Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Presencia de Entamoeba histolytica en la uretritis crónica
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 5.
Páginas 269 (Marzo 2005)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 5.
Páginas 269 (Marzo 2005)
DOI: 10.1157/13072794
Acceso a texto completo
Presencia de Entamoeba histolytica en la uretritis crónica
Presence of Entamoeba histolytica in Chronic Urethritis
Visitas
...
MG. Licea Venturaa, F. Sánchez Muñozb, JE. Zurita Álvarezb, C. Salazar Acostac
a Hospital General de Zona 71. Qu??mica Bacteri??loga y Parasit??loga. Chalco. M??xico.
b Hospital General de Zona 71. Cirujano General. Chalco. M??xico.
c Jefe de Educaci??n M??dica. Chalco. M??xico.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Texto completo

Objetivo.Determinar la presencia de Entamoeba histolytica en pacientes con uretritis crónica.

Diseño.Estudio transversal, descriptivo y prospectivo.

Emplazamiento.Nueve unidades de atención primaria, de la Zona Chalco, Delegación Estado de México Oriente. Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Participantes.Un total de 57 pacientes varones de 16-65 años remitidos para estudio bacteriológico por uretritis crónica en un período de 18 meses. Se realizó una búsqueda intencionada de parásitos.

Mediciones principales. Presencia de E. histolytica en la uretritis crónica masculina. Muestra obtenida de la uretra con un hisopo y observada en el microscopio óptico inmediatamente, en montajes húmedos directos (solución fisiológica y/o lugol).

Resultados.De 57 pacientes, 35 fueron positivos (61%) y 22 negativos (39%) a E. histolytica. Las formas parasitarias identificadas fueron: trofozoíto, quiste y prequiste (tabla 1). Un hallazgo fue la identificación de otros parásitos, como Giardia lamblia en 2 sujetos y Trichomonas vaginalis en 1. El cultivo uretral reveló 21 casos (37%) de Staphylococcus epidermidis, 5 casos (9%) de Escherichia coli, 3 casos (5%) de Staphylococcus aureus y 6 casos (10%) sin desarrollo.

Discusión. La actividad sexual es una vía primaria de transmisión1 para algunas enfermedades parasitarias con prevalencia significativa entre homosexuales y heterosexuales. La mayoría de las enfermedades parasitarias transmitidas sexualmente comprenden protozoarios patógenos2. La amibiasis cutánea es rara y se incluye en el diagnóstico diferencial de las úlceras perineovulvares o del pene3,4. Menos frecuente es sospechar de E. histolytica como agente causal de uretritis crónica5. Vincular la práctica sexual y la uretritis crónica es difícil por tratarse de una persona de nivel sociocultural bajo.

Conclusiones.La frecuencia real de E. histolytica en la uretritis crónica masculina en la población estudiada aún no puede ser establecida, aunque nuestros resultados orientan a que puede ser elevada. Se debe considerar la investigación intencionada de amiba en sujetos con uretritis crónica que hayan recibido tratamiento o no o que hayan tenido una respuesta escasa a éste. Recomendamos la utilización de métodos de barrera para los sujetos con prácticas de sexo anogenital. El diagnóstico precoz elevaría la calidad de vida de los pacientes y evitaría complicaciones futuras.

Bibliografía
[1]
Pedraz PC, Villamando.s, García B, Sanz B..
Mesa redonda: enfermedades de transmisión sexual..
VII Congreso Nacional de Laboratorio Cl??nico, Burgos. An??lisis Cl??nico, XXIII (1998), pp. 20-2
[2]
Levine GI..
Sexually transmited parasitic diseases. University of Kentucky College of Medicin, 18 (1991), pp. 101-28
[3]
Wash R, Stainey V..
Cmaphel urology. 6th ed..
Brasil, 1 (1994), pp. 912-3
[4]
Rimsza ME, Berg RA..
Cutaneous amebiasis..
Pediatrics, 7 (1983), pp. 595-8
[5]
Thomas JA, Antony AJ..
Amoebiasis of the penis..
Br J Urol, 48 (1976), pp. 269-73
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos