Buscar en
Atención Primaria Práctica
Toda la web
Inicio Atención Primaria Práctica Comparación de dos oscilómetros automáticos vs el método tradicional con son...
Información de la revista
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 3-8 (Enero - Febrero 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2669
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 3-8 (Enero - Febrero 2019)
Original
Open Access
Comparación de dos oscilómetros automáticos vs el método tradicional con sonda Doppler en la determinación del índice tobillo-brazo
Comparison of two automatic oscillometers vs the traditional method with Doppler probe in the determination of the ankle brachial index
Visitas
...
Rebeca Rayaa,
Autor para correspondencia
rraya.mn.ics@gencat.cat

Autor para correspondencia.
, Nuria Martíneza, Fernando Cayuelasa, Guillem Perab, Yolanda Garcíaa
a Centre d’Atenció Primària Parets del Vallès, Institut Català de la Salut, Parets del Vallès, Barcelona, España
b Unitat de Suport a la Recerca Metropolitana Nord, Institut Universitari d’Investigació en Atenció Primària Jordi Gol (IDIAP Jordi Gol), Mataró, Barcelona, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características de los pacientes (n=202)
Tabla 2. Lista de incidencias con los tres métodos
Tabla 3. Distribución de las 404 piernas por categorías de índice tobillo-brazo (ITB): sano (ITB entre 0,9 y 1,4), arteriopatía periférica (EAP) (ITB<0,9) y calcificado (CA) (ITB ≥ 1,4), según el método de medida utilizado
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Evaluar la concordancia entre dos métodos automáticos (Watch BP Office TWIN200ABI [WBP] y MESI ABPIMDD [MESI]) y el método con sonda Doppler en la medida del índice tobillo-brazo (ITB).

Diseño

Observacional descriptivo-transversal.

Emplazamiento

Centro de atención primaria Parets del Vallès (Barcelona, España).

Participantes

Un total de 202 pacientes de 50-77años en población atendida en atención primaria.

Intervenciones

Dos enfermeras experimentadas en la técnica realizaron todas las medidas. Se evaluó concordancia de ITB mediante coeficiente de correlación intraclase (CCI) y de ITB categorizado (enfermedad arterial periférica [EAP], sano y calcificación arterial [CA]) mediante índice kappa.

Mediciones principales

Resultado ITB mediante los tres métodos.

Resultados

La concordancia del ITB de los métodos automáticos respecto a Doppler fue baja: CCI (intervalo de confianza del 95% [IC95%]) 0,27 (0,00-0,50) para WBP y 0,20 (0,00-0,42) para MESI. La concordancia de ITB categorizado respecto a Doppler también fue baja: kappa (IC95%) 0,33 (0,26-0,40) para WBP y 0,54 (0,47-0,62) para MESI. Se observó una sobreestimación del ITB con los métodos automáticos respecto a Doppler. Usando este último como gold standard, los métodos automáticos fueron específicos (98%) pero poco sensibles (WBP 44% y MESI 63%). Se determinó que un ITB<1,12 (WBP) y <1,16 (MESI) eran los mejores puntos de corte para comparar con ITB<0,9 medido con Doppler. También hubo más incidencias con los métodos automáticos pero un ahorro del tiempo en la realización con MESI.

Conclusiones

La pobre concordancia de los métodos automáticos con Doppler hace que estos no puedan substituirlo en la determinación del ITB.

Palabras clave:
Índice tobillo-brazo
Oscilómetro automático
Doppler
Enfermedad arterial periférica
Concordancia
Abstract
Objective

Evaluate the concordance between two automatic methods (Watch BP Office TWIN200ABI [WBP] and MESI ABPIMDD [MESI]) and the method with Doppler in the measurement of the ankle brachial index (ABI).

Design

Descriptive cross-sectional study.

Location

Parets del Vallès Primary Care Center (Barcelona, Spain).

Participants

Sample of 202 patients aged 50-77years in a population attended in Primary Care.

Interventions

Two nurses experienced in the technique made all the measurements. ABI concordance was assessed by intraclass correlation coefficient (ICC) and categorized ABI (peripheral arterial disease [PAD], healthy and arterial calcification [CA]) using the kappa index.

Main measurements

ABI result through the three methods.

Results

The agreement of the ABI of the two automatic methods related to Doppler was low: CCI (95% confidence interval [CI95%]) 0.27 (0.00-0.50) for WBP and 0.20 (0.00-0.42) for MESI. The agreement of ABI categorized was low too: kappa (CI95%) 0.33 (0.26-0.40) for WBP and 0.54 (0.47-0.62) for MESI. The automatic methods overestimated the ABI obtained with Doppler. Using Doppler as Gold Standard, the automatic methods were specific (98%) but not sensitive (WBP 44% and MESI 63%). It was determined that an ABI<1.12 (WBP) and <1.16 (MESI) were the best cut-off points to compare with ABI<0.9 measured with Doppler. There were more incidences with the automatic methods but a saving of the realization time with MESI.

Conclusions

The poor concordance of the automatic methods with Doppler means that they are not able to substitute it in the determination of the ABI.

Keywords:
Ankle-brachial index
Automatic oscillometric device
Doppler
Peripheral Arterial disease
Concordance
Texto completo
Introducción

La enfermedad arterial periférica (EAP) afecta al 15-20% de la población mayor de 70años1-5, porcentaje que podría incrementarse si se tienen en cuenta pacientes asintomáticos6. Su presencia afecta la calidad de vida y aumenta la morbimortalidad cardiovascular1,6-9, y esto hace necesario tener métodos diagnósticos que permitan implementar medidas preventivas9 precozmente.

El índice tobillo-brazo (ITB) es el método no invasivo con mayor rendimiento en el diagnóstico de la EAP10. Se calcula dividiendo la mayor de las presiones arteriales sistólicas (PAS) a nivel del tobillo entre la mayor PAS en los brazos. Un ITB <0,9 sugiere la presencia de EAP, mientras que cifras ≥1,4 indican posible calcificación arterial (CA).

A pesar de ser un método sencillo, sensible (90%) y específico (98%)11, el tiempo que precisa y la necesidad de experiencia han dificultado su implantación en atención primaria (AP)12-15.

Para superar estas limitaciones se ha planteado que los oscilómetros automáticos podrían sustituir al método con sonda Doppler. Diversos estudios han comparado ambos métodos, aunque los resultados publicados son variables16-18.

Para aportar mayor evidencia sobre el tema se diseñó este estudio, cuyo objetivo fue establecer la concordancia entre el método con sonda Doppler y dos métodos automáticos: Watch BP Office (TWIN200ABI) y MESI ABPIMDD.

Material y métodos

Estudio descriptivo transversal realizado en el centro de AP de Parets del Vallès (Barcelona) en julio de 2017.

Selección de los pacientes

Se incluyeron 202 pacientes de entre 50 y 77años que espontáneamente acudieron de modo consecutivo al centro por cualquier motivo. No se invitó a participar a personas con criterios de exclusión, por mala tolerancia al procedimiento (por lesiones, flebitis, linfangitis o trombosis venosa). Los que aceptaron participar fueron citados otro día.

Variables

La variable principal fue el valor continuo del ITB con los tres métodos y su categorización en sano (ITB entre 0,9-1,4), EAP (<0,9) y CA (≥1,4). Se recogió: sexo, edad, riesgo cardiovascular (REGICOR), riesgo REASON de padecer EAP19, índice de masa corporal (IMC), tabaquismo, antecedentes patológicos y existencia de clínica de claudicación (según el test de Edimburgo20).

Recogida de datos

Se siguió siempre este orden (fig. 1): Doppler, Watch BP (WBP) y MESI ABPIMDD (MESI). Un observador realizó las medidas y otro rellenó los datos de la historia clínica y calculó el índice REASON.

Figura 1.

Esquema de medición de los tres métodos. EID: extremidad inferior derecha; EII: extremidad inferior izquierda; ESD: extremidad superior derecha; ESI: extremidad superior izquierda.

(0,17MB).

Solo dos enfermeras con experiencia en la técnica llevaron a cabo las mediciones.

Se registraron los casos en que no se pudo obtener el valor del ITB, las incidencias y el tiempo empleado.

Antes de la exploración se garantizó un reposo de 5min.

ITB mediante sonda Doppler. Modelo Hingtleigh HealthcareDopplexII Modelo SD2 y esfigmomanómetro manual CORYSAN tipo Manuell. Se determinó el brazo con mayor PAS (brazo control [BC]) con la sonda Doppler. A continuación se obtuvo la PAS en las piernas, primero derecha y luego izquierda, en la arteria pedia y la tibial posterior.

ITB mediante WatchBP Office (TWIN200 ABI). Se detectó el BC, medida que permite WBP, tomando automática y simultáneamente tres medidas consecutivas separadas por intervalos de un minuto, obteniendo la media de cada brazo. Luego se colocó un manguito en el BC y una tobillera en la pierna izquierda. El ITB se calculó automáticamente. Se realizó lo mismo en la derecha.

ITB mediante MESI Modelo ABPIMDD. Se colocó uno de los manguitos en el BC obtenido con Doppler y una tobillera en cada una de las piernas. El ITB se calculó automáticamente para cada una.

En los tres métodos el registro del tiempo incluyó: reposo de 5min, detección del BC y tiempo de ejecución de la medida.

Análisis estadístico

Se usó el coeficiente de correlación intraclase (CCI) para ver el grado de acuerdo en la medida del ITB, junto a los métodos gráficos de Bland-Altman y nubes de puntos. Los cálculos se repitieron para diferentes patrones de pacientes para ver si la concordancia entre métodos era homogénea entre diferentes pacientes o dependía de sus características.

Se evaluó la concordancia usando la variable ITB categorizada en 3 grupos (EAP, sano y CA) usando kappa. La diferencia de prevalencia de EAP entre los tres métodos se evaluó mediante un test de diferencia de proporciones.

Cuando no se pudo obtener una medida se describió el motivo. Se comparó 2 a 2 la frecuencia de «no medidos» mediante test de McNemar por cada método. La comparación entre variables continuas se realizó mediante prueba t de Student apareada, y las categóricas mediante chi cuadrado.

Se calcularon: sensibilidad, especificidad, valores predictivos positivo (VPP) y negativo (VPN), y las razones de probabilidades positiva (RPP) y negativa (RPN) de los métodos automáticos versus el método Doppler agrupando los pacientes como «con EAP» y «sin EAP», así como curvas ROC y su área bajo la curva en los pacientes con ITB medido.

Se obtuvieron intervalos de confianza al 95% (IC95%) de todos los estadísticos. Para los CCI, en el caso de que el límite inferior del intervalo fuese negativo se convirtió a cero. Las comparaciones fueron bilaterales y la significación, del 5%. Se usó el paquete estadístico Stata 15.

Resultados

Se incluyeron 404 piernas (202 pacientes) con una edad media de 63años con las características mostradas en la tabla 1.

Tabla 1.

Características de los pacientes (n=202)

  n (%) 
Mujeres  113 (56%) 
Edad, media (DE)  63 (7) 
REGICOR, media (DE)  4,7 (3,5) 
Consumo de tabaco
Ex-fumador  79 (39%) 
Fumador actual  42 (21%) 
REASON >4,1  124 (62%) 
Índice de masa corporal
Infra/normopeso (<25kg/m245 (22%) 
Sobrepeso (≥25 y <30kg/m292 (46%) 
Obesidad (≥30kg/m265 (32%) 
Clínica de claudicación  13 (6%) 
Diagnósticos historia clínica
Hipertensión  114 (56%) 
Dislipemia  117 (58%) 
Diabetes mellitus  57 (28%) 
Enfermedad cardio o cerebrovasculara  30 (15%) 

DE: desviación estándar.

REGICOR solamente calculado en pacientes hasta 75 años (199 pacientes, 3 de ellos sin valores).

Un paciente sin valor REASON.

a

Incluye ictus, accidente isquémico transitorio, ángor, infarto agudo de miocardio, arteriopatía periférica, aneurisma de la aorta abdominal, arritmia por fibrilación auricular.

El ITB se midió con los tres métodos. Doppler no pudo obtener valor debido a la no compresión de la arteria, clasificándose como CA en un 0,7% (3 casos). WBP no dio ningún valor en 9 ocasiones (2,2%) y MESI en 32 (7,9%), siendo estas diferencias estadísticamente significativas al comparar MESI con los otros dos (p<0,001), aunque no al comparar Doppler con WBP (p=0,083).

El tiempo medio (DE) fue: 12,1 (1,8) min con Doppler, 14,4 (1,6) min WBP y 10,7 (1,3) min MESI (p<0,001). El tiempo de BC fue: 2,6min (Doppler) y 5,7min (WBP) (p<0,001).

Hubo más incidencias con los métodos automáticos (Doppler 4%; WBP 13%; MESI 14%; p<0,001) (tabla 2).

Tabla 2.

Lista de incidencias con los tres métodos

  Doppler  Watch BP  MESI 
Ningún problema  389 (96%)  350 (87%)  346 (86%) 
Dolor  4 (1%)  6 (1%)  12 (3%) 
Hay que repetir la medida  8 (2%)  42 (10%)  16 (4%) 
No da ningún valor (CA)  3 (1%)  0 (0%)  0 (0%) 
No da ningún valor (EAP)  0 (0%)  0 (0%)  18 (4%) 
No se puede medir  0 (0%)  9 (2%)  14 (3%) 

CA: calcificación arterial; EAP: arteriopatia periférica.

La suma puede ser superior a 100%, ya que se puede presentar más de un tipo de incidencia durante la recogida.

La media (DE) del ITB fue: Doppler 1,05 (0,11), WBP 1,20 (0,15) y MESI 1,20 (0,11), siendo los valores con Doppler más bajos de forma estadísticamente significativa (p<0,001). El incremento medio respecto a Doppler fue del 13,6% (WBP) y del 14,3% (MESI).

La concordancia del valor ITB con Doppler respecto a WBP/MESI fue pobre: CCI=0,27 (IC95% 0,00-0,50) para WBP y 0,20 (0,00-0,42) para MESI (figs. 2 y 3).

Figura 2.

Diagrama de dispersión del índice tobillo-brazo (ITB) medido con Doppler vs a) medido con Watch BP y b) medido con MESI.

(0,09MB).
Figura 3.

Gráficos de Bland-Altman para la concordancia de la medida del índice tobillo-brazo (ITB) medido con Doppler vs a) medido con Watch BP y b) medido con MESI.

(0,09MB).

Se repitió el cálculo del CCI según perfiles por obesidad (IMC30kg/m2), tabaquismo, dislipemia, hipertensión y diabetes. En ningún caso el CCI superó 0,54 (datos no mostrados), indicando que no existió buena concordancia incluso en perfiles seleccionados.

Categorizando los valores de ITB en sano, EAP y CA, se asumió que la imposibilidad de compresión de la arteria con Doppler indicaba CA (3piernas), mientras que cuando MESI indicaba error por posible EAP sin dar lectura numérica del ITB se asumía EAP (18piernas). Se observó una proporción algo mayor de EAP detectada con Doppler, aunque no estadísticamente significativa (p=0,18 y p=0,87), al comparar la prevalencia de EAP con Doppler vs WBP y MESI, respectivamente) (tabla 3). Los índices kappa también fueron bajos: WBP 0,33 (IC95% 0,26-0,40) y MESI 0,54 (IC95% 0,47-0,62).

Tabla 3.

Distribución de las 404 piernas por categorías de índice tobillo-brazo (ITB): sano (ITB entre 0,9 y 1,4), arteriopatía periférica (EAP) (ITB<0,9) y calcificado (CA) (ITB ≥ 1,4), según el método de medida utilizado

  Doppler  Watch BP  MESI 
Sano  375 (92,8%)  361 (91,4%)  355 (91,0%) 
EAP  26 (6,4%)  17 (4,3%)  24 (6,2%) 
CA  3 (0,7%)  17 (4,3%)  (2,8%) 

En 9 piernas medidas con Watch BP y en 14 con MESI no se pudo establecer una categoría.

Utilizando Doppler como gold standard para el diagnóstico de EAP, la especificidad fue elevada (WBP y MESI: 98%) pero la sensibilidad fue baja (WBP: 44%, MESI: 63%). Los VPP y VPN para WBP fueron del 65 y del 96%, y para MESI, del 68 y del 98%, mientras que las RPP y RPN fueron 27 y 0,6 (WBP) y 32 y 0,4 (MESI). El área bajo la curva ROC para la detección de EAP fue 0,80 para WBP y 0,78 para MESI. El mejor punto de corte para los métodos automáticos para la detección de EAP se estimó en 1,12 (WBP) y en 1,16 (MESI).

Discusión

Diversos estudios han comparado la utilización de un oscilómetro automático y el método con sonda Doppler para la medición del ITB, obteniendo resultados variables, ya que las poblaciones y los modelos automáticos eran distintos14,15 y los observadores tenían diferente grado de experiencia.

El estudio de Forés et al.21, en población visitada en AP, compara la obtención del ITB mediante WBP y el método Doppler en 88 pacientes mayores de 55años, hallando un CCI de 0,13 (IC95% −0,17 a 0,41), descartando a WBP como método de cribado habitual. A pesar de que nuestro resultado ha sido ligeramente mejor, la conclusión es la misma: la concordancia entre Doppler y WBP es baja. Sinski et al.22 también encuentran, en 80 sujetos con enfermedad coronaria, poca relación entre WBP y Doppler (coeficiente de correlación de Pearson [r] de 0,51, en nuestro estudio r=0,44). Sin embargo, Kollias et al.23 utilizan WBP en 93 sujetos con factores de riesgo cardiovascular, obteniendo una correlación moderadamente alta (r=0,80) y que aumenta discretamente al repetir la medida tres veces con WBP (segunda medida r=0,85, tercera r=0,86).

Hallamos que el tiempo de ejecución de WBP fue superior al de Doppler, principalmente porque tarda más de 3min en definir el BC.

En cuanto a MESI, Span et al.24 lo utilizaron en 136 sujetos que acudían espontáneamente a AP y que cumplían uno de estos criterios: fumador, diabético o dolor en las piernas durante el ejercicio (r=0,61; en nuestro estudio r=0,37). Aunque indican que la sensibilidad, usando Doppler como gold standard, fue del 85%, esto se produjo al aumentar el punto de corte a ≤1, pero usando <0,9 la sensibilidad fue del 57%. En nuestro estudio el punto de corte1 para MESI aún funcionó peor, ya que se reclasificaban 4 sujetos a EAP cuando, según Doppler, no tenían EAP. En relación al tiempo, registraron 14min con Doppler y con MESI 2min, sin reposo, justificando que la medición se hace en las tres extremidades a la vez. Si restamos en nuestro estudio el tiempo de reposo y de BC, el tiempo de MESI sería de 3,1min, por lo que el ahorro de tiempo al usar MESI se vería incrementado de 1,4 a 9min.

Existe una sobreestimación del ITB por parte de los métodos automáticos que se repite en diferentes estudios, lo que hace necesario ajustar los puntos de corte para aumentar la sensibilidad. Nuestros puntos fueron ITB<1,12 para WBP e ITB<1,16 para MESI, aumentando la sensibilidad (WBP: 84%; MESI: 88%) en detrimento de la especificidad (86 y 70%).

Otros dispositivos muestran resultados variables. Los estudios de Forés et al.21 (CCI=0,27), Ena et al.25 (kappa=0,45) y Hamel et al.26 (CCI=0,35) establecieron que OMRON M6 no podía substituir al Doppler. En cambio, la concordancia entre Doppler y otros modelos fue buena: OMRON-M3 HEM-7200-E, Herráiz et al.27 (área bajo la curva=0,94; kappa=0,68); SCVL utilizado por Rosenbaum et al.28 (r=0,71); OMRON M4 empleado por Benchimol et al.29 (r=0,68 a 0,72 según extremidad) y Vega et al.15 (área bajo la curva=0,94), y OMRON BP-203 RPEIII por Ma et al.30 (kappa entre 0,87 y 0,91 según extremidad).

Algunos estudios consideran que las dificultades para detectar presiones muy bajas de los métodos automáticos podrían ser utilizadas para determinar la presencia de EAP24. En 18 ocasiones MESI dio lectura de error no explicable por otro tipo de causas, lo que podría haber indicado presencia de EAP. De ellas, solamente en 11 (61%) se confirmó EAP con Doppler.

La obesidad se ha relacionado con dificultades para determinar el ITB debido a problemas para comprimir la arteria. En nuestro estudio esto pasó con MESI: el 14% de los obesos no obtuvieron ITB, con respecto al 5% de los no obesos (p=0,002).

Hubo más errores y necesidad de repetir las medidas con los métodos automáticos: 2% de repeticiones con Doppler, 4% con MESI y 10% con WBP.

El único efecto adverso fue la aparición de dolor: 1% Doppler, 1% WBP y 3% MESI. Los casos en que hubo dolor con Doppler también lo hubo con los otros métodos. El hecho de que MESI fuera siempre el tercer método podría haber influido en que hubiera más dolor con él.

La concordancia observada en nuestro estudio se basa en una muestra con una prevalencia de EAP similar a la de otros estudios de la zona3, pero en términos absolutos baja. Se investigó si la concordancia mejoraba al seleccionar poblaciones de mayor riesgo cardiovascular, y aunque en algunos perfiles mejoró, el CCI nunca superó 0,54 para WBP y 0,37 para MESI, y kappa no pasó de 0,59 (WBP) ni de 0,86 (MESI), obteniéndose las mejores concordancias en población diabética, aunque hay que tener en cuenta la baja muestra disponible para realizar estos cálculos por perfiles. Limitando el estudio a los sujetos con REASON positivo, las mejoras en la concordancia fueron moderadas, pasando el CCI de 0,27 a 0,35 (WBP) y de 0,20 a 0,24 (MESI), kappa de 0,33 a 0,38 (WBP) y de 0,54 a 0,64 (MESI), mientras que la sensibilidad aumentó del 44 al 55% (WBP) y del 63 al 75% (MESI), manteniéndose la especificidad superior al 96%.

La baja concordancia con WBP fue principalmente por diferencias en la PAS de las piernas. Al comparar las PAS de los brazos encontramos un CCI=0,79 (IC95% 0,75-0,82) entre Doppler y WBP. Esto puede explicarse por diferencias anatómicas, que precisan adaptar los manguitos, por la mayor dificultad de obtener presiones en obesos, y por la forma en que los aparatos oscilométricos miden la presión arterial, entendiéndola como la presión en el punto de máxima oscilación de la arteria. Incrementos de la rigidez arterial causados, por ejemplo, por arteriosclerosis pueden ser motivos de falsas lecturas. No se pudieron estudiar las concordancias específicas a nivel de piernas con MESI, al no disponer de todos los datos desagregados.

Limitaciones del estudio

El método que confirma la presencia de EAP es la arteriografía. Debido a las connotaciones éticas de realizar una prueba invasiva no necesaria, no se hizo esta comprobación.

Para disminuir la variabilidad interobservador, solo dos enfermeras realizaron la técnica.

Para evitar sesgos debidos a un conocimiento previo del resultado del ITB, Doppler se aplicó siempre en primer lugar.

Para evitar la posible influencia de saber que el paciente tenía un mayor riego de EAP, REASON fue siempre calculado por un observador diferente al que efectuaba la medida.

MESI se utilizó después de haber aplicado compresión de forma repetida en las extremidades con los otros métodos; desconocemos si esto puede haber influido en el resultado.

Los métodos automáticos presentaron mayor dificultad de colocación y de compresión en personas obesas, lo que también contribuyó a aumentar las incidencias.

La muestra utilizada, si bien es representativa de las personas que pueden acudir a un centro de AP, no lo es de la población general. Aunque esto no debería afectar la concordancia.

Por último, el cálculo del CCI solamente puede realizarse si se dispone de los valores numéricos de ITB de los métodos a comparar. Los bajos valores observados al comparar Doppler con MESI podrían mejorar si cuando MESI indicaba EAP pero no daba un valor concreto se hubiera asignado un ITB<0,9 a MESI.

Conclusión

El método Doppler no puede sustituirse por los métodos automáticos utilizados en nuestro estudio. Convendría realizar estudios en otras poblaciones o con otros dispositivos para evaluar posibles alternativas al método tradicional.

Lo conocido sobre el tema

  • -

    La arteriopatía periférica (EAP) está infradiagnosticada en atención primaria (AP).

  • -

    El índice tobillo-brazo (ITB) obtenido mediante Doppler es la técnica diagnóstica de EAP en AP, pero requiere tiempo y experiencia para su aplicación.

  • -

    Los oscilómetros automáticos podrían ser una opción para sustituir la técnica Doppler y superar sus limitaciones, pero los resultados publicados son variables.

Qué aporta este estudio

  • -

    Los oscilómetros automáticos Watch BP-Office (WBP) y MESI ABPIMD (MESI) presentan una pobre concordancia respecto al Doppler en la determinación del ITB (coeficiente de correlación intraclase [CCI] 0,27 y 0,20, respectivamente).

  • -

    Estos dispositivos tienen una especificidad alta pero baja sensibilidad (WBP 44% y MESI 63%) para el diagnóstico de EAP comparados con Doppler.

  • -

    WBP y MESI no pueden sustituir al método tradicional con sonda Doppler en la determinación del ITB en AP.

Financiación

El proyecto fue financiado con las XVIII ayudas para la investigación de la CAMFIC 2017 núm. de proyecto FAP1702 con una dotación de 6.000 €.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses asociados con esta publicación.

Agradecimientos

A SONMEDICAL S.L. por el préstamo del oscilómetro automático MESI modelo ABPIMDD durante la fase de recogida de datos.

Bibliografía
[1]
F. Serrano, A. Martín.
Enfermedad arterial periférica: aspectos fisiopatológicos, clínicos y terapéuticos.
Rev Esp Cardiol, 60 (2007), pp. 969-982
[2]
M.T. Alzamora, J.M. Baena-Díez, M. Sorribes, R. Forés, P. Toran, M. Vicheto, et al.
Peripheral Arterial Disease Study (PERART): Prevalence and predictive values of asymptomatic peripheral arterial occlusive disease related to cardiovascular morbidity and mortality.
BMC Public Health, 7 (2007), pp. 348
[3]
M.T. Alzamora, R. Forés, J.M. Baena-Díez, G. Pera, P. Toran, M. Sorribes, et al.
The Peripheral Arterial disease study (PERART/ARTPER): Prevalence and risk factors in the general population.
BMC Public Health, 10 (2010), pp. 38
[4]
W.R. Hiatt, S. Hoag, R.F. Hamman.
Effect of diagnostic criteria on prevalence of peripheral arterial disease. The San Luis Valley Diabetes Study.
Circulation, 91 (1995), pp. 1472-1479
[5]
E. Selvin, T.P. Erlingen.
Prevalence of and risk factors for peripheral arterial disease in the United States: Results from the Nacional Health and Nutrition Examination Survey, 1999-2000.
Circulation, 110 (2004), pp. 738-743
[6]
A.B. Newman, L. Shemanski, T.A. Manolio, M. Cushman, M. Mittelmark, J.F. Polak, The Cardiovascular Health Study Group, et al.
Ankle-arm index as a predictor of cardiovascular disease and mortality in the Cardiovascular Health Study.
Arterioscler Thromb Vasc Biol, 19 (1999), pp. 538-545
[7]
Ankle Brachial Index Collaboration.
Ankle brachial index combined with Framingham Risk Score to predict cardiovascular events and mortality: A meta-analysis.
JAMA, 300 (2008), pp. 197-208
[8]
L. Norgren, W. Hiatt, J. Dormandy, M. Nehler, K. Harris, F. Fowkes.
Inter-society consensus for the management of peripheral arterial disease (TASC II).
Eur J Vasc Endovasc Surg, 33 (2007), pp. S1-S75
[9]
Wr. Hiatt.
Medial treatment of peripheral arterial disease and claudication.
N Engl J Med, 344 (2001), pp. 1608-1621
[10]
H.E. Stoffers, A.D. Kester, V. Kaiser, P.E. Rinkens, P.J. Kitslaar, J.A. Knottnerus.
The diagnostic value of the measurement of the ankle-brachial systolic pressure index in primary health care.
J Clin Epidemiol, 49 (1996), pp. 1401-1405
[11]
M.M. McDermott, M.H. Criqui, K. Liu, J.M. Guralnik, P. Greenland, G.J. Martin, et al.
Lower ankle/brachial index, as calculated by averaging the dorsalis pedis and posterior tibial arterial pressures, and association with leg functioning in peripheral arterial disease.
J Vasc Surg, 32 (2000), pp. 1164-1171
[12]
J.A. Beckman, C.O. Higgins, M. Gerhard-Herman.
Automated oscillometric determination of the ankle-brachial index provides accuracy necessary for office practice.
[13]
J. Beblea, M.K. Ali.
Procedures automatic postoperative monitoring of infrainguinal bypass.
RVT Arch Surg, 132 (1997), pp. 286-291
[14]
T.R. Magee, P.R.W. Stanley.
Should we palpate food pulses?.
Ann R Coll Surg Engl, 74 (1992), pp. 166-168
[15]
J. Vega, S. Romaní, F.J. Garcipérez, L. Vicente, N. Pacheco, J. Zamorano, et al.
Enfermedad arterial periférica: eficacia del método oscilométrico.
Rev Esp Cardiol, 64 (2011), pp. 619-621
[16]
A. Herráiz-Adillo, I. Cavero-Redondo, C. Álvarez-Bueno, V. Martínez-Vizcaíno, D.P. Pozuelo-Carrascosa, B. Notario-Pacheco.
The accuracy of an oscillometric ankle-brachial index in the diagnosis of lower limb peripheral arterial disease: A systematic review and meta-analysis.
Int J Clin Pract, 71 (2017),
[17]
E. Vinyoles, E. Pujol, J. Casemerino, C. de Prado, S. Jabalera, V. Salido.
Índice tobillo-brazo en la detección de la arteriopatía periférica: estudio de validez y concordancia entre Doppler y método oscilométrico.
Med Clin (Barc), 128 (2007), pp. 92-94
[18]
L.M. Artiago, J.J. Llavador, A. Puras, J. López Abril, M.M. Rubio, C. Torres, et al.
Evaluación y validación de los monitores OmronHem 705 CP y Hem 706/711 para la medida de la presión arterial.
Aten Primaria, 25 (2000), pp. 96-102
[19]
R. Ramos, J.M. Baena-Díez, M. Quesada, P. Solanas, I. Subirana, J. Sala, et al.
Derivation and validation of REASON: A risk score identifying candidates to screen for peripheral arterial disease using ankle brachial index.
Atherosclerosis, 214 (2011), pp. 474-479
[20]
G. Leng, F. Fowkes.
The Edinburgh claudication questionnaire: An improved version of the WHO/Rose questionnaire for use in epidemiological surveys.
J Clin Epidemiol, 45 (1992), pp. 1101-1109
[21]
R. Forés, M.T. Alzamora, G. Pera, P. Torán, M. Urrea, A. Heras.
Concordancia entre 3 métodos de medición del índice tobillo-brazo para el diagnóstico de arteriopatía periférica.
Med Clin (Barc), 143 (2014), pp. 335-340
[22]
M. Sinski, G. Styczynski, C. Szmigielski.
Automated oscillometric measurement of the ankle-brachial index in patients with coronary artery disease.
Hypertens Res, 36 (2013), pp. 25-28
[23]
A. Kollias, A. Xilomenos, A. Protogerou, E. Dimakakos, G.S. Stergiou.
Automated determination of the ankle-brachial index using an oscillometric blood pressure monitor: Validation vs Doppler measurement and cardiovascular risk profile.
Hyperten Res, 34 (2011), pp. 825-830
[24]
M. Span, G. Gersak, S.C. Millasseau, M. Meza, A. Kosir.
Detection of peripheral arterial disease with an improved automated device: Comparison of a new oscillometric device and the standard Doppler method.
Vas Health Risk Manag, 12 (2016), pp. 305-311
[25]
J. Ena, T. Lozano, G. Verdu, C.R. Argente, V.L. Gonzalez.
Accuracy of ankle-brachial index obtained by automated blood pressure measuring devices in patients with diabetes mellitus.
Diabetes Res Clin Pract, 92 (2011), pp. 329-336
[26]
J.F. Hamel, D. Foucaud, S. Fanello.
Comparison of the automated oscillometric method with the gold standard Doppler ultrasound method to access the ankle-brachial pressure index.
Angiology, 61 (2010), pp. 487-491
[27]
A. Herráiz, V. Martínez, I. Cavero, C. Álvarez, M. Garrido, B. Notario.
Diagnostic accuracy study of an oscillometric ankle-brachial index in peripheral arterial disease: The influence of oscillometric errors and calcified legs.
PLoS One, 11 (2016), pp. e0167408
[28]
D. Rosenbaum, S. Rodriguez-Caranza, P. Laroche, E. Bruckert, P. Giral, X. Girerd.
Accuracy of the ankle-brachial index using the SCVL®, an arm and ankle automated device with synchronized cuffs, in a population with increased cardiovascular risk.
Vasc Health Risk Manag, 8 (2012), pp. 239-246
[29]
A. Benchimol, V. Bernard, X. Pillois, N. Hong, D. Benchimol, J. Bonnet.
Validation of a new method of detecting peripheral artery disease by determination of ankle-brachial index using and automatic blood pressure device.
Angiology, 55 (2004), pp. 127-134
[30]
J. Ma, M. Liu, D. Chen, C. Wang, G. Liu, X. Ran.
The validity and reliability between automated oscillometric measurement of ankle-brachial index and standard measurement by eco-Doppler in diabetic patients with or without diabetic foot.
Int J Endocrinol, 2017 (2017),
Copyright © 2018. The Authors
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos