Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Cálculo del riesgo cardiovascular. ¿Qué método utilizar?
Información de la revista
Vol. 23. Núm. 3.
Páginas 176 (Febrero 1999)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 23. Núm. 3.
Páginas 176 (Febrero 1999)
Acceso a texto completo
Cálculo del riesgo cardiovascular. ¿Qué método utilizar?
Calculation of cardiovascular risk: what method to use?
Visitas
...
C. Asenjo Vázqueza, A. Espínola Rodrígueza, F. Figueras Camósa, A. Val Jiméneza
a Grupo de Trabajo sobre L??pidos. Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
Texto completo

Sres. Directores: Compartimos con Sánchez de Toro et al1 el propósito expuesto en su estudio, publicado en esta revista, de promover la utilización de un método de cálculo del riesgo cardiovascular en atención primaria. Creemos que el abordaje correcto de la prevención cardiovascular requiere una valoración conjunta de los factores de riesgo, y que la forma más adecuada de hacerlo es la utilización de algún método de cálculo del riesgo. Sin embargo, quisiéramos hacer una serie de puntualizaciones sobre el método elegido por los autores y exponer cuáles son las recomendaciones actuales en este tema.

En primer lugar, el método ideado por Shaper emplea para su cálculo variables poco utilizadas, como son que el enfermo conozca si ha sido diagnosticado o no de enfermedad isquémica, que recuerde si sus padres fallecieron de problemas cardiológicos o de la presencia de síntomas de angina a través de un cuestionario, variables a las que, como mínimo, se les podría discutir su fiabilidad y objetividad.

En segundo lugar, este método no incluye como factor de riesgo los valores de colesterol total y colesterol HDL. La relación existente entre las concentraciones plasmáticas de colesterol y el riesgo coronario está perfectamente establecida. Hay cifras de colesterol total a partir de las cuales puede predecirse con alto grado de fiabilidad el riesgo de presentar un episodio coronario, mientras que en el otro extremo hay unos valores de colesterol HDL que serían protectores.

De los factores de riesgo principales, es cierto que la hipercolesteremia aislada es posiblemente el factor de menor capacidad predictiva de enfermedad coronaria; sin embargo, no debemos olvidar el origen multifactorial de la cardiopatía isquémica y el hecho de que la hipercolesteremia en asociación con otros factores de riesgo aumenta de forma importante el riesgo. Así, en el grupo placebo del estudio WOS2 se observó que los varones hipercolesterémicos mayores de 55 años, y con al menos otro factor de riesgo, tuvieron una probabilidad de presentar un episodio coronario superior al 10% a los 5 años, que es el nivel que las distintas sociedades han propuesto para considerar a un individuo de «riesgo alto».

Tampoco parece lógico obviar la categoría del colesterol HDL como factor de riesgo, tal como queda establecido en las recomendaciones del segundo informe del National Cholesterol Education Program (NCEP) de Estados Unidos3.

Desde el año 1986 hasta ahora, se han publicado nuevos estudios que han puesto de manifiesto que la precisión en la valoración del riesgo será superior cuanto mayor número de factores de riesgo se contemplen. Teniendo en cuenta que de los múltiples métodos existentes ninguno es perfecto, creemos que se debería utilizar, de forma ideal, el de Framingham4, que es el recomendado por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria5, o bien una reciente adecuación de éste a las directrices del Joint National Committee (JNC-V) sobre hipertensión y del NCEP sobre colesterol, recomendado por la American Heart Association6.

Bibliografía
[1]
Sánchez de Toro JM, Navarro A, Hernández T, Martínez MT, López M, Ferrer A..
Distribución según deciles de riesgos de mortalidad por cardiopatía isquémica de la población masculina adscrita a un centro de salud..
Aten Primaria, 22 (1998), pp. 375-378
[2]
West of Scotland Coronary Prevention Group..
West of Scotland Coronary Prevention Study: identification of high-risk groups and comparison with other cardiovascular intervention trials..
Lancet, 348 (1996), pp. 1339-1342
[3]
Adult Treatment Panel II..
National Cholesterol Education Program: second report of the Expert Panel on Detection, Evaluation and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults..
Circulation, 89 (1994), pp. 1333-1445
[4]
Anderson KM, Wilson PW.F, Odell PM, Kannel WB..
An updated coronary risk profile. A statement for health professionals..
Circulation, 83 (1991), pp. 356-362
[5]
Gu??a de Prevenci??n Cardiovascular. Programa de Actividades Preventivas y de Promoci??n de la Salud. Madrid: Sociedad Espa??ola de Medicina Familiar y Comunitaria, 1996.
[6]
Wilson PW.F, D'Agostino RB, Levy D, Belanger AM, Sibershatz H, Kannel WB..
Prediction of coronary heart disease using risk factor categories..
Circulation, 97 (1998), pp. 1837-1847
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos