Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Fracturas de cadera y consumo de psicofármacos en un centro de salud urbano
Información de la revista
Vol. 48. Núm. 8.
Páginas 559-560 (Octubre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 48. Núm. 8.
Páginas 559-560 (Octubre 2016)
Carta al Editor
Open Access
Fracturas de cadera y consumo de psicofármacos en un centro de salud urbano
Hip fractures and use of psychotropic drugs in an urban health centre
Visitas
...
Francisco Luis Pérez Caballero, Fátima Mora Monago, José María Tena Guerrero, Francisco Buitrago
Autor para correspondencia
fbuitragor@gmail.com

Autor para correspondencia.
Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de Salud Universitario La Paz, Badajoz, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Perfil general de la población con fracturas de cadera
Texto completo
Sr. Editor:

Las fracturas de cadera constituyen un importante problema de salud pública en la población anciana, con repercusiones sanitarias (incremento de morbimortalidad y deterioro funcional), económicas y asistenciales (aumento del grado de dependencia e institucionalización)1,2. La mayor incidencia de fracturas en esta población se debe, tanto a factores ligados al envejecimiento (disminución de la coordinación neuromuscular, deterioro de la visión, de la audición, presencia de osteoporosis,…), como a factores relacionados con polimedicación y consumo crónico de psicofármacos.

Los psicofármacos (antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos y antipsicóticos) se asocian con múltiples problemas de salud (alteraciones del equilibrio, disminución de la capacidad de alerta, demencia, osteoporosis, problemas cardiovasculares,…) y, también, con un aumento del riesgo de caídas, que finalmente podrían ser la causa precipitante de las fracturas3–6.

Este estudio se diseñó con el objetivo de analizar la posible asociación entre toma crónica de psicofármacos y aparición de fracturas de cadera en la población del centro de salud La Paz, Badajoz. Se incluyeron los pacientes ≥18 años, con una historia clínica y con un diagnóstico de fractura de cadera realizado en el servicio de urgencias de traumatología del hospital de referencia, entre 2007-2013. Para el análisis de datos se utilizó el paquete SPSS® v.22.0.

El centro atiende a 26.980 habitantes (18,5%65 años; 53,6% mujeres), predominantemente de clase media. Se incluyeron 73 pacientes con fractura de cadera, correspondiendo un 75,3% a mujeres (55 pacientes). La edad media fue de 78,3±12,6 años (80,9±9,8 en mujeres y 70,2±16,6 en varones; p<0,05). El 79,5% de las fracturas acaecieron en pacientes ≥70 años y el 16,4% (12 fracturas) en pacientes ≥90 años, todos ellos mujeres. En los varones, el 61,1% de las fracturas se presentaron en los ≥70 años frente al 85,5% de ellas, que ocurrieron en mujeres de ese grupo etario (p<0,05).

La prevalencia de factores de riesgo cardiovascular, comorbilidades y déficits sensoriales (tabla 1) revela que el 67,1% de la población era hipertensa, el 43,8% tenía alguna enfermedad cardiovascular, el 30,1% enfermedades osteoarticulares y el 16,4% osteoporosis (18,2% de las mujeres y 11,1% de los varones; p=0,482).

Tabla 1.

Perfil general de la población con fracturas de cadera

  Total (n=73)  Mujeres (n=55)  Varones (n=18)  Valor de p 
Edad; (años)  78,3 (12,6)  80,9 (9,8)  70,2 (16,6)  <0,05 
Fumadores; n (%)  8 (11,0)  4 (7,3)  4 (22,2)  0,078 
Hipertensión arterial; n (%)  49 (67,1)  39 (70,9)  10 (55,6)  0,229 
Dislipemia; n (%)  28 (38,4)  20 (36,4)  8 (44,4)  0,541 
Diabetes mellitus; n (%)  14 (19,2)  11 (20,0)  3 (16,7)  0,755 
Obesidad; n (%)  10 (13,7)  7 (12,7)  3 (16,7)  0,673 
Enfermedad cardiovascular; n (%)  32 (43,8)  24 (43,6)  8 (44,4)  0,952 
Enfermedad osteoarticular; n (%)  22 (30,1)  17 (30,9)  5 (27,8)  0,802 
Enfermedad neurológica; n (%)  21 (28,8)  14 (25,5)  7 (38,9)  0,274 
Déficit auditivo; n (%)  5 (6,8)  5 (9,1)  0 (0)  0,185 
Déficit visual; n (%)  16 (21,9)  8 (14,5)  8 (44,4)  <0,05 
Osteoporosis; n (%)  12 (16,4)  10 (18,2)  2 (11,1)  0,482 
Trastorno de ansiedad y/o depresión; n (%)  14 (19,2)  12 (21,8)  2 (11,1)  0,317 
Consumo de psicofármacos; n (%)  37 (50,7)  32 (58,2)  5 (27,8)  <0,05 
Consumo de benzodiacepinas; n (%)  30 (41,1)  26 (47,3)  4 (22,2)  0,053 
Consumo de ISRS; n (%)  14 (19,2)  11 (20,0)  3 (16,7)  0,755 
Consumo de otros antidepresivos; n (%)  8 (11,0)  5 (9,1)  3 (16,7)  0,239 
Consumo de neurolépticos; n (%)  4 (5,5)  4 (7,3)  0 (0)  0,236 

Los valores se expresan como media (desviación estándar) o número de pacientes (porcentaje).

ISRS: inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina.

La toma de psicofármacos estaba registrada en el 50,7% de los pacientes, destacando una mayor prescripción en mujeres (58,2 vs. 27,8%; p<0,05), a expensas fundamentalmente de benzodiacepinas (47,3 vs. 22,2%; p=0,053). Sin embargo, solamente un 19,2% de los pacientes tenía recogido en su historia clínica un diagnóstico que justificase tal prescripción (tabla 1).

En resumen, los pacientes que sufrieron fractura de cadera fueron predominantemente mujeres, con edades medias de 80,9 años y elevado consumo previo de psicofármacos (58,2%), fundamentalmente de benzodiacepinas (47,3%). Estos datos apoyan el importante papel de los psicofármacos en el origen de las fracturas en ancianos, posiblemente al incrementar el riesgo de caídas3–6. Una causación en reverso, esto es que la toma de psicofármacos fuese posterior y no previa a la fractura, se descartó, al haber sido prescritos al menos un año antes de la fractura. Los resultados también sugieren, que la importancia de la osteoporosis quizás esté sobredimensionada, por diferentes razones, entre otras por la amplia disponibilidad de fármacos en un contexto social de polimedicación.

Este estudio tiene las limitaciones propias de los estudios observacionales y las relativas a la muestra analizada, aunque dado que la fractura de cadera es una enfermedad limitante, es poco probable que existan pacientes que no hayan sido trasladados al hospital para confirmación diagnóstica y tratamiento.

En conclusión, estos resultados sugieren una asociación entre psicofármacos y fracturas de cadera, sobre todo en mujeres, animando a una prescripción juiciosa de los psicofármacos en general, y de las benzodiacepinas en particular, con una duración limitada del tratamiento, como recomiendan las guías de práctica clínica.

Bibliografía
[1]
J.A. Serra, G. Garrido, M. Vidán, E. Marrañón, F. Brañas, J. Ortiz.
Epidemiología de la fractura de cadera en ancianos en España.
An Med Interna (Madrid), 19 (2002), pp. 389-395
[2]
C.J. Dy, K.E. McCollister, D.A. Lubarsky, J.M. Lane.
An economic evaluation of a systems-based strategy to expedite surgical treatment of hip fractures.
J Bone Joint Surg Am, 93 (2011), pp. 1326-1334
[3]
R.M. Leipzig, R.G. Cumming, M.E. Tinetti.
Drugs and falls in older people: A systematic review and meta-analysis: I. Psychotropic drugs.
J Am Geriatr Soc, 47 (1999), pp. 30-39
[4]
G.W. Hugenholtz, E.R. Heerdink, T.P. van Staa, W.A. Nolan, A.C. Egberts.
Risk of hip/femur fractures in patients using antipsychotics.
[5]
Z.A. Da Silva Gama, A. Gómez Conesa, M. Sobral Ferreira.
Epidemiología de caídas de ancianos en España. Una revisión sistemática, 2007.
Rev Esp Salud Publica, 82 (2008), pp. 43-56
[6]
R.A. Kenny, L.Z. Rubenstein, M.E. Tinetti, K. Brewer, K.A. Cameron, E.A. Capezuti, Panel on Prevention of Falls in Older Persons, American Geriatrics Society and British Geriatrics Society, et al.
Summary of the Updated American Geriatrics Society/British Geriatrics Society clinical practice guideline for prevention of falls in older persons.
J Am Geriatr Soc, 59 (2011), pp. 148-157
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos