Regístrese
Buscar en
Boletín Médico del Hospital Infantil de México
Toda la web
Inicio Boletín Médico del Hospital Infantil de México Preferencias alimentarias y estado de nutrición en niños escolares de la Ciuda...
Información de la revista
Vol. 71. Núm. 6.
Páginas 358-366 (Noviembre - Diciembre 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
4679
Vol. 71. Núm. 6.
Páginas 358-366 (Noviembre - Diciembre 2014)
Artículo de investigación
DOI: 10.1016/j.bmhimx.2014.12.002
Open Access
Preferencias alimentarias y estado de nutrición en niños escolares de la Ciudad de México
Food preferences and nutritional status in school-age children living in Mexico City
Visitas
4679
Rocío Sánchez-Garcíaa, Hortensia Reyes-Moralesb, Marco Aurelio González-Unzagaa,
Autor para correspondencia
marcounzaga@gmail.com

Autor para correspondencia.
a Unidad de Investigación Epidemiológica y en Servicios de Salud, Centro Médico Nacional Siglo XXI, Instituto Mexicano del Seguro Social, México, D.F., México
b Dirección de Investigación, Hospital Infantil de México Federico Gómez, México, D.F., México
Este artículo ha recibido
4679
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (6)
Tabla 1. Características socioeconómicas de la familia
Tabla 2. Características de la familia
Tabla 3. Estado de nutrición de los niños por sexo
Tabla 4. Preferencias alimentarias de los niños (n=1,456)
Tabla 5. Alimentos con mayor preferenciaa de acuerdo con el estado de nutrición de los niños
Tabla 6. Alimentos con mayor rechazoa de acuerdo con el estado de nutrición de los niños
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Durante la niñez es fundamental el desarrollo de prácticas saludables que definan buenos hábitos que perdurarán a lo largo de la vida. El objetivo de este estudio fue identificar las preferencias alimentarias y su variación de acuerdo con el estado nutricional de niños escolares en la Ciudad de México.

Métodos

Se realizó un estudio transversal que incluyó a 1,456 niños escolares de ocho escuelas públicas en la Ciudad de México. Los niños respondieron un cuestionario autoadministrado sobre sus preferencias de 70 alimentos seleccionados, y se les realizó antropometría; los padres proporcionaron información sociodemográfica de la familia. Se evaluaron las preferencias de cada alimento con escala tipo Likert y se calcularon las frecuencias para el total de niños y por nivel nutricional.

Resultados

La mediana de edad de los niños fue de 9 años. El 48.6% tuvo sobrepeso u obesidad. Los alimentos con mayor preferencia fueron frutas, pizzas, leche con sabor y papas a la francesa (fritas). Los alimentos menos preferidos fueron verduras, cereales integrales, pescado, carnes y queso panela. El agua (72%) y las bebidas azucaradas (71%) tuvieron alta preferencia. No se encontraron variaciones en las preferencias con respecto al estado nutricional.

Conclusiones

El patrón de preferencias alimentarias de los niños escolares representa un riesgo para el consumo inadecuado de alimentos y para el aumento en la prevalencia de obesidad en esta población. Se requiere de intervenciones oportunas para promover un entorno alimentario saludable y que las preferencias nutricionales sean adecuadas desde edades tempranas.

Palabras clave:
Preferencias alimentarias
Estado nutricional
Obesidad infantil
Abstract
Background

Childhood is a basic period for the development of habits and their continuation during the course of life. The objective of this study was to identify food preferences and their variations according to the nutritional status in school-age children living in Mexico City.

Methods

A cross-sectional study was carried out including 1465 school-age children attending eight public elementary schools in Mexico City. Children were asked to complete a questionnaire regarding their preferences to 70 selected different foods. Anthropometric measurements were also carried out. Parents of the children provided sociodemographic information. For each food, the preference was evaluated using a Likert scale. Frequencies were calculated for the total sample and for different nutritional status levels.

Results

Median age of children was 9 years old. Forty-eight percent of the children were overweight or obese. The most preferred foods were fruits, pizzas, flavored milk, and French fries. The least preferred foods were vegetables, whole-grain cereals, fish, meat, and panela cheese. Plain water (72%) and sugar-sweetened beverages (71%) had a high level of preference. There was no preference variation according to nutritional status.

Conclusions

Food preference patterns of school-age children are a risk for unhealthy food consumption as well as for the increase in obesity prevalence in this population. Interventions focused on the promotion of a healthy food environment are necessary, aimed at improving food preferences from early childhood.

Keywords:
Food preferences
Nutritional status
Childhood obesity
Texto completo
1Introducción

La obesidad, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la acumulación anormal o excesiva de grasa perjudicial para la salud, siendo el sobrepeso una condición previa a su desarrollo. La estrecha relación entre ambas condiciones ha propiciado que frecuentemente se aborden de manera conjunta1.

La prevalencia de obesidad en niños ha aumentado a escala mundial, afectando países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. Se calcula que en el 2013 había 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los cuales 31 millones, aproximadamente, pertenecían a países en desarrollo2. De continuar las tendencias recientes, se estima que en el 2030, cuando estos niños sean adultos, el 57.8% de la población adulta presentará sobrepeso u obesidad en el mundo, es decir 3,300 millones de personas3.

En México, las encuestas de nutrición y salud realizadas a partir de la última década muestran una creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad; a nivel mundial, el país ocupó el primer lugar en obesidad en niños. La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT) reportó prevalencias del 19.8% para sobrepeso y del 14.6% para obesidad en niños escolares4.

La alimentación es, en gran medida, resultado del medio ambiente y de un entorno social específico5. Si bien la alimentación tiene una raíz biológica, representa una «interacción de influencias ambientales, cognitivas, fisiológicas y socioculturales»6. En un individuo, la conducta alimentaria es un conjunto de acciones que establecen su relación con los alimentos. Los comportamientos frente a la alimentación se adquieren a través de la experiencia directa con la comida, por imitación, disponibilidad de alimentos, ingreso económico, simbolismos afectivos y tradiciones culturales7. Por otra parte, la comercialización de productos de riesgo para la obesidad, a partir de una publicidad que tiene como principal objetivo influir en las preferencias por ciertos alimentos, provoca la ingesta de alimentos con alta densidad energética, principalmente por parte de los niños8. A este respecto, se ha documentado que la edad pediátrica es de fundamental importancia en el desarrollo de los hábitos de alimentación que potencialmente establecen sus comportamientos durante toda la vida. Varios autores han reportado que durante la niñez se incorporan la mayoría de los hábitos y prácticas alimentarias, las preferencias y las aversiones, las cuales están fuertemente condicionadas por el contexto familiar6,9,10.

Toda esta gama compleja de factores de gran relevancia para el estado nutricional, y que son particulares de cada contexto poblacional, implica la necesidad profundizar en el análisis sobre las preferencias alimentarias en los niños de edad escolar, con el propósito de acercarse a la comprensión del problema de obesidad y establecer las bases para el diseño de estrategias para reducirlo. Por lo anterior, el objetivo del presente estudio fue identificar las preferencias alimentarias y su variación de acuerdo con el estado nutricional de niños escolares en la Ciudad de México.

2Métodos

Se realizó un estudio transversal durante el año 2013, en el que se incluyeron niños de entre 8 y 11 años de edad, inscritos en los grados escolares de cuarto a sexto de ocho escuelas primarias públicas seleccionadas por conveniencia ubicadas en un área de nivel socioeconómico bajo de la Ciudad de México.

Previo consentimiento por escrito de los directivos, maestros y padres de familia, y asentimiento de los niños elegibles en las escuelas seleccionadas, se les invitó a responder un cuestionario sobre sus preferencias de alimentos y a que se les realizara una evaluación antropométrica. El cuestionario fue producto de modificaciones a partir de una prueba piloto. La versión final fue autoadministrada y resuelta en las aulas, con el apoyo del equipo de investigación. Incluyó 70 alimentos o productos alimenticios seleccionados con base en el instrumento de «Frecuencia de consumo de alimentos» —incluido en el Manual de procedimiento para proyectos de nutrición elaborado en el Instituto Nacional de Salud Pública de México11 y a partir de las observaciones realizadas en el entorno escolar por el grupo de investigación y la verificación del conocimiento de los escolares del área de estudio respecto a los alimentos disponibles. Para evaluar la preferencia de los alimentos, se utilizó una escala tipo Likert con las categorías «me gusta mucho», «me gusta», «ni me gusta ni me desagrada», «no me gusta» y «me desagrada».

Adicionalmente, se obtuvo información sociodemográfica de la familia mediante un cuestionario respondido por los padres, que se entregó a los escolares para ser llenado en sus hogares; la recolección de los cuestionarios completados se realizó en cada aula por parte del equipo de investigación.

Para la evaluación antropométrica, el peso corporal fue medido utilizando una báscula con precisión de 50g (SECA modelo 803); la estatura se midió con un estadímetro con precisión de 1mm (SECA modelo 217). Las mediciones fueron realizadas por nutriólogas capacitadas conforme a los lineamientos propuestos por la OMS12. Se utilizaron los criterios de la OMS para realizar la clasificación del estado de nutrición peso bajo con puntaje Z<−2; normal de −2Z hasta +1Z, sobrepeso de +1Z hasta +2Z, y obesidad >+2Z 13.

El análisis de los datos de los cuestionarios se realizó mediante frecuencias absolutas y relativas de cada alimento en las cinco categorías de preferencia, para el total de los niños y por estado nutricional (normal, peso bajo, sobrepeso y obesidad).

El estudio fue aprobado por la Comisión Nacional de Investigación del Instituto Mexicano del Seguro Social y por la Subcomisión de Ética No. 2007-785-060.

3Resultados

Se evaluaron 1,456 niños, de los cuales 731 (50.2%) fueron de sexo masculino y 725 (49.8%) de sexo femenino. La mediana de la edad de los escolares fue de 9 años (min. 8 y máx. 11); el 19.4% fueron niños de 8 años, el 32.8% tenían 9 años, el 32.1% eran de 10 años y el 15.7% de 11 años.

Las características socioeconómicas de las familias se presentan en la tabla 1. Resalta que la mitad habitaban en casa de un familiar, en su mayoría sin pago de renta y más de un tercio de ellas solo disponía de una habitación. En cuanto a bienes y servicios, fue frecuente la posesión de equipos electrónicos (ordenadores y videojuegos) e Internet en el hogar. Solo una de cada cinco familias reportó poseer automóvil propio. Con respecto a los programas de asistencia alimentaria o apoyo económico, al menos una tercera parte recibía algún apoyo alimentario, y un poco más del 10% contaba con una beca escolar.

Tabla 1.

Características socioeconómicas de la familia

Datos  % (n=1,456) 
Propiedad de la vivienda
De la familia  24.3 
Rentada  23.8 
Casa de familiar sin pagar renta  39.2 
Casa de familiar pagando renta  12.7 
Tipo de vivienda
Casa independiente  36 
Habitación, cuarto  38.5 
Departamento  23.6 
Otra (vecindad)  1.9 
Bienes y servicios
Televisión  99.2 
Teléfono(s) celular(es)  96.4 
Computadoras  61.6 
Horno de microondas  60.3 
Videojuegos  57.9 
Automóvil propio  19.7 
Internet en el hogar  59.7 
Programas de asistencia
Leche Liconsaa  36.3 
Desayunos escolares  31.1 
Prosperab  13.4 
Beca escolar  11.9 
a

Acceso a leche industrializada con bajo costo.

b

Apoyo económico a familias de bajos recursos.

Las familias estuvieron constituidas por padres jóvenes, con una mediana de edad de 34 años para la madre y 37 años para el padre, aunque algunos cuidadores o responsables fueron los abuelos; el 15% de los hogares fueron encabezados por madres solteras, y aproximadamente el 20% en ambos padres reportó escolaridad primaria. La mitad de las madres tuvo trabajo remunerado y el resto fueron amas de casa, mientras que más del 90% de los padres tenía un trabajo remunerado, más de la mitad como empleo formal. La media del ingreso económico de las familias de los escolares fue de $ 420.2 USD mensuales (IC 95%=401.3-439.1), y el 75% de las familias estaban afiliadas a la seguridad social o contaban un algún seguro de salud (tabla 2).

Tabla 2.

Características de la familia

  % (n=1,456) 
Datos de la madre   
Edad en años (mediana, mín.-máx.)  34 (21-51) 
Estado civil
Casada  47.6 
Unión libre  31 
Soltera  14.6 
No especificado  6.8 
Escolaridad
Primaria  20 
Secundaria  46 
Preparatoria o más  33.8 
Ocupación
Trabajo remuneradoEmpleo formalComercio informalOtros  50.625.97.916.8 
Ama de casa  45.5 
Desempleada o pensionada  3.9 
Datos del padre
Edad en años (mediana, mín.-máx.)  37 (18-55) 
Escolaridad
Primaria  18.4 
Secundaria  45.7 
Preparatoria o más  35.9 
Ocupación
Trabajo remuneradoEmpleo formalConstrucciónComercio informalOtrosDesempleado o pensionado  92.651.212.610.218.67.4 
Ingreso familiara(media, IC 95%)  420.2 (401.3-439.1) 
Afiliación a servicios de salud  75.4 
Seguridad social  43.8 
Seguro popular  20.4 
Seguro de salud privado  1.2 
a

Mensual, en dólares americanos (USD).

Del total de los escolares diagnosticados mediante el puntaje Z del índice de masa corporal para la edad, el 49.7% presentaron un diagnóstico de normalidad y el 48.6% fue diagnosticado con exceso de peso corporal para su edad y estatura (el 24.9% con sobrepeso y el 23.7% con obesidad); solamente el 1.6% de los escolares fue diagnosticado con peso bajo.

En el tabla 3 se presenta la distribución del estado nutricional por sexo; el 44.3% de los niños presentó un diagnóstico de normalidad y el 53.7% tuvieron exceso de peso corporal para su edad y estatura; el 2.1% de los niños fue diagnosticado con peso bajo. Con respecto a las niñas, el 55.2% tuvo un diagnóstico de normalidad y el 43.6% con exceso de peso corporal; el 1.2% de las niñas fueron evaluadas con peso bajo.

Tabla 3.

Estado de nutrición de los niños por sexo

Estado de nutricióna  Masculino (%)  Femenino (%)  Total (%) 
Peso bajo  2.1  15  1.2  1.6  24 
Normal  44.3  324  55.2  400  49.7  724 
Sobrepeso  24.8  181  25.1  182  24.9  363 
Obesidad  28.9  211  18.5  134  23.7  345 
Total  100  731  100  725  100  1,456 

Fuente: De Onis y colaboradores13.

a

Evaluado mediante el índice de masa corporal, de acuerdo con los criterios de la Organización Mundial de la Salud.

Con respecto a las preferencias de alimentos de los escolares evaluados, se encontró que los alimentos con mayor proporción de aceptación, es decir, con la categoría «me gusta mucho», fueron principalmente las frutas y alimentos como pizza, leche con sabor, papas a la francesa (fritas); las bebidas azucaradas tuvieron una aceptación similar a la del agua (71 vs. 72%); las verduras y cereales integrales tuvieron una baja preferencia por parte de los niños (tabla 4).

Tabla 4.

Preferencias alimentarias de los niños (n=1,456)

  Alimento  Me gusta mucho (%)  Me gusta(%)  Ni me gusta ni me desagrada (%)  No me gusta(%)  Me desagrada (%) 
Sandía  86.1  8.4  1.4  2.3  1.8 
Mango  86  9.1  1.3  1.8  1.8 
Manzana y pera  83.7  11.9  1.4  1.3  1.6 
Mandarina y naranja  82.1  13.3  1.4  1.5  1.6 
Jícama  81.3  10.8  3.2  2.8 
Cereal con azúcar  80.4  12.4  2.1  2.4  2.7 
Pizza  80.4  11.8  2.5  2.9  2.3 
Pepino  78.6  11.5  2.8  3.7  3.4 
Melón  78.1  12.3  2.9  3.2  3.5 
10  Leche con sabor  77.8  14.9  2.1  2.6  2.5 
11  Zanahoria  76.4  14.3  3.6  2.7 
12  Plátano  76.4  16  3.6  2.5  1.5 
13  Gelatina o flan  76  15.5  3.6  2.3  2.7 
14  Papas a la francesa (fritas)  74.7  15.5  3.9  3.2  2.6 
15  Yakult o similares  74.3  13.9  3.5  4.6  3.7 
16  Chocolate macizo  74  14.5  4.6  4.1  2.8 
17  Lechuga  73.9  15.7  3.2  3.4  3.8 
18  Helados  73.1  17.8  2.6  3.3  3.2 
19  Agua  72  19.1  3.6  2.8  2.6 
20  Yogurt natural  71.6  12.8  3.3  6.6  5.7 
21  Tortas  71.5  16.9  3.5  4.1 
22  Bebidas azucaradas  71  18.1  4.6  3.7  2.5 
23  Danonino o similar  70.7  18.5  3.4  3.7  3.7 
24  Jamón y salchicha  70  19.7  4.6  3.4  2.3 
25  Papa  69.7  18.4  4.7  3.4  3.7 
26  Tamala  69.7  19.4  3.6  3.3 
27  Papas fritas industrializadas  68.7  17.3  5.5  4.5  4.1 
28  Dulces suaves  68.4  18.9  4.3  3.4 
29  Papaya  67.9  15.7  4.7  6.3  5.4 
30  Pan dulce  67.5  22  4.7  3.6  2.2 
31  Hot-dogs  67.4  18.2  5.2  4.1 
32  Sopas instantáneas  67.1  15.7  4.7  6.2  6.3 
33  Jugo natural  67  20.2  4.3  4.6  3.9 
34  Tacos de carneb  66.9  17.3  6.2  4.6 
35  Queso Oaxaca o manchego  66.8  17.3  4.1  5.8 
36  Galletas dulces  65.9  20.7  5.6  4.4  3.4 
37  Pastelitos  65.9  17.9  6.3  5.4  4.6 
38  Hamburguesa  65.2  20.3  4.3  5.9  4.3 
39  Cajeta o leche condensada  65.2  17.7  5.2  6.7  5.3 
40  Caramelos macizos  64.6  19.5  6.7  4.9  4.3 
41  Tortilla de maíz  61.9  23.9  5.2  4.7  4.3 
42  Frituras de harina  61.7  20  5.8  5.6 
43  Barbacoa, carnitasc  60.1  19.3  7.2  7.8  5.7 
44  Tortilla de harina  59.8  21.4  5.8  7.2  5.7 
45  Quesadillab, tlacoyosd  59.5  22.4  6.1  6.5  5.5 
46  Crema  59  24.6  6.5  5.5  4.4 
47  Mermelada o miel  58.6  19.3  7.2  7.7  7.2 
48  Pollo  57.9  26.9  5.6  6.3  3.4 
49  Pan blanco de caja  57  26.2  6.3  6.7  3.7 
50  Frijol y lenteja  56.3  22.2  5.8  8.7  6.9 
51  Bombones  56.2  21.3  7.7  7.6  7.2 
52  Nopal  54.7  19.3  5.6  9.6  10.7 
53  Huevo  54  27.6  6.3  7.1 
54  Brócoli  52.2  17.6  6.1  11.9  12.1 
55  Cereal sin azúcar  51  25.9  8.1  9.4  5.6 
56  Jitomate  50.2  18.9  11.4  12.5 
57  Aguacate  49.6  19.1  6.1  13.8  11.4 
58  Agua con jarabe  49.3  23.9  8.6  9.6  8.6 
59  Refresco  48.6  25.2  8.5  9.1  8.5 
60  Chorizo y longaniza  48.5  20.3  9.1  13.3  8.8 
61  Atún y pescado  47.1  24.8  7.6  11.8  8.7 
62  Queso panelae  45.8  23.5  7.7  13  10 
63  Pan integral de caja  43.9  24.9  9.5  12.8  8.8 
64  Calabaza  42.5  21.5  9.1  14.1  12.8 
65  Chayote  42.4  17.9  9.8  16.4  13.5 
66  Mayonesa  41.5  26.1  10  10.7  11.7 
67  Carne de res  39.8  25.3  11.8  15.5  7.7 
68  Espinaca  35.3  16.8  9.6  20  18.4 
69  Cereal integral  31.4  20.7  14.3  18.8  14.7 
70  Chicharrón de cerdof  27  19.9  12.3  23  17.7 
a

Masa de maíz que puede estar rellena de carne, chile, verduras, entre otros alimentos.

b

Alimento a base de tortilla de maíz con ingrediente extra.

c

Carne cocida en su jugo o al vapor.

d

Tortilla de maíz gruesa y ovalada rellena de algún ingrediente extra.

e

Queso fresco sin proceso de maduración o fermentación.

f

Fritura de la piel de cerdo con o sin carne.

El análisis de las preferencias de acuerdo con el estado nutricional mostró que los 20 alimentos que más gustaban a los niños en todos los grupos fueron, principalmente, frutas y aquellos con elevada cantidad de grasa (pizzas, papas a la francesa (fritas), helados) o azúcar (cereal con azúcar, leche de sabores) (tabla 5; fig. 1). Los alimentos con menor preferencia fueron las verduras, chicharrón (piel frita) de cerdo, queso panela (fresco), mayonesa, carnes y pescados, entre otros (tabla 6; fig. 2).

Tabla 5.

Alimentos con mayor preferenciaa de acuerdo con el estado de nutrición de los niños

  NormalSobrepesoObesidad
  Alimento  %(n=724)  Alimento  %(n=363)  Alimento  %(n=345) 
Sandía  86.4  Sandía  87.8  Mango  85.8 
Zanahoria  86.3  Mango  85.9  Sandía  84.3 
Manzana y pera  84.4  Manzana y pera  84.7  Mandarina y naranja  81.7 
Pizza  83.7  Mandarina y naranja  82.3  Manzana y pera  80.6 
Jitomate  82.4  Cereal con azúcar  81.7  Jícama  79.7 
Mango  82.3  Jícama  80.9  Plátano  77.1 
Mandarina y naranja  82.3  Leche de sabores  80.7  Pepino  76.2 
Cereal con azúcar  81.6  Pepino  78.5  Cereal con azúcar  75.9 
Papa  80.6  Pizza  78.2  Melón  75.7 
10  Melón  79.4  Melón  77.3  Pizza  75.7 
11  Leche de sabores  78.8  Zanahoria  77.1  Lechuga  73.6 
12  Pepino  78  Gelatina o flan  75.2  Zanahoria  73.3 
13  Chocolate macizo  77.5  Plátano  74.7  Gelatina o flan  73.3 
14  Papas a la francesa  77.3  Papas a la francesa (fritas)  74.7  Yakult o similares  73 
15  Gelatina o flan  77.3  Helados  73.8  Yogurt natural  73 
16  Plátano  77.2  Yakult o similares  73.8  Leche de sabores  72.7 
17  Jícama  74.9  Agua  72.9  Agua  71.9 
18  Yakult o similares  74.9  Lechuga  72.3  Papa  71.5 
19  Tortas  74.7  Yogurt natural  71.9  Helados  70.1 
20  Helados  74  Bebidas azucaradas  71.7  Papas a la francesa (fritas)  69.3 
a

Respuesta a la opción «me gusta mucho».

Figura 1.

Alimentos con mayor preferencia por los escolares.

(0,25MB).
Tabla 6.

Alimentos con mayor rechazoa de acuerdo con el estado de nutrición de los niños

  NormalSobrepesoObesidad
  Alimento  %(n=724)  Alimento  %(n=363)  Alimento  %(n=724) 
Espinaca  18.9  Espinaca  19.7  Chicharrón de cerdob  20.6 
Chicharrón de cerdob  15.6  Chicharrón de cerdob  18.8  Espinaca  16.5 
Cereal integral  14.3  Jitomate  15.5  Cereal integral  16.2 
Calabaza  14.1  Cereal integral  14.4  Calabaza  13 
Brócoli  12.6  Calabaza  13.8  Chayote  12.8 
Chayote  11.8  Chayote  13.8  Chorizo y longaniza  12.5 
Mayonesa  11.7  Queso panelac  13.2  Aguacate  12.5 
Lechuga  11.5  Brócoli  12.4  Mayonesa  12.5 
Aguacate  11.2  Aguacate  11.6  Brócoli  11.6 
10  Agua con jarabe  9.3  Mayonesa  11.4  Jitomate  11.3 
11  Queso panelac  9.3  Nopal  10.8  Atún y pescado  10.5 
12  Pan integral de caja  9.3  Bombones  9.7  Nopal  9.3 
13  Refresco  8.4  Mermelada o miel  9.4  Pan integral de caja 
14  Atún y pescado  Refresco  9.1  Refresco  8.4 
15  Carne de res  Atún y pescado  8.9  Bombones  7.8 
16  Frijol y lenteja  7.7  Agua con jarabe  8.8  Queso panelac  7.8 
17  Chorizo y longaniza  7.3  Chorizo y longaniza  Sopas instantáneas  7.5 
18  Mermelada o miel  6.4  Pan integral de caja  Mermelada o miel  7.3 
19  Yogurt natural  6.1  Queso manchego  7.7  Carne de res  7.3 
20  Barbacoa, carnitas  6.1  Sopas instantáneas  7.7  Agua con jarabe  7.2 
a

Respuesta a la opción «me desagrada».

b

Queso fresco sin proceso de maduración o fermentación.

c

Fritura de la piel de cerdo con o sin carne.

Figura 2.

Alimentos con mayor rechazo por los escolares.

(0,27MB).
4Discusión

Este estudio muestra varios hallazgos interesantes acerca de las preferencias alimentarias de niños en edad escolar. El primero es la confirmación del gusto por el sabor dulce de los alimentos, y se demuestra en la selección de frutas como los primeros lugares del mayor gusto y una proporción muy pequeña de quienes respondieron no agradarles, así como de alimentos dulces procesados, como la leche con sabor, gelatinas y helados, que también se encontraron en esos primeros lugares. El segundo resultado a resaltar es la preferencia por alimentos con alta densidad energética y poco valor nutricio, como pizzas o papas a la francesa (fritas), dentro de los 20 primeros lugares de los 70 alimentos evaluados. En tercer lugar destaca la baja proporción de niños a quienes les gustan las verduras (nopal, brócoli, calabaza, los más frecuentemente mencionados), las cuales aparecen hasta el lugar 50 o después en la lista. El patrón conformado de acuerdo con las características nutricionales de los alimentos calificados por los niños respecto a su agrado representa un elevado riesgo para su consumo y, en consecuencia, para la generación de sobrepeso y obesidad.

Actualmente, a escala mundial, se ha puesto especial interés en la importancia del consumo de bebidas azucaradas, entre las que sobresalen los refrescos, como factor de riesgo de obesidad14. En México, en el año 2012, los refrescos ocuparon el cuarto lugar entre los «rubros o productos de consumo cotidiano en los que los hogares mexicanos gastaron más en promedio»15, y se ha reportado que el elevado consumo de refrescos, bebidas de fruta y bebidas endulzadas entre adolescentes mexicanos está asociado positivamente con su índice de masa corporal16. Esta situación ha sustentado la implementación de programas para incrementar el consumo de agua a través de medios masivos de comunicación, y de acciones para facilitar el acceso a ella en los ambientes escolares a través de la instalación de bebederos, así como la sustitución de la venta de refrescos por agua17. En el presente trabajo se identificó una mayor proporción de preferencia en los niños por el agua (lugar 19 con un 72% de menciones «me gusta mucho») que por los refrescos (lugar 57 con un 48.6% de la misma categoría de agrado). Esto podría reflejar un resultado favorable de las estrategias dirigidas a mejorar las conductas saludables, aunque las bebidas azucaradas a base de jugo o fruta aún siguen en un lugar elevado de preferencia. La relevancia de aspectos culturales y sociales que favorecen el consumo de estos productos en niños escolares mexicanos ha sido documentada recientemente18, lo que evidencia la dificultad de lograr cambios permanentes, tanto del ambiente como en las preferencias individuales, y refuerza la necesidad de continuar con programas sólidos de educación nutricional, así como de una regulación sanitaria efectiva sobre la producción, distribución y publicidad de estas bebidas.

Como complemento de las preferencias, es importante enfatizar que entre los 20 alimentos con mayor rechazo se encontraron muchos de los recomendados para una buena alimentación y para la prevención del sobrepeso y la obesidad, como los ricos en fibra, proteínas animales y vegetales. Varios de estos obtuvieron mayor rechazo que los refrescos. Este aspecto refleja el bajo impacto de la promoción para el consumo de verduras, a pesar de que estas son asequibles tanto por su disponibilidad en el mercado como por su bajo costo. Será necesario incorporar, en los programas nutricionales, acciones para favorecer la inclusión de vegetales en la alimentación cotidiana de los niños desde los primeros años de vida con el propósito de desarrollar el gusto permanente por los sabores de estos alimentos, como ha sido recomendado en estudios previos19.

Con respecto al estado de nutrición de los niños incluidos en el estudio, la frecuencia de sobrepeso y de obesidad fue aproximadamente 15% superior a la reportada en la ENSANUT 2012, tanto a nivel nacional4 como para el Distrito Federal20. Esta diferencia podría atribuirse a las características socioeconómicas desventajosas de la población de este estudio, las cuales constituyen una vulnerabilidad en salud que puede expresarse como un mayor riesgo para el desarrollo de obesidad21.

El hecho de que los listados de preferencia de alimentos de acuerdo con los distintos estados de nutrición no muestren variaciones importantes puede implicar que el consumo está influido por otras variables, principalmente los conocimientos en nutrición y la influencia de los padres para la disponibilidad y el consumo de cierto tipo de alimentos en el hogar, como se ha reportado previamente22. Las preferencias alimentarias de los padres han mostrado ser un poderoso modulador de las preferencias de los niños, y determinan las conductas alimentarias desde las edades más tempranas, como el tipo, raciones y horario de los alimentos y los hábitos de ciertos ambientes alimentarios (restaurantes, televisión en el horario de comidas, etcétera)23.

Los hallazgos de este estudio no coinciden con lo reportado en otros contextos en los que se ha encontrado una asociación entre las preferencias de alimentos y el peso corporal24. Posiblemente porque, en la edad escolar, el patrón de preferencias alimenticias aún no se expresa como un patrón de consumo que implique una modificación en su condición nutricional, debido a que todavía no se cuenta con la posibilidad de elegir con libertad los alimentos de su dieta cotidiana, aunque estén disponibles en su entorno escolar. En este sentido, una limitación del presente trabajo consiste en la imposibilidad de identificar la concordancia entre los alimentos que los niños reportaron como preferidos con el consumo real, aunque se asume que el autorreporte fue confiable y que, efectivamente, reflejó sus gustos y aversiones a los alimentos y bebidas evaluados. También, debe reconocerse que se pudieron omitir algunos alimentos en la selección a priori del listado presentado en el cuestionario. Será necesario continuar con esta línea de investigación para lograr una identificación más detallada del patrón de preferencias, de la relación de las preferencias con su consumo y de su modificación a lo largo del tiempo.

En conclusión, en esta población de niños escolares pertenecientes a familias de bajo nivel socioeconómico, el patrón de preferencias alimentarias no varió de acuerdo con el estado nutricional de los niños. Sin embargo, este patrón de preferencias identificó aspectos de riesgo para una alimentación adecuada. De concretarse un consumo acorde con estas preferencias, muy probablemente se definirá, en el mediano plazo, una práctica alimentaria que aumentará aún más la ya elevada prevalencia de obesidad en poblaciones vulnerables. Por lo anterior, y con base en la evidencia aquí presentada, es urgente que en los programas de promoción de la salud se refuercen las acciones para favorecer una educación nutricional desde los primeros años de vida, con el fin de formar, de manera permanente, hábitos saludables en los niños.

Financiamiento

CONACYT (Salud 2007-01-68854).

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Referencias
[1]
World Health Organization. Obesity and overweight. Fact sheet N.o 311; 2014. [acceso 3 Dic 2014]. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/en/
[2]
World Health Organization. Global strategy on diet, physical activity and health: childhood overweight and obesity. 2014. [acceso 3 Dic 2014]. Disponible en: http://www.who.int/dietphysicalactivity/childhood/en/
[3]
T. Kelly, W. Yang, C.S. Chen, K. Reynolds, J. He.
Global burden of obesity in 2005 and projections to 2030.
Int J Obes (Lond), 32 (2008), pp. 1431-1437
[4]
J.P. Gutiérrez, J. Rivera-Dommarco, T. Shamah-Levy, S. Villalpando-Hernández, A. Franco, L. Cuevas-Nasu, et al.
Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados nacionales.
Instituto Nacional de Salud Pública, (2012),
[5]
J.M. Meléndez, G.M. Cañez, H. Frías.
Comportamiento alimentario y obesidad infantil en Sonora, México.
Rev Latinoam Ciencias Soc Niñez Juventud, 8 (2010), pp. 1131-1147
[6]
P. Domínguez-Vásquez, S. Olivares, J.L. Santos.
Influencia familiar sobre la conducta alimentaria y su relación con la obesidad infantil.
Arch Latinoam Nutr, 58 (2008), pp. 249-255
[7]
L.F. Vélez, B. Gracia.
La selección de los alimentos: una práctica compleja.
Colomb Med, 34 (2003), pp. 92-96
[8]
World Health Organization..
Marketing of food and non-alcoholic beverages to children: report of a WHO forum and technical meeting.
WHO, (2006),
[9]
J.E. Steiner.
Taste-acceptance and taste-aversion reflected by behavioral manifestations in man and mammals.
Pure Appl Chem, 69 (1997), pp. 721-728
[10]
S.L. Johnson, L. McPhee, L.L. Birch.
Conditioned preferences: young children prefer flavors associated with high dietary fat.
Physiol Behav., 50 (1991), pp. 1245-1251
[11]
T. Shamah-Levy, S. Villalpando-Hernández, J. Rivera-Dommarco.
Manual de procedimientos para proyectos de nutrición..
Instituto Nacional de Salud Pública, (2006),
[12]
World Health Organization.
Measuring change in nutritional status. Guidelines for assessing the nutritional impact of supplementary feeding programs for vulnerable groups.
WHO, (1983),
[13]
M. De Onis, A.W. Onyango, E. Borghi, A. Siyam, C. Nishida, J. Siekman.
Development of a WHO growth reference for school-age children and adolescents.
Bull World Health Organ, 85 (2007), pp. 660-667
[14]
V.S. Malik, M.B. Schulze, F.B. Hu.
Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review.
Am J Clin Nutr, 84 (2006), pp. 274-288
[15]
Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGASTO). México; 2012. [acceso 19 Dic 2014]. Disponible en: http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/encuestas/hogares/regulares/engasto/2012/default.aspx
[16]
A. Jiménez-Aguilar, M. Flores, T. Shamah-Levy.
Sugar-sweetened beverages consumption and BMI in Mexican adolescents: Mexican National Health and Nutrition Survey 2006.
Salud Publica Mex, 51 (2009), pp. S604-S612
[17]
Secretaría de Salud..
Estrategia nacional para la prevención y el control del sobrepeso, la obesidad y la diabetes.
IEPSA, (2013),
[18]
F. Théodore, A. Bonvecchio, I. Blanco, L. Irizarry, A. Nava, A. Carriedo.
Significados culturalmente construidos para el consumo de bebidas azucaradas entre escolares de la Ciudad de México.
Rev Panam Salud Publica., 30 (2011), pp. 327-334
[19]
M.K. Fox, E. Condon, R.R. Briefel, K.C. Reidy, D.M. Deming.
Food consumption patterns of young preschoolers: are they starting off on the right path?.
J Am Diet Assoc., 110 (2010), pp. S52-S59
[20]
Instituto Nacional de Salud Pública.
Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados por entidad federativa: Distrito Federal. Cuernavaca.
Instituto Nacional de Salud Pública, (2012),
[21]
J. Wardle, J. Waller, M.J. Jarvis.
Sex differences in the association of socioeconomic status with obesity.
Am J Public Health, 92 (2002), pp. 1299-1304
[22]
M.R. López-Gamiño, M.E. Alarcón-Armendáriz, X.K. Torres-Beltrán.
Nutritional status, food consumption at home, and preference-selection in the school.
Food Nutr Sci, 3 (2012), pp. 281-285
[23]
H. Patrick, T.A. Nicklas.
A review of family and social determinants of children's eating patterns and diet quality.
J Am Coll Nutr, 24 (2005), pp. 83-92
[24]
A. Lanfer, K. Knof, G. Barba, T. Veidebaum, S. Papoutsou, S. de Henauw, on behalf of the IDEFICS consortium, et al.
Taste preferences in association with dietary habits and weight status in European children: results from the IDEFICS study.
Int J Obes (Lond), 36 (2012), pp. 27-34
Copyright © 2014. Hospital Infantil de México Federico Gómez
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.