Buscar en
Cirugía Española
Toda la web
Inicio Cirugía Española Respuesta del autor
Información de la revista
Vol. 87. Núm. 4.
Páginas 266 (Abril 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 87. Núm. 4.
Páginas 266 (Abril 2010)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.ciresp.2009.11.024
Acceso a texto completo
Respuesta del autor
Author's reply
Visitas
...
Francisco J. Morera Ocon
Servicio de Cirugía General, Hospital de Requena, Valencia, España
Contenido relaccionado
Cir Esp. 2010;87:26510.1016/j.ciresp.2009.11.022
Raquel Barriga Sánchez, Arturo Cruz Cidoncha, Enrique González, Miguel Ángel García Ureña
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Agradecemos los comentarios de Barriga et al sobre nuestro artículo1. Una de las motivaciones del trabajo fue la ausencia de consenso en el tratamiento de esta enfermedad, incluso entre integrantes de nuestro grupo. En los 3 pacientes de nuestra serie1 con pT2 inicial se realizó ampliación de cirugía con linfadenectomía, pero sólo uno con resección hepática. La distinción entre T1a y T1b cuando había discrepancia en el tratamiento ante T2 no se planteó, aunque el paciente T1, que fue pT1b, sí recibió resección hepática parcial y linfadenectomía de entrada por sospecha preoperatoria y a criterio personal del cirujano.

Publicaciones recientes hacen hincapié en la subclasificación del grado T1, pero aún hoy día no existe consenso quizá por escaso número de pacientes de las series. Son ejemplo las 2 referencias citadas por Barriga et al, una publicada este año 20092, posterior a la redacción de nuestro trabajo. Goetze3 et al realizan ampliación de cirugía en 5 de 21 pacientes T1a y en 23 de 72 pacientes T1b. El porqué realizan ampliación en T1a no queda claro, como tampoco queda claro que no la realicen en el 68% de T1b dada su actitud más agresiva en el cáncer de vesícula. En cuanto a la serie de Shibata2 et al, puede comprobarse que de los 2 pacientes T1b de su serie, en uno practican ampliación de la resección y no en el otro. El que recibe ampliación quirúrgica muere a los 24 meses en relación con la neoplasia; sin embargo, el no resecado está vivo a los 166 meses. En una serie de 23 pacientes T1b, You4 et al no encontraron diferencias significativas al asociar a la colecistectomía con linfadenectomía una resección hepática o de órgano adyacente, por lo que concluyeron recomendar la colecistectomía con linfadenectomía como tratamiento en los T1b.

Así las cosas, reafirmamos la necesidad de una base de datos propia y una guía de tratamiento consensuado.

Bibliografía
[1]
F.J. Morera Ocón, J. Ballestín Vicente, F. Ripoll Orts, F. Landete Molina, M. García-Granero Ximénez, J. Millán Tarín, et al.
Cáncer de vesícula biliar en un hospital comarcal.
[2]
K. Shibata, H. Uchida, K. Iwaki, S. Kai, M. Ohta, S. Kitano.
Lymphatic invasion: An important prognostic factor for stages T1b–T3 gallbladder cancer and indication for additional radical resection of incidental gallbladder cancer.
World J Surg, 33 (2009), pp. 1035-1041
[3]
T.O. Goetze, V. Paolucci.
Immediate re-resection of T1 incidental gallbladder carcinomas: A survival analysis of the German Registry.
Surg Endosc, 22 (2008), pp. 2462-2465
[4]
D.D. You, H.G. Lee, K.Y. Paik, S. Heo Jin, S.H. Choi, D.W. Choi.
What is an adequate extent of resection for T1 gallbladder cancers?.
Ann Surg, 247 (2008), pp. 835-838
Copyright © 2009. AEC
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos