con esta metodología se ha observado que linezolid disminuye, a las 4h de incubación, la intensidad de la señal de quimioluminiscencia por igual en cepas sensibles a linezolid que presentan diferentes sensibilidades a vancomicina51. Finalmente, en micobacterias se ha observado que se necesitan como mínimo 4días para poder llevar a cabo la determinación de la sensibilidad52.

Espectrometría de masas

La espectrometría de masas (MALDI-TOF) es una herramienta basada en espectrometría de masas que permite obtener en unos minutos la identificación de microorganismos tales como bacterias (incluyendo micobacterias), levaduras y hongos filamentosos. La denominación «MALDI» proviene de Matrix-Assisted Laser Desorption/Ionization, y «TOF» alude al analizador de iones que se acopla al MALDI, que es del tipo de tiempo de vuelo (time of flight)53. Para realizar el análisis mediante MALDI-TOF es necesario que las proteínas de los microorganismos se ionicen. Para ello, las colonias de microorganismos se depositan sobre la placa portamuestras, y a continuación sobre esa muestra se deposita una disolución matriz. A continuación, la placa es introducida en la cámara de alto vacío, donde la superficie cristalina de la muestra es expuesta a disparos de un láser de longitud de onda en la zona ultravioleta del espectro, con lo que la matriz absorbe la energía del láser produciéndose la sublimación del analito y de la matriz. Ya en fase gaseosa, la estabilización de la matriz tiene lugar mediante la liberación de protones que, en parte, son captados por las proteínas de las bacterias, generándose fragmentos de proteínas con carga positiva. Mediante un electrodo se genera un campo eléctrico que acelera los iones formados desde las proximidades de la muestra hacia el analizador de masas. De esta forma, los iones entran en un tubo (de 1 a 4m de longitud) con la misma energía cinética y siguiendo una trayectoria lineal. Así, el tiempo que tardan los iones en recorrer el tubo es proporcional a la relación masa/carga (m/z) de los mismos. En última instancia está el detector de los iones previamente separados. Si la carga (z) es igual a uno, como es habitual en la ionización blanda de la técnica MALDI-TOF, el espectro de masas es la representación de la intensidad frente a la masa de los iones formados54,55. El sistema MALDI-TOF realiza la identificación rápida de microorganismos mediante el método de la «huella peptídica». En este método, las proteínas del microorganismo a identificar son hidrolizadas en pequeños péptidos y se obtiene el correspondiente espectro de masas del hidrolizado, que se conoce con el nombre de huella peptídica. Esta huella, que es única para cada microorganismo, es comparada con las huellas de microorganismos conocidos presentes en la base de datos, de tal forma que la huella problema se puede asociar con la huella más semejante y obtener así la identificación del microorganismo56,57.

En referencia al antibiograma rápido, el sistema MALDI-TOF permite predecir en unas horas si las bacterias poseen enzimas que degradan los antibióticos. Para ello, los microorganismos previamente aislados en las placas de cultivo deben ser incubados durante un tiempo con el antibiótico. Posteriormente, con el análisis realizado mediante el sistema MALDI-TOF se observa, en caso de que el microorganismo posea la enzima responsable de la degradación del antibiótico, la desaparición del pico correspondiente al antibiótico y la aparición de nuevos picos que corresponden a los metabolitos resultantes de la rotura del antibiótico. En caso de que la bacteria no hidrolice el antibiótico, se observa únicamente el pico correspondiente al antibiótico. Mediante este procedimiento ha sido posible detectar diferentes carbapenemasas58–61. Esta misma metodología también ha sido aplicada directamente a partir de frascos de hemocultivo crecidos preparados artificialmente con cepas previamente caracterizadas62. También es posible predecir la resistencia a cloranfenicol y clindamicina mediante la detección de la metilación del ARNr16S llevada a cabo por metiltransferasas63. Por otra parte, se ha observado que tanto las cepas de S.aureus sensibles a meticilina como las resistentes proporcionan unos picos de identificación específicos64. De esta forma, a partir de una base de datos, normalmente elaborada en el propio laboratorio, es posible diferenciar entre cepas de S.aureus resistentes y sensibles a meticilina65. De la misma manera, el sistema MALDI-TOF también permite discriminar entre cepas de enterococos resistentes y sensibles a vancomicina66. Finalmente, es posible estudiar la sensibilidad mediante la incubación de microorganismos con antibiótico en un medio con isótopos marcados. Si el microorganismo es resistente, este incorporará el isótopo que posteriormente podrá ser detectado mediante el sistema MALDI-TOF67.

Métodos comerciales

También se han empleado diferentes métodos comerciales utilizados en la rutina de trabajo del laboratorio de Microbiología Clínica para llevar a cabo un antibiograma directamente a partir de diferentes muestras clínicas. Las tiras comerciales con un gradiente de antibiótico se han utilizado para realizar un antibiograma a partir de muestras respiratorias. Para ello las muestras se siembran en placas de agar Mueller Hinton y seguidamente se depositan las tiras con antibiótico. Las placas son incubadas durante 24h y, una vez crecidas las colonias, la CMI puede ser calculada. Para expresar los resultados del antibiograma directo, estos se clasifican de acuerdo a la Food and Drug Administration (FDA)68 como agreements, minor errors, major errors y very major errors. Tomando como gold standard los resultados de sensibilidad obtenidos mediante microdilución en caldo, Boyer et al.69 obtienen un 88,9% de agreements, un 1,5% de very major errors y un 9,6% de major errors, y Bouza et al.70 obtienen un 96,44% de agreements, un 1,98% de major errors y un 1,56% de minor errors.

Los métodos de microdilución en caldo estandarizados permiten llevar a cabo la identificación bacteriana y la obtención del antibiograma a partir del frasco de hemocultivo crecido. Los resultados obtenidos se muestran en la tabla 1. Para la identificación bacteriana se requieren 3h, con pobres resultados en bacterias grampositivas y aceptables en gramnegativas; sin embargo, para obtener el antibiograma se precisan 14h, obteniendo buenos resultados en bacterias tanto grampositivas como gramnegativas71–78.

Tabla 1.

Resultados de la identificación directa y de la determinación de la susceptibilidad a partir de frasco de hemocultivo crecido mediante sistemas comerciales

Autores y referencia  Equipo utilizado  Grupo bacteriano estudiado  % identificación  % susceptibilidad  Tiempo requerido para la identificación (horas)  Tiempo requerido para la susceptibilidad (horas) 
Bruins et al.71  VITEK 2  Enterobacterias, Pseudomonas aeruginosa  93  99,2  19 
Funke y Funke-Kissling73  Phoenix  Bacilos gramnegativos  92,9  99  No reflejado  No reflejado 
Ling et al.75  VITEK 2  Bacilos gramnegativos  82,2  97,6  3,3  17,5 
Quesada et al.77  VITEK 2  Bacilos gramnegativos  96,5  99,2  8,2 
  MicroScan    93,8  99,5  12  12 
Lupetti et al.76  Phoenix  Cocos grampositivos  82  77  24  24 
Wimmer et al.78  MALDI-TOF, Phoenix  Bacilos gramnegativos  98  98,1  35,1  35,1 
Chen et al.72  VITEK 2  Grampositivos  33,3  89,7  16,3 
    Gramnegativos  87,9  94,6  2,5  11,3 
Gherardi et al.74  VITEK 2  Grampositivos  75  96,2  7,7  13,8 
    Gramnegativos  100  98,7  7,2  12,1 
  Phoenix  Grampositivos  43,8  99,5  15,3  15,3 
    Gramnegativos  92,3  99  14,9  14,9 

Finalmente, las pruebas inmunocromatográficas han sido aplicadas a partir del frasco de hemocultivo crecido. El test BinaxNOW PBP2a (Alere, Waltham, MA, EE.UU.), utilizado para la determinación de sensibilidad de S.aureus a meticilina, requiere unos 30min y muestra una sensibilidad del 95,4% y una especificidad del 100%79. El test Keypath MRSA/MSSA Blood Culture Test (MicroPhage, Longmont, CO, EE.UU.) permite la detección de S.aureus y del gen mecA. Requiere unas 5h y presenta una sensibilidad y una especificidad del 84 al 100%16.

Métodos colorimétricos

Las diferentes metodologías basadas en procedimientos colorimétricos requieren unas 6h para poder informar la sensibilidad de las bacterias a los antibióticos y han mostrado muy buenos resultados. La resazurina es un compuesto que, cuando se añade a un cultivo bacteriano en medio líquido resistente al antibiótico con el que es incubado, es reducida por la actividad metabólica de la bacteria. En cambio, si la bacteria es sensible al antibiótico se detiene su metabolismo, con lo que la resazurina permanece en su forma oxidada. Dado que la forma reducida de resazurina es estable y de color azul, y fotométricamente distinguible de la forma oxidada, que es de color rojo, la viabilidad celular puede ser monitorizada mediante espectrofotometría, colorimetría o fluorometría. Utilizando este compuesto se ha determinado la sensibilidad de S.aureus a meticilina y vancomicina80,81. Asimismo ha permitido estudiar el carácter bactericida o bacteriostático de diferentes antibióticos frente S.aureus82. Otro método colorimétrico consiste en la medición de la actividad de la enzima bacteriana nitrato reductasa. Cuando se incuba la bacteria en presencia de iones NO3 y antibiótico, si la bacteria es resistente al antibiótico se van a generar iones NO2 que, con los reactivos de Gries, originan un compuesto de color rojo. Con este método se ha determinado la sensibilidad de S.aureus a meticilina y vancomicina80,81. Del mismo modo, la resazurina y el ensayo de la nitrato reductasa ha sido aplicado a micobacterias. Dixit et al.83 estudian la sensibilidad de M.tuberculosis a rifampicina, isoniazida, estreptomicina y etambutol, y obtienen, en un tiempo de 8 a 14días, una sensibilidad y una especificidad que van del 83,6 al 100% respecto al método de las proporciones.

Nefelometría

La nefelometría es otra técnica analítica basada en la dispersión de luz que permite realizar un antibiograma rápido. El sistema UroQuick o HBandL™ (Alifax, Padua, Italia), diseñado para realizar un cribado de muestras de orina, detecta la presencia de microorganismos en un tubo que contiene un medio de enriquecimiento dado que el crecimiento de estos causa una desviación de la luz medible mediante los correspondientes detectores. Las señales obtenidas son procesadas por un software que monitoriza las curvas de crecimiento. De este modo, este sistema es capaz de informar la concentración microbiana de la muestra84. Este equipo ha sido aplicado con éxito para realizar la detección fenotípica de diversos mecanismos de resistencia de cepas caracterizadas genéticamente o fenotípicamente, requiriendo 24h para bacterias grampositivas y 8h para bacterias gramnegativas85.

La nefelometría también ha sido aplicada para la realización de un antibiograma directo a partir de muestra de orina. Ilki et al.84 centrifugan los tubos del sistema UroQuick o HBandL™ que contienen las orinas incubadas que han sido marcados como positivos. A partir del sedimento obtenido se realiza la identificación y la determinación de la sensibilidad mediante el sistema VITEK2. Tomando como gold standard de identificación la obtenida a partir de la colonia mediante el sistema VITEK2, y como gold standard de sensibilidad la obtenida mediante difusión en disco-placa, obtienen, con un tiempo de 11h, una concordancia >90%. Por otra parte, Roveta et al.86 introducen, de forma manual en el sistema UroQuick o HBandL™, una alícuota de la orina con cultivo positivo positiva junto con el antibiótico en los diferentes tubos que contienen un caldo de enriquecimiento. En 5h predicen la sensibilidad del microorganismo presente en la orina con un acuerdo >90% con respecto a los resultados de sensibilidad obtenidos mediante difusión en disco-placa.

Microarrays

La metodología de los microarrays consiste en el uso de un sustrato sólido que contiene un gran número de moléculas de ácido nucleico de una sola cadena ensambladas. A estos fragmentos de ácido nucleico se les denomina normalmente sondas, y suelen ir marcadas mediante diversos métodos (enzimáticos, fluorocromos, etc.). Los ácidos nucleicos de las muestras a analizar se incuban en contacto con las sondas, permitiendo así la hibridación a las sondas complementarias. Finalmente, mediante las herramientas informáticas es posible determinar en las muestras la secuencia de los ácidos nucleicos, detectar pequeñas variaciones en la secuencia de los genes o estudiar la expresión de genes87. De este modo, para el estudio de la sensibilidad, los microarrays permiten la detección de un gran número de genes de resistencia en un solo ensayo, caso contrario de lo que ocurre en las PCR. En bacterias gramnegativas es posible detectar, en unas horas, un gran número de genes que codifican para diferentes β-lactamasas88-90.

Microfluidos

Los avances en nanotecnología han posibilitado la miniaturización de los diferentes ensayos usados para la detección de las resistencias a los antibióticos desarrollando plataformas o chips que utilizan volúmenes muy pequeños de muestra y de reactivos, y que además pueden albergar múltiples ensayos como cultivo bacteriano, hibridación y amplificación de ácidos nucleicos y rotura celular, entre otros. De este modo, los métodos de detección varían ampliamente, dependiendo del ensayo realizado8. Tang et al.91 desarrollan una plataforma que incorpora un sensor de pH mediante el cual, midiendo los cambios de pH que ocurren como consecuencia de la acumulación de productos metabólicos, es posible detectar el crecimiento bacteriano en 2h. Choi et al.92 utilizan un sistema de microfluidos con cámaras de cultivo que contienen agarosa. Este compuesto es capaz de inmovilizar las bacterias individualmente, y mediante microscopia se monitoriza el crecimiento bacteriano. Esta metodología permite obtener la CMI en 3-4h. Finalmente, Mach et al.93 realizan un antibiograma directamente a partir de muestras de orina utilizando un sistema de microfluidos que incorpora un sensor electroquímico para la cuantificación del ARN ribosómico 16S. Este grupo obtiene, en 3h y media, un 94% de concordancia con la sensibilidad obtenida mediante microdilución en caldo.

Métodos de lisis bacteriana

Otra metodología para la determinación de la sensibilidad consiste en la detección de la lisis bacteriana. Para ello, la bacteria es incubada con la presencia del antibiótico a la concentración deseada; seguidamente la bacteria se inmoviliza en un microgel de agarosa y es expuesta a una solución de lisis que produce la liberación del ADN8. Posteriormente, la preparación es incubada con el fluorocromo SYBR Gold y mediante observación al microscopio de fluorescencia es posible estudiar la integridad del ADN. Esta metodología requiere menos de 2h y ha sido aplicada tanto a bacterias gramnegativas como grampositivas94–96.

Conclusión

A modo de conclusión podemos señalar que las metodologías descritas en este trabajo permiten acortar el tiempo necesario para obtener la sensibilidad de las bacterias a los antibióticos respecto a los métodos habituales. Para la interpretación del antibiograma es indispensable conocer la especie bacteriana que se está estudiando. En este sentido, la identificación rápida proporcionada por el sistema MALDI-TOF permite la implementación de las metodologías que realizan un antibiograma rápido. Sin embargo, para determinar si estas técnicas proporcionan una sensibilidad y una especificidad aceptables para la práctica clínica, es necesario ampliar el número de cepas bacterianas estudiadas. Además, en los ensayos en los que se detecta la presencia de ciertos determinantes de resistencia, como las técnicas moleculares y el sistema MALDI-TOF, es importante establecer la concordancia que existe entre la sensibilidad obtenida mediante métodos fenotípicos y la presencia de los determinantes de resistencia. Dados los importantes beneficios de proporcionar un resultado rápido de sensibilidad (aumento de la supervivencia, reducción de gastos y retraso de la selección de cepas bacterianas resistentes)28,97, el antibiograma en Microbiología Clínica, lejos de estar definitivamente establecido, es un campo de continuo avance.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
R. Leclercq, R. Canton, D.F. Brown, C.G. Giske, P. Heisig, A.P. MacGowan, et al.
EUCAST expert rules in antimicrobial susceptibility testing.
Clin Microbiol Infect, 19 (2013), pp. 141-160
[2]
Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI). Performance Standards for Antimicrobial Susceptibility Testing; Twenty-Second Information Supplement. 2012. M100-S22. Vol 32. No 3.
[3]
The European Committee on Antimicrobial Susceptibility Testing (EUCAST). Clinical breakpoints. 2014 [consultado 15 Jun 2014]. Disponible en: http://www.eucast.org/clinical_breakpoints
[4]
U. Eigner, A. Schmid, U. Wild, D. Bertsch, A.M. Fahr.
Analysis of the comparative workflow and performance characteristics of the VITEK 2 and Phoenix systems.
J Clin Microbiol, 43 (2005), pp. 3829-3834
[5]
A. Kumar, D. Roberts, K.E. Wood, B. Light, J.E. Parrillo, S. Sharma, et al.
Duration of hypotension before initiation of effective antimicrobial therapy is the critical determinant of survival in human septic shock.
Crit Care Med, 34 (2006), pp. 1589-1596
[6]
S. Mendez-Alvarez, E. Perez-Roth.
[Multiplex PCR in clinical microbiology].
Enferm Infecc Microbiol Clin, 22 (2004), pp. 183-191
[7]
G. Prats.
Técnicas genéticas.
Microbiología Clínica, 1.a ed, pp. 187-202
[8]
M.R. Pulido, M. Garcia-Quintanilla, R. Martin-Pena, J.M. Cisneros, M.J. McConnell.
Progress on the development of rapid methods for antimicrobial susceptibility testing.
J Antimicrob Chemother, 68 (2013), pp. 2710-2717
[9]
M.D. Bartels, K. Boye, S.M. Rohde, A.R. Larsen, H. Torfs, P. Bouchy, et al.
A common variant of staphylococcal cassette chromosome mec type IVa in isolates from Copenhagen, Denmark, is not detected by the BD GeneOhm methicillin-resistant Staphylococcus aureus assay.
J Clin Microbiol, 47 (2009), pp. 1524-1527
[10]
S. Boyle-Vavra, R.S. Daum.
Reliability of the BD GeneOhm methicillin-resistant Staphylococcus aureus (MRSA) assay in detecting MRSA isolates with a variety of genotypes from the United States and Taiwan.
J Clin Microbiol, 48 (2010), pp. 4546-4551
[11]
M. Parta, M. Goebel, M. Matloobi, C. Stager, D.M. Musher.
Identification of methicillin-resistant or methicillin-susceptible Staphylococcus aureus in blood cultures and wound swabs by GeneXpert.
J Clin Microbiol, 47 (2009), pp. 1609-1610
[12]
D.H. Spencer, P. Sellenriek, C.A. Burnham.
Validation and implementation of the GeneXpert MRSA/SA blood culture assay in a pediatric setting.
Am J Clin Pathol, 136 (2011), pp. 690-694
[13]
D.M. Wolk, M.J. Struelens, P. Pancholi, T. Davis, P. Della-Latta, D. Fuller, et al.
Rapid detection of Staphylococcus aureus and methicillin-resistant S.aureus (MRSA) in wound specimens and blood cultures: Multicenter preclinical evaluation of the Cepheid Xpert MRSA/SA skin and soft tissue and blood culture assays.
J Clin Microbiol, 47 (2009), pp. 823-826
[14]
S. Grobner, M. Dion, M. Plante, V.A. Kempf.
Evaluation of the BD GeneOhm StaphSR assay for detection of methicillin-resistant and methicillin-susceptible Staphylococcus aureus isolates from spiked positive blood culture bottles.
J Clin Microbiol, 47 (2009), pp. 1689-1694
[15]
P.D. Stamper, M. Cai, T. Howard, S. Speser, K.C. Carroll.
Clinical validation of the molecular BD GeneOhm StaphSR assay for direct detection of Staphylococcus aureus and methicillin-resistant Staphylococcus aureus in positive blood cultures.
J Clin Microbiol, 45 (2007), pp. 2191-2196
[16]
M.A. Pence, E. McElvania TeKippe, C.A. Burnham.
Diagnostic assays for identification of microorganisms and antimicrobial resistance determinants directly from positive blood culture broth.
Clin Lab Med, 33 (2013), pp. 651-684
[17]
A.J. Blaschke, C. Heyrend, C.L. Byington, M.A. Fisher, E. Barker, N.F. Garrone, et al.
Rapid identification of pathogens from positive blood cultures by multiplex polymerase chain reaction using the FilmArray system.
Diagn Microbiol Infect Dis, 74 (2012), pp. 349-355
[18]
N. Wellinghausen, B. Wirths, A. Essig, L. Wassill.
Evaluation of the Hyplex BloodScreen Multiplex PCR-Enzyme-linked immunosorbent assay system for direct identification of gram-positive cocci and gram-negative bacilli from positive blood cultures.
J Clin Microbiol, 42 (2004), pp. 3147-3152
[19]
H. Huang, Z.L. Yang, X.M. Wu, Y. Wang, Y.J. Liu, H. Luo, et al.
Complete genome sequence of Acinetobacter baumannii MDR-TJ and insights into its mechanism of antibiotic resistance.
J Antimicrob Chemother, 67 (2012), pp. 2825-2832
[20]
C.E. O’Neill, H.M. Seth-Smith, B. van der Pol, S.R. Harris, N.R. Thomson, L.T. Cutcliffe, et al.
Chlamydia trachomatis clinical isolates identified as tetracycline resistant do not exhibit resistance in vitro: Whole-genome sequencing reveals a mutation in porB but no evidence for tetracycline resistance genes.
Microbiology, 159 (2013), pp. 748-756
[21]
E. Zankari, H. Hasman, R.S. Kaas, A.M. Seyfarth, Y. Agerso, O. Lund, et al.
Genotyping using whole-genome sequencing is a realistic alternative to surveillance based on phenotypic antimicrobial susceptibility testing.
J Antimicrob Chemother, 68 (2013), pp. 771-777
[22]
D.R. Parks, L.A. Herzenberg.
Fluorescence-activated cell sorting: Theory, experimental optimization, and applications in lymphoid cell biology.
Methods Enzymol, 108 (1984), pp. 197-241
[23]
O.V. Martinez, H.G. Gratzner, T.I. Malinin, M. Ingram.
The effect of some beta-lactam antibiotics on Escherichia coli studied by flow cytometry.
Cytometry, 3 (1982), pp. 129-133
[24]
H.B. Steen, E. Boye, K. Skarstad, B. Bloom, T. Godal, S. Mustafa.
Applications of flow cytometry on bacteria: Cell cycle kinetics, drug effects, and quantitation of antibody binding.
Cytometry, 2 (1982), pp. 249-257
[25]
R.S. Pore.
Antibiotic susceptibility testing by flow cytometry.
J Antimicrob Chemother, 34 (1994), pp. 613-627
[26]
R. Ramani, V. Chaturvedi.
Flow cytometry antifungal susceptibility testing of pathogenic yeasts other than Candida albicans and comparison with the NCCLS broth microdilution test.
Antimicrob Agents Chemother, 44 (2000), pp. 2752-2758
[27]
N.K. Shrestha, N.M. Scalera, D.A. Wilson, G.W. Procop.
Rapid differentiation of methicillin-resistant and methicillin-susceptible Staphylococcus aureus by flow cytometry after brief antibiotic exposure.
J Clin Microbiol, 49 (2011), pp. 2116-2120
[28]
M.A. Broeren, Y. Maas, E. Retera, N.L. Arents.
Antimicrobial susceptibility testing in 90min by bacterial cell count monitoring.
Clin Microbiol Infect, 19 (2013), pp. 286-291
[29]
C. Pina-Vaz, S. Costa-de-Oliveira, A.G. Rodrigues.
Safe susceptibility testing of Mycobacterium tuberculosis by flow cytometry with the fluorescent nucleic acid stain SYTO 16.
J Med Microbiol, 54 (2005), pp. 77-81
[30]
S.M. Kirk, R.F. Schell, A.V. Moore, S.M. Callister, G.H. Mazurek.
Flow cytometric testing of susceptibilities of Mycobacterium tuberculosis isolates to ethambutol, isoniazid, and rifampin in 24hours.
J Clin Microbiol, 36 (1998), pp. 1568-1573
[31]
C.Y. Cohen, E. Sahar.
Rapid flow cytometric bacterial detection and determination of susceptibility to amikacin in body fluids and exudates.
J Clin Microbiol, 27 (1989), pp. 1250-1256
[32]
C. Gauthier, Y. St-Pierre, R. Villemur.
Rapid antimicrobial susceptibility testing of urinary tract isolates and samples by flow cytometry.
J Med Microbiol, 51 (2002), pp. 192-200
[33]
D.I. Limb, P.F. Wheat, R.C. Spencer, G.S. Harris, A.B. Rayner, B. Watt.
Comparison of techniques for antimicrobial susceptibility testing of mycobacteria.
J Clin Pathol, 46 (1993), pp. 403-407
[34]
P.F. Wheat, J.G. Hastings, R.C. Spencer.
Rapid antibiotic susceptibility tests on Enterobacteriaceae by ATP bioluminescence.
J Med Microbiol, 25 (1988), pp. 95-99
[35]
P.F. Wheat, R.C. Spencer, J.G. Hastings.
A novel luminometer for rapid antimicrobial susceptibility tests on gram-positive cocci by ATP bioluminescence.
J Med Microbiol, 29 (1989), pp. 277-282
[36]
A. Thore, L. Nilsson, H. Hojer, S. Ansehn, L. Brote.
Effects of ampicillin on intracellular levels of adenosine triphosphate in bacterial cultures related to antibiotic susceptibility.
Acta Pathol Microbiol Scand B, 85 (1977), pp. 161-166
[37]
A.P. Barton.
A rapid bioluminescent method for the detection of methicillin-resistant Staphylococcus aureus colonies.
J Antimicrob Chemother, 15 (1985), pp. 61-67
[38]
B. Beckers, H.R. Lang, D. Schimke, A. Lammers.
Evaluation of a bioluminescence assay for rapid antimicrobial susceptibility testing of mycobacteria.
Eur J Clin Microbiol, 4 (1985), pp. 556-561
[39]
L.E. Nilsson, S.E. Hoffner, S. Ansehn.
Rapid susceptibility testing of Mycobacterium tuberculosis by bioluminescence assay of mycobacterial ATP.
Antimicrob Agents Chemother, 32 (1988), pp. 1208-1212
[40]
M. Kretschmar, T. Nichterlein, P. Kuntz, H. Hof.
Rapid detection of susceptibility to fluconazole in Candida species by a bioluminescence assay of intracellular ATP.
Diagn Microbiol Infect Dis, 25 (1996), pp. 117-121
[41]
M. Lafond, N. Vidal, Y. Letourneux, J.M. Brunel.
A comparison of three rapid and accurate bioluminescent antibiotic susceptibility tests.
J Pharmacol Toxicol Methods, 61 (2010), pp. 16-19
[42]
V. Ivancic, M. Mastali, N. Percy, J. Gornbein, J.T. Babbitt, Y. Li, et al.
Rapid antimicrobial susceptibility determination of uropathogens in clinical urine specimens by use of ATP bioluminescence.
J Clin Microbiol, 46 (2008), pp. 1213-1219
[43]
S. Yamashoji.
Characterization of extracellular menadion-catalyzed H2O2 production by NIH/3T3 cells.
Biochem Mol Biol Int, 44 (1998), pp. 555-563
[44]
S. Yamashoji, T. Ikeda, K. Yamashoji.
Extracellular generation of active oxygen species catalyzed by exogenous menadione in yeast cell suspension.
Biochim Biophys Acta, 1059 (1991), pp. 99-105
[45]
S. Yamashoji, T. Ikeda, K. Yamashoji.
Chemiluminescent assay for determination of viable cell density of yeast, mammalian, and plant cells.
Anal Biochem, 181 (1989), pp. 149-152
[46]
A.K. Campbell, M.B. Hallett, I. Weeks.
Chemiluminescence as an analytical tool in cell biology and medicine.
Methods Biochem Anal, 31 (1985), pp. 317-416
[47]
I. Manome, M. Ikedo, Y. Saito, K.K. Ishii, M. Kaku.
Evaluation of a novel automated chemiluminescent assay system for antimicrobial susceptibility testing.
J Clin Microbiol, 41 (2003), pp. 279-284
[48]
Z. Nagasawa, I. Manome, A. Nagayama.
A rapid antimicrobial susceptibility test based on chemiluminescence assay and its application to screening of genotypes in vancomycin-resistant enterococci.
J Infect Chemother, 10 (2004), pp. 220-226
[49]
Y. Tajima, M. Komatsu, T. Ito, K. Hiramatsu.
Rapid detection of Staphylococcus aureus strains having reduced susceptibility to vancomycin using a chemiluminescence-based drug-susceptibility test.
J Microbiol Methods, 70 (2007), pp. 434-441
[50]
S. Yamashoji, M. Takeda.
Menadione-catalyzed luminol chemiluminescent assay for the viability of Escherichia coli ATCC 25922.
Microbiol Immunol, 45 (2001), pp. 737-741
[51]
M. Komatsu, Y. Tajima, T. Ito, Y. Yamashiro, K. Hiramatsu.
Use of a sensitive chemiluminescence-based assay to evaluate the metabolic suppression activity of linezolid on methicillin-resistant Staphylococcus aureus showing reduced susceptibility to vancomycin.
J Microbiol Biotechnol, 19 (2009), pp. 734-742
[52]
S. Yamashoji.
Menadione-catalyzed luminol chemiluminescent assay for viability of Mycobacterium bovis.
Microbiol Immunol, 46 (2002), pp. 571-573
[53]
R. Giebel, C. Worden, S.M. Rust, G.T. Kleinheinz, M. Robbins, T.R. Sandrin.
Microbial fingerprinting using matrix-assisted laser desorption ionization time-of-flight mass spectrometry (MALDI-TOF MS) applications and challenges.
Adv Appl Microbiol, 71 (2010), pp. 149-184
[54]
A. Croxatto, G. Prod’hom, G. Greub.
Applications of MALDI-TOF mass spectrometry in clinical diagnostic microbiology.
FEMS Microbiol Rev, 36 (2012), pp. 380-407
[55]
C. Fenselau, P.A. Demirev.
Characterization of intact microorganisms by MALDI mass spectrometry.
Mass Spectrom Rev, 20 (2001), pp. 157-171
[56]
P.A. Demirev, Y.P. Ho, V. Ryzhov, C. Fenselau.
Microorganism identification by mass spectrometry and protein database searches.
Anal Chem, 71 (1999), pp. 2732-2738
[57]
C.J. Keys, D.J. Dare, H. Sutton, G. Wells, M. Lunt, T. McKenna, et al.
Compilation of a MALDI-TOF mass spectral database for the rapid screening and characterisation of bacteria implicated in human infectious diseases.
Infect Genet Evol, 4 (2004), pp. 221-242
[58]
I. Burckhardt, S. Zimmermann.
Using matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry to detect carbapenem resistance within 1 to 2.5 hours.
J Clin Microbiol, 49 (2011), pp. 3321-3324
[59]
J. Hrabak, R. Walkova, V. Studentova, E. Chudackova, T. Bergerova.
Carbapenemase activity detection by matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry.
J Clin Microbiol, 49 (2011), pp. 3222-3227
[60]
M. Kempf, S. Bakour, C. Flaudrops, M. Berrazeg, J.M. Brunel, M. Drissi, et al.
Rapid detection of carbapenem resistance in Acinetobacter baumannii using matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry.
[61]
J. Hrabak, V. Studentova, R. Walkova, H. Zemlickova, V. Jakubu, E. Chudackova, et al.
Detection of NDM-1, VIM-1, KPC, OXA-48, and OXA-162 carbapenemases by matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 2441-2443
[62]
K. Sparbier, S. Schubert, U. Weller, C. Boogen, M. Kostrzewa.
Matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry-based functional assay for rapid detection of resistance against beta-lactam antibiotics.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 927-937
[63]
M. Savic, J. Lovric, T.I. Tomic, B. Vasiljevic, G.L. Conn.
Determination of the target nucleosides for members of two families of 16S rRNA methyltransferases that confer resistance to partially overlapping groups of aminoglycoside antibiotics.
Nucleic Acids Res, 37 (2009), pp. 5420-5431
[64]
V. Edwards-Jones, M.A. Claydon, D.J. Evason, J. Walker, A.J. Fox, D.B. Gordon.
Rapid discrimination between methicillin-sensitive and methicillin-resistant Staphylococcus aureus by intact cell mass spectrometry.
J Med Microbiol, 49 (2000), pp. 295-300
[65]
Z. Du, R. Yang, Z. Guo, Y. Song, J. Wang.
Identification of Staphylococcus aureus and determination of its methicillin resistance by matrix-assisted laser desorption/ionization time-of-flight mass spectrometry.
Anal Chem, 74 (2002), pp. 5487-5491
[66]
P.M. Griffin, G.R. Price, J.M. Schooneveldt, S. Schlebusch, M.H. Tilse, T. Urbanski, et al.
Use of matrix-assisted laser desorption ionization-time of flight mass spectrometry to identify vancomycin-resistant enterococci and investigate the epidemiology of an outbreak.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 2918-2931
[67]
P.A. Demirev, N.S. Hagan, M.D. Antoine, J.S. Lin, A.B. Feldman.
Establishing drug resistance in microorganisms by mass spectrometry.
J Am Soc Mass Spectrom, 24 (2013), pp. 1194-1201
[68]
Food and Drug Administration (FDA). Guidance on Review Criteria for Assessment of Antitimicrobial Susceptibility Devices. 1991 [consultado 18 Feb 2014]. Disponible en: http://www.fda.gov/ohrms/dockets/98fr/000109gd.pdf
[69]
A. Boyer, J. Medrano, F. Mzali, C.C. Balick-Weber, E. Bessede, W. Picard, et al.
Direct testing of bronchoalveolar lavages from ventilator-associated pneumonia patients.
Diagn Microbiol Infect Dis, 73 (2012), pp. 107-110
[70]
E. Bouza, M.V. Torres, C. Radice, E. Cercenado, R. de Diego, C. Sanchez-Carrillo, et al.
Direct E-test (AB Biodisk) of respiratory samples improves antimicrobial use in ventilator-associated pneumonia.
Clin Infect Dis, 44 (2007), pp. 382-387
[71]
M.J. Bruins, P. Bloembergen, G.J. Ruijs, M.J. Wolfhagen.
Identification and susceptibility testing of Enterobacteriaceae and Pseudomonas aeruginosa by direct inoculation from positive BACTEC blood culture bottles into Vitek 2.
J Clin Microbiol, 42 (2004), pp. 7-11
[72]
J.R. Chen, S.Y. Lee, B.H. Yang, J.J. Lu.
Rapid identification and susceptibility testing using the VITEK 2 system using culture fluids from positive BacT/ALERT blood cultures.
J Microbiol Immunol Infect, 41 (2008), pp. 259-264
[73]
G. Funke, P. Funke-Kissling.
Use of the BD PHOENIX Automated Microbiology System for direct identification and susceptibility testing of gram-negative rods from positive blood cultures in a three-phase trial.
J Clin Microbiol, 42 (2004), pp. 1466-1470
[74]
G. Gherardi, S. Angeletti, M. Panitti, A. Pompilio, G. Di Bonaventura, F. Crea, et al.
Comparative evaluation of the Vitek-2 Compact and Phoenix systems for rapid identification and antibiotic susceptibility testing directly from blood cultures of Gram-negative and Gram-positive isolates.
Diagn Microbiol Infect Dis, 72 (2012), pp. 20-31
[75]
T.K. Ling, Z.K. Liu, A.F. Cheng.
Evaluation of the VITEK 2 system for rapid direct identification and susceptibility testing of gram-negative bacilli from positive blood cultures.
J Clin Microbiol, 41 (2003), pp. 4705-4707
[76]
A. Lupetti, S. Barnini, B. Castagna, A.L. Capria, P.H. Nibbering.
Rapid identification and antimicrobial susceptibility profiling of Gram-positive cocci in blood cultures with the Vitek 2 system.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis, 29 (2010), pp. 89-95
[77]
M.D. Quesada, M. Gimenez, S. Molinos, G. Fernandez, M.D. Sanchez, R. Rivelo, et al.
Performance of VITEK-2 Compact and overnight MicroScan panels for direct identification and susceptibility testing of Gram-negative bacilli from positive FAN BacT/ALERT blood culture bottles.
Clin Microbiol Infect, 16 (2010), pp. 137-140
[78]
J.L. Wimmer, S.W. Long, P. Cernoch, G.A. Land, J.R. Davis, J.M. Musser, et al.
Strategy for rapid identification and antibiotic susceptibility testing of gram-negative bacteria directly recovered from positive blood cultures using the Bruker MALDI Biotyper and the BD Phoenix system.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 2452-2454
[79]
M.P. Romero-Gomez, I. Quiles-Melero, C. Navarro, J.R. Pano-Pardo, R. Gomez-Gil, J. Mingorance.
Evaluation of the BinaxNOW PBP2a assay for the direct detection of methicillin resistance in Staphylococcus aureus from positive blood culture bottles.
Diagn Microbiol Infect Dis, 72 (2012), pp. 282-284
[80]
A.Y. Coban.
Rapid determination of methicillin resistance among Staphylococcus aureus clinical isolates by colorimetric methods.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 2191-2193
[81]
A.Y. Coban, B. Bozdogan, C.C. Cihan, E. Cetinkaya, K. Bilgin, O. Darka, et al.
Two new colorimetric methods for early detection of vancomycin and oxacillin resistance in Staphylococcus aureus.
J Clin Microbiol, 44 (2006), pp. 580-582
[82]
M. Komatsu, Y. Tajima, T. Ito, Y. Yamashiro, K. Hiramatsu.
Time-suppression test using a colorimetric probe (alamarBlue) that measures bacterial metabolic activity.
Biomed Res, 29 (2008), pp. 171-173
[83]
P. Dixit, U. Singh, P. Sharma, A. Jain.
Evaluation of nitrate reduction assay, resazurin microtiter assay and microscopic observation drug susceptibility assay for first line antitubercular drug susceptibility testing of clinical isolates of M. tuberculosis.
J Microbiol Methods, 88 (2012), pp. 122-126
[84]
A. Ilki, P. Bekdemir, N. Ulger, G. Soyletir.
Rapid reporting of urine culture results: impact of the uro-quick screening system.
New Microbiol, 33 (2010), pp. 147-153
[85]
S. Roveta, A. Marchese, E.A. Debbia.
Evaluation of the Uro-Quick, a new rapid automated system, for the detection of well-characterized antibiotic-resistant bacteria.
J Chemother, 16 (2004), pp. 107-118
[86]
S. Roveta, A. Marchese, E.A. Debbia.
Antibiotic susceptibility tests directly on urine samples using Uro-Quick, a rapid automated system.
J Chemother, 18 (2006), pp. 12-19
[87]
M.B. Miller, Y.W. Tang.
Basic concepts of microarrays and potential applications in clinical microbiology.
Clin Microbiol Rev, 22 (2009), pp. 611-633
[88]
J. Cohen Stuart, C. Dierikx, N. al Naiemi, A. Karczmarek, A.H. Van Hoek, P. Vos, et al.
Rapid detection of TEM, SHV and CTX-M extended-spectrum beta-lactamases in Enterobacteriaceae using ligation-mediated amplification with microarray analysis.
J Antimicrob Chemother, 65 (2010), pp. 1377-1381
[89]
T. Naas, G. Cuzon, P. Bogaerts, Y. Glupczynski, P. Nordmann.
Evaluation of a DNA microarray (Check-MDR CT102) for rapid detection of TEM, SHV, and CTX-M extended-spectrum beta-lactamases and of KPC, OXA-48, VIM, IMP, and NDM-1 carbapenemases.
J Clin Microbiol, 49 (2011), pp. 1608-1613
[90]
H. Peter, K. Berggrav, P. Thomas, Y. Pfeifer, W. Witte, K. Templeton, et al.
Direct detection and genotyping of Klebsiella pneumoniae carbapenemases from urine by use of a new DNA microarray test.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 3990-3998
[91]
Y. Tang, L. Zhen, J. Liu, J. Wu.
Rapid antibiotic susceptibility testing in a microfluidic pH sensor.
Anal Chem, 85 (2013), pp. 2787-2794
[92]
J. Choi, Y.G. Jung, J. Kim, S. Kim, Y. Jung, H. Na, et al.
Rapid antibiotic susceptibility testing by tracking single cell growth in a microfluidic agarose channel system.
Lab Chip, 13 (2013), pp. 280-287
[93]
K.E. Mach, R. Mohan, E.J. Baron, M.C. Shih, V. Gau, P.K. Wong, et al.
A biosensor platform for rapid antimicrobial susceptibility testing directly from clinical samples.
J Urol, 185 (2011), pp. 148-153
[94]
R. Santiso, M. Tamayo, J. Gosalvez, G. Bou, M.C. Fernandez, J.L. Fernandez.
A rapid in situ procedure for determination of bacterial susceptibility or resistance to antibiotics that inhibit peptidoglycan biosynthesis.
BMC Microbiol, 11 (2011), pp. 191
[95]
M. Tamayo, R. Santiso, J. Gosalvez, G. Bou, J.L. Fernandez.
Rapid assessment of the effect of ciprofloxacin on chromosomal DNA from Escherichia coli using an in situ DNA fragmentation assay.
BMC Microbiol, 9 (2009), pp. 69
[96]
G. Bou, F.M. Otero, R. Santiso, M. Tamayo, M.C. Fernandez, M. Tomas, et al.
Fast assessment of resistance to carbapenems and ciprofloxacin of clinical strains of Acinetobacter baumannii.
J Clin Microbiol, 50 (2012), pp. 3609-3613
[97]
J. Barenfanger, C. Drake, G. Kacich.
Clinical and financial benefits of rapid bacterial identification and antimicrobial susceptibility testing.
J Clin Microbiol, 37 (1999), pp. 1415-1418
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. y Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.