Buscar en
Endocrinología y Nutrición
Toda la web
Inicio Endocrinología y Nutrición Patrón secretorio y pulsatilidad de hormona de crecimiento en niños prepuberal...
Información de la revista
Vol. 47. Núm. 7.
Páginas 185-190 (Agosto 2000)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 47. Núm. 7.
Páginas 185-190 (Agosto 2000)
Acceso a texto completo
Patrón secretorio y pulsatilidad de hormona de crecimiento en niños prepuberales de talla baja con normo o bajo peso al nacimiento
Secretory pattern and pulsatility of growth hormone (GH) in short stature prepuberal children with low or normal weight at birth
Visitas
...
I. SERRANOa, T. MARTÍNa, A. TORRESa, V. GARCÍA-HIERROa, M. DÍAZa, E. HERRERA-JUSTINIANOa
a Servicio de Endocrinología. Hospital Virgen Macarena. Sevilla.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas

Objective: The aim of the present study was to examine growth hormone secretion and pulsatility in prepuberal children with low or normal weight at birth.

Methods: We studied 17 prepuberal children with normal secretion of GH and without differences in IMC, gestational age and familiar target height. They were classified in two groups according their weight at birth. Group I (n = 9; 2178.3 ± 120.1 < P3); Group II (n = 8, 3227.8 ± 268 > P25). We determined the integrated GH concentrations during the day (CID), night (CIN), and 24 hours (CI-24h). In addition, the secretory profile was studied by the PULSAR programme: Area under curve (AUC-24), peak number (NP) and area of pulses (AP) which were considered large (G) or small (P) if their amplitude was greater or less than 4 µg/l.

Results: We didn't found significant differences in CI-24h, CIN, AUC24h, NP and IGF-I between the two groups. Group 1 showed a lower CID and ratio CID/CIN (0.37 ± 0.26 vs. 0.72 ± 0.47, p < 0.05). A significant difference was found in APPD (2.22 ± 1.57 vs. 4.2 ± 2.1, p < 0,05) and APGD (15.4 ± 4.79 vs. 22.21 ± 13.09, p < 0.05). The nocturnal pulsatility and secretion in both groups was similar.

Conclusions: We suggest that low weight at birth in prepuberal children could be determine anomalies in their GH secretion.

Keywords:
GH secretion
Pulsatility
Low weigth at birth
Cronosecretion
Texto completo

En una proporción considerable de niños con talla baja (hasta el 20%), el déficit estatural está relacionado con una alteración en el crecimiento prenatal1,2. Por ello ha sido de gran interés estudiar en niños con retraso del crecimiento intrauterino (RCI) tanto los parámetros hormonales, antes y después del nacimiento, como la evolución de su crecimiento posnatal3.

En la bibliografía existe bastante confusión a la hora de definir el concepto de RCI (parámetros aplicados, percentil o desviación estándar utilizados y tablas de referencia), lo que supone un inconveniente a la hora de comparar estudios realizados en estos niños. A ello se suma la gran heterogeneidad en la etiología de los RCI, lo que puede contribuir a la diversidad de los resultados. En general, el término RCI se refiere a un peso y/o longitud al nacimiento inferior al P3 en relación con las curvas de referencia para su edad gestacional. Algunos estudios están refiriendo una disminución en la secreción espontánea y estimulada de GH en niños de talla baja con antecedentes de retraso de crecimiento intra-uterino4-10.

Hemos querido investigar en niños prepuberales de baja talla, pero con valores de GH dentro de la normalidad, si el bajo peso al nacimiento se acompaña de alteraciones en la secreción y/o pulsatilidad de GH.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se han estudiado 17 niños prepuberales (EC: 10,98 ± 1,13) normosecretores de GH según nuestros valores de normalidad poblacional (CI-24h > 1,5 µg/l) seleccionados para no presentar diferencias en su patrón auxológico, proporción de peso corporal, edad gestacional y talla diana familiar, pero con diferencias importantes en su peso al nacimiento. Sus características auxológicas se exponen en la tabla 1. El peso al nacimiento fue traducido a percentiles usando las tablas de referencia para niños sanos corregidos por edad gestacional y sexo11.

El grupo I estaba compuesto por 9 niños cuyo peso al nacimiento estuvo por debajo del P3 para su edad gestacional y el grupo II, por 8 niños cuyo peso al nacimiento estuvo por encima del P25. Los niños fueron pacientes del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, remitidos a consulta para estudio por talla baja. En ellos se habían excluido afecciones renal, tiroidea, hepática o enfermedad celíaca. Ninguno presentaba alteraciones cromosómicas, malformaciones o historia materna de adicción de drogas o alcohol. Los pacientes y sus progenitores fueron informados de los procedimientos técnicos a utilizar y de sus riesgos potenciales y debieron otorgar consentimiento verbal o escrito antes de ser sometidos al estudio.

Las características auxológicas y su estadio puberal se evaluaron mediante estándares de Tanner12. Este último fue confirmado, más tarde, tras determinar las concentraciones integradas en 24 h (CI-24h) de esteroides gonadales y gonadotropinas (CI-24h de LH < 0,2 mU/ml, CI-24h de testosterona < 25 ng/l). La edad ósea se estimó en el momento del estudio mediante atlas radiográfico de Greulich y Pyle13.

El índice de masa corporal (IMC), definido como el cociente del peso del sujeto en kilogramos y su altura en metros al cuadrado (kg/m2), se ajustó con los estándares poblaciones para obtener la proporción de peso corporal (PPC). Ésta se calculó mediante el empleo de la regla de Cole14.

Secreción espontánea de GH

En todos los pacientes se analizó la secreción espontánea de GH durante 24 h mediante el siguiente protocolo: los niños fueron admitidos en el hospital la mañana del estudio y, 30 min antes de la prueba, se procedió a la canulación venosa mediante catéter antitrombogénico. Mediante un sistema de extracción continua (Carmeda®) se procedió a la retirada de muestras cada 20 min durante 24 h, a un ritmo de extracción entre 0,5-1 ml/h. Posteriormente, las muestras fueron centrifugadas y congeladas a ­20 °C, almacenándose para su análisis posterior. Durante el tiempo en el que los niños permanecieron hospitalizados se les suministró una dieta normal. Se apagaron las luces para permitir su descanso nocturno entre las 22.00 y las 07.00 h del día siguiente.

Para la determinación de las concentraciones integradas (CI) de GH se formaron tres pools con las alícuotas correspondientes a las muestras del día (D), la noche (N) y las 24 h (24h) según el procedimiento descrito por Kowarski et al15 y Zadik et al16. El estudio del perfil secretorio se realizó determinando en las 72 muestras de sangre la concentración de GH y tratando posteriormente los valores obtenidos mediante el programa Pulsar17,18 para determinar el área bajo la curva de 24 h (AUC), el número de pulsos (NP), tanto diurnos (D) como nocturnos (N), el valor del pico espontáneo de máxima amplitud (VMPE) y el área (AP) de los pulsos. Además, los pulsos fueron clasificados, arbitrariamente, como grandes (G) o pequeños (P), según que su amplitud fuera mayor o menor de 4 µg/l. Los ajustes del Pulsar fueron los habituales en nuestro laboratorio19,20.

Las concentraciones de GH se determinaron en cada muestra por duplicado mediante IRMA monoclonal (Hybritech®) con técnica de doble anticuerpo. La precisión del método fue: 4,1% a 2,1 µg/l, 3,8% a 8,1 µg/l y 3,5% para 24,5 µg/l; el coeficiente de variación interanálisis fue del 5,6% a 2,1 del µg/l, del 5,2% a 7,8 µg/l, 4,2% a 16,8 µg/l y del 3,4% a 50,5 µg/l. La sensibilidad del método está en 0,2 µg/l.

Valoración estadística

Los datos fueron analizados y tratados mediante el programa estadístico Statgraphics® v Plus21. Los datos se presentan como medias y desviaciones estándar. La comparación entre grupos y variables se estudió mediante el test de Wilcoxon y el de la U de Mann Whitney. El nivel de significación estadística se estableció para una p < 0,0522-24.

RESULTADOS

Los datos de los diversos parámetros hormonales y de pulsatilidad estudiados en ambos grupos expresados como media aritmética y desviaciones estándar se pueden observar en las tablas 2 y 3.

No encontramos diferencias significativas en el grado de secreción de GH de ambos grupos, tanto fuera expresada como secreción integrada en 24 h, como área de secreción hormonal bajo la curva de 24 h, o en valor semicualitativo, como es la magnitud del pico espontáneo de mayor amplitud en las 24 h.

En los valores de IGF-I en ambos grupos de pacientes tampoco se observaron diferencias significativas (12,55 ± 3,12 frente a 10,82 ± 4,62 nmol/l). El análisis de la secreción diferencial entre el día y la noche sólo puso de manifiesto un cociente CID/CIN significativamente menor en el grupo de sujetos de bajo peso (0,37 ± 0,26 frente a 0,72 ± 0,47; p < 0,05), cuyo origen residía en una menor concentración integrada de GH día (1,10 ± 0,55 frente a 2,07 ± 0,92 µg/l; p < 0,05) en estos sujetos.

En el análisis cualitativo de la secreción pulsátil en 24 h se observó cómo ambos grupos no diferían significativamente en el número de pulsos generados. Así, ni el número de pulsos total (7,00 ± 2,82 frente a 7,8 ± 1,54) ni su carácter de grande o pequeño, o su generación en los diferentes períodos secretorios (día/noche), fue significativamente diferente en los grupos de pacientes.

Las razones de la diferente cronosecreción en ambos grupos se debieron a una menor área de los pulsos pequeños (2,22 ± 1,57 frente a 4,2 ± 2,11 µg/l; p < 0,05) y grandes durante el día (15,4 ± 4,79 frente a 22,21 ± 13,09 µg/l; p < 0,05) en el grupo I. No encontramos diferencias significativas en el área de los pulsos pequeños y grandes durante la noche, aunque, como grupo, éstos tendían a ser más grandes en el grupo de bajo peso. En la figura 1 podemos observar estas diferencias de cronosecreción y pulsatilidad entre los dos grupos de pacientes.

DISCUSION

En los niños con bajo peso al nacimiento se ha descrito un riesgo aumentado de talla baja en la adolescencia25,26. Este riesgo se estima que es cinco veces mayor para niños con bajo peso al nacimiento y siete veces mayor para aquellos con baja longitud al nacer, en comparación con los niños nacidos con tamaño normal27. De hecho, en cerca de un 20% de los niños de talla baja se recogen antecedentes de RCI26,27. Aproximadamente el 80-90% de los niños con RCI experimentan un aceleración del crecimiento durante los primeros 2 años de vida, recuperando así el retraso prenatal2,28,29, tanto en los nacidos pretérmino como en los nacidos a término30. Sin embargo, en un 15-20% presentan un crecimiento a ritmo lento pero normal hasta el inicio de la pubertad28 y una vez concluida ésta, la ganancia de talla se sitúa por debajo del promedio para la población normal31, resultando una talla final por debajo de su potencial genético y en algunos casos realmente patológica29,31,32.

La influencia de factores perinatales (identificación precoz del RCI, parto electivo antes del término, cuidados neonatales, nutrición, etc.) se sabe que pueden acelerar catch up del crecimiento, pero no modifican la talla final33. Por este motivo, diversos estudios han intentado descubrir la relación del RCI con alteraciones hormonales que condicionen una talla baja.

Aunque se han descrito alteraciones en distinto grado en la secreción de GH en niños con antecedentes de RCI, sólo en algunos trabajos se han estudiado las alteraciones cualitativas y cuantitativas en la secreción de GH4,5,27,34. Uno de los principales grupos que ha estudiado este fenómeno es el de Albertson-Wikland et al5,27,34, encontrando una menor tasa de secreción de GH en niños con RCI bajos que en niños bajos pero con peso adecuado para su edad gestacional. Nosotros no hemos encontrado, sin embargo, que la secreción de GH en 24 h en niños con bajo peso al nacimiento sea significativamente diferente de aquellos otros con normopeso y talla baja. Probablemente, estas divergencias radican, además de en la metodología de análisis de pulsos empleada (deconvolución frente a Pulsar), en el nivel de secreción estudiado y en la heterogeneidad de los pacientes del estudio. Así, en situación de hiposecreción, tanto fisiológica como patológica, difícilmente pueden encontrarse diferencias realmente significativas en la secreción de GH20,35. Por otro lado, la población estudiada en dicho trabajo era muy heterogénea, ya que se comparan niños prepuberales de diferente sexo, edades y características auxológicas, y la secreción de GH y parámetros de pulsatilidad eran dependientes de la edad y el sexo. Dado que la secreción de GH se ve influida por distintos estados fisiopatológicos (edad, sexo, obesidad, estadio puberal, etc.)19,36, se hace necesario homogeneizar los grupos de estudio a la hora de valorar la existencia de cambios pulsátiles en la misma.

Para minimizar estas dificultades hemos estudiado a sujetos normosecretores de GH, seleccionados basándose en no presentar diferencias en sus características auxológicas, talla diana familiar, edad gestacional, PPC, retraso de edad ósea (REO) y desviación estándar de talla (HSD) (tabla 1), de manera que no interfieran en su análisis, conocida la influencia que éstos pueden tener en la secreción de GH. Resulta de interés para nuestro estudio el hecho de que, aunque no presentaban diferencias significativas de secreción de GH en 24 h, el cociente CID/CIN fue significativamente menor en sujetos con bajo peso al nacimiento, debido exclusivamente a una menor secreción durante el día, manteniéndose ésta durante la noche. En cuanto a la amplitud del máximo pico espontáneo obtenido en el perfil y al área bajo la curva de 24 h, Albertson-Wikland et al, al igual que nosotros, no pudieron encontrar diferencias estadísticamente significativas entre los niños bajos con o sin RCI, aunque ambos se mostraban diferentes comparándolos con niños altos5.

Se han referido alteraciones en el patrón secretorio de GH en algunos niños con RCI y talla baja, encontrándose una mayor frecuencia de pulsos pero de menor amplitud y con una concentración de GH interpulsos aumentada5,6,8,10. No encontramos diferencias en el número de pulsos generados en el día y la noche. No obstante, hay que tener en cuenta que sólo comparando sujetos con valores de secreción similar de GH se pueden estudiar anomalías intrínsecas en la pulsatilidad de la misma, ya que algunos estudios comparan sujetos con distinta secreción de GH5.

En nuestro trabajo hemos aplicado un valor de corte de 4 µg/l para diferenciar entre pulsos grandes y pequeños, elegido de forma arbitraria, sobre la base del estudio de la distribución de pulsos en sujetos normales y deficientes de GH con nuestras técnicas habituales20,37. De esta forma, en el análisis de las diferentes áreas de los pulsos, cuando fueron clasificados en grandes y pequeños, se detectó cómo la alteración en la cronosecreción radicaba en una menor cantidad de GH vehiculada en los pulsos grandes y pequeños durante el día, siendo ésta similar durante la noche en los dos grupos de pacientes estudiados. El origen de esta relativa hiposecreción diurna es incierto, así como su repercusión en el crecimiento38.

En niños prepúberes normales la mayoría de los pulsos pequeños se detectan durante el día y sólo durante la noche la presencia de pulsos grandes es relevante. Al llegar a la pubertad las diferencias de pulsatilidad entre el día y la noche tienden a desaparecer, gracias a un incremento en la frecuencia de los pulsos grandes diurnos y de la amplitud de los mismos durante el día y la noche36,39-42. Una relativa imposibilidad en generar pulsos más grandes diurnos podría justificar el escaso catch up descrito en estos niños al llegar a la pubertad5,27,28,43.

Las alteraciones en el patrón secretorio descritas en los niños con RCI serían diferentes a las observadas en el ayuno (hay mayor amplitud de pulsos), pero serían parecidas a las producidas en adultos con enfermedad crítica prolongada44,45. Por ello algunos autores interpretan estas altera ciones en la secreción de GH como una secuela neuroendocrina de la enfermedad crítica prolongada antes del nacimiento43. Se desconocen las causas fisiopatológicas de estas alteraciones, pero parece que no se deben a una falta de respuesta a GHRH46.

Se han ensayado distintos protocolos terapéuticos con GH en niños con RCI y talla baja con objeto de mejorar su talla final, con resultados variables47-51. Algunos encuentran una mejoría en la velocidad de crecimiento en aunque no en el pronóstico de talla final48,52,53. Otros describen una mejoría en la velocidad de crecimiento y en el pronóstico de talla final con un efecto dosis-dependiente47,54-57. Sin embargo, la respuesta al tratamiento con GH no ha demostrado resultados concluyentes cuando el principal criterio de aplicación fue el auxológico52,58. Incluso, en los niños nacidos con bajo peso con déficit de GH, se ha descrito una peor respuesta al tratamiento que en los niños deficitarios de GH pero con peso normal al nacer59. En cualquier caso, con los datos actuales parece prudente reservar el tratamiento con GH para aquellos casos en los que se demuestre una hiposecreción de la misma.

En cuanto a la IFG-I, al igual que nosotros, algunos autores encuentran en estos niños valores dentro de la normalidad10,60, aunque otros describen valores reducidos tanto de IGF-I como de IGF-II al corregirlos por la edad4,27,34,61. Respecto a la GHBP estos niños presentan una gran variabilidad tanto en los valores basales, que se encuentran en rango normal, como en su respuesta al tratamiento con GH62. Se han descrito en pacientes pequeños para su edad gestacional valores de IGFBP-3 y leptina disminuidos respecto a los de referencia27. Muchos de estos factores tienen una gran dependencia del estado nutricional y su interpretación aislada es difícil63,64.

En definitiva, se han descrito alteraciones en la secreción de GH en los pacientes con antecedentes de RCI, y nuestros resultados indican que incluso en situación de normosecreción de GH es posible detectar diferencias en su cronosecreción. Queda aún por determinar en qué medida esta relativa hiposecreción de GH diurna puede prolongarse hasta la pubertad, situación en la que una mayor secreción de GH es necesaria para el crecimiento, condicionando o limitando su talla final.

Bibliografía
[1]
Fitzhardinge PM, Steven EM..
The small for date infant. I. Later growth patterns..
Pediatrics, 49 (1972), pp. 671-688
[2]
Karlberg J, Albertsson-Wikland K..
Growth in full-term small for gestational age infants: from birth to final height..
Pediatr Res, 38 (1995), pp. 733-739
[3]
Botero D, Lifshitz F..
Intrauterine growth retardation and long-term effects on growth..
Curr Opin Pediatr, 11 (1999), pp. 340-347
[4]
De Waalp WJ, Hokken-Koelega AC, Stijnen T, De Muinck Keizer-Schrama SM, Drop SL..
Endogenous and stimulated GH secretion, urinary GH excretion, and plasma IGF-I and IGF-II levels in prepubertal children with short stature after intrauterine growth retardation. The Dutch Working Group on Growth Hormone..
Clin Endocrinol (Oxf), 41 (1994), pp. 621-630
[5]
Boguszewski M, Rosberg S, Albertsson-Wikland K..
Spontaneous 24-hour growth hormone profiles in prepubertal small for gestacional age children..
J Clin Endocrinol Metab, 80 (1995), pp. 2599-2606
[6]
Ackland FM, Stanhope R, Eyre C, Hamill G, Jones I, Preece MA..
Physiological growth hormone secretion in children with short stature and intra-uterine growth retardation..
Horm Res, 30 (1988), pp. 241-245
[7]
Deiber M, Chatelain P, Naville D, Putet G, Salle B..
Functional hypersomatotropism in small for gestational age (sga) newborn infants..
J Clin Endocrinol Metab, 68 (1989), pp. 232-234
[8]
Albertsson-Wickland K..
Growth hormone secretion and growth hormone treatment in children with intrauterine growth retardation..
Acta Paediatr Scand, (Supl349) (1989), pp. 35-41
[9]
Stanhope R, Ackland F, Hamill G, Clayton F, Jones J, Preece MA..
Physiological growth hormone secretion and response to growth hormone treatment in children with short stature and intrauterine growth retardation..
Acta Paediatr Scand, (Supl349) (1989), pp. 47-52
[10]
Rochiccioli P, Tauber M, Moisan V, Pienkowski C..
Investigation of growth hormone secretion in patients with intrauterine growth retardation..
Acta Paediatr Scand, (Supl349) (1989), pp. 42-46
[11]
Largo RH, Wälli R, Duc G, Fanconi A, Prader A..
Evaluation of perinatal growth. Presentation of combined intra- and extrauterine growth standards for weight, length and head circumference..
Helv Paediatr Acta, 35 (1980), pp. 419-436
[12]
Tanner JM, Whitehouse RH..
Clinical longitudinal standards for height, weight, height velocity, weight velocity, and stages of puberty..
Arch Dis Child, 51 (1976), pp. 170-179
[13]
Radiographic atlas of skeletal development of the hand and the wrist (2.a ed.). Stanford: Standford University Press, 1979.
[14]
Cole TJ, Donnet ML, Stanfield JP..
Weight-for-height indices to assess nutritional status-a new index on a slide-rule..
Am J Clin Nutr, 34 (1981), pp. 1935-1945
[15]
Kowarski AA, Thompson RG, Migeon CJ, Blizzard RM..
Determination of integrated plasma concentrations and true secretion rates of human growth hormone..
J Clin Endocrinol Metab, 32 (1971), pp. 356-360
[16]
Do short children secrete insufficient growth hormone? Pediatrics 1985; 76: 355-360.
[17]
Hartman ML, Faria AC.S, Vance ML, Johnson ML, Thorner MO, Veldhuis JD..
Temporal structure of in vivo growth hormone secretory events in humans..
Am J Physiol, 260 (1991), pp. E101-E110
[18]
Merriam GR, Wachter KW..
Algorithms for the study of episodic hormone secretion..
Am J Phys, 243 (1982), pp. E310-E318
[19]
Martín T, Díaz M, Torres A, Cuesta C, Gijón A, Lorenzo J et al..
Relación entre la proporción de peso corporal y la secreción de hormona de crecimiento en niños prepuberales..
Endocrinología, 41 (1994), pp. 178-184
[20]
Pulsatility of GH secretion and its diagnostic application. En: Pombo M, Rosenfeld RG, editores. Two decades of experience in Growth. Nueva York: Raven Press, 1993; 63-80.
[21]
Statgraphics V 5.0. Rockville, Maryland: STSC, Inc., 1991.
[22]
Bioestadística. Métodos estadísticos para investigadores. Barcelona: Herder, 1982; 227-328.
[23]
El método estadístico en la investigación médica (3.a ed.). Madrid: Ciencia 3, 1986; 275-278.
[24]
Medical Uses of Statistics (2.a ed.). Boston: NEJM Books, 1992.
[25]
Are children born small for gestational age at increased risk of short stature? Am J Dis Child 1993; 147: 337-339.
[26]
Albertsson-Wikland K, Karlberg J..
Postnatal growth of children born small for gestational age..
Acta Paediatr Suppl, 423 (1997), pp. 193-195
[27]
Albertsson-Wikland K, Boguszewski M, Karlberg J..
Children born small-for gestational age: postnatal growth and hormonal status..
Horm Res, 49(Supl2) (1998), pp. 7-13
[28]
Retraso de crecimiento intrauterino. En: Argente, editor. Tratado de endocrinología pediátrica y de la dolescencia. Madrid: J EDIMSA, 1995; 245-253.
[29]
Albertsson-Wikland K, Karlberg J..
Natural growth in children born small for gestational age with and without catch-up growth..
Acta Paediatr Scand, 399 (199), pp. 64-70
[30]
Children born small for gestational age: do they catch up? Pediatr Res 1995; 38: 267-271.
[31]
Chaussain JL, Colle M, Ducruet D..
Adult height in children it prepubertal short stature secondary to intrauterine growth retardation..
Acta Paediatr Scand, (Supl399) (1994), pp. 72-73
[32]
Kitchen WH, Doley LW, Ford GW, Callanan C..
Very low birth-weight and growth to age 8 years..
Am J Dis Chil, 146 (1992), pp. 40-45
[33]
Fitzhardinge PM, Inwood S..
Long term growth in small for date children..
Acta Paediatr Scand, 39 (1989), pp. 27-33
[34]
Boguszewski M, Bjarnason R, Jansson C, Rosberg S, Albertson-Wikland K..
Hormonal status of short children born small for gestacional age..
Acta Paediatr Suppl, 423 (1997), pp. 189-192
[35]
Herrera E, Díaz M, Cuesta C, Vega J, Martín T, Morales F..
Relationship between secretion pattern and secreted growth hormone. XXI Meeting of European Society of Pediatric Endocrinology..
Horm Res, 37(Supl) (1992), pp. 47
[36]
Martha PM, Gormam KM, Blizard RM, Rogol AD, Veldhuis JD..
Endogenous growth homone secretion and clearance rates in normal boys, as determined by deconvolution analysis: Relationship to age, pubertal status, and body mass..
J Clin Endocrinol Metab, 74 (1992), pp. 336-344
[37]
Martín T, Díaz M, Torres A, Herrera-Justiniano E..
Growth hormone secretion in normal prepubertal children: importance of relations between endogenous secretion, pulsatility and body mass..
Clin Endocrinol, 44 (1996), pp. 327-334
[38]
Martín T, Torres A, Enciso F, Díaz M, Serrano I, Cuesta C et al..
Relación entre secreción de hormona de crecimiento y talla: importancia de la pulsatilidad y cronosecreción..
Endocrinología, 43 (1996), pp. 39
[39]
Costin G, Kaufman FR, Brasel JA..
Growth hormone secretory dynamics in subjects with normal stature..
J Pediatric, 110 (1989), pp. 537-544
[40]
Rose SR, Municchi G, Barnes KM, Kamp GA, Uriarte MM, Ross JL et al..
Spontaneous growth hormone secretion increases during puberty in normal girls and boys..
J Clin Endocrinol Metab, 73 (1991), pp. 428-435
[41]
Martha PM, Rogol AD, Veldhuis JD, Kerrigan JR, Goodman DW, Blizzard RM..
Alterations in the pulsatile properties of circulating growth hormone concentrations during puberty in boys..
J Clin Endocrinol Metab, 69 (1989), pp. 536-570
[42]
Martín Hernández T, Torres Cuadro A, Díaz Gálvez M, Enciso Izquierdo F, Serrano Olmedo I, Morales Pérez F et al..
Pulsatilidad y cronosecreción de hormona de crecimiento: relaciones con el status secretorio..
Endocrinología, 44 (1997), pp. 258-264
[43]
De Zegher F, Francois I, Van Helvoirt M, Den Berghe G..
Small as fetus and short as child: from endogenous to exogenous growth hormone..
J Clin Endocrinol Metab, 82 (1997), pp. 2021-2026
[44]
Van Den Berghe G, De Zegher F, Lauwers P, Veldhuis JD..
Growth hormone secretion in critical illness: effect of dopamine..
J Clin Endocrinol Metab, 79 (1994), pp. 1141-1146
[45]
Van Den Berghe G, De Zegher F..
Anterior pituitary function during critical illness and dopamine treatment..
Crit Care Med, 24 (1996), pp. 1580-1590
[46]
Job JC, Chatelain P, Rochiccioli P, Ponte C, Olivier M, Sagnard L..
Growth hormone response to a bolus injection of 1-44 growth hormone-releasing hormone in very short children with intrauterine onset of growth faliure..
Horm Res, 33 (1990), pp. 161-165
[47]
Chaussain JL, Colle M, Landier F..
Effects of growth hormone therapy in prepubertal children with short stature secondary to intrauterine growth retardation..
Acta Paediatr, (Supl399) (1994), pp. 74-75
[48]
Does growth hormone treatment improve final height attainment of children with intrauterine growth retardation? Arch Dis Child 1991; 66: 1180-1183.
[49]
Job JC, Chaussain JL, Job B, Ducret JP, Maes M, Olivier M et al..
Follow up of three years of treatment with growth hormone and of one post treatment year, in children with severe growth retardation of intrauterine onset..
Paediatr Res, 39 (1996), pp. 354-359
[50]
Growth hormone treatment of children with intrauterine growth retardation. En: Muller EE, Muller D, Cocchi D, Locatelli V, editores. GH and Somatomedins during Lifespan. Springer Pub., 1993; 161-170.
[51]
Czernichow P..
Growth hormone treatment of short children born small for gestational age..
Acta Paediatr Suppl, 423 (1997), pp. 213-215
[52]
Frank GR, Cheung PT, Horn JA, Alfaro MP, Smith EP, Chernausek SD..
Predicting the growth response to growth hormone in patients with intrauterine growth retardation..
Clin Endocrinol Oxf, 44 (1996), pp. 679-685
[53]
Chernausek SD, Breen TJ, Frank GR..
Linear growth in response to growth hormone treatment in children with short stature associated with intrauterine growth retardation: the National Cooperative Growth Study experience..
J Pediatr, 128 (1996), pp. 22-27
[54]
Chatelain P, Job JC, Blanchard J, Ducret JP, Oliver M, Sagnard L et al..
Dose dependent catch-up growth after 2 years of growth hormone treatment in intrauterine growth retarded children. Belgian and French Pediatric Clinics and Sanofi Choay (France)..
J Clin Endocrinol Metab, 78 (1994), pp. 1454-1460
[55]
Boguszewski M, Albertsson-Wikland K, Aronsson S, Gustafsson J, Hagenas L, Westgren et al..
Growth hormone treatment of short children born small for gestational age: the Nordic Multicentre Trial..
Acta Paediatr, 87 (1998), pp. 257-263
[56]
De Zegher F, Albertsson-Wikland K, Wilton P, Chatelain P, Jonsson B, Lofstrom A et al..
Growth hormone treatment of short children born small for gestational age: a metanalysis of four independent, randomized, controlled, multicentre studies..
Acta Paediatr, 417(Supl) (1996), pp. 27-31
[57]
Sas T, De Waal W, Mulder P, Houdijk M, Jansen M, Reeser M et al..
Growth hormone treatment in children with short stature born small for gestational age: 5-year results of a randomized, double-blind, dose-response trial..
J Clin Endocrinol Metab, 84 (1999), pp. 3064-3070
[58]
Coutant R, Carel JC, Letrait M, Bouvattier C, Chatelain P, Coste J et al..
Short stature associated with intrauterine gorwth retardation: final height of untreated and growth hormone-treated children..
J Clin Endocrinol Metab, 83 (1998), pp. 1070-1074
[59]
Cacciari E, Zucchini S, Cicognani A, Pirazzoli P, Balsamo A, Salardi S..
Birth weight affects final height in patients treated for growth hormone deficiency..
Clin Endocrinol (Oxf), 51 (1999), pp. 733-739
[60]
De Zegher F, Naes M, Gargosky SE, Heinrichs C, Du Caju MV, Thiry G et al..
High dose growth hormone treatment of short children born small for gestational age..
J Clin Endocrinol Metab, 81 (1996), pp. 1887-1892
[61]
Boguszewski M, Jansson C, Rosberg S, Albertson-Wikland K..
Changes in serum IGF-I and IGFBP-3 levels during growth hormone treatment in prepubertal short children born small for gestational age..
J Clin Endocrinol Metab, 81 (1996), pp. 3902-3908
[62]
Boguszewski M, Bjarnason R, Rosberg S, Carlsson L, Albertsson-Wikland K..
Growth horomone (GH)-binding protein in prepubertal short children born small for gestational age: effects of growth hormone treatment..
J Clin Endocrinol Metab, 82 (1997), pp. 1014-1019
[63]
Hochberg Z, Hertz P, Colin V, ISH Shalom S, Yeshurun D, Youdim MB et al..
The Distal Axis of Growth Hormone (GH) in Nutritional Disorders: GH-Binding Protein, Insulin-like Growth Factor-I (IGF-I), and IGF-I Receptors in Obesity and Anorexia Nervosa..
Metabolism, 451 (1992), pp. 106-112
[64]
Martha PM..
Rogol AD, Blizzard RM, Shaw MA, Baumann G. Growth hormone binding-protein activity is inversely related to 24-hour growth hormone release in normal boys..
J Clin Endocrinol Metab, 73 (1991), pp. 175-181
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos