Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Modelo estratégico de medicina familiar para controlar hipertensión arterial l...
Información de la revista
Vol. 24. Núm. 7.
Páginas 417-420 (Octubre 1999)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 24. Núm. 7.
Páginas 417-420 (Octubre 1999)
Acceso a texto completo
Modelo estratégico de medicina familiar para controlar hipertensión arterial limítrofe y leve
Strategic model of family medicine to control borderline and light hypertension
Visitas
...
D. Uzcátegui Contrerasa, D. Granadillo Verab, PJ. Salinasc, N. Álvarezd
a M??dico de Familia. Centro de Medicina Familiar Paramillo. San Crist??bal. Edo. T??chira. Venezuela.
b M??dico de Familia. IPAS-ME. San Crist??bal. San Crist??bal. Edo. T??chira. Venezuela.
c Profesor Titular. Posgrado de Medicina de Familia. Facultad de Medicina. Universidad de Los Andes. M??rida. Venezuela.
d M??dico Epidemi??logo. ATACA. San Crist??bal. T??chira. Venezuela.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas

Objetive. To research on the relationship of the patient and his/her family as a non-pharmacological factor for blood hypertension. To determine whether a hyposodic, hypocaloric, hypofat, and hypocholesterolemic diet decreases the blood tension. To determine whether physical exercises in the patient and his/her family help to reduce the hypertension. To observe whether the psychological therapy of muscles relaxation helps to reduce the hypertension. To evaluate in the sample of families, the experience of each member, as well as their suggestions and complaints about the programme. To design the strategic model to control the blood tension by ambulatory means.

Design. Controlled intervention study, descritive, non-randomized, prospective.

Placement. Primary care.

Patients and other participants. Study group of 10 patients, 10 wives, and 12 children, and control group of 10 patients excluding family members.

Interventions. With both groups (study and control) there were meetings every 15 days for 6 months according to an established schedule. In the meetings there were given talks, pamphlets, physical exercises, muscles relaxation therapy, all about blood hypertension. There were questionnaires before and after each activity.

Measuring and main results. In both groups (study and control) there was a statistically significant (t<0.01) reduction in the weight. The blood systolic tension decreased in both positions, seated and standing, in the study group (difference statistically significant) but not so in the control group, although there was a non-significant difference (decrease of 1.5 mmHg) in the seated position. The diastolic tension decreased significantly in the study group both in seated and standing positions, not so in the control group.

Conclusions. The study sample showed that systolic tension seated and standing had a statistically significant reduction in the study group but not so in the control group. The weight had statistically significant reduction in both study and control groups. Total cholesterol had statistically significant decrease in the study group but not in the control group. HDL-C had statistically significant reduction in the study group; in the control group there was a decrease but not statistically significant. The triglycerids did not decrease statistically significant in any of the groups (study and control).

Keywords:
Borderline hypertension
Light hypertension
Family medicine
Texto completo

Introducción

La hipertensión arterial constituye un problema de salud pública mundial debido a su alta prevalencia y a las complicaciones que ocasiona la presencia de esta enfermedad. Tiene su origen en la infancia, evolucionando progresivamente hasta instaurarse de modo definitivo en la edad adulta. Hay ciertos factores que contribuyen en la hipertensión arterial, tales como herencia, obesidad, tabaquismo, hábitos dietéticos, estrés, sedentarismo, trastornos lipídicos, etc.1. En cuanto a los factores de riesgo, por ejemplo, el tabaquismo es un factor de riesgo para enfermedades coronarias y muerte súbita; cuanto mayor sea el número de cigarrillos consumidos durante el día, mayor será el riesgo2.

En Estados Unidos el aumento de la presión arterial respecto a la edad es más frecuente en la raza negra que en la blanca3. El ejercicio físico aeróbico regular es un factor protector contra las enfermedades cardiovasculares, pero no así el isométrico o anaeróbico4. La nutrición es un factor importante en el origen, prevención y tratamiento de la hipertensión. En el pasado los estudios relativos a la nutrición y a la hipertensión se concentraban en el sodio5.

Si dejamos al médico como único responsable del paciente hipertenso, la situación se mantendría y las tasas de mortalidad serían mayores. Igualmente ocurre con el universo de los que experimentan disminución de sus facultades por hipertensión arterial, que serían numerosos y costosos para la sociedad6. Por lo tanto, se hace necesario implantar un programa de educación y prevención de los factores no farmacológicos de la hipertensión arterial que involucre tanto al paciente como su familia, para que tomen conciencia de lo que representa dicha enfermedad y controlarla así de forma ambulatoria.

En esta investigación nos planteamos como principal objetivo investigar al paciente y su relación familiar como factor no farmacológico de la hipertensión arterial. Esto cuando a los pacientes se les administra una dieta hiposódica, hipocalórica, hipograsa e hipocolesterémica, ejercicio físico, terapia psicológica de relajación muscular sólo en comparación a las mismas intervenciones junto con su familia.

Material y métodos

Se trata de un estudio de intervención controlado, no aleatorio, prospectivo7, en el que se comparan 2 grupos: «estudio y control». Se seleccionaron los pacientes que acudieron a la consulta de 3 unidades de medicina familiar del IPAS-ME San Cristóbal, Táchira, Venezuela, desde agosto de 1994 a enero de 1995. En total, 2.561 pacientes, de los cuales 111 eran hipertensos; de éstos se tomaron 20 pacientes por orden de detección en la consulta. El estudio se desarrolló desde agosto de 1994 a julio de 1995. Las observaciones directas comenzaron el 8 de febrero de 1995. Como criterios de inclusión en el estudio se tomaron: hipertensión arterial limítrofe y leve (85-104 mmHg para la tensión arterial diastólica [TAD] y de 140-160 para la sistólica [TAS]), sexo masculino (como cabeza de familia), edad de 30-63 años, sobrepeso no superior al 20% para su estatura y no seguían tratamiento farmacológico. Se dividieron en 2 grupos distribuidos así: un grupo estudio, compuesto por 10 individuos, al cual, como intervención, se añadieron sus esposas y 12 hijos, y un grupo control de 10 individuos al que no se añadió ningún familiar.

Se diseñó una encuesta en la cual se incluía identificación, edad, sexo, dirección, examen físico, paraclínica, etc., peso y talla del grupo estudio y sus familiares, y del grupo control, con el paciente en bipedestación y descalzo.

La tensión arterial se midió mensualmente durante las reuniones, con el fin de motivar al grupo, y en caso de no acudir o estar ausente se realizaron visitas domiciliarias para la toma de la misma. Estando el paciente tranquilo, se tomó la tensión arterial en el brazo izquierdo con el paciente en sedestación y bipedestación; entre cada toma de tensión arterial se esperaba aproximadamente un minuto.

Para ambos grupos, incluyéndose los familiares del grupo estudio, se procedió de la siguiente manera, de acuerdo con el cronograma establecido:

1. Se realizaron encuestas desde el mes de agosto de 1994 hasta enero de 1995 en sus respectivos domicilios.

2. Implementación de dieta hiposódica, hipocalórica y, dependiendo del paciente, hipoglucídica e hipograsa, con valoración previa y controles cada 2 meses, por un nutricionista que trabaja en el Hospital Central de San Cristóbal.

3. Ejercicio físico realizado con un profesor de educación física, con supervisiones sucesivas cada 2 meses. Se entregó una carpeta y vídeos de los mismos para que los realizaran en sus domicilios. Los ejercicios fueron de flexibilidad, movilidad articular y de elongación muscular, además de la capacidad aeróbica pulmonar proporcional a la capacidad aneróbica cardiovascular. Estas tres interacciones ayudan a disminuir las cifras tensionales contribuyendo al control de la hipertensión.

4. Se realizó terapia de relajación muscular de Jacobson, entregándoseles un casete grabado, para que la realizaran como mínimo 3 veces por semana.

5. Se dictaron charlas educativas, se pasaron vídeos sobre temas de factores de riesgo para tensión arterial, realizándose un test antes y después de cada charla. El grupo estudio, en todas estas actividades, se integró al grupo familiar, realizándose también apoyo grupal, donde intercambiaban experiencias y daban sugerencias en cuanto al estudio. Finalmente, se aplicaba la encuesta, las variables se organizaban en forma ordenada: tablas y gráficos expresándose como valor de la media y error estándar; también se utilizó la distribución t de Student con 95% de confianza, y se calculó el índice de Quetelet (IQ= Peso/Altura2). Se aplicaron tests antes y después de las intervenciones con objeto de determinar los cambios ocurridos luego de las intervenciones llevadas a cabo en cada grupo. Los tests fueron evaluados con puntuación de 1-10 puntos, aplicándose la prueba de la curva normal modificada para 2 muestras no independientes8.

Resultados

En la tabla 1 se aprecia que el grupo etario predominante en el grupo estudio está representado por 40-49 años con 7 individuos, y el predominante del grupo control por el de 30-39 años con 6 individuos. El menor porcentaje se halla representado por el grupo etario para el grupo estudio de 60-69 años con un 5%, y para el grupo control de 40-49 años con un solo individuo.

En la tabla 2 se observa que después de la intervención (dieta, ejercicios, etc.) tanto en el grupo estudio como en el control hay una disminución en el promedio de peso de 3,46 kg para el grupo estudio y 1,96 para el control, siendo la diferencia de peso antes y después de la intervención estadísticamente significativa.

En la tabla 3 se puede observar que en el grupo estudio la diferencia de promedio de TAS en sedestación y TAS en bipedestación fue estadísticamente significativa con 11 mmHg menos para la TAS en sedestación y 9 menos para TAS en bipedestación. Para el grupo control no hubo diferencia estadísticamente significativa ni para la TAS en sedestación con 3,6 mmHg menos, ni para la TAS en bipedestación con 1,5 más.

En la tabla 3 se observa que la diferencia de promedio de TAD en el grupo estudio en sedestación es de 7 mmHg menos y de 9 menos en bipedestación, y ambas diferencias son estadísticamente significativas. Para el grupo control no hubo diferencia estadísticamente significativa con 4,7 mmHg menos en sedestación y 0,6 menos en bipedestación.

La diferencia entre el grupo estudio y el grupo control, después de la intervención, fue estadísticamente significativa para la TAS en sedestación (7,4 mmHg más) y en bipedestación (8,4 mmHg más), pero no para la TAD en sedestación (2,4 mmHg más) y en bipedestación (5 mmHg más).

En la tabla 4 se observa que en el grupo estudio hay una diferencia estadísticamente significativa en cuanto a colesterol de 2,04 mg/dl menos, mientras que en lo que atañe a los triglicéridos no hubo diferencia estadísticamente significativa, con 17,4 mg/dl más. En el grupo control no se detectó diferencia estadísticamente significativa ni en colesterol, con 6 mg/dl más, ni en los triglicéridos, con 30,3 mg/dl menos.

En la tabla 4 se aprecia que en el grupo estudio hay una diferencia estadísticamente significativa de promedio de cLDL de 22,4 mg/dl; sin embargo, no la hubo en cuanto al cHDL, 1,4 mg/dl más. En el grupo control no se detectó diferencia estadísticamente significativa en el cHDL, 3,5 mg/dl más, ni el cLDL, 4 mg/dl menos.

En relación con colesterol, triglicéridos, cHDL y cLDL no hubo diferencia estadísticamente significativa entre el grupo estudio y el control después de la intervención.

Discusión

La participación consciente y organizada del grupo familiar es un factor fundamental en el control no farmacológico de pacientes con hipertensión arterial limítrofe y leve, como lo demuestra lo siguiente: hubo mayor disminución de peso en el grupo estudio en relación con el control, aunque en ambos se detectó significación estadística; hubo disminución de la TAS y TAD tanto en sedestación como en bipedestación en el grupo de estudio, siendo estadísticamente significativa, pero esta significación no se detectó en el grupo control.

Aun cuando el diseño de estudio sólo permite evaluar si la incorporación de los familiares mejora los resultados de las intervenciones, pero no el efecto de éstas, ya que no hay un grupo control no intervenido, sin embargo se observa que la incorporación de la familia a la terapia antihipertensiva es una medida de gran ayuda. Por otra parte, se supone que las medidas no farmacológicas como dieta, ejercicio físico, terapia psicológica de relajación muscular, etc. también son de gran ayuda, como ha sido demostrado en otros estudios, por lo cual debería ser aunada a la educación, y compartida por toda la familia. Resultados similares detectó Fragachan citado por Soltero et al9 en Venezuela, no encontrando incremento de la presión arterial con la edad.

Aun cuando no hubo un grupo sin intervención, las diferencias estadísticamente significativas detectadas entre los 2 grupos permiten concluir que la incorporación de los familiares aumenta la eficacia de la intervención.

El grupo etario predominante en el grupo estudio fue 40-49 años (7 individuos) y en el control de 30-39 años (6 individuos).

Con la dieta hiposódica, hipocalórica e hipocolesterémica se obtuvo disminución del peso en ambos grupos, reducción de las cifras tensionales sistólica y diastólica, del colesterol total y del cLDL estadísticamente significativa en el grupo estudio.

El ejercicio físico en el paciente y sus familiares contribuyó a la disminución de peso y de las cifras tensionales de los pacientes del grupo estudio.

El peso bajó de forma estadísticamente significativa tanto en el grupo estudio como en el control. Stamler et al, citados por Soltero et al9, comprobaron que en quienes se consideraban con exceso de peso la prevalencia de hipertensión arterial era superior al 50% en comparación con los sujetos de peso normal.

La terapia de relajación muscular en el paciente y sus familiares contribuyó a la disminución de las cifras tensionales de los pacientes del grupo estudio.

La TAS descendió tanto en sedestación como en bipedestación para el grupo estudio, siendo la diferencia estadísticamente significativa; no así para el grupo control, aunque en sedestación disminuyó, no siendo esta diferencia estadísticamente significativa y en bipedestación por 1,5 mmHg más. Resultados contrarios a los encontrados por Soltero et al9, quienes detectaron descenso en los 2 grupos estudiados.

La TAD descendió de forma estadísticamente significativa en el grupo estudio, tanto en sedestación como en bipedestación, pero no así para el grupo control. Resultados contrarios hallaron Soltero et al9, quienes observaron descenso estadísticamente significativo en los 2 grupos estudiados.

En cuanto al cHDL y cLDL, se detectó en el grupo estudio que el cHDL ascendió, no siendo la diferencia estadísticamente significativa, y por el contrario el cLDL disminuyó, siendo la diferencia estadísticamente significativa; para el grupo control hubo un ascenso en cuanto a cHDL, no siendo estadísticamente significativo. En cambio Soltero et al9 encontraron que disminuyó de forma estadísticamente significativa tanto el cHDC como el cLDL. Por su parte, Ascardio, que analizó una muestra representativa del Estado Lara, obtuvo que un 30% presentó colesterol >200 mg%, el 17,3% LDL >130 mg% y un 44% HDL <35 mg%10.

El modelo estratégico familiar donde se incorporan las esposas e hijos de los pacientes hipertensos limítrofes y leves, junto con las medidas no farmacológicas de dieta, ejercicio físico, relajación muscular y educación para la salud, es eficaz para controlar las cifras diastólicas y sistólicas de forma ambulatoria en dichos pacientes.

Agradecimientos

Queremos agradecer la valiosa colaboración de la licenciada Nora Montilva y del licenciado Francisco Santos.

Bibliografía
[1]
Manual Merck, Diagn??stico y terap??utica (8.?? ed.). Barcelona: Interamericana, 1989.
[2]
Control de tabaquismo. En: Nuevas fronteras en hipertensi??n arterial. Caracas: Ed. Gal??nicas, 1989; 386.
[3]
Factores condicionantes de la hipertensi??n arterial. En: Nuevas fronteras en hipertensi??n arterial. Caracas: Ed. Gal??nicas, 1989; 121.
[4]
Lancet M..
Ejercicio físico e hipertensión..
Iladiba, 5 (1991), pp. 31
[5]
Relajaci??n nutrici??n-hipertensi??n. M??xico: Mc Graw-Hill, 1995; 35-37.
[6]
Medicina familiar. M??xico: Mc Graw-Hill, 1983.
[7]
Iniciaci??n pr??ctica a la investigaci??n cient??fica (2.?? ed.). M??rida: Consejo de Publicaciones Universidad de Los Andes, 1991.
[8]
Estad??stica m??dica y planificaci??n de la salud. Vol. 1. M??rida: Consejo de Publicaciones Universidad de Los Andes, 1991.
[9]
Soltero I, Cortez M, Gil Z, Colmenares A, Álvarez H, Arias F..
Intervención integral de la familia en el manejo no farmacológico de la hipertensión arterial leve y marginal..
Avances contra la Aterosclerosis, 7 (1994), pp. 1-5
[10]
Márquez J, Mendoza I..
Perfil lipídico de alto riesgo..
Avances Cardiol??gicos, 12 (1992), pp. 4
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos